Argentina Nuclear, 2017 – XLI: Castro Madero y la represión

Sigo con la historia del desarrollo de la tecnología nuclear en Argentina. Este capítulo habla de una historia feroz y ambigua. Como fueron esos años en la realidad.

  1. Castro Madero, ¿inocente o culpable?

carlos-castro-madero

El físico en reactores nucleares y además vicealmirante Carlos Castro Madero, hombre sonriente y cortés según quienes lo trataron, aunque ninguna foto conseguible lo demuestra. Sin embargo…

Al revisar los desastres represivos del Proceso dentro de la CNEA, puse la lupa sobre el caso de los expertos en “Repro”, o reprocesamiento de combustible quemado.

El grupo, como ya dije, venía trabajando bajo el paraguas, desde 1973, del nuevamente presidente de la CNEA, Iraolagoitía, pero cobró potencia en presupuesto y personal por órdenes expresas del presidente Perón al doctor Santiago Morazzo aquel mismo año.

Repro es un caso aparte dentro del salvajismo que cayó sobre la JP “Monto” y la izquierda para sembrar terror entre el personal profesional y técnico de la CNEA, que vivía en estado deliberativo. La idea en Repro fue más precisa: descabezar el grupo y terminar con el proyecto en sí. ¿Quiénes lo hicieron y por qué?

Las cosas que hizo el presidente de la CNE, el contraalmirante Carlos Castro Madero, lo sacan del banquillo de acusados, al menos el de esta historia en particular.

Atención: Castro Madero murió en 1990 de un “bobazo” largamente cultivado a pesar de cinco by-passes, defendiendo de palabra hasta el último minuto a los peores asesinos de la historia argentina. Por esa causa –apología lisa y llana del delito-  y algunos errores descomunales, no me muero de amor por él. Pero en este caso puntual lo que me importa no es tanto lo que dijo sino lo que hizo.

Hay un testimonio del Jefe de RRPP fundacional e histórico de la CNEA, Lic. Luis Colángelo: cuando Castro Madero se enteró de la desaparición de Morazzo se cruzó de inmediato y por la propia la avenida que lo separaba del centro operativo del Sumo Desaparecedor Argentino. Viaje de menos de 100 metros, desde el 8250 de Libertador, CNEA, Sede Central, hasta el 8151, Escuela de Mecánica de la Armada. Allí le exigió cuadradamente a su superior, el Comandante en Jefe de la Armada, Emilio Massera, que soltara a su gente. A la que en ese momento y lugar estaban torturando.

Morazzo relató después que la runfla de Massera tenía ideas muy vagas sobre el trabajo del grupo Repro: la pregunta insistente era: “¿Dónde hicieron la bomba de Perón?”, o su variante “¿Adónde está la bomba de Perón?”. Daban palos de ciego a ver qué salía. La bomba no existió nunca, ni como proyecto. Y es que la cultura tecnológica de Massera cabía en el reverso de una estampilla y sobraba lugar, como la política.

Colángelo, un trabajólico, pasaba no menos de 12 horas por día con Castro Madero, y cuando por fin se iba a su casa a medianoche aún veía la luz prendida en presidencia. Por esas cosas, por su doctorado en reactores, por el “boom” de obras y proyectos nucleares sucedido bajo su administración, en el ambiente nuclear todavía hoy el último marino a cargo de la CNEA suscita una mezcla de dudas, repudio, admiración y respeto, todo junto.

Décadas después, algunos de los testimonios de los “chupados” que sobrevivieron (el del doctor Carlos Calle, radioquímico, por dar un caso), apilan evidencias de que Castro Madero estuvo involucrado en los secuestros. Pero estas evidencias en parte son circunstanciales, y en todo caso no aclaran su rol. Otras opiniones, como la del citado Colángelo, difieren en 180º. El propio embajador Max Cernadas  dice respecto de la Dra. Emma Pérez Ferreira, física nuclear que dirigió la CNEA en los años finales de Alfonsín, que Emma pudo llegar con vida a su cargo porque en 1976 Castro Madero la salvó de una patota de la Armada. ¿Negoció salvar a algunos y se lavó las manos del resto? No tengo idea, y no sé quién la tiene. Otro secreto que don Carlos se llevó a la tumba.

Según Colángelo, en su duelo verbal con Massera, Castro Madero exigió al parecer por todos los nucleares desaparecidos, no únicamente los de “Repro”, y volvió a entrar a la CNEA abatido, pálido y temblando de furia. Pidió a Colángelo que lo dejara solo, y estuvo durante horas haciendo llamadas. Massera se había negado a entregar sus capturas, y para agregar insulto a la herida, le habría dicho que cuando él, Massera, fuera presidente de la nación, a Castro Madero lo pondría como portero de la CNEA.

La segunda cosa que exculpa a Castro Madero es que, finalmente logró que el presidente Jorge Rafael Videla declarara a disposición del Poder Ejecutivo Nacional a los sobrevivientes, y a algunos les consiguió rápidamente trabajo en el programa nuclear italiano, para preservar sus vidas y carreras. El radioquímico Calle desmiente esto: los trabajos los ofreció espontáneamente el ENEA, la entonces muy activa agencia nuclear de Italia.

Tal vez es la tercera acción de Castro Madero la que define mi opinión: si la intención de quien estuviera detrás de estos crímenes era que Repro no avanzara –hay un diablo detrás del diablo y huele a embajada- con Castro Madero se jodió. Al menos, un tiempo.

Castro Madero redobló la apuesta por Repro. Típico de él.

lpr

Centro Atómico Ezeiza, foto vieja y de baja resolución. Cuesta identificar el Laboratorio de Procesos Radioquímicos (LPR). Si hay imágenes mejores, fueron eliminadas de la iconografía oficial de la CNEA. El LPR fue, es, un trauma.

Anuncios

Una respuesta a Argentina Nuclear, 2017 – XLI: Castro Madero y la represión

  1. daniel arias dice:

    En la foto no se ve LPR, que estaría a la derecha de la foto. Las fábricas que se aprecian en la parte superior son FAE a la izquierda y CONUAR a la derecha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: