Un adiós a Abelardo Castillo

abelardo-castillo

Hoy murió Abelardo Castillo, un gran cuentista argentino. En nuestro país abundan los buenos cuentistas. Y yo hace muchos años que no leía algo de él. Tengo presente que tenía debilidad por Poe, Sartre y Borges, y espero que alguien vuelva a poner en escena Israfel -también escribió teatro- para ir a verla.

Ya lo recordó en la bloguería la autora de uno más sensitivo que este mío, elnosoyloquedeberia, y probablemente el cuento que ella eligió es mejor que el que voy a subir aquí.

Pero tengo una vieja deuda con Castillo, con las revistas que el editaba hace medio siglo, El Grillo de Papel, El Escarabajo de Oro. Me hizo apreciar la literatura argentina, y que podía escribirse en el lenguaje que usábamos todos los días. Es cierto que, como argentinos, podemos apropiarnos de todo el legajo universal, que no tenemos porqué sentir los haiku japoneses o las sagas nórdicas como ajenas. Pero tenemos ese derecho si también creamos nuestro propio idioma.

Copio aquí un cuento suyo, Fermín. Les advierto, es amargo.

Fermín no era mejor que nadie, al contrario, tal vez fuera peor que muchos. No necesitaba estar muy borracho para romperle las costillas a su mujer, y prefería ir a gastarse la plata al quilombo en vez de comprarle alpargatas al chico. Era sucio, pendenciero y analfabeto. Opinaba que no se precisa ir al colegio para aprender a juntar fruta. Sí, indudablemente Fermín no era una excepción en los montes del francés. Según contaban los juntadores, debía una muerte. Había sido en Santa Lucía, en un baile. Al otro le decían el chileno. Fermín, en pedo, le manoseó la mujer, y el chileno cuando quiso echar mano ya tenía medio metro de tripa por el piso. Claro que ésa no era la única historia fea que corría por los montes, varios había con asuntos parecidos. Por eso, cuando para las elecciones vino ese político y gritó ustedes los trabajadores son la esperanza de la patria porque en ustedes todo es puro, auténtico, porque ustedes todavía no están corrompidos, Fermín no pudo reprimir una sonrisita maliciosa. Y no sólo a él le dio risa. —Ni en las casas me piropean tanto —comentó bajito. Y era cierto. En su casa también sospechaban que Fermín no era, del todo, un varón ejemplar. Borracho putañero, eso sí le decían. El día menos pensado me lo agarro a mi hijo y no nos ves más el pelo. Eso sí le decían. Eso sí que sonaba auténtico. Pero la Paula no era capaz de irse, por qué se iba a ir, si el Fermín la quería. Además, unos cuantos garrotazos por el lomo y la mujer se calma. Desde que había hablado el político, sin embargo, Fermín no les pegaba, ni a la Paula ni al malandrín de su hijo. Al fin de cuentas, cosas que dijo el hombre no daban risa, sobre todo cuando Cardozo el más chico medio lo provocó y él, de ahí nomás de la tribuna, vea, le dijo, eso no es ser guapo, amigo, seguro que si el francés los grita no hacen la pata ancha. Y que la hombría se les despertaba en casa, con la mujer. Esa parte le había gustado, porque no era del discurso; le había gustado que dijera pata ancha. Y además tenía razón. Claro que en todo no tenía razón. A veces es un desahogo dar vuelta la mesa de una patada, o reventar un plato contra la pared.

El siete y medio también es un desahogo. Porque a Fermín, como a cualquiera, le gustaba el siete y medio. De noche, en el almacén del zarateño se armaban lindas tenidas. El tallador era un chinón, clinudo, que imitaba los modales de los compadres puebleros, rápido para la baraja casi tanto como para el chumbo. Una sola vez lo habían visto actuar; el finado Ortega le gritó aquella noche: «¡Dame mi plata! Yo sé que estás acomodado con el francés pero, lo que es a mí, no me volvés a robar». Y no volvió a robarle. El otro lo mató ahí nomás, en defensa propia: Ortega tenía el cuchillo en la mano cuando se refaló junto a la mesa. El comisario de San Pedro tomó cartas en el asunto, se lo vio conversando con el francés: a partir de esa noche quedó prohibido entrar en la trastienda del boliche, con cuchillo. El político también habló de eso. Según dijo, venía a tener razón el finado Ortega. Claro que el político era del pueblo (veinte kilómetros hasta el monte más cercano) y que en el pueblo uno podía divertirse de otra manera; dos cines, dicen que había. Sea como sea, de una semana atrás que Fermín andaba pensativo. Y esa tarde, al cobrar, se quedó un rato con la plata en la mano, mirándola. ¿Venís a lo del zarateño?, oyó a la pasada y no supo qué contestar, se le atragantó una especie de gruñido. En el almacén de Ramos Generales había visto un vestido colorado, a lunares grandes. Lindo. —A que se lo llevo a la Paula —decidió de golpe. Y entró, y salió con el paquete bajo el brazo, y no compró alpargatas para el chico de casualidad. Iba a pedirlas pero le dio risa. Cha, qué bárbaro, se escuchó decir. —Ni sé el número —dijo. Cha que bárbaro, realmente. Ahora, en el camino hacia su casa, arrastrando el paso, mirándose fascinado el dedo que asomaba abajo, en la punta de la zapatilla, Fermín pensaba. —¿Andas enfermo, Fermín? —Eh, no. ¿Por? —Digo. Por el tranco —el otro lo miraba, con intención—. Y como te volvías tan temprano. Era cierto, gran siete. Desde el otro sábado que le debía un trago al Ramón. Entonces lo convidó al boliche. Y Ramón dijo que sí, después dijo: —¿Y ese paquete? —El qué. —Fermín se encogió de hombros y sacó el labio inferior hacia afuera, medio sonriendo—. Nada.

Lo del zarateño estaba lindo. Al fin de cuentas la Paula no lo esperaba hasta mucho más tarde y no era cosa de darle un susto, y una ginebra no le hace mal a nadie, ¿no? Iban tres vueltas. Entonces Fermín se dio cuenta de que, de este modo, seguía debiendo una copa. —Ginebra, zarateño, pa mí y pal hombre. Con el dedo índice tocó al hombre en el pecho y, echándose hacia adelante, agregó: —Porque yo soy de ley, amigo. La ginebra es áspera. Por eso, después del cuarto trago, la voz de Ramón era un poco más solemne que de costumbre: —Yo también soy de ley, Fermín… ¡A ver, patrón!: dos ginebras. —Ta bien, hermano; los dos somos de ley. Pero, la próxima, yo pago, y quedamos hechos. —Ta bien. Fermín tenía los ojos clavados en la cortina de la trastienda; vio en seguida cuando los hermanos Peralta salieron del interior. Eso significaba: dos sitios. —¿Probamos? —Probemos…

—Al siete y medio, pago. La mano del tallador, morena y flaca, con una uña agresivamente larga en el meñique, levantó de la mesa los mugrientos pesos que se apelotonaban junto a los naipes. Se le achicaron, amarillos, los ojitos a Fermín. Ya hacía rato que el aire estaba caliente bajo la lámpara, espeso de humo y de ginebra. Fermín agachó la cabeza. Después, mirando al morocho por entre las cejas, preguntó, pausadamente: —¿Qué era lo que decía Ortega? En la mesa hubo como un sacudón. El chinón, despacito, se abrió la camisa hasta la altura del cinto. Luego, también despacito, comenzó a pasarse un pañuelo por el pecho sudoroso. Junto al ombligo, ingenuamente asomaba la culata del Smith & Wesson. —¿Andas con ganas de ir a preguntárselo? El morocho era filoso. Fermín sintió que la cara le ardía como si le hubieran pegado un tajo. Miró alrededor. Los hombres —Ramón también— rehuyeron sus ojos. A todos los había cacheteado la fanfarronada del moreno. —Ta bien —murmuró Fermín—. Ta bien, me vuelvo a casa. Vos, Ramón, ¿venís? No, mejor quédate. Todavía no te robaron todo. Dio la espalda a la mesa y, arreglándose el pantalón a dos manos, encaró la cortina. Lo paró en seco la voz del morocho: —¡Che! Fermín se dio vuelta como tiro, buscando en la cintura el cuchillo que no tenía. Al otro le había aparecido el revólver en la mano. Sonrió: —Te olvidas de algo —dijo, señalando con el caño hacia un rincón. Fermín se agachó a recoger el paquete de la Paula.

Me han basureao gran puta el político de mierda ese tenía razón somos guapos en las casas nos roban la plata y tamos contentos. Fermín estaba parado en la puerta del prostíbulo. Llamó de nuevo. —Che, ¿te crees que nosotras no dormimos? —la voz opaca de doña María precedió a su rostro que, hinchado, asomó detrás de la puerta a medio abrir: —¿A quién buscás? —A la pueblera. —No se puede, ya no atiende. Está acostada. —Mejor si está acostada… La mujer frunció la boca, dubitativa; luego, repentinamente desconfiada, preguntó: —¿Traes plata? —No. —¡Ah, no m’hijito! A esta hora y con libreta, no. Fermín puso el pie antes de que la puerta se cerrara: —Oí… Traigo esto. Si te va apretao, lo cambias mañana. Y le alcanzó el paquete“.

Anuncios

8 Responses to Un adiós a Abelardo Castillo

  1. anónimo dice:

    Esperaba de usted que lo recordara, y le agradezco.

  2. Esther dice:

    Me enteré recién al abrir esta página.
    Ni sé qué decir, así que ni sé para qué diablos estoy respondiendo si no sé para qué.

    Abelardo no sólo es uno de los grandes en nuestra literatura: hizo historia.

  3. Daniel Eduardo Arias dice:

    Excelente elección, Abel. Añado yo mi cuento favorito del Troesma Castillo:

    http://revolucionperpendicular.blogspot.com.ar/2012/11/la-fornicacion-es-un-pajaro-lugubre.html

    Como casi todos nuestros cuentistas puros y duros, nunca fue buen novelista, don Abelardo. Sería como ser campeón olímpico en los 100 metros llanos y además, en maratón.

    El cuento que elegí es casi una “nouvelle”, un cuento largo y de cierta complejidad, equivalente digamos de los 800 metros con obstáculos. En esa longitud y por debajo, nuestro Castillo era imbatible.

    Altas las copas que nos deja un grande.

    ¿Y cómo nos deja? La desnacionalización y el caos del mundo editorial no están permitiendo que surjan remplazos de los que parten. Se nos acaba de ir el Messi del relato corto de los ’60 y ’70, herman@s en el blog. ¿Qué hacemos?

    Es desolador.

  4. Juan Carlos Paulina dice:

    Que destino el de algunos escritores argentinos excelentes que por tomar una posición política en la vida … SON OCULTADOS … OLVIDADOS … Castillo quizas sea uno de los ejemplos mas claros en la actualidad … pero hubo muchos … por solo nombrar uno que para mi fue uno de los mas emblematicos LEOPOLDO MARECHAL !!!!

  5. Juan Carlos Paulina dice:

    Gracias Abel por el recuerdo … abrazo ….

  6. Politico Aficionado dice:

    Se nos ha ido un grande.

  7. Casiopea dice:

    Adiós a un grande. Por suerte nos dejó sus cuentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: