China y nosotros: apuntes para una geopolítica práctica

(cliquear encima del mapa para ampliar)

Con motivo del viaje del Presidente Macri a la República Popular China, los medios locales están llenos de datos y anécdotas (Y la inquietud de los ahora oficialistas por la base espacial china en Neuquén ha desaparecido, naturalmente). Igual, creo conveniente que sumemos, y compartamos, información y reflexión sobre el tema. Es probable que la relación con esa vieja y nueva Gran Potencia sea el dato más importante para nuestro país en las próximas décadas.

En el blog hablamos sobre eso en muchas ocasiones, por supuesto. Me animo a recomendar, todavía, la y la parte de China: ¿nuestra nueva Inglaterra?, que subí durante el gobierno anterior. Pero este fin de semana el comentarista Rogelio -con cuyos planteos no siempre coincido, pero tengo que reconocerlo informado y cuidadoso- acercó buena información de lo que está pasando ahora, en la reunión a la que asiste el Mau. Copio y agrego un enlace:

“El evento es el I Foro Belt & Road en China

¿Quién está asistiendo al Foro? El detalle pueden verlo aquí, pero para los que no dominan el inglés les sugiero un vistazo al bonito mapa de arriba. Los países que asisten están en rojo, azul y verde. Los que están representados por sus Jefes de Estado son los rojos. Notarán que un sólo país en el Hemisferio Occidental es “rojo” (sin connotación ideológica).

– El centro de gravedad está en Asia
– Putín saluda la reunión por la integración de “Eurasia”, y pide por “soluciones frescas” a los conflictos políticos
– América también está presente: EE.UU., Brasil y el Cono Sur: Argentina y Chile
– El proyecto Trans-Pacific Partnership de Obama excluía a China; ahora, sobre las cenizas del TPP, Estados Unidos no solamente concurre al foro sino que, como signo inmediato de la reunión de Mar-a-Lago entre Trump y Xi, acaba de cerrar con China un acuerdo comercial que incluye gas licuado, carne bovina y carne aviar
– Los chinos resumen los números del discurso inaugural de Xi Jinping en una infografía panorámica

Argentina en el foro
¿Qué hacemos nosotros en el foro?

1. Vale como antecedente toda la interacción con China durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández: exportaciones sojeras y de la agroindustria, compra de material ferroviario, acuerdo swap entre el BCRA y el Banco Central Chino, …
2. Bajo la actual administración:
2.1 “Plan Quinquenal Integrado China-Argentina para la Cooperación en Infraestructura (2017-2021) que incluye 16 proyectos de cooperación de infraestructura prioritaria
– Rehabilitación de los sistemas ferroviarios de la línea San Martín
– Rehabilitación de los sistemas ferroviarios de la línea Roca
– Rehabilitación de los sistemas ferroviarios de la línea Mitre
– Rehabilitación de los sistemas ferroviarios de cargas del ferrocarril Urquiza
– Rehabilitación de los sistemas ferroviarios de cargas del ferrocarril Belgrano
– Material rodante para pasajeros de Buenos Aires
– Centrales nucleares Atucha IV y V
– Estación de energía fotovoltaica de Jujuy “Cauchari”
– Planta hidroeléctrica El Tambolar
– Planta hidroeléctrica “Chihuido”
– Planta hidroeléctrica “Potrero del Clavillo”
– Parque eólico “Cerro Arauco”
– Estación hidroeléctrica “Los Blancos”
– Dragado del río “El Salado”
– Sistema de transmisión eléctrica de las represas Kirchner y Cepernic
– El polo energético Zárate. Centrales elécricas alimentadas por gas CCPP
2.2 El Complejo Hidroeléctrico La Barrancosa-Cóndor Cliff denominado hoy “Aprovechamiento Hidroeléctrico del Río Santa Cruz”: represas Presidente Néstor Kirchner y Gobernador Jorge Cepernic.
2.3 Los proyectos mencionados por el embajador argentino en China Diego Guelar que consisten en la firma de acuerdos durante la visita de Macri a China por 30 mil millones de dólares en las áreas de agroindustria, energía, transporte y minería
2.3.1 la hidrovía que vinculará Argentina, Paraguay, Bolivia, Brasil y Uruguay que va a tener crédito del nuevo banco de inversión asiático al que Argentina se está incorporando en este viaje
2.3.2 la triangulación con los chinos en sus programas de cooperación con África en dos áreas: aprovisionamiento de alimentos y asistencia tecnológía agropecuaria

Dice el embajador Guelar: “Nosotros estamos estratégicamente en la agenda china como proveedores. No estamos ni en la norteamericana, ni en la europea, pero sí en la china por los ejes de infraestructura, agroindustria y minería”. Y añade: “Argentina más Brasil, Paraguay, Uruguay y Chile somos el 25% de todo el suministro de China; segundo está Estados Unidos con el 20%”.. Por otra parte “en este viaje, “estamos lanzando el acuerdo con Shandong Gold Group en Veladero, San Juan”.

Como parte de un “entramado descentralizado”, dice Guelar, “comenzaremos con el fútbol como nave insignia que incluye a clubes, escuelas, provincias y a la AFA”.

Obviamente en los planes también están presentes:
– el turismo (visas con entrada múltiple),
– se instalará el organismo de control chino de seguridad alimentaria en Argentina
– y el cierre de acuerdos sobre carne enfriada, miel, arándanos, uvas, arvejas.”

Rogelio agrega, modestamente, “Lo que se me ha pasado por alto”. Por mi parte, les pido que tengan presente que para todos los gobiernos, los nuestros y el chino, es mucho más fácil anunciar que realizar. Trataré de añadir más información sobre lo que ya comercian Argentina y China. De cualquier modo, se puede decir que aprender mandarín es una sabia decisión para cualquier joven con ambiciones.

Anuncios

15 Responses to China y nosotros: apuntes para una geopolítica práctica

  1. Daniel Eduardo Arias dice:

    Hay un escándalo en marcha con el “fuelling” de la última central que construirán los chinos (no creo que vaya a estar en Lima, de modo que probablemente no califique como “otra Atucha”. Quizás el emplazamiento sea marino).

    El asunto es que a diferencia de la primera central “china”, que en realidad va a ser una CANDU canadiense de uranio natrual, construída íntegramente bajo responsabilidad argentina, y que sí va a estar en Lima, la central siguiente va a ser una PWR clásica, de uranio enriquecido.

    Dado que la Argentina estuvo expandiendo sus capacidades de enriquecimiento de uranio durante el gobierno de NK y CFK, y que ya desde épocas de Castro Madero, Dioxitek, Conuar y Faesa fabrican íntegramente los complejos elementos combustibles de todas sus centrales nucleoeléctricas, ¿cuál es la maldita razón por la que le tenemos que comprar a los chinos los 5 o 6 primeros núcleos de la siguiente central, cuando los podemos y sabemos hacer nosotros? Es una monstruosidad de plata, y son por lo bajo 12 baños de provisión y consumo.

    El “fuelling” nacional es una cosa por la que Jorge Sabato estuvo luchando desde los años 60, antes siquiera de que se tomara la decisión de comprar Atucha I a los alemanes, y que costó, ya con Atucha en construcción, 4 años de negociaciones con la KWU-Siemens, hasta que aflojaron y aceptaron que a “su” central entraran elementos combustibles argentinos, sin retirarnos la garantía.

    Lo cierto es que si aceptamos la venta de la PWR china en las condiciones que fijan los chinos, estaremos retrocediendo a los años ’70 en materia de autonomía sobre combustibles nucleares. Y perdiendo centenares de puestos de trabajo en minería, en Dioxitek, en Conuar y en Faesa (y creo que más que centenares).

    Si nos cuelan esta, nos van a colar muchas otras. No sé si en mandarín o en cantonés. Volveré sobre este tema desde la columna, cuando tenga más cifras y detalles. Y los voy a tener.

    • Norberto dice:

      Otra cosa que está faltando en el listado es el tema de las casas prefabricadas por un amigo de Franco del cual el gestor sinior para América Latina cobra el 4% de comisión por el negociado, como lo puso el sábado el programa ADN, la misma construcción sale en el país U$S350/m2 y U$S650/m2 traída de China, si es que no pasa nada antes porque ahora se ha escuchado de hasta U$S1000/m2.
      Es como cuando hace pocos días Ivan Petrella pedía por la diferencia entre las netbooks del Plan Igualdad compradas por gobierno anterior en cerca de U$S300, aunque el dijo U$S400 y ahora compradas por U$S200, claro que las idénticas que proveyó el multimierdos a Isidoro en la CABA costaron U$S1300, y que todas las anteriores se fabricaron en el país, y que dada la obsolescencia tecnológica es probable que su costo haya disminuido aun si se siguiesen fabricando aquí.
      Nunca menos y abrazos

    • Anónimo dice:

      Como muchos aquí, desconozco lo suficiente sobre el tema lo cual me daría automático derecho a opinar. Hecha esta salvedad, como segunda alternativa a lo que parece estar sugerido, ¿puede ser que la PWR venga acompañada de un protocolo de seguridad que justifique la movida?

      http://www.neimagazine.com/features/featurechinese-reactor-design-evolution-4272370/

      Ignoro si la información es aún válida.

      • Daniel Eduardo Arias dice:

        Va respuesta más tarde. Buena pregunta.

      • Daniel Eduardo Arias dice:

        La experiencia para hacernos autónomos en combustibles la desarrollamos en muchos años de relación a veces ripiosa con SIEMENS y con AECL (la vieja fabricante canadiense de los CANDU como Embalse).
        En cada caso hubo sorpresas desagradables. Los alemanes cumplieron a rajatablas con sus contratos de transferencia de tecnología, pero el grupo de combustibles de la CNEA fue enterándose sobre la marcha de que había “gaps” de información que no se daba: debía comprarse aparte.
        Y si chillabas, te ponían el contrato -expertamente redactado- bajo la nariz.
        Eso se rechazó, y se subsanó al modo Sabato: haciendo cálculos y ensayos físicos en “loops” que simulan el ambiente termohidráulico del corazón del reactor. Tomó 8 años llegar a un prototipo de elemento combustible lo suficientemente bueno como para ser testeado.
        Y se puso a prueba un par no en Atucha I, que a la sazón ya funcionaba con combustible alemán, sino en el MFZR, un reactor nuclear de uranio natrual y agua pesada de demostración de sólo 50MW que los alemanes tenían para ese tipo de cosas.
        Uno de ellos falló, lo que hizo que los más wagnerianos, nibelungos de los pro-alemanes de la CNEA (el Ing. Jorge Cosentino) diera a publicidad que el 50% de los combustibles argentinos no servía. Tomó unos meses más descubrir el origen de la falla: los mazos de circaloy tenían una ligera vibración al ser sometidos al caudal de agua pesada, cuya velocidad de circulación anda por los 7m/s, y esa vibración generaba desgaste mecánico, al erosionar la fina y dura capa de óxido con que el circaloy se blinda de ulteriores procesos oxidativos. Tras mucha regeneración y remoción de esta capa de óxido por fricción, sobrevenía la fractura final del caño.
        Se tardó bastante en terminar con este problema.
        Pero además, mientras se dependía del combustible “made in Germany”, aparecían otras zancadillas de abogado: querían hacerte pagar licencias por los subcomponentes o los procesos de los combustibles (anillos separadores, suturas de tapones, etc). Cuando la CNEA chillaba que eso de las patentes no estaba en el contrato de provisión, los abogados de la SIEMENS te ponían bajo la nariz que no estaba expresamente excluido.
        La conducta a seguir por la CNEA fue no pagar un mango, bajo la consigna sabatiana de que la CNEA no paga licencias. Si la SIEMENS dejaba de suplir el combustible por esas acechanzas de rábula y contratos de infinita letra chica, se iban a quemar como bonzos ante todo el mercado de compradores potenciales de centrales de uranio natural.
        Y lo bien que hicimos. Resultó que TODO EL PRIMER NÚCLEO de Atucha I, hecho 100% con elementos alemanes, no servía y mostró vibraciones con la primera prueba “en frío” (sin uranio, sin fisión nuclear) en la central. Hubo que desarmarlo pacientemente y remitirlo a la SIEMENS, acompañado por varias sentidas puteadas.
        Lo cierto es que los primeros elementos argentinos fueron ingresando cautelosamente, y de a uno, al corazón de la central unos 12 años después de su puesta en marcha. El aprendizaje tecnológico y legal que se obtuvo en todo este proceso fue enorme, pero a un cliente menos determinado e independientista que la CNEA los abogados alemanes se lo hubieran comido crudo.
        Con la AECL las cosas fueron mucho peores, porque la transferencia de tecnología sobre los combustibles estaba firmada sobre el know-how de AECL, que era el de un cliente, no el de un fabricante. Fue ir a Canadá y enterarse de que la AECL no tenía idea de los planos reales y de los elementos de cálculo para hacer su típico “bundle” cortito de 50 cm.: ese conocimiento los tenían sus proveedores, que eran la GE y la Westinghouse de Canadá.
        Estas dos firmas, generosamente, nos dijeron que podíamos elegir entre comprarles combustible a ellas toda la vida útil de Embalse, o comprarles una fábrica de combustibles “llave en mano” a un precio demencial, y pagando licencias.
        Como el “motto” es CNEA NO PAGA LICENCIAS, los mandamos cálidamente al carajo y nos pusimos en plan Sabato a descular los trucos del combustible CANDU en casa. El gran misterio era cómo hacer la soldadura de los tapones. Se tardó dos años en resolver ese problema, bajo dirección de Carlitos Aráoz, químico experto en materiales, y Raúl Cirimello.
        Llegados a ese punto, les avisamos a AECL, Westighouse y GE of Canada que para la compra de la máquina de soldar tapones haríamos concursar a dos oferentes con experiencia en uranio natural: Inglaterra y Alemania. Metieron violín en bolsa y vendieron la unidad sin licencias.
        Ya en tiempos de Emma Pérez Ferreira, con Embalse funcionando con combustible canadiense, se empezaron a introducir con la cautela del caso los elementos argentinos fabricados y testeados en Ezeiza. Emma sabía que al menos 5 países (Canada, India, China, Rumania y Corea) iban a estar mirándonos fijamente: ellos también tienen centrales CANDU. Nuestros combustibles anduvieron bien de entrada.
        Con Atucha II firmada con los alemanes, cuando se pensaba que la construcción avanzaria a un ritmo normal (5 a 7 años), sobrevinieron 8 meses de discusión sobre el contrato de “fuelling”. No hubo acuerdo.
        Los 6 representantes alemanes, encabezados por un tal Hildebrandt, charlaban de neutrones y de propagación de fracturas, y amenazaban con retirar las garantías sobre el núcleo si lo desgraciábamos con la presencia de un “bundle” de combustible argentino. Todavía en esos años no podíamos decirles que en Atucha I funcionaban de lo más bien, pero sí sabíamos bien que ellos eran tan capaces de equivocarse como nosotros, y no con un “bundle” sino con un núcleo entero (368 “bundles).
        Lo que resolvió la impasse, cuando a Hildebrandt le faltaban 8 horas para tomarse el avión de regreso a la RFA, fue una propuesta de Carlitos Aráoz: “Hi, no jodas más con los neutrones. Vos lo que querés es una orden de compra para tu fábrica de Ehrlangen, y nosotros la queremos para la nuestra de Ezeiza. Así que vamos y vamos, nosotros 60%, Uds. 40%”.
        El alemán vaciló y se olvidó de los neutrones: “Nicht. ¿Por qué les vamos a dar el 60% a Uds?”.
        Respondió Aráoz: “Porque ya les compramos una central antes, y somos socios estratégicos”. Punto en boca, propuesta aceptada.
        Lo que dice Aráoz, que ya va para 90 años, se jubiló hace mucho pero sigue trabajando para la CNEA porque es de esos insustituibles, es esto. En la negociación de los combustibles hay que aprender de toda esta experiencia previa. Los “bundles” de una PWR de 1100 MW como la que vamos a comprarle a China no son muy diferentes de los de una PHWR como Atucha II, y le haríamos mucho mal a la Argentina si creyéramos que no podemos hacerlos en Ezeiza, en lo posible tras una negociación muy detallista del contrato de transferencia de tecnología.
        Dado que las centrales de hoy se planifican para una vida útil no de 30 años, como Atucha II, sino de 60, y de que el “fuelling” es un negocio de decenas de millones de U$/año, hay que ser muy cuidadoso con cómo se negocia. Comprar una central se ha ido volviendo como adquirir una máquina de café express: el aparato no es barato, pero lo verdaderamente caro es que uno termina trabajando para la Nestlé cada vez que compra un cartuchito para una tacita. Y así durante años y años.
        El “fuelling” se ha vuelto un negocio “per se”. Y somos un buen jugador. Uno demasiado sabio ya como para que dejamos que nos metan el perro por dejar el tema en manos de negociadores petroleros indiferentes o subalternos obedientes e inexpertos, que es lo que uno encuentra hoy en el Ministerio de Energía de la Shell.
        Con los alemanes y los canucks aprendimos a ir despacio con los contratos, a no firmar basura, a no dejar vacíos legales, a hacerles saber que con o sin ellos, con nuestra propia investigación y desarrollo íbamos a llegar exactamente a lo que queríamos, y a tener una paciencia china.
        Que en este caso nos sirva.

      • Anónimo dice:

        Excelente reseña. Muchas gracias por tomarse el trabajo. ¿Se comparte información con Brasil o la famosa Patria Grande se achica al momento de alcanzar el núcleo del átomo?

    • Alcides Acevedo dice:

      Conmueve la preocupación de Arias por el suministro de los “elementos” combustibles de una central de tecnología china, con financiamiento chino que, además, no sabemos dónde va a estar ni cuándo van a empezar a construir.

      Más allá de la capacidad de CNEA-Dioxitek para el diseño de elementos combustibles (preguntarle sino a los australianos qué pasó con el reactor de INVAP) se trata de una tecnología de reactor totalmente desconocida… no la veo tan fácil, ni siquiera para empezar a indignarse gratis, y digo gratis porque los chinos ponen el dinero y lo más probable es que exijan traer hasta los albañiles para construir la central… están en posición de hacerlo, no les estamos haciendo ningún favor… salvo que quieran utilizarnos de cobayos para su industria nuclear, ahí cambia la cosa…

      • Daniel Eduardo Arias dice:

        Si los chinos estuvieran tan en condición de poner los albañiles de Atucha III, la CANDU china, no entiendo por qué se limitan a hacer de banqueros: el 100% de la obra lo dirige y ejecuta la Argentina, que además decide “la lista positiva” de componentes y subcomponentes a contratarse a proveedores argentinos.
        Si ya en Atucha I, firmada en 1967, esa lista equivalía a casi el 52% del precio de la central, es que no estamos tan mal para negociar.
        En lo que se refiere a la planta PWR, China es probablemente ya el mayor constructor de centrales nucleares de este tipo, lo que no significa aún el mayor exportador ni el más prestigioso. They are far from that. Es por eso que ofrecen condiciones de financiación muy buenas. No nos están haciendo un favor al vendernos una PWR, ni se lo estamos haciendo nosotros al comprarla.
        Lo que trato de decirle, Alcides, es que la relación es menos desigual de lo que Ud. se imagina. Creo que Ud. siempre se imagina a la Argentina teniendo y debiendo aceptar cualquier condición fijada en Beijing o Shanghai. Y puede ser que sea cierto en el caso de las exportaciones de soja, pero en el terreno nuclear estamos mejor parados, somos exportadores, y si nos ha ido bien como compradores es justamente porque somos un cliente jodido.

      • Anónimo dice:

        Ojo que los chinos también son muy jodidos para negociar. Muy vuelteros. De todos modos, un chino comprando es más jodido que un chino vendiendo. Ignoro si entre estados se mantendrá esta característica. Seguramente primarán otros parámetros, como los copyrights, etc. Sin olvidar que somos los “fantasmas”, quizás se consiga una cooperación exitosa.

  2. Silenoz dice:

    Falta algo importante:
    1- qué otras cosas les vamos a vender además de yuyos y algunos cascotes
    2-cual será el grado de participacipación de nuestra industria (laboral y proveedores)
    3-cuanto habrá de traspaso de conocimiento científico tecnológico
    4-moneda y financiación

    Claro que juntos somos más pero el tema es que negociamos de a uno y convengamos que no empezamos muy bien por que exportar al “jugador del pueblo” no dejò mucho “valor agregado” pa’ repartir…. me pa’

    Y así como dice el cro. Rogelio, entre “Lo que se me ha pasado por alto”

  3. Capitán Yáñez dice:

    ¿Qué quiere decir Guelar? ¿Qué en la fragata Libertad van a reemplazar a Úrsula por el cuerpo tallado en roble de Carlitos Tévez lanzado en palomita a cabecear un centro?
    Pues… como se decía largos años ha… “no va a andar”.
    Según las últimas proclamas de Don Gato, Argentina “es un gran productor de alimentos”. O sea que del “supermercado” volvemos al célebre “granero”. Que, en realidad, de momento al menos, es “porotero” (de soja, claro).
    No te gastes mucho, Abel, en “más información sobre lo que ya comercian Argentina y China”. Nuestras exportaciones (la estrella, con más del 50% del total, es el poroto de soja) no alcanzan -o, en el mejor de los casos apenas superan- los 5 mil millones de u$s, las importaciones (teléfonos, aire acondicionado, motos… o sea industria) superan los diez mil palos verdes. O sea…
    Lo del mandarín es buena idea. Eso sí: deberían empezar a aprenderlo los miemblos de nuestro paupérrimo “cuerpo diplomático”. Que debieran entrenarse, de paso, en el business to business. Los “países serios” lo practican en China desde hace rato largo.

  4. […] la República Popular China en estos días, al cual asiste el Presidente Macri, que subimos en el posteo anterior. Por eso, les acerco este planteo, que encontré en el blog de Carlos Leyba, que hace José […]

  5. Andres dice:

    Gracias Daniel por difundir este «temita» del combustible.
    La opinión pública debería estar atenta, aunque será difícil
    ya que los Chinos tienen ya mucho poder sobre nosotros,
    Occidente se está suicidando y nuestra apuesta al futuro es China.

    • Daniel Eduardo Arias dice:

      En realidad no es más difícil negociar con los chinos que lo que fue negociar con la SIEMENS y la RFA en los ’60, cuando Europa era poderosa en serio y Alemania el 2do oferente occidental de centrales nucleares.

      Estaban agrandados como zapatilla de gordo, los nibelungos, se comían el mundo… y sin embargo no lograron colarnos ningún pelotazo en la ratonera en toda la negociación de Atucha I y de sus combustibles. La central es, en valor, un 52% argentina, debido a cómo la CNEA, que los alemanes querían ocupándose nada más que de cemento y de ladrillos, impuso proveedores locales en electromecánica, instrumentación, bombas y otros yeites.

      Los canadienses tampoco fueron fáciles pese a su márketing y su tecnología más “Thirld World Friendly”. En la práctica, además de fregarnos vendiéndonos la transferencia de tecnología de un elemento combustible que no sabían cómo fabricar porque lo compraban a filiales canadienses de empresas yanquis, a partir de 1974 se realinearon diplomáticamente con sus primos del Sur. Y los EEUU estaban desesperados, luego del bombazo chino, por lograr que Embalse no se construyera, de modo que a diferencia de otros compradores de CANDU, no gozamos en absoluto de la manga ancha que todo vendedor de fierros avanzados en el Tercer Mundo tiene ante los vaivenes de una economía periférica.

      Lo que experimentamos fue un proveedor de una tecnología mucho más apta para el país que la de KWU-SIEMENS, pero rehén diplomático de los EEUU y por ello, totalmente dispuesto a patear el tablero e irse toda vez que nos quedábamos sin plata o les rehacíamos el recorrido del “piping” de la central según criterios propios, y dejar la obra a medio terminar, aunque ello les costara demandas o pérdida de otros clientes posibles al sur del ecuador.

      Si pudimos masticar a estos, podemos negociar con los chinos sin que nos coman. Salvo que con la central V nos entreguen desde adentro, ya sea por vendepatrias, por brutos, por petroleros o por las tres cosas.

      Y aclaro que lo que la CNEA llama “la central V” en realidad viene a ser la VI. Alguien en el gobierno se olvidó de contar el CAREM, hoy en construcción, como central.

      Re-profesionales, los CEOs.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: