Argentina Nuclear, 2016 – XXXII: la opción alemana

Este capítulo debe ser leído junto al anterior. Hay una continuidad en todos los posteos de esta serie, pero en este caso es más estrecha: la historia interna de una decisión clave para la industria nuclear argentina.

von-pepe

General José Félix Uriburu, uno de los mayores ejemplos de germanofilia del Ejército, apodado por sus camaradas “Von Pepe”. Caricatura de Página 12, 21/01/06.

Los trabajos de los “scholars” que acabo de citar, concienzudos como son, minimizan el efecto de “la marca país” sobre nuestros militares. El general Julio A. Roca era tan pro-prusiano que para mejorar la oficialidad del Ejército Argentino trató de importar “llave en mano” una Escuela Superior de Guerra dirigida por el general Arent y un grupo de oficiales alemanes (la prensa porteña lo hizo pedazos). Durante la carrera armamentista con Chile de fines del siglo XIX, la Argentina llegó a tener 734 cañones y morteros Krupp de diversos calibres, la artillería más fuerte de Sudamérica.

Al general José Félix Uriburu sus propios conmilitones lo llamaban “Von Pepe” por su germanofilia integral. Fabricaciones Militares, que hacía pólvoras y armas portátiles e incluso artillería de calidad, la fundó el general Manuel Savio, durante la presidencia de Castillo, en 1941, para garantizar que aquí no faltaran fusiles Máuser 1909, muy preciso pero ya entonces irremediablemente obsoleto. A comienzos de los ’60, el soldado argentino todavía usaba el casco con visera y amplio faldón perimetral de protección para cuello y nuca con el cual la Wehrmacht peleó en la 2da Guerra. Alemán era bueno, punto. Alles war gut Deutsch!

En cambio a los canadienses, los militares argentinos jamás les habían comprado ni jarabe de arce (aquí se prefiere el vino). A lo sumo, allá por 1931 la Armada les había comprado castores vivos a los canadienses, para soltarlos y que se multiplicaran en Tierra del Fuego (hoy, lejos de ser la base de la peletería fueguina, son una plaga intratable que destruye el bosque de lenga y ñire). En suma, que en 1967 la historia del comercio bilateral argentino-canadiense cabía en la parte de atrás de una estampilla, y sobraba lugar.

Y donde los “scholars” se equivocan fiero también es en lo de Siemens. En 1967 todavía esa multinacional no se había comprado la KWU, la firma de ingeniería nuclear que se disponía a inaugurar Obrigheim, la primera NPP alemana (entró en línea en 1969). De modo que el lobby que pudo haber por parte de KWU, empresa entonces nueva y sin raíces en Argentina, lo ejerció realmente el gobierno de la República Federal Alemana sobre el de Onganía. Aquella fue una venta entre estados. Todas las ventas nucleares lo son.

Ornstein y el radioquímico Jaime Pahissa Campá, que tuvieron acceso privilegiado al proceso licitatorio, concuerdan en que el hombre que definió la opinón de Onganía fue su Ministro de Hacienda, Adalbert Krieger Vasena, y por argumentos económicos.

Roberto Ornstein, como conté, tiene 88 años, se jubiló hace añares y concurre imperturbablemente –siempre ha sido imperturbable- dos veces por semana a la sede central de la CNEA “a dar una mano con la documentación, y para editar la revista”, todo gratis, por supuesto. Hasta la creación de la DIGAN y aún años después, manejó en forma impecable la diplomacia de la CNEA ante la Organización Internacional de Energía Atómica, y está asociado a la primera exportación argentina de reactores, los dos de Perú (el RP-0 y el RP-10). Confiesa que le da cierto escozor ir “a la Sede” y no reconocer tanta cara nueva. Lógico, faltan casi todas las de otros tiempos.

Jaime Pahissa Campá, de ingenio filoso, sonrisa diabólica y antiguo campeón olímpico de tiro, es uno de los primeros discípulos del fundador de la radioquímica argentina, Seelmann Eggebert y nuestro más fogueado especialista de “back end” (qué hacer con el combustible quemado, tan lleno de problemas y de oportunidades). A Pahissa le gustan los whiskies “single malt”, las armas finas, los temas malditos, las frases espectaculares y levantarse tarde. Acaba de cumplir 86, dirige la Asociación Argentina de Tecnología Nuclear, da conferencias chisporroteantes de brulotes y no se pierde un evento nuclear.

Son fuentes serias y coinciden con las académicas en este asunto de la opción alemana: KWU ganó virtualmente regalando Atucha I: faltó que nos pagaran por aceptarla.

Tengo otra mucho más divertida, pero quienes me la pasaron allá por 1987 eran miembros de la Dirección de Centrales Nucleares (DCN), sabatianos que habían perdido a su “condottiero” y enfrentaban en minoría al triunfante profeta de lo alemán en la CNEA, Jorge Cosentino. Y esa versión no me la pueden ratificar por la sencilla razón de que se murieron de viejos. De modo que la catalogo como otra “leyenda urbana” de las muchas que genera el internismo de la CNEA. Si la traigo aquí es sólo porque da una idea de la intensidad de aquellos enfrentamientos.

Según la tal leyenda, ante el inminente triunfo de la canadiense AECL en el proceso licitatorio de 1967, los Cosentinistas se trajeron de Alemania a último momento y sin hacer ruido a quién sino el mismísimo presidente de la República Federal Alemana, el democristiano Heinrich Lübke, quien ya había estado por estos pagos en 1964 para charlar con Illia, y con otra agenda. El hombre se reúne secretamente –gran comitiva de ambos lados- con Onganía y Quihillalt, y dispara: “Ofrecemos una KWU de uranio natural a sólo U$ 105 millones, con 100% de financiación al 4% anual y 4 años de gracia”.

Aceptado que el presidente de la RFA todavía hoy es una figura decorativa en un estado donde manda el Canciller, o Primer Ministro. ¿Pero un presidente alemán pasando incógnito por Ezeiza y sin ser notado por los medios? Epa. He mirado los diarios porteños de aquel momento, y no dicen nada de Lübke. ¿Estaba disfrazado? Adiós, Lübke. Ud. nunca volvió a la Argentina. Pero aunque viniera de boca de otro funcionario, el ofrecimiento fue tal cual el descripto.

En la versión no apócrifa de esta historia, queda sólo una mesa larga con las delegaciones argentina y alemana mirándose impasibles sobre decenas de tazas de café, en una habitación llena de fatiga y de vehementes nubarrones tabacales. Todo el mundo está harto, pero nadie lo demuestra.

La oferta era un regalo en serio. Pero Quihillalt se habrá acordado de que el caballo de Troya también lo fue, y no era el único nuclear que había leído “La Ilíada” y “La Odisea”: la gente de la vieja Armada tenía su cultura clásica. E incluso entre aquellos funcionarios nucleares menos marítimos o helenizantes, ya se sabía que la primera dosis de un “dealer” va gratis: el problema son las que siguen. Y que este PHWR alemán no era siquiera un prototipo. Era un experimento.

Además, tenía esa rareza (cara) del recipiente de presión desmesurado, que delataba su origen de PWR adaptado a uranio natural y agua pesada a los ponchazos. Justamente, la pieza más cara de la central…

Para que tenga una idea, oh lector/a: a la hora de bajar las 470 toneladas del recipiente de presión de Atucha I en el puerto de Campana e irlo subiendo por carretera desde el nivel del Paraná hasta la central en construcción, en lo alto de una barranca, la empresa de transporte pesado Román le tuvo que fabricar “ad hoc” un carretón de 320 ruedas.

Esto, y conocer que araba con bueyes sabatianos capaces de dar buenas cornadas, habilitó a Quihillat a justo pataleo: “Queremos empezar a pagar la central sólo cuando ya esté crítica, al 100% de potencia y vendiendo electricidad a la red”, gruñó. Tras algunas horas de protestar y mucho fumar, los alemanes suspiran y asienten. “Además, queremos rediseñar el circuito primario –se envalentona Quihillalt- “Con un solo generador de vapor, como proponen Uds. en este plano, la central es insegura”, les soltó.

Gauchos verfluchte Dämon! ¡Esa es una pieza carísima! Los ingenieros de KWU se habrán sentido heridos en el honor: una centralita tan chica, tan mínima, tan nimia, debía tener un único generador de vapor, y según las herramientas de cálculo, sería muy segura. Hein? Sin embargo, la objeción criolla era inobjetable: duplicando los sumideros térmicos (y los generadores de vapor son eso), disminuía el peligro de sobrecalentamiento y derretimiento del núcleo si uno de ellos hacía kaput.

Dampferzeuger kaput? Diese Argentinier sind verrückt! Eso jamás sucedió en la historia nuclear. Y además, el costo se iba al mismísimo grosse Teufel, porque son piezas artesanales, llenas de muchos túbulos con soldaduras exquisitas. Tras semanas de discusiones circulares, ríos de café ácido y gran picazón binacional de ojos en la niebla tabacal, el precio quedó intocado. Y la CNEA rediseñó el primario junto a la irritada KWU.

Lo otro que el Sabatismo no digería era el 35 % de participación nacional. “Alles gut”, dijeron los alemanes, “Se llevan toda la obra civil. ¿Contentos?”. “¡Nicht, canejo! ¡Somos un país mit eine schöne industrie! ¡No nos vamos a contentar con poner cemento, varillas de fierro y albañilería! ¡Queremos hacer los componentes electromecánicos!”.

Sie sind alle verrückt!”, pensaron por centésima vez los alemanes, mirándose desconcertados.

Y así siguió la cosa. Que ya llevaba meses.

La gente de KWU a la larga aceptó todas las interminables objeciones argentinas, se encogió de hombros y empezaron a juntar sus papeles para irse. Entonces Quihillalt se puso malevo y exigió a la KWU armar “una cajita feliz”, aumentando la oferta con un reactor de investigación gratis (sic).

Estimad@s lector@s, les presento el RA-4, activo desde 1971 en la Universidad Nacional de Rosario, y continúa. Qué caro nos salió ese caramelito…

Anuncios

Una respuesta a Argentina Nuclear, 2016 – XXXII: la opción alemana

  1. Juan Villegas dice:

    Arias, mil gracias por las crónicas.
    Excelentes ! Tan bien escritas, ricas en detalles imperdibles.
    Jamás pude retener la atención, más de diez minutos, en un artículo sobre energía atómica. Pero sus entregas las leo con avidez. Hablan de lo que fuimos, de lo que somos, de los encuentros, los desencuentros…en fin , de nuestra identidad.

    Saludos
    juan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: