El Día de la Raza, 100 años después

El mestizo, de Cándido Pertinari

Este texto lo he subido al blog, con pequeñas variantes, en otros 12 de octubre. Se ha ido escribiendo, a lo largo del tiempo del blog. Es una declaración de identidad, como la imagen de El Mestizo, de Portinari, o el video de Calle 13. Hoy es algo más apropiado, porque se cumplen 100 años del primer día oficial de la raza, en Argentina.

Cuando Hipólito Yrigoyen instituyó el Día de la Raza el 12 de octubre de 1916, seis meses después de ser elegido Presidente, estaban muy presentes las presiones y agresiones de U.S.A. sobre México y las pequeñas repúblicas de Centro América y el Caribe. Era entonces un tema tan de actualidad como lo es hoy el conflicto del Medio Oriente.

Es por eso que el gesto de Yrigoyen tenía un sentido de solidaridad hispanoamericana frente al “Coloso del Norte”, como entonces se lo llamaba. No fue el único que hizo Don Hipólito. Pero por supuesto, la intención original no puede ser el único criterio para juzgar un símbolo, 100 años después.

¿Cómo entender, sentir hoy ese aniversario? Desde una mirada distante de lector de la Historia podría ser así: “Un 12 de octubre de 1492 se encontraron en este continente hombres recién llegados, originarios de Génova, Castilla la Vieja y Andalucía, con hombres y mujeres originarios del Este de Siberia y del Pacífico Sur, que habían arribado mucho antes. Las consecuencias fueron dolorosas para los que tenían las armas menos potentes, pero eso es lo que sucede siempre”.

Ahora, alguien con vocación política, o simplemente con compromiso patriótico y humano debe tener presente que en nuestro país, y en todos los americanos, hay colectividades – en algunos mayoritarias – a los que esa Conquista hoy les duele. Porque se identifican por sangre, cultura e idioma con los conquistados.

Tienen tanto derecho a esa reivindicación de sus sufrimientos históricos como la colectividad judía, la armenia, la romaní, la escocesa o la catalana, que no se privan de hacerlo. Hace unos años los blogs progres desbordaban para esta fecha de solidaridad con los “nativos americanos”. Hoy, algo menos.

Más importante aún – me recordaba en un comentario el marplatense Guido, antropólogo él – existen compatriotas, ni mejores ni peores que uno, que porque sus antepasados, o algunos de ellos, llegaron a esta tierra milenios antes que los míos, cargan con injusticias y desprecios, todavía. No me interesa menospreciar su lucha.

Tampoco estamos obligados a avalar sus reclamos sin analizarlos. Tengo claro que en nuestras provincias los enfrentamientos más amargos son entre paisanos, en muchos casos de idéntico origen y tez, de los que unos se reivindican criollos y otros “originarios”. Reconozcamos, eso sí, el derecho de esas comunidades a usar las herramientas legales y políticas con que cuentan, para detener lo que les perjudique u obtener compensación, igual que lo hace, por sus propios intereses, cualquier grupo de vecinos de country de ancestros europeos.

Lo que estoy convencido que debemos exigir es que todos asumamos la identidad de argentinos. Y esforzarnos en darle el contenido de justicia, libertad y soberanía que ese concepto debe tener para no ser un sonido vacío.

Ser argentino – también hay que tenerlo presente – es ser parte de una identidad cultural, nos guste o no. A muchos no les gusta: prefieren ser, y se sienten, europeos de segunda. Me dirijo a los que la asumen.

Y esa identidad cultural, la que hoy llamamos latinoamericana, es mestiza. Todas lo son, salvo quizás la de los esquimales. Pero nuestro mestizaje es más reciente y complejo. Agrego la descripción que hace mi amiga Laura Podetti:

Hay mucho material sobre mestizaje. Creo que habria que destacar conceptos fundamentales y repasar Historia.

Te reitero que el jurista cubano Fernando Ortiz Fernández, al estudiar  a los negros, “descubrió América”. Escribio varias libros, el más importante: “Contrapunteo americano entre el tabaco y el arroz”, se consigue en una libreria del Centro dedicada a importar. Su prólogo es del gran antropólogo inglés, Malinowsky, a quien se atribuye el invento del trabajo de campo, trabajar en el terreno. Pero él reconoce que quien lo creó fue Ortiz Fernández. Éste crea o recrea el concepto de transculturación, mucho mas amplio que mestizaje.

Las indígenas eran violadas por los españoles, solteros y jóvenes, en la primera época, pero sus hijos mestizos eran reconocidos y recibían el nombre del padre, como Martín Cortés, hijo de Malinche y Cortés. Martín fue el fundador de la ciudad de Guanajuato. En 300 años de mezcla, se formó el caracter iberoamericano, al revés de la conquista anglosajona (el inglés iba con su “home”, hogar, familia, o la creaba allí) y realmente exterminó al indígena, violó sistemáticamente los tratados, etc.

Después se afianza el infame sistema de las castas en América latina: blancos españoles, criollos, indios, negros, mulatos, zambos y mil nombres como “vuelta atrás”, “tente en el aire”, etc, referidos a sangre que no era de cristiano viejo. Muchas amerindias se unian al español para ascender socialmente y porque sus hijos no pagaban impuestos, al principio.

 Los judíos, impedidos de entrar por España, entraron por Brasil y se unieron a las mujeres criollas. Por eso después de 30 años de estudio, con maestros como Astrada, Mercado Vera, y en Europa, Ricoeur, Merleau Ponty, mi hermana Amelia Podetti afirmó que la Argentina es el pais más mestizo del mundo. Indios, españoles, negros esclavos, inmigrantes de Europa y de paises hermanos, hoy coreanos, chinos, …

El mayor historiador francés: Fernando Braudel, afirma que América Latina es el único continente no racista“.

Esto último, Laura, es muy francés: no permitir que hechos incómodos demuelan una teoría brillante. En nuestro continente también hay mucho racismo, y una de sus variantes yo considero la peor de todas: el que se avergüenza de su origen, o de su idioma. Pero tenés razón: nos mezclamos, y así estamos formando una nueva raza, muy hermosa.

Anuncios

8 respuestas a El Día de la Raza, 100 años después

  1. Lizardo Sánchez dice:

    Y no olvidemos que hoy se cumple cien años de la asunción a la presidencia del gran patriota don Hipólito Yrigoyen.

    Lizardo Sánchez

  2. Pablo Etchevehere dice:

    Hace quinientos y pico de años el mundo era distinto. Los hombres eran distintos y los indígenas eran distintos. América estaba poblado por tres imperios y una infinidad de pueblos diseminados por gran parte de su geografía, uno de esos tres imperios el Incario regía lo que hoy son nuestras tierras argentinas en sudamérica. Era un imperio comunitario conquistador y esclavista. Su violencia era relativa. El otro Imperio de mesoamerica el de los Mexicas era antropofago ritualista esclavista y genocida. El tercero el de los Mayas fue esclavista sacrificador de humanos y misteriosamente estaba en decadencia en 1492. La segunda América despues de la conquista fue mestiza y eso era lo que el día de la raza conmemoraba. la fusión de sangres y de espíritus. Que lastima que unos ideologos marxistas cambiaron el sentido de todo en la década del 20 sobre indigenismo y varias generaciones de tontos útiles lo siguen repitiendo a coro. Perón amaba el día de la raza el era producto de ese mestizaje.-

  3. Una aclaración: el libro de Fernando Ortiz se llama Contrapunteo CUBANO del tabaco y el AZÚCAR

  4. Daniel Eduardo Arias dice:

    Genética y reproductivamente hablando, no existen las razas humanas. Dentro de la baja fertilidad relativa de nuestra especie, somos todos interfértiles, vikingos y pigmeos, tuaregs y coreanos, celtas y comechingones. Lo que nos vuelve una única especie.

    Existen, sí, las culturas y las distintas tipologías físicas, que el acelerón de las migraciones humanas está limando según la dominancia o recesividad de caracteres genéticos. Dicho de otro modo, salvo que todos los vikingos migren a Islandia y la transformen en una fortaleza libre de morochos (¡y no lo permitiremos, por Wothan!), no es imposible que dentro de algunos siglos los rasgos recesivos como las pelambres coloradas o muy rubias, las pieles tan blancas que casi parecen azules y los ojos grises, celestes y verdosos se hayan vuelto realmente raros. Vale lo mismo para las tipologías muy longilíneas como las de los Tutsi o muy pícnicas como las de los esquimales.

    Salvo intervenciones culturales o políticas jodidas y racistas, vamos camino de ser todos más o menos morochitos, no sé si con o sin pliegue palpebral. ¿Y eso será malo o bueno? Al menos, habrá un motivo menos para pelearnos. No creo que dejemos por ello de hacerlo.

    En cuanto a seguir celebrando el Día de la Raza por los motivos que eligió Irigoyen, ya pasó un tiempito. Los iberoamericanos (para incluir a los brasileños) tenemos la trastienda demasiado revuelta como para chumbarle a los gringos que no metan las patas en nuestras tierras. Y mientras sigamos robándole tierras a los Qom y Pilagás para plantar soja, o a los Munduruku y Xingú para hacer lagos hidroeléctricos (de bajísima densidad energéntica, además), y matando a los que resisten, prefiero seguir alineado con los que resisten. Y me importa un comino si me llaman marxista, masón, olmeca, animista o traidor a la Patria Monsanto por ello.

    Lo que no significa que me sienta obligado a devolverle la estepa patagónica a los mapuches, porque éstos deberían acto seguido, en la misma onda generosa y fraternal, devolvérsela a los tehuelches, que estaban aparentemente desde 11.000 años antes. Los araucanos sólo fueron conquistando el sitio a partir del siglo XVIII.

    Pero si no le devuelvo la Patagonia a los mapuches porque ya hace siglo y medio que los argentinos estamos en ella, gracias a Roca, ¿cómo negociamos luego con los kelpers, que llevan 7 generaciones usurpando nuestras Malvinas y se creen nativos? Qué jodido es tratar de resolver estos problemas sobre bases morales…

    Jefe Abel, los españoles y europeos no solo se trajeron mejores armas. Se trajeron -en general, sin querer- la viruela y otras infectológicas virales y bacterianas que en Europa habían hecho estragos y generado poblaciones supervivientes resistentes, pero contra las cuales los genomas americanos no habían desarrollado defensas. Eso mató más indios que el mejor acero toledano.

    • Norberto dice:

      Para quitarle el cargo de conciencia, averigüe cuantos habitantes de las islas son nativos, y dentro de ellos cuantos lo son de ancestros nativos, se encontrará que no tendrá demasiados remordimientos.
      Nunca menos y abrazos

    • Raúl C. dice:

      Muy cierto lo que usted dice sobre las razas.

      Y con un agregado: como sostiene el personaje central de ‘Tienda de los milagros’ de Jorge Amado, la mezcla de razas, además, genera gente más linda…

      También es muy cierto el tema de los mapuches y los tehuelches. Y coincido en que el tema es complejo, cuando se lo conecta con Malvinas y con otros litigios similares.

      Finalmente, todo es política actual: por ejemplo, los que justifican las reivindicaciones de los mapuches ‘porque estaban antes’, repudian a los sionistas que se basan en que el lugar es de ellos porque ‘estaban antes’… y viceversa…

    • claudia dice:

      Sí, solo la influenza, se llevó millones de vidas. Nathan Watchel tiene un trabajo brillante – Los Vencidos – que trata sobre la caída demográfica y la desestructuración subjetiva de las poblaciones indígenas. Es muy ameno de leer. Saludos.
      http://loginbp.untrefvirtual.edu.ar/archivos/repositorio//500/552/html/Biblioteca_unidad01/archivos/doc/wachtel.pdf

  5. victorlustig dice:

    bueno, al pasar la mencion de Islandia no es causal, son todos tan parientes que hacen esto http://www.bbc.com/news/technology-24304415

    Daniel, ya es una fortaleza libre de morochos, es un caso de estudio genetico
    https://www.wired.com/2015/03/iceland-worlds-greatest-genetic-laboratory/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: