Los nacionalismos que vuelven

las-revoluciones-liberales-y-nacionalistas

Este es un tema -el del Estado Nación, y su significado para los seres humanos que lo forman- que he tocado en el blog desde que existe. Inevitable, porque ha sido importante para mí desde que empecé a pensar la política. En realidad, son aspectos de lo mismo: el patriotismo es un sentimiento natural -para los que lo sienten- pero la nación es un proyecto político en común.

Pasa que no se adapta a tratarlo en posteos más o menos breves, ni es fácil combinar la reflexión con el compromiso político y el trabajo en comunicación… Pero uno tiene este impulso bloguero, y la sospecha que la elección de Donald Trump va a provocar oleadas de palabrerío sobre el asunto. Entonces, acerco algunas ideas para despertar discusiones y, quizás, empezar a bosquejar un análisis más serio.

Ante todo, podemos empezar con un dato evidente: la campaña de Trump ha sido una manifestación del nacionalismo estadounidense. El significado de su consigna “Hagamos (Norte)América grande otra vez” da para algunas preguntas, pero no para dudar de la sinceridad de sus votantes.

Ahora, eso no debe hacernos creer que la otra candidata, Clinton, el presidente Obama y los otros 43 presidentes anteriores de los EE.UU. no defendían los intereses de su nación, tal como ellos los entendían (No muy diferente de como los entiende Trump, sospecho). La distinción -importante en el mundo de los discursos, que a su vez importa en la realidad- es que a partir de 1932, con mayor o menor énfasis, la búsqueda del poder de ese país tuvo una envoltura ideológica: la Defensa de la Libertad, de la Democracia, del Mundo Libre… De eso se habló en el blog aquí.

Las razones porqué el candidato triunfante se decidió a dejar de lado ese discurso -al menos en la campaña- no las vamos a analizar ahora. El hecho es que una política de defensa de los intereses de EE.UU., sin barniz ideológico ni pretensiones de ideales trascendentes, crea una situación nueva.

No sin precedentes, cuando lo pensamos un poco. Putin defiende los intereses geopolíticos y económicos de Rusia con la misma dureza que lo hacía, por ejemplo, Stalin, pero, a diferencia del georgiano, no tiene ni la herramienta ni la carga que representaba una ideología de la revolución mundial. Que si bien le ganaba seguidores en el exterior, también le garantizaba, inevitablemente, enemigos mortales.

En forma menos dramática, como corresponde a una civilización donde nunca echó raíces profundas una religión mesiánica, China ha dejado de lado el maoísmo como producto de exportación -lo conserva como referencia de unidad- y se dedica exportar productos manufacturados, para convertirse en el taller del globo.

No estoy comparando -señalo lo obvio para evitar confusiones tontas- el marxismo leninismo con el “intervencionismo democrático”. La comparación es entre nacionalismos, como instrumentos de afirmación y cohesión nacional.

El mismo rol que están jugando en Turquía, en la India, … La lista es muy larga, y demuestra que el título de este posteo es engañoso. Los nacionalismos, como Troilo, siempre están llegando.

Hay algunas regiones en el mundo, importantes, donde esta afirmación debe ser matizada.

En primer lugar, el mundo árabe. Ahí, la construcción de estados nacionales modernos y fuertes enfrentó el ataque abierto y solapado de las potencias europeas, y más recientemente de EE.UU. e Israel. Pero también había y hay debilidades internas que pusieron obstáculos casi insalvables a la tarea. Lo he discutido en el blog y lo volveré a hacer.

También nosotros, Latinoamérica. Aquí hemos formado estados nacionales modernos, si bien no muy organizados, al estilo occidental. Somos mestizos de Occidente, después de todo. Pero tenemos conciencia de una tarea pendiente, desde la independencia. Sino construimos una unión sólida entre nuestros países -el Estado continental industrial del que hablaba Methol Ferré- no seremos más que peones en el juego global.

Y Europa, donde empezó el estado nación con la Paz de Westfalia y se hizo de masas con la Revolución Francesa… Sus dos grandes carnicerías del siglo pasado le crearon anticuerpos, como diría Perón, contra el nacionalismo. No que las potencias dejaron de perseguir sus intereses nacionales con toda la crueldad y masacres que consideraron necesarias: Indochina, Argelia, Egipto, el África subsahariana… Pero el nacionalismo se convirtió en una expresión tabú.

Hasta que el deterioro del Estado de Bienestar y del ideal de la Unión Europea, corroídos por una burocracia que defiende un esquema económico que cada vez se muestra más incapaz de garantizar trabajos dignos para las mayorías, ha conseguido que vuelvan los nacionalismos.

En Polonia gobierna Jaroslaw Kaczynski, y en Hungría Viktor Orban. En Francia, han aumentado las chances de Marine Le Pen. También activan el holandés Geert Wilders, el italiano Matteo Salvini de la Liga Norte, el inglés Nigel Farage, del partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), que además es amigo de Trump…

Por supuesto, la victoria del Donald los estimula. De la misma forma que despierta terror entre las élites políticas e intelectuales europeas. Por mi parte, me permito opinar que no son “neofascismos” -no por falta de ganas, en algunos de los que están más lejos de gobernar- sino porque no tienen la pulsión de poder y de muerte del fascismo original, de las ideologías que marcaron a fuego el siglo XX. Tampoco tienen la capacidad de construir una comunidad y una identidad, como fue la construcción de los estados nacionales en Europa y en todo el mundo.

Los veo, quizás superficialmente, como expresiones del temor a lo distinto y un intento de aferrarse a pasados más o menos imaginarios, y a las partidas de presupuestos cada vez más ajustados, también.

Pero me resuena una frase que leí hace poco y quedó en mi memoria aunque no recuerdo el autor: En la era de capitalismo post industrial las elecciones se ganan por las aspiraciones de pertenecer y no de ser todos iguales.

32 respuestas a Los nacionalismos que vuelven

  1. Excelente, Abel. Gracias. Abrazo compañero!

  2. guillermo dice:

    El nacionalismo nunca es ‘instrumento de afirmación y cohesión nacional’ como decís. Para no hacer esto interminable, atengamonos a Trump/Brexit, y posiblemente LePen en Francia en 2017. Trump explicitamente excluye mejicanos o musulmanes de la idea de nación (el juez al que acusó de incapaz por ‘mejicano’, aunque nació en USA) , y sus seguidores mas entusiastas ya empezaron tambien contra mujeres, negros, y otros varios. El primer mes despues de Brexit, los ataques/atentados anti-gay en UK saltaron 147% en relación al mes anterior. Citás a Turquia. Hace dos meses fui a un casamiento donde la novia es turca. Su padre, cirujano de cerebro, y otro invitado, profesor universitario, esperaban ser arrestados al volver por estar asociados con la oposición a Erdogan. Cohesión nacional?

    El nacionalismo en el poder siempre es autoritario, la excusa de ‘hablar por la verdadera nación’ blanquea los objetivos de una minoria, o un sector significativo pero no necesariamente la mayoria, y permite saltarse obstaculos institucionales o simplemente éticos. El atribuirse ser el ‘pais verdadero’ o divide la comunidad en sectores abiertamente enfrentados, o hace que los sectores rechazados dejen de sentirse parte de esa comunidad. El nacionalismo, por autoritario, afirma el poder del gobernante, sin duda, pero cohesion nacional nada. Nacionalismo no es lo mismo que patriotismo, es el abuso deliberado del patriotismo para avanzar causas que, en general, siempre han atrasado o devastado los paises en que aparecen.
    .

  3. Daniel Eduardo Arias dice:

    Conviene distinguir dos aspectos del fascismo de los ’30: la expansión territorial y la persecusión y exterminio de minorías fueron el tronco y las ramas. Pero la raíz fue el fracaso de las revoluciones socialistas de Alemania, Italia, España y media Europa central.

    Aquí no hay comunismo a derrotar. El terreno para guerras inter-imperialistas está expedito por ese lado: no habría insurrecciones de soldados en todos los frentes europeos, como en el 17 y el 18´. Pero lo que ataja la mundialización de las decenas de guerritas en curso son las armas nucleares.

    Habrá (hay) todo el fascismo que se quiera, pero éste es distinto. Tiene la vaca más atada. No se romperá los dientes en Stalingrado, que además cambió de nombre.

    Es curioso que desde que nos volvimos por primera vez una especie al borde de la extinción (6 de agosto de 1945), son esas armas imposibles de usar la única fuerza que impide una Tercera Guerra Mundial con todas las de la ley.

    Fuera de ello, los nacionalismos de los viejos y nuevos imperios están rampantes. Veremos muchas guerritas acotadas pero horribles, muchas limpiezas étcnicas, y parte de los conflictos se deberán abierta o indirectamente al combo inédito de cambio climático, sobrepoblación y la actual matriz energética. Hacer pronósticos sombríos en este cuadro es estúpido: sólo hay que describir el presente, e imaginarse una versión “polenteada”.

    Nada cambia con Trump y sus similares en las Uropas, pero todo es un poco peor y más canalla. Y ya lo era de sobra.

    La gran víctima de la caída de la URSS fueron los estados de bienestar, primero en Europa donde eran bastante fuertes, luego otras variaciones más periféricas de la misma idea. Ya no eran necesarios para detener revolución alguna. ¿Alguien recuerda qué diferente fue para los laburantes franceses el Mitterrand de la primera presidencia, y el de la segunda?

    Tras descartar los estados de bienestar, el capital globalitario está descartando los estados-nación a secas. No todos, obviamente: algunos grandotes tienen que oficiar de gendarmes. Sus burocracias no van a perder sus trabajos.

    Trump combatirá el desempleo doméstico abriendo las puertas de sus ya inmensas fuerzas armadas, las de seguridad también -si los gobernadores estaduales colaboran- y por último expandiendo aún más sus asombrosas cárceles para llenarlas aún más de negros y latinos desocupados y no militarizables.

    Pero no creo que Trump frente la deslocalización de capital fabril yanqui. Le ha hecho ganar mucho. No creo tampoco que vaya a frenar el aluvión de manufacturas chinas que decuplicó su entrada a los USA desde que China entró a la OMC. No puede, con tanto bono del tesoro yanqui en propiedad del estado chino. La retaliación del banco central chino sería terrible.

    Creo que Zenith y Philco no resucitan, chamigo. Long life to “Life is Good”.

    Ya no es más cierto lo que dijo Nixon: “Lo que es bueno para General Motors es bueno para los USA”. La GM puede vivir incluso sin los USA.

    Y desde que el trabajo menos calificado migra a China o se robotiza, el proletariado industrial no es ni sombra de lo que era. Esto alcanza también a sus sindicatos.

    Coincido en que éste es un momento urgente para recrear un nacionalismo regional, el estado industrial continental sudaca de Ferré. Pero me parece que esa oportunidad se perdió en sarasa, y se diluyó en un intrascendente intercambio de autos y autopartes en las que Brasil y Argentina a veces ganan o pierden, pero las que ganan son VW, Renault y siguen las firmas.

    Contra el NAFTA estábamos todos mejor, pero eso fue en 2004. Las esperanzas eran enromes. Sin embargo, con el Brasil de Lula y Dilma locos de ganas de firmar un TLC con Europa desde 2011, ahora doblemente fogoneado por Temer y su socio bobo argentino que además juega al Transpacífico, no sé cuándo o cómo podría reaparecer el sueño de Ferré. Si lo hiciera no sé si sería un bote, pero sí un salvavidas imprescindible.

    En esta nueva situación, “imprescincible” no significa “garantizado”. No significa siquiera “posible”.

    Estamos en otro mundo donde me siento un marciano, y además sin papeles.

    Y para peor, es lunes.

    • David (idu) dice:

      Hola Abel.

      Interesante tu posteo.

      Me hace ruido (como siempre, ufa), esta frase del credo y liturgias progres:

      ——————————-
      En primer lugar, el mundo árabe. Ahí, la construcción de estados nacionales modernos y fuertes enfrentó el ataque abierto y solapado de las potencias europeas, y más recientemente de EE.UU. e Israel.
      ——————————-

      Que yo sepa, quien más está metido (con bombas) en el Mundo Arabe, es el Mundo Arabe… y bueno, también Rusia…

      Sobre los “ataques abiertos” de Israel a “los estados nacionales modernos” árabes, me gustaría tener alguna referencia informativa.

      Saludos.

      • David (idu) dice:

        Quedó como para Daniel, pero era para Abel.

        Igualmente, ¡qué lindo escribís, Daniel, a pesar de ser lunes!

      • ricardo j.m. dice:

        flaco las fronteras de tu pàis israel las hizo inglaterra. como las de todos los demas

      • David (idu) dice:

        Estimado Ricardo:

        Mi país es Argentina.

        Tener que explicarlo toda la vida me rompe la paciencia, pero lo seguiré diciendo hasta el último día.

        De paso, podrías averiguar quién hizo las fronteras de todos los países del Mundo, y cómo se fueron modificando a lo largo de la Historia.

        Y de paso definir cuáles serían legítimas, y cuáles no…

      • Rogelio dice:

        Tu respuesta es muy buena David !!!

        Tendrás que ponerte a investigar Ricardo 😉

      • guillermo dice:

        ‘Tu país es Israel’ es un ejemplo perfecto de pensamiento nacionalista, David.

      • David (idu) dice:

        Por cada “Guillermo” o “Rogelio”… ¿cuántos “Ricardos” hay?

        Formarán parte de los “buenos” distraídos, que tan bien describió Hanna Arendt, y que convierten a los nacionalismos en fuente de muerte y destrucción?

        Triste…

      • ricardo j.m. dice:

        flaco Tu PAIS israel esta en palestina cuyas fronteras fueron formadas por las cruzadas y por la intervencion europea desde hace mil años y es tu pais porque hablas de el o sobre el como si lo fuera y lo defendes desde el nacionalismo que sobre argentina se limita a tus necesidades.

        a ver vamos a la historia, los nomades no tenian fronteras pero como la historia la escriben ya saben quien y parece que nosabe usar internet

        https://es.wikipedia.org/wiki/Mandato_brit%C3%A1nico_de_Palestina

        la defensa descansa.

      • ricardo j.m. dice:

        El gobierno de Su Majestad ve con buenos ojos el establecimiento en Palestina de un hogar para los judíos, y utilizará sus mejores medios para facilitar la consecución de esta causa. Sin embargo, debe quedar claro que no debe hacerse nada que perjudique los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o que merme los derechos y el estatus político del que gozan los judíos en cualquier otro país.

      • David (idu) dice:

        Perdón Abel, sé que esto es un abuso, pero me “tocaron” 4.000 años de historia…
        ————————————–

        Ricardo JM:

        ¿Sabés qué pasó en 1964?

        Si, Ricardo Jota Eme: Año de Nuestro Señor Un Mil Novecientos Sesenta y Cuatro.

        ¡Palestina cambió de dueño del sello de goma!

        Era el nombre que el Imperio Romano le había puesto a los jodidos judíos que siempre armaban bardo allá por los tiempos de Jesús (que nació, vivió y murió como judío).

        Y le pusieron ese nombre con intención denigrante, ya que refería al peor enemigo de los judíos: los FILISTEOS. (“Falastin – Palestina”)

        Antes de la creación del Estado de Israel en 1948, las estampillas de correo hebreo… ¿Sabés lo que decían?

        Si: PALESTINA. y al lado “Doar IVRI” que en hebreo significa “Correo Hebreo”.

        Muchos años después, en 1964, Arafat crea la OLP – Organización para la Liberación de Palestina.

        Y desde entonces, los “buenos” empezaron a llamarse con el nombre que antes tenían (¿teníamos?) los “malos”.

        ¿Se entiende?

        No.

        Bueno. Antes de los romanos estuvieron jodiendo los egipcios, los cananeos, los amonitas, los filisteos, luego vinieron los babilonios, luego todos los que figuran en los libros de historia de los últimos miles de años, Cruzadas incluidas, hasta llegar al Imperio Otomano, que se disolvió sangrientamente a principios del Siglo XX, y tomaron esos territorios los ingleses y franceses… que se los repartieron.

        Tenés cientos de pueblos para maldecir, hermanito…

        ¡Yo, argentino!

        (Aunque defiendo ardorosamente a los esquimales desde que era chico y leí “El País de las Sombras Largas” de Hans Ruesch)

    • guillermo dice:

      Abel, fenómeno que cuando Silenoz me basurea usando puramente ‘argumentos’ personalizados y le contesto en exactamente el mismo espíritu, vos censures la respuesta pero no la basura original. Sos de tu palo, defendés lo que defendés como sea, Silenoz es una bestia pero el enemigo de mi enemigo es mi amigo, y mas aun si quiere el mismo gobierno que yo, etc. No es la norma deseable en un sitio de intercambio, pero es tu sitio.

      Pero las bestialidades que dijo y está diciendo ricardo lo que sea a David es otro tema. Es racismo puro y simple. Si eso tambien está bien porque viene de una bestia a la que objetás de cuando en cuando pero no censurás cuando lo merece porque en definitiva vota lo mismo que vos, preguntate en que clase de mundo querés vivir. Las elecciones son cada x anios, el resto del tiempo se vive con lo que hay alrededor.

      • Abel B. dice:

        Guillermo, en este tema, como en otros, está atrasado de noticias. Es cierto q ricardo j m repite el discurso antisionista, pero ese es hoy corriente en la progresía europea. En cambio, las opiniones de David (idu) sobre el incorregible belicismo árabe son hoy de rigor en esos pequeños nacionalismos xenófobos que a Ud. le horrorizan.

        A mí, ambos me tienen cansado, pero los autorizo en este tema -por un rato- porque son parte muy visible del griterío político vigente, al menos en occidente y adyacencias.

        A Ud. lo autorizo con un criterio más utilitario. Su fanatismo peronista (versión anti) ya no está de moda -salvo en los foros de La Nación- pero cuando dice que Perón y Trump son lo mismo, puede acercarnos unos cuantos votos de despistados. Que también votan.

        Saludos

      • David (idu) dice:

        “Don´t cry for me, Guillermo y Abel”.

        He decidido no responder más a Ricardo, y tampoco al Horacio de más abajo.

        Coincidiendo con Borges: soy como los peronistas: incorregible.

        Abrazos

  4. Julio dice:

    China exporta el producto terminado y a sus comerciantes,
    exporta inversiones en materia prima;
    eeuu exporta la marca/licencia/inversiones-timba/países satélites 
    e importa ganancias de mano de obra externa;
    también existe un término medio,  algo equilibrado, Alemania.

    Solano López, Gétulio Vargas y Perón,
    tomaron algo de Otto von Bismarck, el mariscal Tito (croata),
    y
    el originario nacionalismo popular del país Vasco (de origen Celta).
    Una armonía o equilibrio universal,
    los hijos (de buen vivir y laburantes)
    de inmigrantes (laburantes) se hacían nacionalistas (no imperialistas o comunistas),
    donde la Nación emanaba aquel principio alegre universal…
    Hoy mismo,
    en argentina, los hijos de bolivianos horticultores,
    están yendo a la universidad y se están recibiendo.

    Saludos muchachos.

    • Rogelio dice:

      Estimado Julio:

      Universalismo y globalismo
      Nosotros, los justicialistaas nunca creímos seriamente el el proyecto globalizador.
      En todo caso, distinguimos siempre entre el “globalismo imperial” y “universalismo” concebido éste como articulación justa de una “comunidad de naciones” que se integran a lo largo de una prolongada evolución histórica, sin por ello perder su identidad.
      Esto es válido tanto para la integración regional, para la America continental toda que “debe respirar con sus dos pulmones” (incluída la América del Norte), como también a niveles más universales.

      Al mismo tiempo locales y universales: hacia un sistema multipolar
      En las últimas semanas, en su mensaje a los participantes en el “Tercer Encuentro Mundial de los Movimientos Populares” que tuvo lugar en Roma del 2 al 5 de noviembre pasados, Francisco ha señalado cuál es la clave hermenéutica precisa desde la cual aproximarnos a la crisis global y al problema específico que plantea el post.

      El colonialismo ideológico globalizante procura imponer recetas supraculturales que no respetan la identidad de los Pueblos. Ustedes van por otro camino que es, al mismo tiempo, local y universal. Un camino que me recuerda cómo Jesús pidió organizar a la multitud en grupos de cincuenta para repartir el pan.
      Cfr. el texto completo de su mensaje => https://goo.gl/wTEWk7 (vease específicamente final del 6° párrafo).

      Como Abel sin dudas recordará, la situación actual debe interpretarse como un paso más en la evolución a la que se refería el brasileño Hélio Jaguaribe una década y media atrás, durante a la visita que hizo a Bs.As. en 2001, anticipando la transición inexorable desde un sistema “unipolar” hacia un nuevo sistema “multipolar”.

      Abrazo

  5. José dice:

    “incapaz de garantizar trabajos dignos para las mayorías” ¿para sus propios ciudadanos (que permanecerán allí aunque le país se empobrezca y que, además, votan) o “para todos los hombres de paz que quieran habitar el suelo”?

  6. Horacio dice:

    Respecto a lo que afirma Daniel sobre que los fascismos europeos de entreguerras surgieron principalmente a causa del fracaso de las revoluciones socialistas en Europa central, yo personalmente no dejaba de preguntarme hasta qué punto no hacer una analogía con ese período, pero visto desde los Estados Unidos contemporáneos. No sé si puede afirmarse con seguridad que Trump es “fascista”, dependerá de que se entienda por fascismo (si lo consideramos un concepto abstracto y no un fenómeno históricamente situado). Pero hay ciertas especulaciones contrafácticas que aseguran que Sanders hubiese derrotado a Trump. Habrá que ver que hace este último como presidente, pero no podía evitar recordar que en Alemania existía el Partido Comunista más fuerte del mundo afuera de la URSS. La dinámica política de los 20′ y los 30′ concluiría con la entronización de un caudillo que, a pesar de contar con 15 años de experiencia política, era un “outsider”, un “anti-establishment”. Lo planteo como sugerencia…
    También coincido con la idea de que las fuerzas globalizadoras de un capital cada vez más concentrado buscan descartar los Estados-nación, preservando algunos para funciones de custodia. Yo añadiría que los Estados deberán adaptarse si quieren sobrevivir, y eso implicará estar en condiciones de prestar servicios al proceso globalizador. Puede que me equivoque, pero creo que en el largo plazo, es decir, en las próximas décadas, el sistema internacional estará aún más integrado desde el punto de vista productivo, comercial y financiero, aunque en el corto plazo, es decir, en las próximos añoas, podría observarse cierto retraimiento. Tal vez las demandas por proteccionismo y aislamiento en los países desarrollados de la cuenca del Atlántico sean el preludio de un desplazamiento del protagonismo del impulso globalizador a fuerzas políticas y económicas localizadas en otras geografías. Si así va a acontecer, bienvenido sea, no sólo por la democratización de las relaciones de poder que devendrá, sino también porque será una oportunidad histórica para nuestro país de reposicionarse ventajosamente en el concierto internacional, si no repetimos los errores cometidos en las décadas del 30′ y del 40′ del siglo pasado. Lamentablemente, nuestra dirigencia política, y los lobbies económicos que la sustentan, piensan distinto…
    Pero de vuelta, son todas especulaciones. Porque podría ocurrir que Trump encarne un neo-reaganismo, reproduciendo las políticas que todos conocemos: aumento de la tasa de referencia, incremento del gasto militar, reducción de impuestos a los ricos, ataques económicos a los chinos (para que, por medio del cierre de mercados, creación de burbujas especulativas y fuga de capitales, su economía se estanque como la de Japón en los 90′), ataques encubiertos a los rusos (manteniendo bajos los precios del petróleo, reeditando la “trampa afgana” en Siria). O que por el contrario, sepulte el New American Century de los neocons como el militarismo nazi acabó en sólo 12 años con un Reich que iba a durar 1000, acelerando la decadencia a largo plazo de Estados Unidos.

    David: en Medio Oriente hay presencia militar de infinidad de actores extrarregionales. Además de los rusos, con fuerte presencia, sobre todo aérea, en Siria (donde hace poco se aseguraron la base de Tartus por tiempo indefinido y sin costo), tenés a los estadounidenses (con bases en Turquía, país miembro de la OTAN, en Georgia, en Djibouti, y en todas las petromonarquías sunnitas, Arabia Saudita, Omán, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Kuwait, Irak, con asistencia militar privilegiada a Israel y Egipto, y con dos flotas, la 5ta y la 6ta, navegando las aguas que circundan la región, además de tener desparramados asesores militares y fuerzas especiales por todos lados, haber invadido y destruido el Estado irakí, el Estado libio, y colaborando activamente para que lo mismo ocurra en Siria, además de ataques cotidanos con drones en Yemen y Somalía), a infinidad de actores europeos (Francia, Países Bajos, Italia, Alemania, Reino Unido), a países del Commomwealth británico (Canadá, Australia), y a potencias asiáticas (Japón, China). El poder militar de todas estas naciones supera con creces la fuerza de todas las naciones árabes, incluidas “potencias” militares como Turquía y Egipto. Y no parece que la concurrencia vaya a menguar. En Siria, actualmente, se hallan presentes casi todas las grandes potencias mundiales, una concentración geográfica como no se veía en un siglo. Incluso Alemania, país prudente en política exterior después de 1945, ha enviado buques de guerra. Los chinos, por su parte, han enviado asesores militares para colaborar con los rusos y Al-Assad, y están construyendo, por primera vez en su milenaria historia, una base militar en el extranjero, en Djibouti, donde además de los ya presentes Francia y Estados Unidos, Japón también está buscando un acuerdo de arrendamiento.
    No parece que se trate sólo de los históricos enfrentamientos que ha habido en la región por milenios… Ni hablar de que los actuales Estados árabes fueron dibujados al antojo de franceses y británicos en el Acuerdo Sykes-Picot, con sangrientas consecuencias hasta nuestros días. Como decía un tal Winston Churchill, “Jordania es una idea que se me ocurrió a eso de las tres de la tarde un día de primavera”.
    Y por referencias de los ataques de Israel a los árabes, acá tiene algunas: Haganá (la organización terrorista que colaboró en la creación el Estado de Israel), el conflicto del canal de Suez de 1956, masacres de Sabra y Chatila (1982), invasión y ocupación del Líbano (1982-2000), bombardeo de Túnez (Operación Pata de Palo, 1985), masacre de Yenín (2002), Kemal Zugayer (vinculada a la anterior), ataque al Líbano (Operación “Recompensa Justa”, 2006), bombardeo de Qana (2006), ataque y masacre a la franja de Gaza (Operación Plomo Fundido, 2008-2009), la bastuntanización de Cisjordania (actualmente en curso). Las siguientes son referencias múltiples, porque su solo nombre está vinculado a infinidad de actos de agresión y genocidio y crímenes de lesa humanidad: Ytzhak Rabin, Shimon Peres, Menajem Begin, Ariel Sharon. Y me estoy olvidando de varias, eh, el Estado de Israel ha exhibido una pasión inigualable a la hora de masacrar, destruir, saquear, y tareas concurrentes a estos fines (innovación en tecnología bélica, ingeniería geopolítica, manipulación mediática). Israel es un ejemplo de manual de lo que es el terrorismo, un Estado forajido y canalla (rogue state, para emplear una expresión tan cara a los analistas estadounidenses) que viola constantemente la legalidad internacional y los derechos humanos.

    • David (idu) dice:

      Es verdad, Horacio:

      Decenas (que no millones) de tiranías teocráticas violentas, forajidas, canallas y retrógradas que dominan las votaciones de la ONU, no pueden equivocarse…

      También apasionados por la muerte… De manual…

      ¿Cómo se dice “rogue state” en las escuelas de Gaza y en las “madrasas” paquistaníes?

      ¿Y “Legalidad Internacional”? ¿Y “Derechos Humanos”?

    • Rogelio dice:

      Estimado Horacio:

      Comparto la apreciación de la situación a la que apuntas en tu comentario, en particular cuando dices:

      “…creo que en el largo plazo, es decir, en las próximas décadas, el sistema internacional estará aún más integrado desde el punto de vista productivo, comercial y financiero, aunque en el corto plazo, es decir, en las próximos añoas, podría observarse cierto retraimiento. Tal vez las demandas por proteccionismo y aislamiento en los países desarrollados de la cuenca del Atlántico sean el preludio de un desplazamiento del protagonismo del impulso globalizador a fuerzas políticas y económicas localizadas en otras geografías. Si así va a acontecer, bienvenido sea, no sólo por la democratización de las relaciones de poder que devendrá, sino también porque será una oportunidad histórica para nuestro país de reposicionarse ventajosamente en el concierto internacional, si no repetimos los errores cometidos en las décadas del 30′ y del 40′ del siglo pasado…”

      Nuestros errores
      Respecto a los errores que cometimos en el pasado, me parece que llegó el momento de que abramos, sin prejuicios y con valentía, un período de evaluación en profundidad de nuestro propio desempeño nacional y regional en los últimos 30 años.

      Como un aporte en esa dirección dejo aquí mismo una tabla con la evolución del PIB de las naciones sudamericanas entre 1983 y 2015 – la había incluído antes comentando un post previo https://goo.gl/et4Sys
      A fin de sumar perspectiva del contexto global, añado referencias a la evolución de USA, China y la media de América en el mismo período.

      Click ACÁ para acceder a la fuente de los datos.
      Son bienvenidas las correcciones que consideren necesarias.

      Como es evidente, unos pocos números pueden ser muy elocuentes: la participación relativa de Argentina en el PIB de Sudamérica cayó un 25% en los 32 años analizados.

      Continuo trabajando en un análisis similar para los Indices de Pobreza en el mismo período.

      Saludos

  7. ricardo j.m. dice:

    la parte en que las potencias dejaron de ser nacionalistas me la perdi , me quede dormido en el cine en esa parte parece che.

    la parte que si vi es en la que vendian a los boludos que habia que dejar de serlo y justo esa pasaba fuera del cine tambien.

    ahora parece que estan reeditando o haciendo un director cut donde inglaterra no hizo las fronteras que conocemos hoy en oriente medio, capaz que en esa somos argentina desde hace catorce mil años nos pintabamos el cuero con rayas celestes y blancas y san martin es un personaje de historieta fantastica.

    • guillermo dice:

      El imperio otomano se cayó por elección propia en 1918, eligió mal. Cómo deberían haberse definido las fronteras entonces según vos? A decision de los ‘pueblos originarios’?Te pregunto porque uno de los peores (sino el peor) problema de fronteras en Oriente Medio hoy son los Kurdos, a la merced de las decisiones de Siria, Irak, Turquia, e Iran. De esa lista, ninguno obedece a Inglaterra, Irak es el único que se puede suponer sujeto a influencia de los Estados Unidos, pero todos coinciden en hacer mierda a los Kurdos y negarles territorio propio.

  8. Casiopea dice:

    El proceso secular de globalización es tan imparable como ambivalente en el sentido de que genera ganadores y perdedores por todos lados. Justamente por eso está suscitando estas convulsiones que presenciamos y vamos seguir presenciando. Ningún proceso comparable en la historia, llámese la imprenta o la revolución industrial, se dio sin causar tremendas dislocaciones.
    En EEUU se acaba de cristalizar, creo, un realineamiento que responde a eso: los demócratas están con Hollywood, Wall Street, Sillicon Valley y los inmigrantes, es decir, con los ganadores del proceso (porque son altamente competitivos y productivos, incluyendo a los inmigrantes de todos los niveles de capacitación). Los republicanos, por lo menos mirando el voto reciente y a contramano del deseo del “establishment” republicano, acaban de captar la sintonía de los perdedores de ese proceso, los trabajadores de industrias no competitivas que además son víctimas del aumento de la productividad y la robotización. Todo eso en un clima de amenaza económica que afecta principalmente a los que dependen de sus ahorros, pensiones, etc., que han sido sacrificados en el altar de Wall Street.
    No me animo a hacer juicios de valor sobre qué rumbos deben tomar los estados más allá de intentar colocarse de manera favorable como mejor puedan. Pero es un proceso más grande que cualquier partido, candidato e incluso que países poderosos. Tampoco me animo a predecir qué puede pasar entre medio del acá y el allá que vendrá, pero sí lo veo difícil. Más que tiempos interesantes, nos toca vivir tiempos impredecibles.

  9. Capitán Medibacha dice:

    Llamativo como el tema planteado en el post de Abel pudo derivar tan rápidamente en comentarios que se van por las ramas.- De Trump, el Brexit, el renacido nacionalismo en los países centrales de “occidente” y sus posibles consecuencias para nosotros, caímos a la terrible e interminable guerra entre árabes y judíos.-

    Volviendo al tema Trump, me resulta más interesante intentar comprender lo que significa su acceso a la presidencia de los EEUU e imaginar las consecuencias que podrá generar en países como el nuestro.-

    No puedo olvidar el desastre que nos generó Reagan cuando, con parecidas aspiraciones de “recuperar la grandeza perdida” elevó la tasa de interés en los EEUU a extremos hoy increíbles dejando a todos nuestros países fundidos, con una deuda externa impagable y con una baja internacional en el precio de los commodities que nos terminó de reventar.- El gobierno de Alfonsín y el de la mayoría de los gobiernos de America Latina quedaron con el traste al aire, forzados a las soluciones “privatistas” que surgieron en los 90 y guay que se nos ocurriese juntarnos en un club de deudores como el grupo Contadora.-

    Esos años de Reagan y Thatcher -precedidos por Pinochet- marcaron el abandono de la economía del Bienestar que había implicado para EEUU y los países centrales de Occidente + Japón un crecimiento económico nunca antes visto, junto con una notoria mejora de los ingresos de los trabajadores.- Es claro que, en medio de la guerra fría que sobrevino a partir de 1945, se trataba de mostrar que el sistema capitalista permitía mejor nivel de vida que el sistema comunista, para evitar contagios.- Con la caída de la Unión Soviética, del muro de Berlín y de todos los países que el Acuerdo de Yalta había reservado para la URSS, ya no hacía falta más estado de bienestar para los trabajadores de Occidente.-

    Se consolidó entonces una nueva economía de los bancos, la especulación y los derivados financieros.- Mediante el sencillo truco de emitir dólares -o Bonos del Tesoro- los EEUU obtenían los productos que precisaban de todos los países del mundo, en especial China y Japón.- Bienes valiosos a cambio de meros papeles impresos.- Maravilloso para los yanquis, que podían emitir U$S ilimitadamente sin generar inflación, abastecerse de lo que quisieran a precios baratísimos para ellos y sin trabajar.- Los chinos crearon industrias, se fueron desarrollando y acumularon papeles de los EEUU.- Estos se desindustrializaron y se dedicaron a los bancos y a la especulación financiera que les era mucho más rentable, al menos para los pocos que participaban del juego.- En esta historia, desde la década de los 80, los ingresos de los trabajadores yanquis se estancaron y se interrumpió ese crecimiento ininterrumpido que habían vivido desde la 2° guerra.-

    En 2008 el casino especulativo financiero de los más grandes bancos de los EEUU se cayó.- La burbuja explotó desencadenando la peor crisis económica mundial desde 1929.- El camino elegido por Bush y Obama en los EEUU y por la CEE fue premiar a los culpables del desastre.- Billones de dólares para salvar a los bancos y sus ceos y para los de a pie: el ajuste económico.- Después de 8 años de esta política de Hood Robin, en los que la desventura de Grecia es un ejemplo gráfico, era obvio que el descontento tenía que aparecer en algún lado.- Para mi sorpresa, derivó para el lado equivocado, al menos para mí.- En lugar de perder, la derecha ganó en todos lados.- Grecia tuvo que hocicar.- Inglaterra votó el Brexit para evitar ser “invadida” por los “inmigrantes”.- España sigue votando a Rajoy pese a que hace 8 años que el desempleo no baja del 20%.- Francia que anuncia la pronta venida de Marine Le Pen.- Alemania con una Merkel obtusa que envenena a su país haciéndole creer que los únicos que trabajan son los alemanes y los demás son todos vagos.- Ucrania, Polonia y Hungría con gobiernos de ultra derecha, racistas, pero que igual ganan las elecciones en sus países.- Agreguemos las invasiones de Irak, Yemen, Libia y casi Siria, adobada con la aparición de Al Kaida y los talibán primero y del E.I. después con el desbande de inmigrantes por toda Europa (los que buscaron refugio en el Líbano y Jordania no cuentan, parece) y parece ciertamente penoso el cuadro que muestran los EEUU, y sus satélites, 25 años después de haber ganado la guerra fría.-

    Aparece entonces Trump apelando a lo peor de su pueblo, echándole la culpa de sus frustraciones a los otros.- Como Hitler lo hizo con los judíos, Trump y sus socios en Europa culpan a los inmigrantes, a los musulmanes, a los mejicanos, a los negros, etc.. No interesan tanto los adjetivos calificativos.- Fascista, nazi, racista, sexista, etc.. Lo que nosotros tenemos que plantearnos rápido es qué es lo que podrá hacer este hombre.- ¿Subirá la tasa de interés nuevamente, como hizo Reagan? ¿Impondrá barreras arancelarias o paraarancelarias para frenar las importaciones en los EEUU? ¿Creará subvenciones y subsidios para que las industrias se radiquen otra vez en los EEUU? ¿Qué otra guerrita estará pergeñando? ¿Qué país invadirá? ¿Venezuela?

    Lo que hay son preguntas e inquietudes sin fin, así como la certeza de que para enfrentar los difíciles momentos que se vienen, por desgracia, en la Argentina nos hemos dado el peor Gobierno posible.- Un abrazo.-

  10. Capitán Yáñez dice:

    Mi siempre muy estimado blogger no más en jefe, hace algo así como un siglo y medio (lustro más… lustro menos… no le hace) un tal Karl Marx anotició a la Humanidad de que El Capital, por su naturaleza y necesidades (el tal Marx resumió los requisitos en “la lógica del capital”), tendía inexorablemente al “mercado mundial”. O sea, lo que hoy conocemos como “globalización”. De ahí aquel célebre grito que lanzó a los cuatro vientos “¡proletarios del mundo uníos!”.
    La profecía del bueno de Karl admite, ciertamente, bemoles varios… pero es indiscutiblemente certera.
    Ahora bien: dado que la unión de los proletarios -especie en extinción, por cierto- del mundo ni siquiera asoma en el horizonte… los (al menos supuestos) nacionalismos… ¿son una reacción a la globalización del capital o sólo a algunas de sus inevitables consecuencias, bien enumeradas en el sensatísimo comentario de Casiopea (tranquila Casio… no es una declaración de amor)?. ¿Es posible, en otras palabras, la globalización del Capital? El intento es una cosa, la concreción es otra.
    El Capital sabe hacia dónde va. ¿Saben las naciones hacia dónde van?
    No tengo la menor idea, huelga aclararlo. Que sí tenga muy en claro hacia dónde va la nuestra (nuestra Nación, digo) en manos de Bartomeu y su Barsa tampoco ayuda. Es “coyuntural” diría el Cuto Moreno.

    • Casiopea dice:

      Buenas preguntas, capitán, y los proletarios del mundo van a a estar más desunidos que nunca si empiezan las guerras comerciales, todas iniciadas con el objetivo de defender a los propios proletarios. Ya Sarkozy, que quiere ser presidente, arrojó un guante. Vamos a ver si alguien lo levanta….

      http://www.motherjones.com/politics/2016/11/donald-trump-nicholas-sarkozy-carbon-tax

      Claro que el capital tiende a globalizarse. Ya hay, pero va a haber más ganadores y perdedores, y van a estar adentro de cada uno de los estados. A eso habrá que sumarle los ganadores y perdedores de las distintas políticas que adopten los países según su gobierno, su “estilo” etc. Pero todos viven, trabajan y existen ADENTRO de esos países. Por eso los conflictos no van a ser solamente hacia afuera, sino hacia adentro. No que no los haya siempre, pero se van a exacerbar.
      Pero no descarto que el capital tenga un tropezón más temprano que tarde, dado el envión tremendo que trae su dinámica suicida reciente que los benditos estados se encargaron de validar con salvatajes. Supongo que el gran quiebre sería si se rompe esa alianza entre el estado y el poder financiero que reina en todos lados, populistas, autoritarios, democráticos o lo que mongo sean (véase Venezuela, Chipre, la Argentina K y no K, lo que quieran). Ahí sí, que, como dicen, “all bets are off”.

  11. […] reciente posteo en que toqué -muy por encima, todavía- el tema de los nacionalismos, me hizo ver que los argentinos nos hemos quedado sin un lenguaje adecuado para hablar de la […]

  12. claudia dice:

    La tensión nacionalismos/globalidad (llámese a esta última globalización a secas o, en su más tierna interpretación, “universalismo”) es más vieja que la ruda. Y su resolución es un ejercicio de intermitencias. La cuenta larga de la Historia suele marcar inequívoca tendencia hacia la conclusión en un orden imperial… cuya vigencia siempre es temporaria al igual que las crisis nacionalistas que preceden a esa resolución política.
    Hoy, como generaciones tributarias de las posguerras, no podemos pensar más allá de la dinámica de intercambio comercial actual y de la producción / provisión a escala que nos rige y las instituciones diseñadas a ese efecto. Pero no es un esquema de dominación que no pueda alterarse. Incluso, por factores climáticos (el Imperio Chimú-Mochica precisó tan solo de 60 años de Mega-Niño y Mega-Niña consecutivos para caerse a pedazos; fecha curiosamente paralela a las invasiones bárbaras en Occidente y el rediseño de hegemonías y magnitudes).
    A decir verdad, tampoco es nuevo el concepto de equilibrio multilateral (aunque tal vez entre nosotros esté algo sobrevaluado por simple negación a considerar que vivimos un tiempo de retroceso político maquillado). Pero respecto de otros ciclos críticos admito como diferencial de nuestra época la comunicación instantánea ( y su repercusión comercial, política y antropológica) y la armamentística nuclear disuasoria de conflicto global, como bien apunta Daniel Arias.
    Sin embargo, me pregunto si en la premura por saber ante qué escenario nos deja la irrupción de Trump, lo único que podemos hacer es sospechar de la República de Weimar y su consecuencia funesta. Si no hay lugar para otras creaciones en el mundo (aunque el caso del futuro de EEUU pinte verdaderamente mal).
    Si hay signos de un proceso con proa a las tendencias nacionalistas cómo no considerar a los pueblos como sus impulsores. Los políticos catalizadores son apenas la cresta de la ola. La pregunta que me formularía es si puede la globalización perdurar sin consenso popular. Porque eso es lo que actualmente está comenzando a discutirse. Saludos.

  13. Horacio dice:

    David: las “tiranías teocráticas” no dominan las votaciones de la ONU, ya que a pesar de ser unas cuantas, son relativamente pocas en el conjunto de los Estados. Supongo que usted se referirá a las votaciones en la Asamblea General, que repetidamente ha condenado actos violatorios de los derechos humanos perpetrados por Israel. En esas resoluciones, los Estados miembros del organismo internacional votan unánimemente por la condena, un bloque que excede a las “tiranías teocráticas” (en Consejo de Seguridad es un poco distinto por el veto que presta su aliado Estados Unidos).
    Y si vamos al caso, Israel también es un Estado confesional, como la República Islámica de Irán, o el Reino de Arabia Saudita.
    Lo de “rogue state” lo incluí porque es un concepto que suele usarse de forma bastante arbitraria. Solía aplicarse a los integrantes del “eje del mal”: Libia, Siria, Irak, Irán, Corea del Norte (algunas temporadas sumaban al elenco a Cuba y hasta Venezuela). Estos países, por lo menos antes de que Libia, Siria e Irak fuesen destruidos, e Irán llegase a un acuerdo con las potencias occidentales, eran Estados forajidos por no respetar la legalidad internacional.
    Pero si usted toma la conducta de Israel, encontrará “irresponsabilidad” en numerosos actos, que no son exactamente (o únicamente) violaciones a los derechos humanos, pero están reñidos con la derecho internacional consuetudinario y convencional: agresiones, conquista territorial, ataques a poblaciones civiles, colaboración en desarrollo de armas de destrucción masiva con otros regímenes, empleo experimental de armas prohibidas por convenciones en el campo de batalla. Podría darle referencias, pero no creo que sea necesario, usted sabe de qué estoy hablando.
    De todas formas, no lo tome como un ensañamiento con el Estado israelí. Obviamente que hay otros países, incluyendo muchos de sus vecinos, que también tienen un historial difícil de aceptar. Sólo que usted pidió referencias, y yo se las presenté…

    • David (idu) dice:

      Hola Horacio:

      Las dictaduras del Orbe dominan las votaciones de la Asamblea General de la ONU.

      Incluidas las 56 naciones islámicas, en las que las demás religiones están prohibidas.

      Cosa que no ocurre en el “confesional” Estado de Israel.

      Paisito molesto en el que una vez al año se cierra el tránsito en Tel Aviv por el festejo de Gays y Lesbianas, que provienen de todo el mundo.

      Cosa imposible de imaginar en tus comparaciones de la República Islámica de Irán o el Reino de Arabia Saudita. Ahí los ejecutan directamente.

      Efectivamente, más de la mitad de las sanciones que dicta la ONU son contra UN solo país: la única democracia de Medio Oriente.

      Sobre las “violaciones de DDHH de Israel”, que no caben a ninguna de las naciones que cometen genocidios y guerras civiles, con centenares de miles de muertos por año, son un signo elocuente:

      ¿Alguien condenó a Siria en la ONU por su medio millón de muertos?

      ¿A Rusia, que bombardea Siria y media Asia? ¿Y cuando Putin creyó necesario gasificar a 700 rusos en el teatro de Moscú para “neutralizar” a 12 viudas chechenas?

      ¿A Turquía que elimina alegremente a los kurdos?

      ¿Alguna Corte Suprema de algunos de esos (o todos los) países de la ONU reconvino a sus gobiernos por violaciones a los DDHH, como ocurrió varias veces con la Corte Suprema de Israel?

      ¿A diputados árabes del Parlamento israelí que abiertamente niegan la existencia del Estado del cual son legisladores, les ha pasado algo? ¿Hay alguno preso o siquiera procesado?

      No me quejo de tu “ensañamiento”. Dos mil años de “ensañamientos varios” te superan ampliamente.

      Así que ahora podemos ir al punto del posteo de Abel que motivó mi primera respuesta:

      Repasemos:
      ——————————-
      En primer lugar, el mundo árabe. Ahí, la construcción de estados nacionales modernos y fuertes enfrentó el ataque abierto y solapado de las potencias europeas, y más recientemente de EE.UU. e Israel.
      ——————————-
      “Estados modernos y fuertes”

      ¿Palestina de Hamas en Gaza?

      ¿Palestina de Al Fatah en Cisjordania?

      ¿Hezbollah en Líbano?

      ¿ISIS en Siria e Irak?

      ¿Israel mezclado con las V y VI flotas de EEUU?

      ¿Israel con bases en Turquía?

      ¿En Georgia, en Djibouti, en todas las petromonarquías sunnitas, Arabia Saudita, Omán, los Emiratos Arabes, Unidos, Quatar, Kuwait, Irak? (por seguir tu prolijo orden)

      ¿EEUU necesita del “asesoramiento” de Israel en todos y en cada uno de esos países “modernos”?

      ¿Y también en Libia, Yemen, Somalia?

      ¿Y atacando a “infinidad de actores europeos” y de paso al “Commonwealth”

      ¿Israel atacando también a Canadá y Australia?

      ¿Y a Japón y a China? ¿Y Alemania?

      ¿No se te fue un poquito la mano, amigo Horacio?

      Claro, puede que mi hermenéutica sea pobre y arcaica, pero tu ensalada geopolítica induce a confusión en cualquier lector desprevenido (o no).

      No. No se trata solamente de la lucha interislámica de 1.400 años. Pero algo que ver tienen…

      Mucho antes de Sykes-Picot y de los alcoholes de Churchill.

      Ahora al grano:

      Hagana: Proto-ejército de lo que hoy son las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel). El problema es que ganaron todas las guerras de supervivencia desde 1948.

      Suez en 1956: Luego de las amenazas egipcias. Luego Israel se retiró.

      Sabra y Chatila: Masacre de las milicias cristianas del Líbano, a las aldeas árabes de esos nombres. Con la falla política de quien tal vez podía haberla evitado: el Ejército de Israel.

      Invasión y ocupación del Líbano: Fuente del terrorismo más peligroso que aún persiste: Hezbollah. Finalmente Israel se retiró del Líbano. Hezbollah quedó.

      Bombardeo de Túnez (y su reactor atómico con fines clarísimos), además sitio de refugio del líder de la OLP Arafat, organización que aún hoy reivindica TODO el territorio de Israel como propio.

      Jenin: Operación militar antiterrorista donde los caídos del ejército israelí superó a la de los terroristas.

      Kemal Zugaver, Recompensa Justa, Qana: infinitas menos víctimas que un día de guerra (de hoy) en Siria. Pero igual una cagada.

      Plomo Fundido: La mayor y más justificada respuesta de Israel al terrorismo genocida de Hamas luego del secuestro y asesinato de tres pibes israelíes. Cuyo telón de fondo eran los hospitales, mezquitas y escuelas utilizadas por Hamas como escudos humanos. Finalizada con infinitas menos víctimas que un día de guerra (de hoy) en Siria.

      Conclusión: la guerra (toda guerra) es una cagada.

      Tengo una idea: Reconozcan el Estado de Israel y se acaba la guerra para siempre.

      Solo quedará en Medio Oriente el eterno enfrentamiento interislámico.

      Como ocurre hoy, ya que las fronteras israelíes están tranquilas, solo se van destruyendo los túneles de Hamas en territorio israelí, cuya aspiración máxima es abrir un boquete en algún jardín de infantes de Sederot, y cargarse la mayor cantidad posible de párvulos “sionistas”.

      Ah, algo que te reconozco: Israel tiene grandes innovaciones tecnológicas y científicas en lo militar, en la nanotecnología, en la medicina, en la tecnología informática, en la desalinización de agua marina, en el riego por goteo, en la piel sintética, en los avances contra el cáncer.

      Demasiados premios Nobel. Francamente insoportable.

      Saludos.

      PD: También amo a los esquimales. Sobre los cuales no hay condenas en la ONU, me quedo tranquilo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: