¿Adónde va China? ¿Y los demás?

 china

Aquí continuamos el artículo de Paula Bach cuya primera parte está aquí. El análisis que hace en esta parte de la situación china está acompañado de una cantidad de datos que lo hace imprescindible (Lo habitual es leer especulaciones sobre “¿Adónde va China?” basadas en una teoría económica favorita del autor). Y, claro, hacia dónde se dirige el Reino del Medio influye en el destino del resto del mundo.

La seriedad del trabajo no significa, por supuesto, que Paula no tenga su sesgo ideológico. A mi modo ver (que está influido por mi sesgo, claro), le hace tomar en menos la recuperación parcial de la economía norteamericana después de 2008 (Cierto: es parcial y con fallas, pero si la comparamos con la Unión Europea…).

Tal vez, también sobreestime la posibilidad, muy real, por otra parte, de un rumbo de colisión entre EE.UU. y China, al estilo del que hubo hace más de siglo entre Gran Bretaña y la Alemania imperial (la fantasía preferida de la red Voltaire y de todos los que extrañan el enfrentamiento con la vieja Unión Soviética). Hay razones, económicas y militares, para ello, por supuesto. Pero la dirigencia china ha mostrado mucha más prudencia que el Kaiser Guillermo II. El que viva lo verá.

“China: entre la geopolítica y la robótica

A todo esto, en el terreno de las alianzas geopolíticas las hipótesis de realineamientos abundan en Siria –otra de las mayores preocupaciones del G-20– como el “salón de baile” en el que empiezan a probarse nuevas y aún indefinidas relaciones peligrosas. Dentro de esas hipótesis –entre las que se inscribe la escalada de un nuevo escenario de guerra fría ruso norteamericana- hay quienes especulan que desde el ascenso al poder del reformador liberal Xi Jinping, China estaría abandonando la aversión a la intervención militar en conflictos extranjeros. Analizamos reiteradas veces los problemas de la transición china y su relación con el bajo crecimiento global que desde hace dos largos años tienden a convertirla de un salvoconducto para los capitales excedentes del mundo desarrollado en un competidor por los espacios mundiales de acumulación.

La necesidad de abandonar un sistema trabajo-intensivo, incrementando la tecnificación, la robótica y la productividad, tiene dos vertientes y dos objetivos. Se deriva tanto de los límites externos del “modelo exportador” de productos de bajo valor agregado como de la pérdida relativa de la ventaja salarial y la -también relativa- escasez interna de mano de obra. Los objetivos se sintetizan por un lado en la necesidad de un giro ofensivo en la captación de nuevos mercados tanto para la producción -utilizando mano de obra barata en el exterior- como para la realización de mercancías y la adquisición de tecnología. Y, por el otro, en la necesidad de crear una base nacional de consumo lo suficientemente amplia.

En última instancia y en términos marxistas, se trata de la meta combinada de incrementar la obtención de plusvalía absoluta afuera y de plusvalía relativa al interior de China. Cuestión esta última que –además del disciplinamiento de la fuerza de trabajo- permitiría el aumento concomitante de ganancias y salarios reales a costa de la reducción del salario relativo. Consiste en el dificultoso intento de forjar la base social de franjas obreras comparativamente bien pagas –condición necesaria de toda nación imperialista- que en los países centrales se debilita progresivamente poniendo en cuestión el statu quo vigente. Dicho más prosaicamente: China ansía conquistar internamente lo que Estados Unidos y el Reino Unido están perdiendo y que ya arrojó la aterradora consecuencia del vertiginoso ascenso de Trump, el UKIP, el ala ultraderecha del Partido Tory y en definitiva, el Brexit.

En el último tiempo, como señala otra nota de Financial Times, el gobierno chino está promoviendo la automatización y en 2014 Xi Jingping reclamó una “revolución robótica” encaminada a transformar “a China y al mundo entero”. Pero los contrastes en este campo –como en todos- resultan conmovedores en el gigante asiático. China poseía en 2015 alrededor de 36 robots cada 10.000 trabajadores industriales según la Federación internacional de la Robótica (FIR).

Esto significa una concentración de robots 14 veces menor que la de Corea del Sur, 10 veces menor que la de Alemania y alrededor de 2,5 veces menor que la de Estados Unidos. Sin embargo y también según Financial Times, desde 2013 China habría estado adquiriendo más robots industriales por año que ningún otro país, incluidos los gigantes de fabricación de tecnología high-tech como Alemania, Japón y Corea del Sur. De acuerdo a la FIR, en el curso de este año China superaría a Japón como mayor operador de robots industriales del mundo, haciendo gala de un ritmo de cambio “único en la historia de los robots”.

La necesidad de incrementar la productividad exige a su vez transformar en parte la fisonomía y el destino de los capitales chinos, privilegiando la adquisición de tecnología por sobre la de materias primas. En pos de la consecución de este objetivo y según otro artículo de Financial Times, Alemania se está convirtiendo en el principal blanco chino en la búsqueda tecnológica. En lo que va de 2016 China adquirió casi tantas empresas alemanas como en todo el año 2015 y entre el 35 y el 40% de la inversión en Alemania durante el año en curso provino de China.

Recientemente tras la conmoción de la elite política alemana, la aparente insatisfacción de Merkel y múltiples idas y vueltas, la empresa china de electrodomésticos Midea terminó adquiriendo –en lo que representó la mayor adquisición china de una empresa alemana- el 95% de las acciones de Kuka, una de las empresas de ingeniería más innovadoras del país, la más conocida por la utilización de grandes robots industriales en la fabricación de autos y aviones –según Financial Times- y que está incursionando además en máquinas más inteligentes para enviar y recibir datos desde la nube y conectar con “Internet de las cosas”. Antes de la compra de la mayoría accionaria, Kuka acababa de lanzar al mercado el robot estrella Liwa, un “asistente inteligente de trabajo industrial” que hasta es capaz de servir un vaso de cerveza o preparar una tasa de café.

La necesidad china de captar tecnología, conquistar nuevos mercados, reconvertir la economía contrayendo el crecimiento –sin caer demasiado- y lograr una mayor injerencia internacional en el terreno político y militar, se verá en gran parte condicionada al menos por dos factores. Por un lado, las múltiples contradicciones acumuladas –entre ellas un crecimiento de la deuda privada en un 70% con respecto al PBI entre 2007 y 2014- que impiden excluir la posibilidad de un estallido interno. Por el otro, el giro está en buena medida sujeto al nuevo mapa geopolítico en curso de configuración, una parte significativa del cual resultará influenciado por las derivaciones políticas de casi ocho años de estancamiento económico como señalamos más arriba. En lo inmediato y como consecuencia del Brexit, el proyecto conjunto chino-británico con inversión china para construir la central nuclear Hinkley Point, quedó momentáneamente bajo revisión. El proyecto es la estrella de la nueva relación entre China y el Reino Unido y es fundamental para una mayor presencia militar internacional del gigante asiático. Habrá que ver cómo se desarrolla el próximo capítulo ya que muchas voces señalan que luego de la salida de la Unión Europea la relación comercial entre el Reino Unido y China suena clave. Y, por otra parte, muy distinto será el escenario si China sufre un cerco con el Acuerdo Transpacífico que si una eventual defunción del TTP le otorga más aire para avanzar.

Paradojas globales

Volviendo al inicio y sólo para apuntar una líneas de lo que profundizaremos en una próxima entrega, parece impensable abordar la brecha entre innovación tecnológica y productividad, independientemente del actual entramado múltiple de la economía, la política y la geopolítica, que la condiciona. La paradoja de la globalización, la democracia liberal, el Estado y las consecuencias de la crisis -que tan bien describe Martin Wolf- es en realidad el sustrato de la paradoja entre las nuevas tecnologías y la productividad.

Las magras oportunidades para la acumulación del capital en Estados Unidos que explican el proceso de deslocalización –tratados de libre comercio, incluidos- y por tanto, la escasa inversión interna, exigen imperiosamente la obtención de nuevo “espacio virgen” y fuentes externas de mano de obra barata. Por lo que un proceso de inversión en territorio nacional que permita la aplicación en gran escala de las nuevas tecnologías, sustrato único de un incremento enérgico de la productividad, resulta inimaginable en la situación actual de la economía norteamericana. Se trata de una paradoja bastante insalvable -por ahora- aunque esta “normalidad” se está volviendo indigerible y opone de forma casi explícita las necesidades del capital con los intereses de la base social que le da sustento. La contradicción hace pensar la necesidad/posibilidad –en el mediano plazo- de un giro político frente a la gestión de la crisis económica, cuestión que explica los temores de Wolf de escenarios similares a aquellos de los años ’30. Si –al menos por ahora- y como planteamos en La “furia populista” que conmueve al mainstream, el discurso de Trump rebalsa de demagogia discursiva porque no expresa los intereses inmediatos del gran capital “globalizado”, el desarrollo de aquella contradicción está llamada a crear nuevos escenarios. Y es importante señalar que sólo hipotéticos experimentos de mayor “control” estatal sobre el capital podrían proponerse una resolución del aparente contrasentido entre avance tecnológico y productividad. Aunque por lo que nos dice la historia y como muy bien lo expresa Robert Gordon en su mirada retrospectiva de Ascenso y caída del crecimiento americano, sólo la Segunda Guerra Mundial cerró contundentemente la brecha entre desarrollo tecnológico y productividad manifiesta a lo largo de las décadas del ’20 y el ‘30. Como ya alertamos, dedicaremos a este asunto una próxima entrega.

En el caso de China un salto cualitativo en la tecnificación, la “robótica” y la productividad –amén de los condicionamientos señalados en el apartado anterior- resulta inimaginable desligado de la exportación de capitales, la conquista de nuevos mercados, la captación de fuentes de tecnología o la transformación de su estructura productiva. El llamado “giro al mercado interno” es complementario de la exportación de capitales, lo cual significa que el objetivo de superar la baja productividad endémica, discurre en paralelo con la necesidad de conquistar nuevos espacios en el mundo para enfrentar lo que empieza a manifestarse como problemas de sobreproducción y sobreacumulación. Xi Jinping lo expresó con toda claridad: “No sólo tenemos que actualizar nuestros robots, también tenemos que capturar mercados en muchos lugares”. Una suerte de trilogía entre robótica, productividad y –probablemente- mayor militarismo, inescindible de la profundidad de la crisis económica y sus derivaciones políticas y geopolíticas. Por algo la voz de mando de la “revolución robótica” acompaña la conversión de China en un competidor por los espacios mundiales para la acumulación del capital”.

Anuncios

13 respuestas a ¿Adónde va China? ¿Y los demás?

  1. tlonuk dice:

    Hay que estudiar chino…
    Yo voy a releer los Analectos…

  2. Julio dice:

    Abel,
    éste artículo es oro cultural in-formativo,
    la tecnología geopolítica,
    manzana de oro con ribetes de plata.
    Saludos.

    • Rogelio dice:

      Estimadísimo Julio:

      No siempre es posible ser “constructivista”, como me calificaste días atrás.

      A veces el camino se descubre después de explorar un larguísimo sendero que por equis razón no conduce a ningún lado.

      Tal vez sea el caso de la serie de comentarios de Silenoz que han aparecido luego del tuyo (aunque confieso que aún no los he conseguido leer íntegramente).

      El “comentario de blog” es un género literario específico
      Tiene sus reglas y exigencias propias como los tienen la novela de ficción, el cuento corto, la tragedia, la comedia, el sainete y la nota periodística. Y puede condensar un poco de todos ellos.

      Quizás el rasgo característico del género “comentario de blog” consiste en “materializar en forma breve la intervención del comentarista en un diálogo”, y por eso requiere:
      1) mostrar que el comentarista ha leído (escuchado) el hilo del diálogo y qué lo que ha interpretado;
      2) enriquecer el debate con algún aporte puntual que pueda llegar a los otros participantes: acordando, disintiendo o ampliando el foco de la cuestión.
      3) ser conciso.

      Si el diálogo prospera, resulta una firme base de conocimiento para todos.
      Pero no hay garantías de que siempre ocurra porque somos todos aprendices 😉

      Si logro terminar de leer a Silenoz intentaré sumar un par de puntos sueltos y complementarios al panorama que nos ofrecen Abel y Claudia Bach.

      Saludos

  3. Silenoz dice:

    Lo que pasa es que a mi entender no se explica convicentemente por qué China hace estos giros (volcarse al mercado interno y una búsqueda intensiva de los robots que es lisa y llanamente, mejorar la productividad)

    Algunas de las pistas que podrían unirse para explicar este giro están ahí pero no se conectan como se debe. Y esas pistas son en:
    a) “La letanía poco convincente del G20 respecto de la ineficacia de las políticas monetarias y la necesidad de poner en práctica medidas urgentes que estimulen la demanda de la primera parte del posteo anterior, preocupaciones que comparte China ofcors.
    b) La ”escasez interna de mano de obra”
    c) La ”base social de franjas obreras comparativamente bien pagas”

    • Silenoz dice:

      Creo pertinente primero tratar de ver someramente y muy a la ligera debo reconocer, la estrategia de industrialización adoptada:

      China basó su expansión mundial en la exportación de bienes con la ventaja comparativa de bajos salarios y su abundante dotación del “ejército de reserva”. Comenzó con la maquila y, debido al alto componente importado que requiere esta fase, el crecimiento tironeado por expos es débil por su bajo valor agregado local. Por esto, la mayor o la parte del león se fuga hacia los proveedores de maquinarias, instalaciones y bienes intermedios.

      Lo que en realidad tironeó el crecimiento son las inversiones en fábricas y, en infraestructura, energía ya que ninguna industria se instala en lugares donde hay limitaciones graves en esos rubros.

      Esto genera un dinamismo interno que se traduce en aumentos de la población asalariada –usualmente mejor paga que la rural- que estimulan el consumo interno sumado a las migraciones hacia los centros urbanos que refuerzan aún más la inversión en infraestructura por que a las instalaciones, carreteras, puentes, rieles y puertos necesarios para la producción y el transporte de mercaderías se le suma la inversión destinadas a las familias tanto en casas, servicios sanitarios, escuelas y universidades.

      Ahora bien, por algunas razones que son las que no se explican bien, se está llegando a un punto en donde se hace necesario hacer esa reformas que cita la cra. Bach (re localizaciones y mayor productividad)

      Una de las consecuencias de lo visto es que más o menos China sigue el mismo patrón de industrialización que el Japón de posguerra y, posteriormente, los tigres asiáticos.

      Escuetamente, es un proceso como el que sigue:
      1) la maquila
      2) posteriormente en forma gradual comenzar a producir localmente “valor agregado” lo cual requiere mayor inversión en máquinas, I+D, etc., mejoras aliemtarias, sanitarias y educativas
      3) Comenzar a cerrar la brecha tecnológica con los países desarrollados.
      4) Finalización con industrias líderes en una cierta cantidad de rubros relevantes con apropiación y tenencia del “conocimiento de frontera” (en términos del maestro cro. Ferrer) y esto no se logra produciendo exclusivamente bienes finales.
      La idea es buscar el liderazgo en tecnología, bienes de capital e intermedios, que son los que más valor agregado aportan, dejando que la producción final (mano de obra intensiva) se realice en aquel lugar donde su costo sea el mas bajo posible

      Así fue, grosso modo, la estrategia japonesa y su relación con los tigres asiáticos, y en otra fase histórica posterior, la relación entre estos últimos y los “tigrecitos”.

      Ahora ¿cuáles son las diferencias entre la demanda global actual y la de posguerra hasta los ’80? Que la primera es muchísimo más débil lo que atenta contra la estrategia expansionista industrial.

      China se encuentra en situación de exportar con muchísimo más valor agregado que antes, pero la falta de dinamismo de sus socios comerciales inhibe y retarda el objetivo de cierre de brecha tecnológica con los países desarrollados.

      Además le falta marcas líderes (otra característica “imperialista”), sus productos todavía no son buscados por su nombre (Midea es el mayor fabricante de electrodomésticos a nivel mundial pero ¿quién lo juna? Hace unos años se asoció en nuestro país con Carrier o Surrey –no me acuerdo cual- y empezó a meter aires como segunda marca más económica ofcors a los afectos de meterse)

      Para conseguir cerrar esa brecha y llegar al podio, se debe tratar de evitar por todos los medios posibles el estancamiento ya que esa brecha sólo se cierra con el “learning by doing” de Kaldor. De esta forma se evita afectar negativamente la tendencia y el ciclo productivo de largo plazo que define el producto potencial que, al final, es el que permite eliminar la brecha.

      Groseramente, esto explica la opción a) citada arriba (reclamos por una mayor demanda global)

    • Silenoz dice:

      Ahora bien ¿la falta de demanda global explica el ”giro al mercado interno”? No necesariamente

      Primero por que en su afán de tumbar a los yanquis ponele, necesitan expandirse en el mundo y el giro hacia adentro es irrelevante a este objetivo.

      Y segundo creo que hay otros motivos más allá de la crisis mundial, que obligan a esa estrategia “mercado internista”. Y que, en realidad no necesariamente busca meter en el mercado interno sobrantes de exportación.

      Y ¿tons… a qué se debe?

      Por más autoritario y palos que se repartan, el PCCh no puede evitar las consecuencias positivas que trae aparejado el (fuerte) crecimiento a la población, por más esfuerzos que ellos hagan sólo pueden retardar los reclamos sociales derivados de las mejoras que se filtran a sus trabajadores.

      Por más empeño que pongan, la ventaja comparativa de salarios bajos -dumping social o laboral- tiende a esfumarse, siguiendo a Polanyi (cuando analiza los “enclosures” y las leyes de los Tudor y Estuardo) los frenos, la forma en que el gobierno administra los reclamos y mejoras sociales sólo tiene el fin de retardarlos hasta tanto el sistema en general se acomode a una situación nueva en la sociedad china como es una cercana economía de mercado.

      Y acá es cuando entran las pistas b) y c) citadas arriba:

      La disminución notable del “ejército de reserva” debido a las altas tasa de crecimiento que trae aparejado a un mayor poder de los trabajadores buscando y consiguiendo mejores salarios reales, obliga a la estrategia de re localizaciones de las plantas intensivas en mano de obra.

      Por que aunque no lo parezca, China fue uno de los pocos países donde los ingresos se han incrementado con más fuerza.

      En el sgte. gráfico [1] se estima la distribución del ingreso mundial entre 1998 y 2008, viendo por ej. los incrementos de los ingresos medios (percentil 50) entre años

      Lo que este gráfico marca es que los ingresos de este percentil creció muchos más que, inclusive, los correspondientes a los más ricos y los últimos orejones del tarro.

      Ahora bien ¿qué pasa cuándo se saca la incidencia de los ingresos chinos?

      Claramente se puede observar que sin China los ingresos del percentil 50 en el mundo han crecido muchísimo menos, en realidad fue bastante floja la “perfromans”

      La necesidad de satisfacer este tipo de reclamos y evitarse despelotes internos obliga a buscar mejoras productivas que permitan bajar los costos unitarios y así poder pagar mayores sueldos (”plusvalía relativa”).

      Esta es a mi entender una de las razones principales por la cuál se busca re localizar plantas mano de obra intensivas, lo que ‘ña Bach (con todo respeto ehhh.. ja ja..) llama ”plusvalía absoluta”, que no es tan así por que en sus plantas locales también buscan mayores ganancias generales por una mayor producción además de una mayor productividad (“plusvalía relativa”)

      Un desprendimiento de la ley de Okun es que llegado al umbral de un determinado nivel de (alto) empleo, los salarios estimulan la inversión para bajar el costo unitario (maso “plusvalía relativa”) para poder así pagar mayores salarios y brindar condiciones laborales que, en mayor o menor medida, antes o después habrán de sobrevenir, ” –condición necesaria de toda nación imperialista-“ si se quiere ser líder y más aún, desplazar a los yanquis bai de uei

      O sea el giro al mercado interno no se si es complementario pero por lo anterior resulta ineludible.

      Creo entonces que ”la necesidad de abandonar un sistema trabajo-intensivo” se funda en el objetivo de cerrar la brecha tecnológica para pertenecer al selecto grupo (y porái tumbar a los yanquis) y satisfacer las nuevas y más sofisticadas condiciones laborales y sociales aparejadas por los altos crecimientos que han gozado los cros. chinos

      Por último creo que el marxismo se confunde al ver una “contradicción” entre un aparente crecimiento y sofistificación tecnológica que no se traduce en mejoras de la productividad. De hecho éste NO ES el caso chino.

      Y también se confunde cuando debido al supuesto apilamiento tecnológico y de máquinas supone una disminución de la tasa de ganancia que obliga a pagar menos salarios, que TAMPOCO ES el caso chino

      Pero bueno, si se desecha analizar los principales mecanismos que incitan a la inversión o si se toma como válido la versión ortodoxa, difícilmente se respondan estos interrogantes en forma aceptable

      Saludos

      PD: una duda: ¿para qué buscan re localizar plantas mano de obra intensivas si se están llenando de robots? Por que los robots no piden casas, salarios, mejores condiciones laborales, etc

      [1] The Incredible Story of Developing Country Income Growth: Was it Just China?

    • Silenoz dice:

      El cro. Wenbo Xiang merece una mención (enlace del posteo que dice – escasez interna de mano de obra) cuando dice no entender ”la lógica de confrontación de los sindicatos”

      Bahhh… yo creo que la entiende pero por las dudas y en caso que el cro. oriental lea el blog de Abel (ja ja…) el problema cro. Xiang es que nuestros laburantes no los conformás con casas a pagar, capacitación, becas, honor/condecoraciones (“compartir logros y desarrollos”) u otro tipo de salario indirecto-no remunerativo-ornamentales-de prestigio…. Nuestros laburantes van por la “plusvalía relativa y absoluta” je je….

      Así que si en Brasil tuvieron problemas con sindicatos menos rompe talope que los nuestros, acá se te complica….. ´ta bien, en el mini Disney que se hizo por acá se la pasaron caceroleando por flexibilización laboral con don paolo como director de orquesta… buehhh quizás lo consigan… o no… veremos. Pero eso sí, en el mientras tanto no esperar que dócilmente los sindicatos se predispongan ”para cooperar y no para confrontar.”

  4. […] Paula Bach que subí en dos posteos – El Consenso de Hangzhou. Con algo de esquizofrenia y ¿Adónde va China? ¿Y los demás? – encuentro apropiada, como secuela, esta nota que me acaba en enviar por Twitter otro […]

  5. Abel B. dice:

    Paula Bach me acerca estas dos precisiones importantes:

    “1) No tengo intención de subestimar la recuperación norteamericana. De hecho en otros artículos (en este por ejemplo) resalté la mayor recuperación evidente de Estados Unidos desde 2009, frente al resto de los países centrales. Esta cuestión lo aleja de una situación económica catastrófica aunque con un crecimiento claramente menor que en las décadas de la “Gran Moderación” (pre crisis) y una sorprendente debilidad de la inversión.

    2) Con respecto a China, no me atrevería a afirmar para nada que se encamine hacia una colisión con Estados Unidos. Lo que sí veo extremadamente difícil es que -independientemente de la intención política y de lo que finalmente haga- logre superar su actual estado productivo y convertirse en algo más que la segunda economía mundial por PBI, sin chupar tecnología de países centrales -que se la hacen difícil- y sin pelear por una porción importante del planeta, cuestión que, considero, la conduciría a mayor militarismo. Luego, y como usted dice, “el que viva lo verá”.”

    Por mi parte, coincido en que un mayor militarismo chino es ya un hecho evidente. Tanto como el vuelco estratégido del poder militar estadounidense hacia el área del Pacífico.

    • Rogelio dice:

      NYT del jueves pasado
      “Una recuperación de la economía que sigue siendo frágil para muchos”
      La sorprendente  mejoría en la fortuna económica del año pasado plantea la pregunta: ¿Si los ingresos están en alza y la pobreza se ha reducido, por qué el mensaje de deterioro económico de Donald J. Trump resuena tan ampliamente?
      https://goo.gl/E17V4L

      • Silenoz dice:

        Don Rogelio, algunas de las respuestas posibles se encuentren en la tendencia de los últimos años

        Como no pienso alienarlo cro. con mis rudimentarias, largas y –últimamente- usuales letanías, en un intento de respetar las reglas del ” género literario específico”, nada más efectivo que gráficos.

        Por ello, a continuación, las “7 plagas yanquis” [1]

        1) Cantidad de empleos industriales (en miles 1980–2014)

        2) Ratio empleos industriales/empleos totales (1940-2015)

        3) Evolución salarios industriales (1947-2015)

        4) Cambio porcentual del salario x hs. x percentil (notar los percentiles más altos 90 y 95 respecto a los demás)

        5) Ganancias corporativas (financieras y no-financieras) y ganancias corporativas del sector NO financiero

        6) Ingresos medios al 2014 x percentil

        7) Porcentaje de participación de los ingresos del 1% en el ingreso nacional (1913-2014)

        Como verá cro., como dice el posteo de donde provienen los gráficos de arriba [1], y….. no es para menos ¿cómo no van a estar furiosos?

        Y la ” sorprendente mejoría en la fortuna económica del año pasado” dejar de ser tal si se la compara, no digo con las de los ’70 sino antes del 2008 que era mucho peor que la de los “30 años dorados” por ej.

        Saludos

        [1] Yea, they’re angry! (7 graphs)

      • Silenoz dice:

        Y cómo no puedo ir contra mi propia naturaleza (ja ja…), algunas cuestiones más:

        1-El posteo de la cra. Bach intenta analizar hacia donde disparan los chinos y el juego con los demás países.
        2-También ronda la idea que preocupa a ‘ña Bach respecto a la supuesta contradicción entre desarrollo tecnológico con ralentización de la productividad.

        Sobre el primer punto, intenté dar algunas respuestas sobre la estrategia China en función de su objetivo de ser potencia industrial, desarrollada y llegar a estar en condiciones de liderar al mundo, más allá de sus estrategias con respecto y en el contexto con otros países.

        Para ser o parecerse a USA, Japón o Alemania (como llegar a tener un PBI x per cápita al menos cercano), internamente necesitan cerrar la brecha tecnológica y dar respuestas satisfactorias a las crecientes demandas a partir de una inevitable mejora en la calidad de vida de los ciudadanos chinos

        En cuanto al segundo punto, el sesgo de la cra. que cita Abel (marxismo) , dice que si existe un mayor desarrollo y acervo tecnológico entonces habría al menos un par de consecuencias:

        1- la remuneración al capital (debido a la tecnificación creciente) incrementa su participación en el ingreso global a expensas de la retribución salarial por que cada vez se necesita menor cantidad de trabajadores para producir lo mismo o más, lo cual es cierto por que las empresas cada vienen ganando más

        2- La productividad debería haber aumentado, sin embargo estos han sido muy flojos, sobre todo desde los ‘80

        Ahora bien ¿hubo en estas décadas pasadas un aumento de dicho “capital” en términos de porcentaje sobre PBI?

        En esta página se puede apreciar la formación bruta de capital fijo MUNDIAL desde 1960 a 2014 (muy interesante ver ese mismo gráfico pero desagregado por país, en la misma página)

        Resulta que del pico del 25,3% del ’79 la tendencia cae sistemáticamente. A pesar de algunos repuntes,disminuye hasta el 22,6 del ’02 (burbuja puntocom), con un aumento posterior hasta el 24,3% del ’08 (crisis subprime) volviendo a caer y con un aumento que llega al 23,3% en el ‘14

        O sea, en 35 años la formación bruta de capital fijo viene cayendo con lo cual:

        a) el aumento de la remuneración al “capital” NO SE DEBIÓ A UNA MAYOR ACUMULUCIÓN del anterior.

        b) Y esta variación negativa en la formación bruta de capital fijo, es consistente con la floja performance de la productividad.

        Por Kaldor (productividad en función de la producción –producto-) la floja productividad y declinante formación bruta de capital fijo responde, sigue, es consistente con la declinante evolución de la tasa de crecimiento del PBI

        Para el caso USA [1]

        Para el caso Euro [2]

        Entre ambos estamos al menos considerando la mitad del PBI mundial

        En términos keynesianos -y kaleckianos por qué no- como la producción (la oferta) se ajusta a la demanda, entonces la magra evolución de ésta última explica, entre otras cosas, la floja evolución de la productividad

        Saludos

        PD: ruego mis disculpas por mi incontrolable “alineación” y letanía ja ja…

        [1] http://www.tradingeconomics.com/united-states/gdp-growth-annual
        [2] http://www.tradingeconomics.com/euro-area/gdp-growth-annual

    • Rogelio dice:

      Estimado Silenoz:

      He leído sus análisis tanto de USA como de China y en ambos casos, lo repito, me parecen razonables sus argumentos.

      Pero… parecería que no agota la cuestión si los analizamos en forma disociada, como si se tratara de evoluciones y desarrollos autónomos.
      Por el contrario, me parece que se trata de “evoluciones combinadas”.
      De ahí mi pregunta del post anterior:

      “El estado chino es tenedor de más de 1/3 del total de bonos del tesoro norteamericano en circulación.
      ¿A quién pone en situación más incómoda esta alta concentración?”
      .

      Que usted ha respondido aquí => https://goo.gl/vhFlC0

      Su respuesta se orienta en la misma dirección de la que a mí me parece más sensata: los incomoda a los dos !!!.

      Y habría que añadir: Y nos complica a todos… porque esa relación no puede seguir aumentando como no puede seguir creciendo el déficil comercial y de cuenta corriente de USA sin comprometer gravemente la credibilidad en el sistema monetario basado en el dólar (por las razones que explicó Triffin en los ’60 y que viven internamente los propios yanquis) y sin causar nuevos desequilibrios económico financieros del tipo 2008 en todo el planeta.

      Diálogo bilateral
      Por esa razón, es que USA y China lo están tomando con suma seriedad, por ejemplo en el marco de sucesivas rondas del “Diálogo Económico y Estratégico” (S&ED) tales como el S&ED VIII que se celebró en junio pasado en Pekín.
      Le sugiero dedicar unos minutos al informe final publicado por el US Department of the Treasury => https://goo.gl/izKrmy

      Es evidente que este “diálogo bilateral” fue preparatorio de las medidas que se acordaron en el G20 a principios de septiembre ppdo.
      Entre esas medidas hay que destacar aquéllas tendientes a proveer la liquidez que el dólar ya le no puede dar por sí sólo a la economía global.
      Entre las más notables está la decisión del Banco Mundial de emitir en el mercado chino bonos denominados en DEGs que como es evidente, serán demandados a cambio de bonos del tesoro norteamericano (que serán finalmente absorbidos por el FMI).

      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: