La voz de Eduardo Curia

curia

Eduardo Curia murió hoy, miércoles 18 de enero. Como economista, toda su trayectoria, su vida, estuvo ligada al peronismo, desde los lejanos ’70. En este siglo, fue una voz influyente en las políticas de los primeros años de la gestión kirchnerista. Y aunque crítico de la última fase, en especial desde 2011, su voz fue escuchada con atención y respeto, me consta, por funcionarios muy importantes del gobierno de Cristina Kirchner.

Menciono esto para hacer notar algo poco frecuente: En ninguna ocasión ajustó la expresión de sus ideas a las indicaciones de un gobierno. Ni tampoco -algo que a los políticos nos hace ruido- a las necesidades políticas de una circunstancia. Su primera lealtad era a sus convicciones, al sueño y al proyecto de una Argentina industrial. Era su ortodoxia “Primero la Patria,…”

No encuentro a mano ninguno de sus libros, ni de sus trabajos teóricos, en forma adecuada para la publicación digital (Una advertencia para los veteranos: ¡suban su producción a Internet! Hace más fácil perdurar). Entonces, subo una de sus columnas periodísticas, ésta de agosto del año pasado. Comentaba la política de un gobierno del que era opositor duro, pero ese sesgo no aparece en la nota. Estaba planteando, por diezmilésima vez, su viejo reclamo por un tipo de cambio que le sirva a la producción local y no a los capitales golondrina. Ni fomente las importaciones y el turismo al exterior. Agrego al final un comentario.

El sector manufacturero, con alguna excepción, declina. Con un mercado interno débil, dañado además por cierta suba de importaciones (aunque diluida en dólares por menores precios), con las exportaciones MOI -manufacturas de origen industrial- que caen. Ceden empleos y hay suspensiones. El declive parecería atenuarse, pero, aun así, la floja imagen persiste. Las dos primeros aspectos, recuerdan aquello de ‘sobre llovido, mojado’.

Lo más grave es que no se divisa aún ni en las filas del oficialismo ni en otros ámbitos, la gestación de un ‘relato en pos de explicitar el rol atinente al sector industrial, en su integralidad, en la economía nacional. El relato lucía claro en ideas y en hechos en el período neodesarrollista 2003(02)-07, pero, con el giro pegado en 2010, el discurso persistió, pero romo en sustancia. Ahora, la sensación es de que aun falta el rumbo.

Días atrás, el ministro Prat-Gay adujo que no se va hacia una apertura generalizada. Similar a lo dicho antes por su mentor González Fraga, que “confía en que no se hará una apertura ingenua, como en los 90″. Pero, siendo riguroso, corresponde afirmar sin temor que el principal resorte para evitar una apertura ingenua, es acercarse al tipo de cambio real alto, competitivo: el tipo de cambio industrial. Del que, desde ya, hoy estamos lejos. Ahora hay un nivel híbrido (con el paliativo de la suba del real en Brasil), promedio del muy bajo propio del esquema ligado al financiamiento externo y del agrario, algo superior.

Aquel objetivo, claro, exige condiciones estrictas y complejas: apuntar a readecuar fuerte el marco macroeconómico y encuadrar en un contexto al estadio del conflicto distributivo, traducido por la disonancia entre el cambio real pro desarrollo y el de referencia tácita del sector laboral. Son condiciones recias. Pero, su alternativa en el presente, algo a digerir por la dirigencia empresarial y gremial industrial en general, son riesgos probables de instalación de achiques de empresas y de severos problemas de empleo.

La readecuación macro hacia un dólar real seriamente más alto, no es una condición suficiente, pero sí harto necesaria. Los planteos que buscan esquivarla, como la nostalgia por las restricciones a la importación, son débiles. Acéptese que ellas en otra fase ampararon la sobrevivencia de empresas y que el levantarlas pegó en la presión importadora. Pero, ya no caben como se las conoció, al ser fulminadas por el fallo de la OMC y por integrar un esquema general disfuncional. Luego, corresponde otra clase de defensas fundadas, sumadas al tipo de cambio alto.

Igualmente, tampoco luce viable, pese a los sobrecostos e ineficiencias de terceros que afligen al devenir industrial -en infraestructura en general, puertos, fletes, litigiosidad laboral, en lo crediticio y tributario,…- recurrir de modo indiscriminado a resortes de protección ad hoc, tanto por la dificultad de asignarlos con justicia como por la exposición internacional que nos crearía problemas con la OMC. Aquí, el cambio alto debe dar la respuesta, sino única, básica, lo que también aplica frente al habitual sofisma de que el tenor sistémico de la competitividad, invalida apelar a la rapidez y contundencia comparada de efectos que depara un cambio competitivo.

En verdad, de lo que muchas industrias deben estar alertas, es de factibles procesos de reconversión. En el caso, sin un cuadro macro favorable en cuanto a demanda y a tipo de cambio, hay más chances de achique.

Ojo también con la falacia de la alta productividad como dato mágico que resuelve todo. El esquema de 2003-07, funcionó porque el tipo de cambio alto empujó la competividad hacia dentro y hacia afuera, y esto instigó la productividad con alza del empleo. El verso opuesto es que la alta productividad genera competitividad, justificando así el cambio bajo y relajando tensiones salariales. Pero, ¿cómo y cuándo surge la productividad?

En fin: una decisión seria de evitar una apertura industrial ingenua, parte de reponer la esencialidad de la cuestión cambiaria”.

El tipo de cambio alto, competitivo, industrial -es decir la relación entre precios locales y en el exterior que estimule la producción local- ha sido durante décadas el reclamo y la consigna básica de Eduardo Curia

Me interesa aclarar, por lo que valga, que estoy muy de acuerdo con él. No porque crea que un tipo de cambio alto estimule nuestras exportaciones; a lo sumo, no las desalienta. Mi convicción surge de evaluar que es el mecanismo más eficaz para direccionar inversiones y desalentar los capitales golondrina. Pero eso requiere un análisis mucho más completo y complejo que el que puede hacerse en un posteo.

La observación que hago a ese planteo suyo de siempre, es que la devaluación no es una decisión voluntarista de un gobierno. Si no se quiere que sea devorada por un salto inflacionario, como ha sucedido casi siempre, requiere acuerdos sociales y una “sintonía fina”. Y mucho poder político, claro. Pero eso es también para una discusión más larga.

Lo que quiero hacer ahora es asegurarle a Curia algo que él ya sabía por algunos de sus discípulos: en el peronismo se está pensando, seriamente, en las condiciones para un nuevo proyecto industrial.

Anuncios

21 respuestas a La voz de Eduardo Curia

  1. claudio Maxl dice:

    Esta demostrado empiricamente q las deva en Argentina no producen competitividad debido a q los pass through son casi plenos ( la unica vez q funciono fue en 2002 debido a q salarios con nivel d compra africanos y una desocupacion-subocupacion perforando el 30% desplomo a la masa salarial d forma tal q era imposible q dicha masa pudiera convalidar los aumentos d precios).
    X el contrario las deva en Argentina desploma ingresos d los sectores del trabajo y jubilados (ese es su objetivo: transferir ingresos d la base d la piramide social al top d las corporaciones) y x ende pulverizan el mercado interno llevando a recesiones q se prolongan a depresion.
    La competitividad externa se consegue cuando empresarios invierten en bienes d capital (tecnologia) q permite aumentar la productividad, el Estado invirtiendo en logistica e infraestructura (transporte x ferrocarril, marina mercante, puertos) y x financiacion a importadores externos. Obviamente q en una economia en recesion rumbo a depresion, con incremento d deficit fiscal x desplome d la recaudacion y con deficit d cuenta corriente x la eliminacion d regulaciones es imposible q empresarios inviertan ni q el Estado financie en infraestructura-logistica y comercio exterior.

  2. Alcides Acevedo dice:

    Me quedo con esto:

    El esquema de 2003-07, funcionó porque el tipo de cambio alto empujó la competividad hacia dentro y hacia afuera, y esto instigó la productividad con alza del empleo. El verso opuesto es que la alta productividad genera competitividad, justificando así el cambio bajo y relajando tensiones salariales. Pero, ¿cómo y cuándo surge la productividad?

    Desgraciadamente Curia hablaba mucho y de forma confusa… pero no tiene el coraje para decir lo que se entiende con pocas palabras: tipo de cambio “alto industrial” es miseria para el pueblo trabajador, así funciona, así funcionó el kirchnerismo los primeros años de gloria… cuando más se los necesitaba faltaban los planes sociales y teníamos superávits gemelos, después vino el festival de gasto y las medidas procíclicas.

    Ciertamente el tipo de cambio alto no aumenta mágicamente la competitividad sistémica ni las exportaciones industriales, lo que genera es una caída brutal de las importaciones… si la devaluación es exitosa, de lo contrario pasa toda a precios.

    Décadas discutiendo lo mismo, repasen la obra de Curia y se van a dar cuenta.

  3. elepou dice:

    La fOto no es de Curia, sino de N. Galasso. Ojalá sea cierto el párrafo final!

  4. Silenoz dice:

    El comentario del peludón Alcidez es sorprendente por que se me dificulta aceptar que su especie tenga la capacidad evolutiva de entender ciertos conceptos –como los vertidos en su comentario- cuando hasta el 2015 sugería, con su enérgica y proverbial verba, hacer todo lo que la asociación ilícita tilinga de gobierno actual hizo….. debería explicar por qué no funcionó..

    Pero con respecto al cro. Curia comparto lo de su prosa confusa pero lo importante a discutir, en todo caso, son algunas de sus afirmaciones:

    • Silenoz dice:

      El Santo Grial: tipo de cambio competitivo.. alto bahhhhh
      Si bien aclara que NO ES el más importante sin embargo le busca la vuelta para darle centralidad debido a las restricciones de la OMC
      Atarse a esas recomendaciones es algo tipo “haz lo que yo digo pero no lo que hago” las medidas de este tipo si son necesarias SE INVENTAN y listo como hace todo el mundo que propicia una alternativa soberana en cuanto al devenir de su desarrollo

    • Silenoz dice:

      Respecto a la “Pax Augusta” de NK:
      El tipo de cambio alto NO ”empujó la competividad hacia dentro y hacia afuera, y esto instigó la productividad con alza del empleo” el “mein draive'” de la productividad está dado por Kaldor-Verdoorn:

      Dentro del rubro expos donde el tipo de cambio no tiene practicamente ningún peso:
      a- Aumento de precios de las commodities
      b- Pum para arriba de nuestros socios comerciales

      Internamente:
      a- Pum para arriba del mercado interno debido a crecimientos positivos de los salarios reales
      b- Creciente gasto público tanto en infraestructura-equipos (inversión) y transferencias y su efecto multiplicador (multiplicador fiscal “NO trivial” según decía Curia)

      Todo estos indicadores positivos inducen el aumento de la inversión con su consecuente aumento de productividad a pesar de la disminución del desempleo (+ masa salarial) y los aumentos de los salarios reales.

      Para el pensamiento diatópico ortodoxo, a pesar de la evidencia, TODO ESTO NO PUEDE SER POSIBLE SI LOS SALARIOS SUBEN.

      Y, encima, SI SUS VARIACIONES SON MAYORES A LAS DE LA PRODUCTIVIDAD como ha sucedido en la década depredada (cuya tendencia se continuó más allá del 2009)

      Frente a esto no queda otra que recurrir a pelotudeces tales como la tesis del empleado medio del flamante presidente gorila del Bco. Nación

      Es más, el tipo de cambio alto tampoco favoreció ni tendió a una política de sustitución de importaciones, a diferencia de lo sucedido a mediados del siglo pasado, la extranjerización de nuestra economía condiciona este tipo de políticas por que no está en su radar embarcarse en un proceso sustitutivo, a menos que el gobierno los obligue (y que no fue, al menos con la potencia necesaria). Y esto es así por la sencilla razón que responden a su lógica propia de acumulación y ganacias. Frente a un pum para arriba los tipos importan y listo….

      También se pierde vista que durante NK el dólar se apreció y que CFK hizo bastante –aunque no se note- para volver a ese tipo de cambio competitivo ¿cuál fue una consecuencia de esta correccion durante CFK1 y 2?

    • Silenoz dice:

      La (gran) contradicción peronista (pendiente de resolución bai de uei a pesar de algún antecedente durante el primer peronismo)

      Curia dice:
      ”Aquel objetivo, claro, exige condiciones estrictas y complejas: apuntar a readecuar fuerte el marco macroeconómico y encuadrar en un contexto al estadio del conflicto distributivo, traducido por la disonancia entre el cambio real pro desarrollo y el de referencia tácita del sector laboral. Son condiciones recias.”

      la prosa complicada y confusa significa la sgte regularidad empírica:

      A mejores salarios reales -> menor tipo de cambio (la inversa también es válida)

      Todos los gobiernos (incluidos los dictatoriales) necesitan lograr un sustento político que surge a partir de coincidencias entre distintos sectores sociales que son mayoritarios respecto a las minorías más díscolas, el garrote no alcanza, si las condiciones de vida se van degradando a la larga o a la corta, caen.

      En nuestro país -como en todos lados- las mejoras salariales dependen del poder negociación de los sindicatos, lo que atrae presiones inflacionarias y, al efecto de evitar la conflictividad, se cae en forma casi natural en una apreciación del tipo de cambio

      La diferencia entre los liberales, conservadores, neo liberales o esta porquería gobernante con nosotros, los peronistas, es que la mejora de los salarios reales es un objetivo plenamente buscado, mientras que la claque citada en primera instancia las debe conceder por obligación y a los efectos de supervivencia propia y de su régimen

      Por esto coincido con don Abel cuando dice ” requiere acuerdos sociales y una “sintonía fina”. Y mucho poder político, claro.” Negociar la puja distributiva que es la que produjo en la decada depredada o el primer peronismo, los atrasos cambiarios

      Sin lugar a duda tenemos cuadros capacitados como para encarar un proyecto de desarrollo soberano, pero debemos trabajar, a mi entender, en una salida como la citada para resolver nuestra (gran) contradicción… entre otras aristas al respecto….

  5. victorlustig dice:

    por respeto solo dire que cuando las areas de tu primer grafico son distintas la cosa no puede subir al infinito, ESO, no lo dijiste
    como asi tampoco el valor del TC y/o de inflacion que utilizaste para deflactar todo (eso si te quedo lindo eh), o, al menos las fuentes de donde lo sacaste (el FMI? a que TC? con notas al pie?)

    en fin

    • Silenoz dice:

      Ja ja ja…

      “por respeto” sugiero que utilices el lóbulo frontal por que si insistís con tu incontinencia hormonal…. y…. no vas a entender NUNCA lo que se dice ni siquiera te permite explicar tus “creencias”…

      y asi entonces ¿para qué pedís fuentes si lo tuyo es religión?

      “por respeto” primero hay que curarse…. muy “rive droite” inconscientelo lo tuyo ja ja…

      Saludetes respetuosos

      Ahhhh no le pifies al enlace “Responder”

      • victorlustig dice:

        no, los religiosos son los austriacos, not me
        por respeto al post me intriga muchas veces saber tus fuentes de datos,haces lindos graficos
        ya que no pones los origenes de datos (al menos Norberto lo hace) podriamos decir que te salen bien los dibujos
        es cierto, trato de entender, pero es un conjunto complejo de creencias lo que expones, mas o menos como los epiciclos

      • Rogelio dice:

        Silenoz, usas tantos adjetivos y descalificaciones con los otros comentaristas que acabas desmereciendo tus propios comentarios. No dan ni ganas de leerlos.

        Ojo, te lo digo con la mejor onda !

        Saludos

      • Silenoz dice:

        Je je..

        Mire don Rogelio, debo reconocerle que cavilé bastante seguir este hilo de comentarios pero ¿sabe por qué lo hago? Sencillamente por Ud……

        Digame don Rogelio ¿qué se puede esperar de personajes que en un intento de impostada y sobreactuada erudición me pide de dónde y cómo saqué los datos y que a pesar de habérselos pasado en incontables veces anteriores –estos u otros- NUNCA LOS LEYÓ y porfía con lo mismo? ¿qué se puede esperar de alguien que está buscando cualquier idiotez para cuestionar algo en lugar de discutir la idea y con el prontuario anterior? ¿qué se puede esperar de alguien que afirma –no se de donde- ”haces lindos graficos”?

        Es más digame ¿qué se puede esperar de alguien que dice algo así como que los kerneristas ”dejen de joder al peronismo” u este otro cofrade que compara a Trump con el Pocho dando cátedra desde una ignorancia “supina -© Marianote-“ sobre populismo?

        Aunque no lo parezca, le presto un servicio gratuito de terapia de shock (ja ja…) .. y no me fue tan mal ehhh….. por ejemplo el susodicho en cuestión entendió que correlación entre dos variables NO implica causalidad, otro del mismo pelaje -y rentista- entendió que las políticas de austeridad NO solucionan los déficit que pretenden resolver. Y un tercero del mismo aluvión pero “progre liberal de izquierda” –que está desaparecido bai de uei- entendió que el límite del gasto público y su consecuente déficit fiscal es la restricción externa….

        No está mal para este humilde predicador……. Ojo todo esto es hasta donde se animaron a decírmelo ehhh…. quizás haya otras cosas más que no se animan…. no tienen que hacerlo tampoco ¿ju quers?

        Saludos

  6. Raúl Ernesto Pujol dice:

    Perdón cumpa, en qué peronismo? En el kirchnerista en el massista en el oficializar? Me parece que nos debemos una profunda y democrática discusión militante para reencontrar nuestro camino tercerista abandonado con la muerta del líder la dictadura del 76 y los sucesivos gobierno a democráticos postdictadura

  7. claudio Maxl dice:

    Preocupante tu falta d informacion, sintoma q se consume Magnetto y x ende se desconoce la realidad argentina:
    http://www.infobae.com/2015/04/15/1722530-el-senado-convirtio-ley-la-estatizacion-los-ferrocarriles/
    Discutamos hechos y no pareceres, los gobiernos K x sus medidas socioeconomicas fueron los q restauraron el peronismo en el poder (y t remarco la palabra poder y no gobierno, solo Peron y los K fueron presidentes con poder, no convirtieron la Rosada en escribania d los dueños d la Argentina).

    • Raúl C. dice:

      Un detalle: en este caso (y otros dos o tres por aquí) no se ‘consume’ Magnetto, se ‘retransmite’ Magnetto.

      • claudio Maxl dice:

        Asi es Raul, si solo se consumiera su efecto desapareceria en ese momento, lamentablemente los gorilas retransmiten el humo y los desprevenidos son abrochados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: