Otros “desaparecidos”

rust-belt

Esta columna En tiempo de escuchas, de Carlos Leyba, un veterano e inconvencional economista (¡se preocupa por la realidad!) sobre una conversación entre un funcionario y un empresario fue publicada este viernes en El Economista y levantada por Mundo Empresarial.

Los argumentos en boca del funcionario muestran que está en un tercer nivel. Los de más arriba sólo dialogan con esta franqueza con los CEOs de las multis y las cabezas de los grandes grupos. Pero reflejan muy bien, estimo, lo que está realmente piensan los niveles de decisión del actual gobierno. Y el tono de las conversaciones que se dan con los empresarios medianos y pequeños.

Agrego al final una observación que se volcó en el seno de la Comisión de Economía del PJ. Pero me parece que el mejor título para la nota lo puso M. E.:

Para los funcionarios los empresarios que entorpecen la competitividad “tienen que desaparecer”

Nos llegó esta desgrabación entre un funcionario (F) joven, con posgrado, ejecutivo del sector servicios, que habla con un empresario (E) nacional mediano, manufacturero y transformador, con cincuenta años en el rubro

F: Venís perdiendo competitividad hace rato. Participación en el mercado externo casi nula y en el interno en declive. No sos competitivo. No entiendo.

E: Tenés razón. Afuera me dicen que mi calidad es razonable en este nivel de gama, pero que mis precios son imposibles. Lo lamentan. Que revise mis números. Que así no. En el mercado interno me devuelven mercadería. Los importadores dan precio y financiación. No tengo capital de trabajo y si pido crédito me matan con la tasa y rápido por el plazo. La importación es muchísimo más barata. Es cierto, no soy competitivo. Ahora decime, ¿a vos te parece que con este tipo de cambio yo puedo competir?

F: ¿La misma cantinela? No hay cepo, no hay retenciones, los capitales entran y salen, el mercado fija el tipo de cambio. Oferta y demanda. ¿Qué te pasa? Este tipo de cambio es de equilibrio. Lo fija el mercado. ¿Está claro? Y si ese dólar de equilibrio a vos no te alcanza, simple, baja la renta del capital y, si no tenés margen, baja los costos. Y si no podes, importá. No vengas con la cantinela del tipo de cambio que no te deja competir. Sos vos, tus costos y tu renta los que te sacan del mercado.

E: ¿Tipo de cambio de equilibrio? ¿Todos los mercados están en equilibrio? La tasa de desempleo supera el 8%. ¿Podés decir que hay equilibrio? Estás confundido. Una cosa es el “equilibrio en el mercado cambiario” y otra cosa es que la economía esté en equilibrio. ¿Y la inflación? ¿Y el déficit fiscal? Dale. ¿“Tipo de cambio de equilibro” con tamaño desorden? El tipo de cambio va a seguir bajando en términos reales porque entran dólares por dos razones. La primera, los estados, tanto nacional y provincial, como municipal, se endeudan en dólares a tasas descomunales. Como estamos mal en materia fiscal entran dólares caros que habrá que pagar o incrementar la deuda. La otra razón es que como el dólar baja o se mantiene estable, entran dólares para ponerse en pesos que rinden tasas astronómicas en dólares si hacen la bicicleta: vendo dólares, colocó en pesos, me pagan el 25%, el dólar baja o está estable, compro dólares y le hago una tasa en dólares mensual del 2%. Bingo. Ganan los que entran dólares sin hacer nada. Yo pagó la tasa en pesos, me aumentan los costos y el dólar, al bajar, me impide exportar e incentiva la importación. ¿Cuál es el equilibrio?

F: No entendés. La estabilidad del dólar calma las expectativas inflacionarias y, además, las importaciones “bajan la inflación”. Frenamos la presión inflacionaria y damos señales virtuosas. ¿Cuál es el principal problema? La inflación. Así la estamos bajando. Ya sé que me vas a decir que el “ancla cambiaria” ya fracasó. Pero esto es distinto. Nosotros estamos poniendo en marcha reformas estructurales de lo que atenta contra la competitividad. Vamos a quedarnos 8 años. Vamos a dar un salto de productividad, de competitividad, de eficiencia. ¿Cómo? Terminando con estructuras pesadas que impiden competir. ¿Cuáles? Anotate: competitividad por conectividad. El país va a estar comunicado. Vamos a ponernos en punta. Por ejemplo, bajando los aranceles de la tecnología. Se terminan los celulares de Tierra del Fuego. Vamos a poder operar en tiempo real aquí y en el resto del mundo. Vamos a construir autopistas, aeropuertos, vamos a incorporar equipamiento ferroviario y todo eso va a generar más capacidad competitiva. Y además vamos a ayudar a las empresas a mejorar. Lo haremos con créditos y disposiciones tributarias y en particular con las Pymes. Y también desbrozando el camino sacando a las empresas no competitivas radicadas en el país que, con sus precios, impiden la competencia. Esas son reformas estructurales y no simplemente el dólar como ancla cambiaria.

E: ¿Ocho años? Pero si el tipo de cambio sigue para abajo, por todas las razones que sean y todas esas reformas por todas las razones que sean, mi empresa desaparece.

F: Perdóname. Pero es así. Vos tenés que desaparecer porque entorpeces la competitividad.

E: Perdóname vos a mí. La competitividad, que es un bien social y colectivo, implica que debe lograrse sin aumentar el desempleo. Es más debería bajar el desempleo. Si hay desocupación para lograr la competitividad no somos más competitivos porque inevitablemente aumentamos el costo social. Es decir baja el costo de la empresa y aumenta el de la sociedad. El neto es que sos menos competitivo o en todo caso igual de poco competitivo. Y la otra condición es que no baje el salario. Si el que queda desocupado vive de la ayuda social, le bajó el salario y entonces el sistema es menos competitivo. No entiendo tu idea de competitividad que, fijate, la pusimos en discusión porque vos insistís que el tipo de cambio de equilibro del mercado cambiario es “el tipo de cambio”. Y no creo que sea así. Fijate. Los dólares entran porque tenés déficit fiscal e inflación. El BCRA no baja la tasa de interés porque si lo hace “sube el dólar” y empuja la inflación. Y el déficit fiscal obliga a endeudarse en dólares a tasas caníbales con destino a financiar pagos de transferencias, subsidios y ayudas varias. Modestamente, no soy funcionario ni economista, estamos en un círculo vicioso. Vos me decís que tengo que bajar costos. Y eso para vos es más importaciones o menos empleo. En ambos casos tirando la soga bajar costos es menos empleo. Y si hay menos empleo tú respuesta es más subsidios que aumentan el déficit fiscal. El desempleado no paga impuestos y además cobra pagos de transferencia. Excepto que quieras dejar que se acumule la desgracia. En ese caso, esto no dura, y como te imaginas vas a perder las elecciones y el poder. Es decir aun el que no trabaja tiene que comer y esa comida la paga el Estado y como el pibe no paga impuestos y, lo que es peor, la empresa, que finalmente desaparece porque no es “competitiva”, deja de pagar impuestos. El círculo vicioso es que tu tipo de cambio y tu filosofía de la competitividad aumentan el déficit fiscal, requiere más dólares del exterior y vuelve a bajar el tipo de cambio. No te entiendo.

F: Claro que no entendés. Tenés que invertir. No tenés que despedir. Tenés que invertir para ser más competitivo. Es simple. Si invertís, adquirís tecnología y con tecnología sos más competitivo. Pero, obviamente, tiene que invertir el que te provee y también el tipo al que vos le vendes. Los empresarios…

E: Pará. Tengo que invertir y asegurarme que inviertan el que me venden y el que me compra porque esa es la única manera que la cadena de valor sea competitiva. Y si alguien no invierte con ese tipo de cambio debe desaparecer y yo importar el insumo, ¿pero si no invierte el que me compra?

F: Exportá.

E: Pero si me reconoces que el tipo de cambio real seguirá bajando ¿cómo querés que planifique para exportar?

F: Riesgo empresario.

E: Suponte que me decido a ese riesgo de invertir para exportar, sin que toda la economía privada lo haga igual, a un tipo de cambio que me decís va a estar sometido a la secuencia déficit, endeudamiento y, por lo tanto, sometido al círculo vicioso de expansión del gasto para compensar las falencias del aparato productivo y que, como consecuencia del proceso de déficit, generará deuda y caída del valor real del tipo de cambio que lo define el mercado de cambios. ¿Cuánto tiempo de supervivencia me otorgás? La experiencia de los últimos 40 años es clarísima: revaluación del tipo de cambio, pérdida de empresas y empleos, perdida de actividades, pérdida de la complejidad estructural, déficit fiscal de auxilio, deuda externa, revaluación. Pasó con J. A. Martínez de Hoz, con Domingo Cavallo, con Cristina Kirchner. A cada uno de ellos, con menos industria cada vez, les sucedió hiperinflación, hiperdesocupación y herencia dramática, que es donde estamos.

F: Viste. Herencia dramática. Lo dijiste vos. Sacamos el cepo, liberamos el mercado y vamos camino a la solución. ¿O no?

E: Irás en el camino. Pero con el panorama que te pinté y, peor, con el que vos me pintás para los próximos ocho años, yo estoy muerto. Te aclaro que hace décadas en el país no hay inversiones. Te va a costar contar con los dedos de la mano inversiones de más US$ 500 millones que no sean en actividades vinculadas al sector primario. Y cuidado que hasta tienen el caradurismo de poner el oro como exportación industrial. Te van a sobrar los dedos de la mano. Por eso tenés, además del desempleo, más del 30% trabajando en negro. ¿Querés bajar las cargas sociales? Fenómeno. ¿Y quien va a pagar el sistema social? No te olvides que nuestro Estado que tiene que proveer educación, salud y seguridad, como mínimo. La realidad es que, además de los impuestos, les cobra a los ciudadanos la plata para las obras sociales o ellos la ponen del bolsillo para las prepagas o pagan la escuela privada o ponen un policía privado en la puerta del departamento. Las reformas que querés hacer implican que tenés que decir quién lo va a pagar. No se puede hablar en borrador. Y mucho menos imponer lo que hablas en borrador. Tenés el derecho de proponer y defender las reformas que quieras. Pero tenés la obligación de consensuarlas. Porque nada garantiza que una vez puestas en marcha, otro elenco no dé marcha atrás o arranque para otro lado. Me hablás de “reforma impositiva” ¿Cuál? Como voy a invertir sin conocer la estructura tributaria. No hablés en borrador.

F: Como siempre, ustedes quieren la cosa fácil, tipo de cambio “competitivo”, sistema de crédito largo y barato. No sé. Sean competitivos.

E: Hermano, los países competitivos lo son porque tienen tipo de cambio competitivo, productividad sistémica, crédito abundante y a largo plazo y, además, muchos incentivos fiscales para invertir y sabes por qué, porque sin inversión no crece la recaudación y aumenta el gasto público. ¿Cuánto tiempo van a tardar en aprenderlo? Y te aclaro te va a costar encontrar un período de superávit fiscal en serio sin tipo de cambio competitivo y retenciones al sector primario, minería incluida. Sabés por qué. Porque esta es una economía de dos velocidades. La de la naturaleza, que es Fórmula 1 y la de la transformación que va –paradójicamente– en carreta. Transformar la carreta en Fórmula 1 exige un programa de transformación no de demolición. Y tampoco un programa de caridad para lo que queda en la calle.

El funcionario se quedó sin tono. Los celulares todavía no funcionan, un problema competitivo”.

Esta mañana se comentó el artículo, informalmente, entre miembros de la Comisión de Economía del PJ. Rescato la frase de Pablo Challú, un hombre que conoce el mundo empresarios desde adentro: “El problema empresarial de las PYMES es que, salvo contadas excepciones, no se deciden a trabajar, sostener y pelear por una ideología que los ampare y promueva: muchos de sus dirigentes sólo sobreviven cuando están al amparo del calor oficial: y así les va y nos va!”.

Anuncios

17 respuestas a Otros “desaparecidos”

  1. David (idu) dice:

    Obviamente los dos están equivocados.

    El funcionario, que como casi todo funcionario nunca agarró un destornillador. Teoría bla bla que no van a aplicar jamás.

    Obvio: viene del sector “Servicios”. Esos tipos a los que ponés en una isla desierta con la mejor notebook del mercado, con los últimos datos de Wall Street, y su título de Harvard en un bello marco, y se va a morir de hambre o picado por un alacrán en pocos días.

    Cree que si hay mejores rutas y los celulares llegaran a funcionar, mágicamente los PYMES van (vamos) a conseguir plata barata para competir con los chinos. Pavada grossa de funcionario ignorante.

    Lo cual no ocurrirá jamás con las tasas vigentes desde la dictadura militar con las leyes financieras de Joe (que parece serán eternas), y que nunca cambió, bajo ningún gobierno . Ahí se demuestra que todos los gobiernos son profundamente “antiliberales”, fijando (¡horror!) el precio de mercado de un bien muy especial: el dólar.

    El empresario, que como todo emprendedor que siempre baila (bailamos) con la más fea, no se decide a convencerse de que la industria argentina fracasó: décadas de proteccionismos varios solo sirvieron para que algunos vivos la junten con pala sin ningún tipo de innovación tecnológica (caso “electrónica” de Tierra del Fuego).

    La industria estaba condenada desde el momento en que nuestra competitividad primaria es infinitamente superior a nuestra competitividad industrial. Se denomina “Enfermedad Holandesa” y nosotros la padecemos sin darnos por enterados.

    La “enfermedad de la abundancia” por paradógico que suene.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Mal_holand%C3%A9s

    Por ende, tampoco sabemos cómo enfrentarla.

    Sobrevivirá alguna industria ligada al campo.

    Sobrevivirá con dificultades la industria con valor agregado de servicios, o en nichos muy particulares, no masivos.

    Por ejemplo: Nunca pude lograr un proveedor de un disco metálico con un agujero perfectamente centrado y perpendicular, para rotar a alta velocidad sin vibraciones.

    Una pavada que se hacía en las matricerías argentinas hace medio siglo. Cuando los trenes dormitorio llegaban a las Sierras de Córdoba.

    Hoy los tengo que comprar en una fábrica artesanal alemana, que se dedica a mecánica de hobbies. Un nicho ínfimo, pero que exporta a todo el mundo.

    Y sobrevivirá el emprendedor que comprenda el mundo que se viene (en realidad ya se vino): el del conocimiento).

    Por más que el amigo Ricardo JM me tome el pelo con la estúpida “robótica”.

    Lo digo con tristeza de 42 años de industrial, y con algo (todavía) de cerebro para tratar de entender cómo insertarnos en lo que viene.

    Ese empresario del reportaje va a cerrar.

    Yo no.

    • David (idu) dice:

      Fé de erratas: “paradójico”

    • Silenoz dice:

      Che vo’ “triste” (jodete.. vo’ lo votaste agua y ajo ja ja…) decime ¿por qué la “enfermedad de la abundancia” NO le pasó a USA, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y hasta Noruega ponele con el “pitroleo”?

      Igual no te preocupés.. resiliencia hasta que el proximo populismo te baje el agua hasta el nivel del cuello….. (bahhhh… siempre y cuando no se haga demasiado largo… después de “42 años de industrial” el tiempo urge y es implacable ja ja…)

      • David (idu) dice:

        Fiel a mi principio “Yo no leo a Silenoz”, procederé a la excepción que confirma la regla.

        Lo de “triste” es una licencia poética, amigo.

        No puedo estar triste mientras estoy creando cosas. Tal vez sea demasiado sutil par vos.

        Yo “lo” voté en el ballotaje, y lo volvería a hacer con tal de no escuchar insufribles cadenas o bancar a Zanini (el monje negro-amarillo de Scioli, “El Inundado sin Cifras”).

        NO les pasó a los países que no dependen de exportaciones primarias, y que además venden patentes y royalties, y que además, como es el caso de Noruega, hicieron con eso un fondo INTOCABLE de 900 mil millones de dólares.

        Se llama ahorro y previsión.

        Nosotros, con la misma suerte noruega de los bienes primarios, estamos cada vez más endeudados.

        Es que somo`s demasiado piolas , somo` (imitando la elaborada redacción de Sile).

        Claro que “resiliencia”, bello neologismo social, copiado de la Tecnología de los Materiales.

        Exactamente, el tiempo urge y es implacable, por eso es imprescindible dejar legado a los que siguen para que no sean tan imbéciles como nosotros.

        ¡Ja!

      • Leandro dice:

        EEUU no siempre exporto tecnologia y patentes y la mar en coche, en algun momento estuvo en exactamente las mismas condiciones que nosotros. Pero a diferencia de nosotros, aplicaron apropiadamente el nacionalismo y proteccionismo, en forma sostenida durante 50 años y SIN EL BOICOT INTERNO ETERNO. Mantuvieron condiciones adecuadas para el desarrollo de su industria todo el tiempo que fue necesario hasta que esa fuera competitiva respecto del resto del mundo. Y son todo lo proteccionista que sea necesario con sus sectores que no son competitivos (ver subsidios agricolas europeos). Al respecto abel colgo hace poco un muy buen posteo:
        https://abelfer.wordpress.com/2017/02/15/el-mundo-vuelve-a-la-normalidad-el-proteccionismo/

        A diferencia de eso, nosotros tuvimos el famoso ciclo de 10 años. 10 años de proteccionismo crecimiento de la industria y mejora, que llegan a su fin cuando los opos opas que quieren reprimarizar consiguen podrirle mediante sus medios, campañas y boicots, la cabeza a suficiente gente (o convencer a los generales apropiados, en su momento), para meternos en un ciclo de reprimarizacion de la industria, destruccion, vaciamiento.
        Lo que nos caga es que no tuvimos una guerra civil a la EEUU en la que los partidarios del “libre cambio” que casualmente son principalmente los que producen bienes primarios, fuesen derrotados en forma absoluta y perdieran poder para definir el futuro y marcar el rumbo. Al mantener cuotas importantes de poder lograron eso, mantenerse expentantes y cada tanto llegar al poder para fomentar el modelo que los favorece A ELLOS (el resto que se cague, como es la base de su filosofia).

        Y bueno, asi estamos.

      • David (idu) dice:

        ¿Que no tuvimos guerra civil como los EEUU?

        TODA nuestra historia es una continua guerra civil: Buenos Aires contra los caudillos, Unitarios y Federales, Peronistas y antiperonistas, Civiles y militares.

        Peronistas (de Perón) y (peronistas de la guerrilla).

        Solo que nuestra guerra nunca terminó en algo que nos saque de la decadencia.

        Algo que los EEUU debieron hacer mejor…

        Que ahora cobran royalties y además pueden volver a ser proteccionistas.

        Manda el que manda.

        No es triste la verdad, lo que no tiene es remedio…

      • Leandro dice:

        Aprenda a leer, david, está en edad.
        Dije muy claramente, que lo que no tuvimos fue una guerra civil donde los partidarios del “libre cambio” y primarizacion de la economia FUESEN DERROTADOS ABSOLUTAMENTE y perdieran poder para definir el camino del pais, como sí pasó en EEUU.
        Bastante distinto a decir NO TUVIMOS GUERRA CIVIL.

      • David (idu) dice:

        Gracias Leandro:

        Volví a leer y entendí lo mismo que antes.

        Está claro que la edad me está haciendo estragos.

        Tu tesis sería que si en vez de vivir en guerra fraticida por el mero poder político, lo hubiésemos hecho con algún plan estratégico en el balero, todo estaría bien.

        Pues no: hacer eternas guerras de poder, que es lo que nos gusta, nos lleva al atraso y a la miseria.

        Aún hoy no “sabemos” (los progres) qué diablos significa “neoliberalismo” o el simple “liberalismo”, más que saber que nos contaron que son cosas malísimas y que nuestro Himno Nacional está pifiado.

        O sea, no tenemos camino como país, en eso coincidimos, solo que por razones diametralmente opuestas.

        Lo de “derrotas absolutas” suena un tanto extremista y amenazador. Bueno, en los blogs no hay (creo), demasiado peligro.

        Y 200 años después de ser un país, bien podríamos saber qué queremos sin necesidad de otra(s) guerra(s) civil(es).

        No sabemos.

  2. Alcides Acevedo dice:

    Cuánta imaginación… ¿se puede conocer el nombre del funcionario? ¿el del empresario y a qué se dedica?

    Me mató esta frase:

    ¿Querés bajar las cargas sociales? Fenómeno. ¿Y quien va a pagar el sistema social? No te olvides que nuestro Estado que tiene que proveer educación, salud y seguridad, como mínimo.

    Todo bien ¿pero qué clase de empresario diría semejante cosa? fácil, uno que tiene poco diálogo con su contador y no vio con cuanto lo sacuden mes a mes.

    Para hacerlo fácil, en una fábrica típica, por cada peso de bolsillo que recibe un trabajador el empresario debe depositar a la AFIP por todo concepto alrededor del 60 centavos, eso sin contar aportes sindicales o de seguridad e higiene municipal, o algún otro cargo que se me escapa y eso considerando que no pagan ganancias.

    Como sea, esta nota demuestra que los Nac&Pop no entienden nada, ya lo dije muchas veces, si el salario industrial argentino duplica al de Polonia (por dar un ejemplo) y la productividad es de la mitad tenemos un problema, no es un estímulo al consumo, es una carga insoportable que lleva necesariamente a un estrangulamiento.

    Pero no es la única, como bien señala el supuesto “empresario”, falta de crédito, infraestructura, cadenas de valor, costos de logística… bueno, la falta de competitividad en Argentina no es un capricho, aunque sí es un capricho poner fábricas en Tierra del Fuego, San Luis o Catamarca ¿a quién se le ocurre que un país con problemas estructurales de competitividad puede poner fábricas en lugares donde se es todavía mucho menos competitivo? y eso por dar un ejemplo.

    No caben dudas, el realismo mágico industrial argentino nunca agotará la capacidad de asombro.

    • Silenoz dice:

      carga insoportable” es leer pavadas como las vertidas en tu comentario….¿de qué imaginación te jactás si las pavadas del supuesto funcionario son las mismas idioteces en las cuales crees?…

      Explicá por qué NO funcionan “biliver” ja ja…

  3. Silenoz dice:

    Ja ja…

    Que me disculpe el cro. Leyba pero se me da que esta nota es un soliloquio….. reconozco mi prejuicio, que se yo…. (las preocupaciones del PymE sobre la cuestión social y salarial me suenan fuera de (su) contexto más allá de la mescolanza) y me llama mucho la atención que esto haya sido levantado como una suerte de verdad revelada… (e’ muy berreta que’ quere’ que te diga)

    En cuanto al PyME… tiene razón el cro. Challú pero hay que “educar al soberano”…. sino viene cualquier 4 de copas que te sicopatea y delira con fantasmas y literatura distópica….

  4. Ezequiel Gaut dice:

    Gracias por subir esto.

  5. Norberto dice:

    Estos días he escuchado dirigentes empresarios PYMEs hablar del costo impositivo argentino, y a funcionarios tal como lo hace el del artículo, y lo importante es que de una u otra forma la producción que llega, que por otro lado puede estar a precios de remate, tiene diversas formas de subsidios en sus países.
    No voy a dar las ideas que tengo para que en un mercado abierto pero con aranceles, la producción nacional sea competitiva, pero es claro que los talibanes del mercado chocarán el barco de la calesita, y triunfarán sobre un tendal de muertos.
    Y esto enlaza con el post anterior, dado la extraña obsesión masoquista de una parte de la clase media,que acepta como necesario entrar en la manga del matadero, para en un futuro lejano, que como vemos en países donde estas políticas llevan años, dada vez es más lejano y con frutos cada vez más mezquinos, por cuanto creen que ellos no serán los afectados, sin considerar que la suerte es loca y son muy pocos los de la vaca atada.
    Nunca menos y abrazos

  6. guillermo p dice:

    No parece un diálogo del mundo real.
    Lo que sí es una pieza maestra de divulgación de Teoría Económica (micro y macro) condensada.

  7. ricardo j.m. dice:

    la conclusion es que no hay que ayudar a nadie de los expulsados de la transformacion.

    les sobra gente y son tan boludos que no pueden salr a pedir asesinatos en masa porque no saben quienes les sobran.

    el problema es la inflacion dicen los craneos cuando esta demostrado en los ultimos dos años que el problema no es la inflacion sino su efecto social, el unico efecto economico real que tiene para los charladores del post se llama ganancia.

    y el problema del tipo de cambio no es su valor con respecto a una determinada moneda , sino que como nosotros no acumulamos oro como reservas y lo regalamos , no tenemos con que comerciar con quienes lo hacemos en nuestras monedas o por lo menos tener otra herramienta para activar en el asunto, otro valor real de referencia con que negociar.

    pero mejor no, mejor maimi y londres a unos le damos la deuda y otros el oro

  8. Juan Carlos dice:

    Esta discusión es inútil: lo que tienen en la cabeza los “F” es un ícono que hay que adorar ciegamente y nada más: $$$

    Son impermeables a las necesidades, aspíraciones e ideas de quienes no vengan de su selecto grupo. No quieren saber nada sobre los “otros”, sentirse superiores los ha emborrachado. ¿Como podrían imaginar lo que significan $20 en la vida de un jubilado?

    Para ellos, los objetivos políticos se definen a partir de sus efectos sobre la economía. Es decir que una planilla Excel de resultados financieros es la que decide que se hace en la política. Creo que hacer política con el fin de nutrir una cosa a la que se llama “economía” es un sinsentido.

    Esta “ciencia” en las últimas tres décadas se ha convertido en nada más que ideología disfrazada de ciencia. No sólo la economía es ahora un tema exclusivo de expertos que esconden sus juicios inmorales, sino que estos expertos también ocultan los intereses financieros que hay detrás de sus teorías.

    Y lo ejemplifico: si hablamos del PBI, el último cambio importante ha sido la inclusión de drogas ilegales y prostitución en las estadísticas oficiales del PBI de la Unión Europea. ¿Así que ahora el crimen es parte de la economía? ¿Y si es así, es bueno o malo que haya más crimen? ¿Como vas a combatir el narcotráfico si llena de plata los bancos de las guaridas y permite vender armas a millones?

    Ejemplos como este hay muchos, pero son rutinariamente ignorados. Revelan que, escondidos bajo el rótulo de economía, desprecian la moral y lo que es bueno o malo para la sociedad. De hecho, es difícil incluso conseguir que algún economista reconozca que existen obligaciones éticas. Y los “F”, ni hablar!

    Es una economía en la que la competencia ha sido corrompida y el poder tiene una influencia omnipresente sobre el comportamiento económico. Pero podemos ver cómo, cuándo y por qué el tema del poder se borró del análisis económico convencional y la influencia que esto tiene sobre el mundo financiero moderno.

    El cambio no puede surgir desde dentro del sistema, debemos lograrlo nosotros, organizarnos, buscar las formas de encontrarnos, de superar las grietas que se nos imponen para cerrar las brechas de desigualdad que nos separan.

    No perdamos el tiempo en discusiones con planillas excel sin alma ni cerebro propios. Encontrémonos y trabajemos seriamente.

    .

    • David (idu) dice:

      Hola Juan Carlos:

      Sería bueno saber si en el PBI de la Argentina se incluye o no el narcotráfico y demás delitos.

      Porque el PBI per cápita, si le creemos a los gobiernos (con record durante el kirchnerismo), a cada familia tipo le corresponderían 50.000 pesos mensuales.

      Y resulta que el Indice Gini del decil superior anda en los 40 mil.

      ¿Quién tiene mi plata y la tuya?

      No está mal saber algo de economía (“ciencia” que reivindico, como otras ciencias que parecen “duras” y no lo son tanto, porque en todos lados está la ideología)

      Al menos para detectar fehacientemente cómo nos vienen mintiendo desde chiquitos…

      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: