La generación de Pepsi, y la de Macri

monzo

Hace un par de años -parece más tiempo- Martín Rodríguez y otros intelectuales de la bloguería rescataban el concepto de generaciones políticas -ya lo había leído en Ortega y Gasset, así que subversivo no es- aplicado a la actualidad política argentina de ese momento. La idea básica, según recuerdo, era que las figuras entre las que se iba a definir el futuro -nuestro presente-  en primer término, Scioli, Macri, Massa, eran la 1° generación post Perón. Con esto se quería señalar que, por razones de edad y de la fecha de su ingreso a la política, el peronismo no era para ellos un desafío que provocaba amor, rechazo o profundo auto cuestionamiento (como en la izquierda marxista). Era una realidad instalada, “que ya estaba ahí”.

Por mi parte, pienso que la generación es un dato fundamental de la vivencia de cada uno. Pero en política… es un factor importante, uno entre otros igualmente decisivos. Ahora, este señalamiento, obvio si lo pensamos, que cada vez hay más argentinos -hoy, mayoría- para los que el peronismo no es la ideología de los que están fuera del sistema político aceptado, sino una fuerza política que gobierna intendencias, provincias, y, de vez en cuando, la Nación, es un dato que cualquier discurso debería tomar en cuenta. Los relatos ideológicos o románticos pesan, pero éste es un hecho de la experiencia directa.

¿A qué viene esto? A que hoy, 14/9, Emilio Monzó, presidente de la Cámara de Diputados y una de las principales espadas políticas de Macri, ha lanzado en el Mini Davos un nuevo concepto, con algún parecido: la generación post Kirchner. Con menos significado que el otro, tal vez, pero que puede convertirse en un “tema” de la comunicación PRO. Por eso me despierta interés profesional, y quiero compartir los 13 puntos del joven Monzó (a días de cumplir 51 años) con ustedes. Comento al final

  • “En los últimos años, el Estado fue cooptado por un partido político y se alejó también de la Nación porque ese Estado empezó a trabajar en beneficio de ese partido”
  • “En la elección del 10 de diciembre se terminó la generación política pre-democrática en la Argentina. Esto no es menor. Todo lo que van a ver sentado acá es la generación que vino después de todas las crisis que tuvimos en la década del 70 y 80”
  • “Daniel Scioli quería ser el heredero de la vieja Argentina. Un heredero nato, teniendo hasta costo de la dignidad para recibir el legado. Y jugó hasta el final con el gobierno anterior para que la Argentina del pasado quede en sus manos”
  • “Scioli gobernó la provincia de Buenos Aires. La surfeó durante ocho años para quedarse con esa herencia tan aclamado por parte de su figura”
  • “En la vida buscamos la libertad y la seguridad. Daniel Scioli buscó la seguridad y Macri buscó la libertad. Y fue a la conquista del poder para una Argentina nueva. Empezando por una diferencia sustancial, se dedicó a gobernar la ciudad de Buenos Aires”
  • “Por suerte, la Argentina tomó la decisión correcta. No votó al heredero de la vieja argentina sino que votó al conquistador de la nueva Argentina”
  • “Tienen garantía de confianza en este presidente porque apuesta a la previsibilidad y a las reglas de juego. Pero es una parte. La garantía para ustedes es que la página que se dio vuelta el 10 de diciembre en la Argentina se dio vuelta para toda la oposición. Cambió el país”
  • “En el Congreso hoy tenemos minoría, pero Macri tuvo que aprobar todas las reglas de juego en minoría. Nuestra Cámara se mueve en la impronta de seis jóvenes que no pasan los cuarenta años: Kicillof, Massot, Laspina, Bossio, Massa y Marco Lavagna”
  • “Si ustedes los ven trabajar en la Cámara, creen que son todos de la Argentina. No hubo un proyecto nuestro en el que un diputado no se haya tomado el esfuerzo de mejorarlo”
  • “Hemos sacado todas las leyes porque tenemos una oposición a la altura de las circunstancias. Y tenemos un Senado que junto con los gobernadores tuvo consciencia de gobernabilidad desde el inicio de la gestión”
  • “La dirigencia post-democrática es tolerante y está apostando a lo mismo que están apostando ustedes en este lugar. De esa dirigencia van a salir los próximos presidentes”
  • “Esperemos que Macri esté ocho años para consolidar su proyecto, pero les aseguro que no hay vuelta atrás. No va a haber presidente que no haya pasado por acá”
  • “No va a pasar un presidente que no sea María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Ernesto Sanz, Ramón Mestre. Muchos dirigentes que los veo y estoy orgulloso de que sean dirigentes de la Argentina. Ellos van a suceder al gobierno de Mauricio Macri. Ellos no van a dejar retroceder lo que ustedes están demandando como seguridad jurídica”.

Debo señalar un rasgo de ingratitud: Scioli lo nombró a Monzó su ministro de Asuntos Agrarios en 2008. Pero eso no pesa demasiado: Pocos en política no han sido ingratos alguna vez. Menos aún los que no han hecho nombramientos desafortunados.

Otro dato inescapable, que me hizo igualar en el título lo de Generación de Pepsi y Generación de Macri, es que el primero fue uno de los slogans publicitarios más conocidos en todo el mundo. Se dirigía a imponer la idea que “los jóvenes”, así, como colectivo indeterminado, tomaban Pepsi. Pero nadie sugería que Pepsi fuera joven; era un producto, nomás.

En realidad, de Mauricio Macri se empezó a hablar en política nacional -en su caso como posible candidato- más o menos al mismo tiempo, a mediados de los ´90, que de Cristina Kirchner. De los dos en el Partido Justicialista. Pero de la edad de las damas no se habla.

Igual, reconozco, como todo el que trabaja en eso, que joven es un adjetivo poderoso en publicidad, más o menos como nuevo. Como en el blog recién comentamos las internas del peronismo bonaerense, me acordé de Florencio Randazzo (que para la política argentina todavía es joven, cómo no). Veo que otros también se acuerdan de él.

Anuncios

13 respuestas a La generación de Pepsi, y la de Macri

  1. Ceci dice:

    A mí me parece que Monzó tiene algo más que 41 años, creo que es del año 65, está más cerca de la generación de Macri que de Massot….

  2. Jaime dice:

    Ingratitud + amnesia
    Pareciera que la cuestión no es solamente que “Scioli lo nombró a Monzó su ministro de Asuntos Agrarios en 2008” sino sobre todo que Monzó ACEPTÓ el nombramiento de Scioli; no le parece?

  3. Raúl C. dice:

    Se le escapó ‘dirigencia post-democrática’. Lindo acto fallido.

  4. David (idu) dice:

    Con Monzó o sin Monzó, el macrismo deberá demostrar si es una “nueva generación”.

    Lo cual casi no pasa por las edades de los protagonistas, sino por su evolución (o no) hacia la modernidad (o mejor dicho, la posmodernidad) del Siglo XXI.

    Nos pesa demasiado el pasado dorado, anhelado, feliz, edénico, que nos mostraba “Sucesos Argentinos” en un blanco y negro con protagonistas idolatrados, como para que el salto hacia el presente sea una tendencia que se consolide.

    Ojalá…

  5. Norberto dice:

    Hace poco ha visto una encuesta que ahora no encuentro, donde las mayorías por debajo de los 50 años, y hablo exactamente de mayoría, es cristinista, y por encima de esa edad es macrista.
    Y este muñeco nos quiere convencer que la cuestión es que se votará por afinidad etaria y no por ideas, que también significan sensaciones de buen y mal gobierno en lo que hace a condiciones de vida.
    Los renegados como este, terminan abandonados en los rincones más oscuros de los desvanes, rechazados por su suficiencia en el error, condenados a vivir, tal vez como su padre haciendo de corre ve y dile, pero sin el protagonismo de los grandes, sino como mensajeros destacados y necesarios, pero no más que eso.
    Nunca menos y abrazos

  6. Gerardo González dice:

    Sospecho que el concepto de generación se aplica en política desde los griegos, quizá antes.
    No creo que sea generalizable, como pretendió Ortega, único visor de los quince años fatales de sucesión.
    Pero que las hay, las hay. Presento el caso indubitable de la vernácula de 1970, a la que pertenezco, aunque un poco mayor (Soy del 44).
    Ortega elucubró su extravagante idea de la generación del 98 española, que le tocó llorar por la pérdida de Cuba, Filipinas y lo que quedaba del antiquísimo imperio.
    Y también nosotros tenemos la generación de 1890, la de Roca, sus ministros y literatos.
    Creo que hay ciertos acontecimientos que permiten definir las pretensas generaciones. El agotamiento del modelo gorila del 55, si es que lo hubo, dio lugar a las huestes de Mario Firmenich, que sobreviva en paz en Catalunya. No solo eso: estaban el Che y Fidel.
    No veo para nada que Massa y sus coetáneos conformen una generación. Falta el gran acontecimiento histórico.
    Que la segunda línea macrista sea joven es un resultado del gerenciamiento de la CABA, nada más.
    Constatamos que son demasiado inexpertos para gobernar el país.
    No es cuestión de edad.
    Cabe recordar que Jesucristo fue ejecutado a los 33 años, cuando había dicho su mensaje y realizado sus hechos. Pero a nadie se le ocurrió decir que presidió una generación.
    Coincido con Abel que esto da para la joda.

    • Mariano T. dice:

      La generación fuerte que tuvimos fue la de la baby boomers, (1945-1960), usted se puede decir que fue parte. Esa generación(o parte de ella) fue por el poder muy joven, pero no lo consiguió, y es la primer generación que llegó a cargos importantes cuando volvimos a la democracia. Es la generación que se esta retirando ahora.

  7. ricardo j.m. dice:

    la parte de que el futuro esta en el pasado medieval de la filosofia politica pro es notable, alta literatura.

    y por supuesto inversiones cero.

    dicho al pasar el peronismo real que supuestamente es recilente y combativo estuvo muy ocupado lamiendose el traste con la cgt a ver quien es el mas obsecuente que se le paso la oportunidad de llenar el centro de trabajadores demostrando su desacuerdo con la entrega de ellos que se festejo esta semana en la argentina con foro de DArte a VOS bosta y a los ricos tu trabajo como semiesclavo asalariado pero no mucho

    no era momento politico para demostrar fuerza y hacer la parte de pegar, en el chamuyo siome que agitan de la gran estrategia sindical de pegar y negociar.

    parece que el aleccionamiento del desviador de fondos a caballo surtio efecto.

    los vendieron como ropa vieja esta semana a los trabajdores organizados y su dirigencia justo se tomo unos dias para analizar.

    si uno solo de los miserables basuras entreguistas que hoy dirigen los sindicatos y gremios fuera peronista hubiera marchado a oponerse al foro de su entrega.

  8. Capitán Yáñez dice:

    Qué sarta de estupideces… ¿o de hijoputeces?

  9. Silenoz dice:

    ““En los últimos años, el Estado fue cooptado por un partido político y se alejó también de la Nación porque ese Estado empezó a trabajar en beneficio de ese partido””

    Ja ja ja…. llegué ahí y largué…. ¡que’ijo de p….! Lo más llamativo es que,como tantas otras cosas, muchos, parapeor de ellos, se la creen…

    Y buehh.. cosas del que ¿”más medía o mide”? Digo.. ¿también nos tenemos que hacer caso de esto coso Jaime? ¿qué opina Ud. como peronista de Perón o algo así?

  10. Capitán Yáñez dice:

    Perdón… recién leo “el enganche” final… ¿qué viene a ser un “peronista papal”?

  11. Este Monzó maneja bastante poco el castellano. ¿Será generacional?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: