La batalla del chip

vote

Ya escribí varias veces en el blog sobre las reformas a la ley electoral que propone el gobierno Macri, y sobre su propuesta más marketinera, la Boleta Única Electrónica, o BUE. Hasta subí las observaciones del apoderado histórico del PJ, Jorge Landau, que tiene una mirada más jurídica, y severa, que la mía del asunto.

Eso sí, no preví que se iba a transformar en el pivote de una pulseada clave entre oficialismo y oposición. Más, que la presencia o no de un chip electrónico en la boleta de papel podía llegar a ser el punto en que se ponga firme el peronismo y cancele la posibilidad de reforma electoral. Cuando no pasó con temas más graves, como el pago a los fondos buitres, por ejemplo. Pero es posible que eso suceda esta semana que empieza.

Repaso en forma muy breve que pasó con la propuesta, y cómo llegamos al momento actual, donde nadie está seguro del resultado final: El proyecto de reformas que presentó el Poder Ejecutivo fue sometido a largas discusiones por los legisladores y dirigentes partidarios del peronismo, el Frente Renovador y también de la alianza Cambiemos. Natural. Ningún político puede ser experto en todos los temas, pero todos los políticos entienden de elecciones.

A muy poco andar, se descartó la parte de la propuesta que manifestaba lo que podría llamarse “el pensamiento PRO”. Hubo acuerdo amplio en rechazar el voto optativo en las primarias; las PASO, como las elecciones generales, seguirán siendo obligatorias.

El resto de las reformas propuestas eran plausibles, aunque no demasiado importantes. No tocan el aspecto fundamental de cualquier reforma en serio: la financiación de la política. Que aquí y en EE.UU. es lo que importa. Dejando eso de lado, el debate permitió precisar los cambios que una mayoría de los legisladores encontraba necesario hacer al proyecto del Ejecutivo.

Exigir que en las pantallas de las máquinas aparezca la lista completa que se va a votar, en lugar de solamente los tres primeros candidatos (como dije en un posteo hace tiempo, era reemplazar la lista sábana por la lista capucha); que si el candidato a presidente elegía el candidato a vice después de ser nominado, tendría que ser entre los que hubieran participado en las PASO (nada de “tapados”); tratar de coordinar el previsto “cupo femenino” del 50% con la representación de las minorías… Puntos prácticos que el oficialismo podía aceptar, aparentemente.

Lo que Cambiemos se puso rígido -parece que por indicación expresa de Macri- era en imponer el “voto electrónico”, es decir, que la boleta de papel que las máquinas imprimirían para que el votante la deposite en la urna llevase un chip. Que permitiría contar los votos en forma electrónica.

No hace falta repetir que los expertos, ya sea en informática o en legislación internacional comparada, afirman que el “voto electrónico” no ofrece garantías; que pone en riesgo el secreto del voto y que puede ser hackeado. Para más inri, diría un madrileño, en la conferencia internacional de seguridad informática Ekoparty, en Buenos Aires, se afirmó que “el lápiz y el papel” es el método más eficiente para garantizar la transparencia de una votación.

Tal vez el asunto no habría reunido una mayoría de los senadores peronistas (el cuerpo decisivo ahora es el Senad0). Después de todo, las denuncias de fraude son el consuelo de los perdedores. Los políticos con experiencia saben que el fraude se da cuando existe una desproporción grande entre el poder del que lo ejecuta y el que lo sufre. Como pasaba hace muchas décadas en Argentina, cuando el comisario podía decirle al paisano “Vos ya votaste. Rajá de acá” (No digo que eso hoy sea imposible, pero no en números suficientes para influir en una elección).

Pero la insistencia del oficialismo erizó a los legisladores peronistas. Además, las elecciones se acercan. Una muestra de eso, es que la firmeza del peronismo, y un principio de acuerdo en este tema con el massismo, provocó que Elisa Carrió denunciara que quieren hacerle fraude “como en el 2007” (Curiosamente, no mencionó el 2011, donde obtuvo algo menos del 2% de votos).

Con alguna experiencia en elecciones, quiero decirles que, con o sin chip, una fuerza política que disputa en serio el gobierno necesita fiscales que cuenten y defiendan sus votos en todas las mesas de la República. Si no los tiene, es que no está en condiciones de gobernar.

Como sea, este tema es importante. Y se ha convertido en un termómetro de la “temperatura” política. Permitirá medir si la presión, y las promesas que el gobierno nacional está ejerciendo sobre los gobernadores (vean la nota en Telam de mi amigo Del Corro sobre los antecedentes históricos) conseguirán cambiar la decisión del bloque en el Senado. Si el acuerdo con los del Frente Renovador frente a los avances más alevosos (en este tema) del Ejecutivo se mantendrá…

En suma, si ya se afirma la lógica de la campaña electoral del 2017. El que viva (sería hasta el jueves) lo verá.

22 respuestas a La batalla del chip

  1. José dice:

    Simple, los buitres nos joden a nosotros, el voto los jode a ellos.

    “el punto en que se ponga firme el peronismo y cancele la posibilidad de reforma electoral. Cuando no pasó con temas más graves, como el pago a los fondos buitres, por ejemplo”

  2. Esther dice:

    «Más, que la presencia o no de un chip electrónico en la boleta de papel podía llegar a ser el punto en que se ponga firme el peronismo y cancele la posibilidad de reforma electoral. Cuando no pasó con temas más graves, como el pago a los fondos buitres, por ejemplo. Pero es posible que eso suceda esta semana que empieza.»

    Supongo que en el ámbito político se maneja como real (no como simple discurso) que el sistema de boleta electrónica SEA para manipular las elecciones del 2017 por parte del gobierno, ya sea generando un fraude, ya sea asustando a muchos votantes con que el voto no será secreto (el gobierno me vigila), o por ambos. Eso sería razón para que la oposición se una con más firmeza que con otros temas, porque la afecta directamente en tanto oposición política que necesita ganar para obtener más poder.

    Antes pensaba que detrás de la boleta electrónica había un gran negociado a expensas de los dinerillos del Estado; pero la feroz insistencia del gobierno en hacer y hacer YA me hace dudar. No dudar de que exista un gran negociado (eso lo mantengo), sino dudar de que sea la razón más importante. Es cierto que este gobierno no se luce como el más inteligente, y es bien capaz de meterse en cualquier cosa si con eso saca patente de “moderno”, pero no es de jugarse mucho si encuentra una oposición dura; retrocede, salvo que sea algo que de verdad le importe. Y no está retrocediendo.

    Por más vuelta que le dé al tema de la boleta electrónica, no encuentro motivos que justifiquen la enorme erogación que representa y los inconvenientes que representará. No hay beneficios, salvo que “el resultado se conozca más rápido”, cosa irrelevante e incluso peligrosa (si se conoce más rápido pero es erróneo cualquier posterior rectificación por el recuento manual de las boletas puede desencadenar serios problemas).

    «Con alguna experiencia en elecciones, quiero decirles que, con o sin chip, una fuerza política que disputa en serio el gobierno necesita fiscales que cuenten y defiendan sus votos en todas las mesas de la República. Si no los tiene, es que no está en condiciones de gobernar.»
    De acuerdo.
    Agrego que si una fuerza política no puede sostener la fiscalización de las mesas, entonces difícilmente sufra robo de boletas en el cuarto oscuro o un fraude en su contra, porque significa que difícilmente esté en condiciones de disputar electoralmente el triunfo, así que ¿por qué alguien se preocuparía por robarle las boletas o hacerle fraude?
    (Esto, suponiendo que el robo de boletas y el fraude tengan una verdadera entidad, cosa que no creo que sea así.)

    La boleta electrónica no soluciona ningún problema que no pueda ser solucionado con el método actual de boletas de papel y en forma más eficiente, sencilla y económica. ¿Por qué, entonces, este emperramiento del gobierno por instalarla a toda costa?

    En fin. Sigo preguntándome qué sucedería con el voto electrónico si el día de las elecciones hay cortes de luz. Quizás en la CABA los cortes de luz sean únicamente cuestión de sobrecarga de las líneas, que no se da en un domingo primaveral; en muchos otros lugares hay apagones por cuestiones menos previsibles, como una tormenta, que ni siquiera tiene que darse en la ciudad en cuestión, basta que tire abajo un cableado en el campo y ya, todo un pueblo queda en “modo apagón”. Digo, si se vota en papel, uno puede poner luces de emergencia en el cuarto oscuro, faroles, o bien darle al votante una linterna junto con el sobre, pero ¿qué hacemos con las maquinitas? ¿Las hacemos funcionar a kerosene?
    Ni qué decir que, quizás, a los habitantes de la CABA les resulte amable usar la maquinita; tienen G4 y buscan pókemones con su tablet; en el interior, hay una fracción importante de la población que no tiene esa convivencia cotidiana con el mundillo informático. ¿Piensan poner a una persona que a lo sumo utiliza un cajero automático sin ayuda delante de la maquinita, así como así? Vaya, tengo una cierta experiencia con el universo digital, y sin embargo no me animo a afirmar que podría votar sin problemas y rápidamente.

    Ruego encarecidamente que la oposición realmente se mantenga opuesta a la boleta electrónica y en número suficiente para impedir su aprobación.

    Abrazo,
    Esther

  3. Juan Carlos dice:

    Todos los sistemas electrónicos digitales actuales necesitan usar “microprocesadores”, computadoras en realidad y muy potentes.
    A simple vista son una cosita negra, llena de patitas, colocada en un circuito impreso. Nada más.
    Solo se puede saber cual es un “micro” mirando su identificación, su marca y modelo.
    Pero ¿saber que puede hacer el micro? Ojalá! El 99,99999999999 % de los diseñadores de circuitos solo pueden saber lo que dicen los manuales y ayudas que provee el fabricante. NADA MAS. No hay otra forma razonable al alcance de laboratorios, incluso importantes.
    Previsiblemente, ha ocurrido no pocas veces que se encuentran capacidades no previstas y/o errores: el micro no hace exactamente lo que se espera de él.
    EXACTAMENTE lo mismo pasa con los “chips” que el PRO quiere colocar en las boletas. Y además irradia datos a distancia.
    Del resultado de votaciones como las que se avecinan en Argentina dependen enormes intereses económicos y políticos globales. Muchos de los cuales ni siquiera están en nuestro país.
    Mediante técnicas similares, basadas en información no conocida, se ha espiado a jefes de estado, empresas, terroristas, políticos y candidatos, jueces….
    Quién diga que un sistema electrónico de votación es invulnerable o miente o es un ignorante absoluto. Esto debería saberlo hasta Balcarce!
    Si insisten en usar el voto electrónico es razonable pensar que hay gato encerrado: quieren como mínimo instalar sospechas sobre los resultados, al estilo Trump.
    Espero que los políticos honestos, que los hay, lo impidan. No tiene sentido resolver de esta manera problemas que tienen soluciones más seguras, baratas y eficaces.

    • Toto Lasca dice:

      El chip que quieren colocar es un RFID (identificador pir radio frecuencia o radio frecuency identification device) y pude ser algo muy muy simple, sin microprocesador y hasta pasivo.

      Un RFID se sabe lo que hace y no hace otra cosa: “responde” enviando un numero de único.

      • Juan Carlos dice:

        “Un RFID se sabe lo que hace y no hace otra cosa”. Una “certeza absoluta” como esta merecería que la ratificaran públicamente Mirta, Lilita, Susana o al menos Larrata.
        Un RFID es una cosa de distintos tamaños y formas, que a veces tiene una identificación visible, capaz de recibir datos y devolver datos.
        Si tiene o no un microprocesador incorporado nunca lo sabrás: nadie puede mirar su interior ni ver que contiene, como es realmente.
        Los manuales dicen claramente solo lo que quieren que creas que hace, nada más.
        De ahí a que haga exactamente eso y SOLO eso hay un abismo, que solo conoce quién lo fabricó y quizás ni ese mismo, ya que el diseño no lo suelen hacer los fabricantes.
        Ejemplo bruto: preguntemos a VW como hacía para engañar a los test de contaminación en EEUU, cosa que olvidaron informar en los manuales! Y durante años lo hicieron.

    • vale dice:

      hola juan carlos. solo una cosita agrego: “una cosita negra llena de patitas” colocada sobre cualquier cosa también podría ser una araña venenosa….todo depende de cuánta ponzoña lleve dentro de sí….vos te expondrías a ofrecerle el dedo?
      saludos

  4. Norberto dice:

    El tema hoy lo tiene el Senado, y allí el FPV tiene mayoría propia, por lo que puede cajonearlo, sin votarlo, en las comisiones,
    Esto impediría que aún juntando los dos tercios en diputados, cosa poco probable pero no imposible, se convierta en Ley sin modificaciones, y yo estoy convencido que el tema no es interés particular económico, negociado, sino que la nueva Concordancia necesita otra vez el fraude, porque tanto unos como otros ganaron y perdieron elecciones con el viejo sistema.
    Hay mucho para discutir, pero eso parece estar en manos de dos quebrados, por las presiones que sean, Pichetto y Abal Medina, pero con las alarmas encendidas no creo que puedan arrastrar al resto, y la experiencia de los Gobernas es que arrastrarse les sirvió de poco, entonces la cosa da como para que se ponga interesante, no para confiar, si para esperar ver algo interesante.
    Nunca menos y abrazos

  5. Alcides Acevedo dice:

    Son unos caraduras, si de hackeo de elecciones se trata los peronchos son maestros.

    ¿Cuántas elecciones se robaron con el método clásico? incontables, recuerdo como los “socialistas” en connivencia con el FPV le robaron la última elección a gobernador al PRO en Santa Fe, y eso que utilizaron boleta única, ni me gasto en comentar el caso de Tucumán.

    ¿Y la elección en Córdoba que le robaron a Luis Juez? el tipo pedía a los gritos que abran las urnas para hacer el recuento…. se le rieron en la cara.

    Y recordemos algo, en algún momento TODA elección se torna “electrónica”, hablamos del procesamiento del escrutinio, en el caso argentino la responsable es una empresa española llamada INDRA de triste fama.

    Que nos cuente algún experto en procesos electorales cómo son de limpias las elecciones en el segundo y tercer cordón del GBA o en las provincias del norte, pero bueno, parece que los únicos con derecho a robar elecciones son los peronistas.

    • vale dice:

      Estimado esnaola (sin rima):

      Me sorprende oírlos a ustedes rasgándose vestiduras ante la falta de respeto de la oposición y al mismo tiempo (soslayando el tilde reclamado al adversario), al momento de calificar al opositor.
      El sector neopositivista oligárquico al que usted adhiere robó siglos de historia desde rivadavia hasta la fecha….por qué no se miran un poco al espejo……(Vergüenza será?) el pueblo no come vidrio mi amigo….
      Aquí el tema de discusión es el voto electrónico mi amigo, no veo en su mensaje testamentario, ni una sola palabra al respecto, sino un largo alegato falaz y descalficador ( por si fuera poco) de principio a fin, referido al opositor, empezando por “peroncho” y acabando por “ladrón”…en fin mi amigo, me suena mediocre y vacuo.
      Respondiendo a su alegato estrictamente le diré lo que el pueblo argentino piensa ( no la “ciudadanía” que se ejerce en la genuflexa mesa de mirta legrand y el bulo de tn)
      “Los *macronchos* son mucho peores.”,
      sino observe mejor las andanzas de su líder y su familia directa o más lejana( macri, calcaterra, etc. ¿ o acaso usted cree que son ajenos a la corrupción y la “pesada herencia”????….el pueblo los llama además los “macrofiosos”, los “reptilianos”, los macrosaurios macrogarcas y una larga lista subsiguiente, pero jamás lo hace en un programa de tv o un foro como este…..lo llamativo es que se viralizó en la calle hasta tal punto en 10 meses, que no creo que se revierta ya de ningún modo.
      Ahora le diré mi amigo lo que pienso yo, ya que su mensaje me invita a hacerlo: dan vergüenza ajena.
      Con respecto al voto les aclaro, que este es propiedad del pueblo, no de los políticos únicamente ni mucho menos de un presidente con delirios napoleónicos..porque en una democracia el pueblo es el soberano.
      La conciencia no se compra, no se vende ni se alimenta en bibliotecas, la conciencia ancla en el ejercicio político de los derechos y la participación popular. o acaso no leyó el 14 bis de nuestra Constitución que funda nuestra república? “Nos.” los representantes del pueblo de la nación argentina….”
      Quienes nos gobiernan, no nos representan sorry…al menos no a nosotros, el pueblo de la nación argentina….
      Volviendo al principio, no se dice “peronchos” ( llamarlos así lo vulgariza sobremanera a usted mismo) se dice peronistas….y en este foro por respeto a los demás , no macrofiosos sino macristas.
      delicatessen….):
      saludos cordiales

  6. claudio Maxl dice:

    A ver, la pitonisa se hiperrecontradeskicio con la eliminacion del chip, ergo: EL PLAN D LA ALIANZA ES EL FRAUDE, NO KIEREN CONTAR LOS VOTOS IMPRESOS. Pero no hay mal q x bien no venga, asi como el corralito fue la señal para el levantamiento del conurbano (se imaginan a los “cabezas” villeros desesperados xq les fumaban sus depositos?, je), EL FRAUDE SERA LA SEÑAL PARA LA NUEVA ASONADA CONURBANISTA.

  7. guillermo p dice:

    Otro problema del voto electrónico: la obsolescencia. En pocos años, el hard podría no tener ni repuestos.
    (Se acuerdan del disco de 3 1/2 ? ).
    Sería necesario reemplazar todas las maquinitas. Este problema se hizo patente p.ej. en U.S.A.
    Buen negocio,no?

    • Norberto dice:

      Agregando que el costo de esta elección sería de U$S300 millones o $4500 millones, mientras que la anterior costó menos de $30 millones, y que con la obsolecencia la renovación debería ser en no mas de dos a tres años.
      Nunca menos y abrazos

  8. Toto Lasca dice:

    Me encantó lo de “se ponga firme el peronismo“.
    Siempre pensé que este blog era demasiado realsta y adolecía de fantasias y pensamiento onírico.

    Hoy ha sobrepasado mis expectativas.

    Massita y Bossio impidiemdo el fraude… eso será el dia que las gallinas meen.

  9. Juan el Bautismo dice:

    La propuesta detallada acá del “expendedor mechatrónico de votos” que solucionaba todos los problemas, que incorporaba todas las ventajas (que ademas contaba con la manivela correspondiente en caso de corte de luz) cayó en saco roto. Que barbarida, lo que es no tener multimedio propio

  10. Raúl C. dice:

    Hoy, 31/10/16, apareció un post imperdible sobre el voto electrónico.

    Una explicación excelente y sólidamente fundamentada. De lectura imprescindible.

    https://elgatoylacaja.com.ar/vot-no/

  11. vale dice:

    buenisimo raúl! gracias!
    abrazo argentino

  12. […] quiere imponer, ya he publicado un montón de posteos en el blog (Creo que el más reciente es éste). No que el tema me fascine -sigo pensando que no hay mecanismo que pueda manejar a votantes con […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: