Matan mujeres

ni-una-menos

Leo en un diario una noticia más:

Mataron por la espalda a una adolescente

A Lucía Guadalupe Ríos, de 16 años, le dispararon por la espalda. La madre vio cómo la chica caía al piso, cómo el hombre se escapaba y cómo su hija fallecía en el hospital. Según los testigos, quien tenía el arma era Gustavo Arsamendia, el novio. El femicidio ocurrió ayer a la mañana en Melchor Romero, partido de La Plata. Con ella, ya son 9 las mujeres muertas sólo en septiembre.

Antonina Liz Fleitas, en Colonia Santa Rosa, Salta; Salomé Cristina González y Érika Paola Yapichino, en La Matanza; Marta Susana Carrizo, en Carlos Casares, y ahora Lucía Guadalupe Ríos, en La Plata, fallecieron en lo que va de septiembre. Además, en sólo 15 días, hallaron a cinco mujeres que estaban desaparecidas.

Anuncios

5 Responses to Matan mujeres

  1. Alicia Lopez Pugliese dice:

    El movimiento feminista es muy amplio, tiene muchas facetas, mucha teoría, mucha práctica, un recorrido tenaz. Seguramente seguirá debatiendo y resistiendo, a través de avances y retrocesos, como toda construcción humana. Y así como algunos y algunas se han visto forzados a admitir que hay una violencia específica contra la mujer por verla como objeto y no sujeto (libertad e igualdad ya se proponían mucho antes, pero para los seres masculinos: hubo que hacer otra pelea) otros se violentan aún más ante el avance de ese “mundo del revés” (el objeto ha reclamado volverse sujeto) y en su impotencia aplastan al objeto rebelde.
    Yo, como mujer feminista, he tenido que luchar contra mí misma, en forma introspectiva, con cuestiones muy arraigadas en mi ser, y ha sido bien interesante, y sigue siéndolo, esa perturbación de las certezas. Es un trabajo de toda la vida, de varias generaciones, y ha tenido bastante éxito en el desplome de las convenciones del sentido común hegemonico patriarcal. Como ven, estoy muy orgullosa del feminismo, a pesar de algunas banalizaciones que me enervan, pienso que es una resistencia en la que vale la pena seguir. Una de las mejores cosas del pensamiento occidental de las últimas épocas.
    Ahora, cómo seguirá el mundo y los seres humanos….el que viva, verá, como dice un bloguero. Saludos. Alicia.

    • Rogelio dice:

      El post de Abel y su comentario, Alicia, me han llevado a recordar y a traer a este comentario la referencia al capítulo XIX de “Respuesta a Job” que Carl Gustav Jung hizo público en 1952; lo hago con la intención de darle a las cuestiones implicadas en este post el valor y la trascendencia apropiados.

      El capítulo XIX lleva como título El dogma de la Asunción y se refiere a su solemne proclamación por el Papa Pío XII el 1° de noviembre de 1950, poco años después del final de la II guerra mundial.

      Para C.G.Jung “el dogma de la Asunción de María al cielo es el acontecimiento religioso más importante de la era moderna después de la Reforma”.

      Quien tenga un poco de tiempo disponible y quiera dedicarlo a conocer la interpretación que el psicólogo suizo hace del acontecimiento, encontrará el texto completo de “Respuesta a Job” aquí => https://goo.gl/7jBO3v y el capítulo XIX en las páginas 122 a 130.

      Saludos

      • Pintxo dice:

        Interesantisima cita que daria para muchos comentariios.
        Desde la perspectiva dual del protestantismo sobre el catolicismo y viceversa, al proceso de individuacion.
        Le queda la pregunta flotando a uno, mas aun desde algunas discusiones politicas de actualidad, de cual seria la perspectiva de todo este problema desde el Islam ya que Jung solo analiza al sujeto cristiano y sus derivaciones. En definitiva, alli donde la figura occidental de la sagrada familia y el marianismo no existen, ni fisica ni teologicamente.

      • Rogelio dice:

        Abel, Alicia, Pintxo:

        En estos momentos me parece que nuestra preocupación central convendría enfocarla sobre el escenario local que se describe en el post de Abel, que es donde contamos con experiencia de primera mano: nuestra propia experiencia personal y colectiva práctica.

        Me concentro en el siguiente párrafo de Jung de la página 129:

        )(…) Pero si el proceso de individuación se hace consciente, la conciencia tiene que enfrentarse al inconciente y encontrar un equilibrio entre los contrarios. Como esto no es posible lógicamente, la única solución son los ‘símbolos’, los cuales hacen posible la unión irracional de los contrarios. Los símbolos son producidos espontáneamente por el inconsciente y son amplificados por la conciencia. (…)

        Si así fuera, reconocer los conjuntos de símbolos colectivos que están gravitando hoy entre nosotros, nos ayudaría a esclarecer cuáles son las fuerzas que se mueven detrás de la violencia que describe el post.

        Es casi seguro que tenemos que dirigir la búsqueda de esos símbolos a las áreas de la música, del arte y del imaginario popular.

        Quizás haya oportunidad de volver sobre la cuestión con ejemplos.

        Saludos

  2. claudia dice:

    Con todo el respeto que me merece el Feminismo (que es extenso y contiene dentro de sí variantes diferenciales y auspiciosas), creo que el tema de la violencia tiene ribetes civilizatorios y propios de este último estadío de modernidad, lo que nos obligaría a un título algo más complicado: MATAN VULNERABLES. De cualquier sexo y edad.
    Nuestra contemporaneidad elimina o condena a riesgoso éxodo a pueblos, asesina de forma contundente o retardada a mujeres, ancianos, jóvenes de ambos sexos que aún no reúnen experiencia suficiente de alertas y, muy especialmente, agrede niños de forma sistemática (estos últimos, el eslabón más vulnerable de entre los vulnerables, claramente).
    La probabilidad de que aquél que mata una mujer, haya transgredido de antemano otros códigos afectando a otras tipologías de sujetos es muy alta. Porque atañe a lo formativo individual. Entonces lo que se aparece como más evidente, es una masividad preocupante de las patologías psíquicas. No se trata solamente de individuos varones ejerciendo violencia, apenas.
    Hay una sociedad mundial que desprecia la vida y la libertad de sus congéneres y que se fascina por la supresión del Otro. Tiene que ver con el Poder sobre otros. Y con la frustración individual y grupal – intolerable para el agresor/agresores – que necesita de un objeto urgente para despresurizar su volatilidad.
    Por otra parte, hay todavía muy insertas en las mujeres mismas, socializaciones arcaicas que promueven tolerancia cultural al vejamen y que deberían rastrearse en lo formativo hogareño, en las aspectaciones sociales de base, desde donde las mujeres maduran. Semejantes aspectaciones promotoras de pasividad, una vez llegadas las mujeres al ruedo social, las ponen a tiro de depredador. Porque la mayoría de los depredadores de mujeres, no son circunstanciales psicópatas… por el contrario, pertenecen a núcleo cercano. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: