Cristina y el PRO en Clarín

Este blog no está atado al prejuicio de la originalidad. Pero subir dos noticias que aparecen en Clarín el mismo día, hoy, puede parecer un exceso de “copiar y pegar”, aunque le agregue algunas reflexiones. Es que estas notas me parecen… no definitorias en sí; más importante, que muestran cómo a través de la política cotidiana, se va llegando a definiciones de largo plazo.

Creo necesario, especialmente para nosotros, los que militamos -escribimos, comentamos, divulgamos- en el hoy clave espacio digital, tener presente esa cansadora tarea de armonizar y sumar ideales, ambiciones, prejuicios y algunos delirios. Precisamente porque la realidad virtual la manipulamos con facilidad. Hay desde colegas más intelectuales que plantean una nueva unidad histórica o enarbolan las categorías de Pierre Ostiguy (todo válido, cómo no) hasta los militantes que anotan cuidadosamente como vota cada legislador para encontrar traidores (y siendo la política como es, encuentran un montón). Y resulta que al final, como resultados de muchísimas reuniones como estas dos que se describen, se arman las opciones que el pueblo vota (o no).

Empiezo con la que nos cuenta Pablo Ibáñez, sobre Cristina y los intendentes:

… Recién bajada del avión, la ex presidente se apareció sin avisar el martes en la cena que alcaldes y dirigentes del PJ bonaerense compartieron en la casa del diputado Juan Cabandié, en Caballito. Todavía no habían servido la entrada. “¿Acá no se come?”, rió y agregó: “Mañana tengo que ir a Tribunales así que me quedo un ratito nada más”. No fue así.

A 50 días del cierre de listas para las primarias y horas antes de inciar su gira europea -parte el viernes y vuelve el 16 de mayo-, Cristina Kirchner volvió a verse frente a frente con intendentes del PJ casi un año después del último encuentro.

Escuchó a los intendentes y lanzó advertencias. Aseguró que luego de las elecciones, Mauricio Macri “profundizará el ajuste” y que “irá por la caja de los jubilados” para cubrir el déficit, pidió que hagan esfuerzos para sellar la unidad en la provincia, pero nada dijo sobre si será o no candidata.

No hizo ni una mueca cuando unos cuantos le pidieron (algunos le suplicaron) que sea candidata. No todos. “En el interior, su candidatura no nos haría bien”, se animó Hugo Corvatta, el veterano alcalde de Saavedra. La grieta peronista entre conurbano e interior.

“Le contaron que estaban reunidos y quiso pasar a saludar: pero se quedó hasta las 2 y media de la mañana”, contó uno de los comensales. Como llegó cuando todos estaban sentados, le hicieron un hueco y terminó sentada entre Alberto Descalzo, cacique de Ituzaingó, y Verónica Magario, la matancera que rankea como principal oferta si la ex presidente no juega.

La incertidumbre sobre su postulación es, además de un histórico rasgo K, una maniobra táctica que mejora las condiciones de negociación de La Cámpora. Lo que dejó en claro es que “jugará”: hará campaña, se meterá en la disputa y en los armados.

En ese proceso, ya consiguió que las “cenas de unidad” del peronismo bonaerense se hagan en el barrio porteño de Caballito, en la casa del neocamporista Cabandié y convocados por Máximo Kirchner, que se mueve como ordenador silencioso de esa mesa grande.

En criollo: como CEO político de la figura más taquillera del PJ, Máximo se instala en el centro de un dispositivo donde se juntan La Cámpora, el PJ bonaerense, el grupo Fénix, intendentes del interior y la mitad del grupo Esmeralda. El otro pedazo resiste con Randazzo, que ayer se desconectó por unos días.

El martes ficharon el jefe del PJ Fernando Espinoza y los intendentes Magario, Martín Insaurralde, Ariel Sujarchuk, Leo Nardini, Wlater Festa, Jorge Ferraresi, Mario Secco y Francisco “Paco” Durañona, entre otros. La novedad fue la incorporación de Mariano Cascallares, de Brown, un sciolista que integró los Esmeralda, Corvatta por el interior y Juan José Mussi de Berazategui.

El “bloque Caballito” tomó cuerpo para visibilizar que el peronismo no quiere internas. En particular, los alcaldes que tiene que cuidar su territorio, no quieren una PASO que les cuesta plata y les perfora sus dominios.

Lo que deja, al menos hasta acá, al ex ministro de Interior en franca minoría militando las virtudes de una primaria que casi nadie quiere. “Tiene tres intendentes”, lo torean tirando el número para abajo. En verdad, son unos pocos más a los que se suma el Movimiento Evita, el espacio de Julián Domínguez y un puñado de sindicalistas“.

Corresponde en justicia señalar que de esta reunión ya se había informado en el imprescindible blog de J. R. Sentis. Y también ahí -tal vez para compensar alguna insinuación sobre carpetazos que Ibáñez dejó caer en Clarín– se recoge una afirmación de CFK que aparece en la crónica que hace el kirchnerista Tiempo:

Uno de los acuerdos de la reunión fue que es necesario insistir, por lo menos hasta último momento, en el intento por hacer posible una lista de unidad. De hecho, la propia Cristina reconoció que Florencio Randazzo y hasta Sergio Massa son dirigentes con proyección que surgieron del gran espectro del peronismo. Incluso tuvo palabras elogiosas para con ambos, según pudo saber Tiempo. “Tenemos que estar todos los que venimos del campo popular. A pesar de las diferencias, a pesar de los desencuentros, nadie puede dudar de que Florencio (por Randazzo) es alguien del peronismo y alguien valioso. No tenemos que discutir entre nosotros. Por el contrario, la necesidad es trazar una línea que determine lo que nosotros consideramos perjudicial para el país y para los sectores populares”, fueron más o menos las palabras, citadas por un testigo, que pronunció la ex presidenta“.

Ahora, la otra cena, de la que informa Santiago Fioriti:

La lista de asistentes fue larga, llamativamente larga para tratarse de una cena que pretendía ser íntima. Aunque no hubo lugar para invitados que no acreditaran pureza PRO. Estaban: María Eugenia Vidal, Marcos Peña, Horacio Rodríguez Larreta, José Torello, Carolina Stanley, Jorge Triaca, Federico Salvai, Emilio Monzó, Fernando de Andreis, Christian Ritondo, Diego Santilli, Federico Pinedo, Francisco Quintana, Rogelio Frigerio, Jorge Macri, Esteban Bullrich y Humberto Schiavoni. Ocurrió el martes por la noche en el búnker de San Telmo, el mismo en el que se terminó de edificar la campaña presidencial de Mauricio Macri en el año previo a las elecciones. El espíritu fue cerrar filas para preservar el proyecto que lidera el Presidente, intentar pacificar la interna y defender los casilleros amarillos en las listas frente a las pretensiones de los socios de Cambiemos.

Y hablando de defender lugares. Rodríguez Larreta fue el primero en recibir el respaldo de sus compañeros frente a la insistencia pública y privada de Martín Lousteau para que le abran la interna en la Ciudad. Se lo preguntaron primero en broma y luego en serio: “¿Qué vamos a decir?”. El jefe de Gobierno respondió: “Lo que venimos diciendo: que él nunca estuvo, que no formó parte de Cambiemos. Mauricio lo nombró embajador en Estados Unidos y le dio garantías de que iba a poder competir con nosotros en 2019. Pero desaprovechó la oportunidad”.

No resultó nada casual que 12 horas después de aquella cena -un asado que arrancó a las 20 y terminó a las 22.30-, el PRO porteño, que conduce Larreta, sacara un comunicado para ratificar que la propuesta electoral del oficialismo para octubre “estará encabezada por Elisa Carrió” como primera candidata a diputada nacional. En el texto se aclara que Lousteau “no fue ni es parte de Cambiemos” porque “las aspiraciones personales no pueden estar por encima de los objetivos colectivos”.

En la cena en San Telmo, Peña trazó un cuadro de la estrategia que se empezará a diseñar para intentar ganar las legislativas que vienen, Frigerio brindó un panorama sobre el armado en las provincias (“está todo encaminado y no estamos corriendo de atrás”, dijo y marcó diferencias con lo que fue la campaña anterior) y Vidal instó a concentrar todas las energías en el Conurbano, sobre todo en los distritos en los que cayó la imagen de Macri. A medida que la gobernadora hablaba, los dirigentes asentían y pedían evitar las fricciones internas después de los reacomodamientos en la mesa chica del poder, tal como contó Clarín el domingo. “Lo central es que haya paz para cuidar al Presidente ”, deslizó uno de los ministros.

La posible candidatura de Cristina fue otro de los temas de debate. “No hay que desesperarse”, acordaron. Los macristas trazan dos escenarios. Con la expresidenta como candidata y con ella lejos de la contienda. Si se postula, suponen, armará una lista fuerte, bien kirchnerista y se polarizará la elección. Si se baja, se daría un escenario de tercios y podría filtrarse la figura de Sergio Massa“.

¿Ya están definidos, entonces, los equipos que saldrán a disputar el partido más importante y el más mediático? No. No se puede decir eso, porque falta todavía el paso más decisivo, el que rompe muchos acuerdos y muchas ilusiones: el armado de las listas. Además, en los dos espacios que los van a disputar hay un lugar todavía imprevisible para los votantes disidentes: Uno lo podrían ocupar Randazzo, o Massa. El otro, casi seguramente lo ocupará Lousteau.

Para resumir mi visión del asunto, voy a recurrir a una frase muy breve de un pensador argentino. A Scalabrini Ortiz uno no lo considera en la liga de los que miraban la política con pasión pero con frío realismo. Maquiavelo, Weber,… Él era un moralista, y un antiimperialista romántico. Pero en un momento decisivo, allá por 1945, hizo el análisis más cortante que he leído nunca “No se trata de optar entre Perón y el Arcángel San Gabriel. Se trata de optar entre Perón y Federico Pinedo”.

Anuncios

13 Responses to Cristina y el PRO en Clarín

  1. Capitán Yáñez dice:

    ¿Así que “se apareció sin avisar” y de pura autócrata que es “lanzó advertencias”?
    ¡Jurujujajujaju!

  2. victorlustig dice:

    A pesar del casi churchilliano comentario del final, recordemos que perdio la eleccion de 1945 el que dijo la primer version de la frase.

    “Si Hitler invadiera el Infierno no tendría ninguna duda de hablar bien del mismo Diablo”

  3. Capitán Yáñez dice:

    Mi siempre muy estimado blogger no más en jefe, en el post anterior inquirías sobre las respuestas del peronismo bonaerense al 2 x 1 de la Corte… y en éste mentás a “los militantes que anotan cuidadosamente como vota cada legislador para encontrar traidores”.
    Pues bien: soy uno de ellos. De los militantes que anotan cuidadosamente como vota cada legislador, digo. En mi caso, en asuntos importantes, no a efectos de “encontrar traidores” sino por simple curiosidad y para saber quién es quién. Francamente, me importa un bledo si los Honorables Legisladores de la Nación declaran “de interés nacional” asuntos tales como la Fiesta Nacional del Arándano Negro en Pilcaniyeu. Por el contrario, es muy -pero muy, muy… pero muy, muy- importante la aprobación de los pliegos de candidatos a la Corte Suprema de Justicia. Nada menos: los cortesanos dirimen asuntos estratégicos de la Nación.
    En respuesta a tu pedido de toma de posición, el Honorable Senador de la Nación don Juan Manuel Abal Medina -que representa al “peronismo bonaerense”- ha twiteado hoy que el fallo del 2 x 1 a un genocida fue “un balde de agua fría”. Curioso. El fallo fue 3 a 2. De los 3 que votaron a favor, 2 fueron los propuestos por Don Gato y que el Honorable Senador Juan Manuel Abal Medina aprobó a mano alzada y sin hesitar.
    Cabe en este punto recordar que el Honorable Senador don Juan Manuel Abal Medina es tal cosa no por haber sido electo sino por ser el suplente del inmensamente “corrupto” Aníbal Fernández. El inmensamente “corrupto” tuvo la dignidad de renunciar a su banca cuando fue convocado por el Gobierno Nacional. No pidió licencia: renunció.
    En la página del Honorable Senado de la Nación hay un mail de cada Honorable Senador. Intenté -¡vaya inocencia la mía!- enviarle un mail al Honorable Senador de la Nación don Juan Manuel Abal Medina. Imposible.
    Tajante sí: puesto que los diputados representan a los pueblos y los senadores a los estados, lo bien que hacen “los militantes que anotan cuidadosamente como vota cada legislador para encontrar traidores”.
    Don Juan Manuel Abal Medina es un hipócrita y un traidor.

  4. horca dice:

    Coincido con el Capitán Yáñez en que la pesquisa de traidores no es un asunto menor para la política de hoy. La reorganización del peronismo pasa por ver quién tiene derecho a sentarse en la mesa del armado de listas y quién no. Y el argumento de la traición es determinante porque los que se sienten traicionados tienen algún poder aún. Ojo.

    No se trata de optar entre Cristina y el Arcángel San Gabriel. Se trata de optar entre Cristina y Jorge Rafael Videla.

  5. Capitán Medibacha dice:

    Coincido totalmente con el comentario de mi casi tocayo el Cap. Yañez

  6. Politico Aficionado dice:

    Eduardo Aguilar, Hilda Aguirre,, José Alperovich, Walter Barrionuevo, Inés Blas, Salvador Cabral, Julio César Catalán Magni, Graciela De la Rosa, Carlos Espínola, Liliana Fellner, Silvina García Larraburu, Ruperto Godoy, Pedro Gustavo Guastavino, Juan Manuel Irrazábal, Ada Rosa Iturrez de Cappellini, Sigrid Kunath, María Laura Leguizamón, Mirtha Teresita Luna, José Miguel Mayans, Dalmacio Mera, José Ojeda, Juan Mario País, Omar Perotti, Daniel Pérsico, Miguel Angel Pichetto, Marina Riofrío, Rodolfo Urtubey, Gerardo Zamora y, me olvidaba, Juan Manuel Abal Medina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: