Señales de fin de epoca: En Francia

arton65436-ae8ed

Sigo disfrutando de mis vacaciones. Y, aunque la actualidad argenta se sacude, no me animo a comentarla sin estar presente. Por suerte, Juan Chingo, corresponsal en Paris y redactor de La Izquierda Diario, me acerca una de sus notas sobre un tema caro a la inteligentsia argentina: Francia. El estimado Juan me tolera que edite, ligeramente, la carga ideologica de su nota, que no comparto (Pueden leerla, como corresponde, en La Izquierda Diario). Les agrego la mirada de otro sector de la izquierda francesa, en una entrevista del valioso Alternativa Económica. Y pienso que pronto voy a tener algo nuevo sobre Marine Le Pen. Por un curioso motivo, suena en mi cabeza lo que aconseja el tango “Rajá de Montmartre”. Si en casa tenemos todo eso, revolviendose en el guiso…

“Es como estar delante de una película de Quentin Tarantino. Uno de esos pastiches serie B, donde cada personaje que parecía prometer un papel protagónico se encuentra “quemado” con un golpe de Magnum. Un favorito acaba de salir, bum!, él ya está en el suelo, borrado por los votantes que parecen haber convertido a esta carrera pre presidencial en una prueba eliminatoria”. De esta manera dos editorialistas de Le Monde comienzan un artículo que describe la sucesión de escenarios inéditos y la aún fuerte incertidumbre que pesan sobre las presidenciales francesas, a menos de tres meses del primer turno, sin comprender a fondo que es lo que está pasando en el volcán político en que se ha transformado la vida política francesa al fin del quinquenato de Hollande.

Y siguen: “Escándalos, la eliminación de los candidatos “salientes”, debilitamiento o la división de los partidos tradicionales, tensa situación internacional… El cuadro político es inédito, a tres meses de una votación crucial. ‘La situación política nunca ha estado tan desestabilizada, se preocupa François Bayrou (político de centro derecha) que dirá solamente en febrero si se presenta a la carrera presidencial. Hace veinte años, a finales de los años Bérégovoy habían sido ya aterradores, pero si la izquierda la estaba pasando mal, la derecha republicana, estaba bien”.

Esta vez, los republicanos (Les Républicains, LR) están amenazados. El 25 de enero, el semanario Le Canard enchaîné reveló que François Fillon había empleado a su mujer para un trabajo cuya realidad se le hace difícil demostrar y que el propietario de la Revue des Deux Mondes había pagado 100.000 euros por un trabajo de “asesor editorial”, que parece reducirse a dos notas de lectura. Por primera vez, la derecha, que empezó largamente favorecida, tiene en cuenta de forma encubierta lo impensable: una derrota en las elecciones presidenciales y legislativas.

Antonio Gramsci plantea que una crisis orgánica se distingue de las crisis o movimientos de coyuntura porque es una “crisis de conjunto” (económica, política y social) que pone de manifiesto contradicciones fundamentales (incurables) que las clases dominantes no pueden resolver por sus métodos habituales. Se abre así un período de cuestionamiento histórico–no de políticas parciales o líderes particulares sino de la orientación de la clase dominante de conjunto- que se expresa en la crisis de los regímenes políticos y de los partidos burgueses tradicionales con sus bases.

Fue el famoso grito de los indignados españoles “no nos representan”. Esto se tradujo en una crisis profunda del “consenso de centro” construido en las últimas décadas en torno al programa neoliberal.

En el caso francés esta tendencia a la crisis orgánica se expresó más tempranamente que en otros países europeos, como dieron prueba en la década del 2000 la eliminación del Partido Socialista en la primera vuelta de las presidenciales de 2002, el fracaso del referéndum europeo y la revuelta de las banlieues en 2005, sin nombrar la oleada de la lucha de clases 1995/2010 que aunque no derrotó la ofensiva neoliberal le puso palos en la rueda. En la década posterior el carácter inédito del fin de reino de Hollande, a la vez que los fenómenos aberrantes terroristas y las fuertes tendencias bonapartistas y reaccionarias que disparan así como con un contenido político inverso la reciente contestación contra la reforma laboral, el movimiento social más largo y la primera contestación de masas amplia por izquierda contra un gobierno del Partido Socialista.

Estas situaciones son interregnos en los que, como decía Gramsci, lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer, y en las que surgen fenómenos aberrantes. En el caso francés, la expresión más antigua de esto último es el Front National (FN), lo que muestra que la “enfermedad francesa” viene de lejos. Hoy en día, Marine Le Pen no tiene que decir mucho para seguir siendo un polo de atracción por derecha para los “anti-sistema”. Es líder en las encuestas. Pero más recientemente, Emmanuel Macron (exministro de economía de Hollande) está tratando con éxito de succionar los funcionarios electos y activistas desesperados de los partidos tradicionales. Este ex gerente-socio de la banca Rothschild que viene de lanzar un libro que se llama “Révolution” es una especie de populismo Extremo del Centro, una aberración en sus dos términos, un Beppe Grillo vestido en Armani como lo ataca desesperada la derecha preocupada que este “don nadie” levantando nuevas ilusiones le afane su programa neoliberal). Su cálculo es que la victoria de Benoît Hamon (candidato del ala izquierda del PS en las primarias de parte de la “izquierda”, aunque fue ministro del actual gobierno frente al ex primer ministro socialchovinista sin complejos, Manuel Valls) terminará por romper el ala reformista del PS, que no se encuentra en ese candidato que ayudó, según ellos creen, a sabotear el quinquenato. Es decir, dos fuerzas en movimiento que actúan impulsados por el rechazo de los partidos tradicionales.

La volatilidad del escenario político y en especial la furia que comienza a expresarse en sectores de las masas hacen prever un escenario de más en más ingobernable, donde comienza a desarrollarse un clima destituyente desde abajo. “”Pocas veces en mi vida política, he sentido tanta exasperación que la que observo ahora, escribió el candidato de La France insoumise, Jean-Luc Mélenchon, el domingo por la noche en su página de Facebook. Y supongo que la tendencia ‘dégagiste’ de la sociedad se va a amplificar. ‘‘Dégagisme” su palabra de campaña en 2017, una referencia a la consigna de la democracia de Túnez ’a la dirección de Ben Ali”, dijo Mélenchon, presumiblemente para evitar que lo comparen al “salgan los salientes” de Pierre Poujade” [1].

En base a estos elementos podemos conjeturar una hipótesis: si el próximo presidente no toma verdaderamente en cuenta esta exasperación y se equivoca en la aplicación y “pedagogía” de sus planes reaccionarios en la apreciación de la relación de fuerzas, ¿no abrirá el camino a acciones históricas independientes de las masas? Como alertó a Fillon (y su programa de austeridad dura) Henri Guaino, diputado LR de los Yvelines, candidato a la elección presidencial de 2017 y antiguo consejero especial de Nicolas Sarkozy: “La deflación de Laval abrió el camino para la victoria del Frente Popular en la primavera de 1936”, es decir las medidas de austeridad draconianas tomadas tardíamente por Francia frente a la crisis de 1930 y que abrió el camino un año más tarde al inicio de la revolución proletaria en Francia, desviada por el Frente Popular de Leon Blum, a través de conquistas históricas como las vacaciones pagas.

Es que detrás de esta “elección tobogan” [2] se desprende una fragmentación de los electorados y una dificultad para construir nuevas mayorías, prueba de la polarización social que existe como ya anticipamos luego de la eliminación de Sarkozy en las internas de la derecha y el centro. “Desde 1965, cuando tenía 14 años de edad, nunca he vivido una presidencial de esa manera, dice Jean-Christophe Cambadelis…No hay más ejes o reglas. ‘El primer secretario del PS encontró una buena fórmula para describir esta elección loca, ‘La Presidencial inencontrable’, una referencia a ese “pueblo inencontrable” mencionados por el historiador Pierre Rosanvallon en 1998 para discutir la creciente desafección de los votantes con respecto los principales partidos políticos. El jueves, 26 de de enero de la tarde, en los pasillos de una reunión en Alfortville (Val-de-Marne), otro soporte de Manuel Valls, el Secretario de Estado para el Desarrollo y la Francofonía, Jean-Marie Le Guen, suspiró también: “nada es estable. Es el más grande desbarajuste’. ‘Cada presidencial crea un imprevisto que puede crear un abismo, relativiza alguien cercano al ex presidente François Mitterrand. Sin embargo, las primarias son decididamente máquinas que crean el desorden…’. Al punto que algunos mencionan secretamente una “crisis de régimen”.

La realidad es que hay demasiadas debilidades estructurales en todos los campos políticos e incluida en el de Marine Le Pen [3], a pesar de las fuertes intenciones de voto para el primer turno y el viento de cola político favorable a nivel internacional, que no solo está abierta la elección presidencial sino que fundamentalmente lo que se designa es una enorme dificultad al próximo presidente sea quien sea para gobernar, que posiblemente haga empalidecer el ya débil quinquenato de Hollande.

 

*Las mayoría de las citas son del artículo del diario Le Monde de 31/1/2017 “De Fillon à Hamon, récit d’une campagne présidentielle chamboule-tout”, por Raphaëlle Bacqué y Ariane Chemin

Notas:

[1] Según la definición de Wikipedia , el poujadismo, término derivado del nombre de Pierre Poujade, fue un movimiento político y sindical francés surgido en 1953 en el departamento de Lot (Francia), y desaparecido en 1958. El movimiento reivindicaba la defensa de los comerciantes y artesanos frente al peligro que suponían las grandes superficies comerciales aparecidas después de la guerra, y criticaba asimismo la ineficacia del parlamentarismo de la Cuarta República. Los términos poujadismo o movimiento Poujade designaban pues las actividades tanto de la ’Union de défense des commerçants et artisans’ (el sindicato dirigido por Pierre Poujade) como de la ’Union et fraternité française’ (la agrupación utilizada por Poujade y sus partidarios para participar en política). Paulatinamente el término poujadismo adquirió un matiz peyorativo, para referirse a un movimiento político corporativista con tendencias reaccionarias, propio de las clases medias, también definido como conservadurismo de la pequeña burguesía.

[2] Como la denomina el senador socialista de Val-de-Marne, Luc Carvounas, sostén de Manuel Valls en esta elección que ha visto a un presidente en ejercicio renunciar a su reeelecion, la derrota de un ex presidente y varios primer ministro a la vez que de los candidatos favoritos en las primarias de la derecha y la izquierda para luego ser devorados de nuevo como ha sido el caso de Fillon, primero por el cuestionamiento a su política dura sobre una conquista social como es la seguridad social y ahora con el Penelopegate.

[3] Las encuestas de opinión y los buenos resultados electorales del FN para las elecciones intermedias lo ubican frente a la elección presidencial con confianza. Pero la segunda ronda de las elecciones regionales ha confirmado que no es aun probable que gane en la segunda vuelta presidencial de 2017. Es así, que a pesar del panorama de enorme volatilidad electoral todas las encuestas siguen confirmando la derrota de Marine Le Pen frente al candidato LR o al mismo Macron. La realidad es que a medida que más pasa el tiempo, se vuelve cada vez más claro que el FN se asemeja en las practicas a los partidos que denuncia: el escándalo que hoy atrapa a Francois Fillon, ha sofocado el que amenazaba al presidente de FN. El Parlamento Europeo le reclama 340.000 euros al partido Frente Nacional por haber empleado con fondos europeos, dos personas, que obviamente no trabajaban en la institución, como asistentes parlamentarios.

(bloguero en vacaciones)vacaciones

 

Anuncios

13 Responses to Señales de fin de epoca: En Francia

  1. Daniel Eduardo Arias dice:

    Lo que se está muriendo no se muere y lo que está naciendo no nace. Qué buena descripción involuntaria de la Argentina…

  2. Casiopea dice:

    Una amiga mía me dice: “alors, Macron”. Ella votó por Hollande en la última elección. Hace tiempo que no había un voto tan impredecible en Francia, y sí, es una señal de tiempos convulsionados.
    Lo dije y lo repito, no sé si en esta o alguna elección futura, va a llegar el momento en que gane democráticamente alguien que proponga salir del euro (como Marine Le Pen)

    https://www.bloomberg.com/politics/articles/2017-02-06/le-pen-s-plan-to-break-up-the-euro-and-make-france-great-again

    http://www.politico.eu/article/marine-le-pen-either-the-eu-changes-or-it-will-die-france-election-2017-populism-europe/

    Cada día se hace más patente el alto precio de mantener una ficción como la de la UE en su presente encarnación. Y no lo digo porque me guste Le Pen, ni porque me guste Trump, que opina lo mismo. Pero la historia está llena de líderes que llegaron al lugar justo en el momento justo enarbolando banderas que tocan una verdad profunda que las así llamadas “elites” prefieren no ver porque su misma existencia depende de no verlas.
    Los mimados del parlamento europeo NO pueden verse a sí mismos como sanguijuelas ni como burócratas inútiles y máquinas de impedir. Pero mucha, muchísima gente en Europa los ve así.
    Hace mucho que vivimos con lo bueno y lo malo de la globalización, tanto que sólo vemos lo malo y nos olvidamos de los daños tremendos que causaron las guerras comerciales y el proteccionismo de los años 30. Nadie gana una guerra comercial. Todos pierden con las devaluaciones competitivas y el retroceso del comercio aún más de lo que ciertamente sufren los “perdedores” en los mercados un poco menos restrictivos. Pero vienen Trump y Le Pen a proponernos esas “soluciones”, y estamos tan hartos de “lo que hay” que compramos. En fin, es así nomás la cosa. Como todo, habrá que atravesarlo. Pero va a ser muy duro.

  3. Roberto Verttuti dice:

    Abel: quiero mandarte una nota. ¿Podés pasarme una dirección de correo electrónico? El mío: verttuti@gmail.com

  4. ElNelson dice:

    Hablando de cambio de época, populismos, y de la Argentina, hoy salió en La Nación un artículo de Andrés Malamud, muy interesante. Bah, para leer en vacaciones.
    http://www.lanacion.com.ar/1983269-un-mal-momento-para-salir-del-populismo
    Saludos

    • David (idu) dice:

      No solo para vacaciones. Está para guardar y volver a leerlo dentro de un tiempo a ver qué vendrá pasando…

      La vieja maldición china: “Que te toquen vivir tiempos interesantes”.

      Saludos

  5. ricardo j.m. dice:

    este pais no tiene arreglo ahora que dicen que el mundo va hacia el protccionismo y el populismo¿? aca lo hacemos moda dialectica y se lo damos a los boludos para que coman y los boludos van y comen.

    entonces magicamente el gobierno mas elitista de la historia se convierte por obra y gracia de la dialectica en populista.

    pero claro sus actos definen su pueblo y resulta que son los ricos jajajaja populismo para chetos.

    baja de impuestos a los ricos, aca en argentina es populismo.

    pago de duedas del estado a los ricos y especuladores al contado, populismo

    condonacion de deudas a las coorporaciones y familires del poder, populismo

    facilidades financieras para vivir sin laburar, populismo.

    tarifazo sin sentido mas que el de favorecer a la elite dueña de las empresas de energia, populismo

    etc etc

    y los boludos van y hacen analisis jajajajaja

    lo dicho no hay nada ni nadie ni nunca lo habra brutalidad e ignorancia mas bruta e ignorante que la de los educados

    • David (idu) dice:

      Hola Ricardo:

      Coincido con que este país no tiene arreglo. Pero tal vez por diferentes razones a las tuyas:

      • El tipo de populismo nacionalista al que va el mundo está por verse. Tiene que ver más con el terrorismo que con la economía. Aunque Abel se enoje. La dialéctica dejémosla para Marx

      • El gobierno de los CEO´s podrá ser llamado elitista si eso significa que vienen del Cardenal Newman. Hay otras elites más conspicuas: Peronismo, sindicalismo, Iglesia, partidos políticos tradicionales, militares (los del `30, los del `43, los del `76 que vienen calladitos, al menos hasta que se comience – ya se comenzó – a hablar de los delitos de las 3 A y la “Juventud Maravillosa”)

      • Los “ricos” estilo Macri Padre, fueron socios, TREMENDOS SOCIOS del kirchnerismo (todo China) y otros gobiernos, y lo son del macrismo. Nada nuevo.

      • “Especuladores al contado” es la más rancia tradición de los políticos y “ministros de economía” que hacen las resoluciones y utilizan la info privilegiada para hacer la diferencia en el acto (caso dólar futuro)

      • Sobre “vivir sin laburar”, bueno, es el paradigma que lleva muchas décadas, y que al día de hoy tenemos 8 millones de laburantes para pagar a 20 millones de subsidiados y jubilados. Lo cual sería buenísimo, si fuese sustentable. Y este gobierno “elitista” está aumentando la plantilla estatal, mientras cae la de los que producen. Otro milagro populista.

      • Los boludos más o menos educados, mientras tanto, “hacemos análisis”. Divertido para el inicio del finde!!!

      Saludos!!

      • ricardo j.m. dice:

        y las razones donde esta las razones diferentes flaco te las olividaste.

        no hay ninguna razon , lo que hay es un intento facilonguista y futil de que la bosta llueva para donde a vos te conviene.

        asique los jubilados viven sin trabajar, en serio che?

        asique 9 millones de trabajadores no pueden mantener a 20 millones pero si a 1000 flias de patrones vagos con su plusvalia.

        asique no hay nada nuevo en condonarse las deudas con el estado a si mismo.

        flaco es revulsiva tu falta de dignidad intelectual

      • David (idu) dice:

        En realidad, amigo Ricardo, he escrito que NADIE en el futuro va a trabajar, robótica mediante en industria, e inteligencia artificial en lo demás.

        Y menos trabajarán los jubilados, obvio.

        Por eso el futuro nos depara un “Ingreso Universal” digno. Incluso para los jubilados, y los “ex-clientes-subsidiados”

        Por eso debemos estar preparados para ese nuevo paradigma.

        Aunque sabemos que llegaremos últimos y mal, como es habitual, en tanto el populismo no permita que generemos suficiente riqueza.

        ¿Cuál es la “plusvalía” de un caído del Sistema?

        Te quedaste en lo del amigo Karl, pero pasaron muchas décadas, hermano.

        Lo de la condonación de deudas, si te referís al Correo, bueno, veamos:

        Por Ley de Quiebras no se debe cobrar intereses, entonces el fallido busca dilatar las cosas en el tiempo para que la inflación lo ayude.

        Cosa que hizo Macri Padre cuando Néstor le expropió el Correo Argentino en medio del Concurso Preventivo, pero nuestro Eternauta NO lo obligó a cumplir sus compromisos, ya que el principal acreedor era el Estado, o sea vos y yo.

        Entonces, y gracias a la inflación kirchnerista de punta a punta del 700%, en esa misma proporción se diluyó la deuda de Macri Padre.

        Así y todo este gobierno “arregló” por el doble de plata, cosa que podía NO haber hecho.

        ¿Tonto este gobierno de CEO´s? No. Los Macri la sacaron barata.

        ¿Tonto el Eternauta? Para nada: mucha platita macrista para la Política Nac & Pop, y además el mafioso itálico le hizo todos los negocios con China a los K, incluyendo la base militar china de la que tenemos muy poca info.

        Y las represas Kirchner y Cepernic, de las cuales tampoco sabemos gran cosa.

        Business is business…

        Sorry, man…

      • ricardo j.m. dice:

        la plusvalia de los caidos del sistema es el diferencial de presion laboral sobre los empleados via flexibilizacion y tu divage sifi sobre la robotica es eso, un divague que incluye la fantasia de ingreso universal por buena voluntad, sos pelotudo flaco

        y por supuesto el afano del correo es culpa de los k.

      • David (idu) dice:

        Hola Ricardo:

        Ojo con nosotros los pelotudos (¡Warning Abel!), que según Nuestro Señor iríamos al Reino de los Cielos.

        “Diferencial de presión” Paaaaahhhhh! Te pasaste,hermano.

        O sea que si el maldito empresario quisiera ser bueno, tomaría a gente que hace tres generaciones que no estudia ni trabaja para hacer… ¿qué?

        Bochado, Ricardo!

        Seguiré divagando sobre robótica.

        Gracias por lo de “flaco”. Me lo merezco.

        Y sobre el correo, no sería culpa de los K ya que en 12 años no hubo inflación y el Estado no se perjdicó.

        Pero como las malas lenguas dicen que hubo 700% de inflación, esa licuación SI sería culpa de los K.

        Y los Macri no son precisamente idiotas para aprovechar las falencias de los gobiernos, de los cuales viven.

        Y conocen muy bien la Ley de Quiebras, que prohibe intereses e indexaciones.

        Entonces les creemos a las malas lenguas.

        O sea, culpa de Néstor, efectivamente.

    • Raúl C. dice:

      En realidad, es todo propaganda.
      Si al neoliberalismo le va mal (o sea, si no solo jode a la mayoría sino que ni siquiera logra lo que se propone -baja inflación, inversiones, etc.-) entonces ‘era populismo’.
      La convertibilidad estalló, entonces: ‘ah, pero eso no era neoliberalismo’ (Menem dejó de ser un líder del primer mundo y volvió a ser un populista del tercero).
      Cuando cayó la URSS, sus antiguos defensores empezaron a decir ‘ah, pero eso no era socialismo’.
      En fin, ya somos grandes para tragarnos esas pastillitas. El problema es que muchos (grandes y chicos) se las tragan.

  6. vale dice:

    No es populismo, es cesarismo ignorante y tilingo y por qué?
    porque favorecer a las clases populares históricamente oprimidas por la injusticia constante ( magros salarios, falta de escuelas, falta de atención a la salud, medidas económicas que acaban llevando al país al default, inestabilidad política) de las que no es responsable, es una obligación primordial del estado democrático, mientras que la estafa constante, el hurto-robo, el espionaje, la compra de voluntades, los negocios fraudulentos, las coimas, son contrarias al espíritu democrático sobre el que se asienta el sentido del estado; en el cesarismo ignorante pasa ser un delito devenido del doble discurso y la distorsión , donde nada se sostiene en la Constitución ni en las leyes ( por mucho que se las invoque), sino en la corrupción y la actitud mafiosa propia de los pequeños dictadorzuelos con una fatua concepción de la historia falsificada y frívola a su medida y la de sus secuaces.
    Si uno hace una lectura de los hechos que están sucediendo, no solo aquí, sino en el mundo, encuentra una lógica de construcción perversa y calculada al milímetro, nada es casualidad, todo es producto de un /(os) cerebro/s enfermizo y débil/es que está detrás de esta fantasía.( en mi opinión y no de ahora solamente)
    Todo esto conforma a la oficialización de la psicopatía en su más alto grado de expresión. Es la era de la “postverdad” donde nada es lo que parece., por eso lo mejor es analizar desde lo obvio.
    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: