Ahí viene el futuro. Manejando solo

tesla

Este posteo no tiene nada que ver con la política. Al menos, con la nuestra. Ni tampoco, hasta donde yo sé, con el desarrollo tecnológico argentino, por ahora. La cosa es que esta nota de Adrián Paenza me fascinó. La comparto con ustedes.

Sábado 24 de junio. La cita es a las 2 de la tarde en Highland Park, un suburbio de Chicago. Llegué diez minutos antes y me estaban esperando, como si supieran de mi ansiedad. Me pidieron mi registro para conducir y no necesité demostrar que era mayor de 18 años: me creyeron.

Scott, un joven que no tendría 30 años, había sido designado por la concesionaria para que fuera mi acompañante. Me ofreció el asiento del conductor, cerró mi puerta (por gentileza) y se fue del otro lado. Nos abrochamos los cinturones. Me señaló un botón. Lo apreté, pero no sentí ninguna diferencia. No podía distinguir que ahora el auto se había “encendido”.

En el lugar en donde habitualmente está la radio, había una pantalla como las que usan los navegadores, los GPS, pero estaba ubicada en forma vertical… y era enorme, como si fuera un monitor de computadora de 17 o 20 pulgadas. Scott fue poniendo sus dedos allí como quien está jugando con la pantalla de un teléfono celular o una tableta. Eligió un destino relativamente cercano, a unos cinco kilómetros de donde estábamos. En el mapa apareció dibujado el camino que el auto habría de tomar.

Me pidió que subiera una palanquita pequeña, que estaba ubicada a la derecha del volante, indicándole al auto que estábamos dispuestos a que nos llevara. Y arrancó. Dobló a la izquierda y paró en la esquina. No venía nadie, pero había un cartel sobre la derecha que decía STOP y, en Estados Unidos, esos carteles se respetan. Los sensores habrán determinado que no había ningún peligro en seguir y el auto se puso en marcha nuevamente. Ignoro cómo sabía a qué velocidad podía ir, pero como era una calle que ni siquiera estaba bien pavimentada, no iba muy rápido. Llegamos a la entrada de la autopista y se detuvo. Presumo que los sensores habrán hecho lo que haríamos usted o yo: mirar hacia la izquierda y estimar el momento adecuado para poder ingresar y mezclarnos con el tránsito que venía circulando. En menos de cinco segundos ya estábamos en la autopista. Eso sí: antes dejó pasar dos camiones y un colectivo que venían sobre el andarivel derecho.

Creo que todavía no escribí que la última vez que yo había tocado algo dentro del auto fue en el momento que había movido hacia arriba la “palanquita pequeña”. El tablero que tenía adelante parecía el de un avión. El número que indicaba la velocidad era el más grande. Cuando alcanzamos las 70 millas por hora (un poco más de 110 kilómetros por hora), Scott me preguntó cuál era mi país de origen. Le dije, Argentina. En la pantalla vertical, empecé a leer los nombres de los distintos continentes. El apretó Sudamérica. Aparecieron los nombres y banderas de todos los países. Apretó Argentina y me ofreció que pusiera el dedo en la emisora que quisiera. A todo esto, mientras buscábamos la 750, los dos habíamos dejado que el auto siguiera conduciéndose sin nuestra supervisión. El Tesla se maneja solo.

El resto, es fácilmente imaginable. Llegamos al lugar previsto sin que yo participara en nada, salvo que se considere que hacer preguntas tiene incidencia sobre la performance del auto.

Ahora, lea esto con atención. El auto buscó un lugar para estacionar(se). Sí. Anduvo despacio por la calle en la que habríamos de dejarlo hasta que (se) encontró un lugar. Y se estacionó solo. Así de fácil. Hizo lo que haría usted (o yo): se puso paralelo y después retrocedió hasta ubicarse en el sitio que había elegido, y en dos maniobras se detuvo. Hice más preguntas y volvimos. En realidad, tanto Scott como yo podríamos habernos sentado atrás. En los semáforos aguardó respetuosamente y en las cebras esperó que cruzaran los peatones. Cuando los vehículos que estaban delante nuestro en la autopista aminoraban la velocidad, el Tesla también, manteniendo una distancia prudente (por si tuviera que frenar bruscamente, supongo). El auto sabe también cuál es la velocidad máxima permitida, y se adapta. Si usted quiere pasar un vehículo que tiene adelante, todo lo que tiene que hacer es poner la luz de giro. Esa es la indicación. En el momento en el que el tránsito lo permita, el Tesla acelera y lo deja atrás.

Supongo que a usted se le deben estar ocurriendo muchísimas preguntas. Créame que a mí también, pero nada supera saber que uno está sentado en el asiento del conductor de un auto, no toca el volante, ni el acelerador ni el freno… Nada. Hubo momentos en los que ni siquiera mirábamos hacia adelante… y el vehículo seguía recorriendo el camino a más de 110 kilómetros por hora.

Un detalle más. Cuando llegamos a la concesionaria, los autos estaban todos estacionados en forma perpendicular. El espacio que había disponible hubiera impedido que yo pudiera abrir la puerta y salir. No hizo falta. Scott me ofreció que bajáramos del auto cuando aún estábamos lejos del cordón. Lo hicimos. El Tesla se terminó de estacionar sólo, sin humanos que lo habitaran.

Ahora sí, varios datos, algunos muy importantes. La prueba que hicimos con el auto es –todavía– ilegal. No se permite que un vehículo se “auto-maneje”. La razón es que aún no están las regulaciones pertinentes. Lo que sí está permitido es que una vez que entra en una autopista, allí sí, todo lo que describí lo puede hacer sin problemas. Puede cambiar de andarivel, aminorar la velocidad o adaptarla a los autos que tiene a su alrededor. Por supuesto, se puede “auto-estacionar” de las dos formas: paralela o perpendicular.

Pero lo importante es que el auto está preparado para recibir la mejora en el software que le permita hacer todo lo que yo viví en mi viaje personal. Es decir: en el momento que las regulaciones lo permitan, los Tesla estarán preparados para incorporar la nueva tecnología sin que requiera de ninguna modificación del hardware, o sea, sin que cambie nada físicamente.

Como los autos son eléctricos, necesitan cargar su batería. Hay tres tipos de cargadores. El más rápido, es el que se llama supercharger (supercargador). Si usted enchufa el auto a uno de ellos, la batería se carga para ofrecerle una autonomía de más de 500 kilómetros por hora. Es decir: una hora de carga le permite recorrer 500 kilómetros.

El segundo tipo de cargador es diez veces más lento. Para obtener 500 kilómetros de independencia, el auto necesita estar enchufado 10 horas. Las cuentas son sencillas: por cada hora de conexión, usted le agrega a su batería 50 kilómetros de recorrido.

Por último, yo hice la pregunta obvia: ¿y si no encuentro ni un supercharger ni un cargador de este tipo, qué hago? Lo notable es que la respuesta es también obvia: ¡enchúfelo a la corriente común! Claro, como es previsible, esta variante es más lenta aún: una hora de conexión resulta en solo cinco kilómetros de independencia.

La ventaja enorme es que uno nunca más tiene que cargar combustible.

La desventaja es que aún en Estados Unidos, y una ciudad tan grande como Chicago, la tercera en población en el país, tiene un solo supercargador en todo el centro. Hay varios más, pero en los suburbios. Eso sí, de los otros, hay muchísimos, pero de los rápidos, todavía no.

Por supuesto: enchufes hay en todos lados, pero no me imagino una persona yendo con un cable de 50 o 100 metros tratando de buscar un lugar en donde enchufar el auto aunque usted esté en el garage en donde estaciona habitualmente.

Otra ventaja. Los modelos más caros (y más rápidos) de Tesla vienen con un “plus” muy significativo. Toda vez que usted use un supercargador, la compañía le ofrece que cargue su auto gratis… ¡de por vida! Es decir, en el momento que haya más supercargadores en una ciudad o si usted tiene la paciencia de esperar “cargar” su batería en uno de ellos, nunca más pagará por combustible ni tampoco electricidad: la energía la recibirá como “regalo”… y para siempre.

¿Y la velocidad? El modelo más caro (que cuesta casi 150 mil dólares), es más rápido que una Ferrari. Lo voy a escribir de nuevo, por las dudas que usted piense que hay un error: ¡es más rápido que una Ferrari! El modelo en el que me llevó Scott es el vehículo más veloz en el que yo me senté en mi vida (que fuera a ras del piso). Es decir, no creo que haya problemas de velocidad. Este modelo, dependiendo de los “agregados que usted haga”, está en el orden de los 100 mil dólares.

El Tesla está preparado para que usted lo encienda “a distancia”, controlándolo con su teléfono celular a través de una aplicación que se llama “Summon”. Puede programarlo para que cuando se suba la temperatura interior sea la que usted haya predeterminado. En una ciudad como Chicago, el detalle de poder decidir la temperatura que lo esperará en el auto es un punto crítico. Piense que aquí, entre diciembre y marzo, las temperaturas promedio oscilan alrededor de los 20 grados bajo cero.

En realidad, cuando las regulaciones lo permitan el auto podría pasar a buscarla/o por la puerta de su casa, llevarlo hasta donde quiera y, o bien se estaciona solo o bien se vuelve a su casa para no tener que pagar estacionamiento. Naturalmente, usted puede seguir a través de la aplicación de su teléfono en dónde está en cada momento y eventualmente, programarlo para que después la/lo pase a buscar.

Ultimo detalle, no menor. Con los autos convencionales, todas las compañías hacen hincapié en el “modelo” o el “año” en el que fueron fabricados. Si fue producido en el año 2010 no es lo mismo que si apareció en el 2017. Con los Tesla, eso no existe más. El auto será el mismo, y el software se actualizará sólo, sin que usted lo note, de la misma forma como cuando uno actualiza el sistema operativo de una computadora o un teléfono celular. El auto recibirá cualquier mejora a través de su conexión Wi-Fi. De hecho, el automóvil opera como si usted estuviera en su casa o en una oficina con conexión a internet constantemente.

Cuando me fui, una hora y media más tarde, pensé que me habían dejado participar de lo que sería el futuro, pero no, este ES el presente.

Le di la mano a Scott en señal de agradecimiento y me dio un poco de pudor que quisiera acompañarme al auto que me había llevado hasta allí. Le dije que no hacía falta que viniera conmigo. Tuve la sensación que volvía a entrar en el siglo pasado.

Anuncios

16 Responses to Ahí viene el futuro. Manejando solo

  1. Leandro dice:

    Cómo que no tiene que ver con nuestro desarrollo tecnológico? Hay gente trabajando en navegación de vehículos autónomos, visión artificial y otros temas relacionados. En mi instituto de investigación, por ejemplo, pero no exclusivamente. No en autos todavía, pero si en drones, quadcopteros y robots pequeños. Por algo se empieza….

  2. Pedro dice:

    Elon Musk es el creador de Tesla y también SpaceX, Hyperloop, OpenAi, Neuralink, SolarCity, etc. es decir un genio de la tecnología como no se haya visto en los últimos 500 años probablemente. Y con mucha gente laburando detrás a todo motor. Recomiendo googlear e informarse sobre los proyectos del tipo porque es un viaje de ida.

  3. Alcides Acevedo dice:

    Notable este señor Paenza… ¿ningún comentario relevante acerca del tema?

    Acá seguimos apostando a las “industrias” clásicas: textil, zapatillas, marroquinería… y la automotriz que está constituida por un 100% de compañías extranjeras que desde siembre fabrican (y ahora solamente ensamblas ) automóviles obsoletos.

    Triste destino, si hasta cuando apostamos a la tecnología de punta atrasamos, por ejemplo el dueño de Tesla, el señor Elon Musk tiene una empresa llamada SpaceX que se dedica a la construcción y lanzamiento de cohetes, les dejo un video:

    Miren el video del cohete argentino Tronador II que trabaja con tecnologías de hace más de 50 años:

    No no me vengan con frases al estilo “Leandro” de que por algo se empieza, el desarrollo tecnológico no es una estudiantina.

    • Rogelio dice:

      Estimado Alcides:

      Apreciaré un comentario suyo sobre “Mercado Libre” y el testimonio de Marcos Galperín.
      Referencia: “Qué tiene en mente Marcos Galperin” => https://goo.gl/xzTUEG
      Sugiero dedicar un poco de tiempo (no más de 10′) al video de LN+ incluido en la nota del enlace.

      Le agradezco el tiempo que le insuma atender mi pedido.

      Saludos cordiales

    • Juan el Bautismo dice:

      …Paraguay, however, under the leadership of dr. Jose Gaspar de Francia (1814-40), had, at an early period, eliminated the creole elite necessary to any British or Argentine design. Moreover, being geographically isolated, relatively compact in size, and yet densely populated, Paraguay had been able to avoid any major regional conflict. This seeming isolation gave Francia the time he needed to implement new state controls and a much-needed land reform. Soon, Paraguay was in the enviable position of having the most stable government in Latin America, rapidly increasing state revenues and no foreign debt. By the time the helm of Paraguay’s government had pased to Carlos Antonio Lopez in 1844, the country had risen to a point where the United States consul considered it “the most powerfull nation of the New World after the United States”

      The specific decrees establishing the foundry at the Arroyo of Ybycui are apparently lost; still, archival data is such as to allow for a partial reconstruction of the earlier years of operation. Work began in April 1850, under the direction of Henry Godwin, a british engineer who had been contracted in Rio de Janeiro late in 1848. …

      …A foreign mineralogist, Wilhelm Feige, had been hired by the government for this latter job. …

      Godwin, assisted by two german mechanics, Joahan G. Bechmann and Friedrich Feiger, was concerned in the meantime with laying out the foundry…

      The need for foreign expertise led the government to hire August Liliedad, a swedish technic …
      Liliedad’s first job was to recruit other foreign technicians as soon as posible…
      The new director set off imediately for Montevideo, where in March 1853, he was able to secure the services of two frenchmen, Guillaume Ponceaux and Frederico Gall. In Buenos Aires Liliedad found two machinists, a Prussian, Eduardo Misch, and one Isaac Jones of Liverpool. The new director also purchased some of the newest machinery available in Buenos Aires …
      These foreign technicians were private parties interested in making money, rather than agents of a foreign power seeking to influence the Paraguayan economy. They were charged specifically with training Paraguayans to serve as their replacements. …
      From 1854-55 the President’s son, Francisco Solano Lopez, made a special trip to Europe to contract various engineers and to purchase arms. …
      In London he established relations with the firm of John and Alfred Blyth, who for the next years would provide Paraguay with engineers and machinists not only for the foundry, but for telegraph, shipyard, arsenal, and railway projects as well. …
      In January 1855, the “Tacuarí” reached Asuncion with the engineers contracted through the Blyth brothers. Among these were William Richardson and John William K. Whythehead. ..
      An examination of the production figures for this period is revealing. Although there was a production of cannonballs and cast iron for the arsenal, the overwhelming number of products were for non-military purposes. … This emphasis is of some importance in view of the long-held belief among liberal historians that Paraguay under Lopez was planning long in advance for an offensive war against her neighbors. Ybycui’s statistics would appear to support the view that the Paraguayan army was not equipping for aggression, but simply for the defense of national sovereignity.

      Whythehead, meanwhile, was preparing an overall survey of the nation’s industrial progress. He makes remarkable conclusions about the growth of Paraguay’s economy. Of Ybycui he states:

      “… The iron thus produced has proven of the best quality, and, for some time past no other iron has been used for the public works. … Iron smelted with charcoal is, as is well known, much stronger and better than iron smelted with coal, and in Europe is worth double the price–there is reason to hope that when the mines of Paraguay are properly exploited and worked on a suitable scale, she will be able to supply La Plata with the best quality of iron at a cheaper rate than is now paid for an inferior quality imported from Europe”

      Thus Paraguay threatened, in a very important way, Britain’s iron monopoly in South America.

    • Norberto dice:

      ¿Me podría decir cuál es la innovación extraordinaria que se puede hacer en propulsores y vectores aeroespaciales?
      Aunque viejo, siempre estoy interesado por esos avances, si la innovación es que parte de los vectores sean recuperables, o que se haya gastado menos que en la NASA, lo lamento, lo primero es una opción existente y no muy fiable, y lo segundo también es una característica del diseño argento.
      Nunca menos y abrazos

      • Alcides Acevedo dice:

        Mirá Norberto, para que tengas una idea, el Tronador II lleva tanques de aluminio macizo, los cohetes modernos utilizan materiales compuestos y especiales como ser titanio y fibras de carbono para eso, ni te cuento cuando tengan que fabricar la turbomba (algo inédito en el país) ¿qué metalurgia van a emplear?

        Estoy de acuerdo que Argentina tiene poco para aportar como avance en el campo de los cohetes y que probablemente SpaceX se quede con todo el mercado comercial, por lo tanto el Tronador II es un desarrollo con muy malas perspectivas, es algo que está a la vista.

      • Norberto dice:

        O sea en un país donde es obligación de las empresas mantener stock y disponibilidad de materiales estratégicos por Ley que se cumple, el tipo utiliza tal como hizo Steve Jobs todo el arsenal de desarrollos existentes y los combina para obtener un producto.
        Mientras en Argentina nunca pudimos que los Rocca hicieran una colada de aceros especiales, además que se llevaron a Brasil el tren de laminación de chapa naval, y destruyeron el de rieles de ferrocarril, para dar un solo ejemplo, Ud se queja que utilicemos materiales de la Segunda Gran Guerra.
        Me recuerda cuando le entregaron a cambio de recompensa un MIG a Japón, y salieron a criticar la tecnología sin analizar que las prestaciones eran equivalentes a las de los occidentales que integraban lo más moderno en materiales y electrónica.
        Nunca menos y abrazos

  4. victorlustig dice:

    Raro Paenza, no mencionar el ferreo control de Tesla sobre la tecnologia y los accidentes, que los hay.

    en fin

  5. Carlos Maris dice:

    Hay que progresar, desgraciadamente hay que progresar. De lo contrario los otros progresan y luego nos someten con los caballos, las ruedas, el hierro, la pólvora, etc., como ya pasó. En el afán de progresar se pierde mucho, pero al menos administramos nosotros mismos esa pérdida. En el afán de progresar se gana mucho, por ejemplo, que los ciegos vean, los sordos escuchen, los paralíticos caminen y corran. Más allá de que el mundo es lo que es y la mayoría de sus habitantes no es ni ciego ni sordo y camina y corre.

  6. Jose dice:

    ¿Auto eléctrico? ¿Enchufado a electricidad domiciliaria? ¿Hemos olvidado al “Ariel Ra”?

  7. Anónimo dice:

    Está el tema de las compañías de seguro. Las leyes que han de determinar qué o quiénes se consideran responsables de los accidentes, etc.
    A 100 por autopista, falla eléctrica instantánea de tu auto, porrazo contra otro, matás a una flía. pero vos quedás vivo y cuadripléjico: ¿quién se hace cargo, Tesla o vos de la flía.?
    Va a ser muy facil hackear automóviles, desviarlos de su destino, etc. Tener verdadera seguridad en esa clase de transporte va a ser muy caro y solo para ricos, creo.
    La pegada sería que en lugar de autos se lanzaran buses urbanos eléctricos. En ciudades como Bs. As. sí que se ordenaría el tránsito un poco más y tendría muchos más beneficios para todos. Es más, al tener recorridos predeterminados, sería mucho más factible de instaurar un sistema así.

  8. Capitán Yáñez dice:

    ¡Qué aburrimiento, mamita querida! Para los “tuercas” esto es la nada misma.

    • Silenoz dice:

      Ja ja ja…

      D’nserio… y como que sigan así ni siquiera se podrá lavarlo, lustrarle los neumáticos…. “pasarle cera al chasis” (posta ehhh… aunque no lo crea).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: