El PRO y la batalla de las narrativas

Análisis apropiado a Florencia Benson

La polarización de la sociedad argentina es un lugar común en los debates intelectuales y en las charlas de café. Desde hace algunos años -en el marco de una revalorización del “populismo”- algunos intelectuales y comunicadores del bando “nacional y popular” lo han reivindicado como una estrategia posible y acertada.

Esos comunicadores tardaron advertir algo que se comentó antes en este blog: que la polarización es, necesariamente, un proceso de dos caras. Y que también puede ser usada por su adversario, el actual oficialismo.

Ahora, hasta Clarín no se priva de señalar que Macri ha optado por atacar en público a aquellos que presenta como poniendo obstáculos a su proyecto, dejando de lado la etapa anterior “la Revolución de la Alegría”. Pero no se han analizado todavía los medios que puede utilizar y el objetivo central.

Por eso quiero compartir con ustedes este artículo de Florencia Benson, donde empieza a hacer justamente eso. He cambiado ligeramente el título con que se publicó en el valioso portal de Asuntos del Sur, porque ya el tema central no es el paro nacional que fue, sino el enfrentamiento que sigue:

“Las consecuencias del paro general de trabajadores llevado a cabo el 6 de abril en Argentina, contextualizado por las manifestaciones masivas anteriores, son difíciles de prever. En primer lugar, porque se trata de una táctica política tradicional, frente a un gobierno que tiene escasos componentes de la política tradicional. Para el amplio, nebuloso y heterogéneo campo nacional, popular o de izquierda, el PRO es una máquina hermética e indescifrable, un acertijo difícil de resolver.

Una de las múltiples innovaciones de Néstor Kirchner allá por el 2003 fue llevar sus conflictos políticos al micrófono público. Cuando se enfrentó a la Corte Suprema, cuando interpeló a distintos oponentes, como Clarín y Magnetto, la “oligarquía”, el Presidente Bush, etcétera, llevó sus argumentos a la escena pública, obligando de cierta forma a la ciudadanía a involucrarse, a prestar atención a estos temas. La maquinaria PRO tomó nota de este procedimiento y hoy lo repite en sentido inverso, creando sus propios antagonistas: los docentes, los sindicatos, los trabajadores, “el kirchnerismo” (uno de sus antagonistas predilectos) y en general todo lo relativo al universo popular (el choripán, el colectivo, la movilización, el movimiento obrero organizado, la lucha por los derechos, el salario digno, y una larga lista de etcéteras).

Pero, mientras en las gestiones anteriores los sectores confrontados gozaban de un derecho a réplica (de facto, muchas veces, por tratarse de grandes medios de comunicación y sus amigos poderosos), en la gestión actual resulta una pantomima de diálogo, donde el gobierno habla desde los medios oficiales y la respuesta de los sectores dominados son silenciados y reescritos por los medios privados, que son aliados del partido gobernante. Este nuevo relato o narrativa prescribe entonces un enemigo belicoso, agresivo en su número y en sus modos, es decir, reconstruye cuanti y cualitativamente un otro que históricamente cargó con estigmas y fue chivo expiatorio, porque la condición del oprimido no sólo se entabla al ser víctima de su opresor, lo es también y sobre todo como fuente o culpable de la opresión de la que es objeto.

El gobierno toma entonces la imagen del paro (morigerada deliberadamente por sus líderes en tanto voceros oficiales del sector —“este paro no es contra nadie”, “no es cierto que el presidente fuera ofensivo con su mensaje”), y se monta sobre ella un “operativo doblaje” en donde las voces de los “periodistas” sustituyen, hablan encima de, las voces silenciadas de los trabajadores, como se vio en las movilizaciones recientes. Y lo que dicen es un parlamento a todas luces funcional al discurso oficialista.

Este paro, en consecuencia, no fue la excepción. Las voces auténticas sólo serán tomadas y replicadas por las cadenas comunicacionales del circuito opositor, minoritarias en alcance e impacto, reforzando la endogamia y protegiendo, de este modo, al grueso del electorado independiente, que es a quien debe principalmente interpelar y atraer. Este electorado independiente, que dicho rápido puede equipararse grosso modo con un sector de clase media o clase media baja, acostumbrado a sus derechos pero vulnerable a la caída en la frágil escalera de ascenso social, que da por sentado lo que no tiene y desprecia lo que se le dio, el sector pequeñoburgués que en toda la historia se alía con el poderoso para retrasar o entorpecer o lisa y llanamente acabar con las revoluciones, este es el sector que hoy en día posee la capacidad de dictar sentencia, como un jurado en un juicio entre dos partes que guardan particular asimetría. Su silencio es oro para el opresor y látigo para el oprimido, y es por eso menester abrir sus ojos a su propia condición de siervo amante de sus cadenas. Pero esto no va a suceder en tanto y en cuanto se mantenga el panorama actual de los flujos comunicacionales disponibles.

En este contexto, existen tres escenarios posibles a partir del paro y los enfrentamientos similares que sigan. Una posibilidad sería que nada cambie, que las relaciones de fuerza sigan en la misma tensión que hasta ahora, con más paros y movilizaciones y la misma respuesta indolente de los gobernantes. No es una situación sustentable en el tiempo, aunque podría prolongarse lo suficiente.

Esta situación derivará en última instancia en una de dos variantes posibles: o bien se doblega al movimiento obrero organizado, constituyendo una victoria bastante decisiva de los sectores dominantes y garantizando una rápida destrucción del tejido social y cultural, por no decir económico y político. El otro escenario posible, si el movimiento obrero organizado se negara a doblegarse, consistiría en un estallido social, quizás estimulado por incidentes provocados deliberadamente.

En este escenario, el gobierno (nacional, provincial, metropolitano) tendría el justificativo perfecto para ejecutar “por derecha” lo que la Teoría de los Dos Demonios adscribe como “lo que se hizo mal”, es decir, saltear el Estado de Derecho. En este escenario, entonces, se vislumbra una salvaje represión, persecución política, juicios sumarios y cárceles repletas de líderes políticos hasta el año 2090. De más está decir que en esta situación, el estigma de ser un revolucionario quedaría fijado para siempre, y la obediencia al régimen sería casi total. Un escenario, como denominan los manuales de guerra del ejército estadounidense, BNW (Brave New World, Un mundo feliz, por la novela de Aldous Huxley).

Como se ve, en esta coyuntura el objetivo del gobierno no consiste en una competencia cuantitativa de manifestantes, ni siquiera le preocupa ganar las calles (desde su lectura, las calles son de los gendarmes, de las fuerzas policiales): la bandera que desean capturar se encuentra en el campo de la narrativa, tal es el locus de su batalla. Si los acontecimientos son susceptibles de ser moldeados para ajustarse a su narrativa, sin interrumpir o amenazar su fluidez, su continuidad, entonces gana, y cada nuevo input del enemigo es una oportunidad de golpearlo, debilitarlo, atacarlo. A juzgar por los titulares posteriores al paro, la élite gobernante estaría logrando esa continuidad fluida, “endureciendo” su “posición” contra los sindicatos y adscribiendo el paro a su narrativa, como hito y catalizador de “transformación”. De este modo, se posiciona para las elecciones de medio término de este año antagonizando fuertemente con aquellos actores que históricamente cuentan con poca credibilidad entre los sectores medios o votantes independientes.

En este difícil tablero, el campo popular necesita establecer sus estrategias y diseñar acciones y escenarios que interrumpan este flujo y, en lo sucesivo, le permitan rearmarse, fortalecerse, recuperar terreno para, al fin, empezar a revertir el marcador”.

Anuncios

23 Responses to El PRO y la batalla de las narrativas

  1. Mariano T. dice:

    O sea que por ahora no tendremos Revolución?Qué pena!

    • Raúl C. dice:

      Siga en la lucha. Algún día hará caer el muro de Berlín.
      No haga caso a los que dicen que cayó hace casi 30 años y para los dos lados.

  2. horca dice:

    Buen análisis, pero, ¿cómo seguimos?

    El único sector que lo tiene claro es el kirchnerismo. Dado que la dimensión macrista fundamental es la narrativa, lo que hay que hacer es hablar mal de él. ¿Quién lo hace? CFK. ¿El peronismo? Va de a poco.

    La estrategia del campo popular consiste en que los nuestros critiquen frontalmente a Macri y Vidal y se dejen de joder.

  3. Sergei dice:

    Interesante, pero todo demasiado perfecto. Como dicen los estadounidenses, no compro.

  4. Raúl C. dice:

    Para revertir el marcador… ¿qué tal desarrollar y plantear un proyecto nacional alternativo para el futuro? (con atractivos para la clase media también).

    • MAGAM dice:

      Efectivamente, plantear propuestas e irlas puliendo.

    • Raúl C. dice:

      Creo que esto daría además una ventaja comunicacional.
      El oficialismo no tiene nada positivo que mostrar (situación social, inflación, deuda externa, caída del PBI, recesión, tarifazos, ¡falta de inversiones!).

      Y ante esta realidad, cada vez puede prometer menos.

      Entonces se refugia en denigrar lo más posible a lo anterior.

      Están totalmente (como ellos siempre ‘acusaron’) mirando por el espejo retrovisor.

      ¿Qué mejor entonces, en este momento, que adelantárseles con un discurso abierto hacia el futuro, que ellos ahora no tienen?

    • ricardo j.m. dice:

      como seria la alternativa? con magnetto y mitre adentro?. aunando los interses de paolo rocca y juancito de mataderos?

      • Raúl C. dice:

        Nada más lejos de lo que yo pienso.
        Me refiero a la alternativa ‘nuestra’ pero mejorada y sobre todo actualizada. Que nunca incluirá ‘adentro’ a esos nenes.

      • ricardo j.m. dice:

        y cual seria la mejora porque todos dicen esa pero los unicos que tienen una alternativa real a esto que vivimos hoy somos los k, los demas generalizan sobre una necesidad que tienen ellos de ser algo que todavia no son pero serian si las condiciones bla bla bla.

        y la actualizacion como seria y con quien, con pichetto abal medina y el opositivismo como nueva doctrina justicialista?, la tercera via de la ancha avenida del medio. como?

        cual seria la conclusion? que los gorilas y los psicfachos estos algo de razon tienen y por eso en vez de que paguen los ricos su fiesta la pagemos nosotros pero en cuotas.

        raul, asuman que fracasaron colgandose de la demonizacion de cristina y el kirchnerismo y aliniense para ganare a estos hijos de puta que nos estan matando de hambre flaco.

      • Raúl C. dice:

        ricardo… ¿usted lee aquí?
        Se la pasan cagándome a insultos los trolls por ser K…

        Es obvio para mí que ningún posible proyecto se hará con los que diciéndose peronistas están con el proyecto neoliberal.

        Más obvio todavía: el proyecto se tiene que hacer con la base K. y aliados.

      • ricardo j.m. dice:

        no te digo que no seas del palo te pregunto como seria lo que propones.

        y lo demas es porque no sos el unico que lo dice y justamente los que lo dicen…

      • Raúl C. dice:

        No tengo ‘lo que hay que tener’ intelectualmente para plantearlo. Es cosa de políticos, intelectuales, gremialistas, economistas…

        Para mí sería el nuevo capítulo del kirchnerismo/keynesianismo/mercado interno/estado de bienestar/industrialización/independencia económica/latinoamericanismo, etc., y repito: mejorado, des-esquematizado y actualizado (por las novedades mundiales), pero sobre esas pautas.

        Los que ‘lo dicen’, como decís, y están con el proyecto neoliberal -ya sea porque les gusta o simplemente por resignación- no tienen nada, pero nada, que ver con esto.

  5. Lizardo Sánchez dice:

    Dice .“frente a un gobierno que tiene escasos componentes de la política tradicional”

    Digo:
    El problema de los pases de magia es que entretienen hasta que el público ve la parafernalia que los sustenta. Ahí ve que no era magia, había sido ilusionismo.

  6. Capitán Yáñez dice:

    “El triunfo de Trump revela el fracaso de los medios de comunicación y la angustia de una progresía desorientada”.
    Ni más ni menos.
    “Contra los medios gané…”
    Ay Perón, Perón… ¡qué grande sos!

  7. victorlustig dice:

    Me parece que el analisis muy bien construido desde lo dialectico goza de un sesgo rive gauche bastante notable.

    Parte de la premisa basica Macri fracasa, y, puede que no, como puede que si, y asi siguiendo.

    Comprendo que es un blog en campaña pro unificacion PJ, pero, me da la impresion que la realidad pasa por otro lado, o, al menos parte de ella.

    Como dijo alguien, el mapa no es el territorio, pero en este caso si se pretende el analisis de alternativas debe ser completo, por ejemplo, la izquierda saca muchos votos en el conurbano, tesis que algun viejo sabio matancero dice que va a pasar si CFK no es candidata

  8. Sr. Li dice:

    sentarse a ver pasar el cadaver…y dende mientras prepararse para la reconstruccion, con gente que use el cerebro y trate de no joer tanto al projimo…de ser posible…

  9. Te lo dije dice:

    Variadito: inseguridad, muerte en el futbol, lebacs. Incaa, inundaciones, deuda externa, paros, presos, Carrio, inflación, etc, etc. “Sientate en la puerta de tu casa….”

    • Anónimo dice:

      “…y verás pasar la algarabía macrista luego de consagrarse en el medio término”.

      • Raúl C. dice:

        ¿Se van a consagrar?…

        – Sin UNA SOLA buena noticia
        – Sin UNA SOLA perspectiva de mejora futura (solamente slogans y humo de que ‘ya, ya vienen las inversiones’)
        – Solamente bardeando a lo anterior… creyendo que NADIE va a recordar cómo estaba su economía personal y comparar con cómo está ahora…

        En fin, sigan soñando.

      • Norberto dice:

        Podría decir casi con seguridad que el medio término ya lo perdieron y lo saben, de allí sus declaraciones y la ofensiva de fin de semanas de su artillería, perdón mierdos, y para el medio pelo cautivo, se vienen los meses donde deberá elegir entre comer, calefaccionarse o comprar medicamentos, y entonces se acumularan los “sontodolomismo” con sus consecuentes votos nulos, en blanco y sencillamente no votar, y esa porción del electorado todavía no declaró su decepción, que existe pero se aguanta, luego la algarabía será solo en la CABA con sus cautivos en extinción, incluso algunos de ellos bajas de la caña con ruda de la próxima guadaña invernal.
        Nunca menos y abrazos

  10. Silenoz dice:

    Hablando de los tiramierdasalgo que quizás tengo o no.. que se ió que ver…

    Creer que sin Cristina candidata se va atenuar la polarización es un error. Habrá polarización con un candidato más débil. Macri agradece.— Sergio Ranieri (@sergioranieri) 16 de abril de 2017

    //platform.twitter.com/widgets.js

    Cuando asomen Randazzo o Magario los van a destruir. A Cristina ya no pueden hacerle más daño político. Si es decisión personal, respeto.— Sergio Ranieri (@sergioranieri) 16 de abril de 2017

    //platform.twitter.com/widgets.js

    A propósito de la cra. Magario por lo de estas horas…. para tener en cuenta

    • Raúl C. dice:

      Esos dos tuits dicen exactamente lo que pienso yo (y lo escribí). La ventaja de poner alguien diferente de Cristina es cero.
      Lo/la van a destruir. Por un lado, achacándole toda la ‘corrupción y destrucción’ K. Y por otro lado (cosa que no podrían hacer con Cristina), rebajándole el precio, diciendo que no es más que ‘chirolita de Cristina’. Pérdida por todos lados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: