Las paradojas de Mr. Trump

donald-trump-inaugural-address

Sobre el hombre que hoy asumió como Presidente de los Estados Unidos ya se han escrito bibliotecas, en los pocos meses desde que las encuestas, y las primarias, empezaron a indicar que tenía chances. Yo mismo escribí bastante en el blog. En particular, lo que me parece resume mejor mi pensamiento -por si les interesa- son los dos posteos en que me refería a las “derrotas gramscianas” que su triunfo electoral significó, de consensos hasta ahora hegemónicos en política económica y en política internacional.

Pero a partir de hoy él gobierna, y eso es una categoría distinta de pescado. Por ahora, lo que uno nota es la casi universal sorpresa e indignación porque en su discurso inaugural dijo ¡lo mismo que había dicho en la campaña!

Bueno. A partir de mañana, ustedes tendrán otras bibliotecas para leer, analizando sus discursos y sus hechos. Creo que yo no voy a poder aportar mucho, al menos hasta el 15 de febrero que vuelva de mis vacaciones. Por ahora quiero acercarles una nota que escribió, sin pretensiones, un periodista especializado en lo internacional, Lisandro Sabanés. Describe bien las “dos caras” (si las vemos desde afuera) con que aparece la futura Presidencia Trump. Como soy incorregible, agrego un comentario mío al final. Con mirada local, como es mi costumbre.

La asunción de Donald Trump como presidente de Estados Unidos genera una gran incertidumbre dentro y fuera de ese país. En rigor, nadie sabe con certeza cuál será el rumbo que tomará el magnate cuando el viernes se convierta en jefe de Estado de la, todavía, principal potencia mundial. Esta columna intenta aportar algunos datos a la confusión general, sin mayores pretensiones.

En primer lugar, se descarta el concepto izquierda/derecha para analizar el escenario político norteamericano y mundial. O, en todo caso, utilizarlo teniendo en cuenta sus limitaciones. Trump ganó -e hizo la diferencia, porque eran lugares tradicionalmente demócratas- en los estados del antiguo cinturón industrial de EE.UU. con una campaña que estaba claramente a la izquierda de la de Hillary Clinton. Promovía la vuelta de las compañías industriales al país y, consecuentemente, el abandono de los tratados de libre comercio exterior.

Hábilmente conservó y profundizó, sí, el discurso republicano contra las minorías y a favor de reforzar el difuso concepto de la seguridad. Conceptos que podrían ubicarse a la “derecha”. Con eso, conservó la base electoral del GOP.

Pero ahora empiezan las complicaciones. Según el saliente mandatario Barack Obama y la poderosa CIA, el principal aliado de Trump, que fue decisivo para que ganara las elecciones, fue el presidente ruso, Vladimir Putin, ya que los servicios secretos rusos habrían hackeado las cuentas de correo de los demócratas y del equipo de Hillary haciendo trascender información sensible que volcó el resultado de los comicios.

Aunque negó estas acusaciones, Trump si insistió con su idea de establecer un vínculo amigable con Rusia. En paralelo, propone sacar a EE.UU. de la OTAN y derogar las sanciones que su país le ha aplicado a la economía y a la diplomacia rusa. Para valorar este dato, es fundamental saber que la principal preocupación en política exterior de la Federación Rusa es que la OTAN -que agrupa los ejércitos de Europa Occidental y EE.UU.- ha venido avanzando sobre su espacio geopolítico -esto es, sus países fronterizos como Ucrania, Polonia, Rumania, etc.- rompiendo una supuesta promesa de post guerra fría de permitirle a Rusia mantener su zona de influencia.

Derivado de este espíritu amigable que une a Trump y a Putin, un aliado ruso en Latinoamérica, el venezolano, Nicolás Maduro ha defendido públicamente a Trump considerando que no podía ser peor que Obama y que, claramente, había una campaña contra él para condicionarlo.

Entonces, ¿dónde ubicamos a Trump si su principal aliado parece ser Putin y sus enemigos son el saliente gobierno norteamericano y los líderes de la Comunidad Europea? Es, como dijo el ex presidente uruguayo Pepe Mujica, una “pelea de la derecha”? Por si faltaba algo para alterar el análisis, la cumbre mundial de Davos, ícono del capitalismo mundial que se está desarrollando en estos días, contó con el esponsoreo económico de China, cuyo presidente, Xi Xianping, dio el discurso inaugural defendiendo el libre mercado y la globalización y cuestionando al proteccionismo.

Un principio de explicación podría tomarse de la versión, por supuesto no confirmada, de que Henry Kissinger le acercó a Trump una versión remixada del modelo que le vendió al ex mandatario Richard Nixon en 1972. En ese momento, fue aliarse a China para debilitar a la URSS; hoy, aliarse a Rusia para debilitar a quien en los hechos es el principal rival de EE.UU., China, que, entre otras cosas, tiene una enorme cantidad de bonos de la deuda externa norteamericana. Ese análisis no tiene, por supuesto, demasiadas lecturas ideológicas, pero serviría para entender parte del asunto.

Otro dato importante es la conformación del gabinete de Trump, donde predomina la histórica burocracia republicana con algunos agregados propios del magnate pero también de perfil republicano.

Algunos arriesgan, entonces, que Trump generará mucho ruido mediático con sus declaraciones y sus temerarios tuits, pero que, en el fondo, descansará para gobernar en la histórica estructura republicana y en sus políticas tradicionales de baja de impuestos, desregulación financiera y achicamiento del Estado matizado con un gran plan de obra pública y altas tasas que absorban dólares del mundo.

La historia está por escribirse, pero es posible arriesgar que Trump será un republicano clásico para adentro y que en política exterior expresará la nueva dinámica que supera el esquema izquierda/derecha que, en apurada síntesis, podría definirse como globalistas vs nacionalistas.

¿Cómo se ubican los sectores progresistas dentro y fuera de EE.UU. en este nuevo esquema? Es un desafío. Bernie Sanders quedó mal parado porque, aunque apoyó a Hillary, sus propuestas económicas coincidían con las de Trump. En el Reino Unido, Jeremy Corbin, líder laborista, quedó a mitad de camino en el referéndum sobre el Brexit porque repudiaba las políticas de ajuste de la UE pero también está en contra de restringir los derechos de los inmigrantes. En España, Podemos, el nuevo partido español, arde en una discusión interna entre sus dos líderes, Pablo Iglesias, que expresa el ala progresista, e Iñaki Errejon, que promueve ideas “peronistas” y/o populistas que se desmarquen de las reivindicaciones tradcionales del progresismo.

El mundo asiste a una nueva etapa en la historia de la humanidad. Sólo falta ponerle nombre“.

Me gusta el artículo, por toda la ambigüedad de los términos “derecha” e “izquierda”. Creo que hay allí, como aquí, como en todas partes, un partido de los ricos y otro de los pobres, Pero como peronista, y habitante del siglo XXI, no creo que sea la contradicción principal. Le doy más importancia a la “cuestión nacional”.

¿Esta es entonces una nueva etapa, como dice Sabanés? Sí, si la globalización financiera, hoy hegemónica, resulta vencida (No la derrotará Trump por sí, claro. Como todas las tendencias poderosas en la historia humana, termina cuando se derrota a sí misma).

(Esto no significa que la globalización se detendrá, en mi opinión. Creo que es una tendencia inevitable, a partir que los capitanes y los armeros de Enrique el Navegante y luego de los otros reinos europeos inventaron nuevas técnicas a partir del siglo XV. Pero será un mundo y un proceso globalizador muy distinto de aquel en que vivimos los últimos 40 años).

Como sea, Trump le ha declarado la guerra, por lo menos en sus declaraciones, a una pieza esencial de esa globalización financiera que es el libre comercio. Y esto nos conviene a los que pretendemos un destino industrial para Argentina. En cuanto a lo demás… el que viva lo verá.

Quiero agregar algo, por mi impulso irresistible de dar consejos -que nadie me ha pedido- a mis compatriotas. El polémico, y astuto, Guillermo Moreno ha dicho que ve en Trump algunas cosas peronistas. Creo que tiene razón. Inclusive, agrego que le veo algunas cosas de Néstor Kirchner. Pero aunque el Donald fuera la mejor clase de peronista -está por verse- tengamos claro que él trabajaría entonces por la grandeza de la nación y la felicidad del pueblo estadounidense. Para conseguir las nuestras, debemos preocuparnos nosotros.

Anuncios

19 respuestas a Las paradojas de Mr. Trump

  1. guillermo dice:

    Como decís, habrá que ver que pasa. Pero como cuando dije hace un tiempo que Trump era el Perón de los USA me cayeron baldes de indignación anti-gorila de tus feligreses mas conspicuos, me alegro que de refilón (y sin la menor intención, ya sé) reivindiques mi comentario. En realidad, va a terminar mezcla de Perón y Menem, pero en esa frecuencia.

    • David (idu) dice:

      En serio crees Guillermo, que los Populismos latinoamericanos son exportables al Primer Mundo?

      • Rogelio dice:

        Estimado David:

        Hay algunas soluciones que son universales.

        Hoy leemos que: El dólar resbala cuando Trump dice que la moneda es ‘demasiado fuerte’ => https://goo.gl/DEGB5f

        Van a devaluar como lo hizo Eduardo Duhalde después del 2001 porque no tienen otro medio para afrontar la megadeuda que les sigue creciendo y necesitan facilitar la competitividad de sus productos.
        No hay otra forma.

        Desde hace no menos de 6 meses venimos diciendo en nuestros comentarios aquí mismo que ésa sería la política en cualquier caso: ganara Trump o su adversaria.
        Aunque Trump era el candidato más alineado con las tendencias estratégicas más generales.

        Insisto en que para encauzar los peligrosos desequilibrios que existen en la economía mundial y que son notorios desde 2008, está ya muy adelantada una reforma monetaria que le pondrá punto final al sistema del dólar tal como fue planteado en Bretton Woods al final de la guerra.

        De hecho vamos a un sistema monetario basado en una canasta de diversas monedas que finalmente se va a orientar a establecer a los SDRs (o DEGs) del FMI como base del sistema monetario internacional. Y Trump estará de acuerdo.

        Impactos a primera vista para Argentina
        Felizmente desde hace varios años Argentina tiene constituida una parte importante de sus reservas monetarias – no menos de 1/3 – en yuanes o RMB chinos (que paso a paso se van a revaluar).

        Y por otro parte, reducirán el impacto del endeudamiento que el actual gobierno argentino está contrayendo en dólares USA.
        Y esto ocurrirá con independencia de la intención o la astucia de Macri.

        Saludos cordiales
        Para ampliar => https://goo.gl/SwW8eI

      • guillermo dice:

        El artículo de Andrew Sullivan en New York que le puse a Vale al final de esto explica bien (via Platón, hace apenas 2500 anios) las razones del populismo en 1er Mundo. El populismo latinoamericano llega a lo mismo no por un exceso de libertades sino por falta de libertad, pobreza economica y de educación. Las razones son distintas pero el resultado es el mismo. Hay un blog http://www.westmonster.com de Arron Banks, el que financió la campania de UKIP y Leave Britain que palanqueó Brexit. Banks despotrica contra las élites privilegiadas y excluyentes. No se sabe con certeza si tiene 200 o 300 millones de libras (cerca de 500 millones de dolares antes de la devaluacion), pero se siente excluido.O pretende serlo, como explica Platón.

  2. Daniel Eduardo Arias dice:

    No me atrevo a discutir sobre el peronismo de Trump. Pero como argento, pongo en duda que lleve a término dos de sus promesas: irse de la OTAN (¿el “Samexit”?) y declararle una guerra proteccionista a las exportaciones asiáticas. Creo que hará mucho ruido al respecto, y no más.

    Si hiciera más que ruidos respecto de la OTAN, como argento ligeramente interesado en estas peleas de la derecha, observo que Inglaterra se quedaría bastante sola y sin respaldo en Malvinas. OK, a Inglaterra le basta con un submarino clase Vanguard para vaporizar la Argentina, y tiene 4 más de esos. Pero si hubiera una movida concreta en tal sentido y se sostuviera, nos habilitaría al menos para una diplomacia más fuerte respecto del solapamiento de zonas exclusivas en el Mar Argentino, y derechos de pesca. “Fortress Falklands” puede ser muy cara de sostener para Inglaterra, que además de achicar interminablemente su propia base económica se está alienando de todo posible futuro respaldo continental europeo, Como decía Martín Fierro, “look and see”. Hay un 80% de posibiidades de que todo siga igual, pero el 20% de que haya algunos cambios es un dato nuevo para nosotros.

    Si EEUU cerrara sus fronteras a la industria del Extremo Oriente, se armaría una guerra comercial entre potencias y subpotencias enormemente interesante, porque podríamos cerrar un poco más nuestras fronteras y resucitar nuestras industrias (si antes ya hemos masticado y escupido al presidente Mau, asunto no menor). Si además se alinearan mágicamente los planetas y Brasil vomitara a su derecha globalitaria del poder, y su burguesía industrial paulista redescubriera los encantos de un bloque económico sudaca…

    Bueno, ya estoy delirando. “Ojalá que llueva café en el campo”, como decía el compañero José Luis Guerra.

    Hace una década los dueños de la mitad del PBI generado por los humanos más pobres eran unos 400, y cabían en un Jumbo Jet. Hoy son 8 y caben en una combi. No es sostenible, creo. Mejor dicho, espero.

    Como dice Abel en mejores palabras, no hay ningún peligro a la vista para la globalización, salvo la globalización misma. No creo que estemos viendo su caída, pero empiezan a aparecer líneas de fractura en ese absurdo histórico tan desdichadamente real.

    Quién te dice, no terminamos redescubriendo el discreto encanto de los estados-nación.

    • ram dice:

      En una de ésas, el empresario de codo amarrete ve a la OTAN como el barril sin fondo presupuestario que es, el complejo militar-industrial en la medida que fabrica juguetes (que son igualados, superados y/o afanados y copiados por los chicos malos de siempre, chinos y rusos) son pornográficamente más caros y los “socios” europeos unos maestros en hacerse los giles a la hora de ponerse con billetes…. y el tío sam deviene en paganini, imagine bancarse al malandraje ucraniano de “socio”, así se entiende que prefiera llevarse bien con los rusos, mucho más barato.

    • David (idu) dice:

      El hombre más rico del mundo es Bill Gates: 100 mil millones de dólares.

      http://www.bbc.com/mundo/ultimas_noticias/2015/03/150302_ultnot_forbes_ranking_millonarios_gates_egn

      Dicen que algún gobernante (o gobernanta) latinomericano(a) tendría una fortuna similar.

      El PBI mundial de los últimos 10 años se incrementó en 25 billones de dólares (billones según nuestro sistema numérico, no según el americano que llaman billón a los mil millones). O sea 250 veces la fortuna del mayor de los magnates.

      https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Pa%C3%ADses_por_PIB_(PPA)

      No me da la cuenta de la combi, pero nunca se sabe.

      La conclusión previa es que solo China repartió mucha más riqueza entre sus ex-campesinos que los millones de los millonarios.

      O sea, que el bienestar de las naciones depende de la generación de riqueza y no (tanto) de un puñado de afortunados creadores de Sistemas Operativos y demás bellezas amadas por los consumidores del Mundo.

  3. Charrua dice:

    No sé, me parece que Sabanes se complica mucho la vida.
    Mäs corto me parece decir que ha habido una irrupción de sectores de nacionalistas étnicos de derecha (Putin, Ukip, Trump, Le Pen, etc caben cómodos en esta descripción, creo) y que ven a ese vago proceso llamado globalización como su enemigo.
    Para la izquierda es, como dijo el Pepe, una pelea entre sectores de derecha.
    Y ojo, que el “libre comercio” a veces nos conviene a nosotros, también (por lo menos si queremos exportar y conseguir dólares).

  4. victorlustig dice:

    termine de leer la bio de Truman, y, paradoja de paradojas, hay similitudes, reemplaze los negros del sur por el pais entre costas

    en fin felices vacaciones

  5. Ernesto villanueva dice:

    Estimado Abel, siempre leo tu blog con gran placer. Y en este artículo encuentro algo bastante ausente en los análisis sobre Trump. Tendríamos que mirar la política del nuevo presidente norteamericano, menos desde “el mundo” (que siempre es el mundo visto por los ojos de los poderosos), y más desde la Argentina. Preguntarnos, por ejemplo, si esta nueva política fortalece o debilita la orientación predominante en nuestra Patria, analizar si el gobierno nacional se alineará con el trumpismo o, como es evidente en La Nación o en El País, trataron de limarlo desde el primer día. En fin, alguien dijo hace mucho qué hay que mirar el mundo desde nosotros.

  6. Excelente, el artículo, pero en especial el último comentario.

  7. David (idu) dice:

    Trump tiene cosas de Néstor Kirchner?

    Tu sentido del humor me alegró el sábado

    Gracias! !!

  8. ricardo j.m. dice:

    yo tambien tengo cosas como peron, sangre, piel, huesos, neuronas. etc asique porque trump no.

    ah claro

  9. vale dice:

    Comparto tu opinión abel, a mi también en algún momento de su discurso me resonó a Néstor y Cristina, hay que esperar y ver qué hace, lo que tendrá de bueno este momento, seguramente es que , como están todos en exposición, ya no serán los títeres loa actores principales sino ellos mismos; me encantaría, eso sí, poder sacarme la duda sobre quiénes fueron los constantes enemigos de nuestra patria, si ellos o algunos otros peores, porque me pareció en su discurso final de campaña y en el de inicio de gobierno, que parecería que USA también tiene un enemigo que lo oprime, porque él en ambas ocasiones ( discursos), también habló de un stablishment ( sobre todo en el último de campaña) nunca me imaginé que usa también tuviese ese problema, habrá derrocado Trump a los titeres de siempre? aparecerán los titiriteros con la frente marchita finalmente?, sigamos participando, esto se pone interesante….parece salida de una novela de Agatha Christie esta página de la historia del mundo ( epílogo?). El tipo es tan inevitablemente impulsivo, que por momentos hasta le creí….además dijo muchas cosas detrás de lo que dijo y que sea proteccionista , no me parece mal aunque todos lo critican por eso, cuando el nacionalismo no es necio, hasta me parece saludable fijate.
    saludos

    • guillermo dice:

      By ANDREW SULLIVAN
      3
      Democracies end
      when they are too democratic.
      And right now, America is a breeding ground for tyranny.
      Illustration by
      Zohar Lazar

      As this dystopian election campaign has unfolded, my mind keeps being tugged by a passage in Plato’s Republic. It has unsettled — even surprised — me from the moment I first read it in graduate school. The passage is from the part of the dialogue where Socrates and his friends are talking about the nature of different political systems, how they change over time, and how one can slowly evolve into another. And Socrates seemed pretty clear on one sobering point: that “tyranny is probably established out of no other regime than democracy.” What did Plato mean by that? Democracy, for him, I discovered, was a political system of maximal freedom and equality, where every lifestyle is allowed and public offices are filled by a lottery. And the longer a democracy lasted, Plato argued, the more democratic it would become. Its freedoms would multiply; its equality spread. Deference to any sort of authority would wither; tolerance of any kind of inequality would come under intense threat; and multiculturalism and sexual freedom would create a city or a country like “a many-colored cloak decorated in all hues.”

      This rainbow-flag polity, Plato argues, is, for many people, the fairest of regimes. The freedom in that democracy has to be experienced to be believed — with shame and privilege in particular emerging over time as anathema. But it is inherently unstable. As the authority of elites fades, as Establishment values cede to popular ones, views and identities can become so magnificently diverse as to be mutually uncomprehending. And when all the barriers to equality, formal and informal, have been removed; when everyone is equal; when elites are despised and full license is established to do “whatever one wants,” you arrive at what might be called late-stage democracy. There is no kowtowing to authority here, let alone to political experience or expertise.

      The very rich come under attack, as inequality becomes increasingly intolerable. Patriarchy is also dismantled: “We almost forgot to mention the extent of the law of equality and of freedom in the relations of women with men and men with women.” Family hierarchies are inverted: “A father habituates himself to be like his child and fear his sons, and a son habituates himself to be like his father and to have no shame before or fear of his parents.” In classrooms, “as the teacher … is frightened of the pupils and fawns on them, so the students make light of their teachers.” Animals are regarded as equal to humans; the rich mingle freely with the poor in the streets and try to blend in. The foreigner is equal to the citizen.

      And it is when a democracy has ripened as fully as this, Plato argues, that a would-be tyrant will often seize his moment.

      He is usually of the elite but has a nature in tune with the time — given over to random pleasures and whims, feasting on plenty of food and sex, and reveling in the nonjudgment that is democracy’s civil religion. He makes his move by “taking over a particularly obedient mob” and attacking his wealthy peers as corrupt. If not stopped quickly, his appetite for attacking the rich on behalf of the people swells further. He is a traitor to his class — and soon, his elite enemies, shorn of popular legitimacy, find a way to appease him or are forced to flee. Eventually, he stands alone, promising to cut through the paralysis of democratic incoherence. It’s as if he were offering the addled, distracted, and self-indulgent citizens a kind of relief from democracy’s endless choices and insecurities. He rides a backlash to excess—“too much freedom seems to change into nothing but too much slavery” — and offers himself as the personified answer to the internal conflicts of the democratic mess. He pledges, above all, to take on the increasingly despised elites. And as the people thrill to him as a kind of solution, a democracy willingly, even impetuously, repeals itself.

    • Raúl C. dice:

      Peña repite los mantras de Alejandro Rozitchner.
      Este, ejem, ‘filósofo’, acuñó esas ideas hace 15 o 20 años.
      Reaccionaba así contra su padre, que sin negar que fue eminente, en esa época había llegado a ser un poco pesado con el pensamiento crítico.
      Más que crítico, el suyo era un pensamiento ‘apocalíptico’. Muy abrumador.

      Ver la historieta de Daniel Paz:
      http://danielpaz.com.ar/blog/2016/12/pensamiento-critico/

      El Alejandro demostró durante el kirchnerismo que era un mentiroso.
      Allí no tenía ni un gramo de pensamiento positivo. Desparramaba ‘pensamiento ultra-hipercrítico’, resentimiento y odio.

      Ahora está en el gobierno y es ‘positivo’ otra vez.
      Un trucho de aquellos. Peña es su discípulo.

  10. vale dice:

    el pensamiento critico no es sinónimo de crítica. es algo más complejo que criticar…., se basa en problematizar y tensionar el pensamiento y el conocimiento., fundamentalmente el propio.
    El pensamiento de alejandro rozitchner y sus admiradores además de simplificar la realidad hasta convertirla en un grano de arena, no permite ni conocer ni transformar, facilita el statu quo y reduce cualquier cosa, fenómeno, conducta o acontecimiento a la lógica mecánica de causa- efecto, me parece tristísimo que un tipo como este sea asesor del gobierno de la argentina, donde la realidad supera siempre los límites de lo imaginable y requiere de mucha agudeza, eso solamente se logra a partir del pensamiento crítico.
    Hitler también simplificaba la realidad…..es bastante típico de paranoicos, sociópatas y perversos.
    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: