Música y reflexiones para el fin de semana – “Viaje a las Estrellas”

star-trek-the-original-series

Este jueves se cumplieron 50 años de Star Trek, una serie de televisión norteamericana que no alcanzó las metas de rating y estuvo a punto de ser cancelada a los pocos meses. Pero sus aficionados se rebelaron, y el resto es historia. Una historia de 5 series más derivadas de la original, 14 películas, miles de comics y novelas y maquetas y juegos y parodias en YouTube, cientos de convenciones cada año en decenas de países…

Tengo que decir que esos números no me impresionan mucho. La industria del entretenimiento es gigantesca, una manifestación de los tiempos modernos. Y cuando hay una idea que resuena en la imaginación de los humanos, recluta talentos y la aprovecha. Los ejemplos también son cientos, del ratón Mickey a Batman.

Lo interesante es porqué esta idea, la nave espacial Enterprise en una misión a explorar nuevos mundos, el capitán Kirk y el señor Spock (hace poco lo saludé en el blog, cuando su avatar, Leonard Nimoy, partió en otro viaje) se convirtieron en un mito para buena parte de la humanidad.

Un factor, claro, es que la exploración del espacio exterior por los humanos es la fantasía más potente de nuestra época -más que zombies, vampiros y el apocalipsis nuclear- aunque la realidad sea mucho más modesta que las expectativas que había medio siglo atrás.

Pero además vale la pena reflexionar en el contenido humanista -hasta trans humanista 🙂 – de la serie. Como dice una fan local, Gloria Guerrero “para la década del ´60, una oficial de comunicaciones mujer… ¡y negra!, un timonel japonés, un piloto ruso y un ingeniero escocés fueron un dream-team impensable para su época. Encima, el Primer Oficial era sólo medio humano, tenía orejas de duende y no había nacido en este planeta. Y en las siguientes versiones de Star Trek, el Enterprise llegó a tener un capitán negro; una capitana mujer asistida por un vulcano negro y por un descendiente de las tribus originarias de los Estados Unidos; y, como jefe de Seguridad y oficial táctico en jefe, a un bestial y entrañable exenemigo klingon“.

En Viaje a las Estrellas se dio el primer beso interracial de la TV yanqui…  El anti imperialismo vocal nos dirá que se trata de otra expresión del “poder blando” de los Estados Unidos. Y lo es, por supuesto. Sirve para estimularnos a que nosotros aprendamos a dar “batallas culturales” sin aburrir. En estas luchas, el que aburre pierde.

En otro momento tal vez trate de profundizar en lo distintivo de las historias que relataba la serie original. No eran relatos de acción, había poco y nada de violencia explicita y los efectos especiales… eran de su época, con bajo presupuesto. Me impresionan como fábulas moralizantes, en un lenguaje moderno: lo fundamental en cada episodio era la idea, la enseñanza humanista a transmitir (Más o menos como en los cuentos de Asimov). Y algo de eso permanece aún en las películas más recientes, que J. J. Abrams filma con la acción y el ritmo del mejor Hollywood actual, pero conservando las relaciones humanas entre sus personajes que fundaron el mito.

Ahora, quiero acercarles, como acostumbro en los findes, algo de música. Con espíritu trekkie, subo Viaje a las Estrellas a través de los años, una mezcla conducida por un director de Carolina del Norte con una orquesta de Taiwan

Una respuesta a Música y reflexiones para el fin de semana – “Viaje a las Estrellas”

  1. José dice:

    “Gene” Roddenberry sí que está en el “espacio” en el que siempre soñó.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: