La “inseguridad” sigue al tope de las encuestas

inseguridad

Juan Carlos Lafosse, un hombre sensible y sensato (cualidades que se escriben parecido, pero no siempre van juntas) pertenece además a la valiosa minoría de lectores del blog que me hace llegar material (a pesar que sólo puedo usar una mínima parte).

Esta vez leyó la Encuesta de Intención de Voto PBA, Septiembre 2016, de Raúl G. Aragón & Asociados. Y no se detuvo en lo que más interesa a casi todos: la popularidad, e impopularidad, de los que pueden ser candidatos (según el encuestador). Encontró más significativa otra tabla (Y creo que tiene razón, hasta para lo electoral). Tomo algunas frases del mail que envió, junto con la imagen de arriba:

A la cabeza la inseguridad! Motivos (y relatos) hay, pero me preocupa porque puede derivar hacia la represión. 

Lo que me resulta interesante es que la educación está tan por debajo de todos los demás temas, salvo ¡la salud! Pero si la educación fuera una prioridad para la sociedad, seguramente los demás problemas no causarían tanta preocupación.

Aparte, mi sensación es que hoy la “corrupción” es vista como algo propio de la política. Bastante razonable, ya que numerito más o menos, lo de Michetti se ve muy parecido a lo de López: la inexplicable “plata de la política”.

Los datos que dan ganadora a Vidal se sustentan en que ella casi no aparece, a lo sumo se ve su sonrisa “sincera” en situaciones anodinas. Son otros, como Mauri y la Pato, los que se perciben como los culpables de la inseguridad.

La provincia está deshecha – desde hace tiempo – pero empeorando ferozmente en este año. Con un poco de pintura, algunas luces en las calles, patrulleros y camaritas (aunque no funcionen, como la de la jueza Forns) se verán “obras” que le faciliten ganar la elección. Barato“.

Casualmente, dos días después del mail de Lafosse leo Vecinos de Zárate se metieron en la municipalidad para reclamar la liberación del carnicero que mató a un ladrón

Como la “inseguridad” –o su verdadero nombre: el delito violento y su represión- y las reacciones de las personas comunes ante ella, es un tema que toco en el blog desde hace años -pongan inseguridad en el Buscador a la derecha y verán-, quiero agregar algunas reflexiones mías.

Descarten las estadísticas que comparan porcentajes de crímenes en distintos países: son útiles para sociólogos y policías. Pero no tienen nada que ver con el problema político concreto: el temor de la gente. Que es humano y razonable: al que entran en su casa a robar con violencia no le sirve de nada saber que en Honduras tiene una probabilidad mucho más alta de morir asesinado que aquí. A la víctima ya le tocó el 100%.

Los medios masivos -aún si apoyan al gobierno de turno- van a dar publicidad a los crímenes violentos: el morbo vende.  Y el “manodurismo” gana votos. Pero el fondo del temor colectivo son las experiencias de un vecino o un familiar que sufrió un arrebato o entraron en su casa. En la mayoría de los casos no hay violencia a las personas… pero eso quiere decir que en una minoría sí la hay.

“La inseguridad es una sensación” ¿hay otra realidad más decisiva en política que las sensaciones de los ciudadanos?

Cualquier adolescente que vive en una ciudad grande, incluso Buenos Aires, especialmente Buenos Aires, sabe que la calle a la noche es peligrosa para los jóvenes. Acompañar a las pibas a su casa es una rutina habitual. Y la posibilidad de un encontronazo… no es frecuente, salvo que concurra a boliches pesados, pero tampoco es raro.

Y en los barrios o ciudades donde la tasa de delitos, mejor dicho, la percepción de ellos, ha aumentado en los últimos tiempos, la histeria de los vecinos se alimenta a sí misma. Zárate es el caso más reciente, nomás.

El hecho politico, como decía hace cuatro años, con otro gobierno, es que los argentinos comunes se sienten amenazados por la delincuencia violenta, y no sienten que la policía los protege debidamente. Y tienen razón. Esto es responsabilidad de los gobernantes, o de quién depende la policía? Están protegidos por su custodia personal, y no sienten la urgencia de modificar una realidad pesada. Bajos sueldos y pocos recursos para los que se juegan la vida, y en compensación se permite el financiamiento “por izquierda”. Que a menudo “sube para arriba”.

Pero la responsabilidad, la culpa, porque estamos hablando de vidas, no termina ahí. La corporación judicial carga con ella. Repito las acertadas palabras de alguien que no puede ser acusada de “manodurista”:

“(Hay que) dejar de lado el discurso que indica a la exclusión social como causa del aumento del delito. (No valen los) sectores que postulan “mano dura” ni aquellos que adoptan posiciones “garantistas“.

Las fuerzas de seguridad se ven desanimadas cuando tardan días de investigación para aprehender a alguien que cometió un delito y, por uno u otro motivo, los jueces los dejan en libertad. Esto no es ser garantista ni mano dura, es ser criterioso y lógico, nada más que eso

Resulta casi inexplicable que las cámaras de televisión sigan con minuciosidad caras de personas que agreden y sin embargo no existan detenidos ni órdenes de captura

Aspiramos a que cada uno cumpla su función: las fuerzas de seguridad, dar seguridad, y la Justicia, hacer justicia, que significa castigar a los que delinquen con las penas que establecen los códigos y, cuando la peligrosidad es tal, no permitir su libertad“.

Esas son declaraciones en diciembre de 2010 de la entonces Presidente Cristina Kirchner. Ella podrá ser candidata el año que viene, o no, pero mejor que los que sean candidatos las tengan presentes.

Anuncios

47 respuestas a La “inseguridad” sigue al tope de las encuestas

  1. Pintxo dice:

    Solamente en un blog ultra kirchnerista donde cinco fanaticos se miran el ombligo dia a dia se puede acusar al actual gobierno de la inseguridad en una provincia quebrada economica y socialmente luego de una decada de haber sido administrada por uno de los peores gobiernos de la historia.
    Supongo que no hay que recordarle a Ud que salvo algun pequeño interregano desde el regreso a la democracia 34 años atras la provinicia de Buenos Aires fue casi el 90 % del tiempo gobernada por el peronismo. Probablemente Ud sea de los que piensen que con un triunfo de Anibal Fernandez en la provincia y DOS en la nacion la seguridad hubiera mejorado.

    • Miguel dice:

      No debería guiarse solamente por por la continuidad en el gobierno del partido peronista en la provincia de Buenos Aires, por caso la provincia de Santa Fe tuvo alternancia política de varios partidos y no por ello la situación es diferente o quizás peor, tampoco podes saber cómo sería la inseguridad con otro gobierno peronista. De lo que estoy al menos seguro es que este no es un blog ultra kirchnerista sino no lo consideraría tan entretenido de seguir tanto por las notas como por sus comentaristas. Además me pareció interesante el análisis del Sr. Lafosse sobre las preocupaciones prioritarias de nuestra sociedad. Saludos a todos.

    • Abel B. dice:

      Hablando de fanáticos, “pintxo” ¿dónde leyó que se acusa al actual gobierno de la inseguridad? Salvo la laboral, de la otra no ha tenido tiempo de agravarla

      • Silenoz dice:

        Ja ja…
        ¿Seguro don Abel que no hubo “tiempo de agravarla”?

        Un polvorín como es la PBA si es “administrado” con la pericia y sinergia como la que aplican la comandante Malbec, el subcomandante Ritondo y la testimonial Heidi…. creo que cualquier cosa puede pasar..

        Al final de cuentas una de las notables caracteristicas de este ¿gobierno? es la rapidez y eficacia en romper lo que maso andaba y empeorar profundamente lo que andaba para el tujes. ja ja.

    • ricardo j.m. dice:

      flaco votaste a macri vos, un corrupto tan corrupto que hizo que un presidente de la corte suprema se coma un juicio politico que le costo el cargo para zafar de la condena firme y probada mas alla de toda duda u opinion por contrabando agravado evasion y acosiacion ilicita.

      esto es real , no una obra literaria de clarin para bobos que al final siempre termina en macri o michetti o aranguren o frigerio.

      votaste una asociacion ilicita.

      y los ultimos diez años incluyen estos ultimos 9 meses asique ya hay un gobierno peor que el anterior.

      decile a peña que mande a otro y si no pagenle a alguno de los nuestros que los que tenian ya estan lustrados

      • Mariano T. dice:

        Y fue un buen voto. Sacó del poder al gobierno más corrupto de la historia latinoamericana.

      • Raúl C. dice:

        Claro, el más corrupto de ‘toda la historia latinoamericana’.

        Bueno, cualquiera diría que es un poco difícil superar a Stroessner y sus continuadores, Trujillo, Somoza, Batista y otros tantos ilustres amigos de Occidente…

        O los 30.000 millones de dólares des-a-pa-re-ci-dos durante el Proceso…

        Pero no importa, hay que escribir eso y eso se escribe.

        (La historia plena de corrupción de los Macri tampoco se nombra).

  2. Mariano T. dice:

    La entradera es un asalto muy traumático que suele dejar muchas secuelas psicológicas.
    No son un arrebato y huída. Puede durar horas.
    El delincuente, sin embargo, está apurado en conseguir la información que necesita en el menor tiempo posible
    Así que va a aterrorizar a sus víctimas como pueda para que revelen sus escondites. La tortura física y psicólogica va a continuar hasta que esté satisfecho de que se llevó toda. Hay que tener la “plata del ladrón”, pero tampoco entregarla fácil, porque va a suponer que hay más.
    Curiosamente la justicia rara vez aplica la figura de “tormento” como agravante de pena a delincuentes comunes.
    Las bandas que efectúan entraderas terminan cayendo, pero no ligan 15 años de estadía efectiva en la cárcel como para sacarlos de circulación mucho tiempo, para estar 15 años presos hay que asesinar a una o más víctimas.
    La justicia está contaminada de abolicionistas, tanto fiscales como jueces de 1ra y 2da instancia.

  3. ariel dice:

    Gran mentira que dejan en libertad a los ” delincuentes” en los juzgados de Pcia. de Bs. As. te meten preso por robar un caramelo, en capital es distinto si hay jueces mas garantistas.

  4. José Mercado dice:

    “Esto es responsabilidad de los gobernantes, ¿o de quién depende la policía?” -> Del Poder Judicial, por supuesto. NO “de los gobernantes”.

    “Las fuerzas de seguridad se ven desanimadas cuando tardan días de investigación para aprehender a alguien que cometió un delito y, por uno u otro motivo, los jueces los dejan en libertad. Esto no es ser garantista ni mano dura, es ser criterioso y lógico, nada más que eso“ -> Por uno u otro motivo JURIDICO. Como no tener PRUEBAS, por ejemplo.

    “Resulta casi inexplicable que las cámaras de televisión sigan con minuciosidad caras de personas que agreden y sin embargo no existan detenidos ni órdenes de captura“ -> ¡Pero si las comisarías, alcaldías y cárceles REBALSAN de detenidos! ¡La mayoría ESPERANDO el juicio!

    “Esas son declaraciones en diciembre de 2010 de la entonces Presidente Cristina Kirchner.” -> ¡Menos mal que no la voté! (No la voté porque no se pudo presentar, voté a Scioli. Un momento, ¿2010? Me rectifico, SI la voté. Y lo bien que hice.)

    • Mariano T. dice:

      El discurso de CFK en esa ocasión es adecuado. El problema es que los jueces sacapresos son casi todos K, y la recíproca también es cierta.
      O sea una divergencia más entre relato y acciones concretas

      • Raúl C. dice:

        Cuando se hacen elecciones en la Asociación de Magistrados, 2/3 de los votos son anti-K (entre los del PRO, los radicales y los conservas en general).
        O sea que por arte de magia, cuando sale un preso es por ese tercio de jueces…

      • David (idu) dice:

        ¿Te olvidás, Raúl que TODOS los que mencionaste tienen la misma matriz de pensamiento?

        El abolicionismo ya está instalado en el Poder Judicial.

        Resta analizar si es solo por una filosofía “buenista zaffaroniana”, o “culpógena-de-clase”, o, de modo más pedestre, apenas un negocio lucrativo.

  5. David (idu) dice:

    Si en el 2010 Cristina dijo eso, me pregunto: ¿Cuándo se volvió progre?

    Es que todo transcurre tan vertiginosamente, que ya nos olvidamos lo que se nos dijo hace apenas unos añitos atrás…

    Bueno, por entonces el gobierno kirchnerista acusaba a Irán en la ONU por lo de Amia, y tiempo después casi hacemos un eje revolucionario global “Ayatollah – Pajarito – Barrilete Cósmico”

    ¡Más despacio, hermanos, que no los puedo seguir!

  6. Norberto dice:

    No es de extrañar que un encuestador tan próximo al Empleado sesgue una encuesta hacia las retrógradas posiciones de su pollo.
    En la mayoría de las demás encuestas la inseguridad, si bien es importante preocupación no lo es tanto como la situación socioeconómica, con la que además se encuentra muy relacionada como lo demuestra el crecimiento de homicidios dolosos antes y durante la crisis que comienza a manifestarse a mediados de los ’90s y su pico en 2002 es coincidente con los picos de desocupación, pobreza e indigencia, bajo cualquier medición y encuestadora.
    Lo real es que hoy hay mucha gente nerviosa por su situación y su futuro, y que cualquier chispa hace estallar conflictos y situaciones que en otro momento serían leves y que ahora devienen graves.
    El ejemplo de Zárate es importante por las reacciones que provoca en una comunidad asediada por la crisis, las necesidades tratando de ser resueltas por las malas y sus respuestas en espejo. Y si no me equivoco hacía eso nos están llevando los gerentes productivos cuyo único enfoque para aumentarla, la productividad, es la baja del salario y la multifunción del trabajador, descartando de plano la inversión, sobre todo si es propia o de sus jefes, los verdaderos digo.
    Nunca menos y abrazos

    • claudio Maxl dice:

      A full con vos, Aragon es el operador estadistico del muletto d La Embajada, no hay q perder tiempo en analizar sus “trabajos”.
      http://www.lapoliticaonline.com/nota/90718/

    • victorlustig dice:

      cierto Norberto, Zarate, y Monte Hermoso, ah esto ultimo no existio, o si, fue durante el gobierno de? ah cierto

      • Norberto dice:

        Jordi, el escenario social, laboral y económico de hoy de Zárate es demasiado complejo, con obras de Atucha detenidas que devinieron en trabajo que sostuvo la municipalidad, problemas en Somisa, o con Rocca bah, y en una ciudad donde el impacto de los ’90s fue grande, con delincuencia dedicada al asalto de automovilistas en las rutas, como para compararlo con un episodio de una localidad balnearia.
        Nunca menos y abrazos

  7. Mariano T. dice:

    El sistema judicial parte de una hipocresía de base, y es un ataque de progresismo naïf de algun constitucuionalista del 53. “las cárceles no son para castigo”, encima en una época en que había pena de muerte, una contradicción ambulante o es que hoy estamos interpretando mal esas palabras.
    La verdad es que las cárceles tienen tres objetivos en una sociedad como la nuestra:
    1) La famosa (y nunca probada) reinserción. De hecho hoy no lo hace, y no se si eso existe en alguna parte o es solo una declamatoria hipócrita
    2) Castigo. Si, castigo. El estado reeemplaza al muy justo e inobjetable deseo de venganza de la víctima y sus familiares, y se ocupa de sancionar al delincuente. Ya no les aplicamops azotes en la picota, ni les aplicamos garrote vil. Se le priva de la libertad por x años. Nos hemos humanizado, pero no debemos olvidarnos que es un castigo, y esta bien. Ninguno, ni hasta el más progre, espera que Etchecolaz se reinserte ni resocialice en ningún lado. Hace falta que se muera en la carcel. Y estoy de acuerdo, y lo extendería a todos los casos de homicidas en ocasión de robo, secuestro o violación.
    3) Prevención del delito y protección de la sociedad. Es algo demostrable matemáticamente: penas más largas implica menos delitos que penas más cortas. Como nadie se resocializa ni en una pena corta ni en una larga, cuanto más tiempo esten fuera de circulación, menos delitos va a cometer un delincuente en su vida util. Si entre los 18 y los 58 años esta el 80% de su vida en la carcel, mejor que si solo permanece un 30%.
    Y acordemos en qué perfil es el que tiene que estar preso mucho tiempo: El típico chorro a mano armada, al que le agregaría el violador.
    Ni el estafador, ni el escruchante, ni el vendedor de drogas, ni el que tiene “mala bebida” y mata a otro parroquiano, ni el carterista, ni el hacker, ni el guante blanco ni gris hacen a la “inseguridad”, que es el terror que tiene la gente, y es a que la maten o lastimen.

    • Silenoz dice:

      Todo lo relacionado en el punto son meras especulaciones “matematicas” tuyas sin ningún sustento más que prejuicios sobre cómo se supone que la gente actúa a partir de tus propios estereotipos que rebazan tu cajita feliz por enima de los hombros….. Y desde tu centralidad universalizás.. o algo así…

      No es para menos tu indignación “bienpensante” de “cuafer” en un posteo del estilo…. Me encantan cuando los travestidos de republicanismo comienzan a revolear la tanga…. ja ja…

      • David (idu) dice:

        Dada la fallida matemática carcelaria – represiva, es que el abolicionismo escandinavo para una sociedad en donde los mayores ladrones están en el poder, es que nuestra Patria sienta sus reales de ejemplo a imitar para el resto del mundo.

        Así, violadores y asesinos saldrán de las cárceles a poco de comenzar sus sentencias, para agregar nuevas perlas a su collar de crímenes…

        La sociedad observará impávida como sus miembros van muriendo violentamente, y asimilará su culpa colectiva por la “marginación” hacia los nobles chorros, victimizados una y otra vez desde su triste nacimiento.

        Zaffaroni dixit.

        Valle de lágrimas para los pecadores del trabajo y el estudio..

        Los más cínicos creemos que todo el Sistema Judicial está cooptado por Clarín, principal beneficiario de los innumerables crímenes para entretener al pueblo por TN.

        De paso, mientras observamos los cuerpos de los chorros “un amasijo hecho de cuerdas y tendones / un revoltijo de carne con madera” al decir de Silvio Rodriguez, se nos pasa que en el “mini Davos” vienen los imperialistas a despojarnos hasta de nuestros más dignos espectáculos circenses…

      • Raúl C. dice:

        Zaffaroni no dijo lo que usted le atribuye.
        Si tiene una prueba, exhíbala aquí. Si no… háganos un favor y abandone el tema.

      • David (idu) dice:

        Error, amigo Raúl:

        Los jueces hablan por sus sentencias.

        Por sus doctrinas

        Por sus cátedras.

        Lo de Zaffaroni lo saben en todo el mundo: El abolicionismo como doctrina.

        No debería escapar a tu habtual sensibilidad y erudición.

        Tenés a todo Internet a tu disposición..

        Pero como una ayudita no se le niega a nadie, te copio esta perlita del libro “La cuestión criminal” de Zaffaroni
        ————————-
        … “no se trata de la culpa por el homicidio o por lo que sea, que sin duda tiene un responsable a veces ya bien identificado, sino de una culpa por la situación” (sic). “Así como esa culpa no es racional”, concluye, “tampoco lo es la responsabilidad del otro [el homicida] por la situación”.
        ————————-

        (Bastante más en este “horror” artículo de la “horror” Diana Cohen Agrest, de la felizmente creada Usina de Justicia)

        http://www.clarin.com/opinion/Abolicionismo-Derecho_penal_minimo-Garantismo-Poder_punitivo_0_1348665198.html

      • Raúl C. dice:

        La verdad es que su capacidad para mentir cada vez colma más mi capacidad de asombro.
        Tomó una cita recortada y fragmentada convenientemente por la fascista todo terreno Cohen-Agrest (sí, es una víctima y también es una fascista).

        Lo que dice Zaffaroni EN REALIDAD se refiere a la criminología mediática:

        http://www.taringa.net/posts/noticias/12717616/La-Cuestion-Criminal-17-Zaffaroni.html

        [Cita]
        La criminología mediática latinoamericana tiene una particular preferencia por los shows en que enfrenta a algunas víctimas con los responsables de la seguridad (policías, políticos y si puede algún juez). Es obvio que la pérdida no tiene solución y que lo único que puede hacerse respecto de la víctima es respetarle su dolor y asistirla. Pero el show presupone un estado que si no evitó la desgracia fue por negligencia, lo que fija en el imaginario colectivo la peligrosa idea de que el estado debe ser omnipotente, capaz de prevenir hasta los delitos y accidentes más patológicos e imprevisibles, que en ningún país del mundo pueden evitarse.
        Quien no ratifica lo que las víctimas o sus deudos expresan es estigmatizado como tibio, peligroso y encubridor, además de insensible al dolor de la pobre víctima.
        Si el delincuente pasó por la cárcel y fue liberado, poco importa si debía o no ser liberado, pues el homicidio se atribuye a quien dispuso su libertad o a la justicia en general, aunque se lo haya liberado por librar un cheque sin fondos y resulte después involucrado en la violación de la vecina, porque el pensamiento mágico apela a la pura causalidad física y, en el fondo, queda la sensación de que la criminología mediática pretende que no se libere nunca más a un preso.
        En algunos casos, la criminología mediática da con la víctima ideal para su propósito, capaz de provocar identificación en un amplio sector social y en tal caso la convierte en vocera de su política criminológica, consagrándola como víctima-héroe. El procedimiento revela una particular crueldad, porque lo que la criminología académica llama víctima-héroe es un conejillo de Indias al que se infiere un grave daño psíquico; es poco menos que una vivisección psíquica.
        Toda víctima de un hecho violento grave sufre una pérdida con daño psíquico considerable, que muchas veces demanda una asistencia especializada para recuperar su salud. En un primer momento, la víctima presenta un estado de estupefacción o desconcierto ante la pérdida, le cuesta creerlo. En una etapa posterior es inevitable –y cualquiera de nosotros conoce la experiencia frente a una pérdida súbita– que la víctima comience a jugar irracionalmente con la causalidad: si hubiese actuado de otra manera, si no hubiese dicho, si hubiese advertido, si hubiese prohibido, si hubiese… Se produce –por lo general sin ningún asidero real– una carga de culpa que se hace insoportable.
        ****El peso de esa culpa irracional provoca una extroversión que proyecta la responsabilidad en alguien o algo, es decir, en un objeto externo. Obsérvese que no se trata de la culpa por el homicidio o por lo que sea, que sin duda tiene un responsable a veces ya bien identificado, sino de una culpa por la situación. Así como esa culpa no es racional, tampoco lo es la responsabilidad del otro por la situación o bien no lo es en la medida en que se pretende.****
        El tiempo y la asistencia especializada ayudan a superar esta etapa, es decir, a elaborar el duelo. Poco a poco van desapareciendo las irrupciones o interferencias en el curso del pensamiento que perturbaban la actividad normal de la víctima y ésta va recuperando su salud mental. Se trata de un proceso doloroso y nada simple, hasta que la pérdida queda razonablemente convertida en una de las nostalgias y recuerdos que todos cargamos.
        Cuando la criminología mediática instala una víctima- héroe explota algunas características particulares de ésta, como histrionismo y quizá rasgos histéricos, las refuerza brindándole un escenario gigantesco para su desarrollo, pero, por sobre todo, la fija en el momento de extroversión de la culpa, le refuerza al máximo esa etapa, inmoviliza a la persona en ella y le interrumpe brutalmente el camino de elaboración del duelo, o sea, de restablecimiento de su equilibrio emocional. La persona redefine su autopercepción como víctima y queda fijada en ese rol.
        A la víctima-héroe se le hace reclamar represión por vía mágica y se prohíbe responderle, pues cualquier objeción se proyecta como irreverente frente a su dolor. Ante el peso de la presión mediática, son pocos los que se animan a desafiarla y a objetar sus reclamos. Los que más se amedrentan son los políticos que, desconcertados, tratan de ponerla de su lado redoblando apuestas represivas conforme a la criminología mediática, que son ampliamente difundidas por ésta, junto a la descalificación de los jueces.
        A causa de la interrupción del duelo, a la víctima-héroe se le sigue acumulando culpa que la presiona psicológicamente y la lleva a incrementar su extroversión hasta que cae en exigencias que son claramente inadmisibles e incurre en exabruptos.
        Cuando este proceso se agudiza la víctima-héroe se vuelve inmostrable por disfuncional. En ese momento la criminología mediática se desprende de ella, la ignora hasta silenciarla por completo, sin importarle el daño psíquico que le ha provocado al interrumpirle la elaboración del duelo.
        La trata como a una cosa que usa y cuando deja de serle útil la arroja lejos y la olvida.
        [Fin de la cita]

        Está clarísimo que en el fragmento con asteriscos ‘el otro’ NO ES EL HOMICIDA, como MIENTEN Cohen-Agrest y usted.
        Es ‘alguien’ que NO es el homicida, como dice Zaffaroni (‘responsable a veces ya bien identificado’) sino alguien a quien se le echa la culpa de la ‘situación’ que habría llevado a la tragedia: generalmente los políticos, los jueces, los policías, etc. según los intereses y la ideología de los medios.

        No me extraña de usted, que una vez ya le endilgó a Zaffaroni una sentencia de otro juez.

        En fin… largue ya.

      • David (idu) dice:

        Hola, Raúl:

        Lo mío no es mentira, es apenas ignorancia.

        Tu calificación no es inocente, ya que por ignorante merecería el alivio de la pena (Zaffaroni), en cambio, como mentiroso “de derecha”, mi pena perpetua sería de ejecución inexorable.

        Si Zaffaroni hablaba de “la cuestión criminal” o la “cuestión mediática”, no hace al fondo de las cosas. No deja de ser abolicionismo.

        Al decir de la “fascista” Cohen Agrest (¿Dios es justo? ¿Se llevó a su hijo por ser de derecha?) se trata de un experimento sociologico que otros autores lo toman como tendencia utópica para un mundo mejor (Foucault, Mathiesen, Christie, Hulsman)

        Bueno, acá se aplica con los resultados que están a la vista: o sea la reiteración de crímenes por parte de violadores y asesinos liberados compulsivamente una y otra vez, con un ciclo interminable de asesinatos,

        Nadie habla (salvo la fascista Diana Cohen Agrest y su banda derechista de Usina de Justicia), que las VÍCTIMAS debieran formar parte de la querella.

        ¡Qué pretensión más retrógrada, Dios mío!

        ¡La defensa debe ser solo para los criminales, ya que la mal llamada “víctima” (apenas perdió la vida) NO puede acceder a la Causa, ya que está defendida por el Fiscal.

        Matías Bagnatto, feliz de la vida: décadas después del asesinato de su familia, tiene que cuidarse sollito de las amenazas del asesino (liberado, obviamente).

        Y si lo incendian a él también, y bueno, es el precio que debe pagar la sociedad por haber generado al monstruo (no, Raúl, el monstruo no es Bagnato, aunque “por algo habrá sido” sino que me refiero al asesino de su familia)

        Sobre tu otro texto sobre el “stock” y “flujo” de criminales, creo que conviene ser leido con el estómago vacío, y sin comentarios adicionales.

        Suficiente por hoy. Esto me asquea.

      • Raúl C. dice:

        No refuta nada sobre Zaffaroni.
        No lee nada y sigue repitiendo ‘igual es abolicionismo, es lo mismo’.
        Cuando una vez le demostré que un fallo no era de él sino de otro juez, dijo ‘es lo mismo’…

        Yo todavía razono en esta vida. Y no tengo compromisos propagandísticos.

        Y respecto a lo del stock y el flujo, no estaba dirigido a usted sino que contesté a la ‘ecuación matemática’ de Mariano T. en términos **acordes** a los de él. Si no le gusta no tiene por qué leer.

      • claudia dice:

        David: hay veces en que uno tiene que dar acuerdo a quien bien fundamenta, en este caso, Raúl. Su respuesta (y el largo parágrafo que agradezco haya copiado) es pertinente, lo que no implica que Ud. acuerde necesariamente con la forma de concebir la justicia y la punición que tienen terceras personas.
        Pero es cierto que la cita fue descontextualizada y editada convenientemente (en su caso, presumamos inocencia al confiarse al recorte previo que hizo Cohen Agrest, por las razones que a ésta le subyazgan ).
        Precisamente lo más destacable de ese parágrafo, es la introducción de un concepto problemático pero realista: la ralentización de la tramitación del dolor por causa de la intromisión mediática. Lo cierto es que hay irracionalidad en muchos tramos de nuestras vidas, a diario. De donde no tienen el monopolio de la irracionalidad, únicamente, los delincuentes (sean éstos, o no, psicópatas declarados o presuntos). Siendo para el caso puntual de las víctimas, un recurso mental indeseado pero comprensible de acontecer en los primeros estadíos del trauma. Lo que está diciendo Zaffaroni es que, en aras de sumar adeptos a los pingües ríos de sangre de los que se benefician política y económicamente quienes apuestan al deterioro de los contratos sociales (con la intención de socavar su carácter positivamente regulatorio), el poder mediático termina obstaculizando la debida resiliencia de esos a quienes, en primer lugar, debía protegerse. Y en ese sentido, la claridad de Zaffaroni revela, adicionalmente, a un tipo que ha reflexionado con sutileza sobre la experiencia de las víctimas.

      • David (idu) dice:

        Bueno, Raúl:

        Entonces ¿qué diría Zaffaroni ante estas afirmaciones?:

        *) La víctima NO tiene defensor oficial. Debe pagarse uno.
        *) La víctima es el asesino porque es la víctima original. La víctima producida por el victimario es solo un emergente desagradable de otra injusticia previa.
        *) El victimario tiene defensa gratuita provista por el Estado.
        *) La “cadena perpetua” nunca es perpetua, y la reincidencia es lo habitual.

        Lo que mencionás de la mamada de pija de la menor, sentencia aprobada por Zaffaroni, es verdad, lo escribió otro juez. El solo lo firmó y lo refrendó.

      • Juan el Bautismo dice:

        años apañando desequilibrados. Ya ganaron

      • David (idu) dice:

        Hola Claudia.

        La “sutileza” de Zaffaroni sobre el sufrimiento de las víctimas, no deja de ser conmovedora…

        Por suerte a Matías Bagnatto lo protege también… la madre de Angeles Rawson… y con sutileza…

        Saludos.

      • Raúl C. dice:

        Qué cansador que es esto…

        Sobre la mamada (¡otra vez!): la pena máxima para ese abuso deshonesto *en ese momento* era 4 años. Al tipo le dieron 3.

        Usted puede poner en el puesto de Zaffaroni a: Bonadío, Marijuán, Sáenz y Moldes juntos, más dos o tres jueces del ‘Proceso’, más Elisa Carrió, más la Stolbizer, más Nisman resucitado, más Arroyo Salgado, más Blumberg y Cohen Agrest… También puede agregar a Stiuso, si quiere.

        Entre todos, no le podían dar al tipo más de 4 años.

        Habría que aplicar la figura de ‘abuso deshonesto’ a muchas cosas que escribe usted…

      • claudia dice:

        Como dice Raúl, qué cansador es tratar con Ud. El caso de Matías Bagnato es ultra dramático pero no puede olvidarse la cantidad de instancias judiciales nacionales y extranjeras que intervinieron de forma desastrosa en la continuidad de ese calvario para la víctima sobreviviente.
        Ud. toma un caso, realmente superlativo e inusual, y lo extiende a generalidad porque así conviene a estos tiempos de cinismo estúpido que bombardea sin pausa pilares del contrato social, anhelando resoluciones punitivas cercanas al Paleolítico Inferior.
        Y en su cruzada personal contra Zaffaroni, éste termina convertido en el único jurista del país, responsable último de lo que suceda de punta a punta en el territorio (y por qué no en Europa, porque parece que Ud. desafecta a los jueces españoles que liberaron al homicida de la familia Bagnato, previamente extraditado allí).
        Es indudable que hay mucho de patológico en personas que se vanaglorian de limar permanentemente la legitimidad de construcciones sociales que costaron centurias de ser consensuadas. Eso sí, cuando la sociedad haya caído definitivamente y las calles sean tierra de nadie al habernos decidido todos a operar la justicia por mano propia – ya que descontamos que la ley es una bazofia -, espero que no reclame por su seguridad ¿de acuerdo? Mucha suerte para entonces (siempre se puede recordar cómo construir un “garrote-vil”).

      • Mariano T. dice:

        Es demostrable matemáticamente como para que hasta vos entiendas. Si los criminales peligrosos( donde está la alta tasa de reincidencia) estan mas tiempo en la cárcel, es menos tiempo que están “ejerciendo”. Y eso salva vidas.
        Continuamente vemos casos de homicidas de 25 años que ya han cumplido (o igual estaban en libertad) condenas por delitos graves. Es irracional que un homicida en ocasión de robo cumpla en promedio 12 años de cárcel.
        La teoría más malsana de Zaffaroni es que no se debe aumentar la pena cuando hay reincidencia. Así que es posible que un criminal mate 3 personas al salir cada vez de la cárcel cumpliendo las respectivas condenas, y salir la 3ra vez físicamente capaz de asesinar la 4ta.
        Esta doctrina, y no es la única, cuesta vidas, vidas de gente trabajadora y honesta, a diferencia del criminal.
        Así que es mucho mejor que para ciertos delitos las penas efectivas sean mucho más altas. Eso se logra no sólo alargandolas en el código, sino q es muy importante que sea cumplidas (transformando los 2/3 en n-2 en ciertos delitos)
        Quién gana? Todos. Quién pierde? Un grupo relativamente chico (un 0,1% de la población como mucho) y los abogados penalistas que tendrán menos trabajo.
        A esto sólo se puede oponer la clase media culposa (ínfima en número) y cierta clase de individuos que se solidarizan instintivamente con el criminal, por su propia psiquis, gente que no está en el delito porque su origen cultural le ha agregado algún freno inhibitorio.Tampoco son muchos.
        Cualquier reforma como la que propongo arrasaría en un plebiscito, si fuera posible, y perdería sólo entre la corporación penalista.

      • Mariano T. dice:

        LLamo la atención con ciertas lecturas de los pensamientos de algunos alumnos de Zaffaroni. Estos, por suerte, son de la justicia federal, así que solo son favorecidos por su accionar narcos, no delincuentes y asesinos comunes. Pero hay otros menos notorios y más dañinos en la justicia correccional, en la de ejecución de sentencias, etc. Estos fiscales y jueces son casi tan culpables de los crímenes como los ejecutores finales.
        Repugna la condescendencia de Zaffarroni con las víctimas y sus familiares. No siente ninguna responsabilidad hacia ellos. Mala persona.
        Estos son dichos y hazañas de los fiscales Alagia (que es titular de Derecho Penal) y deLuca:
        http://www.primerapagina.info/nota.asp?id=5716&t=Cuando-el-absurdo-no-tiene-limites
        http://www.infobae.com/2014/04/29/1560778-para-dos-fiscales-k-el-codigo-penal-actual-es-sexista-clasista-y-oligarquico/
        http://www.pensamientopenal.org.ar/alejandro-alagia-y-javier-de-luca-el-debate-por-el-codigo-penal-es-una-batalla-por-el-sentido/
        http://www.infobae.com/2015/09/28/1758253-el-fiscal-luca-copio-los-argumentos-del-abogado-defensor-y-pidio-que-se-libere-un-narco/
        http://www.infobae.com/2014/11/05/1606663-el-fiscal-luca-pidio-bajar-la-condena-dos-prefectos-que-llevaban-91-kilos-marihuana/
        http://opisantacruz.com.ar/home/2015/07/17/un-fiscal-cree-que-exigirle-a-la-pareja-de-un-preso-que-no-le-suministre-droga-es-inhumano/29750

      • Raúl C. dice:

        Aquí Daniel Paz, con su talento, resume mucho de lo que decimos:

        http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/19-11806-2016-09-19.html

        Como decíamos: estas mentalidades llevan, paso a paso, a que TODO delito merezca la pena de muerte.

        Son las mismas personas que, como David, se ‘escandalizan’ de la justicia de los países musulmanes teocráticos, mientras propugnan lo mismo… pero reemplazando a la figura divina por el capital.

      • David (idu) dice:

        Raúl, Ay Raúl:

        Ponerme a mí en las antípodas de Zaffaroni es un exceso de literatura, como dije tantas veces, pobre Borges.

        De todos modos, te ruego me digas cuándo y dónde hablé a favor de la pena de muerte (En Irán o en la Argentina)

        Está bien que “convenga” a Daniel Paz, excelente humorista.

        Pero no. No es mi caso. Te recuerdo que cuando nos asaltaron con las bicis con mi amigo ultra-progre y ultra-K, el que puteaba “negros de mierda” era èl, yo solo intentaba calmarlo, porque, entre otas cosas el conductor del patrullero que nos recogió era bastante morochón.

        Y también lo convencí de no hacer denuncia alguna “Lo importante es que no nos mataron”, decía yo

        Dado que Zaffaroni es emérito, y merece su justo descanso, empezaría por la camada de jueces discípulos, a que hagan tareas humanitarias en las casas de las víctimas de reincidentes.

        Luego, instaría al Legislativo para que las víctimas sean parte del Proceso de Ejecución Penal.

        Y que los reincidentes sean considerados como en todo el mundo: con penas agravadas por la ídem.

        Si es en un jardín con flores, celulares, piscina, sushi y minas, en vez de cárcel, (lo cual sería más barato que las actuales prisiones), mejor aún.

        Y para tranquilidad (o no) de Claudia, tampoco me gusta el garrote vil. El garrote “no vil” tampoco.

        ¡Haya paz, Ommmmmm!

    • Raúl C. dice:

      Sobre la ‘matemática’ de este asunto, ya lo dijo una vez y se le contestó. Como eso seguramente ya está olvidado, resumo mi respuesta aquí.

      Alguna vez adherí a esa idea. Lo que pasa es que un día me puse a pensar un poquito más allá.

      El error básico aquí es como el de los legos en economía (y más de un economista): confundir el flujo con el stock.

      Supongamos que metemos presos a todos los criminales que usted dice. Chau ‘stock’.

      Pero sigue habiendo muchísimos bienes codiciables.
      Y siguen naciendo psicópatas, sociópatas, etc.
      Y a unos cuantos el delito les sigue pareciendo que es ‘negocio’.

      Entonces, hay un nuevo ‘flujo’ que va a desemboca en un nuevo ‘stock’. Los presos son reemplazados por gente nueva.
      Repetir la operación, entonces.

      [Un ejemplo idealizado: se detiene a todos los narcos y se los encierra.
      Queda un negocio latente con margen de ganancia casi infinito.
      ¿Cuánto tarda en hacerse cargo ‘alguien’ de seguir el negocio? ¿Un día, dos días?]

      Después de unos cuantos años, tenemos entre uno y dos millones adentro. Sin garantía alguna de que no haya nuevos flujos.
      Las penas largas aumentan exponencialmente el problema. Hay que hacer constantemente nuevas cárceles, ampliaciones de las existentes, etc.

      Entonces ¿qué empieza a decir la derecha bienpensante? Nos están morfando crudos con los impuestos para mantener, darles techo y comida a esos criminales mientras yo me mato trabajando y el Estado me saca para ellos.

      (Los que ahora dicen que el Estado les saca para los ‘negros vagos’, si se llega a esa situación van a enfocarse en los presos).

      Conclusión “lógica”: no sirven las penas largas, porque significa más gasto y más impuestos. HAY QUE MATARLOS A TODOS.
      Y mejor todavía: matarlos al primer robo, para que no se pasen años y años al cuete pesando sobre el Presupuesto y sobre nuestros bolsillos.

      Allí habremos llegado a un tipo de sociedad muy distinto. La sociedad que quiere la derecha.

      Por eso siempre digo, sin entrar en ninguna sensiblería hacia los delincuentes ni mucho menos (no me caen bien): si la sociedad no se funda sobre bases un poco más justas e igualitarias, para que MENOS personas tomen el camino del delito, el problema NO tiene solución.
      Salvo muchísimo gasto en cárceles… o miles de ejecuciones todos los meses (que también traerían gastos).

      Los que tienen afición por el problema del gasto, el déficit fiscal, etc. deberían reflexionar un poco:
      Hacer que la gente viva mejor, además de más justo… va a ser más barato para la sociedad.

      • Mariano T. dice:

        Me parece que el error básico es suyo.
        Usted presupone que bajar el stock incrementa el flujo. Eso está dentro de las posibilidades, pero no hay ninguna prueba de eso. Es más fácil suponer que el flujo depende de las condiciones de la sociedad y no aumente cuando hay más stock tras las rejas. Dejemos de lado el negocio de las drogas, que sólo es un negocio capitalista clandestino, y vayamos al crimen en serio, el del choreo a mano armada o ataque sexual a personas.
        Porqué aumentaría la entrada de adolescentes al crimen el hecho de que un % mayor de los delincuentes estén presos? No se me ocurre ninguna razón, y varias para que sea lo contrario. Al pibe “pesado” del barrio no se lo ve más por 20 años, en vez de estar un par de años adentro y volver como un héroe. Eso algún efecto va a tener.
        Para resumir, tener más delincuentes presos aumenta, no influye, o disminuye la entrada al delito de jóvenes? No veo ningún motivo para lo primero. La baja del stock en la calle no incrementa el flujo, tal vez sea al contrario.
        Es cierto que tener a un mayor porcentaje preso del universo de criminales en actividad va a salir más caro a todos. Pero, por otro lado, la alternativa de dejarlos “trabajar” no es más barata. Hay que pagarlo hasta que la sociedad mejore.
        La mejora de la sociedad sólo puede ser paulatina, y puede tener efecto en la delincuencia dentro de 30 años. Estos 15 años desde el 2001 no nos ha devuelto a la mayor seguridad ( relativa) de los 90 o los 80. Hace falta mucho más tiempo. Mientras tanto la gente muere.

      • Raúl C. dice:

        De ninguna manera digo que ‘bajar el stock incrementa el flujo’. Debería leer bien.
        Digo que el flujo continúa siempre, se recicla.

        Digo que el flujo es *independiente* del stock. Que no depende ni positiva ni negativamente.

        Por lo que -con penas más largas- lo que tiende a aumentar casi sin límite es el stock carcelario.

        Claro que ‘el flujo depende de las condiciones de la sociedad’. Exactamente eso es lo que digo al final.

        Por si hace falta aclarar algo más: pienso que las ventajas de retirar stock de ‘las calles’ e incorporarlo a las cárceles son una visión elemental, una foto fija que ignora ‘cómo sigue la película’.

        Y sigue como yo dije: pesados gastos, estructura penitenciaria elefantiásica, clamor por la pena de muerte, etc.

        Salvo que se cree una sociedad más justa, donde el que no tiene una especial personalidad sociopática ni siente vocación por el delito, no necesite considerar el delito como opción (generalmente como ‘tropa’ de los ‘pesados’) por falta de otras aceptables.

        Si eso no se hace, no hay política punitiva que pueda solucionar el problema.
        O se termina como dice Daniel Paz: pena de muerte para todos los delitos, hasta por exceso de velocidad.

      • Mariano T. dice:

        En cualquier sistema hay un flujo de entrada y otro de salida. Pero en el caso de ls criminales, es el stock lo que mata.
        Tener encerrado a la mayor parte posible del stock, va a salvar vidas, solo los va a perjudicar a ellos, y ciertamente va a cotar plata.
        Eso si, repudio enfática y absolutamente tu idea de que haya que matar a los delincuentes para ahorrar plata con la que venís insistiendo.
        Es inhumano, solo concebible en mentes enfermas.

      • Raúl C. dice:

        Precisamente: lo de matarlos es lo que los suyos YA dicen, y lo dirán mucho más en el futuro, como expliqué.

        Ni se les ocurre que haya una sociedad más justa. Qué se les va a ocurrir.

        Posdata: ser muy cínico, más allá de cierto punto, es ser un estúpido.

      • Raúl C. dice:

        El pensamiento vivo de la derecha.

        Aquí se ve que no son inventos míos.

        Habla exactamente del tema de las cárceles y los gastos que generan.
        Conclusión: pena de muerte para todos y todas.

        http://exitoina.perfil.com/2016-09-21-427471-maria-marta-serra-lima-el-que-mata-tiene-que-morir-porque-sobra/

      • Mariano T. dice:

        Te tiro una en serio:
        http://www.lanacion.com.ar/1943330-cristian-ritondo-debian-estar-presos-los-ladrones-que-mataron-en-31-asaltos
        Las permanencias más largas en la carcel salvan vidas. Y vidas mucho más valiosas que la libertad ambulatoria de los delincuentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: