Ganancias y pérdidas, según el establishment

cortefaraon

Siento que debo justificarme el invertir tanto del espacio del blog, y de mi tiempo, en este tema del Impuesto a las Ganancias (ahora “Réditos”). Es cierto que es importante, cómo no, para quienes se lo descuentan de sus sueldos. Es una minoría de los trabajadores en relación de dependencia, pero es una minoría sindicalizada, es decir, con capacidad de protesta, y una parte considerable de ellos trabaja en actividades de las que las provincias patagónicas dependen. Su furia paralizaría el Sur.

Igual, no es el problema central de la economía argentina, ni de la mayoría de los argentinos. El punto es que las batallas siempre tienen un elemento de azar, como los buenos generales sabían. Y en esta “combatieron” los actores principales de la política argentina, varios de ellos con posiciones opuestas a las que tenían un año atrás. La importancia se la dieron los que intervenían, más que el tema en sí.

Ayer enfoqué el marco político del asunto, en forma muy parcial, claro. Dije que el único sector que se sentía razonablemente satisfecho con el resultado era la dirigencia de la CGT, que se habían afirmado como interlocutores del poder (Agregué que, a pesar de eso, estaban pagando un costo, también: crecía el número de sindicatos poderosos descontentos, y que lo decían en voz alta).

Esto provocó, y provoca, la indignación de la militancia política, que se interesa poco por el tema Ganancias y sí por derrotar a Macri. A su vez, esa indignación les importa muy poco a los sindicalistas. Esta dicotomía no se puede resolver en el nivel de la militancia, ni tampoco en el de las estructuras gremiales. Debe encararse desde la conducción política, pero eso es tema para otro posteo.

Ahora lo que quiero hacer es acercar, como digo en el título, una visión del “establishment”. Es decir, de los hombres y mujeres que manejan los grupos, nacionales o extranjeros (más de estos últimos) que manejan nuestra economía. Carlos Pagni es uno de los periodistas que se esfuerza en reflejar esa mirada, especialmente desde que trabaja en La Nación. A veces tiene que rellenar espacio con tonterías (eso les pasa hasta a los blogueros), otras lanza operetas obvias, pero a menudo publica análisis informados e inteligentes (para ese lado, claro).

El de ayer es uno de ellos, y creo que debe ser leído completo. No es que estoy de acuerdo con él: algunos de sus datos son equivocados, y también algunas de sus conclusiones. Pero lo que importa es que muestra algunas preocupaciones vigentes en el poder económico. Al final, comento lo que creo es el punto central.

Se retira de a poco la turbulenta ola del impuesto a las ganancias. Y el paisaje que deja tras de sí es poco alentador. Mauricio Macri tiene derecho a celebrar lo que evitó. No lo que logró. Lo reconoció anteayer en la reunión de gabinete: “Llegamos a un acuerdo y por eso quiero felicitar a los negociadores. Pero lo que se aprueba es un parche, no es nuestro proyecto original”. El Gobierno se aseguró la paz navideña esquivando un conflicto con el sindicalismo. Prefirió la transacción al veto. Pero el costo es significativo. La reforma impositiva que se aprobará hoy en Diputados es muy distinta de la que se había programado. Se podría alegar que una administración con minoría en las dos cámaras está condenada a que el toma y daca desfigure sus iniciativas. Como dice el chiste: “Un camello es un caballo hecho por una comisión”. Aun así, el caballo que saldrá hoy del Congreso ni siquiera es un camello. Macri se lleva algo que está lejos de lo que pretendía. Por eso la crisis puso en tela de juicio su método de trabajo.

El impuesto que se sancionará hoy es mucho más regresivo que el que se había diseñado. La combinación entre el mínimo no imponible y las alícuotas escalonadas determina que sólo el 10% de los contribuyentes pagará una tasa superior al 20% de sus ingresos. Sólo falta que los que engendraron este “camello” denuncien que “Macri gobierna para los ricos”.

El nuevo tributo también es centralista. Beneficia a las provincias ricas y, en especial, a los grandes centros urbanos, donde vive la población con mejores sueldos y jubilaciones. La Patagonia es la más favorecida: allí no pagarán Ganancias quienes cobren menos de $ 45.140. Los gobernadores de los distritos más acomodados van a beneficiarse, por el aumento del consumo, recaudando más Ingresos Brutos.

Estas mejoras serán financiadas por la Nación y las provincias. Entre ellas las más pobres, que cederán fondos a pesar de que la mayoría de sus pobladores no pagan Ganancias debido a sus bajos ingresos. De modo que a partir de hoy habrá una mayor transferencia de dinero de la periferia al centro y al Sur.

Por eso esta peripecia desnudó, además de fragilidades del Gobierno, la pésima inteligencia política de la dirigencia norteña en Diputados. La corrección que se está votando fue promovida por dirigentes de esa región, con Dalmacio Mera Figueroa a la cabeza, más que por el oficialismo, que se había resignado al veto. Sobre las contradicciones materiales, operó la interna del PJ. El interior no quiso regalar una victoria a Massa.

Massa es otro de los derrotados de esta crisis. La asociación con La Cámpora y Axel Kicillof fue todo daño. Una vez más, el líder del Frente Renovador exhibió su gran capacidad para crear una escena a su favor. Una vez más, demostró que sus experimentos son fugaces. Y otro saldo: la relación con Macri empeoró todavía más. El Presidente siente por Massa el fastidio que le producía Francisco de Narváez. Un malestar alimentado por intrigas. Por ejemplo: ¿qué pactaron Jorge Brito, Daniel Vila, Marcelo Mindlin, Alejandro Bulgheroni y el controvertido Sebastián Eskenazi cuando se encontraron con Massa antes de la tormenta?

El diputado de Tigre vio cómo, en 15 días, su triunfo se convertía en un fracaso. Por eso pidió, sin éxito, postergar la ley: “Necesito una semana más para hacer tele”. También intentó demorar el acuerdo sindical, como comentó entre sus amigos el “Centauro”, Andrés Rodríguez. Cuando estaba a punto de volverse ostensible su tropiezo, Massa obtuvo un incomprensible auxilio del Gobierno. El domingo por la noche, Graciela Camaño publicó la imagen del “Impostor” presidiendo, en su casa, una especie de reunión del gabinete nacional. ¿Elisa Carrió fue la involuntaria promotora de la foto? Explican: “La «Negra» mandó el tuit para irritar a «Lilita», que estaba destrozando a Massa por TV”. La picardía se evaporó con el sushi. Y, sobre todo, con la autodestructiva explicación de Massa sobre el despido del que había manejado el Photoshop.

Ganancias puso de nuevo en evidencia un enigma de Massa: a pesar de su sagacidad, y de su impresionante contracción al trabajo, el PJ le vuelve a dar la espalda. Lo que le sucedió con los gobernadores y la CGT se reproduce en su provincia. El lunes pasado hubo allí una novedad de primera magnitud: el kirchnerismo y los intendentes que abandonaron a la ex presidenta comenzaron a pactar una interna para agosto de 2017. El duelo, todavía incierto, sería entre Daniel Scioli y Florencio Randazzo. Estos cambios abren un abanico de incógnitas. ¿Cómo afectaría la movilización del PJ al Frente Renovador? ¿Por qué intendentes como Insaurralde, Katopodis o Zavaleta preferirían convivir con La Cámpora antes que con Massa? ¿Es imposible que él también se integre? ¿La asociación con Máximo Kirchner por Ganancias facilitó esa opción? ¿Qué pasaría con Margarita Stolbizer? ¿Contemplan Macri y María Eugenia Vidal el escenario de un peronismo reconciliado? Son especulaciones prematuras. Ni siquiera las deben haber examinado Randazzo y Jaime Durán Barba cuando se encontraron hace quince días.

Otra consecuencia de la turbulencia: Macri deberá ajustar su relación con los gobernadores. La crisis nació allí. La Casa Rosada había acordado con las provincias tratar un proyecto, con un costo fiscal de $ 27.000 millones, durante las sesiones ordinarias. El pacto se llevó a extraordinarias. Pero los diputados que se subordinan a esos líderes provinciales votaron el texto Massa/Kicillof. La corrección de ese dictamen, que se aprobará hoy, cuesta unos $ 7000 millones más. La mitad corresponde a las provincias, que no se quieren hacer cargo. Esos $ 3500 millones saldrán de Adelantos del Tesoro Nacional. Son recursos que se reparten, con pasable discrecionalidad, y que ahora se automatizarán.

La ruptura con los gobernadores volvió a exhibir las deficiencias en la toma de decisiones del Poder Ejecutivo. Rogelio Frigerio es el responsable formal de ese vínculo. Pero su autoridad está diluida. Entre otras cosas, porque compite con otros interlocutores. Macri parece haber advertido las insuficiencias de su método cuando aclaró que Marcos Peña, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui son sus ojos y su cerebro. Lo de Peña se sabía. La novedad es el fortalecimiento de Quintana y Lopetegui. El primero ejerce un liderazgo operativo sobre casi todo el gabinete. El segundo es, acaso, el funcionario con más influencia conceptual sobre el Presidente. Ahora bien, ¿qué órganos de Macri son los ministros? Cuando se acuerda con ellos, ¿con quién se está acordando? En el equipo las responsabilidades son difusas. Es posible que a menudo, en homenaje a la coordinación y la cordialidad, se sacrifique la calidad de la gestión. El propio Presidente identificó, en la intimidad de Chapadmalal, falta de ejecutividad. Ayer tuvo otro ejemplo: se fue de Aerolíneas Isela Costantini, molesta por las interferencias de Guillermo Dietrich, el ministro de Transportes. ¿También de Quintana y Lopetegui?

La CGT quedó del lado ganador. La reforma de Ganancias es regresiva porque los grandes sindicatos representan a trabajadores con sueldos elevados. Por eso Cristina Kirchner, el día que Gerardo Martínez le sugirió modificar ese impuesto, contestó: “¿Para que la clase media salga a comprar dólares y se vaya a gastarlos a Miami? Ni loca”. Con Macri se vuelve a verificar una vieja regla: las mayores conquistas del gremialismo ocurrieron con gobiernos no peronistas necesitados de paz social. El caso extremo: Onganía les dio las obras sociales. Este progreso casi no se nota. Por la mitad de lo que les ha cedido Macri, la señora de Kirchner hubiera obligado a “los Gordos” a peregrinar a pie hasta El Calafate.

Queda abierta otra contienda. La reforma se financiará con unos $ 7000 millones que saldrán de la “industria” del juego. Ayer, los sindicatos de esa actividad cortaron la Avenida del Libertador a la altura del hipódromo. El feudo de Cristóbal López. La policía local no movió un dedo. Obvio: el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño reporta a Daniel Angelici, quien, además de presidir Boca, explota bingos“.

Lo que Pagni cuenta de la interna macrista me parece cierto, hasta donde tengo información (menos que él). Pero lo realmente interesante, y verídico, es la incertidumbre que deja ver que se extiende entre los dueños del poder económico. Macri no fue nunca un líder para ese sector -que en general no tiene líderes, y menos aquí. Lo conocen mucho, a él y a su padre. Pero era, es, uno de ellos. Ahora, el dato fundamental es que la economía no funciona. Nada indica que va a funcionar. No pueden aceptar, ideológicamente, que los supuestos están terriblemente equivocados, pero no comen vidrio. Cuando algo no anda, no se engañan a sí mismos.

Massa podría ser “el peronista aceptable”, y una posible alternativa. Algunos grandes empresarios, o especuladores, apostaron desde hace tiempo a eso. Esos intereses no son los mismos que han proporcionado la mayoría de los cuadros de dirección en el Estado al gobierno de Macri, y su proyecto es distinto. Pero eso no es el problema principal en este momento: es que le han perdido confianza.

Es irónico, pero el problema del establishment es parecido al del peronismo de la Capital: no encuentra referentes para ganar.

Anuncios

7 respuestas a Ganancias y pérdidas, según el establishment

  1. bad mad dice:

    Hola, Abel

    disculpame que moleste por esto (soy lector, pero casi nunca comento)
    estoy buscando este libro
    http://www.peronlibros.com.ar/content/fernandez-pardo-carlos-y-frenkel-leopoldo-per%C3%B3n-la-unidad-nacional-entre-el-conflicto-y-la

    y no lo puedo encontrar (està agotado)
    si alguien lo tiene pdf podria compartirlo?
    gracias!

    abrazo y felices fiestas para todos

  2. Capitán Yáñez dice:

    Bueno… pues convengamos que no sólo es parecido (el problema del establishment, digo) al del peronismo capitalino… también al del bonaerense. Por ahí anda quejoso -no sin alguna razón- el compañero Rogelio reclamando que Cristina y… ¿también Scioli? vuelvan a sus rediles y abran paso a “los auténticos decadentes” ¡eeehhh! quiero decir a “los auténticos bonaerenses”. La cuestión es que el otrora “aceitado aparato del PJ bonaerense” no es más (en rigor… nunca lo fue) que un conglomerado de tribus entre cuyos caciques tampoco abundan los “referentes para ganar” fuera de sus territorios. En sus momentos, Cristina senadora por la PBA y luego Scioli gobernador fueron inventos de Néstor para evitar inútiles guerras tribales… pues que si no hay… ¡no hay, hombre, no hay!
    Qué le va´cer: al que nace barrigón es al ñudo que lo fajen.

    • claudia dice:

      “los auténticos decadentes” (…) quiero decir a “los auténticos bonaerenses”. Brillante imagen (suscribo y robo). Saludos.

    • Rogelio dice:

      Estimado Capitán:

      Le agradezco la mención.
      Quizás convenga recordar, que no me refiero únicamente a los candidatos del PJ bonaerense sino de todas las denominaciones políticas, en particular los candidatos a Senadores Nacionales habida cuenta que éstos son los “procuradores de los intereses específicos de su provincia”.
      Por su naturaleza, la Cámara de Senadores se conforma con 3 integrantes por cada provincia, con independencia de la cantidad de electores.

      En el caso de la Cámara de Diputados, la integración es proporcional a la dimensión del padrón y como usted sabrá, Buenos Aires tiene asignados 70 diputados (o sea, 1 diputado cada 223.000 electores aprox.).
      La CABA, por su parte, tiene asignados 25 diputados (es decir, 1 diputado cada 115.600 electores). Ergo, los votos de los ciudadanos de la CABA valen casi el doble que los votos de los bonaerenses.
      Y, para sumar otro caso, la provincia de Santa Cruz tiene asignados 5 diputados (o sea, 1 diputado cada 54.700 electores). Ergo, los votos santacruceños pesan 4 veces más que los bonaerenses.

      Es una de las maravillas políticas que nos ha dejado la Reforma Constitucional de 1994 en materia de “representación política” equitativa.

      El poder reside en la Liga de Gobernadores
      En conjunto, la conformación de la representación politica combinada de ambas Cámaras hace que el poder político en Argentina resida en la denominada “Liga de Gobernadores” (también conocida como “Liga de Feudales”) que integran los titulares de un conjunto de provincias con independencia de su color político o alineamiento mutante.

      El ultimo orejón del tarro
      Usted imaginará que si en esta situación Buenos Aires admite mansamente que sus candidatos a Senadores sean figuras determinadas por intereses políticos no estrictamente alineados con sus intereses provinciales (aunque se trate de intereses altruistas y loables), permitimos que se prolongue una situación de virtual intervención o subordinación política a pesar de que albergamos al 38% de la población y aportamos también el 38-40% de los recursos fiscales de los que recibe como coparticipación federal menos del 20%.

      Esta situación de subordinación política no le hace bien a Buenos Aires pero tampoco al conjunto de la nación porque implica ayudar a que en las provincias prosperen “oligarquías de aprovechados políticos”.
      Por ahora me ahorro los ejemplos pero dentro de un tiempo no quedará más remedio que comenzar a detallarlo con nombres, apellidos y números precisos. Apenas como anticipo puedo mencionar la “Proporción de empleo público sobre el total de población ocupada”:
      Buenos Aires tiene la proporción más baja = 13%; CABA = 17% y Santa Cruz tiene la más alta = 41%.

      Saludos

      • Capitán Yáñez dice:

        Mi estimado Rogelio, todo lo que puedo decirle es que el asunto de las “intervenciones virtuales” es tan lejano en el tiempo como aparentemente insoluble… y motivo, claro de arduos y sempiternos debates. Ya en mis años mozos escuché a viejos dirigentes decir que hasta el mismísimo General se agarraba la cabeza cada vez que se venía el armado de listas en la provincia… así que imagínese el resto.
        En fin, la PBA es un monstruo grande y pisa fuerte… tal vez sea demasiado grande (y heterogéneo) y vote demasiado fuerte. Francamente… lo ignoro.
        ¡Felices Fiestas, cumpa!

  3. Carlos G. dice:

    “El impuesto que se sancionará hoy es mucho más regresivo que el que se había diseñado” ups! Carlos Pagni coincide con Alejandro Bercovich!!
    ¿Habrá estado distraido el triunvirato de la CGT?
    ¿Se aprovecharon de su nobleza?
    ¿Y ahora? ¿Quién podrá ayudarnos?

  4. vale dice:

    FELÍCES FIESTAS A TODOS/as! esperemos que el 2017 nos encuentre UNIDOS Y ORGANIZADOS abrazando a la argentina solidariamente y defendiendola de las aves de rapiña!
    un abrazo enorme

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: