Un cacho de historia: cuando se declaró la guerra al Eje

postdam

Un erudito corresponsal, Julio Amoedo, fastidiado con los persistentes nostálgicos que todavía acusan a Perón de “simpatías con el Eje” me acercó un material sobre la ruptura de relaciones de la Argentina con Alemania y Japon, al final de la guerra.

Por mi parte, pienso que en 71 años el peronismo ha hecho bastantes macanas -además de algunos aciertos, cómo no- que discutir algún error anterior, si existió, me parece tonto. Ese antiperonismo senil, hasta me parece simpático.

Igual, es interesante leer este fragmento de la Historia General de las Relaciones Exteriores de la República Argentina, del sitio oficial del Ministerio (en realidad, todo el material es fascinante, para los que gustan de la historia). Este en particular, muestra qué distinta era la actitud de las fuerzas políticas argentinas hacia el mundo exterior.

“Del lado argentino, el rol de Perón en la decisión de declarar la guerra debe ser señalado. El 20 de marzo, el encargado de negocios británico Alfred Noble se reunió con él para subrayar la necesidad de dar aquel paso. Pero existía oposición dentro del ejército. El general Carlos von der Becke, oficial de considerable influencia, opinaba que sería humillante declarar la guerra a última hora y bajo presión norteamericana. En la aeronáutica, la opinión estaba dividida: los jóvenes oficiales nacionalistas estaban en contra. La marina en general se inclinaba hacia la beligerancia. Algunos funcionarios favorecían una declaración de guerra sólo a Japón. El ministro de marina e interior, almirante Alberto Teissaire, sostenía que era más digno dejar pasar algún tiempo.

Esta información llegó a Noble, quien comunicó a Perón que la demora conspiraría contra las posibilidades argentinas de obtener el reconocimiento. Por distintos motivos, tanto los industriales como los comunistas favorecían la beligerancia. Los radicales, los socialistas y los conservadores estaban en contra. En definitiva, una minoría muy heterogénea favorecía la decisión de Perón de declarar la guerra. (8)

El 27 de marzo de 1945, la Argentina declaró la guerra al Japón y a Alemania “como aliada del Japón”. El mismo día, Nelson Rockefeller sostuvo en una conferencia de prensa que, si bien esto no garantizaba el reconocimiento, era un paso relevante. Para calmar las dudas de Perón sobre un eventual desaire, agregó que Estados Unidos nunca había cortado sus relaciones con la Argentina, sino solamente convocado a su embajador. La opinión pública argentina recibió la noticia de la declaración de guerra con completa indiferencia. (9).

8. Noble a Eden, AS 1964/82/2, FO 371/44709; Noble a Eden, 31 de marzo de 1945, AS 2070/92/2, FO 371/44709, cit. en ibid., p. 172.

9. Noble a Eden, 17 de abril de 1945, AS 2178/92/2, FO 371/44710, cit. en ibid., p. 172-173.

(Alfred Noble era el encargado de negocios británico en Buenos Aires. Anthony Eden estaba a cargo del Foreign Office. Después fue Primer Ministro, cuando la aventura en Suez. Nelson Rockefeller era el Secretario de Estado Asistente para América Latina. Después fue Vicepresidente con Gerald Ford)”.

Lo interesante es que Perón -Vicepresidente y Ministro de Guerra- procuró conseguir respaldo para declarar la guerra por razones prácticas: que Argentina formara parte de las Naciones Unidas ¿Alguien recuerda que la ONU surgió como una alianza contra el Eje? Lo que en otros países se llamaría “el partido de la guerra”, los entusiastas en favor de declararla, era solamente el Partido Comunista Argentino, siempre solidario con la URSS. (Supongo que también la colectividad judía, pero no tenía mucho peso entonces).

“La opinión pública argentina recibió la noticia de la declaración de guerra con completa indiferencia”. Pensándolo bien, no sé si en eso hemos cambiado tanto.

22 respuestas a Un cacho de historia: cuando se declaró la guerra al Eje

  1. Ricardo dice:

    La nota es interesante, pero la Argentina fue el pais latinoamericano ( junto con Brasil ) que recibio y tolero la presencia de nazis importantes fugados durante largo tiempo.
    Me parece evidente que alguna clase de simpatia por el nazismo debia haber.

    • ram dice:

      Claro, la Argentina fue “refugio” de nazis….. y como diría goebbels, repitamos una tontería un millón de veces y un millón de necios la creerá….
      Los nazis no sólo se “refugiaron” acá, también y especialmente encontraron sus lugarcitos (y muy buenos dinerillos) en USA para “asesorar” en aviación, misiles, guerra bacteriológica, blindados, submarinos (hay quienes dicen que el famoso “nautilus” nuclear era un souvenir del 3er. reich….. habladurías, seguro) y la tristemente célebre gestapo, becada en masa para hacer espionaje antisoviético en Europa….. o sea, además del mítico tirano sudaca, el reciclado de las almas bellas del adolfo fue una práctica ecológica muy occidental y cristiana, tan cristiana que hasta el Vaticano dejó sus delicados garfios marcados…..
      Perón trajo a Galland, Rudel y Kurt Tank,….. horror de horrores. hasta en Youtube están los videos de cómo llevaban a los nenes de la Luftwaffe a USA o Inglaterra, para que les expliquen cómo era éso de los aviones a reacción…. que los “equivalentes” aliados eran aún más lentos que los de hélice…..ah, y Galland y Rudel también estaban entre ésos….
      Argentina “refugio de nazis”…. ¿ cómo se dirá en inglés; “la paja en ojo ajeno y la viga en el propio”?.
      Y hablando de “vínculos”….. y Ford?. la IBM y sus tarjetitas contando judíos “finalmente solucionados”?, y papá Kennedy?

      • David (idu) dice:

        No iba a comentar este posteo, pero dada mi tradicional incontinencia frente a la palabra “judío”, haré mi (in)merecido aporte:

        Es verdad que el “Mundo Libre” se llevó a los mejores científicos alemanes.

        Pero tuvo que quedar para el “patio trasero” la entrada lisa y llana de los escurridizos criminales de guerra rasos de segundas y terceras líneas.

        Bueno. Salvo el austríaco Ronald Richter y nuestra Bomba de Hidrógeno.

        No se sabe cuánto de plata hubo para el régimen de esos tiempos en la Argentina, y está bajo cuestionamiento histórico su simpatía, o no con el régimen nazi.

        Hay dos nutridas bibiliotecas al respecto.

        Y si bien había en las embajadas argentinas en Europa muy fluidas oficinas de documentación para ofrecer a los nazis su merecido refiguo en la Patagonia y amplias zonas de Córdoba (todas aquellas que reproducen más o menos el paisaje teutón – Bariloche, La Cumbrecita), no nos quedamos con nada demasiado valioso. Ni siquiera con grandes criminales.

        Apenas Eichmann y Priebke, que se sepa.

        Porque de Mengele no se sabe (Por más que Lucía Puenzo se esforzó haciendo la peli Wakolda).

        Aunque según Hanna Arendt el ¿monstruo? de Eichmann era apenas un padre de familia amable y ciudadano trabajador y muy comprometido con su tarea de oficina.

        Gracias a quien tenemos ahora incorporada a la Filosofía Universal el concepto de “Banalidad del Mal”

        ¡Inolvidable, herr obersturmbannführer!

      • Raúl C. dice:

        https://es.wikipedia.org/wiki/Josef_Mengele

        Sobre Mengele se sabe prácticamente todo de su estadía en Argentina.
        Entró con el apellido Gregor.
        Lo protegió un amigo personal: el Sr. Mertig, dueño de Orbis (cocinas). (Recordémoslo al elegir una nueva cocina)…
        Unos años después volvió a su nombre real, pero castellanizado como ‘José’.
        Consiguió documento y pasaporte con ese nombre.
        Hasta figuraba como José Mengele en la guía de teléfonos, con su domicilio real en Vicente López/Florida.
        Todo eso está documentado en artículos y libros.

        Un detalle al margen es que el hombre seguía gozando de la protección de ciertas ‘fuerzas’ (ya sean policía, FF. AA. y/o servicios) ***después de 1955***.
        Y fue después de 1955 en que se sintió suficientemente tranquilo como para hacer público su apellido.
        Era evidente que contaba con una cobertura (posiblemente no solo nacional sino también internacional). Eso iba mucho más allá del ‘peronismo’.
        En algún momento Alemania decidió abocarse a encontrarlo, y por eso el tipo se fugó a Paraguay y después a Brasil.

      • ram dice:

        La verdad, buenísimo y reconfortante el ser testigos de la incontinencia ajena ante terribles palabras como “judío”…. ¿seré “antisemita” por llamar “judíos” a los “judíos” (monstruo y víctima favorita de los nazis)? – Lástima que no haaya dicho nada sobre la “inconsistencia” de repetir las típicas historietas del tío sam “explicando” como reclutamiento de “científicos” lo que no era más que darle refugio y laburo muy bien pago a criminales, comprobadamente criminales como von braun…… un “científico taaaaaan bueno que hasta salía en disneylandia pero, ay, su mejor desarrollo “científico” – la V-2 – era construída en “fábricas” montadas en túneles de minas, por incontenidas masas de prisioneros judíos hasta que, simplemente, se morían, de hambre y esfuerzo…. la “ciencia”, chocha.
        Y terriblemente terrible lo del embaucador richter pero, seamos serios, una jodita de tinelli comparado con ése “científico” que, condenado a muerte por sus incontenidos experimentos con seres humanos (casualmente judíos y mejor si eran chicos) y que, claro, le tuvieron pena y lo pusieron a laburar, por el bien de la ciencia y de los mejores modos de exterminar soviéticos si se armaba la podrida… y después, y como el tío sam quiere al mundo libre como pajarito, es que reciclaron a esos buenos chicos de impermeable, la gestapo, para que jueguen el juego que mejor juegan y más les gusta…… cazar gente. Nombre conocido por estos lares, klaus barbie, de la gestapo al departamento de estado, Francia, Bolivia, un turista incansable.
        El pecado de Perón no fueron los nazis (cuyos servicios desvelaba a TODOS conseguir), el pecado fue que un generalito perdido en Sudacalandia tuviera ideas equivalentes a las de los países serios y quisiera rapiñar alguito de la tecnología alemana de entonces, la mejor por lejos…. el problema nunca fueron los nazis, era la posible competencia del gauchaje y sus ínfulas; por supuesto, un espanto para los colonos sensibles de la patria….
        ¿Nada que decir del Vaticano como estación intermedia y de trasbordo en la ruta a estas Pampas?, será que Perón era papa y todavía nos dura el engaño?.

      • Norberto dice:

        Hubo mucho más de lo que supone David, esa gente no eran solamente nazis, los había muy importantes en diversos campos tecnológicos que se decidieron por países que no parecían querer participar del inminente próximo conflicto, así que salieron legal o ilegalmente rumbo a ellos.
        A Rudel, Galland, Tank y Richter, que nunca buscó la bomba, que hubiera sido mucho más fácil, sino la fusión controlada para fines pacíficos, debería agregar entre los alemanes, porque los había de muchas naciones, gente como Baumbach y los Horten.
        ¿Tiene Ud idea de la importancia de los Horten, sus alas voladoras y su visión del ala delta en la aviación de la posguerra?
        ¿O de lo avanzado en armas preinteligentes de Baumbach?, al haber trabajado en CITEFA, hoy CITEDEF, pude ver algunos de sus trabajos posteriores a la bomba guiada antibuque que parece haber hundido varias naves en el desembarco de Normandía, y en cuyo ensayo murió en Argentina, además de misiles aire/aire muy avanzados para los cincuentas, y llegó al país luego de tres años en prisión.
        O del cañón sin retroceso diseñado por un ucraniano en simultáneo con el que se usó en Vietnam, o los desarrollos en cohetería de artillería, torpedos hiloguiados y en naves hidro sustentadas, alas hidráulicas, diseñadas por un italiano muy compuesto, o los muy lindos diseños de Dewoitine, entre ellos el Pulqui I.
        Había mucha gente en nuestro país que se armaba para sostener su neutralidad ante el que suponían inminente conflicto Este/Oeste, en el cual no pensaban participar.
        Ah, la CIA es hija del jefe supremo de la Gestapo.
        Nunca menos y abrazos

      • David (idu) dice:

        Ram:

        Jamás diría que sos antisemita por decir la palabra judío.

        En realidad el traumatizado, culposo e incontinente por haber mis padres sobrevivido al Holocausto soy yo.

        Viene a cuento lo que hacía mi viejo, cuyo sentido del humor trato de imitar (por ahora con menos éxito del que desearía)

        Cuando le gritaban “ruso”, el ponía su mejor sonrisa y preguntaba:

        ¿Ruso de Rusia o ruso de mierda?

        Saludos.

      • David (idu) dice:

        Norberto:

        Es cierto que Richter buscaba la fusión controlada y no la bomba.

        Pero impresiona más hablar de “Bomba de Hidrógeno”, (en realidad pensaba que el que me podría corregir sería Daniel Arias)

        Y si pasaba, pasaba… Una inocente jodita de Tinelli…

  2. Daniel Eduardo Arias dice:

    Simpatía por el nazismo hubo en casi todos los gobiernos militares sudamericanos de la época, salvo los que por razones comerciales o de cercanía geográfica y dominio imperial estaban directamente bajo control de los EEUU. No fuimos únicos ni tan raros.

    Tampoco es cuestión de hacerse el gil al respecto. Los mandones nazis tenían marcados el sur de Chile, el de la Argentina, el de Brasil y todo el Paraguay como lugares de jubilación, en caso de perder la guerra.

    Dos países que sí declararon la guerra al Eje tempranamente, por presión de los EEUU, fueron Brasil y México, y vale la pena ver cada caso. Brasil tenía su propio Perón, Getulio Vargas, socialmente distribucionista, protector de la joven industria sustitutiva local, con grandes planes de infraestructura, amado por las masas y detestado por las élites.

    Vargas estuvo bastante tiempo tironeado por su simpatía por el Eje y las presiones de los aliadófilos locales, mucho más ligados por exportaciones e importaciones a los EEUU que nosotros, tan anglófilos. Lo cierto es que declaró la guerra e hizo lo imposible por no participar en ella, aunque no tuvo más remedio que mandar unos 25.000 hombres a pelear en Italia, frente jodido como hubo pocos, y allí la quedaron unos 2000 brasileños de la Fuerza Expedicionaria.

    Pero si sirve de medida de las simpatías pro-alemanas de los FFAA brasileñas, a veces eran recibidas a cascotazos cuando entraban a liberar alguna aldea, porque por sus uniformes los de la Fuerza Expedicionaria eran confundidos con los krauts de la Wehrmacht: eran idénticos.

    Lo que finalmente llevó a Vargas a tomar partido en la guerra fue un legítimo interés comercial brasileño: el grueso de sus exportaciones iba a los puertos yanquis, y pese a su neutralidad, los submarinos alemanes estaban hundiendo demasiados buques brasileños y matando a sus tripulaciones. Dado el pasado esclavista del Brasil Imperial, que importó 4 veces más esclavos africanos que el Sur algodonero de los EEUU durante el siglo XIX, no es de extrañar que una desproporción grotesca de los soldados muertos brasileños en la guerra en Italia fuera negra, bajo mando de oficialitos blancos. Detalle poco mencionado de una participación en guerra “contra los superhombres racistas” del Tercer Reich.

    En México, que en el siglo XIX había perdido 2/3 de su territorio por ocupación, robo o guerra ante los EEUU, el pueblo era visceralmente pro-nazi sencillamente porque odiaban a los yanquis, y estaban dispuestos a secundar a quien les hiciera la guerra. Contradictoriamente, el gobierno del general Lázaro Cárdenas hizo dos cosas totalmente opuestas.

    Aprovechó la debilidad de Inglaterra cuando Alemania la tenía cercada y bajo bombardeo, y la de los EEUU, que se veían venir la guerra contra Japón, para expropiar las petroleras y ferrocarriles yanquis e ingleses. Como Cárdenas amenazaba venderle petróleo a los alemanes e italianos y los ingleses, y México era entonces la primera reserva mundial de crudo, al menos en Occidente, se salió con la suya gratarola. Los EEUU estaban seriamente planificando un desembarco en Baja California, pero Cárdenas les hizo saber que no estaban en condiciones de ir a la guerra en Asia, Europa y además, en la frontera sur de los EEUU, y frente a un enemigo tan feroz, tan viejo y tan íntimo.

    Cárdenas era otro Perón, pero hecho por un país que había pasado por décadas de guerras civiles por la distribución de tierras y por la separación entre iglesia y estado. Y esas guerras costaron, aunque nadie contó seriamente los cadáveres, entre medio millón y un millón de vidas mexicanas. Con la distribución a fondo de tierras y una pipa de la paz bien fumada con la Iglesia, a la que se permitió conservar sus templos PERO NO SUS TIERRAS, y que se tuvo que bancar la educación laica, Cárdenas puso fin a un conflicto al lado del cual, por duración y ferocidad, la Guerra Civil Española fue casi una nota al pie.

    Pero los EEUU apretaron fuerte a Cárdenas para que le declarara la guerra al Eje, asunto absolutamente imposible en un México en el cual había svástikas pintadas en cada pared y cada puerta de DF, y en cuyos mercaditos la gente vendía llaveros y adornos hogareños con la svástika. Insisto en que el pueblo mexicano no era pro-nazi, y difícilmente habría podido ser lector de “Mein Kampf” o de las muchas revistejas pronazis fundads en México, porque todavía en 1941 estaba cortándole las orejas, o matando por ahorcamiento o en la hoguera a los maestros de grado del estado, por infieles a la Iglesia, y eso en todo el centro del país y a menos de 200 km. de DF. El pueblo, campesino y también un poco obrero, era antiyanqui de un modo visceral, y nada más. La sola idea de imponer levas para pelear en Europa a favor de los yanquis habría tumbado del poder al mismísimo Cárdenas, y también a su sucesor Ávila Camacho.

    Lo cierto es que México declaró la guerra al Eje no mucho después del ataque japonés a Pearl Harbour, pero no hizo nada más. Ni levas, ni servicio militar obligatorio, ni mover un dedo a favor de los EEUU. Cárdenas, ya retirado de la presidencia, se quedó con casi la mitad del Ejército en la costa de Baja California, por si a los yanquis se les ocurría desembarcar. Ávila Camacho, sucesor de Cárdenas, había recibido un pedido diplomático de los EEUU de que se les permitiera abrir varias bases aeronavales en esa península sobre el Pacífico “para tener controlados a los submarinos japoneses”,

    Como es de imaginar, un pedido tan cortés hecho por una potencia que te sacó 2/3 de tu territorio (4 millones de km2, a México sólo le quedaron 2 millones) no se toma en joda ni en México ni en ninguna parte.

    Poco después de la rendición de Alemania, México formó una brigada aérea de 300 hombres que se desplegó en las Filipinas con cazabombarderos yanquis P-47 Thunderbolt, bastante avanzados y efectivos, y estuvo atacando a los japoneses que todavía resistían en el archipiélago. México perdió 30 hombres en esa campaña de 1945 y asegura haber causado 30.000 bajas a las FFAA japonesas.

    Ejem…

    Bueno, creo que es imposible comprender los tironeos que ejerció la 2da guerra sobre la política exterior argentina si no se ve el cuadro regional.

    Y en ese cuadro regional falta ubicar a Inglaterra, que ya en la preguerra estaba perdiendo terreno y autoridad en Sudamérica ante la creciente penetración diplomática y comercial de los EEUU. Inglaterra, con la colaboración de la única subpotencia militar e industrial regional, que éramos nosotros, los Argies, delimitaron un perímetro pro-británico en el Cono Sur: Chile, Paraguay, Bolivia y la Argentina debían resistir las presiones yanquis y ser neutrales. Era el único modo de que las materias primas de esos cuatro países, entre las cuales la más vital para Inglaterra -sometida a bloqueo y racionamiento- era la comida, siguiera llegando a puertos ingleses sin que los barcos fueran torpedeados.

    Hasta que llegó 1944, Inglaterra misma hizo todo lo necesario para que el Cono Sur permaneciera neutral. Era eso, o que el hambre cundiera en una Inglaterra donde no había gordos, salvo la gente muy rica.

    La dirigencia británica no sólo estaba defendiéndose del hambre. En la inminente posguerra, querían seguir conservando su status de primma donna imperial en el Cono Sur, aunque el resto de Sudamérica y Centroamérica fueran alimento balanceado para la diplomacia y el comercio yanquis.

    En 1944 fue cuando Alemania perdió definitivamente la Batalla del Atlántico y casi toda su flota submarina gracias a ese nuevo invento, el sonar combinado con el “hedgehog”, un nuevo tipo de arma antisubmarina cuya eficiencia destructiva se acercaba al 100%. A eso se sumó el bombardeo sistemático de los puertos franceses, bálticos y escandinavos con bombas de 5 y 7 toneladas diseñadas por Barnes Wallis, capaces de penetrar búnkeres de 4 metros de espesor. Chau bases submarinísticas.

    A partir de ese momento, con el cese del bloqueo naval alemán, la diplomacia inglesa empezó a presionar a los países del Cono Sur para que declararan la guerra al Eje.

    Por suerte, nuestros ciudadanos comunes, a diferencia de sus élites aliadófilas o germanófilas, no se morían de ganas de meterse en masacres ajenas.

  3. Memo Riosa dice:

    Algo que no hizo Peron ni ninguno de los gobiernos que siguieron en Argentina fue emplear militares nazis y SS.

    Las SS pasaron a ser el servicio de inteligencia de Alemania Federal.
    SS y militares nazis pasaron a formar parte de la red Stay Behind creado por los usanos just in case. Gladio es fruto de ella.

    En Argentina se retiraron algunos criminales de guerra nazi. En Chile y en Brasil tambien. Dije “se retiraron” (salvo Klaus Barbie en Bolivia que siguió activo) En cambio los los SS siguieron en servicio activo solo que trabajando para USA y en contra de la URSS.

    Si Perón hubiera hecho la inteligencia argentina en base a una cantifdad masiva de SS ¿Que no dirían los que eso precisamente hicieron?.

    Es una pelotudez supina escandalizarse o que llamela atencion los nazis en Cumbrecita o en Bariloche. No se escandalizan usanos y alemanes ¿nos vamos a escandalizar nosotros?

    • Norberto dice:

      Y no olvide la muy famosa Legión Extranjera, la francesa, que se nutrió de gran cantidad de soldados alemanes desmovilizados después de la guerra, incluyendo los de las Waffen SS, muy utilizados en esa posguerra, en particular en Vietnam, Dien Bien Phu se sostuvo con su contribución hasta la caída, y Argelia.
      Nunca menos y abrazos

    • David (idu) dice:

      Tengo bellas fotos de Bariloche y La Cumbrecita. ¿Por qué no?

  4. Daniel Eduardo Arias dice:

    Falta añadir que los ingleses jamás nos pagaron su abultada deuda de guerra. Es decir, nos pagaron en especies, con una red ferroviaria desmantelada por casi una década de desinversión en mantenimiento de vías y parque rodante, y una “Fuerza Aérea Llave en Mano”, con más de 400 aparatos de todo tipo en estado de obsolecencia por diseño y mantenimiento.

    Bruscamente, éramos la mayor potencia aérea americana después de los EEUU. Eso sí, equipos con aparatos que mataban al piloto sin necesidad de volarlos.

    Basta decir que la joya de la flota adquirida en 24 horas era el interceptor Gloster Meteor, entre cuyos defectos de diseño se sumaba una autonomía de una sola hora de vuelo, su pésima performance para aterrizajes forzosos, y una mortalidad superior al 50% en caso de tener que usar el asiento eyector.

    El Gloster durante su servicio en la RAF mató 498 pilotos, algunos más que la Luftwaffe durante la Batalla de Inglaterra. Era tan letal para sus tripulantes que lo llamaban “Meatbox” en lugar de Meteor.

    Como además llegaron al país hechos fruta y sin repuestos, en 1954 ya era una urgencia radiarlos de servicio para no perder más pilotos de caza, que aquí no sobraban. En nombre de esa urgencia, lamentablemente, la Fuerza Aérea Argentina después del golpe del ’55 tuvo -vía el brigadier Heriberto Ahrens- el argumento perfecto para no adquirir 100 cazas argentinos Pulqui II, diseño conjunto del genio (nazi) Kurt Tank y del ingeniero Norberto Morchio, de la Fábrica Militar de Aviones: se necesitaban al menos 5 años para construir ese centenar.

    Ahrens explicó que no había más remedio que comprar los F-86 Sabre yanquis. Que no llegaron 100, sino 26, algunos con 15 años de retraso. Y sin la prometida turbina canadiense Orenda. Y sin radares. Y hechos pomada. Alguien en el tótem de la FAA y del gobierno de la Libertadora debe haber recibido un cañonazo -o varios- de algunos millones de dólares, sin duda.

    Nunca entendí por qué Perón aceptó esos dos pagos de deuda en especie. Los ferrocarriles podían resucitarse con una buena inversión, y de hecho tiraron bastante tiempo más a fuerza de mantenimiento intensivo. Pero los aviones eran chatarra irrecuperable. Y lo más curioso fue el entusiasmo con el que los aviadores de caza argentinos aceptaron los Meteor.

    Cualquier cosa que tuviera turbinas y los brasileños no tuvieran era bueno para ellos.

    • guillermo dice:

      Si lo que se vende es deficiente, en general es bastante mas dificil vender que comprar, al nivel de transaccion que sea. Argentina eligió comprar los ferrocarriles fue decisión propia, por razones de propaganda politica. No puede haber sido por la palanca que los ingleses tenían con Perón. Hubiese sido posible para Perón mantener el saldo favorable con Inglaterra, aumentado por los intereses que se acumularian, y comprar en terminos ventajosos industria nueva cuando Inglaterra re-convirtiera su industria postguerra. Pero le interesaba mas la alharaca de ‘Son nuestros!, etc.

      Hay un ejemplo bastante ilustrativo de esa mentalidad en la epoca en Montevideo, en la vieja terminal de tren cerca del puerto, hoy cerrada. Es un edificio importante, no escala Retiro o Constitucion, pero bueno de la epoca. Si se mira por las grandes puertas de hierro forjado, se ve una enorme placa de granito: ‘En (fecha), Luis Battle (creo) Presidente de la ROU, recobró para la nacion uruguaya la red ferroviaria…(sigue un largo verso rimbombante sobre la magna gesta y el futuro soleado que espera a la industria). Detras de eso se ve el gran hall desierto y los andenes, que enmarcan pasto/cardos de dos metros de altura.

      Para vender chatarra hay que tener alguien dispuesto a comprarla, si no no hay trato posible.

      • Norberto dice:

        Daniel no se refiere a los ferrocarriles, se refiere a los aviones de esa fuerza aérea, los ferrocarriles aun en esa condición tuvieron muchos años de buen uso, pero lo importante de dicha compra, manejada entre Miranda y el Viejo, es que con los ferrocarriles vino la legua de tierra a los lados de las vías que dio salida, propiedad, a miles de arrendatarios y aparceros, generando por primera vez en país una clase media rural, la que debería haber acompañado la llamada conquista del desierto como lo hizo en USA.
        En cuanto a los aviones, eran un intento de generar una mentalidad moderna en esa fuerza, que sería luego provista de aeronaves de diseño propio mas adecuadas a nuestras necesidades, pero lo que falló es que a requerimiento de los States, el UK bloqueó las exportaciones de material sensible, motores de aviación por ejemplo, y generó problemas con lo diseñado y construido, así el Calquín diseñado para los Merlin o Grifon tuvo que arrastrarse con motores radiales de apurada construcción nacional.
        Nunca menos y abrazos

      • guillermo dice:

        Norberto, si va a contradecir por favor tómese la molestia de leer lo escrito antes de arrancar. Esto es el primer párrafo del texto de Daniel Arias:

        Es decir, nos pagaron en especies, con una red ferroviaria desmantelada por casi una década de desinversión en mantenimiento de vías y parque rodante

        En cuanto a lo de las leguas a los lados de las vías, se remataron en varios remates de tierra en Londres entre 1880 y 1900, no llegaron a 1947. Nadie espera 60 o70 anios para realizar un bien que es recuperación de capital invertido. Puede ser que le haya quedado tierra a los ferrocarriles en Patagonia o algún otro de los desiertos incultivables de Argentina, que nadie quiso comprar, pero con esa tierra no se crea una clase media rural con parcelas chicas segun su fantasía.Esos páramos solo son viables como latifundios a lo Braun Menendez.

        Me imagino que habrá viajado en tren en los 50s por Pcia de Buenos Aires, Santa Fe o Cordoba. Las vias tenian alambrado a los costados, como tienen ahora, marcando el limite de las estancias que bordeaban la via. Cosa que siguió pasando hasta los 70s, cuando me fui, y me imagino sigue pasando. Esa fantasia suya de la modesta pero noble clase media rural creada por Peron, a diferencia de Roca, pongale musica y por ahi Tinelli se lo compra.

      • Norberto dice:

        Infórmese mejor.
        Nunca menos y abrazos

      • guillermo dice:

        Parece Donald Trump, diciendo cosas equivocadas y descalificando a quien se lo hace ver. Encima equivocadas tratando de corregir.

        Empiece por leer mejor, como le dije cuando me criticó por hablar de los ferrocarriles aunque era el tema. Y si se va a dedicar a reivindicar meritos de Peron para crear una clase media terrateniente, no necesita decir el disparate de las leguas otorgadas que para 1947 habian sido vendidas varias veces. Gracias al congelamiento de arrendamientos hubo muchas estancias chicas o relativamente chicas, en la pampa humeda, que tuvieron que ser vendidas porque con los arrendamientos congelados pasaban a dar perdida, y los compradores forzosos, a precio muy bajo por ser ocupantes, fueron los arrendatarios. Eso creó una clase media agropecuaria gracias a Perón. Cualquiera que conoce un poco del tema sabe eso, pero Ud se da el lujo de hablar de cosas que no tiene idea como si diese catedra, inventando a falta de conocimiento.

      • Mariano T. dice:

        Tiene razón Guillermo. La famosa legua al costado de los ferrocarriles no conoció el siglo 20, salvo en algun lugar árido.

  5. Mariano T. dice:

    Acá lo que había era el típico nacionalismo antiliberal, que solo se diferenciaba del nazismo en que era mayoritariamente ultracatólico, y en que reemplazaba a la superioridad aria con una reivindicación de lo hispánico, o directamente por sus odios a los “inferiores”.
    Era mayoritario en el ejército desde 1930, y en parte de la intelectualidad dado el padrinazgo fundacional de Lugones.
    Como el nacionalista era antiliberal,antidemocrático y en general anglofóbico, fue inevitable que abrazara con fervor y sin cálculo la causa del Eje. Era la opción entre yankis y marxistas.
    Mi viejo iba al secundario en esa época, y me contaba que en el Sarmiento los nazis eran mayoría tipo 2/3, y algunos iban con el correaje del ejército, con obvia anuencia de sus padres. Los “demoliberales” y judíos eran minoría en ese ámbito.
    Todo ese pensamiento “nacional” contribuyó poquitos años después a la estructura fundacional del peronismo, con la sola defección de los grupos más aristocratizantes.
    Eso no quiere decir que el peronismo (y mucho menos Peron) fuera nazi, básicamente porque desde 1944 en adelante su derrota era obvia (el amante de la fuerza y la voluntad no ama a los perdedores). Sino que una parte muy significativa de su intelectualidad provenía de esos sectores nacionalistas, antiliberales y ultracatólicos. La prueba es la anulación de la ley 1420, el apoyo de los grupos paramilitares tipo la ALN, etc.
    Desde ya que a los submarinos alemanes no les interesaba la neutralidad o no de la Argentina, si iba carga a Inglaterra la hundían igual. Por eso las exportaciones cayeron tan drasticamente.
    La declaración de guerra no fue otra cosa que realpolitik.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: