Avanti, Italia! El abismo está por ahí

renzi

El argentino es un italiano que habla español, piensa en francés y querría ser inglés“, decía Borges. Era un hombre del siglo pasado, aunque fuera un gran poeta. Hoy son muy pocos los que leen francés de corrido, y aún los entusiastas de la globalización ya no quieren ser ingleses. Se conforman con la “green card” y sueñan con un departamento en Miami. Por otro lado, los aportes judío, árabe, colla y guaraní han reforzado nuestra identidad nacional.

Pero sigue habiendo mucho de italiano en nosotros, eso sí. Los diarios de mañana y el lunes estarán llenos de menciones al referéndum de este domingo en Italia. Y, algo menos, a la elección en su vecino del norte, Austria. Y estaremos interesados, porque  es la Tía Patria. En lo de Austria, porque puede ganar un partido euroescéptico y antiinmigración fundado por un general nazi, y después de 1945, la corrección política es ser antifascista. Igual que en Europa.

El blog de Abel, en su tradición de servicio, les resume el ruido periodístico, y agrega, a continuación, un informe sobre el verdadero problema de Italia. Que -como digo al final- se parece mucho a uno más cercano.

  • Si en Italia el NO ganara en el referéndum sobre la reforma constitucional, el primer ministro Matteo Renzi anunció que iba a renunciar, aunque después lo puso en duda. Y los partidos euroescépticos -Berlusconi, la Liga, el movimiento de Beppe Grillo- quedarían bien posicionados para otros comicios. Es decir, todo seguirá más o menos como hasta ahora.
  • En Austria, Norbert Hofer podría llegar a ser el primer jefe de Estado de extrema derecha de una democracia europea desde la Segunda Guerra Mundial. Considerando lo que han hecho los gobiernos de izquierda en Europa en las últimas décadas, probablemente la diferencia no se note mucho. Pero el impacto sicológico será importante… por algunos días, hasta que los diarios hablen de otra cosa.

No quiero minimizar el fenómeno general. En otros posteos escribí el final del “consenso de las posguerra”, y lo que llamé, como otros, “el otoño de Europa”. Pero esta elección austríaca es un episodio menor.

Lo que quiero hacer aquí es marcar lo que en mi opinión es el verdadero problema italiano. Ya lo había hecho en el blog hace poco más de dos meses, cuando subí el ABC de España, monárquico, católico y de derechas, como los de antes:

Italia alarma a Europa. El referéndum sobre la reforma constitucional, que se celebrará el próximo 4 de diciembre, se considera «más importante que el Brexit». Así lo ha afirmado esta semana «The Wall Street Journal» q ue, al igual que prestigiosos periódicos como «Financial Times», «The Economist» y «The New York Times», colocan a Italia en el centro de la crisis europea. Por su estancamiento económico, deuda pública astronómica y debilidad de algunos bancos. Todos aconsejan al primer ministro italiano, Matteo Renzi, una terapia de choque para la economía. Y Renzi se está moviendo en esta línea, con presiones a Bruselas para obtener mayor flexibilidad en las cuentas públicas y destinar fondos a las inversiones.

La alarma se disparó el 12 de agosto, cuando se hicieron públicos los pésimos datos de la economía italiana. En el segundo trimestre registró un crecimiento cero, a la cola de Europa, un estancamiento que frena también al continente, si se tiene en cuenta que Italia es la tercera economía de la Eurozona. El panorama empeora con los datos del Banco de Italia sobre el aumento de la deuda pública, fuera de control: 2,248 billones de euros, una cifra récord y monstruosa que representa el 135% del PIB. Renzi se había comprometido a rebajarla al 132,7% en 2016, por primera vez en ocho años, pero esa meta será imposible con el débil crecimiento económico.

El análisis del «Wall Street Journal» subraya que lo más preocupante de la economía italiana es que su mal es antiguo, anterior a la crisis iniciada en 2008 y su tendencia negativa dura ya un decenio. Las consecuencias las están pagando sobre todo los jóvenes: el 36,5% está en paro frente a una media europea del 20,8%.

«Para comprender la dimensión de nuestra crisis, hay que recordar sencillamente que Italia ha alcanzado el increíble resultado de no tener ya casi ninguna gran empresa nacional aun siendo, por dimensión, el segundo país industrial europeo», afirmó el ex primer ministro, Romano Prodi, ex presidente de la Comisión Europea.

La alarma por la gravedad de la situación italiana no se ha disparado de improviso. El mes pasado, «The Economist» publicó en su portada la imagen de un autobús con la bandera italiana en precario equilibrio al borde de un precipicio. La advertencia se dirigía a la banca italiana, pero en un contexto de alarma general sobre el país. El semanario británico describía así la dramática situación del país: «Cuarta economía de Europa, una de las más frágiles, con la tasa de ocupación adulta más baja después de Grecia, una economía que agoniza desde hace años, ahogada por exceso de normativas y productividad débil».

Diversos emisarios de las finanzas y de la industria global, desde George Soros a altos dirigentes de Silicon Valley, han mostrado preocupaciones análogas en sus visitas a Italia, país al que ven como el eslabón débil del euro.

Amigos ¿no encuentra un aire de familia entre estos problemas italianos y otros que tenemos en casa? La extranjerización de la economía, la inutilidad de los programas de ajuste, que igualmente son exigidos… Es cierto que Matteo Renzi parece mucho más inteligente que otro “oriundo” que tenemos de presidente, pero una política económica equivocada causa los mismos efectos, no importa la “muñeca” de los que la ejecutan.

Anuncios

4 respuestas a Avanti, Italia! El abismo está por ahí

  1. Capitán Yáñez dice:

    ¿El “argentino” es un “italiano”? Vespucio, que yo sepa, jamás anduvo por acá.
    ¿El “argentino” piensa en francés? Jamás conocí argentino alguno que pensara en francés. Y eso que pasé -por razones estrictamente profesionales- tres inolvidables días en la estancia de un Martínez de Hoz -nada menos- en Chapadmalal, allí donde el PROceso anda, hoy por hoy, de “retiro espiritual” (?). El Martínez de Hoz de marras estaba enemistado a muerte, por vaya a saberse qué cuestiones, con su famoso tío Joe. Al punto que el campo del tío Joe y el de su padre habían sido divididos años ha. El Martínez de Hoz que conocí, rancio oligarca si los hay, ni pensaba en francés ni quería ser inglés. Era -es- argento de pura cepa… aunque él y yo pensáramos y actuáramos -y lo seguimos haciendo- exactamente al revés. En cualquier caso, la proporción de argentinos que hablan francés “es irrelevante”, diría don Héctor. De pensar en tal idioma, entonces…
    ¿”Querría ser inglés”? Bueno, esto es ampliamente aplicable a una considerable parte del tilingaje argento, que no va más allá de un porcentaje minúsculo de la población de este confín del orbe. Votante del PROceso, eso sí. En cuanto al inmenso resto de la población…
    Ignoro por completo si Borges fue un “buen poeta”. Lo poquísimo que leí de él me resultó insoportablemente aburrido… al punto de que de nada de lo que escribió mereció de mi parte pasar la quinta página. Pero yo soy -literatúricamente hablando- un bruto, así que no hay que tomarme muy en serio. Eso en cuanto al Borges literato. El Borges sociólogo goza de fama en el más acérrimo gorilaje… por el simple hecho de que Borges fue un acérrimo gorila. En mi ya más o menos larga vida… jamás he conocido a acérrimo gorila alguno -y he conocido a unos cuantos- que haya leído a Borges. Lo idolatran por las goriladas que dijo… no por lo que escribió.
    En fin…
    La verdadera cuestión es eso de que el 36,5% de los jóvenes italianos está “en paro” (entre nos “desocupados”). He ahí el quid de la cuestión. Por no ir al otro “quid”… que es mucho más grave: en la Europa occidental, las tasas de natalidad son, desde hace unos años, inferiores a las de mortalidad. Ha de suponerse que ambos asuntos están relacionados… a menos que resucitemos al sociólogo Borges y él, con su infinito talento, nos contradiga.
    ¿El “eslabón débil” del euro es Italia?
    Para quienes pensamos que la “ciencia económica” no es más que una insignificante rama de la Economía Política… “el eslabón débil” del euro es esa diferencia entre las tasas de natalidad y mortalidad… y la nueva “líder del mundo libre” (por defección de la Hilaria), la canciller del IV Reich, cuyo “liderazgo mundial” es pura idiotez europea… la misma que está sosteniendo tasas de natalidad – mortalidad que llevan a la Europa occidental a la extinción en plazos previsibles, a menos que se las revierta. Con 36,5% de jóvenes desocupados tal reversión no parece posible… a menos que los tales jóvenes -italianos, para el caso- tengan hijos para cobrar el equivalente europeo occidental de nuestra AUH o que se reproduzcan porque no tienen otra cosa que hacer.
    Habrá que preguntarles a Del Sel y a Pescarmona, que filosofan cuales Borges al respecto.
    De nuestro “oriundo” mejor ni hablar. Anda, por suerte, de “retiro espiritual”, o cual nos libra de escuchar -y leer, ya que hablamos de Borges- hijoputeces borgianas.

  2. Cine Braille dice:

    Una pequeña observación lateral que espero no suene pedante, Abel. Borges ni siquiera es un hombre del siglo pasado: sus lecturas, y sobre todo sus opiniones políticas, son bien del siglo XIX, de Spencer a Sarmiento. Nunca salió de la biblioteca del padre.
    Él mismo se ríe, en ese hermoso librazo que le escribió Bioy a sus espaldas, de los que creen que los escritores son intelectos privilegiados: sólo son personas muy ejercitadas en ciertos mecanismos. Era tan genial que él mismo escribió su mejor crítica.
    Saludos.

  3. […] dije en el blog de Abel: “Si en Italia el NO ganara en el referéndum sobre la reforma constitucional, el primer […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: