El trabajo en la era digital

cabify

Los trabajadores argentinos, sus sindicatos -son las organizaciones que tienen- enfrentan problemas muy actuales: Un gobierno que está convencido -lo diga o no- que la “flexibilización laboral” -facilidad para despedir y para cambiar las condiciones de trabajo- y la rebaja en dólares de los salarios, son necesarias para el modelo económico que pretende.

Otro que tiene raíces en el pasado y en la sociedad argentina: Muchísimos jóvenes que se incorporan a la política, provenientes de los sectores medios, y no sólo de ellos, sienten rechazo y hostilidad hacia las conducciones gremiales. Desde una “conciencia superior” de lo que deberían ser y hacer.

Los dos son serios; el primero más, naturalmente. Pero… también tienen los problemas del futuro. Que ya llegó. Los “call centers”, Uber, la tercerización disfrazada de emprendedurismo… Los nuevos afiliados de la UOM Capital, la histórica seccional de Lorenzo Miguel, no son metalúrgicos: vienen de la industria electrónica.

El amigo y compañero Emilio Dávola me envió este reportaje de una publicación vasca a dirigentes de las legendarias Comisiones Obreras y de las aún más cargada de historia y leyenda Trade Unions. Que analizan este tema. (Tengo que decir que el enfoque que toman no me entusiasma. Pero es tan fácil hablar de toros desde la barrera…). Para reflexionar, en un fin de semana largo, desde nosotros:

Los sindicatos temen que la digitalización produzca mayores desigualdades sociales y concentración de poder

La digitalización es algo que no se puede parar y tiene muchas cosas buenas. Pero también tiene otras que, dependiendo de cómo se regule o no, pueden convertirse en algo en lo que los sindicatos no estamos de acuerdo. Por eso queremos regularla, para que la digitalización sea para todos, justa y que llegue a todo el mundo, y no solo a unos pocos”.

Las palabras de Miguel Jurado, adjunto a la secretaría de política sindical de CC.OO., resumen el sentimiento de buena parte de los sindicatos, tanto a nivel nacional como internacional. Todos ellos están negociando conjuntamente con empresas, asociaciones empresariales, partidos políticos e instituciones cómo debería ser (según ellos) esa sociedad que se está generando con la digitalización.

El temor de los sindicatos es que, si no se gestiona correctamente, la digitalización “podría conducir a una concentración aún mayor de riqueza y poder en un mundo donde la desigualdad económica es ya grande”, dice Tim Noonan, director de campañas y comunicación en ITUC-CSI.

Hay muchas cosas sobre la mesa: el mantenimiento del estado de bienestar, el futuro de las jubilaciones, la desaparición de puestos de trabajo, el cambio del modelo educativo, la relación contractual y administrativa entre empresas y trabajadores… Pero también las infraestructuras que permitan conexiones de banda ancha lleguen por igual a todas las personas, independientemente de dónde vivan. Son algunas de las cuestiones por las que los sindicatos están mostrando su preocupación.

No sólo por la posibilidad de pérdidas importantes de puestos de trabajo. Hay otras cuestiones como “la vigilancia altamente intrusiva de los trabajadores (la “vigilancia total” del lugar de trabajo)”.

Para Comisiones Obreras, estamos hablando de un cambio del modelo económico y social a nivel mundial. Su adjunto a la secretaría de política sindical defiende que se debe avanzar “y lo más rápido posible” en esta digitalización, “pero analizando todos los cambios”.

“Se trata de un asunto urgente de justicia social y económica. Si no se resuelve, entonces la “economía digital” será sólo para la mitad de la población mundial” insiste Tim Noonan.

Más allá de discutir (también) sobre si va a haber más puestos de trabajo o si se van a destruir (“nosotros creemos que se van a destruir más que a crear”), Miguel Jurado remarca que se deben estudiar las nuevas formas de empleo que están apareciendo (“y que van a ir a más”, según su opinión) y sus consecuencias.

Varios sindicatos de diferentes países han firmado lo que se conoce como el Documento de Frankfurt sobre el trabajo basado en plataformas (“feudalismo digital”).

Estas organizaciones no están en contra de la llamada economía colaborativa. El problema reside, según ellos, cuando las empresas se aprovechan de esta situación y, a través de plataformas tecnológicas, hacen la labor de intermediación. “Eso está llevando a que se están sustituyendo puestos de trabajo por, en el mejor de los casos, relaciones contractuales entre empresa y trabajador”, asegura Jurado. Algo que merma la recaudación de impuestos y de la Seguridad Social y que también puede conllevar “que la prestación del servicio también puede ser peor”.

Los empresarios afirman compartir la preocupación “Si la transformación digital sólo se emplea para reducir costes al extremo de reducir el empleo y con él las contribuciones sociales, obviamente tendremos un problema con las jubilaciones y el estado del bienestar” dice Benigno Lacort, director general de Ametic (Asociación Multisectorial de Empresas de la Electrónica, las Tecnologías de la Información y Comunicación).

Uber es el ejemplo que se utiliza sobre todos estos cambios. Sin querer discutir las iniciativas puestas en marcha por los sindicatos a nivel internacional, fuentes de la compañía aseguran que en España todos los conductores conectados a la plataforma de Uber operan con licencias de servicio público (VTC) y son profesionales autónomos o empleados de pequeñas y medianas empresas de transporte.

Estas mismas fuentes defienden que las plataformas como Uber “son ya uno de los principales motores de creación de empleo en países como Reino Unido o Francia, donde uno de cada cuatro nuevos empleos creados en París durante el primer trimestre de 2016 tuvieron su origen en el sector de las VTC. Además, de los 22.000 conductores que actualmente operan en Paris la mitad estaban previamente desempleados”.

Mientras, desde Cabify explican que los transportistas que colaboran con ellos lo hacen bajo un régimen de contrato mercantil de servicios, ya sean empresas o autónomos propietarios de flota de vehículos VTC.

Mariano Silveyra, General Manager de Cabify Madrid y Valencia (ver imagen), nos asegura que “llevan un seguimiento de la vida laboral de sus conductores, así como de las aptitudes a la hora de ofrecer el servicio mediante las valoraciones realizadas por los usuarios, cruzadas con las entrevistas personales y de seguimiento que lleva a cabo el departamento de excelencia” y que “nos preocupamos de cuidar de que nuestros colaboradores tengan las mejores condiciones: flexibilidad laboral, ser dueños de su propio tiempo, proyección de imagen profesional, que se sientan más respetados y mejor valorados, etc”.

Sobre la destrucción o creación de empleo por efecto de nuevas tecnologías como la automatización hay informes para todos los gustos. Por eso, Benigno Lacort, el director general de Ametic, cree que lo que inclinará la balanza hacia una tendencia o la otra será el “hacer las cosas bien tratando de ocupar una posición de liderazgo o abandonarnos a nuestra suerte y esperar a ver qué ocurre”.

En su opinión, y teniendo en cuenta que “nuestra economía es una de las 15 más grandes del planeta”, la única opción es apostar por la economía digital. “No tenemos elección. Habrá un periodo de cambios y adaptación y se acabará, si hacemos las cosas bien, con un crecimiento neto del empleo”.

Insistiendo en que no se oponen a la manida transformación digital (más bien al contrario), los sindicatos quieren que se prepare tanto a los actuales trabajadores como a las futuras generaciones ante los cambios que se avecinan.

En su reunión del Consejo General del sindicato, ITUC CSI dejaba claro que los trabajadores “necesitarán recibir formación para realizar distintas tareas en sus empleos actuales, incluyendo la gestión de la nueva tecnología introducida” con el fin de que puedan hacer una “transición hacia nuevos puestos de trabajo”.

Los sindicatos advierten de la posible desaparición de las empresas pequeñas y medianas, especialmente en zonas rurales “¿Qué va a pasar con todos los trabajadores que no son nativos informáticos o digitales?”, se pregunta Jurado, quien vaticina que incluso los jóvenes van a tener que tener unos conocimientos tecnológicos “que van más allá, tendrán que saber hacer pequeñas programaciones”.

Por eso, e independientemente de que esto pueda suponer “una dificultad tremenda para determinados trabajadores”, el sindicalista de Comisiones Obreras considera que se tiene que empezar a discutir sobre la educación de la gente joven, para que tengan los conocimientos necesarios para lo que “la era de digitalización les va a exigir”. “Hay que empezar a plantear cuáles son las necesidades educativas, tanto las universidades como la formación profesional e incluso en la educación reglada de primaria”.

Cuando preguntamos a Tim Noonan sobre las principales ventajas e inconvenientes que, según ellos, tiene la digitalización, este sindicalista responde que una de las grandes preocupaciones que tienen es que “hay una tendencia en algunas áreas hacia la concentración de poder en los monopolios – que no es sólo una amenaza a la competencia, sino que puede ser una amenaza para la democracia en sí”.

Según CC.OO., si no se lleva a cabo esta regulación que demandan los sindicatos, en un futuro habrá ”15 o 20 multinacionales que tendrán copado todo. Podemos estar hablando de acabar casi con las pymes”. Una situación que, según Jurado, está siendo bien entendida por las patronales como la CEOE (a la que pertenece Ametic).

El director de esta rama de la patronal asegura que desde Ametic se comparte esta visión. “Debemos cooperar para que la transformación digital de nuestro país redunde en bienestar y oportunidades para la población, eficacia y eficiencia en nuestras administraciones públicas tanto en la gestión como en la prestación de servicios y, finalmente, en generación de tejido industrial tecnológico y en competitividad de nuestros sectores productivos”

En sus reivindicaciones, los sindicatos aseguran que no están mirando solo por los intereses de los trabajadores, sino de la sociedad en general, incluyendo a las empresas. Como explica Jurado, “para la digitalización llegue a todo el mundo hay que tener la infraestructura necesaria”, lo que supondrá unas “inversiones extraordinarias” en toda Europa para que los municipios de menos de 10.000 habitantes también tengan conexiones de banda ancha.

“Hay miles de empresas que están ubicadas en municipios de menos de 5.000 habitantes. En España tenemos unos 23 millones de habitantes que viven en municipios donde prácticamente la fibra óptica y las nuevas tecnologías de alta velocidad de las telecomunicaciones no está previsto que lleguen hasta dentro de muchos años, dependiendo del tamaño del municipio y de la rentabilidad que pueda tener para las operadoras. Esa gente se queda fuera de la digitalización. Todas las empresas que están ubicadas en esos municipios se quedan fuera y, cuando quieran entrar, ya no tienen espacio”, asegura.

Un problema que no es exclusivo de nuestro país. “Alrededor de la mitad de la población mundial no tiene acceso a Internet y la comunidad internacional no está abordando este asunto adecuadamente”, sentencia Noonan. “Se trata de un asunto urgente de justicia social y económica. Si no se resuelve, entonces la “economía digital” será sólo para la mitad de la población mundial”.

Por todo ello, estos sindicatos están reclamando a los gobiernos más medidas y toma de decisiones para que la digitalización tenga beneficios para todos. “Los gobiernos deben garantizar que se respeten los derechos fundamentales de los trabajadores, como la libertad de asociación y el derecho a la negociación colectiva, a medida que se despliegan nuevas tecnologías. Esto no es difícil, es sólo una cuestión de voluntad política”, explica el responsable de ITUC.

En su opinión, “los gobiernos deben garantizar que los procesos de diálogo social estén a la vanguardia en la configuración del nuevo mundo del trabajo y que se respete el derecho de los empleados a negociar el cambio con sus empleadores. Si se hace, será posible manejar el cambio para que sea en beneficio de muchos en lugar de unos pocos. Si no, el futuro podría ser sombrío. Los sindicatos están listos y dispuestos a negociar el cambio, pero allí donde el cambio se impone sin consulta y derechos, los trabajadores y sus sindicatos se resistirán a esa imposición”, advierte.

Desde Comisiones Obreras se asegura que la digitalización “bien aplicada” puede mejorar el estado de bienestar y la vida de todos los ciudadanos. Los beneficios para los trabajadores no tienen por qué ser a través de dinero necesariamente. “Por ejemplo, podemos aprovechar ese aumento de la productividad para que no se pierdan los puestos de trabajo, trabajando menos horas”.

Anuncios

9 Responses to El trabajo en la era digital

  1. julio. dice:

    conocer al hombre, conocerse a sí mismo -medio y fin-;
    luego aparecen (creadas por el hombre)
    las ciencias, la religión, la ideología, la producción;
    hasta no resolver la ecuación íntima -que nos lleva a la comunitaria-,
    cualquier celular, planeta descubierto o chamán,
    nos hará creer que es un fin en sí mismo;
    y sabemos, alegremente, que toda creación es un medio.

    saludos a la evolución de avanzada,
    al homo peroniens.

  2. ricardo j.m. dice:

    muy interesante ahora en la parte de la preocupacion sobre el acceso digital habria que avisarle a esta gente que una tercera parte de la humanidad todavia no accedio a nada, ni agua tiene.

    o sea que problema sobre problema es el mismo problema que no se soluciono antes en otros topicos y por las mismas razones.

    advierto que es necesario afilar la mente che, porque teniendo en cuenta que hay una importante masa de privilegiados agitando que hay mucha gente. desde el lado de los comunes tenerlo en cuenta y no quedar girando en la misma logica cuando se plantean los problemas sin dar ninguna solucion o atisbo de ella mas que la peticion.

    • Marcelo J. Tull dice:

      Excelente tu acotación, Ricardo j.m.- Una visión macro del infame mundo en que vivimos, nos muestra claramente que el hambre, la pobreza, la desnutrición y las matanzas por poder/dinero, son moneda corriente.- A esos dos mil millones de almas, ¿qué carajo les importa la PC y la notebook si no tienen techo, comida y ropa?.- Algo que siempre pensé, sobre todo para países medianos y grandes en tamaño (como el nuestro), es una vuelta a los lugares abiertos: el campo.- Somos países con grandes extensiones y nos merecemos tener grandes industrias alimentarias donde, no solo se siembre, cosecha y venda (como quieren tantos turros) sino que también se transformen esos productos y se vendan elaborados.- Pero también, en ambas partes de la cadena, volver un poco al pasado y dejar de lado gran parte de la tecnología para volver al trabajo humano.- Sé que suena a retrógrado, pero sería una manera de dar trabajo genuino a millares de personas en forma rápida.- Obviamente que los Estados (nacional y, sobre todo provincial) deberían encargarse y tratar esto, por ej., como una cooperativa con parte estatal y parte con los obreros.- Una empresa privada compraría maquinaria impresionante para producir cada vez con menos gente.- Perfecto.- Pero la cooperativa, podría anteponer a la ganancia desmedida, la necesidad de tanta gente por ganarse su sustento.- Entonces, en vez de sembrar, cosechar y transformar el producto con 20 máquinas y 50 personas, hacerlo con 3 máquinas y 5.000 personas.-La dirección del proyecto solo se preocuparía por tener un superávit normal y reinvertiría como regla.- Eso podría hacerse en varias provincias, teniendo en cuenta las particularidades de cada una (aún las mineras) y dejando el nicho suficiente para que sigan los emprendimientos privados.- Con los años, si esas personas desean modificar su status, producto del estudio de sus descendientes, estos podrán hacerlo y siempre habrá nueva gente para ocupar su puesto.- Esto podría ser algo para conversarlo y modificarlo de 100 maneras diferentes, pero la meta se cumpliría con trabajo digno.- Y esa gente que ahora labura, sabemos que gasta, consume, ya no requeriría gran asistencia del Estado (por ej. los famosos Planes que tanto molestan a los burgueses de mierda).- Esto, implicaría utilizar sabiamente todos los terrenos disponibles y…si: habrá que expropiar o comprar algunos tierras en manos de garcas que están improductivas.-

      • ricardo j.m. dice:

        y no pudiste leer el otro por que a abel no le gusto, muy siglo 21 era el comentario

  3. ricardo j.m. dice:

    y abel decile a manolo por si no lo sabe que tiene la pagina muy intervenida con popups virales, no podes ir a un link sin que te habra 5 ventanas parece una pagina porno del año 2000

  4. victorlustig dice:

    vieja! volvieron los luditas
    cabe acotar que los luditas eran la crema del obrero de esa epoca
    de paso, siempre hay alguno pensante a la cabeza de eso, arriba aparecen 3
    repitiendo el mantra, cuando un automatizar un puesto salga un año de sueldo, se automatiza, es un mundo capitalista

    China lo quiso hacer en 1960, en el gran salto adelante, miles y miles de acerias minusculas que no dejaron una cuchara sana, el acero no salia bien eh, Marcelo, hay inifnita literutura al respecto

  5. Silenoz dice:

    Hummmmmm…

    Medio raro este enfoque en la “digitalización”

    En lo que respecta a la automatización, que viene ya de la época del cro. A. Smith (de hecho ese es el sentido de la división del trabajo: la partición de las tareas al grado de lograr un mayor grado de simpleza y “rutinización”…. el concepto de alienación marxista) lo que ha provocado es un cambio en la naturaleza del trabajo, han cambiado los perfiles requeridos que necesitan una mayor capacitación. Una de las consecuencias de este proceso, que se aceleró a partir del fin de la WWII, fue una mayor brecha entre los salarios de las tareas menos calificadas respecto a aquellas con mayor grado.

    El alto desempleo de algunos países NO SE DEBE a un reemplazo de trabajadores por máquinas, al menos su incidencia es leve. Y todo indica que, coincidiendo con el criterio keynesiano, estos niveles son consistentes con falta de demanda debudo a una debilidad de los ingresos de las mayorías

    Si bien parece que el cuentapropismo o free lance es un fenómeno con miras a afianzarse y crecer, su debilidad en cuanto a las condiciones laborales se profundizará en la medida que no cuenten y no promuevan representaciones del conjunto para negociar frente a las empresas, no digo en condiciones igualdad pero, al menos, que no haya anta diferencia de poder y simetría entre unos y otros

  6. Marcelo J. Tull dice:

    Me parece que no me entendiste, muchacho.- No pienso en decenas de miles de acerías ni centenares de miles de emprendimientos.- Pienso en algunas grandes empresas, con miles de empleados cada una, en distintos lugares del país y relacionadas con productos que esas grandes provincias puedan producir.- Pensá en alguna gran empresa, de esas que te acordás del nombre o del logo, pero que en vez de ser una S.A. con un directorio y algún CEO trillonario (como los mierdas que están en el gobierno de ahora y que se llevan su fortuna al exterior) fuera manejada por un grupo de gente compuesta de obreros y/o empresarios y que, en vez de buscar ganancias desmedidas que desaparecen, se utilize esos fondos para repartir y se reinvierta.- Todo eso bien estudiado, para no molestar demasiado a las empresas privadas, sería una fuente impresionante de trabajo, de generar productos para consumo de la gente de este país (parece que todo el mundo se olvida de los argentinos consumidores) y, por que no, para exportar.- Los mecanismos de control, de reparto o de lo que se te ocurra, podría estudiarse y, vos podrías encargarte de encontrar falencias basadas en las experiencias Chinas, yemenitas o selenitas.- Lo importante, creo, es tratar de encontrarle la vuelta a este mundo de MIERDA, donde diferentes grupetes de turros durante miles de años, acapararon fortunas en desmedro de las inmensas mayorías.- ¿Viste los últimos números de repartos de la riqueza? Con las misma bosta actual, siempre terminaremos en el mismo sitio.- Saludos.-

    • victorlustig dice:

      ejemplos? en serio, sin subsidios explicitos o implicitos
      no existen
      ah, por cierto, en la decada ganada quienes ganaron mas plata fueron, los bancos
      rive gauche, bah

      muchacho, es un termino muy del Sur de USA aplicado a los inferiores, los esclavos

      el ideal termino en en el comunismo real y los gulags, bueno, aca me querian madar a reeducar asi que, quizas tengan razon, no pertenezco a la minoria ilustrada, tampoco tengo campo, no soy un kulak

      bah (con todo respeto)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: