La candidatura de CFK, y la política argentina actual

ajedrez

Las estadísticas de las visitas a este blog -y el monitoreo de portales y redes sociales en general- muestran que el tema del título es el que despierta más atención, y más reacciones de entusiasmo y de bronca, de las noticias políticas locales.

Por eso, ya a principios de esta semana decidí que para el acostumbrado “cuadro de situación” dominical, iba a subir una nota ajena, de 70 días atrás, sobre esa candidatura. Porque -y esto nos dice mucho, no sobre Cristina Kirchner sino sobre los tiempos reales de la política, no los periodísticos- no ha habido cambios importantes en el escenario.

Esto no quiere decir que detrás de los escena no pasen cosas, claro. Y algunas aparecen, cómo no. Hoy, por ejemplo, se publica una noticia… interesante. Pero la comentaré más adelante.

Ahora, les copio este análisis de Ricardo Rouvier del 6 de febrero sobre la candidatura de CFK. Difuso, necesariamente repetitivo en partes, e irritante para las distintas sectas y clubes ideológicos que tienen posición tomada sobre el asunto, refleja en mi opinión los elementos fundamentales de la situación política que vivimos. Los visibles, al menos.

“En el escenario político nacional hay varias incógnitas. El interrogante mayor se localiza en la Prov. de Bs.As., y es la candidatura de la ex Presidenta, que se resolverá, seguramente, minutos antes de cerrarse la presentación que dispone el cronograma electoral. La incógnita juega en el tablero político, genera expectativas y condicionamientos a los otros actores.

No es lo mismo si el FpV/peronismo bonaerense incluye en su oferta electoral a CFK que si no lo hace. El plan de derrotar al macrismo en el 2017 y la vuelta del kirchnerismo al gobierno en el 2019, radica en dar un paso clave: ganar la elección legislativa en territorio bonaerense en donde se produjo una significativa derrota en el 2015 (a manos de Vidal, no de Macri). Hoy la Gobernadora mantiene una alta popularidad, a pesar de que el episodio de las inundaciones, le significó un pequeño costo, pero igual se mantiene en lo más alto nivel en imagen, y se convertiría en la cara de la campaña. Pero una cosa es ser el centro de la estrategia comunicacional y otra ser candidata. Algunos de Cambiemos mencionaban la posibilidad de volver a la experiencia fallida de las candidaturas testimoniales, pero esto no parece sensato.

La presencia de CFK en la elección establece un condimento especial en el tablero, un ordenamiento o un realineamiento de los sectores peronistas que están convencidos con esa jugada, e inclusive de los que no lo están pero apuestan a la fortaleza de la unidad. Hay un tercer grupo que piensa que CFK es el pasado y debe dar un paso al costado, por lo menos en el plano electoral. Sin embargo el peronismo no tiene quien lo conduzca y lo dirija; el kirchnerismo sabe que tiene a Cristina; esa es su ventaja, y considera que el peronismo debería volver a alinearse detrás de ella como ya ocurrió durante los tres gobiernos.

Cristina, para fortalecerse, debería ejercer una fuerte presión centrípeta, no centrífuga, y reconvertir a aquellos grupos y dirigentes individuales que consideran que ella es un obstáculo, y que deben dar un salto cualitativo por encima del kirchnerismo. Hasta la fecha no se observa un gran despliegue organizativo kirchnerista ni peronista alrededor de la constitución del Frente Ciudadano. Esto deja expuesto el talón de Aquiles del sector; la construcción orgánica. Sobrevuela la pregunta: ¿la edificación es responsabilidad excluyente de la conducción o es una tarea a encarar por la segunda línea supervisada por la líder que ocupa el espacio de la autoridad?

Tampoco se observa que el peronismo que ve en CFK el pasado pero no el futuro, tenga resuelto la cuestión organizacional. La fragmentación impide hoy la articulación orgánica, la realización de una fuerza nacional.

La base institucional del peronismo son los gobernadores, los intendentes, los legisladores, y dirigentes sindicales y sociales, pero no hay una unidad partidaria por encima de sus funciones. Hay grupúsculos, distinciones burocráticas, que no tienen cabida en la sociedad.

… Si miramos como en un espejo la situación brasilera veremos que si bien el PT y sus máximos dirigentes han sido afectados en su popularidad, por los escándalos de corrupción, esto no impide, por el momento, que Lula tenga aún un caudal electoral importante. Esto quiere decir que no hay simetría entre la repercusión mediática de un acontecimiento y su correlato en el prestigio o capacidad electoral. Los medios viven la fantasía de creer en la eficacia de su comunicación urbi et orbi.

Aquí los votos que tiene la líder del FpV son de gran adhesión y a prueba de resistencia frente a las diversas indagatorias. Tiene un piso alto y un techo bajo, pero lo que ostenta le alcanza para que afirmemos que hoy está en un posición competitiva para el cargo de senadora o diputada en la Provincia. Competitivo quiere decir que, antes de la confirmación de su candidatura y campaña, se ubica entre los primeros, sin poder anticipar un resultado definitivo. Los que se anticipan a anunciar que CFK gana o pierde, lo hacen desde el calor de posiciones políticas. Además, los últimos desempeños de las agencias de medición electoral, en el plano internacional, hacen que los investigadores sean más cautelosos que antes. Esto no evita que haya operaciones de todo tipo a favor o en contra del protagonismo de Cristina, o de la posición que hoy ostenta Cambiemos en la Provincia.

Hay una controversia estratégica en el seno del peronismo y del FpV; y es si hoy la figura de CFK es facilitadora u obstaculizadora para la constitución de un gran y amplio frente opositor. La fuerte verticalidad restringe el camino para la configuración de una alianza amplia. Pero, a su vez, los críticos en el peronismo no tienen un candidato de un tercio del electorado. Y lo que pesa, son los votos. Es verdad que una buena actuación del FpV en la provincia lo ubicaría bien para una recuperación del gobierno en el 2019, y el cristinismo ve que el éxito de una candidatura de su jefa podría iniciar el retorno triunfal del kirchnerismo.

En cambio, si se presentara otra lista distinta (independiente del Frente Renovador) a la que lidera Cristina esto disminuiría los promedios y facilitaría la performance de Cambiemos o Massa. Las PASO y luego la general, serán para el peronismo una doble vuelta de la interna para establecer la medida de las fracciones.

Es muy compleja la relación que tiene la sociedad con la política, cuando ésta se externaliza en acciones, figuras, liderazgos y acción institucional. Y eso obliga a andar con mucha prudencia en la construcción del futuro. La opinión pública no tiene la linealidad que quieren los políticos; su volubilidad desconcierta a dirigentes y analistas. La atribución ideológica sigue siendo un dispositivo de coherencia, que niega la diversidad interna, el desvío de un supuesto canon. Es más económico hablar de “derecha” e “izquierda” que decodificar que significa eso para la población, mucho más en un país en que el peronismo trazado en diagonal, hace más impreciso estos estereotipos.

Los doce años de kichnerismo que mostraron una alta eficacia electoral no pudieron evitar que en la legislativa bonaerense del 2009 ganara la alianza Unión-PRO con De Narváez, Solá y Macri como consecuencia de la caída económica y el conflicto con el campo; y en la legislativa del 2013 se impusiera el Frente Renovador liderado por Sergio Massa . Esto significa que puede repetirse la derrota del actual oficialismo, aunque no anticipa un resultado determinado para el ´19 .

Lo que conceptualmente está en juego es si la recuperación del kirchnerismo puede hacerse con la decisión llana de restauración, sin pensar en edificar una diferencia con el período 2003/15. Eso supone creer que la mayoría de la sociedad estaría dispuesta a reconsiderar y reparar su voto, y esto sería facilitado por una eventual hecatombe del gobierno de Cambiemos. Pero también surge de investigaciones en el territorio que gran parte de la sociedad, que está apretando los dientes, no quiere regresar sin más a la situación anterior.

Las hipótesis catastrofistas sobre la gestión Macri favorecen la inmovilidad en el peronismo y el kichnerismo; ahora, si el gobierno ganara en las próximas elecciones en el distrito, la fragmentación del peronismo se dilataría varios años, y el kichnerismo quedaría muy herido. Para muchos dirigentes peronistas, la recuperación del mismo no ocurrirá este año, y esto es otra diferencia con el kichnerismo, que apura un retorno más rápido.

Por lo tanto, parece que hacia el 2019 la oposición debería proponer un cambio, otro cambio sobre lo existente; aunque hay una clara tendencia a capitalizar el rédito de la negatividad de la gestión actual. Esto demora o suspende, una vez más; la formulación de un plan, de un proyecto de largo plazo que es el gran ausente de la política nacional.

A pesar de que la causa de la herencia recibida va perdiendo valor en la opinión pública, día a día; y el gobierno que creía que no lo iba a utilizar electoralmente porque iba a ser sustituido con los logros conquistados, está claro que con las manos vacías, el pasado seguirá inundando el presente en el discurso de Cambiemos.

Por otro lado, aparece el Frente Renovador, con una base peronista y otra más independiente; pero si la confrontación electoral pone a Cambiemos y al FpV frente a frente y con toda la furia; la alianza de Massa tendría serias dificultades, como que ya las tiene, de poder lograr una identidad diferenciada y un protagonismo mayor. No obstante, no se puede dejar de mencionar al FR como uno de los tres grandes protagonistas de las elecciones venideras en el distrito. La intención transversalista al sumar a M. Stolbizer, expresa una voluntad política de Massa, aunque obtura la llegada de muchos peronistas. Todavía el FR no es una fuerza política organizada, tiene muchos caciques, pero cada cual habla su idioma. Acá la calidad de su segunda línea no se traduce en riqueza electoral esperada.

De las 23 provincias, hay 11 que están en manos del FpV, pero eso hoy no significa que están bajo la dirección de CFK. La presencia de mayor envergadura del kirchnerismo está en territorio bonaerense (en grandes ciudades y no en el interior); en CABA y en Santa Cruz.

Para Cambiemos el objetivo electoral es CABA, Bs.As, Santa Fe y Córdoba que sumados representan 18 de los 28 millones de votantes, o sea el 64% del total. El objetivo es alzarse con el triunfo en la mayoría de estos distritos, pero sobre la condición de no perder en la Prov. de Bs.As. Tienen asegurados CABA (salvo que Lousteau juegue como adversario) y Mendoza, más alguna otra provincia pequeña; pero el resto está en manos del ministro Frigerio con su buena llegada a las provincias.

No se puede negar que la figura de Cristina, si bien es un aglutinador carismático de sus propias filas, no logra ampliar los anillos alrededor de su núcleo. Tampoco se puede negar que tiene un poder de llegada mucho más acotado comparado con el ejercicio presidencial. No es una política ideal para negociar en las fronteras; y se ha pertrechado muy cerca de su propia persona.

Su futuro político nacional y el del kirchnerismo sólo puede darse desde el crecimiento de lo que tiene, y no de repetir lo que tiene. Necesita la gestación, la inventiva y el desarme de su propio encierro. Claro todo eso es más difícil desde el acoso judicial.

La ecuación de la estrategia política es que el kichnerismo debe ir por el no kichnerismo. Este viaje supone un desplazamiento de su propia centralidad.

Hay algunos gobernadores justicialistas van a cerrar sus territorios en la campaña distrital, frente a lo que ocurra en Bs.As. Y si se produjera una recuperación del kichnerismo encabezada por su líder, surgirán inmediatamente precandidatos presidenciales que hoy son gobernadores o ex gobernadores para cerrarle el paso a CFK. Esto demostraría que el resultado de la Provincia de Bs.As. no es indiferente para nadie.

Hay movimientos del gobierno hacia algunos ejecutivos provinciales, con el fin de cooptación individual, no institucional (cosa que dejó claro la UCR). Este movimiento de seducción del macrismo se ve facilitada por un PJ Nacional, cada vez más inexistente.

El protagonismo, de Cristina en la próxima elección, provoca una conciencia generalizada de que si no fuera candidata en la Prov. de Bs.As., el kirchnerismo no podría recuperarse . Hoy, su candidatura se eleva por encima del promedio en el segundo y tercer cordón, y baja en el primero y en el interior provincial. Lo que está pasando es que el segundo y tercer cordón, que votó por Cambiemos, lo hace por la ex Presidenta.

Algo parecido ocurrió con De Narváez en el 2009, Sergio Massa en el 2013 y Vidal en el 2015, que sectores muy sensibles a expresar su enojo con los oficialismos lo expresan. Allí también, en las barriadas del conurbano llega el equipo de Vidal, que no puede mostrar resultados socioeconómicas para la población, y les piden paciencia y esperanza mientras amplían la AUH. Es mucha la inyección de recursos provinciales y nacionales que se vuelcan en segmentos medios bajos y bajos del territorio, para mantener la fidelidad de hace poco más de un año que eyectó a Vidal a la primera plana de la política.

Si vemos el diagnóstico electoral, tenemos que Cambiemos está entre los primeras fuerzas de la provincia, pero su mejor candidata, Carrió, se ubica por debajo de la alianza, esto significa que puede llegar, si hace una buena campaña, al tercio que aún no tiene la diputada. Trasladar a la diputada a CABA, lleva a que el protagonista comunicacional sería el “equipo Vidal”; con la gobernadora caminando la calle y acompañada por el Presidente.

Las últimas noticias sobre aumentos en la canasta familiar, obligan a mirar con detalle cómo se tensa la cuerda de la paciencia colectiva en relación al gobierno. Es imaginable que también la gobernadora debe imprecar al cielo cada vez que se produce el hundimiento gradual de los ingresos familiares.

El mayor impulso del FpV como fuerza política es ir en una sola lista unificada y ganar o, en una hipótesis de mínima, entrar segundo muy cerca del primero. Si, por el contrario, la jefa del kirchnerismo no fuera candidata no hay otra figura, hoy, que asegure ese caudal de votos. El preferido del peronismo, y del FpV en el caso que ella no compita, es Daniel Scioli, pero con menos capacidad electoral que en el 2015.

Florencio Randazzo, aún no ha definido su futuro, pero aparece con la decisión de hacer su propio juego. Armaría una lista que integre también Julián Domínguez y acompañado por algunos intendentes que se han reunido y organizado en las últimas semanas. CFK no tendría cabida en ese proyecto o tendría un papel secundario.

Otro de los interrogantes: ¿el peronismo irá unido al kirchnerismo (sin el Frente Renovador), integrando a La Cámpora, al grupo Fénix, Grupo Esmeralda, El Establo, Movimiento Evita?. ¿Todos adentro y confluyendo a una misma lista de senadores o diputados? ¿O habrá más de una lista, favoreciendo sin duda, a Cambiemos y al FR? Parece difícil concitar tantos intereses y tantos candidatos en una lista de unidad, salvo el paso al costado, el renunciamiento de varios, que esperan cosechar más adelante.

Otra hipótesis podría suponer a Cristina como candidata por Santa Cruz, que con mayor facilidad podría obtener su cargo legislativo. Pero esta alternativa, no tiene la misma significación nacional que la que supondría un triunfo en el territorio bonaerense. Igual se presente o no CFK al distrito de la Prov. de Bs.As., este es el campo de Marte y no otro.

Las PASO son impensadas si la lista fuera encabezada por CFK como candidata a senadora, en cambio podría haber competencia entre Scioli y Randazzo, con listas separadas. Pero, todo esto es parte de lo que hemos caracterizado como incertidumbre. Sin duda, una vez definidos los candidatos principales también habrá que sortear no sin polémica la confección de las listas. Y nuevamente habrá que cotejar el grado de poder o no poder de la ex Pta. para incidir en la definición de los nombres.

La vigencia de CFK está dada por la militancia activa de sus seguidores, su propia comunicación, y por el rechazo de sus adversarios internos y externos. Hay una hipótesis de gran circulación, que dice que al gobierno le conviene que CFK mantenga esta presencia punzante en el tablero político, y a tiro del Poder Judicial por el desprestigio que generan sus dichos o acciones. Esta suposición se completa con que entonces, su performance serían sus votos duros y nada más. Y si no fuera candidata en la Prov. de Bs.As es que no se atreve a la probabilidad de perder.

Hay otra hipótesis contraria, que circula en él kichnerismo, y es que Cambiemos será derrotada; concluirá la alianza y habrá crisis que asegurará desembocará en la pérdida de la presidencial en el próximo turno (o se va antes por la hecatombe socieconómica).

Ninguna de estas suposiciones, grandilocuentes por otra parte, pueden confirmarse, porque siempre la realidad es más compleja que nuestras elucubraciones”.

Como pueden imaginarse, la noticia a que me referí al comienzo es la de la reunión del martes pasado entre Cristina Kirchner y el gobernador Alberto Rodríguez Saá. Por supuesto, es una movida política entre otras (a partir de mañana, el ritmo será frenético hasta la presentación de listas). Pero me parece significativo que sea una expresión clara del peronismo tradicional, de ese conservadurismo popular que forma parte de la identidad peruca desde sus mismos comienzos en 1945, el primer gobernador no K que se reúne en público con Cristina Kirchner.

Anuncios

5 respuestas a La candidatura de CFK, y la política argentina actual

  1. Norberto dice:

    Con el respeto que me merece R. R., sus encuestas son muy cercanas a otras en las que no tengo ninguna fe y que suelen ser operaciones al servicio del Gobierno y el multimierdos y sus cómplices, y como ello es así desde hace mucho tiempo no puedo pensar en algún cambio de su intachable conducta, pero si de una falla metodológica. Establecido esto y siempre desde mi punto de vista, su visión está acotada por el resultado de sus encuestas, y es allí donde aparece un techo que no existe, sobre todo en el momento de contar los votos válidos, donde como ya me repito en que habrá mucho “son todo lo mismo” de quienes no quieren admitir su error o haber sido operados por los mismos mierdos que pagan las encuestas.
    Como factor adicional, debo decir que dudo mucho de las encuestas telefónicas en los pueblos y pequeñas ciudades y aún en provincias de población escasa, dada la comprobación de las notorias represalias contra empleados y trabajadores, públicos de todos los niveles o privados, por ser delincuentes K, de ideología K sería el delito como expresan a diario secuaces y sicarios, aunque de hecho solo sean opositores a las políticas implementadas. En esos lugares, aún en la soledad de la habitación, responder una llamada que no se sabe de donde proviene ni quien la formula debe aterrar, pero en el amparo del cuarto oscuro la cosa es bastante diferente. Allí pesarán sin duda la jubilación de los padres cuyos patrones nunca les habían hecho aportes, y el salario familiar, AUH, que reciben sus hijos porque también el o ella son negreados, algo mas que común en dichos lugares.
    Nunca menos y abrazos

    • Anónimo dice:

      La Fe pascuense en su máxima expresión: editar y leer su propio diario de Yrigoyen.
      Cuando empezás a cuestionar hasta a tus propios sacerdotes… es hora de inventarse una nueva cosmogonía o reconocer que la usada no sirvió para una m….

      • Norberto dice:

        Sucede que encuestadores no tan embanderados, o sencillamente no pagos, coinciden con mi diario de Irigoyen, y a mí hace casi treinta años los que operaban a favor del lápiz rojo, encuestadores también, me decían que iba a ganar el aloe vera cordobés, que termninó hablando pavadas con una silla vacía.
        Lo que sucedió después es harina de otro costal, pero lo que se votó no era el programa de Angeloz, nadie que no esté con las dendritas desconectadas votaría el esperpento delictivo que nos gobierna, quienes lo votan además lo expresan a viva voz haciendo apología del delito.
        Nunca menos y abrazos

      • Politico Aficionado dice:

        ¿Porqué no te vas a decirle eso mismo a Macri?

  2. claudio Maxl dice:

    Varios d nosotros estabamos sorprendidos x la ultima encuesta d Rouvier y su techo tan bajo para Cristina, aca la respuesta:

    Encuesta sin Cristina candidata para lograr q el PRO pueda encabezar la medicion, lo dejo a tu criterio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: