Macri y los viejos

macri en campaña

Cuando el material del que me apropio y comento es de José Natanson, sé que irrita a una fracción de mis lectores, los que se podría llamar “cristinistas ideológicos”. Que son los que comentan en el blog con más frecuencia, además de los “anticristinistas y/o antiperonistas”. No es que Natanson pertenezca a uno de esas dos minorías, o tal vez por eso mismo.

Igual, quiero copiar este reciente artículo suyo, porque -antes que opiniones, es una recopilación de datos concretos, expuestos con lucidez. Al final, agrego mi opinión, apoyada también en algunos datos.

“Desde luego, no hay nada muy agradable en ser viejo.”
Adolfo Bioy Casares
Diario de la guerra del cerdo
.
Es curioso cómo suceden las cosas, pero se ha instalado un consenso analítico entre los observadores de la política según el cual el macrismo ha logrado retonificarse a partir de un discurso más enérgico y confrontativo, que le permitió galvanizar su minoría intensa de apoyos incondicionales. Renacido como “partido del orden”, como una fuerza que aspira a evitar los desbordes y encarnar los valores de la república frente a los intereses sectoriales de los gremios y las organizaciones sociales, el gobierno va encontrando una línea a partir de la cual consolidar el apoyo del 30% aproximado de la sociedad que lo votó en las PASO y la primera vuelta del 2015, su núcleo duro de votantes, casi diríamos su Cámpora.
.
¿De quién se trata? Las encuestas coinciden en que la adhesión al macrismo tiene un claro componente de clase: según datos recogidos por María Laura Tagina (1), en las elecciones presidenciales Cambiemos obtuvo su mejor resultado entre los sectores con estudios terciarios o universitarios (indicador de clase social media y alta) y el peor entre aquellos que sólo tienen primaria completa; la correlación se invierte en el caso del peronismo.
.
El corte también es geográfico: el macrismo es, en esencia, un partido de la zona núcleo, que registró sus mejores marcas, además de en la Ciudad, en Córdoba, el Norte de la provincia de Buenos Aires y el Sur de Santa Fe. De hecho, puestos uno al lado del otro, el mapa de voto por distrito y el mapa de siembra de soja coinciden casi matemáticamente.
.
Pero todo esto es conocido. Menos comentado resulta en cambio el hecho de que la base social macrista tiene un claro sesgo etario hacia lo que la literatura especializada llama piadosamente “adultos mayores”. Las encuestas, en efecto, revelan que Cambiemos logró su mejor performance electoral en la franja de 56 a 75 años (47% de apoyo en este segmento contra 34% promedio), en tanto que el Frente para la Victoria prevaleció en la franja de 16 a 35 años. De hecho, si sólo hubieran votado los jóvenes Scioli habría ganado… en primera vuelta.
.
¿Por qué el macrismo atrae a los viejos? Una primera respuesta apunta a la vida económica de las personas. En una mirada general, el nivel de ingresos va aumentando conforme un individuo se va haciendo adulto, alcanzando su pico hacia los 50 (los estudios demuestran que se viene adelantando), para luego comenzar a caer. Sin embargo, el último tramo vital involucra menos responsabilidades (es decir menos gastos) por la emancipación de los hijos, que muchas veces, además, ayudan a los padres. Las estadísticas muestran que sólo el 7,3% de los argentinos mayores de 65 años se ubica en el quintil más pobre de ingresos, contra el 46,4% de los menores de 18 y el 30,9 de los jóvenes de entre 18 y 29. Pero además los mayores cuentan con más capital patrimonial, acumulado en el momento alto del ciclo: el 86,2% de los adultos mayores vive en un hogar propio, contra el 63,9% de los adultos jóvenes (2).
.
Este diferencial intergeneracional de riqueza se agudiza en los países subdesarrollados como el nuestro, por una razón tan sencilla como dramática: los altos niveles de desigualdad determinan ciclos de vida acelerados en los sectores populares, que adelantan el momento de la primera unión, tienen hijos antes y mueren más pronto, lo que Susana Torrado define como “consumos de vida” más veloces. Esto se comprueba al revisar la esperanza de vida por provincia: si naciera hoy, un porteño vivirá en promedio tres años más que un chaqueño o un misionero. En otras palabras, los viejos no sólo son más ricos que los jóvenes por una cuestión de ingresos y capital atesorado: trágicamente, quienes llegan a viejos son en general más ricos.
.
La primera conclusión es, entonces, que el nivel socioeconómico más alto de los adultos mayores los inclina naturalmente hacia el macrismo. Pero también hay un componente político, menos evidente pero no menos fundamental, que refuerza este sesgo: el radicalismo, que se sumó orgánicamente a la alianza con el PRO y cuyos votantes vienen acompañando a Macri en la Ciudad desde hace una década, registra mayores niveles de apoyo entre la población de más edad que entre los jóvenes. Dos explicaciones fundamentan esta evidencia: la primera es la veta conservadora de un partido que tuvo entre sus líderes a Yrigoyen y Alfonsín pero también a Balbín y De la Rúa. La segunda es que la última gesta radical, el alfonsinismo, ocurrió hace ya… 35 años.
.
La contradicción entre ambas explicaciones (un votante conservador que añora un gobierno progresista) es sólo aparente: es probable que muchos radicales emigrados al macrismo que recuerdan con emoción la epopeya alfonsinista hayan ido cambiando de opinión a lo largo de su vida, en línea con el célebre aforismo atribuido a Churchill: “El que no es de izquierda a los 20 años no tiene corazón, el que lo sigue siendo a los 40 no tiene cerebro” (reescrito luego por Vladimir Putin y citado por Emanuel Carrère en el inicio de Límonov: “El que quiere restaurar el comunismo no tiene cabeza, el que no lo eche de menos no tiene corazón”).
.
Pero volvamos al punto. Sin suscribir los razonamientos mecánicos que asocian derechismo con vejez, parece evidente que hay una relación entre la moderación prudente (o el conservadurismo desconfiado) y la madurez vital, así como entre la audacia transformadora (o la temeridad irresponsable) y la juventud. Como tantas cosas, la explicación está en la muerte: situados por definición a una mayor distancia del momento final, los jóvenes no cargan con el peso de toda una vida y se muestran casi naturalmente propensos al cambio, mientras que los mayores están condenados a soportar la gravedad de la propia experiencia, con todas sus implicancias en términos de límites e imposibles, lo que los vuelve a veces más sabios y casi siempre más cautelosos. Conservar lo logrado constituye un valor de la etapa final de la vida que resulta lógicamente ajeno a quienes recién la están comenzando.
.
En este contexto, resulta lógico que ciertas ideas que están en el corazón del discurso macrista (seguridad, previsibilidad, orden, estabilidad) atraigan a las personas mayores, espantadas ante un kirchnerismo que les garantizó la universalidad previsional pero que las desacomodaba cada día con una nueva decisión conflictiva y polarizante. La disputa con los sindicatos puede ser percibida como un acto de justicia por alguien que trabajó toda su vida y ahora sufre una jubilación insuficiente. Y la juventud de los principales dirigentes del macrismo no necesariamente es un problema, porque es obviamente falso que las generaciones más antiguas sientan un rechazo instintivo hacia las más nuevas y porque, en fin, hay jóvenes y jóvenes. De hecho, las figuras del PRO cultivan un medio tono contenido que las hace aparecer como mesuradas, tratables. ¿A quién prefiere usted de yerno, señora? ¿A Esteban Bullrich, que sabe comportarse en la mesa, o a Axel Kicillof, que le quema la cabeza con el neoliberalismo?
.
En todo caso, la experiencia internacional confirma que el factor etario es decisivo a la hora de definir las preferencias electorales, por más que la relación vejez-derecha no sea nunca automática. En España, por ejemplo, el PP se impuso en las últimas elecciones fundamentalmente gracias al apoyo de los mayores, aunque también el PSOE obtuvo su mejor resultado entre los más viejos, definiendo un escenario en el que las generaciones más antiguas votan a los partidos tradicionales y las más jóvenes a los nuevos (si sólo votaran los menores de 30 años Podemos gobernaría España) (3). En el plebiscito del Brexit, los clásicos clivajes geográficos y religiosos se superpusieron a una muy notable división etaria: según una encuesta de YouGov, la mayoría de los británicos de más de 65 años votó por el Sí, en tanto una abrumadora mayoría (65%) de jóvenes se opuso a dejar la Unión Europea, lo que abrió una interesante discusión acerca de la relación entre edad, democracia y futuro. ¿Hasta qué punto resulta razonable que una generación que en pocos años dejará de existir tome una decisión que compromete el futuro de varias generaciones durante décadas?
.
De una sugestiva densidad ética, el debate recién se ha iniciado. Sucede que, como consecuencia del aumento de la esperanza de vida y la disminución de la tasa de natalidad, el peso demográfico de los mayores es cada vez más importante. Esta realidad, que pone en crisis los sistemas de jubilaciones, es común a casi todos los países desarrollados y a otros de desarrollo medio como el nuestro: en 1980 había en Argentina un 8,2% de personas mayores de 65 años, en 1991 un 8,9 y en 2001 un 9,9, hasta llegar a 10,2 en el censo de 2010 (la cantidad de centenarios pasó de 1.855 en 2001 a 3.500 en 2010). Siempre hubo viejos, la novedad es que ahora las envejecidas son las sociedades.
.
Rebobinemos antes de concluir. Por una cuestión de nivel socioeconómico, tradición ideológica o estatus pulsional, las generaciones más viejas se inclinan por el macrismo. Y el macrismo lo sabe: si se mira bien, las dos decisiones que le insumieron un mayor esfuerzo fiscal estuvieron nítidamente orientadas a sus dos núcleos principales de adhesión: el campo, beneficiado por una baja de retenciones que sin contar devaluación implicó resignar 70.000 millones de pesos de recaudación en 2016, y la reparación histórica a los jubilados, un gasto extra de unos 150.000 millones de pesos. Al tiempo que afianza un modelo que va iluminando su cuadro de ganadores y perdedores, el gobierno despliega medidas específicas para premiar a su electorado. Podría haber usado los 70.000 millones de retenciones para mejorar las cloacas del conurbano o acelerar la obra pública en las provincias del Norte, y los 150.000 millones de los jubilados para crear empleo joven o fortalecer las universidades, pero optó por el campo y los viejos.
Quizás haya llegado el momento de dejar de subestimarlo.
 .
1.“Detrás de las encuestas”, Revista Anfibia.
2.Datos del Indec.
3. Raquel Gómez Díaz, “El decisivo voto de los mayores”, El País, 21-6-17.”
.
Mi observación: El dato que todas las encuestas recientes marcan una fuerte correlación entre edad e intención de voto al macrismo es conocido (y ha sido comentado en forma repetida por el comentarista Norberto. “Cristinista ideológico” y veterano, dicho sea de paso).
.
Pero, hasta donde puedo observar -los datos no permiten una conclusión terminante, aclaro- la “dureza” de esos votos es bastante dudosa. No es tanto que en muchos casos la “reparación histórica” ha sido muy pequeña. El factor principal es que son muy distintas las expectativas, y lo que luego se percibe como realidad. Y los jubilados -como sector- en todas las encuestas y “focus groups” muestran que una mayoría se percibe como “dejados de lado” por la sociedad y el Estado. En todos los gobiernos.
.
No se debe confundir, entonces, el hecho que un núcleo importante de los posibles votantes de este oficialismo tenga más de 60 años, como que la mayoría de los que tienen más de 60 años lo vote. Son dos conjuntos distintos.
.
Ahora, Natanson tiene razón en advertir que los opositores al macrismo no debemos subestimarlo. El “partido del orden” tiene, hoy y aquí, una masa considerable de votantes. La oposición no debe permitir que sea encasillada como el “partido del desorden”.
Anuncios

37 Responses to Macri y los viejos

  1. Daniel Eduardo Arias dice:

    Qué contundencia, don Natanson. Impresionante.

    • urquijuegos dice:

      QUE SE MUERAN LOS VIEJOS…..
      Uno de los graves problemas del gobierno son las Jubilaciones.
      Dicen que hoy hay un jubilado o pensionado por cada 1,2 trabajadores activos… No discutiré eso…
      La solución sería que hubiese mas trabajadores activos por cada pasivo, pero….
      El estado dice tener demasiados empleados, y cree que debe reducirlos drásticamente.
      El sector privado desea tener menos empleados para bajar los costos.
      El estado ayuda en sus objetivos al privado, facilitándole los despidos.
      Los privados piden al estado que tenga menos empleados para abonar menos impuestos.
      El estado le resta importancia al consumo interno, desalentando la creación de puestos de trabajo y abre las importaciones para que los empleadores necesiten menos trabajadores.
      Y es la tormenta perfecta…. Los trabajadores activos serán menos, principalmente por el esfuerzo denodado del gobierno para que esto ocurra.
      La única solución entonces es que haya menos pasivos. Por ejemplo aumentando la edad jubilatoria, o mejor aún, reduciendo la de manera práctica a los pasivos.
      El gobierno hace lo que puede para lograr esto:
      Baja las jubilaciones no actualizándolas para que al pasivo no le alcance para vivir.
      Le complica la atención médica y adquisición de remedios, reduciendo el personal de PAMI, y todas las prestaciones. Para eso tiene un interventor de su parte y no un director de la nuestra.
      Ofrece una reparación histórica que en realidad es solo una quita del dinero que se les adeuda legal e históricamente, y al que no acepte que vaya a juicio.
      Al que va a juicio le apela todo, todo lo que pueda, para que no tenga más alternativa que avenirse.
      Es decir, simplificando “HAY QUE MATAR PASIVOS”… “EL MEJOR PASIVO ES EL PASIVO MUERTO”
      Y el pasivo que no se quiera morir será “UN INFAME TRAIDOR A LA PATRIA”.
      Debemos aportar nuestro granito de arena, VOTEMOS CAMBIEMOS Y LUEGO NOS MORIMOS, y de paso no sufrimos la consecuencia de tenerlos.

  2. Jose dice:

    “Esta es la juventud, que debía pensar por sí misma -adujo Arévalo-. Piensa y actúa como una manada. -Te equivocas -declaró Rey-. Como una piara. Una piara de cerdos”.
    Adolfo Bioy Casares “Diario de la Guerra del Cerdo”

  3. Raúl C. dice:

    Los datos de Natanson son muy ilustrativos y bien seleccionados.

    Mi discrepancia es con esa idea de que el gobierno ‘se concentró’ en darles más (entre otros) a los viejos

    Aparte de la curiosa selectividad (que deja de lado que los más beneficiados por el macrismo no son una masa de votantes), lo de la reparación histórica salió mezclado con otras cosas (que al gobierno le interesaban más). Y, como dice Abel, fue muy magra en números en muchos casos.

    Es fundamental el comentario de Abel:

    “No se debe confundir, entonces, el hecho que un núcleo importante de los posibles votantes de este oficialismo tenga más de 60 años, como que la mayoría de los que tienen más de 60 años lo vote. Son dos conjuntos distintos.”

    Si se confunde un conjunto con el otro, no se entendería por qué la franja etaria super-beneficiada por el kirchnerismo vota mayormente en contra de él. Y por qué un beneficio mucho menor o casi nulo causaría la fidelización de esa franja al macrismo.

    Porque no se puede comparar el ‘esfuerzo presupuestario’ macrista (a base de nueva deuda externa) con el ‘esfuerzo presupuestario’ kirchnerista que logró (sin endeudarse) cerca de 3 millones de nuevos jubilados y la movilidad jubilatoria (nunca hubo en el país nada ni siquiera parecido).

    Lamento no haber podido encontrar el dato del voto 2015 por edades. Si se supiera por quién votó la franja de la 3ª edad, se aclararía la cuestión.

    • Norberto dice:

      Fue mayoritario en votantes de mas de sesenta, pero voy a aclarar algo importante en otro comentario.
      nunca menos y abrazos

    • Jose dice:

      Raúl C. el ‘esfuerzo presupuestario’ kirchnerista se dió en base a actualizar, en mayor medida, la jubilación mínima, en desmedro de los derechos de quienes aportaron más (y adquirieron el derecho a una mejor jubilación), en la retención indebida de los aportes a obras sociales sindicales y en el impuesto “a las ganancias”.

      • Raúl C. dice:

        Mire, ya sé que usted es un devoto del macrismo por más que intente disimularlo.
        El tema de la jubilación mínima se aclaró debidamente millones de veces.

        La mínima era miserabilísima (150 pesos, que habían sido 150 dólares y habían pasado a ser menos de 50 dólares). Por eso, lo urgente fue aumentarla, ‘subir el piso’. Era cuestión de paliar el hambre.
        Después hubo varios aumentos ocasionales de todas las jubilaciones. Como no igualaron a la inflación, dieron lugar a los juicios.

        Eso fue hasta que empezó la movilidad jubilatoria, con la que los aumentos de todas las jubilaciones superaron a la inflación, todos los años.
        Cosa que nunca ocurrió con ningún otro gobierno, por más que usted se haga el tonto.

        Se insistió con la falacia de que hubo jubilados que habían estado encima de la mínima y ‘cayeron en la mínima’.
        Pero lo que ocurrió es que el ‘piso’ subió hasta el monto que ellos cobraban.

        Es decir, esa falacia, como la que usted propaga, no era por bronca por perder ingresos.
        Es bronca porque los de la mínima mejoraron su posición relativa.

        ‘Su’ gobierno ha vuelto a la normalidad: las jubilaciones están perdiendo frente a la inflación.

        Por otra parte, que un jubilado que cobra, digamos 80.000 pesos esté desconsolado porque piensa que debería cobrar 130.000, perdóneme pero no me conmueve en lo más mínimo.

        Sería muy interesante entender cómo los jubilados que votaron a Macri se van a explicar a sí mismos su pérdida de poder adquisitivo. Que sufrirá un nuevo escalón descendente con el ajuste posterior a la elección de octubre.

      • Jose dice:

        Raúl C. Le falla la bola (de cristal). No soy “Macrista”. Simplemente observo la realidad, leo y analizo desapasionadamente. Sus descalificaciones y parrafadas indican que no tiene argumentos serios para refutarme.

        Le recomendaría buscar:
        1. En el diccionario la palabra “falacia”.
        2. En los archivos del MECON la evolución de los haberes jubilatorios por decil.
        3. En los papeles de Michel Nostradamus o de Raúl Solari Parravicini materiales que le ayuden en la futurología.

        Lo que si es una falacia y Usted la usa, es la “ad hominem” (“Su” gobierno); muy utilizada para intentar descalificar a la persona cuando es imposible refutar los argumentos.

        Espero haberlo ayudado a encontrar material para que pueda, en el futuro, debatir en forma seria y de manera responsable.

      • Silenoz dice:

        Ja ja…. Bueno Jozéeee.. no se haga el riguroso con los “debates” que plantea por que se le contestó desde un punto de vista, en el peor de los casos, igual al suyo…. por otro lado un consejo si contesta descarte la hojarasca que le entorpece y aporte argumentos estimado…. que el árbol no tape el bosque (ja ja…)

        Ud. propone “debatir” que los jubilados “desencantados” votaron al tilingo y supone -por que no dio un puto dato ”material para que pueda, (….), debatir en forma seria y de manera responsable.”– que las causas son:
        1- Falta de actualizaron sus haberes
        2- Bolsiquearon a los sindicatos (¿?)
        3- Y el “impuesto a las ganancias”

        En primer lugar desde el 2003 al 2015 se duplicaron la cantidad de jubilados y la mitad de ellos cobra la mínima

        Bajo su lógica suponiendo que la mitad del total de jubilados estuvieran “desencantados” y no votaron al kernerismo, esto debería ser empardado por la otra mitad que nunca hubiese cobrado su jubilación de no mediar las moratorias K

        Por otro lado no creo que la mitad de esos jubilados “desencantados” llegaran a pagar ganancias (lo de los sindicatos no entiendo a que se refiere) con lo cual las razones del desencantamiento de los jubilados no es la que Ud supone.

        De hecho suponiendo, y tan sólo suponiendo, que la mayoría de los jubilados votó a este tilingaje, se debería involucrar dentro de los desencantados, a aquellos que pudieron cobrar sus haberes gracias a las moratorias olvidando que, si no fuera por estas, estarían en pelotas totales dependiendo de la caridad de los hijos.

        A la vez me parece que está insinuando que el sistema de jubilaciones es a expensas, a cargo y por explotación de tres sectores: jubilados con haberes altos, sindicatos y trabajadores alcanzados por ganancias

        Sin embargo el financiamiento del sistema jubilatorio es el sgte [1]:

        Si bien es al 2011, podemos suponer que, al menos hasta el ’15, maso siguió en porcentajes similares. Y como verá el 48% proviene de laburantes y empresarios, y el 37% aprox de otro tipo de recursos dentro de los cuáles el 28% del 37% proviene de ganancias y que en su mayoría, sin lugar a dudas, son morlacos bolsiqueados a los activos.

        O sea, ganancias ocupa aprox. 10% del total de los recursos para haberes jubilatorios. Esa minoría tan “desencatada” por este lado no parece mover el amperímetro electoral.

        Sospecho -y en lo que sigue acepto que puedo ser prejuicioso- que universaliza su situación y/o la de sus conocidos inmediatos generalizando el pensamiento y comportamiento de una supuesta mayoría de los jubilados. Igual a no desesperar, hay mucho otros por acá que a la experiencia personal –incomprobable- le asignan el carácter de ley universal… no estás sólo pero no son para nada rigurosos ehhh…. y, casualmente, su capacidad de proponer debates es de mala a nula…..

        Para bolacear desde los prejuicios semo todo bueno semo… y hasta algunos parecemos “ilustrados”, damos cátedra y to’o fijate vo’…

        Para finalizar y por que no forma parte del posteo, sólo comento que, a mi entender, hay una gran confusión sobre cómo se financian y se sostienen los sistemas jubilatorios. Hay una creencia muy arraigada que los activos sostienen a los pasivos y de ahí entonces se personifica el haber jubilatorio como si fuera un ahorro individual para sostener la vejez propia cuando de rigor sólo se trata de redistribuciones de flujos y no de una pila de ahorros capitalizados.

        Lo que pasa es que los neo liberales con su atávico versito adoptan este esquema de seguro individual por que en realidad es funcional a sus intereses ya que, en forma similar al sistema impositivo, toda esta milonga se remite a una cuestión estrictamente redistributiva y los populistas suelen redirigir parte del chorro hacia la gilada en “detrimento” de las sufridas clases altas. “Its yast a mata’ ov bisnesss” o, para los marxistas , una suerte de “lucha de clases” ponele

        [1] sobre “la plata de los jubilados” : cómo se financia la seguridad social

      • Silenoz dice:

        Ahhhh una aclaración pertinente… no olvide -o entérese- don Jose que el dinero es fungible digo….

      • Raúl C. dice:

        Son impresionantes los argumentos taaaaan fundamentados de José para refutar lo que dije.
        Eso sí, son un poco difíciles de encontrar detrás de los ataques e insultos.
        Yo, por lo menos, no los pude encontrar.

        Más difícil le va a resultar refutar a Silenoz.
        Bah, más que difícil, imposible.
        Es lo que pasa siempre con los trolls.
        No tienen, no pueden, no les da.

  4. Carlos G. dice:

    Arranco por mencionar que referirse la “reparación histórica” como una muestra de que el macrismo se ha esforzado por beneficiar a buena parte de la clase que lo vota es un mal chiste.
    Por otra parte, más allá del envejecimiento de las sociedades que pondría en riesgo a los sistemas jubilatorios, en nuestro país poner “en blanco” a la mitad de los trabajadores “informales” resolvería por unos cuantos años la situación; digo, en lugar de empezar a pensar en la inevitabilidad del problema.
    Sin mencionar que debería el gobierno dejar en paz el fondo de garantía de sustentabilidad del ANSES.
    Por último, a mis 67 años casi cumplidos y manteniendo mi trabajo profesional vigente, he sentido en estos últimos tiempos algo que nunca en mi vida anterior acepté: que asumiría irme a vivir a otro país.
    Quizás porque admito que la historia de los paises tengan retrocesos (a veces brutales) y desvíos, y entiendo que esta etapa podrá en el futuro ser superada, pero mi vida tiene un límite…
    Evidentemente no entro dentro de las estadísticas del amigo José Natanson.

  5. Capitán Yáñez dice:

    Título del Cronista en este mismo momento: “El gobierno entregará tablets gratis a jubilados y pensionados de todo el país”.

  6. Silenoz dice:

    No me convence la explicación de Natanson y creo que es acertadísimo el parrafo de don Abel cuando sentencia “el hecho que un núcleo importante de los posibles votantes de este oficialismo tenga más de 60 años, como que la mayoría de los que tienen más de 60 años lo vote” (No e’ lo mismo un gato montés que…. o dos tazas de té que dos…. ja ja…)

    La explicación es contradictoria, vaga, muy gaseosa bahhh….. ¿cómo es posible que un sector naturalmente conservador según Natanson, vote algo que promete cambio y, a la vez, que los jóvenes tunantes dando rienda suelta a su ”temeridad irresponsable” sean conservadores cuando naturalmente son ”propensos al cambio”?

    ¿Cómo encaja ”Conservar lo logrado constituye un valor de la etapa final de la vida” votando algo que son promesas frente a la “logrado” y su potencial continuidad? y en espejo ¿cómo es que los jóvenes tan “propensos al cambio” hayan tendido a votar a la “continuidad” conservadora?

    Además no está bien resuelta la contradicción radical de los viejos (¿o será la de él? Ja ja…) trayéndolo a Churchill y Putin (¡cuando no…. la ilustración recurriendo a lo europeo! ¿este también mirará al norte dándole la espalda a sus coterráneos? Como el otro Malamud)

    Y quizás me parezca pero, más allá de alguna aclaración del autor, la nota me deja una sensación en la cual los jubilados tiene la vaca ma’o’meno’ atada… lo cual no me parece que así sea cuando la gran mayoría cobra la mínima, aunque junten dos de ellas…

    Mmm… no leí los datos de las encuestas pero prejuiciosamente debo reconocer, creo que es un análisis basado en la población del polder (aka CABA) específicamente hacia el norte de la Av. Rivadavia…

    Me parece que la preferencia por los tilingos estos, es claro desde lo socio económico y cultural en donde los prejuicios atávicos fueron bien meloneados, pero todavía falta una contundente explicación sobre esta última elección en donde, repito y a mi entender, algunas regularidades empíricas fueron derrumbadas

  7. David (idu) dice:

    Muy interesante el artículo de Natanson, y el comentario del amigo Abel.

    Obviamente, debo poner la nota discordante, “as usual”, pero sin maldad (al fin y al cabo los mayores vamos clamando nuestras voluptuosidades agresivas)

    Beneficiar al “campo”, más que una dádiva gerontológica, significó una cosecha récord, o sea. más ingreso de dólares.

    Lo de la “reparación histórica”, si, puede ser electoralismo de viejos, pero también es bueno darles unos mangos a los que enfrentan la cercanía de la parca. Es políticamente correcto. Y cumplirlo es todo un milagro.

    Sobre cloacas y afines, no es en absoluto necesario garcar a los agrogarcas que traen la biyuya verde: basta con reorientar el gasto estatal, que hoy está más o menos así:

    40% empledos públicos (duplicados durante la década ganada)
    40% asistencia social y jubilados.
    10% subsidios a las empresas amigas del poder.
    10% obra pública.

    Obsérvese que 4 millones de empleados púbicos, absolutamente supernumerarios (gente útil, inútil y ñoquis, todos juntos y revueltos), llevan la misma porción de torta que los 16 millones de planeros y jubilados.

    Justicia distributiva populista.

    Por mi parte, y dado que no tengo la responsabilidad de gobernar, haría las cloacas con ex-sueldos de ñoquis.

    Y sobraría para uno (o varios) trenes bala.

    Buen finde.

  8. ricardo j.m. dice:

    mi vieja jubilada se beneficio con tener que pagar 3 lucas de remedios que nuestro gobierno k le daba gratis.

    o mejor dicho que habia pagado laburando toda su vida.

  9. Norberto dice:

    Como siempre la media verdad a gusto del cronista, en realidad es una mentira, pidiendo disculpas por haber tenido un día atareado, creo recordar que Gustavo Córdoba al discriminar por niveles de educación presenta que en los de educación superior aparece que el apoyo a Isidoro viene en baja, y es menor que la oposición al mismo, hoy confirmado en la encuesta de abril

    http://gustavocordobayasoc.com/?portfolio=1323

    y este encuestador no es muy K que digamos, y si tomamos el AMBA, que incluye la Ciudad de Buenos Aires, la desaprobación en general llega al 60%, pero la encuesta es nacional y conserva bastante apoyo en las provincias, aunque vuelvo a reiterar que no confío en las encuestas telefónicas en pueblos y ciudades donde todos se conocen y el que recibe una llamada desconocida no arriesga su trabajo u ocupación en una respuesta a no sabe quien.
    Otra cosa muy importante que repito es que estamos hablando de un universo descontados los beneficiados por moratoria, de cerca de cinco millones de votantes, de los que entre tres y cuatro millones tienen ingresos de subsistencia, que a partir de los primeros fríos empezaran a conocer que es la pobreza energética unido al tema del aumento de medicamentos, muy por encima de la inflación dibujada del INDEM, y la disminución de las prestaciones de PAMI en este aspecto.
    Bonito combo ¿no?, se entiende entonces cuando digo que deberán optar por comida o medicamentos o calefacción, cualquiera de ellas excluyendo gran parte de las otras, y como siempre digo, no nos van a votar pero serán no voto o voto nulo, el famoso “sontodoslomismo” de cuando no quedan razones para sostener lo dicho antes, que en los últimos meses he escuchado de personas mas jóvenes.
    Y como todos saben que después de octubre habrá más ajuste, hay que insistir que entre ese ajuste está la devaluación, y que las tarifas están dolarizadas, y que por lo tanto a los incrementos programados, deberá adosarse la tasa de devaluación que no será inferior al 30% según las últimas evaluaciones, con el pass through correspondiente en alimentos, medicamentos y los demás servicios como transportes y tarifas no reguladas.
    Nunca menos y abrazos

  10. claudio Maxl dice:

    Aca los tenes a los gerontes y sus votos 2015:
    http://www.lavoz.com.ar/politica/macri-tambien-prometio-restablecer-el-82-movil-para-los-jubilados
    Sumado a q aun arrastran a viva piel la grieta peronismo-gorilas del 45 y q debido al mejor nivel d vida d la faccion gorila respecto a la peronista lograron llegar en mayor proporcion a sobrevivir hasta nuestros dias.

  11. Carlos G. dice:

    Este muchacho, digo yo, con lo de la reparaciòn històrica no se estarà refiriendo al “2×1”, no?

  12. victorlustig dice:

    todo esto es casi risible, si algunos no lo pensaran en serio

    a) Gano K , los viejos se dieron cuenta que los Macri los jodia, la gente mayor es inteligente y tiene memoria

    b) Gano M, hay que revivir la guerra del cerdo, pero el futuro es nuestro. Solo hay que esperar que se mueran los viejos oligarcas

    give me a break

    Utilizar un corte etario sin otros analisis para un tema multivariado en fin

    Capaz que todavia no se dieron cuenta que hay mucha cohabitacion de dos y tres generaciones en la misma vivienda, que el voto familiar es importante, que el nivel educativo tambien lo es (el real, no el formal, un salido de secundaria hoy sabe menos que uno de primaria hace 20 años) y mil variables mas

    • Rodrigo dice:

      Victor, el que se nota que contempló todas las variables fuiste vos. ¡Sos un capo! Hay montones de variables que explican que… Macri es maravilloso (lástima que no se note). Debe ser la “pesada herencia”.
      Sos demasiado despreciativo para lo poco que demostrás.

      • victorlustig dice:

        no, yo no, es lo que dice en parte el articulo, y, con respecto a eso, aplica Bayes,, reemplaza el gano por ganara y empeza el arbol de decisiones.
        Probablemente todos lo hacen, despreciativo? para nada

        saludos

      • Raúl C. dice:

        Y eso (lo que ‘demuestra’), cuando se le entiende algo.

      • victorlustig dice:

        querido Raul
        Yo hable de este gobierno?, ojala fuera maniqueo
        no me hace falta en esto leer Wikipedia, quizas a vos si (en otras cosas sin duda), pero, sabes que, para poder aprobar matematica de 2do año tenes que estudiar eso, y, otras cosas

        besi

        Podes leer a Popper, a varios mas tambien

    • Jose dice:

      Victorlustig: “revivir la guerra del cerdo” implica que ganaran los viejos, porque los jóvenes nunca podran matar al viejo que llevan dentro (Según Bioy)

      • victorlustig dice:

        Raul
        con respeto, quizas los leidos aca te puedan ilustrar con que es Bayes, hasta recuerdo una vieja charla con Manolo acerca de eso.
        Bayes aplica en contextos de incertidumbre donde la informacion es mala y tenes que empezar a tomar decisiones, en el limite la probabilidad a cada una se la podes asignar al 50% (azar) y de ahi comenzar a tomar mas informacion del contexto. Lo podes aplicar a todo esquema de decisiones o previsiones, y, en este caso, Natanson es evidentemente binario, las multivariables aparecen en el analisis de cada rama del arbol, al tener mas informacion etc etc etc.
        Y sabes que, aplica a los kirchneristas y su vision maniquea del mundo

        Jose, si, y?

      • Raúl C. dice:

        Menos mal que ahora sí tenemos un gobierno con una visión ‘no maniquea’ del mundo.

        Además: Wikipedia la podemos leer y citar todos.
        Ninguno de nosotros se va a destacar mucho de los demás por eso, a menos que tenga un fundamento sólido.

      • Raúl C. dice:

        Si la abundancia de citas para lo único que sirve es para disparar diatribas, esconder *a favor de qué se está* y sugerir que se sabe *mucho* sobre *todos* los temas, realmente no es para tomar en serio.

  13. Oscar dice:

    Me resultó pesado el artículo de Nathanson demasiado gre gre para decir Gregorio

  14. vale dice:

    Hola, pasé a saludarlos, veo que sigue resultando complicado intentar encuadrar este gobierno dentro de alguna lógica coherente que le otorgue sentido, cuando no la tiene en lo más mínimo me parece a mi, como tampoco lo tiene el voto de ese gran número de compatriotas que lo llevó al podio.
    Me parece injusto aglutinar en alguna categoría etárea o de clase social a esa gente que se mueve como una ameba en el fondo de un florero seco, estimulada por lo que le incomoda más que por lo que le gusta ( indudablemente, hay sectores donde “el odio es más fuerte”) mientras también hay otros que pese a ser explotados, maltratados y oprimidos o esclavizados no pierden ese tufillo a fascinación rancia, por toda apariencia aristocrática porque representa su grupo ideal de referencia (en el imaginario) al que no pierden la esperanza de llegar un día.
    Entre amar a un integrante de la jockey club o a una tipa de barrio que encima es peronista y que encima tuvo el tupé de ser presidenta y por si fuera poco es linda e inteligente y estadista como pocas…(-“¿ pero quién se cree que es esa?” me dijo una maestra de primaria el otro día-SIC- ) es lo que jauretche llamaba ” tilingos”, eso no tiene cura.
    Son capaces de despreciar a su vieja y a su hermana porque no llegan al “target” al que aspiran ellos mismos llegar y ese es el criterio con que lamentablemente depositan el sobre, el problema es cuestión de imaginarios sociales mas que de clases reales de pertenencia y muy bien manijeados por los medios…
    Así las cosas, no me parece que sea la edad, la clase social o la situación económica, si no el nivel de aspiraciones al que se pretende llegar y se hace “como si” ya se estuviera ahí, haciendo lo mismo que hacen aquellos a quienes desean parecerse, …es un problema profundo.
    En cuanto a nuestro presidente , creo que que le pasa lo mismo, quiere ser aceptado en el mundillo de la jockey club y cree que a ese lugar fascinante , se llega acumulando dinero de la forma que sea y nunca nadie llegará porque ese lugar existe únicamente en la imaginación.
    ¿ se acuerdan de mi hijo el doctor?, lo que algunos rescatan es haber llegado a doctor, no a erón que lo permitió, esa parte de la novela parece que la han borrado lamentablemente….
    Será por algo de eso que cuando visitó a Don Juan Carlos y Felipe, “el mauri”, les dijo que les llevaba los saludos de sus “cortesanos” que eramos quienes vivimos aquí, precisamente y le pidió perdón cuando vino, por haberles “robado” la tierra…se acuerdan?
    Creo que esto no tiene remedio y que siempre viviremos oscilando en torno a esa burbuja artificial, a esa gente no le importa realmente que vilmente se esté entregando el país, ni que macri les robe vilmente en las narices, están fascinados, ellos creen que en realidad le importan y se sienten iguales, como la mucama de mirta legrand.
    Bueno quería saludarlos, espero que a José no le pase algo de eso eh?…sería una pena… no está bueno negar el orígen.
    les dejo un tanguito que me hace acordar a macri, espero que lo disfruten un; abrazo grande, mientras tanto seguiré tragando sapos dos años más….menos mal que todavía nos queda la música…

    • Raúl C. dice:

      Coincido con usted en todo lo referente a la cuestión aspiracional, etc.

      Con una salvedad: en muchos casos, hablar solo de lo que incomoda es táctica troll.
      El troll pretende convencernos de que ‘no está a favor de nada’. Habla siempre contra el kirchnerismo/peronismo/DD. HH., etc.
      Y esconde aquello de lo que está a favor.
      Habla ‘desde ningún lugar’ que no sea el anti-xx.

      Busca que uno tenga que estar siempre a la defensiva y nunca estarlo ellos. Así los han formado.

      Lo que no se dan cuenta (o no aceptan) es que así se los reconoce enseguida.

      • vale dice:

        Coincido con usted Ricardo, aunque yo creo que el problema excede ( aunque a la vez contiene) la figura del troll, lo que quise decir es que tampoco se limita a una posición de clase social, sino a la cosmovisión heredada de los encubridores y mantenida celosamente ( concientemente o no) por algunos de nuestros próceres de mayo y en nuestros días, en el imaginario de muchos ciudadanos.
        Siendo que esto devino (entre otras muchas cosas) en las consecuencias por todos conocidas referidas a las poblaciones autóctonas , es que también me parece necesario incluirlas en un análisis, sumado a esto agregaría el robo descarado de las tierras y los recursos naturales a los que siguen siendo sometidas en nuestros diás, (Wichis) sin que esto provoque ninguna reacción escandalosa, por el contrario, muchos lo naturalizan y ni siquiera lo mencionan como argumento válido de lo que nos pasa.
        Al mismo tiempo supongo que esa cosmovisión es la que abona a lo largo de los siglos, la existencia de los “trolls”, la “reconquista de América” en el siglo xxi, hoy se sirve de estos “guerreros cibernéticos” que de alguna manera son los nuevos “evangelizadores” de los tiempos que corren.
        El peligro es que es un virus que contamina el pensamiento, hoy no solo son los indios, son los negros, los peruanos, bolivianos, extranjeros, peronistas, zurdos, obreros, docentes, mujeres, menores, etc., que siguen abonando en ese fértil imaginario tan absurdo como peligroso el “cambio cultural” que nos propone.
        un abrazo

    • David (idu) dice:

      Hola Vale:

      Siempre tan delicada y correcta… pero llamar a los gerontes que no votaron bien como “amebas en el fondo de un florero seco”, resulta como mínimo irrespetuoso para esa franja etaria (que no “etárea”).

      Más aún cuando en el “gobierno para los ricos” se agregaron dos millones de asignaciones al pobrerío, de la mano de la “Heidi number two”, o sea Carolina Stanley (¿no debiera llamarse Carolina Puerto Argentino?).

      También me llegó eso de: “…explotados, maltratados y oprimidos o esclavizados no pierden ese tufillo a fascinación rancia, por toda apariencia aristocrática porque representa su grupo ideal de referencia (en el imaginario) al que no pierden la esperanza de llegar un día.”

      En lo que a mí respecta, no tengo demasiado tiempo para esperar “llegar un día”, así que mi fascinación por los viajes en Primera (igual que Ex-Ella – ¿por qué me engañó diciendo que viajaría en Económica?), quedarán para mi próxima reencarnación.

      Aunque coincido contigo en que es (o al menos fue) linda.

      Valores, son valores.

      Abrazos.

      PD: Sobre la “fascinación” que me produce Macri, hombre sin carisma pero sin duda aceptable para el Jockey Club, debo reconocer que es similar a la que me produce un café lavado sin azúcar… Y bue, es lo que hay…

  15. victorlustig dice:

    al pasar, por que este largo parrafo anterior no deja duda de lo que piensan los kirchneristas

    Cierto, los no kirchneristas somos untermenschen

    Me parece injusto aglutinar en alguna categoría etárea o de clase social a esa gente que se mueve como una ameba en el fondo de un florero seco,

    cierto, una vez me mandaron a un campo de reeducacion, les puedo hacer una sugerencia? con todo respeto

    Mudense todos a Sta Cruz, declaren la independencia y dejense de joder, ahi se vive de 10 mas IVA

  16. vale dice:

    a ver si nos entedemos lustig…no podés ser tan infantil m´hijo

  17. vale dice:

    y no son untermenschen Lustig….solo están confundidos, pero el tiempo arregla todo y yo confío en eso….
    abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: