Trump, el mundo y nosotros

vacaciones

trump-in-florida

.

Estoy lejos de mi casa, con poco tiempo para lidiar con curiosos teclados de PC (a eso se debe la desprolijidad de este posteo, y la ausencia parcial de acentos. Disculpen). Aun menos para leer y reflexionar sobre el Donald. Sigo de vacaciones, recuerden. Pero es el tema de hoy en todas las naciones, y uno no puede dejar de encontrarse con diversas percepciones del tipo. Desde los que estan a favor y tienen presente que Ronald Reagan era en 1980 el Viejo Cowboy. Un actor de segunda en Hollywood que llego a la Presidencia de los EEUU. Le toco -algo hizo- ganar la Guerra Fria, y, mas relevante a la actualidad, se llevo una buena parte de los trabajadores, que votaban a los Democratas, al Partido Republicano. Hasta los que estiman que el legado de Trump en la historia sera haber acelerado la Decadencia del Imperio Americano. Estos son los que estan en contra del tipo; no necesariamente del Imperio.

(Menciono solo los extremos geopoliticos de un conjunto muy diverso de interpretaciones. Hasta me acuerdo de haber leido que Trump expresaba un neofascismo lesbico (Eso me suena que viene de una pagina local; tiene un toque de creatividad argenta).

Pero no me resisto a acercar un aporte -corto y apresurado- al debate local en torno al tipo. Es que, como ya dije muchas veces en el blog, los argentinos tenemos una tendencia muy fuerte a entusiasmarnos, a “hinchar” con ganas por equipos en los que no jugamos. Algo de eso muchos hicieron en los ’70, y pagamos un precio caro (No. No estoy diciendo que era la causa de lo que paso. Habia un fondo de odios locales; pero fue un componente de la locura).

Por lo que valga, quiero insistir en que la politica internacional no es un deporte de espectadores. Sobre todo, en el hecho -evidente, pero que en nuestras pasiones olvidamos- que si nosotros aplaudimos o condenamos a Trump – o a Putin, o Merkel, o Xi- eso no va a influir en lo mas minimo en sus triunfos o derrotas.

A partir de ese dato -mas alla de simpatias o antipatias- el unico enfoque politico que encuentro coherente para nosotros es tratar de prever como nos van a beneficiar o perjudicar cada una de las medidas que tome el Sr. Trump. Y que es lo que podemos hacer para incrementar los beneficios y disminuir las perdidas, cuando las haya.

Esta no es una llamada a aislarnos, que de todas maneras no es posible en el mundo actual para un pais mediano como el nuestro, que ademas hoy importa parte de la energia que consume. “La verdadera política es la internacional”, acostumbraba a decir un gran presidente argentino. Eso significa, entiendo, estar conscientes de lo q está pasando en el mundo.

Lo que ocurre hoy puede ser tan decisivo para el destino de todos los países como el derrumbe de la URSS entre 1987/91. Pero es un caso distinto: El socialismo soviético era más vulnerable porque dependía de una Gran Potencia. Si ella se debilitaba, se debilitaba el sistema.

En esta etapa del capitalismo, la de la globalización financiera, EEUU es la potencia principal, pero es el garante, no el dueño. Trump está golpeando duro a algunas de las bases de esta globalización -no a todas, por cierto- pero el duelo recién empieza. Hay otros sectores, dentro y fuera de los EEUU q tienen recursos para terciar.

Para nuestros intereses nacionales, este enfrentamiento no es neutral, por supuesto. Esta etapa de la globalización, tal como se ha desarrollado desde 1972, ha sido y sigue siendo perjudicial para un proyecto de desarrollo industrial y tecnologico propio. Pero por si solos no somos actores relevantes. Por eso, es necesario estar alerta y pelear por nuestros intereses y esperar a qué se defina, cuándo se definan, los lados en los que podemos encontrar aliados.

Y ya esta nueva realidad tiene un aspecto favorable a la Argentina, y al peronismo en tanto sea la fuerza principal que plantee la defensa de ese proyecto. Aun antes que se definan las nuevas relaciones de poder: A partir de lo que sucede en la potencia hegemonica del Hemisferio Norte, y en los preocupados paises de Europa, vuelve a ser legitimo para un gobierno preocuparse por los puestos de trabajo de sus ciudadanos y por su industria nacional. Por supuesto, ninguno gobierno que no estuviera a merced de sus acreedores dejo nunca de hacerlo. El punto es que ahora el pensamiento de los “economistas serios” y los organismos internacionales ya no pueden asumir como criterios unicos los beneficios de los inversores y los precios para los consumidores. El discurso “neoliberal”, de los que quieren “incorporarse al mundo” se derrumba.

Por supuesto, la nueva ola proteccionista, si se impone, no sera por si automaticamente favorable a nuestros intereses. Las materias primas que exportamos seguiran teniendo mercado: China, India, el Medio Oriente… Como hasta ahora. A los productos elaborados, los costara muchos esfuerzos encontrar mercados… Como hasta ahora.

En realidad, recupera vigencia la practica del MERCOSUR: el comercio administrado entre sus miembros. Tampoco a Brasil, dicho sea de paso, le resulto favorable la etapa de la globalizacion financiera, a pesar de las apariencias. Su gran salto en el desarrollo industrial lo dio en los ’60. Nuestros mercados, si el mundo se cierra en bloques comerciales, deben ser los otros paises de la America del Sur, en la medida que seamos capaces de ofrecerles compensaciones. Creer que los demas nos van a abrir sus mercados sin contraprestacion, es una fantasia.

En el escenario global, el “romance” Trump-Putin, con el que se entusiasman los nacionalismos “identitarios” europeos, es un desarrollo interesante. Pero seria apresurado considerar que una alianza entre ellos para contrapesar a China (o a George Soros 🙂 !) ya está cerca de ser una realidad. Primero Trump debe ganarle a los globalizadores en su propio país, y eso está muy verde. Putin, si es algo, es realista.

Tampoco hay comprar las fantasías de los que su “antiimperialismo yanqui” emocional les hace ver un eje China – Rusia que iba a construir un mundo multipolar. Cada una de las Potencias trabaja para sus propios intereses. Es lo que debemos hacer los argentinos, y no prendernos en las propagandas de otros. China es un negociador tan duro como lo fue Inglaterra en su momento. Le interesa comprarnos materias primas. Los artículos manufacturados… los hacen ellos.

Dicho esto, termino repitiendo: un mundo multipolar es mas favorable, en principio, para los argentinos y para todos los pueblos, que uno unipolar. O bipolar. Eso si, el objetivo digno de un pais en serio es contribuir a construir uno de los polos del futuro, en una tarea de decadas. Lo que llamaban la Patria Grande.

Anuncios

19 Responses to Trump, el mundo y nosotros

  1. Charrua dice:

    “Por supuesto, la nueva ola proteccionista, si se impone, no sera por si automaticamente favorable a nuestros intereses. Las materias primas que exportamos seguiran teniendo mercado: China, India, el Medio Oriente…”

    Yo diría que en un mundo mucho más proteccionista, incluso a nuestras materias primas les va a costar encontrar mercados. Los dólares con las que las pagan salen de su superavit comercial y si la futura guerra comercial achica el superavit, pues se importarán menos materias primas.
    Sino, ¿durante cúanto tiempo le pueden prestar dinero a paises subdesarrollados como China e India para que importen carne y soja?
    Por ahora todo es hipotético, obvio. No se ha tomado ninguna medida real en ese sentido, sólo tweets.
    Ya ha habido algunas promesas que se desvanecieron (regatear el precio de los medicamentos con las farmaceuticas, por ejemplo) y una guerra comercial pegaría por los dos lados; beneficia a obreros blancos y perjudica a agricultores blancos.

    • Mariano T. dice:

      Yo veo más daño por el lado del dolar caro, que baja el precio de los commodities. que por el lado comercial en si. Se puede contrarrestar estando atentos, y devaluando a la par de Brasil y otros países afectados.
      China tiene un gran superavit, y dólares guardados para importar lo que necesite durante muchos años. Tampoco creo que Europa restrinja mucho importaciones de morfi.
      Por otro lado EEUU es el verdadero granero del mundo, y junto con Brasil podemos sacar algún provecho de que les impongan represalias a ellos en esos rubros.
      (Los Estados del midwest votaron a Trump, así que represalias sobre los cereales lo van a afectar)
      Me parece que esta vez si hay una guerra proteccionista va a afectar mucho más a manufacturas. Va a ser mucho más dificil vender, y va a haber saldos y liquidaciones en abundancia para importar.

      • victorlustig dice:

        No, tan no que contame cuanta soja sale un GPS, no el de tu telefono, uno en serio para banderillero.

        Si fueramos 12 millones de personas te creo, somos mas de 40

      • Mariano T. dice:

        La cantidad de millones que seamos es irrelevante. Lo mismo el hecho de que nos convenga o no. Las cosas van a pasar igual. O no van a pasar, de acuerdo a su propia dinámica.

      • Silenoz dice:

        “Se puede contrarrestar estando atentos, y devaluando a la par de Brasil y otros países afectados.”

        Claro como cuando el Alfonso (bajas en los términos de intercambio)….. lástima la hiper…

        “y va a haber saldos y liquidaciones en abundancia para importar.”
        ja ja.. el sueño húmedo de los rentistas viudas del proyecto de país de la generación del ’80….

        En fin.. recomiendo que al menos pongan unos mangos para desarrollar semillas y esas cosas así dejan de andar cacareando cuando, por ej., Monsanto les exige regalías y patentes… Ni para eso les da el artefacto…

      • victorlustig dice:

        Mariano

        vos das como hecho positivo que haya saldos y retazos en manufacturas, pero esa estrategia sirve si somos 12 millones, no 40, por que tenes que tener la guita para los gadgets de esos 40 millones, de ahi el gps (ejemplo nomas)

        Obviamente, las cosas van a pasar o no de acuerdo a su dinamica, pero, la estrategia es lo importante, como vos cuando no hacias mas negocios aca, lo cual era lo mas correcto para el modelo de negocios en esa epoca, salvo que pertenecieras a algun sector subsidiado.

        Pero, el mas grave problema es que le das argumento a los inimputables, ahora se acuerdan de las semillas y las patentes, de una ley que hizo, ah si, pero che, “pareciara ayer cuando eramos gobierno y haciamos las leyes para las semilleras etc”

      • Mariano T. dice:

        No lo veo como hecho positivo, por el contrario. Pero los saldos y retazos de alguna manera siempre se filtran, o complican competir con exportaciones industriales nuestras.

  2. David (idu) dice:

    Estábamos a punto de ingresar al mundo del libre comercio, que todos se dieron cuenta que beneficiaba más a las economías emergentes que a las otras.

    Menos nosotros

    Y bueno, por algún karma cósmico, siempre llegamos tarde…

    Y bueno, ¡Vivir con lo nuestro!

    • Raúl C. dice:

      Qué maravilla que iba a ser… volver a ser el granero del mundo… vender mucha soja e importar todos los productos industriales. Abandonar esas fantasías industrialistas populistas.

      Un país ideal para los 10 millones de argentinos.
      Ah, ¿cómo, éramos más de 10 millones? Este INDEC…

      • David (idu) dice:

        Hola Raúl;

        El “granero del mundo” lo fuimos durante la “década ganada” igualito que lo soñado en el Siglo XIX.

        Solo que a la riqueza la llamábamos “yuyo”, y a los productores “agrogarcas”.

        Como esos padres que le dicen a los hijos: “qué pelotudo que sos” (faltaría agregar: “entrá en internet”, ja,, era una chicana)

        La carrera industrial la perdimos a pesar de 70 años de esfuerzos. La perdió el Primer Mundo. Salvo las patentes, royalties y productos muy especializados.

        Nos queda, como siempre digo, generar y exportar conocimiento. Algún día me darán la razón. Por supuesto, estoy trabajando en ello. Mi etapa industrial “fue buena mientras duró” Ja!

        El tercio de la población fuera del Sistema, es el legado populista que si empezamos a hacer bien las cosas se podría solucionar en 2 o 3 generaciones.

        Por ahora NO lo estamos haciendo.

        ¡No perder las esperanzas!

        Saludos

      • Mariano T. dice:

        Esa va a ser la más fácil, Raul. Espero que no caigan en la tentación.

  3. CV dice:

    “un mundo multipolar es mas favorable, en principio, para los argentinos y para todos los pueblos, que uno unipolar. O bipolar.”

    Un punto que, me parece, hay que tener en cuenta en el análisis: un mundo multipolar es mucho más inestable, militarmente hablando, que un mundo bipolar o unipolar. Esto es así porque simplemente se multiplica el número de unidades compitiendo por la hegemonía.

  4. Marcelo J. Tull dice:

    Es verdad, Abel, que un Mercosur fuerte sería algo muy importante para decir “presente” en las conversaciones que se vienen.- Podríamos entrar pisando medianamente fuerte en las mesas de negociaciones y hasta arrastrando a algunos países del continente integrantes del TPP, que ya se quedaron sin los EEUU.- Desgraciadamente la onda neoliberal y su runfla de delincuentes maestros del latrocinio, el endeudamiento y el empobrecimiento de las mayorías ya está bastardeando esta hermosa idea que estaba en crecimiento y podría haber sido valiosa.- Hoy Argentina y Brasil tienen 2 paragobiernos infames y entreguistas (uno desgraciadamente legal por lo menos en su génesis y el otro una real batucada de chantas) a los que no les veo “uñas para guitarrero”.-

  5. vale dice:

    me encantó ricardo!…a veces parece tan lúcido este tipo….¿ o será que necesitamos creer en alguien?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: