¿Volver? Si siempre estamos llegando…

troilo-piazzolla

Unos compañeros me enviaron esto de Gerardo Adrogué, que salió en Página 12. Y aunque es probable entonces que muchos ya lo conozcan, me gustó tanto la conciencia que expresa que lo copio íntegro y sin mis habituales comentarios. Sólo… le pongo un título al posteo inspirado por el gordo Troilo. A lo mejor, es también un comentario.

¿Volver adónde, compañeros?

A volver, a volver, vamos a volver. En más de una ocasión me descubrí cantando esta consigna. Hace unos meses con cierta mesura, incómodo tal vez. Hoy con manifiesto entusiasmo. Es un canto potente y ordenador. A veces surge de forma espontánea, hermanando a personas que sólo pretendían escuchar música en un recital. Otras veces fluye en una plaza repleta de vecinos. Con mayor frecuencia lo escuchamos en los actos y encuentros que se suceden a lo largo y a lo ancho del país. A volver, a volver, vamos a volver. Verdadero santo y seña con el que reconocemos a quienes (intuimos) piensan como nosotros.

Por la fuerza de su instalación cabe preguntarse ¿Adónde queremos volver, compañeros?

Si volver significa retornar a un momento específico de la historia argentina, cualquiera sea éste, erramos el camino. Se equivocan quienes sostienen que volver es volver a los primeros gobiernos de Juan D. Perón, o a los tiempos de la resistencia peronista, o a los años ‘70 y la lucha contra las dictaduras cívico militares, o incluso a los mejores años de los gobiernos de Néstor o Cristina. Todos estos momentos históricos son, qué duda cabe, constitutivos de nuestra identidad política. En todos ellos reconocemos la búsqueda constante de un pueblo por construir un destino mejor y más justo contra la voluntad de los poderosos. Definen quiénes somos y de dónde venimos. Pero el error consiste en pretender volver a ellos literalmente, sin metáfora. El problema no es fáctico (volver al pasado es aún materialmente imposible) sino político. Pensar de esta manera condiciona la acción política, perjudicando las posibilidades de volver al gobierno y, peor aún, obturando la reflexión sobre cómo ser mejores la próxima vez. Si volver es restaurar, volver es reaccionario.

Dos ejemplos para ilustrarlo. Suponer que volver significa volver a ser los que fuimos inhibe la capacidad de construir nuevas mayorías político-electorales, necesarias para ganar las elecciones y volver al poder. No volveremos a ser lo que fuimos porque la vida (nos) sucede y si nos ponemos tercos en querer replicar el pasado nos condenamos al fracaso. Segundo ejemplo. Sostener que volver significa –lisa y llanamente– reinstaurar las formas de asignación y distribución del bienestar que rigieron durante un gobierno popular (como si se tratase de una situación ideal a la que debemos retornar) desalienta la voluntad de pensar qué debemos hacer distinto y mejor la próxima vez que el campo popular gobierne en la Argentina.

Por eso, volver no puede suponer, implícita o explícitamente, que hay cambios y transformaciones que no podemos hacer. Si volver es resignarse, volver es reaccionario. Sostener que la única forma de volver es aceptar ser una versión digerible de la patota de CEOs que hoy gobierna el país no es volver sino es alejarse aun más.

¿Y entonces adónde queremos volver? (porque cantar, lo cantamos) No a un lugar en el tiempo, no al poder por el poder mismo, sino a una idea fuerza que los atraviesa. Se trata de volver a encarnar la promesa del campo popular en la Argentina. Esa promesa que convoco a nuestros padres, nos convoca a nosotros y convocara a nuestros hijos. Promesa de inclusión y ampliación de derechos en todos los planos de la vida, de construcción de un orden social justo y equitativo. Promesa de democracia plena y de instituciones legitimas al servicio del bien común. Promesa de paz y tolerancia, donde la convivencia no suponga la negación del otro ni de los conflictos. Promesa fundada tanto en la vocación de poder como en la voluntad transformadora. Volvemos si logramos volver a encarnar esta promesa, como lo hicieron Perón, Néstor y Cristina.

Así, necesariamente, volver significa volver mejores. Mejores respecto de nuestra capacidad para apartar del proyecto a los “presupuestívoros de Obras Públicas”, como los llamo Leopoldo Marechal en su memorable Adan Buenosayres. Los Josecitos de siempre, personajes sin valor ni creencias políticas que se cuelan en cualquier parte con el único propósito enriquecerse sin que se les mueva un pelo por el inmenso daño que causan al proyecto nacional y popular.

También debemos volver mejores en la gestión de lo público. Sin duda, existe más de un área de gestión en la que debemos ser más eficientes la próxima vez. La eficiencia no es un atributo de la derecha ni de sus gerentes, aunque es evidente que la evaluaremos con otros parámetros (menos en la tasa de rentabilidad de las grandes corporaciones y más en la distribución del ingreso y la reducción de la pobreza).

Finalmente, es claro que la próxima experiencia de un gobierno nacional y popular en la Argentina debe avanzar más y mejor en la transformación del orden social. No conformarnos nunca con lo obtenido si existen ámbitos o relaciones sociales donde imperan la injusticia y la inequidad. Eso significó “ir por más” siempre. Deberemos invertir mucho tiempo y esfuerzo en reconstruir todo aquello que el odio gorila hoy destruye con voracidad inimaginable. Pero nuestra promesa no debe detenerse en reparar el daño sino en avanzar mucho más y mejor en la búsqueda de bienestar para todos.

Por eso, la próxima vez que lo cantemos, también pensemos adónde queremos volver.

¡A volver, a volver, vamos a volver!

Anuncios

18 Responses to ¿Volver? Si siempre estamos llegando…

  1. vale dice:

    No sé qué decir, el estupor me embarga, decir nada a cualquier cosa es mejor.
    La patria boquea, duele muy profundo….qué se puede agregar? los lideres están en estampida ….”rara avis” si las hay en el presente, el hambre aumenta, la represiòn se multiplica, la constitución nacional es un mito y las cámaras siguen apoyando…..no es una vergüenza escandalosa todo esto?….no se trata de volver sino de encontrar una salida….

  2. Marcelo dice:

    Totalmente de acuerdo con Abel.
    El cálido y conocido útero materno no es el único lugar al que se puede volver.
    También se puede volver a las políticas que garantizaron la felicidad del pueblo y la grandeza de la nación, las orientadas a la transformación del orden social o a revivir ese dulce sentimiento de inconformismo que alguna vez te fue tan familiar.
    Claro que empresas como ésta solo son realistas si se separa la paja del trigo, a los que militan estas ideas de quienes las bombardean.
    Coincido con que es necesario evitar problemas mayores y difíciles de resolver con la mayor economía de esfuerzos. En eso también estoy de acuerdo con Abel.
    Como no estarlo, si hasta Junacito tuvo cerca un “José” y nadie en su sano juicio los confunde. Al contrario, es encomiable la economía de esfuerzo que realizó por ese entonces el pueblo Peronista, que hasta logró resolver una cuestión tan espinosa mediante la ingeniosa “teoría del cerco”.
    Hay varios ejemplos dignos de mención, pero este creo que es bastante ilustrativo. En fin, estamos de acuerdo.

  3. JoaquinEsnaola dice:

    “…promesa de paz y tolerancia, donde la convivencia no suponga la negación del otro ni de los conflictos.”

    ” ..reconstruir todo aquello que el odio gorila hoy destruye con voracidad inimaginable..”

    No me que da claro si la primera cita incluye o no, la negacion de todo aquel que sea etiquetado de “gorila”, ese que hoy destruye con voracidad inimaginable.
    Yo creo que no, que es una gran mentira, y que odio solo cambiara de vereda como ocurio durante la ultima decada.

    • Silenoz dice:

      Bueno, si negáramos a los gorilas te estaríamos negando a vos y podriamos terminar con una caza de brujas “con voracidad inimaginable.” cambiando el odio “de vereda”… maso, parecido, similar a la que realiza actualmente la asociación ilícita de gobierno (que habrás votado… aunque esto puede ser un prejuicio mio)

      Igual no sabe’ el material que estamos juntando para los futuros carpetazos Esnaola…. no sabe’…. en estos 8 meses tenemos para décadas de desfile en Comodoro Py… empezando por el tilingo mayor

      Saludetes republicanos bien-pensantes

    • ricardo j.m. dice:

      cambia de vereda pero siempre en calles recoletas el odio don ex algun otro nick que ya le da verguenza usar

    • vale dice:

      coincido con silenoz absolutamente.
      un abrazo pensemos cómo se sale de esto que magistralmente describen silenoz y Guillermo.
      Mi abrazo convencido que la salida conduce a casa
      El pueblo y la patria casi entera están dispuestos a volver a casa., excepto los genuflexos que se llaman a si mismos “ciudadanos del mundo”, yo prefiero nuestra casa, la que respeta y no miente todo el tiempo.
      Una casa modesta pero con muchos invitados a la mesa,
      indefectiblemente.

  4. La consigna adecuada a los tiempos que corren es: “Crecer, vamos a crecer… ” (y al que no le gusta, ¡se jode, se jode!)

  5. ariel dice:

    Es impisble no tener odio ,asco a los gorilas, te lo dice un Trotskista , que quiere hacerse Peronista porque el Socialismo lo ve en la lejania casi creo utopico , pero no lo dejan .
    Veo a los dirigentes peronistas queriendo hacer una renovación y me dan lastima, se presenta Kristina a elecciones y se los come crudos a todos.
    Cual es el programa politico de esta renovación? ninguno no tienen idea de que hacer.
    Aca se necesitan los dolares y para eso necesitas manejar el comercio exterior de alguna forma.
    Se los digo a todos mis amigos peronistas , ninguno es capaz de discutir de volver a una especie de IAPI o como lo quieran llamar, tambien les hago leer ,algunos puntos del Programa de Transición de Leon Trotsky que de Comunista no tiene nada, defensa nacional 100%, pero para ello hay que formas militantes y no Militontos que repiten y repiten sin tener un sola idea propia.

  6. Ruben Altamiranda dice:

    Estimados contertulios, yo lamentablemente no puedo cantar volver con fuerza, pasion y alegria. Mi deseo de volver esta empañado por ciertas cosas no aclaradas de la economía durante la gestion Kicillof.

    ¿Volver para que?, yo quisiera me expliquen porque no habia un mango.

    Mi convicción es que ya no daba para mas la cosa

    ¿Volver para repetir la experiencia?

    El poder fáctico puede al estado
    El pueblo no esta dispuesto a romper las reglas

    Mientras juguemos su juego siempre perderemos
    Volver con CFK?, la que le dio la entrada a Wall Mart?

    Esta bien, estos de ahora son lo peor pero no me pidan entusiasmo con lo que fue y no hizo autocritica ni explicó el fracaso. Porque que hubo fracaso hubo fracaso.

    • Norberto dice:

      Me permito disentir, y no le voy a agregar razones, porque escribir un comentario no es hacer una novela del tamaño de la Guerra y Paz, pero baste solo con decir que por primera vez pese a la famosa restricción externa y con un mundo en caída libre, se entregó un país funcionando razonablemente bien en consumo y crecimiento.
      Nunca menos y abrazos

      • Ruben Altamiranda dice:

        Norberto, estoy de acuerdo con lo que dice. Mi parece es que eso no podía continuar mucho mas por falta de plata. El bienestar del final estuvo hecho de deudas y no pagos. No daba para mucho mas esa situación. Habia “muertos” (financieros) por todos lados, la prudencia/aprendizaje moderó la impresión de billetes y no era solo restricción externa, no habia dinero para pagar en pesos a empresas argentinas.

        Uno se puede dar la gran vida difiriendo pagos, pero es engañarse y no hacer la tan mentada autocritica que nadie hace, creer que estaba todo bien.

    • Raúl C. dice:

      Doce años seguidos con un proyecto determinado (no hubo un período tan largo en aprox. 1 siglo) y después de eso perder la elección por 2 puntos… si eso es el fracaso, fracasemos más seguido.
      Esto no quita que podamos hablar de los defectos. Pero lo de arriba es real.

      • Ruben Altamiranda dice:

        Raúl C. usted hace dos afirmaciones, 1) que es el proyecto que mas duró y 2) que casi dura por lo menos un período mas. Son dos afirmaciones con las cuales estoy de acuerdo.

        Esas afirmaciones no rebaten la original mía: que no habia mas plata y que no se sabía como seguir o -agrego ahora- no podían cambiar lo que había que cambiar.

      • Raúl C. dice:

        Realmente, no tengo conocimientos para decir si no había más plata tal como usted afirma. Tendría que conocer más datos.

        Lo que sé es que el estallido o la hiperinflación que se auguró durante años, no se produjo.

        No vamos a entrar en las explicaciones tipo Prat Gay: que había una crisis tremenda, profunda y terminal… pero que no se notaba.

        Todo esquema económico, tarde o temprano, empieza a tener problemas: si no se escapa una variable se escapa otra, por lo que hay que cambiar.
        No tengo elementos para decir que no sabían cómo seguir.

        El ensañamiento practicado por el establishment hasta el año pasado, y el hecho de que ese ensañamiento continúe ahora, quizá más fuerte, me dicen que el fracaso quizá no fue tan fracaso.

      • Ruben Altamiranda dice:

        Raul, un par de noticias que aportan evidencia de que ya no habia mas plata:

        La hermana Bolivia nos daba gas y no le garpábamos: Argentina se disculpa y empieza a pagar deuda por gas.

        INVAP hacia cosas y no le pagabamos: El ajuste también aprieta en Invap. Si lee la noticia leera que “…la deuda que el Estado Nacional mantiene con Invap que, según fuentes a prueba de desmentidas, asciende a mil millones de pesos. Esos compromisos que Macri evade, corresponden a contratos firmados durante el Gobierno de Cristina Fernández, por trabajos ya ejecutados por la empresa estatal.”

        Como el medio es filo K desinforma para culpar a Cambiemos. La verdad es que los mas de mil millones de pesos son deuda K y ascendia a ese monto al final de la gestion CFK… debería ser obvio que en los pocos meses del macrismo INVAP no podía ejecutar trabajos por tanto valor. Era deuda K.

        Otra cosa que debería resultar obvia es que si el gobierno evade pagar ¿de que ha vivido INVAP estos 10 meses?.

  7. Marcelo dice:

    Cada vez que la oligarquía y el capital financiero ponen en marcha la picadora de carne, lo hacen con la intención premeditada y planificada de tirar al bebé con el agua sucia.
    Mientras tanto, las cosas siguen su curso y la militancia ya encontrará su ámbito para revisar lo actuado y acomodar el rumbo.
    No me preocupa mucho el clamor de rancios y reaccionarios por una autocrítica pública, constante y desgarradora, porque a ellos cualquier bondi los deja bien, basta de ver al campo popular de rodillas.
    Para rasgarse las vestiduras en público, a 12.000 kilómetros está el Muro de los Lamentos. Está lejos, pero con dolar barato, si el entusiasmo empuja, se llega.

    • Ruben Altamiranda dice:

      “…No me preocupa mucho el clamor de rancios y reaccionarios por una autocrítica pública, constante y desgarradora” dicho asi suene bien: la autocritica es un problema de otros, de rancios y reaccionarios para mas alivio.

      No es mi caso, ni soy rancio ni reaccionario pero no me cierra que no pagaramos a la empresa icónica argentina ni a Bolivia (aunque este último caso lo entiendo por la restriccion externa)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: