Las elecciones francesas, los argentinos y Zizek

máscaras

La 1° parte del título está para marcar de qué están hablando (muchos) argentinos politizados. Porque, en la tradición anticipatoria del blog de Abel, aquí se habló hace dos semanas del balotaje de mañana. Ahora me parece más interesante -para nosotros- enfocarme en lo que se dice en Argentina del tema.

Por supuesto, hay dos bandos bien definidos (entre los que les importa). Es tradición argentina. Y las dos posiciones también van por carriles tradicionales. Una suma al “centro derecha” y al “progresismo antifascista”. Votan (espiritualmente) por Macron, con más entusiasmo los primeros y mucho menos los segundos. Ellos, porque está con el capitalismo moderno y la Unión Europea. Los otros, porque tienen miedo a Le Pen: su padre y algunos viejos amigos ¡pusieron en duda al Holocausto!; y ella hace alarde de patriotismo francés. Basta para preocuparlos; o Mussolini no hacía alarde de patriotismo italiano? (También lo hacía Giuseppe Mazzini, pero ya no se acuerdan de Mazzini).

La otra posición tiene también muy viejas raíces entre nosotros: la “nac&pop”. No es que les convoca Marine Le Pen (y de su programa no saben mucho). Simplemente, lo miran a Macron -les recuerda a Macri- y ya saben de qué lado ponerse. Además, ahí se suma vocalmente una corriente que se puede llamar “el antiimperialismo digital”: abrevan en la Red Voltaire, y les gustaría un triunfo de Le Pen por la misma razón que aplauden a Putin: si los yanquis -en este caso su usina mediática- están de un lado, el otro debe ser mejor.

Estoy simplificando mucho. Por eso quiero acercarles un texto de Slavoj Zizek. Es un filósofo moderno que integra el pensamiento de Lacan, el materialismo dialéctico y la cultura popular. O sea, es uno de los autores que me niego a leer. Pero está muy de moda entre los intelectuales argentinos y sirve para entender su posiciones.

Además, ironías aparte, este texto muestra con mucha lucidez el dilema actual del pensamiento político “no conformista”. Y me da pie para que yo lo critique, faltaba más.

Dice Zizek: “Ambos candidatos se presentan como anti-sistema, Le Pen de una manera obviamente populista y Macron de una manera mucho más interesante: es un foráneo de los partidos políticos existentes, pero, precisamente como tal, defiende el sistema, en su indiferencia ante las elecciones políticas establecidas. A diferencia de Le Pen, que representa la pasión política adecuada, el antagonismo de Nosotros contra Ellos (de los inmigrantes a las élites financieras no patrióticas), Macron representa una tolerancia apolítica que abarca todo.

A menudo oímos la afirmación: la política de Le Pen obtiene su fuerza del miedo (el temor a los inmigrantes, a las instituciones financieras internacionales anónimas…), pero ¿no es lo mismo para Macron? Terminó primero porque los votantes temían a Le Pen, y el círculo está por lo tanto cerrado, no hay una visión positiva de ninguno de los dos candidatos, ambos son candidatos del temor.
.
Lo que verdaderamente está en juego en este voto se aclara si lo ubicamos en su contexto histórico más amplio. En Europa occidental y oriental, hay signos de una reorganización a largo plazo del espacio político. Hasta hace poco, el espacio político estaba dominado por dos partidos principales que dirigían todo el cuerpo electoral, un partido de centro derecha (demócrata-cristiano, liberal-conservador, del pueblo …) y un partido de centro-izquierda , (Socialdemócrata …), con partidos más pequeños dirigidos a un electorado estrecho (ecologistas, neofascistas, etc.)
.
Ahora, hay un partido que está surgiendo progresivamente que representa al capitalismo global como tal, generalmente con relativa tolerancia hacia el aborto, los derechos de los homosexuales, las minorías religiosas y étnicas, etc; y lo que se opone a este partido es un partido populista anti-inmigrante que, en sus márgenes, va acompañado de grupos neofascistas o directamente racistas.  
 .
El caso ejemplar es Polonia: después de la desaparición de los ex comunistas, los principales partidos son el partido liberal centrista “anti-ideológico” del ex primer ministro Donald Tusk y el partido conservador cristiano de los hermanos Kaczynski. Los intereses del Centro Radical hoy son: ¿cuál de los dos principales partidos, conservadores o liberales, tendrá éxito en presentarse como encarnando la no-política post-ideológica contra el otro partido descartado como “todavía atrapado en viejos espectros ideológicos”? A principios de los 90, los conservadores eran mejores en eso; más adelante, fueron los izquierdistas liberales quienes parecían estar ganando ventaja, y Macron es la última figura de un radical de centro puro.
.
Hemos alcanzado así el punto más bajo de nuestras vidas políticas: una pseudo-elección. Sí, la victoria de Le Pen traería peligrosas posibilidades. Pero lo que más temo es la asunción que seguirá la victoria triunfal de Macron: suspiros de alivio de todas partes, gracias a Dios el peligro se mantuvo a raya, Europa y nuestra democracia están salvadas, así podemos volver a nuestro sueño capitalista liberal de nuevo … La perspectiva triste que nos espera es la de un futuro en el que, cada cuatro años, entraremos en pánico, asustados por alguna forma de “peligro neofascista”, y de esta manera chantajeados para emitir nuestro voto por el “civilizado” candidato en elecciones sin sentido que carecen de una visión positiva …
.
Es por eso que los liberales en pánico que nos dicen que ahora debemos abstenerse de toda crítica de Macron están profundamente equivocados: ahora es el momento de sacar a relucir su complicidad con el sistema en crisis, después de su victoria será demasiado tarde, la tarea perderá su urgencia en la ola de auto-satisfacción. En la situación desesperada en que nos encontramos, enfrentados a una falsa elección, deberíamos reunir el coraje y simplemente abstenernos de votar. Abstenerse y empezar a pensar.
.
El lugar común “basta de actuar, hablemos” es profundamente engañoso – ahora, debemos decir precisamente lo contrario: basta de presión para hacer algo, empecemos a hablar en serio, es decir, a pensar! Y con esto quiero decir que también debemos dejar atrás la autocomplacencia izquierdista radical de repetir sin cesar que las opciones que se nos ofrecen en el espacio político son falsas y que sólo una izquierda radical renovada puede salvarnos … sí, en cierto modo, pero ¿por qué, entonces, esta izquierda no surge? 
.
¿Qué visión tiene la izquierda para ofrecer que sería lo suficientemente fuerte como para movilizar a la gente? No debemos olvidar nunca que la causa última del acto que estamos atrapados en el círculo vicioso de Le Pen y Macron es la desaparición de la alternativa izquierdista viable“.
.
Un poco largo, pero escribe bien. Ahora, lo más interesante para nosotros ¿no es que al hablar de Macron parece estar describiendo a Macri? Atención, no es lo mismo alguien de ese formato en una Gran Potencia -aún deteriorada- que un país en el que la gran mayoría de sus grandes empresas son extranjeras y una buena parte de sus “autoridades” no siente una especial pulsión por defender los intereses nacionales.
.
Pero estoy de acuerdo con Zizek que está surgiendo progresivamente, más que un partido, un estilo de política que representa al capitalismo global como tal. Y en un país al que todavía le falta “densidad nacional” es más deletéreo que en Francia. También es cierto que falta, entre nosotros como en los países desarrollados, una alternativa izquierdista viable.
.
Se me ocurre que la izquierda, desde hace mucho tiempo, está convencida que tiene, no las respuestas, la capacidad de análisis y la inteligencia para encontrarlas si las hay. Y por eso mismo, hace mucho tiempo que no escucha al pueblo para saber qué es lo que quiere. Y lo que no quiere.
.
En Argentina tenemos al peronismo que, por todos sus defectos, que no son pocos, nació escuchando al pueblo. La pregunta es si ahora sabremos escucharlo. Faltan pocos meses que lo sepamos.
Anuncios

8 Responses to Las elecciones francesas, los argentinos y Zizek

  1. Zizek como Usted bien debe saber es un estupendo psicoanalista Lacaniano, escritor y ensayista. Pero para agregar mas perspectivas a la cuestion le sugiero esta interesante lectura:

    http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=5593

  2. Por otra parte me parece interesante para trabajar y pensar este articulo de Erriguel que se publica en el ManiFiesto y que el autor titulo ” Rusia o America? Metapolitica de dos mundos aparte.

  3. Anónimo dice:

    “La perspectiva triste que nos espera es la de un futuro en el que, cada cuatro años, entraremos en pánico, asustados por alguna forma de “peligro neofascista”, y de esta manera chantajeados para emitir nuestro voto por el “civilizado”

    Esto que dice me hace un poco de ruido. Es como que se queda fijado en la contemplación de una foto. Pero una vez que gastaste el truco, dificilmente puedas renovarlo, aun apelando a fantasmas. Y me resulta más inentendible su afirmación tratándose de un mundo cada vez mas dinámico y con fenómenos políticos y sociales que no son fáciles de comparar y que a la vez desatan mas variables que antaño. Visto exclusivamente desde la óptica del temor disciplinante y no desde el campo de las ideas, puede ser comprensible. Pero da la impresión de que ahí hay un poquito de subestimación…

    La izquierda otrora moralista y analista en el presente, parece estar pulverizada por el ejercicio del poder de maneras que no han tenido que envidiarle a las derechas en cuanto al efecto pernicioso resultante del ejercicio del poder sobre la propia estructura que les sostiene.

  4. Mariano T. dice:

    Es muy consistente que parte del universo nac&pop apoye a Le Pen. Ella usa todo el manual populista, solo en cierto punto es particular respecto al enemigo para focalizarlo en el inmigrante, pero me parece un detalle no tan relevante frente al resto del discurso y los gestos políticos.
    Y la composición del voto es bastante sugestiva
    Los profesionales y los jubilados votan en forma muy mayoritaria a Macron. En “empleados” es más parejo. Y si solo votaran los obreros, Marine habría ganado 56 a 44

  5. Casiopea dice:

    Bueno, ya terminó el suspenso y será vaso medio lleno o medio vacío según quién opine, considerando que la participación fue baja y que Le Pen sacó el doble de votos que su padre en el 2002, con lo cual queda un presidente “outsider” y sin partido enfrentado a una primera fuerza de oposición que tampoco es de un partido histórico. Como dice el artículo, muchos suspiran aliviados y alimentan sus respectivos miedos para la próxima campaña. Para todos los del establishment, el miedo mayor es el colapso de los canales históricos de expresión política que ellos controlan con recursos clásicos como el reparto de cargos, sueldos, leyes “friendly” etc. Cualquiera hubiese sido el ganador, habrían procedido rápidamente a intentar cooptarlo, y como ganó Macron van a intentarlo con él.
    Si Macron es o no un “Manchurian candidate” como algunos creen, lo sabremos muy pronto. Le Pen plantea la dicotomía entre “patriotas” (como ella) y “globalistas” (como Macron). Me parece que en eso tiene razón, pero mucho me temo que en el caso particular de Europa esa grieta tiene el ingrediente agregado de la interna europea y es más complicado y volátil de lo que parece a simple vista. Ahora todos suspiran aliviados porque esquivaron el bulto de tener que lidiar con una Francia díscola en la UE que amenaza con bajarse del euro y plebiscitar su permanencia en la UE. Ok, lo entiendo, desde ese punto de vista hubiese sido una catástrofe tener que lidiar con eso al mismo tiempo que intentan “castigar” a GB por el Brexit y lograr que España, Grecia y demás hagan reformas durísimas sin sacar los pies del plato. Tácticamente, zafaron de un problema que se hubiese vuelto rápidamente la prioridad número uno, así que deben estar descorchando. Sin embargo, de la misma manera que un cambio de gobierno en Venezuela no va a hacer que suba el precio del petróleo, ganara quien ganara en Francia, los bancos italianos no van a estar menos tembleques, ni las idas y venidas de los bailouts van a dejar de exponer la disfuncionalidad de la UE que enojan a todos los involucrados a ambos lados de la “grieta”.

    https://www.ft.com/content/b407a570-c918-11e6-8f29-9445cac8966f

    https://www.forbes.com/sites/timworstall/2016/12/23/monte-dei-paschi-bailout-agreed-as-predicted-now-comes-the-shouting/#29c18fba6c8e

    http://www.express.co.uk/finance/city/799225/Monte-dei-Paschi-bailout-Italy-ECB-Juncker-Draghi

  6. horca dice:

    “Medio largo, pero escribe bien” podría ser tomado por una autocrítica o un autoelogio.

  7. […] Francia: entre la banca y la bronca (sigo pensando que el título es un buen resumen) y lo seguimos aquí (esta columna de comentarios resultó […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: