El escenario peronista

campana-1946

Hace pocos días participé, junto a un dirigente sindical de la CTA, en un intercambio de opiniones -informal pero intenso- con estudiosos y cuadros políticos de rigurosa formación marxista. Como muchos de ese palo -hoy, seguramente una mayoría- valoran positivamente las realizaciones del peronismo fundacional, y apoyaron, con críticas, a las gestiones de los gobiernos kirchneristas (Con estas ideas, hace medio siglo habrían sido acusados por el marxismo de socialdemócratas. Los tiempos cambian).

Ahora, es entendible, se preguntan hacia dónde irá el peronismo. No pretendo tener la respuesta -el futuro tiene un elemento de imprevisible, especialmente en Argentina-; hace sólo tres semanas me preguntaba en el blog por el derrotero futuro del “peronismo duro”, el que reivindica el liderazgo de Cristina Kirchner. Pero las realidades electorales y la demografía cambian lentamente, y puedo repetir a ustedes lo que les dije a ellos: me parece inevitable que, si el peronismo pretende ganar las próximas elecciones -y de que quiere ganar no hay duda posible- hará bien en conservar las líneas generales de la alianza socio política que Néstor Kirchner construyó a partir de 2003.

Como reiteré muchas veces aquí, Kirchner fue uno de los peronistas que vio en el alejamiento del PJ del espacio político que dio forma al FREPASO y su alianza con la UCR, el motivo central de la derrota del peronismo en 1999.

Después, la catástrofe del gobierno de la Alianza, y la implosión de la UCR, cambiaron el escenario por completo. Muchos analistas, llevados tal vez por un entusiasmo peruca, suman aún hoy en un Excel los votos de Menem, Kirchner y Rodríguez Saá en 2003 y ven un “pan peronismo” que es mayoría absoluta. Por mi parte, creo que sí, una parte de los que pusieron esas boletas compartían una identidad política y hasta cultural. Pero todos esos votantes no votarían la misma boleta ni mamados.

Como sea, N. K. tuvo la lucidez y la persistencia de armar, desde la presidencia, una coalición que reunía los votos tradicionales del peronismo y sus estructuras territoriales, dirigentes provinciales del radicalismo (Cobos, Zamora, ¿seguimos?) con vocación de gobierno, y sectores numerosos de las clases medias progresistas. Especialmente entre los jóvenes.

Esa coalición proporcionó una razonable estabilidad política a Argentina durante 12 años seguidos. Desde 1930 nadie igualó ese registro, ni siquiera Perón, o Menem, que llegaron a 10. El resto…

Si bien el modelo económico del oficialismo mostró sus limitaciones cuando cambió el escenario internacional, esa es una conclusión teórica (que yo comparto). En el consumo popular no se advertía un deterioro importante. Lo que sí resulta evidente es que a partir de 2011, cuando triunfó con el 54 % de los votos, y seguramente debido a ese mismo triunfo, ese oficialismo de entonces perdió flexibilidad y la capacidad de hablar con los que no estaban convencidos. Y la oposición política percibió que debía dejar de lado sus diferencias e unirse si quería tener chance.

El resto es historia (menos lineal que como se resume aquí, por supuesto). Al peronismo, y al resto de la coalición le costó y le cuesta asimilar la derrota. Aunque por un porcentaje muy pequeño, la pérdida del Poder Ejecutivo nacional -con el poder que acumula actualmente- más la gobernación de la provincia más grande fueron un golpe muy duro e inesperado.

En este tiempo el peronismo no tiene una conducción aceptada por el conjunto. Existe la armazón legal del Partido Justicialista, una herramienta no despreciable, pero que no está en condiciones de imponer política a gobernadores, intendentes ni bloques legislativos. Al contrario, es condicionado por ellos. El sindicalismo, que desde su nacimiento ha sido la columna vertebral del peronismo, la estructura social clave que legó su etapa fundacional, hoy se mueve en virtud de su lógica y sus necesidades, con independencia de cualquier estrategia política.

Y el peronismo que se referencia en Cristina Kirchner -la figura a quien esos sectores progresistas ven como la garantía de las políticas que ellos reivindican- enfrenta la tentación de presentar su propia propuesta política. Como se ve en algunos comentarios a ese posteo que enlacé arriba (El medio digital siempre estimula las declaraciones altisonantes. Aisla a quienes las emiten de las consecuencias. Esto se ve hasta entre nosotros los blogueros).

He pintado un cuadro alarmante. Alarmante desde el punto de vista del peronismo, claro. Paso a señalar los límites que, a mi entender, muestra la realidad.

Empezando por la tentación del “3° partido”: es un fenómeno que ha aparecido una y otra vez en el polarizado escenario argentino, con éxito temporario. Desde 1983, se puede mencionar el Partido Intransigente, el Frente Grande, el FREPASO, el ARI, Proyecto Sur… (Eso, a la “izquierda”. A la “derecha”, estuvo la Ucedé. Y con características “sui generis”, el Frente Renovador también sería un “3° partido”. Salvo éste último, todos se han esfumado. Y el F.R. no tiene garantía).

El punto es que Néstor y Cristina Kirchner no se fueron del peronismo cuando lo hegemonizaba Menem, aunque en su segundo mandato se sumaron a la oposición interna. No se me ocurre porqué se lanzaría a esa aventura ahora, con muchos menos recursos que los que tenía en ese entonces. En el peronismo no se alientan las vocaciones testimoniales.

Ayer Máximo Kirchner volvió a decir que “El adversario no está en el peronismo” (La Política Online extiende el mensaje a Massa, pero esa parece ser una inclinación de ese medio. Al menos, para las elecciones del próximo año).

El movimiento obrero se verá obligado a endurecerse, en la medida que las políticas del gobierno actual se muestren ineficaces para revertir el deterioro de los salarios. Algunos de los sindicatos, en mejores condiciones que los otros o con menos para perder, ya lo están haciendo. Y la realidad sigue siendo, todavía, la de los últimos 70 años: por razones sociales y hasta culturales, el peronismo es la fuerza política mayoritaria más afín.

El peronismo territorial -aunque la mayoría de sus dirigentes no aparecen más dispuestos que los sindicalistas a aceptar a priori la conducción de CFK- está comprobando que un certificado de no kirchnerista no le garantiza ningún espacio político. Ya está ocupado.

En realidad, el problema es más profundo: La experiencia ha demostrado, una y otra vez, que los liderazgos políticos no son una suma de aparatos. Ni territoriales ni sindicales. Se ganan con la adhesión popular, o no se ganan. Cristina suma -en el consenso de encuestadores y, más importante, de políticos veteranos- la mayoría de las adhesiones. Y también de los rechazos.

El problema de la conducción es el desafío fundamental de cualquier fuerza política. En este sentido, las circunstancias electorales favorecen al peronismo, y, creo, a los argentinos: en las elecciones del año que viene, no habrá una boleta nacional que arrastre votos, en ningún sentido. Serán 24 elecciones distintas -también con diferente peso, obvio- que legitimarán una nueva camada de dirigentes. Y descartarán a otros.

Y, terminando por donde empecé, las alianzas que construirá el peronismo en la gran mayoría de esos distritos -desde 1946 el peronismo siempre se presentó en las elecciones nacionales y casi todas las provinciales en la forma de un frente- serán hacia la izquierda y el centro izquierda. Como el anti kirchnerismo, el espacio de derecha y centro derecha ya está ocupado por otros.

Anuncios

24 Responses to El escenario peronista

  1. Daniel dice:

    Siempre que se arma un frente habiendo soslayado o incluido fracciones o personajes debería preguntarse. -“Para qué?”.
    El “para qué” es fundamental y sin embargo parece, poco considerado.
    Jamás un massista me respondió “para qué” están.
    Quizás ahora sí tengan clara la respuesta. Lo cual sería puro chamuyo luego de su accionar durante el gobierno de Macri.
    Ya quedó suficientemente claro ese, su accionar, como para volver a preguntarse “para qué están”.
    El massismo en los papeles estuvo y está como relevo del macrismo, su seguidismo al mismo ha sido casi que incondicional.
    Para qué armaríamos un frente con los que se nos pusieron violentamente en contra en el 2008?
    -“Para ganar”, dirían muchos.
    Y quien iría al frente? Y quienes traicionarían antes incluso de la partida? Y para qué o para quienes gobernaríamos así?

  2. el kirchnerismo lo sabe.

    los antik del movimiento tendrán que aceptar la realidad. y (con la frente marchita, cantando la marchita) volver.

    claro, los k fundamentalistas también tendrán que ser realistas y bancarse(nos) “retornos” y alianzas.

  3. victorlustig dice:

    un solo parrafo al pasar Abel, en esto de peronistas de paladar negro

    A quien le habla Maximo K? a los suyos (ergo, no eran peronistas) a los peronistas (no somos los malos, por ejemplo)

    Lo que si es notable es la diferenciacion peronismo kirchnerismo, para usar una palabra cara a los sentimientos peronistas, el clivaje peronismo kirchnerismo, expresado en Velez

    Pero, a quien le habla Maximo?

  4. Norberto dice:

    Encuesta de Dicen publicada en Tiempo de hoy

    Cristina/DOS:38%
    J. Macri/Carrió:24%
    +S.A./Stolbizer:20%
    Indecisos/Otros:18%

    Si solo tomo votos válidos, aún sin contar con el último ítem discriminado, arriesgo más de un 42% para la primera fórmula, sin demasiada caída en caso de cambiar el segundo, aunque lo veo como un factor de unidad hacia algunos pejotistas no demasiado enojados por creer no haber conseguido su botín.
    Nunca menos y abrazos

  5. Muy lúcido y objetivo. Probablemente tengas razón. Lo de las 24 elecciones distintas, en reemplazo de una boleta nacional con fuerza propia, un hallazgo.

  6. marioaya dice:

    Ayer en Ayacucho se reunió la quinta sección, quedó claro el liderazgo de Cristina, aunque hubo algunos comentarios destemplados hacia ella, no se termina de definir dentro del parido peronista el escenario 2017, donde algunos viejos quieren estar y muchos más jóvenes purgan por entrar, algunos con fuerte identidad definida y otros exigiendo autocrítica y reconocimiento, adentro también hay modelos distintos, que no pueden convivir en una elección futura, o estás con todas las cartas que se ven o estas afuera parece ser la consigna

  7. Marcelo dice:

    Coincido en líneas generales con Abel.
    Pero no soy “tan optimista”.
    Masita no va a ser segundo de nadie y no necesita que lo inviten a ningún lado, porque es él quien no tiene interés de moverse del espacio que ocupa y conduce. Además, a la coalición gorila le conviene que sea así. No va a ser el “Peronismo duro” el espacio adicional, porque ya hay tres.
    De modo que, a mi modo de ver, mirando sin catalejo e imaginando un escenario ciertamente previsible, en las elecciones de medio término, se va a dividir por tres, así vengan degollando.
    Por otro lado, la dirigencia sindical tiene mucho que perder, tome el camino que tome. Entiendo que no quieren apurar el tranco y están guardando los cartuchos porque el enfrentamiento será largo y -bajo la lógica tradicional de este sector- “…En noviembre no te lleves el sobretodo aunque este fresco a la mañana, porque al mediodía va a hacer calor”. Hay que ver si el ritmo acompaña el “tempo” diría un músico.
    De lo que no tengo ninguna duda, es que la experiencia de bienestar de la década ganada funcionó solo bajo las condiciones políticas que la hicieron posible y no anda “a botones” ni por mero impulso del viento de cola. Desmontarla, es tirar a la basura -más tarde o más temprano 2 o 3 millones de puestos de trabajo y ganar una deuda similar a la existente en 2001 (aunque de eso -YA- no hay quien nos salve) .
    Lo cierto es que técnica y políticamente, no existe la más remota posibilidad de conservar lo mejor de los “dos mundos”, como pregona el Pijuí y votan en las cámaras los diputados -de la rama política y sindical- del masismo y del autodenominado “Bloque PJ”.
    Hoy por hoy, así están las cosas.

  8. claudio Maxl dice:

    Tal como indico Norberto, con la proyeccion d la encuesta Dicen tenemos a Cristina-Scioli perforando el 40%. Vamos al escenario senadores PBA 2005, sorprendente la similitud tras el paso d una decada: CFK 45%, UCR+PRO+CC 25%, Duhaldismo 20%

    https://es.wikipedia.org/wiki/Elecciones_legislativas_de_Argentina_de_2005#Senadores_Nacionales

  9. claudia dice:

    a) Coincido en que el esquema de coaliciones de ayer no es replicable en la actualidad. Aunque no creo que en las previsibles alianzas de tenor local, el Peronismo decante inevitablemente por el centroizquierda;

    b) “las realidades electorales y la demografía cambian lentamente”. Sí, y por eso la revolución digital mantendrá por un tiempo la conformación que imprimió a las personas y para la cual el Peronismo aún no encuentra lenguaje acertado. Martín Becerra, analizando el esquema comunicacional del macrismo, señala algo preocupante y significativo:
    ” El gentismo establece (…) niveles de contacto ideológico con espacios de lo cultural y moral que activan reacciones inmediatistas (…) como la receta punitiva de la “mano dura” (…) el populismo 2.0 es efectista y facilista, ya que desplaza al Gobierno de su responsabilidad de sostener la seguridad pública, a la vez que (…) reactiva respuestas epidérmicas ligadas a la lógica de la horda, la justicia por mano propia y el robustecimiento de la securitización (…) El mensaje a las redes sociales cambia el lugar del dirigente que ya no es excepcional (…) sino que su excepcionalidad radica en “conformar el mejor equipo (…).
    Es La Política On Line quien habla de lógica de hordas…no Máximo Kirchner, aclaremos.

    c) “la tentación de presentar su propia propuesta política”. No ocurrirá. Inicialmente, el pasmo y las traiciones en cadena promovieron la idea de secesión indignada; con más sagacidad que sus seguidores, Cristina no actuó como sus bases le pedíamos.

    d) “están comprobando que un certificado de no kirchnerista no les garantiza ningún espacio político.” Sí, pero cunde la testarudez en dirigentes que, comprendiendo llegada su hora de ascenso, no calibran objetivamente el terreno hacia donde se lanzan o en el cual se inmovilizan.

    Muy buen post. Saludos.

  10. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    El peronismo nunca se presentó como un fin en sí mismo ni como instrumento para que ganen elecciones los intereses de círculos políticos. Más bien, se concibe como articulador de los intereses y de la voluntad general de los argentinos.

    Por eso coincido contigo que en 2017 “serán 24 elecciones distintas”, es decir que lo local será determinante.

    Mentando clásicos marxistas y autores nacionales, también es lo que anticipa en su último posteo el amigo Manuel Barge => https://goo.gl/cc9bTV

    Quizás también sea necesario avizorar cuál será el escenario estratégico a nivel regional y global, porque dará el marco en el que se resolverán las elecciones locales.

    Como un “punto suelto”, como acostumbro a decir, copio abajo un cuadro con la evolución de precios de materias primas de energía y minerales para el período 2013-2016 a nivel global.

    Como se observa, en lo que va de 2016 estos productos básicos han comenzado a manifestar una inversión de tendencia, y evolucionan al alza en una forma que está claramente definida.
    No pretendo que sea una nueva racha de “viento de cola”, ahora para Macri ni

    • Rogelio dice:

      decía….. que no pretendo que sea una nueva racha de “viento de cola”, ahora para Macri, pero como se trata de signos de recuperación de la economía global, es un hecho que los peronistas no debemos pasar por alto.

      Saludos

      • Norberto dice:

        Será mas plata para las guaridas fiscales, como corresponde a la mentalidad de este gobierno.
        Nunca menos y abrazos

      • Rogelio dice:

        Estimado Norberto, no puedo anticipar que no vaya ocurrir lo que usted pronostica pero tampoco quiero dejar de apuntar algunas circunstancias que se comienzan a ver en el horizonte.

        Por ejemplo, le invito a leer el punto 19 del comunicado final del reciente encuentro del G20 en Hanzhou, China. Este punto se refiere a la “… cooperación fiscal internacional para lograr un sistema fiscal internacional justo y moderno a nivel mundial y para fomentar el crecimiento, incluyendo el avance de la cooperación en curso en materia de erosión de la base y los beneficios de cambio (BEPS), el intercambio de información fiscal, la creación de capacidad fiscal de los países en desarrollo y las políticas fiscales para promover el crecimiento y la certeza de impuestos” => https://goo.gl/40LheJ

        Algunas cuestiones van a cambiar en materia de flujo global de capitales en el sentido de acotar lo que en algún momento alguien denominó “anarco-capitalismo financiero”, recuerda ?

        Saludos

      • Norberto dice:

        Estimado Rogelio, Quisiera creerley creerles, pero resulta ser que Delawere, Nevada y Florida son guaridas fiscales en un país que es una cuasi confederación, y que la mayoría de los demás alimentan la City de Londres, no dudo que presionarán, pero si quiere un ejemplo lo tiene en Irlanda resistiendo a cobrarle los impuestos a Apple en función de un acuerdo similar a los que Luxemburgo hizo con numerosas transnacionales, por ejemplo Techint.
        Mientras estos existan para triangular o fijar precios de transferencia, el poder de los gobiernos, de los cuales hay demasiados con reticencias, es y seguirá siendo muy inferior a los de esas corporaciones, y como siempre caerán sobre algún pichucho o perejil entregado para que otros sigan lucrando. Fíjese que cayeron políticos que no eran hombres de negocios con el tema de los Panamá Papers, pero ni al nuestro ni al ucraniano se les movió un pelo.
        Nunca menos y abrazos

      • Rogelio dice:

        Norberto, lo tenía por un “believer” en CFK pero veo que es más incrédulo que yo mismo que me considero tan escéptico de esa fe que casi le diría que soy “agnóstico”.

        ¿De dónde cree usted que salió la denuncia al “anarco-capitalismo financiero” ?

        ¿Piensa que CFK lo sacó de una pesadilla o delirio nocturno?
        En mi humilde opinión, la expresión forma parte de un guión politico meditado y de largo alcance, porque la compañera compra buzones como cualquier hijo de vecino pero no lo hace “todos los días” y mucho menos cuando el escenario NO es el “patio de las palmeras”.

        Los hechos están ahí, delante de nuestros ojos, pero ocurre que nos obnubilan los falsos contrastes de cabotaje – esa ‘grieta prefabricada’ en las redes sociales – que NO alcanzamos a distinguir los elefantes que pasan a cada rato delante de nuestra nariz.

        Aquí en el blog, por ejemplo, se considera que el G20 es una reunión diplomática intrascendente y que sus comunicados son piezas protocolares de circunstancia, como si todo fuera igual o diera lo mismo SIEMPRE….

        En rigor, Norberto, es muy probable que tal como usted dice estemos entrando en una nueva fase de un combate entre dos formas del universalismo:
        1) el universalismo de los pueblos y las naciones
        o
        2) el globalismo sin rostro y sin historia de las corporaciones.

        Sobre el particular nosotros, los peronistas, hace mucho tiempo que estamos advertidos, conocemos nuestro papel y estamos decididos a asumir nuestras responsabilidades.

        Saludos cordiales
        PS: sobre el tema puntual de los paraísos y la evasión fiscal es útil dedicar unos momentos a la lectura de la propuesta del ministro de finanzas chino que se hizo pública en una reunión en la que participaron Pratt Gay y Sturzenegger => https://goo.gl/zPJ0Bp

  11. José Mercado dice:

    Foto: El primer trabajador, recién descendido de “El descamisado”, en la campaña electoral de 1946.

  12. Reynaldo dice:

    Porque taaaaanto problema con massa?. No se puede pensar al revés?. Es decir, no puede ser que massa opere con cambiemos de la misma manera que operó contra el FPV?. O, dicho de otro modo, no puede ser que divida al voto antiK y le reste más votos a cambiemos que al FPV?.

    • Raúl C. dice:

      Es cierto que hoy es distinto que ayer, y que Massa *hoy* podría dividir el voto anti-K.
      Pero también tenemos a mucha gente haciendo antesala para cerrar con Massa (por ejemplo: el movimiento Evita). Eso sí divide el voto PJ/FPV.

      • Reynaldo dice:

        Mucha gente o muchos dirigentes?. No es lo mismo. Además concuerdo con lo de *hoy*, porque si mañana CFK supera el 40-42% de intención,va a pasar lo de la conocida anécdota (apócrifa o no) referida a Napoleón, que pasó de tirano a Emperador a medida que se acercaba a París. Los “dirigentes” que hoy hacen cola para arreglar con massa van a ser los primeros que busquen un lugar bajo el sol K.

      • Raúl C. dice:

        Sería muy bueno que ocurriera eso, pero…

        1) Se trata de gente (usted tiene razón: dirigentes) que *reciencito* abandonaron el FPV (o blanquearon su situación de distanciamiento). No los veo ‘volviendo’ tan pronto como en 2017.

        Sí podrían buscar su lugar bajo el sol K. quienes no hayan roto tan abiertamente (por ejemplo, intendentes).

        2) Supongo que la apuesta de esos dirigentes por Massa tiene un fundamento político sólido (desde el punto de vista de ellos), es decir que no es un impulso por bronca a Cristina nomás.

        3) En caso de que quisieran volver bajo el ala de Cristina, sería ella quien no tendría estómago para aceptarlos (salvo que ella cambie mucho; siendo como es, podría preferir retirarse por un tiempo antes que ser hipócrita).

        4) No menor es el ‘clima de época’.
        Se ha creado un bloque de poder tan grande (empresario/político/judicial/mediático/sindical, nomás faltan las FF. AA. y la Iglesia y están todos) alrededor del postulado CCMK (cualquier cosa menos el kirchnerismo) o CMC (cualquiera menos Cristina), que cierra muchas posibilidades a la dirigencia que se piensa peronista.
        El camino de Massa se ofrece como el único con posibilidad de difusión mediática sin demolición (y con posibilidad de votos, aunque eso siempre es dudoso).

  13. Reynaldo dice:

    Raúl, vamos por partes:
    1) Es cierto lo que ud. expresa, pero los que rompieron abiertamente, cuántos votos tienen?. Cuántos votos tienen bossio, pichetto y siguen las firmas?. Con la excepción del Evita, son 4 votos máximo.
    2) Raúl, creo que no es bronca a Cristina ni mucho menos proyecto político, es pura y dura apreciación política: con ella lejos, gano (relacionado con su punto 4). Pero (y hay que escuchar a Mario Secco) ya hay algunos de los que se fueron “un poquito” que dudan…
    3) Ahí no concordamos Raúl: ya CFK dijo que el problema no es massa sinó macri. Obviamente, ese no es un mensaje para massa, ni para felipe ni para alberto fernández.
    4) Acá si estamos de acuerdo. Pero, otra vez, los que votan son más que bossio, picheto y companía. De todas maneras, le parece que arañar un 40% de intención (siempre suponiendo que sea cierto, pues a los encuestadores hay que creerle menos que a lanata) con el proyecto demolición ya en marcha hace rato, no es esperanzador?.
    De todas formas Raúl, mi intención no era discutir si los que se fueron volverán, sino que algunos de los buenísimos blogueros que andan por estos lares, toquen un tema que me parece que se ha dejado un poco de lado, y es que massa tenga mayor efecto dividiendo el voto antiK que evitando el voto K. Un saludo cordial.

    • Raúl C. dice:

      Su última frase muestra una situación con dos fuerzas antagónicas (la de dividir para un lado y la de dividir para el otro). Queda por verse cuál prevalecerá. Va a estar interesante…

      Aquí vale el lema fundamental de este blog: ‘el que viva lo verá’.

      Retribuyo su saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: