Tomándole la temperatura al dólar

tipo-de-cambio

venta-de-divisas

Estuve lanzando versiones alarmistas en el blog, y me siento obligado a acercar algunos datos concretos para equilibrarlas. Uno no quiere ser el pastorcito que gritaba “¡Lobo!“. Sobre todo porque al final de la historia el lobo viene…

Precisando: en anteriores posteos -y en la comisión de Economía del PJ- afirmé que había un riesgo implícito en la herramienta básica que utiliza el actual gobierno para moderar la inflación: las tasas muy altas, que garantizan una utilidad extraordinaria en pesos. Y en dólares… si el tipo de cambio se mantiene sin grandes variaciones.

Pero si en algún momento, por algún motivo, se sospecha que el tipo de cambio no puede mantenerse, todos, especuladores, inversores, ahorristas se zambullirán en el dólar. Lo que conseguirá que el tipo de cambio suba sin límites. El efecto “puerta Doce”, que hemos vivido nosotros. Y otros países también, cómo no.

Por eso copio esta nota -que incluye los bonitos gráficos de arriba- de Juan Manuel Telechea, uno de los economistas jóvenes más serios entre los que tengo el gusto de leer. Al final la simplifico (burdamente):

¿Está apreciado el tipo de cambio?

En febrero, hubo novedades desde el frente externo, ya que la Reserva Federal de EEUU decidió no modificar la tasa de interés en su primera reunión tras la victoria de Trump. No obstante, la FED aclaró que mantiene su idea de aumentarlas gradualmente, ante la mejora en los datos del empleo y la leve suba de la inflación esperada. Esto puede condicionar la evolución de la moneda estadounidense, que en el último mes mostró una visible depreciación, impactando en las monedas de la región, incluyendo al peso argentino.

Si bien la incertidumbre global que generó la victoria y posterior asunción de Trump como Presidente de los Estados Unidos se mantiene, los mercados financieros por ahora se muestran estables. En este contexto, el gobierno argentino mantuvo la estrategia de seguir colocando deuda, tanto en los mercados internacionales como en el mercado doméstico, con el objetivo de adelantarse a una posible suba de tasas que incremente el costo financiero de la deuda.

De este modo, en tan solo 2 meses que van del año, el gobierno colocó USD 21.724 millones, más de la mitad de las necesidades de financiamiento estimadas por la Secretaría de Finanzas para todo el 2017 (USD 40.350 millones)[1].

Buena parte de esta emisión masiva de deuda fue absorbida por el Banco Central, cuyas reservas se incrementaron USD 11.979 millones en lo que va del año y que al 21 de febrero se ubican en USD 50.751 millones. Estos ingresos de divisas no hicieron más que reforzar la tendencia decreciente del tipo de cambio, que a pesar de la disparada de los últimos días, al 21 de febrero se ubicó -1,8% en relación a fines de 2016.

Si bien se debe remarcar que al observar el tipo de cambio real multilateral, la apreciación es bastante menor que en el caso del nominal , no pueden dejar de mencionarse los riesgos que trae aparejados la apreciación en contexto de libre movilidad de capitales, sobre todo en un escenario en el cual el régimen de Metas de Inflación todavía adolece de los estándares del resto de la región. En este sentido, que las cuentas del MULC más sensibles a la apreciación hayan reflejado salidas récord de divisas en enero, debe tomarse como un dato de la realidad a monitorear muy de cerca.

[1] A las emisiones de los bonos a 5 y 10 años (Bonar 2022 y 2022) por un total de USD 7.000 millones y el crédito obtenido de los bancos extranjeros por USD 6.000 millones, se sumó la emisión de Letras del Tesoro por USD 5.440 millones, la ampliación del Boncer 2012 por USD 738 millones y de los bonos del Tesoro a tasa fija por USD 2.216 millones y la Letra colocada en la ANSES por USD 1.068 millones“.

Para los legos como uno les sintetizo: el gráfico de más arriba muestra que el “atraso cambiario” existe, aunque no llega aún a niveles alarmantes, tomando en cuenta nuestra historia.

Pero el segundo gráfico indica que a partir de noviembre más y más gente decide que el dólar -las monedas extranjeras- están lo bastante baratas para darse el gusto de un viaje al exterior. Y -más significativo- que es una buena idea juntar dólares billete, por si hay una devaluación brusca en el futuro. Es inútil que Sturzenegger se esfuerce. Si no le tienen fe…

Anuncios

5 respuestas a Tomándole la temperatura al dólar

  1. David (idu) dice:

    Esta película es más vieja que Lo que el Viento se Llevó.

    Tasas versus dolar.

    Bicicleta financiera.

    Viajes al mundo.

    Deme dos.

    Decadencia productiva

    Aumento de la pobreza.

    Cada vueltita de calesita nos baja unos puntitos en el concierto mundial.

    Alguien me recordó por Twitter que cuando Mirtha Legrand nació, estábamos entre las 10 primeras naciones del mundo.

    Ahora que cumple 90 años, la jovata nos encuentra en el puesto 70.

    ¿Alguien se anima a pronosticar la tendencia?

    ¡Calma hermanos, Dios es argentino, y las playas estallaban de gente hace unos pocos días!

  2. David (idu) dice:

    De ningún modo soy genio del voto. Es lo que hay.

    Lo volvería a votar con tal de no escuchar las cadenas de Cris, por razones de salud.

    Nunca voté al peronismo. Ni cuando ganó Perón con el 62%.

    Y si no hay alternativas no populistas… ajo y agua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: