La depresión, la hiperliquidez, y China

RMB

Mañana los argentinos asistiremos a una prueba de fuerza. Mejor dicho, participaremos. Pero -como acostumbro a insistir en el blog- el mundo exterior también existe. Y mañana. como les recordé hace unas horas, Xi Jinping, Presidente de China, visita a Donald Trump, Presidente de EE.UU. en su residencia de Mar-a-lago, en Florida.

Curiosamente, el líder del Partido Comunista chino ha insistido en las ventajas del libre comercio, y el despiadado empresario que ha llegado a presidir su país, tuitea que ya no se pueden tolerar “déficits comerciales masivos y pérdidas de empleo”. Pero eso son los discursos. Los resultados de la reunión… nos enteraremos con el tiempo.

Mientras, conviene repasar qué está pasando ahora. Y este reciente artículo de Jorge Castro apunta a un aspecto muy interesante. Debo aclarar que no comparto los entusiasmos de J. C., aunque siempre ha sido un informado y serio analista internacional. Como otros “setentistas”, se zambulló en el dinamismo y el barro de la experiencia menemista. Y quedó enamorado de la globalización, sus transformaciones y su dinamismo (¿una especie de Héctor Huergo no ruralista?). De admirador ferviente de los EE.UU., en tanto transformador de la economía mundial, ha transferido en los últimos años su entusiasmo a China.

Por mi parte, siempre trato de ver la realidad internacional con nuestros ojos, como recomendaba un maestro. Es decir, tratar de saber qué pito tocamos. Pero ésto no me impide apreciar que la información que aquí vuelca Castro es válida y necesaria. Agrego un brevísimo comentario al final.

Una política que intensifica la hiperliquidez mundial

El Banco del Pueblo de Beijing (PBoC) ha firmado 25 acuerdos bilaterales de utilización del renminbi (RMB) en moneda local, o swaps, por más de US$ 500.000 millones desde diciembre de 2008.

Hay que sumarle a este esfuerzo de liquidez internacional los préstamos del Banco Chino de Desarrollo (CDB) por US$ 400.000 millones y los créditos externos del Banco de Exportaciones e Importaciones de China (EIBC), que alcanzaron a US$ 300.000 millones en 2016.

Conviene agregar a esta lista los Fondos creados por la República Popular en los últimos 3 años con recursos por US$ 116.000 millones, distribuidos entre los Fondos de la Ruta de la Seda, del Desarrollo Industrial de América del Sur y de China-África.

La clave de esta estrategia de financiamiento del desarrollo es el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB), constituido en 2013 en Beijing por China y otros 56 países, encabezados por Alemania, Gran Bretaña, Francia y Australia — se acaban de sumar recientemente Perú, Venezuela, Canadá y Hungría, entre otros —, con un capital de US$ 100.000 millones, que treparía a US$ 350.000 millones en 2020.

Los swaps del PBoC surgieron en 2009 como respuesta a la crisis financiera internacional desatada por el colapso de Lehman Bros. en Wall Street (15-09-2008). En ese momento, el comercio global chino era financiado en más de 70% en dólares estadounidenses y el resto en euros, yenes y libras esterlinas, entre otras.

La caída de Lehman Bros. hundió el comercio internacional de la República Popular en más de 30% entre 2008 y 2010. A partir de allí, China comenzó a financiar el intercambio con los países y regiones cercanas en renminbi, prácticamente todos ellos en el área Asia-Pacífico.

Pero esta regla de estricta vecindad mostró dos excepciones de extrema importancia, que revelaron una nueva prioridad estratégica de la República Popular: la Argentina y Brasil. El vínculo prioritario con estos dos países está estrictamente referido a su condición de grandes productores mundiales de agroalimentos, en especial granos para la alimentación animal (soja, harina de soja, maíz). Junto con EE.UU, los tres países producen más de 90% de los granos para la alimentación animal del mercado mundial, y el primero —como se sabe— es su rival geopolítico.

Esto ocurría cuando China comenzaba a experimentar una gigantesca transición dietaria, con el vuelco masivo de su población al consumo de proteínas cárnicas. Este fenómeno histórico está directamente vinculado al hecho de que el PBI per cápita crece por encima del PBI nominal desde 2009 (8% por año vs. 6,5% anual).

Esta coincidencia o particular constelación astral es lo que le otorga a Brasil y la Argentina una situación de privilegio estratégico en relación con China, y asegura que más de 60% de la inversión directa (IED) de la República Popular en América Latina se dirija exclusivamente a estos dos países. (“Todo nace de una particularidad”, dice Hegel).

El objetivo de China al desatar en 2009 el proceso de internacionalización del RMB no ha sido desafiar la hegemonía mundial del dólar estadounidense, sino financiar en moneda propia y en forma creciente su comercio internacional; y esto lo hizo ante la situación de extrema carencia de dólares norteamericanos provocada en la economía global por el colapso de Wall Street de 2008.

La multiplicación de la liquidez global que realiza deliberadamente China es parte del proceso de internacionalización del renminbi, que consiste en la plena incorporación de su ahorro doméstico (US$ 6 billones) al sistema financiero internacional.

Éste experimenta una situación de extrema hiperliquidez, con las tasas de interés más bajas de la historia (0,5% / 0% anual). Ahora, la conversión del ahorro doméstico chino en ahorro global —proceso que culminaría en 10 años— equivaldría a la triplicación de la hiperliquidez actual. Es un salto cualitativo que requiere nuevas categorías económicas, ante todo las que suplanten las de “restricción” o “escasez”.

El ritmo de la internacionalización del RMB lo marca el porcentaje del intercambio internacional de la República Popular que cubre su divisa. Esa pauta era 0% en 2008, aumentó a 17% en 2013, trepó a 30% en 2016, y a este ritmo superaría 40% en 2020. El Banco de Inglaterra (BoE) prevé que más de 50% del comercio internacional estará cubierto en 2025 por el RMB.

En el fondo, lo que sucede es que la divisa china está alcanzando a su comercio internacional, que es el primero del mundo desde 2009, cuando dejó atrás a Alemania y a EE.UU.

El intercambio global chino representa hoy 10,4% de las exportaciones y 9,4% de las importaciones mundiales, mientras que EE.UU. ocupa el segundo lugar, con 8% y 12%, respectivamente.

El principio fundamental de Mao es que “(…) la única forma de conducir una tendencia es acelerarla”, y esto es lo que está ocurriendo con el RMB”.

El surgimiento (propulsado) del yuan / renminbi como moneda internacional, a la par del dólar y del euro, ha sido tratado en el blog, repetidas veces, por ejemplo hace tres años aquí. El comentarista Rogelio es un entusiasta del tema. Por mi parte, tengo algunas dudas sobre cuánto le conviene a China ese desarrollo. Pero, bueno, ellos sabrán.

El punto que me parece de supremo interés para nosotros, y para todos los pueblos del mundo, es porqué esta hiperliquidez que señala Castro, no ha servido para salir de la larga depresión global que comenzó en 2008 (Debo decir que el Financial Times ve “brotes verdes”. Pero temo que se parecen a los de Macri).

Es cierto que la “emisión desenfrenada” le sirvió a China, y a EE.UU., para no caer en el pozo recesivo en que se ha precipitado la Unión Europea. Pero el comercio y la producción ya no aumentan como antes de la Crisis.

Mi opinión -no es exclusiva mía, por cierto- es que esa liquidez no llega a los consumidores de menos recursos, que son en todo el mundo la inmensa mayoría y los más proclives a gastar. Pero el capitalismo actual no sabe, no está estructurado, para distribuirla. El socialismo soviético fracasó estrepitosamente. Y las recientes experiencias “populistas”… ninguna ha conseguido comprometer en forma estable al conjunto de sus sociedades en su proyecto.

Igual, sospecho que en la agenda abierta de Xi y Trump este tema no figura.

Anuncios

12 Responses to La depresión, la hiperliquidez, y China

  1. victorlustig dice:

    12 mar 2017

    https://www.ft.com/content/2267d842-05b8-11e7-ace0-1ce02ef0def9

    mas o menos, but, hay parrafos sabrosos que dirian que no se van a salvar del lio

    No developing economy, whether the UK in the industrial revolution, the newly industrialised countries in the 1970s, eastern Europe and the former Soviet Union in the 1990s, or Turkey in the 2000s has managed the transition from one fundamental model of development to another without market dislocations and crises. It is traumatic but essential, in particular, to recognise the inefficiencies in the old financing model as a new one is put in place. And having already moved a long way from central planning to a market-driven economy, China is undergoing a second seismic shift from exports and investment to consumption-driven growth.

    It would therefore be a miracle if China did not also at some stage encounter significant market dislocation, the only questions being timing, scale and global impact. It seemed from the US campaign and post-election rhetoric that the trigger for disruption could be Trump’s protectionist agenda, with China in the (metaphorical) firing line. It appears that a more traditional Republican pro-business agenda is smoothing the edges of the White House stance, and a presidential summit could further that process in coming months if the two leaders can establish some personal chemistry.

    A confrontational US stance is the last thing China wants this year. Ahead of the critical 19th Party Congress in October, the Chinese authorities are keen not to rock the boat or take undue risks. This was the clear message from the Work Report published at the start of the ongoing National People’s Congress.

    • Calderón dice:

      “if the two leaders can establish some personal chemistry”. De la reunión de un jodido y un vueltero no puede salir absolutamente nada favorable para nadie.
      China va a seguir haciendo la suya. Pero en Argentina convendría empezar a enseñar chino ya en la escuela primaria, porque es una lengua muy compleja y disociada de la pronunciación. Si sabés chino vas a tener mayores oportunidades de relacionarte con lo que va a ser el futuro imperio.

      “A confrontational US stance is the last thing China wants this year.” Muy cierto. Pero, ¿qué hacemos con Corea?
      Creo que a eso sí lo van a tratar.

  2. David (idu) dice:

    Hasta los comunistas se volvieron capitalistas.

    Así no hay revolución bolivariana que valga, amigos…

  3. Casiopea dice:

    China tiene una crisis de deuda en ciernes que puede llegar a ser más brava que la reciente en el mundo desarrollado. Si esto se sabe en todo Occidente, pues entonces también lo saben ellos y van a andar con cuidado, pisando huevos como quien dice, porque si hay algo que no son es tontos.
    Pueden intentar acotar el crédito, y lo están haciendo con alzas en los intereses. Pero igual, la deuda ya emitida desde el 2008 hasta ahora los llevó a 300% del PBI. Aunque consigan evitar una catástrofe, va a llevar mucho tiempo digerir esas deudas, así decidan hacerlo con inflación o deflación, y el costo se va a bajar con una caída en el crecimiento. Imprimir plata tiene sus límites, como quedó claro en Occidente y como China va a confirmar en los próximos años. En Occidente la liquidez se fue a la bolsa y creó una nueva burbuja de acciones. En China se fue a inversiones monumentales y completamente improductivas en su mayoría. Cada quien hace estupideces insostenibles con su estilo propio. O tempora, o mores. Dan ganas de volver al patrón oro (ya sé que no se puede).

    http://www.barrons.com/articles/chinas-debt-addiction-could-lead-to-a-financial-crisis-1478322658

  4. chofer fantasma dice:

    Victor, FT está paywalled.conviene copiar todo

  5. José Mercado dice:

    “… los consumidores de menos recursos, que son en todo el mundo la inmensa mayoría y los más proclives a gastar.” -> El persistente malentendido en el que también cayó el gobierno nacional y popular que naufragó en el balotaje. No. En la economía capitalista el motor de la misma es el consumo interburguesía, o sea la inversión. El consumo del proletariado es un mal necesario, para garantizar la reproducción de la fuerza de trabajo, y mientras mas bajo sea mejor. Y es, debe ser, mas o menos constante: si se retrae, es como respuesta defensiva a una contracción de la economía, nunca puede ser su causa. ¡ Qué clara que la tenía Karlitos !

    • Silenoz dice:

      Bueno a mi me gustaría remarcar el “persistente malentendido” de los que mal-entienden inclusive a la otodoxia más aun cuando la “menjunjean” con ideas marxistas transformadas -y en esto debo reconocer mi prejucio para con Ud. don Mercado- en expresiones larvadas y deformadas por el paso del tiempo, típico rezago de lo que fuera un cierto progresismo de izquierda púber con algún paso quizas por la fotocopiadora de “Filo” (repito… reconozco que lo dicho puede ser prejuicioso ehhh ¿o no?)

      La inversión se ajusta a través del uso de la capacidad instalada (UCI) dando como resultado la oferta, siendo esta última determinada por la demanda (se produce, se oferta, lo que se demanda Y NO AL REVÉS) de ahí que la inversión se considere una variable inducida. Si una variable es de este tipo, depende de otras, difícil que per se y debido entonces a su falta de autonomía, provoque crecimientos. Que los concretize “acumulando capital” es otro tema

      “. El consumo del proletariado” no sólo garantiza la “reproducción de la fuerza de trabajo” sino que además garantiza las ganancias- aka pusvalía- del burgués capitalista … una boludez ¿no?. Es más desde un punto de vista marxista la única forma de aumentar la plusvalía es contratando -y explotando- laburantes, únicos capaces de generar “valor” de acuerdo a la, valga la redundancia, teoría de valor-trabajo (teoría que no explica correctamente lo que intenta)

      Y precisamente la contracción de la economía se debe, entre otras cuestiones, a la falta de salarios (por falta de actualización de ellos y/o desempleo)…. ´¿la tendrá clara Mendez.. y vos… “de que lados estás” ja ja…?

  6. Silenoz dice:

    Y si don, su “opinión”, que no es de su exclusividad según afirma, es compartida por muchos que la saben lunga…

    Dos cuestiones a mi entender:

    1- China va camino a ser el nuevo –aunque le hinche las talope al cro. Rogelio- “hegemón” y su estrategia no es disruptiva respecto al capitalismo, los chinos no están ofreciendo un sistema alternativo como fuera el comunismo, socialismo… “uateva’ “, juegan dentro de sus reglas repitiendo líneas ya recorridas con anterioridad por otros “imperios” (UK, USA por ej.)

    Bajo este supuesto, la internacionalización del renminbi es la búsqueda de su soberanía e independencia económica, si el mundo comercializa en su mayoría en esta moneda, el mundo habrá de refugiarse en renminbi, primero por el hecho de asegurarse los medios de pagos necesarios para el comercio y posteriormente, evolucionará a reserva de valor (tal como fuera la libra y el dólar y hasta ahí el euro) cuando el financiamiento en dicha moneda sea también “hegemónico”
    En esta instancia, China vía su PBoC, no tendrá problemas de restricción externa por que emite sus propios medios de pago que habrán de ser mayoritariamente aceptados por el mundo.

    ¿Qué la falta a China para ser el nuevo “hegemón”? Somera y recortadamente

    a- mayor incidencia de su moneda en el comercio y financiamiento mundial, que podrá lograr con una mayor dinamismo y apertura comercial por ej.
    b- lograr que el “pitróleo”, “ga’” y otras commodities se cotizen/comercialicen en renminbi

    Para los pretendientes a clarividentes monetaristas –que persisten en la emisión con respaldo en andá a saber qué, sin percibir que el dinero “es una criatura del estado y que su rol es el mismo que cumple la papelería en una empresa” según el cro. A. Lerner– es útil decirles que 2000 años atrás China ya tenía un sistema de moneda fiduciario aka emitía sin respaldo ehhhh… (esos pedazos de metales circulares con un “aujero” en el centro) lo que se formalízó tiempo después (1000 y pico de años nada menos) como una novedad cuando la creación del Bco de Inglaterra, ya era recontraconocido y usado –como tantas otras cosas- por esta milenaria cultura

    2- China no creo que toree a los yanquis, una razón está en la respuesta a la pregunta de por qué habría de joder a su principal socio comercial
    Otro hecho es que China es el principal tenedor de bonos yanquis, aquí la pregunta es ¿cómo y por qué es posible que esta financie a su principal enemigo?

    La respuesta puede desprenderse de la anterior pero hay otras miradas interesantes, una de ellas observa que los grandes tenedores de bonos yanquis son los protectorados militares (Alemania en su momento, Japón, Corea, Taiwán, etc. casualmente invitados al desarrollo) con lo cual la tenencia de bonos toma la forma de un “tributo” o “préstamo” tal como hacían en la antigüedad los imperios a las regiones incorporadas bajo su dominio. Lo disruptivo es China por que a pesar de también haber sido invitado a la joda, sin embargo rotundamente se puede afirmar que estos NO son este tipo de protectorados.

    Bajo esta perspectiva y aprovechando nuestra tendencia occidental de atribuir excelencia a la sapiencia milenaria de una cultura que lo es por antonomasia, la pregunta la responden de la sgte. manera. Y cito para que mis palabrotas no embarren el sentido del autor:

    Se pregunta el cro. “antropólogo” Graeber [1]
    ”Again, it’s never clear whether the money siphoned from Asia to support the U.S. war machine is better seen as ” loans” or as “tribute . ” Still, the sudden advent of China as a major holder of U.S. treasury bonds has clearly altered the dynamic. Some might question why, if these really are tribute payments, the United States’ major rival would be buying treasury bonds to begin with -let alone agreeing to various tacit monetary arrangements to maintain the value of the dollar, and hence, the buying power of American consumers. But I think this is a perfect case in point of why taking a very long-term historical perspective can be so helpful.

    Y se manda:
    ”From a longer-term perspective, China’s behavior isn’t puzzling at all. In fact it’s quite true to form. The unique thing about the Chinese empire is that it has, since the Han dynasty at least, adopted a peculiar sort of tribute system whereby, in exchange for recognition of the Chinese emperor as world-sovereign, they have been willing to shower their client states with gifts far greater than they receive in return.”

    Agrega que la táctica se adoptó a partir de las incursiones de los “bárbaros del norte” de las estepas al efecto de contenerlos, transformándose con el tiempo en lo que llama “tribute trade” vía sistematización de dicha práctica por el almirante Zheng He (por el 1400 DC)

    Greaber enfatiza el carácter chauvinista de dicha táctica:
    ” All this was ostensibly rooted in an ideology of extraordinary chauvinism ( “What could these barbarians possibly have that we really need, anyway?”) , but, applied to China’s neighbors, it proved extremely wise policy for a wealthy empire surrounded by much smaller but potentially troublesome kingdoms

    Táctica que no difiere demasiado de las aplicadas por los yanquis:
    ” In fact, it was such wise policy that the U.S. government, during the Cold War, more or less had to adopt it, creating remarkably favorable terms of trade for those very states Korea, Japan, Taiwan, certain favored allies in Southeast Asia-that had been the traditional Chinese tributaries; in this case, in order to contain China.

    Aquí el “regalo” es la compra y tenencia de bonos yanquis, no sé si impera ese carácter chauvinista aunque no están tan lejos de proclamar ” What could these barbarians possibly have that we really need, anyway?”

    Y el cro. concluye que:
    ” Thus these very states, alone amongst U.S. military protectorates [Alemania, Corea, Japón, etc], were allowed to catapult themselves out of poverty and into first-world status (….)
    Yet China ‘s getting in on the game introduced an entirely new element. There is every reason to believe that, from China’s point of view, this is the first stage of a very long process of reducing the United States to something like a traditional Chinese client state. And of course, Chinese rulers are not, any more than the rulers of any other empire, motivated primarily by benevolence. There is always a political cost, and what that headline marked was the first glimmerings of what that cost might ultimately be”

    Más allá de la “longer-term perspective” propuesta, es claro que hay los movimientos chinos son, sin lugar a dudas, muy estudiados…. no bartolean. De ser así ¿en qué se basan para tratar de “condicionar” el futuro a su favor?

    En fin, otra mirada distinta, desde otra arista bastante inmunizada de los prejuicios y dogmas del cuadrilátero economicista y complaciente para aquellos que aprecian los milenarios usos y costumbres orientales… al final de cuentas dicen que, ante lo desconocido, apelamos a la memoría histórica…. no se si el cro. Confucio estará de acuerdo….

    [1]DEBT – The First 5000 Years – David Graeber
    (un apasionante libro que intenta con muy buenos argumentos y bastante éxito, derrumbar ciertas creencias ortodoxas en cuanto al dinero, mercados y su creador: el estado)

    • Calderón dice:

      Para ser Franco, el que está muy al tanto de “lo chino” es el Cro. Macri.

      Una cosa: la corrupción en China es mayúscula y bestialmente extendida y “a lo grande”, como todo lo chino. Eso quizás explique la improductividad de ciertos emprendimientos. Con el propósito de poblar cierta zona y descomprimir las grandes urbes, construyeron una famosa ciudad en medio del desierto para habitarla luego. La prepararon para que vivieran arriba de 30 millones de personas, si mal no recuerdo. Fue un fracaso. Actualmente apenas si hay un par de millones viviendo ahí.
      Aunque lo disimulan muy bien -insisto, son muy vuelteros- los chinos casi que desprecian a la cultura occidental. Incluso los chinos jovenes en el exterior, a los que cabría suponer más abiertos, están atados fatalmente a sus tradiciones ancestrales.
      Son muy metódicos y si lo desean, pueden llegar a ser despiadados.

      ”What could these barbarians possibly have that we really need, anyway?”, desde un punto de vista chino se la debe leer no como pregunta sino como afirmación estrictamente despectiva. Eso no está claramente definido en el artículo. Y sí, los chinos son muy chauvinistas. Pero puedo asegurar que tienen el respaldo cultural de centurias para serlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: