Argentina Nuclear, 2016 – XXXIX: Empiezan los años de plomo

Probablemente el último capítulo de esta saga que suba en 2016. Cuenta parte de una tragedia argentina, de la dedicación a una causa patriótica que trascendía los destinos personales y los compromisos políticos, de la ambigüedad de algunos actores…

  1. Se va el COCO, llega el cuco

desaparecidos-cnea

Algunos desaparecidos de la CNEA.

El gobierno de Isabel cayó. Desde el 24 de marzo de 1976 reina “El Proceso”, dictadura de una ferocidad desconocida hasta entonces, que le inflige a la Argentina destrozos económicos y sociales de los que 40 años más tarde no logra recuperarse. Y esto se combina con un asunto que Sábato mentó desde el comienzo: iniciar un programa nuclear es firmar un pacto con el diablo, por ese incómodo asunto de los residuos radioactivos.

En 1976 las patotas y grupos de tareas del proceso y el diablo del que habló Sábato se unen para destruir a algunos de los mejores cerebros del Programa Nuclear. Entre ellos, el elenco que se ocupaba de darle un destino racional a los residuos.

La CNEA, tan en ebullición intelectual, vivió en asambleas donde valían lo mismo obreros, técnicos, administrativos y profesionales, durante los gobiernos peronistas desde el 25 de mayo de 1973 hasta el 24 de marzo de 1976. Entonces llegó el vicealmirante Carlos Castro Madero –un físico en reactores de la casa- y “reimplantó el orden”.

Desaparecieron 17 integrantes de la casa y 4 egresados del Balseiro, y fueron secuestrados, torturados y “reaparecieron” 12.  Hubo además unos 160 despidos, 200 según otras fuentes.

El análisis de las listas de desaparecidos indican una variedad de represores con una disparidad de objetivos. Uno puede imaginarse la típica competencia desordenada entre patotas policiales y de distintas fuerzas armadas, el típico “feeding frenzy” de tiburones comiéndose una presa grande. Pero no es imposible entrever un actor externo, desdibujado, y un escenario más complejo.

Peinando fino, sobre 21 apellidos de los que no volvieron jamás, 10 son judíos: hasta ahí, nada sorprendente. Apesta al tradicional antisemitismo de nuestros canas y milicos. Tener un apellido judío conspiró totalmente contra la supervivencia. De hecho, ninguno de los 12 reaparecidos tiene apellido judío.

La JP y la izquierda en sus distintas fracciones ligaron duro sin denominación de orígenes nacionales. No desaparecías por ser judío, pero sí por peroncho de izquierda, o simplemente zurdo.

Sin embargo, el área más devastada, sin distingos políticos o de familia, parece haber sido “Repro”, es decir el laboratorio llamado Procesos Radioquímicos bajo dirección de Santiago Morazzo (que sobrevivió), donde también revistaban el técnico químico Carlos Calle y Domingo Quilici.

Y lo que puede desconcertar al más pintado es la conducta que tomó Castro Madero ante la devastación de esta área de la CNEA.

Un poco de historia previa. Bajo orden directa y personal del propio Perón en su tercera presidencia, Morazzo investigaba sobre cómo recuperar radioisótopos físiles (los varios del plutonio, otros transuránidos, y el uranio 235 sin quemar).

Tras quemarse las cejas en el pequeño laboratorio de Ezeiza, llamado PR1, donde habían logrado reprocesar 0,5 g. de plutonio a partir de combustible gastado del contiguo RA-3, parte de la gente de “Repro” se iba desde Ezeiza a Sede Central, en Av. Libertador frente a la ESMA, para transformar hallazgos químicos en línea política.

Terminado eso, se tomaban algún bondi hasta el Congreso de la Nación, para reunirse hasta deshoras con grupos de diputados y senadores, aunque al día siguiente había que levantarse a las 05:00 o por ahí y tomarse la combi temprano hasta Ezeiza. La intención de esta gente treintañera era juntar votos en ambas cámaras y proponer una ley marco para pasar a un laboratorio mayor, y a un edificio dedicado “ad hoc” y con grandes sistemas de seguridad radiológica. Se llamaría PR2.

Las 40 personas metidas en este asunto eran en buena medida peronch@s. Por nucleares, sabían bien, particularmente desde el bombazo de Indira, que el desarrollo de esta tecnología en Argentina chocaría de frente con la política externa de los EEUU. Pero también con la del resto del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y de yapa, contra la de un nuevo “lobby” dentro del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) llamado entonces “El Club de Londres”, hoy Nuclear Suppliers Group.

A la gente de “Repro” le resultaba obvio que no se podía avanzar sobre firme hacia el PR2 con una simple orden presidencial, para más inri verbal y reservada, por más que hubiera venido directamente de Perón a Morazzo y tuviera la bendición de Iraolagoytía. Ninguno de ambos viejos era eterno. De yapa, la tercera presidencia de don Juan Domingo parecía mucho más inestable que las anteriores, y el líder no derramaba salud.

Hacía falta una ley nacional “paraguas” para que, sucediera lo que sucediera en la presidencia de la Nación y /o de la CNEA, en esta política no hubiera vuelta atrás. Esa mezcla de científico-tecnólogo y militante se daba fácil en la CNEA. Ya lo dije: fue impronta fundacional y creo que incluso hoy, tras tantos porrazos, sigue abollada pero vigente. No sé si con la misma pasión: aquella gente de “Repro” casi no veía a su familia.

Anuncios

2 respuestas a Argentina Nuclear, 2016 – XXXIX: Empiezan los años de plomo

  1. Miguel dice:

    Mis mejores deseos para el próximo año a todos los compañeros del blog y espero que siga tan interesante y amplio como siempre. Muchas felicidades a todos.

  2. Daniel Eduardo Arias dice:

    Un 2017 mucho mejor que este 2016, mi deseo para el Troesma Abel y la muchachada de a bordo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: