El peronismo y la reforma electoral

e-vote

El candidato Mauricio Macri hizo una bandera en su campaña de la reforma electoral. En especial, prometió el voto electrónico, para todos y todas. Será que evalúa que necesita mostrar una promesa cumplida. O que su equipo percibe que una mayoría cholula encuentra atractiva la idea, lo cierto es que desde hace muchas semanas se está discutiendo en el gobierno nacional, en el Congreso y en los medios la letra fina de la reforma.

En este blog se hizo un modesto aporte, al acercarles aquí y aquí las críticas de Jorge Landau, apoderado consuetudinario del Partido Justicialista y experto en el tema electoral.

Pero el Frente Renovador decidió acompañar a Cambiemos en la propuesta de imponer en todos los distritos del país el voto electrónico, en lugar del planteo -más razonable- del Presidente del PJ Gioja de empezar por los distritos que emplean alguna de sus variantes y donde haya mayor conectividad y técnicos informáticos para enfrentar algún inconveniente. Además, en la frase de Mitre, “cuando todos se equivocan, todos tienen razón“. Hay una mayoría, entre la minoría que se interesa en el asunto, que prefiere este sistema, “más moderno”.

Entonces, las autoridades del PJ decidieron presentar su propio proyecto, y darse una estrategia para fortalecerlo. El informado Ignacio Zuleta lo cuenta así:

El peronismo lanzó este viernes el contraataque en la pelea por la reforma electoral. El bloque de diputados presentó un dictamen de minoría que propone un diseño distinto al que firmó una mayoría del plenario de comisiones que integran el Pro, la UCR, el Frente Renovador y el peronismo bossista del bloque disidente de Oscar Romero.

El texto lo elaboró el apoderado del partido Jorge Landau y tiene el apoyo de la cúpula del partido en el orden nacional y en Buenos Aires, y de los principales gobernadores. Ese dictamen propone: 1) que se use la urna electrónica con boleta en papel y se diferencia de la propuesta oficial en que dispone que en la pantalla figuren las listas completas, y no los primeros tres cargos, como dice el dictamen mayoritario. 2) que la elección del candidato a vicepresidente en las PASO se haga según la carta orgánica de cada partido. En el proyecto oficial se elige sólo postulante a presidente, y después el ganador y el partido le ponen al vice. Según el proyecto del PJ ese vice tiene que surgir de nombres que hayan participado en las PASO. La intención es impedir el marketing de que el ganador de la candidatura en la PASO saque un nombre sorpresa que no tiene respaldo del voto popular. ¿Qué se quiere evitar? Que un candidato haga campaña a presidente, arrastre voluntades y compromiso, que después no se presente y se haga elegir a dedo por el ganador. ¿Quién haría una cosa así? Lo piensan un rato, y responde: un Massa haría eso. Por eso le llaman la cláusula anti-Massa. 3) le da poder a la Cámara Nacional Electoral para autorizar o no el nuevo sistema y si se lo rechaza que tenga la facultad de proponer un sistema alternativo. 4) Impone la gradualidad en la instauración del voto electrónico, no en todo el país y para el 2017.

Este dictamen tiene el voto de la minoría en la comisión, pero el peronismo lo usará, casi con el mismo texto en otro proyecto que se presentará en el Senado. Allí el peronismo tiene la mayoría que puede frustrar la iniciativa que venga de Diputados. La intención del peronismo es que los dos proyectos se fusionen. Para mostrar que hay buena voluntad, los proyectos fueron firmados por peronistas del ala mansa, como José Luis Gioja, Juan Manuel Pedrini, Héctor Tomas, Daniela Castro, Edgardo Depetri (en Diputados), Juan Manuel Abal Medina y Omar Perotti (Senado).

En el Senado se le agregará un capítulo sobre financiamiento: que los gastos de campaña corran exclusivamente a cargo del estado, sin aportes ni de empresas ni de sindicatos, como quiere el oficialismo. El rechazo de esto último en el propio oficialismo ha demorado la iniciativa de la Casa de Gobierno en ese sentido. Perotti es el fogonero de la idea de que no haya plata privada en las campañas. “Es la única forma de evitar que el dinero de los narcos se meta en la política”, dijo el jueves en la reunión que se hizo en la sede de Matheu del PJ. Le dijeron que era difícil que eso se votase, y replicó: “Lo siento, pero yo tengo que dar una señal en Santa Fe en ese sentido”. Se lo admitieron los otros presentes allí, que eran Gioja, Daniel Scioli, Miguel Pichetto, Lucía Corpacci, Landau, Gioja, Juan Manuel Urtubey, Antonio Caló, Andrés Rodríguez, Víctor Santa María, Julián Domínguez, Fernando Espinoza, Verónica Magario y alguno más. Esas presencias de gobernadores le dan volumen a la iniciativa que deberá enfrentar el oficialismo en el Senado si quiere que salga la reforma electoral“.

Hasta aquí, la estrategia de los políticos del peronismo en esta situación. A continuación, subo los considerandos y el texto del proyecto. Y una reflexión sobre las consecuencias.

Anuncios

3 respuestas a El peronismo y la reforma electoral

  1. claudio Maxl dice:

    Se tiene la oportunidad d denunciar fraude y sublevar al conurbano. La ponemos fecha d vencimiento 2017 al contrabandista.

  2. vale dice:

    Mostrar buena voluntad? a título de qué? Quién muestra buena voluntad con el peronismo?
    La buena voluntad muchas veces acaba siendo sujeción encubierta.NO AL VOTO ELECTRÓNICO Y CHAU!
    el voto es propiedad del pueblo, no de macri.
    saludos y hasta luego

  3. […] la primera parte les conté de la estrategia del peronismo. El problema que enfrenta -obvio- es que si las […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: