“El día que los jóvenes cambiaron la política”

youth vote

No tengo a El País, de España, como lectura habitual. El sesgo de su línea editorial, de la mayoría de sus columnistas, su “discurso” en general, es uno que me fastidia en particular: el de hombres, y alguna mujer, formados en los valores de una izquierda convencional, que ahora los han dejado de lado como ilusiones juveniles y abrazado un realismo práctico, que coincide con los intereses del grupo económico dueño del periódico. Pero conservan el lenguaje y las convenciones de esa izquierda, porque les da una identidad y una llegada a un público que los comparte, y que es mayoría entre los lectores de diarios.

Bueno, tengo que decir que, a pesar de ese estilo inmodificable, de vez en cuando sus reporteros se tropiezan con hechos que no caen dentro de ese molde. Y como a pesar de todo son periodistas, los cuentan.

Atención: Reconozco que en mi caso hay algo parecido: Desconfío de la “juvenilia”. Fui joven en un tiempo tormentoso, y por eso mismo tengo claro que tener pocos años no da una sabiduría especial. Más profunda que la división entre jóvenes y viejos -para la política, sino para la vida- es la que hay entre ricos y pobres, incluidos y excluidos.

Pero cuando veo un hecho, lo asumo. Y es un hecho que la derrota de la sabiduría política convencional y de las encuestas en Gran Bretaña, se debió a que los jóvenes como sector, por primera vez en largo tiempo, fueron a votar. Esta es la crónica de dos periodistas de El País, Pablo Guimón y María Contreras.

“Noche del miércoles 7 de junio, víspera de la jornada electoral. Centenares de jóvenes se congregan alrededor de una iglesia de Islington, escenario clásico de conciertos de rock en el norte de Londres. Encaramados a las rejas metálicas, subidos a los faroles, exhiben pancartas con mensajes de amor a su ídolo. Una hilera de policías con chalecos reflectantes trata de contener a las masas. Las camisetas son un alarde de ingenio. Andy, estudiante de diseño de 21 años, lleva una negra con lo que a primera vista parece el logo de los pioneros del rap Run DMC. Pero no es lo que parece. Las seis letras del nombre de la banda neoyorquina han sido sustituidas por otras seis: C-o-r-b-y-n.

“Yo no solía votar. Llegué a la conclusión de que ganara el partido que ganara, el sistema no iba a cambiar. Me interesa la política, no los partidos. Pero Corbyn es diferente. No tiene más que mirar a su alrededor”, explica Andy. De pronto, la multitud empieza a saltar y a corear el nombre de su ídolo, con una melodía rock de los White Stripes, mientras el autobús que transporta a Jeremy Corbyn se abre paso para entrar en el recinto donde protagonizará el último acto de su gira.

La realidad, efectivamente, estaba ahí para quien quisiera verla. Jeremy Corbyn ha recorrido el país en 90 eventos de campaña que parecían conciertos de rock. Que la corbynmanía es un fenómeno joven era algo sabido. Lo que no estaba claro es si el segmento demográfico más abstencionista acudiría esta vez a votar.

Resulta que los jóvenes sí votaron. No existen datos oficiales, pero un sondeo a pie de urna apunta a una subida de 12 puntos en la participación de los menores de 35 años, respecto a las elecciones anteriores. Una cifra récord de 600.000 personas se registraron, el último día que se podía, para votar en estas elecciones. Dos de cada tres tenían entre 18 y 34 años.

La participación este 8 de junio llegó al 70 %: la más alta desde 1997. Y ese fue el último año en que los laboristas ganaron escaños en unas elecciones generales respectos a las anteriores.

Votaron, pues, y votaron a Corbyn. Dos tercios de las personas con edades comprendidas entre los 18 y los 24 años expresaron en un sondeo su preferencia por los laboristas, igual que más de la mitad de aquellos que tienen entre 25 y 34. Entre los mayores de 55, la victoria de los conservadores fue aplastante.

“El voto joven es el gran tema de estas elecciones”, opina Simon Hix, profesor de Políticas de la London School of Economics. “La distribución desigual de la riqueza en los últimos tiempos ha beneficiado a los mayores, y eso ha producido un conflicto generacional que resulta clave para entender la política. Creo que el que los jóvenes se hayan movilizado más que en otras ocasiones obedece a tres motivos. Uno, el magnetismo que ha resultado tener el propio Corbyn como icono. Dos, el malestar con el estado de la educación, la sanidad y los servicios públicos, después de años de recortes. Y tres, el descontento con el Brexit, que ha sido devastador para la generación más joven y que fue una decisión tomada por los padres veteranos y los abuelos”.

James, de 28 años, trabajador en el King’s College de Londres y votante laborista, coincide en que los jóvenes han participado en masa como reacción a su baja movilización en la consulta sobre el Brexit. “Creo que muchos de los jóvenes que no votaron en el referéndum, y que han comprobado las consecuencias de no haberlo hecho, han intentado rectificar acudiendo esta vez a las urnas”, defiende.

Las del jueves pasarán a la historia como las elecciones en las que la generación más joven marcó la diferencia en la política británica. Y el improbable catalizador de ese fenómeno fue un diputado de 68 años del que siempre se dijo que estaba anclado en una época pasada. Pero su condición de outsider, forjada en tres décadas de disidencia, convierte a Corbyn en un elemento puro, libre de los vicios del establishment.

Sam, estudiante de Teoría Política de 23 años, es uno de esos jóvenes que ha votado por el Partido Laborista. A su juicio, el llamado “efecto Corbyn” no se circunscribe a la persona, sino a su propuesta. “Ha causado divisiones en el partido porque lo ha devuelto a sus orígenes, más a la izquierda”, opina. “Pero ha tenido el acierto de matizar sus opiniones personales para incluir en su programa a una representación mayor del pensamiento laborista. Los jóvenes han ampliado sus miras para votar por un programa y unas ideas. No han votado solo por una persona”.

¿Hay la posibilidad de algo parecido entre nosotros? Hay mucha militancia joven. Sobre todo, en el peronismo. Y en su mayoría, identificados hoy con el liderazgo de Cristina Kirchner. Pero no nos confundamos: la mayoría de los jóvenes no está politizada. Aunque las encuestas muestran un sesgo en la intención de voto, según la edad (el antikirchnerismo aumenta con los años, parece) El hecho es que los jóvenes -como sector- están distantes de la política, a la que miran como algo ajeno.

El PRO, es cierto, tuvo un discurso, y hasta una estética, cuidadosamente diseñado para apelar a un sector de la juventud. Pero las simpatías que pudo haber ganado se han desvanecido desde su gestión de gobierno, por lo menos en la mayoría de los jóvenes.

El proyecto que logre atraerlos tendrá probablemente una ventaja decisiva en una sociedad fragmentada. Y seguramente, tendrá el futuro.

Anuncios

10 Responses to “El día que los jóvenes cambiaron la política”

  1. manolo dice:

    Miedo, su aroma caldoso impregna el ambiente, y en el fondo de las gargantas resecas se saborea la esencia de metanos y sulfuros.

    Emoción que motoriza todas las argucias y artimañas de las que somos testigos.

    No para “resolver”, sino para ganar tiempo, frente al diluvio que amenaza con inminencia.

    “Líderes políticas, entre la ética y la eficacia”, sirve para comenzar a responder la pregunta del Comandante Cansado.

    http://www.lanacion.com.ar/2032222-lideres-politicas-entre-la-etica-y-la-eficacia

    Pero en la nota, bastante reveladora, deja “afuera” la data y análisis de los “espacios organizacionales”.

    Que es mucho más estructural que los “personalismos”, al fin y al cabo estos últimos tienen la mala costumbre de fallecer, hasta el Nazareno lo padeció.

    Un abrumador guarismo, incluyendo a quienes nunca lo votarían, CREEN que si la situación socio-económica se “desmadra”; los “despreciables peronchos” saldrán in extremis al rescate, como en 1989 y 2001.

    En cuanto al kichnerismo sin “adjetivación”.

    Sin el Vicariato de la “hija del colectivero”, hasta el PO les gana, por lo menos es lo que los ciencistas sociales reconocen.

    Y aquí es donde el temor se convierte en pánico, en especial entre los aspirantes a los 2.000 cargos electorales en disputa en la PBA.

    http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1853-19702013000200020

    http://elestadista.com.ar/?p=12680

    El 28 de Junio es el “día provincial de castigo al PEN”, porque a diferencia de 2013, y en similitud a 2001; en 2009 se lo “cacheteo” al Jefe indiscutido.

    No solo por la “situación” económico social, sino también por “cancelar” la “competencia”.

    Traducción, 15 puntos menos que en 2006, 30% del total de ese año; y 27 puntos menos que en 2011, 45% del total de ese año.

    Si además, según los datos propios que maneja el Patria, casi la mitad de los votantes de Cristina QUIERE las PASO para dilucidar los mandos medios e inferiores.

    Mas que “miedo personal” de la ex Presidenta, se trata del cagazo de los corifeos y cortesanos.

    A pesar de las “limitaciones objetivas” de la herramienta electoral, un clon de la UCR de Alfonsín; TODOS los presidentes con voto peronista se sintieron tan “incómodos”, para decirlo con delicadeza, que a la menor oportunidad lo “desactivaron”.

    Ya que como reconoce el politólogo lisboeta, y boina blanca a rabiar; “Es una paradoja vital del peronismo que, siendo un partido verticalista, se siga ordenando desde abajo”

    Reactualización antiperonista de la última directiva de Perón el 12 de Junio; “de los que no comprenden que el único sucesor de Perón será el pueblo argentino que, en último análisis, será quien deba decidir”.

    http://www.ruinasdigitales.com/revistas/Discursos%20Peron%2001.pdf

    PD, para quienes se sientan “molestos” con la “caracterización “hija del colectivero”, dos temas.

    1/ ¿Se sentirían mas “cómodos” si fuera la “hija del estanciero” como Lilita?

    2/En concreto, su papa fue colectivero y su mama empleada administrativa de la provincia; que espero que mejore su salud.

    PD bis, en 2001 el Conductor del Pan-radicalismo, Alfonsìn padre, perdio frente a Tachuela por la Senaduria.

    Abrazo

    • Politico Aficionado dice:

      Al contrario, Manolo. Es motivo de orgullo que la hija de un colectivero sea hoy quien conduce al Movimiento Peronista.

    • Silenoz dice:

      El problema de las teorías con presunción y aspiracion a leyes es que a veces (más de las necesarias) fallan por que se descuida el contexto….

      De todas maneras, y aprovechando el posteo “meibi You Don’t Have To Be Old To Be Wise

      Ahhh después le pregunto al cumpa Norber si esas “encuestas” proyectan indecisos…….

  2. daniel dice:

    Es muy común caracterizar a alguien como hijo de….
    Cómo te dicen en el barrio Manolo?
    No te pasará como en el cuento de Jaimito no?

  3. ricardo j.m. dice:

    border topic

  4. Casiopea dice:

    Qué bueno que pescó esto, Abel. Quería colgar varios artículos sobre el papel de los jóvenes en el vuelco electoral de GB hace ya dos posteos sobre el tema, pero me ganó el estrés laboral. Mi productividad laboral es inversamente proporcional a mi participación en los comentarios. Nunca fue tan cierto eso de que en política todo puede cambiar en cuestión de semanas. Más allá del tremendo cimbronazo que significa en lo inmediato, me parece que esto de los jóvenes de GB es el dato central de esta elección. Cambia todo, pero todavía no sabemos en qué sentido, porque falta desgranar los motivos de este voto de los jóvenes y cuán estable va a ser según sigan mostrando sus cartas los políticos. Me intriga saber cómo puede influir en la estrategia británica del Brexit. Corbyn era, si mal no recuerdo, un remainer “tibio”, pero por lo menos en lo formal se ha pronunciado a favor de continuar con el proceso de salir de la UE. ¿Qué significa entonces que lo hayan votado tantos jóvenes? ¿Que quieren salir de la UE pero de “otra manera”? ¿Que quieren revertir el proceso? Ya se verá, se vienen tiempos de zozobra en GB.

  5. Juan el Bautismo dice:

    se arianagrandizó el voto y enloquecieron los analistas

  6. guillermo dice:

    Todo esto es cierto, y muy positivo. Pero no cambia el hecho que las oposiciones no ganan elecciones, los gobiernos las pierden. Si May no hubiese cometido errores estúpidos como anunciar medidas contra el grueso de votantes conservadores, los viejos, la cancelación de controles sobre la caza del zorro (favorecida por 10% que la votaba de todos modos, detestada por el resto), y sido muy inepta personalmente en su comunicación, hubiera conseguido una clara mayoria. Por suerte no pasó, pero los errores de May fueron mas relevantes a su perdida de votos que la efervescencia de los jovenes.

    Posiblemente en Argentina no es así por la demografía.

  7. Daniel Eduardo Arias dice:

    Guillermo, por una vez (la única) creo que se le escapó lo central: la joven generación vota por el viejo laborismo. Y lo vota porque existió: malvive de lo que hicieron con lo que hizo.

    La juventud británica no vota a Corbyn por los “errores” de Theresa May. No son errores, son parte de un programa de clase cortado a medida de los ricachones. Que hace demasiado tiempo que vienen por todo, y lo obtienen.

    Como aquí se votan candidatos en lugar de programas, es posible que en nuestras pampas el fenómeno Corbyn se atribuya a una personalidad, no a la continuidad de ciertas ideas.

    Pero los pibes ingleses que lo pusieron en su actual posición de poder van a las ideas del tipo, no al tipo. Y es que son muy pocos los que no desertaron de los principios del Old Labour. Pero es muy difícil que Old Blighty pueda perdurar como estado-nación si no los redescubre.

    Tam Dalyell debe estar descorchando su mejor scotch, allí adonde esté. Yo brindo por él. Y el viejo Ken Loach, que todavía vive, creo que debe estar pensando cómo cuenta esto en su próxima película.

    Y juro que quiero verla.

    • guillermo dice:

      Daniel, no me referí a las razones de voto, me referí a las circunstancias que hicieron posible la excelente elección de Corbyn. Que tuvieron tanto o mas que ver con los errores de May como con sus aciertos.

      En cuanto a atribuir el voto de los jovenes a la resurrección de Old Labour, supone una continuidad y permanencia de memoria histórica que le recomiendo lea al respecto lo que le pego, es muy gracioso.

      http://www.newyorker.com/news/daily-comment/the-book-of-jeremy-corbyn

      El tema de la frustración de una generación que tiene las cosas mucho mas dificiles que sus padres por como es el sistema hoy es sin duda cierto,Pero igualmente cierto fue el despertar de una generación políticamente apática no solo por Corbyn sino por Brexit. En la generacion de mis hijos el golpe de Brexit fue enorme (perdieron su identidad de europeos +britanicos, en que se formaron), agravado por la culpa de no haberse molestado en votar, mayoritariamente. Una especie de Nunca Mas electoral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: