¿Sabes quién viene a Veladero?

PascuaLamaPlanMap

Quiero subir al blog reflexiones, no noticias. Además, estoy de paro. Pero hay asuntos que son interesantes, y los medios locales parecen un poco lentos para tomarlos. A esta, por ejemplo, deben prestar atención los sanjuaninos. Y el resto de los argentinos.

Leo en el canadiense The Globe and Mail:

Barrick Gold Corp. anuncia que está vendiendo una participación del 50 % en su mina Veladero en Argentina a la compañía minera china Shangdong Gold Group por U$S 960 millones como parte de un “acuerdo de cooperación estratégica”.

Barrick (hasta hoy la más grande minera de oro) con sede en Toronto dijo que como parte del convenio, las dos compañías también explorarán el desarrollo conjunto de Pascua-Lama, a unos 10 kilómetros del sitio de Veladero.

Barrick dice que un tercer elemento del acuerdo con Shangdong ambas compañías buscarán oportunidades de inversión en el cinturón de oro El Indio a lo largo de la frontera entre Argentina y Chile, que ya alberga un conjunto de minas de oro y proyectos“.  (completo aquí)

Shandong Gold Group es una empresa estatal, vinculada al gobierno de la provincia de Shandong, y es una de más grandes del mundo entre las que cotizan sus acciones en los mercados de valores. Teniendo en cuenta que Barrick ha tenido serios problemas ambientales aquí y en Chile, ¿no debería el Estado argentino -idealmente, en acuerdo con el chileno- conversar con los chinos sobre sus proyectos? Ah, el rabino Bergman sigue a cargo del ministerio de Medio Ambiente… Tal vez sea conveniente que el gobierno de San Juan tome la iniciativa.

Anuncios

7 respuestas a ¿Sabes quién viene a Veladero?

  1. Ariel dice:

    Parece que Bergman recibíó instructivo: “El ministro Sergio Bergman presenta un amparo que frena la operación de Veladero”. http://www.lanacion.com.ar/2006270-laura-rocha

  2. Daniel Eduardo Arias dice:

    Gioja es Barrick. La Policía Minera en San Juan opera con camionetas y equipos de comunicaciones de Barrick. La carrera de Ingeniería en Minas de la Universidad Nacional de San Juan es Barrick.

    Los diques de colas a 4000 mts. de altura de Veladero son Barrick. Contienen cerros enteros molidos a grano talco y procesdos con ácidos y cianuro. Son millones de toneladas de barros de gran fluidez y pH bajísimo, con altos contenidos de metales pesados. Las paredes de dichos diques (llenas de pérdidas) son una fuente de contaminación permanente con metales pesados sobre las altas fuentes de los escasos ríos y arroyos sanjuaninos. Estos logran mantener, 3000 y más metros más abajo en altura, las escasas 20.000 hectáreas de agricultura de riego de la provincia.

    El cianuro no llega ahí abajo porque el ultravioleta solar lo destruye, pero los metales pesados son eternos. El plomo es plomo, el cadmio es cadmio, el arsénico es arsénico. Estuvieron siempre como sulfuros en roca andina dura, y las lluvias y nevadas en altura los iban erosionando y lixiviando lentísimamente, a velocidad de erosión geológica, hacia los valles donde viven y laburan los sanjuaninos.

    La megaminería en altura lo que hace es acelerar billones de veces ese proceso. La roca es dinamitada, molida y procesada. Los barros resultantes, verdaderos océanos ácidos y llenos de metales pesados, rellenan los diques de colas. A una altura enorme.

    Las paredes de dichos diques están torpemente hechas de bloques de roca estéril (sin contenido de oro, plata o cobre). No tienen más ingeniería que la de una escollera de roca de las de Mar del Plata, y cualquier lector sabe cómo quedan después de algunas sudestadas.

    Las paredes de los diques pueden soportar, por ley, terremotos bastante severos (hasta 6,5 en la escala Richter no corregida). El problema es que según estadísticas, San Juan tiene al menos dos terremotos por siglo que ranquean por encima de los 7,5 Richter. Como la escala es logarítmica, eso supone 31,6 veces más energía liberada. Las sacudidas y tumbos del suelo son mucho peores.

    Un derrumbe brusco de un dique de colas supone un lahar, es decir un alud semilíquido de algo bastante parecido a una colada de cemento. Su velocidad de descenso y su alcance por las quebradas están fijados por la altura y la inclinación y rugosidad del terreno.

    Los pueblos altos y cercanos pueden quedar sepultados en barro inmediatamente, al estilo de Armero en Colombia en 1985, por un lahar -en ese caso- de cenizas volcánicas.

    Las ciudades más grandes, viejas y pobladas, aguas abajo, pueden quedar lejos del impacto físico del lahar, pero no de su impacto químico: la movilización inmediata de toneladas y toneladas de metales pesados. Si hoy es buen negocio hacer vino sanjuanino de calidad (pónganle, la línea Callia), o exportar espárragos sanjuaninos a Alemania, un derrumbe de colas de Veladero (y no quieran ver Pascua Lama) puede terminar con eso en forma bastante irremediable.

    La ley de minería de Cavallo entonces te permite hacer juicio contra la Barrick Argentina, con nombre de fantasía, y cuyos capitales ejecutables constan de una puerta, una chapa en la puerta, y del otro lado un teléfono que suena y a veces alguien atiende.

    Dejará de hacerlo cuando Barrick (y ahora los chinos) agoten el oro en 20, 25 o 30 años y se vayan silbando bajito. Los diques te quedan como amenaza permanente. Con el problema añadido de que no habrá nadie para darles mantenimiento estructural, remediar filtraciones, y echarles de tanto en mano una mano de cal para remediar un poco su acidez.

    Si no lográs compensar las pérdidas para la provincia y la nación con esos activos de la filial argentina de la Barrick, te queda la opción de hacerle juicio a la Barrick en Canadá. Que es el equivalente legal de pelearte a mano limpia con un batallón de gurkhas en su cuartel. Gracias, Mingo. Algún día te haremos el monumento que estás pidiendo.

    Los chinos sin duda multiplicarán este atolladero legal. Como se dan cuenta, aquí el plácido rabino Bergman es el menor de todos los problemas.

    • Mariano T. dice:

      Después de 15 años, en los que se pudo haber modificado leyes y reglamentos de seguridad, etc, etc, lo único que se hizo con la minería es cobrarles 5% de retenciones y una ley de glaciares a medida (la primera fue vetada por cfk)
      O sea que echarle la culpa a Cavallo es medio surrealista

  3. olga peñafort dice:

    pues coincido con lo expresado y en cuanto al rabino.ese nabo, no se para que esta. para lucir se sombrerito…Unutil. ¡¡¡¡

  4. Anónimo dice:

    “Si Barrick no cambia la provincia de San Juan le quitará la concesión”.
    “el Gobierno le requirió a la minera que “cambie drásticamente sus estándares de operación”
    “Macri, basura, vos sos la dictadura”

  5. victorlustig dice:

    Peeero Daniel, un tipo informado como vos diciendo eso? los kirchneristas que pululan aca no aparecieron?
    Probablemente sea debido a la militancia conjunta de CFK y el compañero Barrick

    ponele uno de muchos

    la verdad, divierten dos cosas

    a) el silencio de los habitues aca en cuanto a Barrick
    b) La ley de mineria NO fue cambiada, y, las mineras solo hacian declaracion jurada de lo exportado

    divertido

    • Daniel Eduardo Arias dice:

      La política minera de NK y CFK fue exactamente la que quiso Cavallo con su ley, pero amplificada por la voracidad de los gobernas y la complacencia del estado federal.

      Esto NK y CFK se lo traían de casa, cuando eran unos pobrecitos desconocidos. Ver el caso Cerro Vanguardia, en Santa Cruz.

      Lejos de mí defenderlos, Víctor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: