Es la estanflación

clarin_13122001

Después de la política como construcción (y demolición), volvemos a la economía como dato. Como la pared en que se estrellan las políticas. Esto no pasa porque la economía sea menos dinámica, y hasta creativa en sus buenos momentos. No. Pasa cuando se eligen políticas económicas erradas y se aferran a ellas. Es lo que creo que ocurre ahora (y no sólo ahora, pero eso es otra historia). La mejor descripción, para mi gusto, de la situación actual la encuentro en este reportaje de Tomás Lukin a Jan Kregel, distinguido académico, funcionario en organismos internacionales y notorio poskeynesiano. A pesar de todo eso, su análisis es fácil de entender. Y, creo, terminante. Una observación mía al final.

El diagnóstico del economista estadounidense Jan Kregel es contundente: ni las exportaciones ni la inversión extranjera ni el endeudamiento. La única forma sustentable para que la Argentina vuelva a crecer en el actual contexto global es a través de la expansión de su mercado interno. El director de investigaciones del Levy Economics Institute of Bard College, una de las usinas heterodoxas más prestigiosas del mundo, advierte que “las políticas del nuevo gobierno están produciendo un escenario más o menos estable de estancamiento con inflación elevada, donde se sostiene la caída del salario real y el incremento del desempleo”. Kregel fue discípulo de dos próceres del pensamiento económico como Joan Robinson y Nicholas Kaldor en la Universidad de Cambridge, y trabajó codo a codo con Hyman Minsky. Este último es un académico indispensable para comprender la inestabilidad inherente en el sistema económico así como el rol de la reducción del desempleo y una mejora en la distribución del ingreso como condición necesaria para estabilizar las economías.

Con esa formación, Kregel ha sido un crítico de los procesos de sobreendeudamiento y desregulación financiera en la región y, más recientemente, se involucró activamente en iniciativas como el Plan Jefes y Jefas de Hogar. Desde la perspectiva del economista y sus colegas en el Levy Institute, la creación directa de empleo desde el Estado es fundamental para lograr una reactivación sostenida de la economía ya sea en Grecia, Estados Unidos, España o Argentina. “La única forma de que políticas como los regímenes de metas de inflación funcionen es a través de un incremento en las importaciones y la apreciación del tipo de cambio que genera el ingreso de capitales atraído por las altas tasas de interés”, advirtió el economista al cuestionar la receta para controlar los precios elegida por el Banco Central.

El gobierno de Mauricio Macri afirma que el ajuste fiscal, cambiario y monetario en marcha y el proceso de desregulación permitirán que el país crezca a través de las exportaciones y la inversión extranjera, ¿considera que esa apuesta puede ser exitosa?

–Los ingresos de capitales solo tienen impactos positivos si producen un incremento en la inversión. En Brasil la inversión extranjera directa y la inversión local son sustitutivas, no complementarias. En Argentina la pregunta es a dónde van a ir las nuevas inversiones. Lo que nos imaginamos es que van a comenzar a llegar inversiones para el sector agropecuario que significa vender tierras. Eso no genera demanda doméstica. La inversión extranjera buscada debería crear más empleos y salarios. La economía argentina está estancada, por lo tanto no hay incentivos para que lleguen esas inversiones. Además, tienen un problema vinculado a la recesión de Brasil que desestimula la llegada de inversiones en sectores como el automotor que se complementen con ese mercado. Las exportaciones industriales de Argentina están condicionadas al desempeño macroeconómico de su principal socio comercial. Los inversores extranjeros que quieren instalarse en Argentina tienen un mercado doméstico en caída y un mercado externo que se les desploma. Entonces, para qué invertirían en expandir la demanda doméstica. En el mejor de los casos lo que van a hacer los inversores es comprar empresas porque son baratas. Eso no genera ninguna recuperación ni demanda interna. Es un swap de dueños locales por extranjeros. Como muestra la historia de la Argentina, los dueños locales va a terminar fugando esos fondos. Todo lo que llegue se va a terminar yendo. Mientras tanto, no es improbable que los inversores extranjeros decidan cerrar las unidades que compitan con sus instalaciones en otros países.

Ante la ausencia de una lluvia de inversiones y de boom de las exportaciones, la política que le viene dando buenos resultados al Ministerio de Hacienda y Finanzas es la colocación de deuda externa apalancada por los bajos niveles de endeudamiento heredados.

–El problema con la demanda doméstica que ni siquiera genera una desaceleración en la inflación no se va a resolver con ingresos de capitales. Pensar que la solución proviene del mercado financiero, para lo cual hace falta liberalizar el mercado, es absolutamente falso. Si las tasas de interés globales son negativas y Argentina ofrece pagarte 8 por ciento van a comprar los bonos. Pueden llamarse “Bonos Evita” y los comprarían igual. La capacidad de colocación de los bonos no tiene nada que ver con las políticas que está implementando el Gobierno excepto por el hecho de que pagan elevadas tasas de interés. Es imposible conseguir esa rentabilidad en otros lugares. Mientras el diferencial con las tasas de interés globales sea lo suficientemente elevado siempre van a poder emitir deuda.

¿Cuál es el límite?

–Si el balance externo y fiscal siguen deteriorándose eventualmente los inversores externos se van a “preguntar” sobre la capacidad de repago del país. Cuando el endeudamiento sea el mecanismo utilizado para cancelar los vencimientos de deuda entonces la caída esperada en las tasas de interés que podría observarse en los próximos años va a revertirse. Puede poner en riesgo la sustentabilidad de la deuda. Es una película que ya vimos.

Uno de los objetivos declarados de las autoridades es la reducción del déficit fiscal ya que consideran al gasto como una de las raíces de los aumentos de precios.

–Es imposible reducir el déficit reduciendo el gasto público, eliminando impuestos al sector agropecuario y aumentando las tarifas. A menos que la gente genere ingresos es imposible aumentar los ingresos fiscales. Sin una reactivación económica no hay posibilidad de reducir el déficit fiscal como pretende el Gobierno. Por el lado del sector externo, la cuenta corriente se está deteriorando, hay algunas importaciones que crecen muy rápido y las exportaciones no. Si se logra, el superávit no va a provenir de la expansión de las exportaciones. Brasil no va a volver a un sendero de crecimiento en los próximos años y, a pesar de la celebrada salida del “cepo”, la política cambiaria tampoco permitió que los productores argentinos se beneficien del aumento en el precio del dólar. Además, sabemos que en Argentina la depreciación del tipo de cambio se traduce en un alza de la tasa de inflación que afecta la demanda y activa mayores reclamos salariales.

Para controlar los elevados niveles de inflación que se aceleraron con las políticas implementadas desde diciembre, el Banco Central pretende instalar un régimen de metas de inflación, ¿ese esquema puede controlar los aumentos de precios?

–Para entender el resultado de las políticas del nuevo Gobierno podemos compararlas con las políticas implementadas durante la administración de Ronald Reagan en Estados Unidos. Por un lado la política incentivaba la oferta para impulsar el crecimiento y, por otro, se aplicaba el monetarismo restringiendo la cantidad de dinero para controlar la inflación. Eran objetivos contradictorios y la política fracasó, fue un desastre. En Argentina las políticas del gobierno están produciendo un escenario más o menos estable de estancamiento con inflación elevada. Con este rumbo van seguir subiendo los precios con caída del salario real, aumento del desempleo y sostenida caída en el nivel de actividad. Quienes están al frente del Banco Central son los nuevos monetaristas… Proponen controlar los aumentos de precios operando sobre las expectativas. La tasa de inflación hoy no tiene que ver con la expansión de la oferta de dinero sino con las políticas de ajuste. Entonces si uno cree en la teoría de las expectativas, los agentes ajustan cuando escuchan que el ministro de Energía dice que van a seguir subiendo las tarifas. Sabemos que uno de los principales costos de la economía es la energía. Entonces, por definición, si uno aumenta las tarifas de gas, electricidad y transporte obviamente vas a generar más inflación. Así, la política del Banco Central para bajar la inflación no puede funcionar, se generan expectativas de inflación por todos lados.

En algunos países como Brasil, Colombia, Chile y Perú las metas de inflación están asociadas a una reducción y baja de la inflación.

–Insisto, de acuerdo a su propia teoría esos esquemas solo funcionan si producen una expectativa de reducción en la inflación. Las políticas que hoy está utilizando Argentina generan lo opuesto. Pero para nosotros las metas de inflación no funcionan. Todos los banqueros centrales que ahora creen que tienen la capacidad de controlar la inflación a través de las metas no entienden el impacto que 400 millones trabajadores adicionales desde China tienen sobre la oferta y los precios. La estabilidad de precios a nivel global viene de transferir producción a China. Eso ofreció una gran moderación y no las metas de inflación. La única forma que tiene esas políticas de funcionar es a través de un incremento en las importaciones y la apreciación del tipo de cambio que genera el ingreso de capitales“.

Una pregunta válida es ¿por qué me refiero a la situación que Kregel diagnostica como una “pared”? ¿Acaso la devaluación, la inflación y, especialmente, la baja en el consumo y en la actividad que provocaron, que han dejado a muchos trabajadores informales sin empleo, el aumento de la pobreza que ya se ve en muchos barrios del Gran Buenos Aires, no son suficientes? La respuesta es no. No lo son. Como la recesión y el desempleo, que se manifestaron en los últimos años de Menem, no impidieron el triunfo de la Alianza -que prometió y cumplió continuar con la Convertibilidad- ni derribaron ese gobierno… hasta que el esquema colapsó y las diversas clases medias fueron golpeadas.

Más general: Las políticas que provocan empobrecimiento muchas veces se sostienen -lo hemos visto en estas décadas en todo el mundo- … en tanto perjudican a los más pobres. Cuando afectan a los del medio, ahí empiezan los problemas.

32 respuestas a Es la estanflación

  1. Leoncio dice:

    Porque no la acaban con el verso económico. Argentina NUNCA va a salir del embrollo político-económico por que es un país demasiado rico para dejarlo que se desarrolle solo. Ahora que Macri responde a yanquilandia Griessa mira para otro lado.Las teorías económica del los falsos premios Nobel en economía (no son oficiales de la academia, ver google) son creadas para someter a los paises ricos y poner en práctica asesinatos masivos por hambre.
    No se hagan los eruditos, la economía No es una ciencia es un modo de robar con guantes blancos.

  2. David (idu) dice:

    Es interesante cuando los académicos de afuera opinan sobre la economía argentina.

    También lo es cuando los académicos de acá lo hacen, aunque estos últimos conocen mejor nuestro realismo mágico latinoamericano, por lo que podrían arrimar un poco más el bochín.

    Por ejemplo Juan José Cruces y Martín Tetaz.

    Este último, por ejemplo dice que:

    El 90% de nuestros problemas de inflación y atraso tarifario pertenecen al gobierno anterior.

    Obvio que no puede haber “sinceramiento” cambiario si previamente no hubo atraso cambiario.

    Lo mismo con las tarifas, tema en el cual el gobierno actual la pifió fiero: no tanto por el ajuste inevitable, sino por violar la ley: ya que no se convocó a Audiencia Pública.

    Tampoco puede hablarse de aumento de inflación, si hace apenas unos meses esta no existía (tanto que ni que falta hacía medirla)..

    Peor es Juan José Cruces, que explica que si mato a las gallinas ponedoras, cada día tengo menos huevos para comer, y que en algún momento deberé comer menos huevos aún para permitir que alguna de las gallinitas sobrevivientes crezcan y vuelvan a poner huevos.

    ¿Suena lo del agotamiento de la energía? ¿La reducción del 20% de los rodeos?

    Sobre el desempleo, que obviamente podría seguir creciendo, el 92% corresponde a la industria de la construcción.

    ¿Inversión para construir? ¿Para venderles casas a quién?

    ¿Tirar plata desde un helicóptero?

    Pero mientras tanto, queremos mantener una planta de empleados estatales que en su mayoría no son docentes, médicos y policías: No, son administrativos. ¿Favores a los amigos? ¿Desempleo disimulado?

    Tranqui: este gobierno populista (perdón, Abel) no va a mejorar (tampoco) la calidad, cantidad y utilidad del empleo público.

    Eso lo dice un peronista histórico que sabe mucho de educación: Alieto Guadagni.

    El video quelinkeo más abajo, podría explicar bastante mejor que los académicos de afuera, nuestro verdadero drama de aquí a 15 o 30 años.

    Con o sin “metas de inflación”. Con o sin “colocación de deuda”. Con o sin “desregulación”. Con o sin “déficit fiscal” (esto último es grave de verdad).

    Alguno de los economistas que se mencionaron en el posteo, ¿habló de que los subsidios kirchneristas alcanzaban (y sobraban) para darle $10.000 (DIEZ MIL PESOS!!!!) a cada familia pobre?

    Mejor volvamos a Alieto Guadagni:

    • Leandro dice:

      Al papanatas de tetaz le cree porque realmente lo cree serio, o sólo porque dice lo que usted quiere escuchar?

      A cruces digale que le cuente también que si a los que matas es a los compradores de huevos, el exceso de huevos se lo tendrá que introducir, uno por uno, en el recto descendente. Y el resultado será el mismo, menos consumo de huevos.

      Es realmente increíble como estos economistas”serios”, que creen dogmáticamente en la ley de oferta y demanda, se la pasan hablando de la oferta y siempre se olvidan de la demanda. Lo mismo hacían con el comercio exterior: el problema era el tipo de cambio, que perjudicaba la oferta, corregiamos eso y nos transformábamos en taiwan. Bueno, a ocho meses, las expos siguen igual o peor, porque el problema no era de oferta sino de falta de demanda. Así vamos.

      • David (idu) dice:

        Bueno, sabemos que son todos papanatas, incluido Guadagni, te faltó aclarar.

        Felizmente tenemos (también) candidata a Premio Nobel.

        Saludos, amigo Leandro.

      • Leandro dice:

        No todos, algunos son prestigiosos de verdad, reconocidos a nivel mundial, con montones de trabajos serios en las revistas mas importante del mundo. Y se molestan en estudiarnos. Como el de la nota de referencia. No como el papanatas de tetaz, que sin embargo sin tener ni el 0.0001% del prestigio del citado, sin embargo por alta correlacion garquista es encontrado “serio” por alguno tan trasnochado como él.

  3. MAGAM dice:

    Mas que estanflación diría contracflación. Comparto lo del consumo interno, habría que ser más preciso en el “cómo” porque una actividad económica basada en el comercio de artículos importados tampoco cierra.

    De nuevo hay que consumir un poco más de lo que podemos suministrar, que por suerte son las cosas más necesarias y diría casi básicas para mejorar nuestra calidad de vida. Y esto tiene no solo que ver con barreras, si no también con el tipo de cambio.

    No comparto las siguientes frases:

    “Además, sabemos que en Argentina la depreciación del tipo de cambio se traduce en un alza de la tasa de inflación que afecta la demanda y activa mayores reclamos salariales.”

    “Sabemos que uno de los principales costos de la economía es la energía. Entonces, por definición, si uno aumenta las tarifas de gas, electricidad y transporte obviamente vas a generar más inflación.”

    Demasiado kirchnerista para mi gusto, más de lo que ya tuvimos. Claramente mucho mejor que el panorama actual, pero no fue la panacea.

  4. Raúl C. dice:

    No quiero hacer una analogía forzada, pero su última frase -además de ser cierta para las políticas de empobrecimiento- también es perfectamente aplicable a la génesis del movimiento de los DD. HH. en Argentina.
    No hay más que ver la extracción social de sus dirigentes (madres, abuelas, familiares).
    ¿Será que los del medio cuentan con más recursos materiales, sociales, culturales, simbólicos, comunicacionales… para hacerse oír?
    No creo que aquí falte mucho para que se hagan oír todavía más que hasta ahora.

  5. claudio Maxl dice:

    No es estanflacion, es muuchisimo peor: RECEFLACION y vamos derecho al infierno q es la DEPREFLACION 2017. En q t has convertido Argentina macrista, pareces la Venezuela d Maduro…….

  6. claudio Maxl dice:

    02/09/2015 23:52Industria
    La Presidenta: “Vamos a tener que sustituir exportaciones con mercado interno, porque no nos compran afuera porque se cayó el mundo”
    http://www.telam.com.ar/notas/201509/118561-cristina-fernandez-de-kirchner-empresas-industria-sustitucion-de-importaciones-mercado-interno.html
    Los empresarios criticaron la propuesta de Cristina Kirchner para “sustituir exportaciones”
    Las distintas cámaras empresarias advirtieron que la idea es “equivocada” y puede llevar a “un endeudamiento insostenible”; Remes Lenicov la calificó como una “barbaridad”
    http://www.lanacion.com.ar/1824785-los-empresarios-criticaron-la-propuesta-de-cristina-kirchner-para-sustuir-exportaciones

    Tuvimos una estadista en la Rosada…….

  7. […] importante de esta encuesta es que confirma lo que se deduce del análisis económico del posteo anterior: si no cambia su política económica, el deterioro electoral de Cambiemos es […]

  8. vale dice:

    qué tal el discurso de chaplin?, debería verlo trump…..y compañía aunque no creo que lo entendieran…..
    Los empresarios quizá podrían decir solo el primero de esta peli

  9. Charrua dice:

    No coincido mucho con algunas de las cosas que dice Kregel (su evaluación de la politica económica durante el primer gobierno de Reagan me parece cómo mínimo, simplista), pero si con lo grueso de su análisis.
    No veo (bueno, nunca lo ví) que el PRO tuviera una estrategia económica capaz de alcanzar los objetivos de crecimiento Y baja de la inflación. Hubo siempre una especie de “wishful thinking”, de voluntarismo/facilismo en lo que decían.
    “Vamos a bajar la inflación con politica monetaria y fiscal contractivas pero no vamos a tener recesión porque van a venir inversiones” no es ni siquiera una política, es una expresión de deseos… y ni siquiera han sabido implementarla bien. ignorando la importancia de las expectativas (si, devaluación+quita de retenciones+aumento de tarifas=expectativas de inflación se van al carajo), por ejemplo.
    Creo que una reducción de la inflación aún es posible, pero ahora el precio será una recesión de aquellas.
    Ojalá que esté equivocado.

    • Silenoz dice:

      Bueno dada la tendencia de pensamiento del entrevistado, caracterizar al “reaganomics” como un rotundo fracaso es muy pertinente.

      Resumidamente, durante esa época había una gran presión inflacionaria por la 2da. crisis del petróleo y el diagnóstico fue el excesivo gasto público y la excesiva regulación de los gobiernos que impedían la eficiente distribución de los recursos que sólo puede hacer el privado librado de estas ataduras (o algo así)

      El “reaganomics” se puede abordar en forma simplista de la sgte. manera
      1- bajar el gasto público
      2- reducción de impuestos (cargas laborales y al capital)
      3- desregulación de los mercados financieros
      4- reducción de la inflación vía un abordaje monetarista

      Todo esto dio como consecuencia en forma simplista
      1- menores crecimientos y consecuentemente magros crecimientos de la productividad contrapesados con mayores crecimientos liderados por la especulación financiera
      2- afloramientos de burbujas
      3- mayores ganancias en el mercado financiero en detrimento de la economía real
      4- estancamiento de los salarios reales
      5- concentración del ingreso, aumentando la inequidad, desigualdad

      Como siempre las dudas afloran por que hubo crecimiento y desaceleración de la inflación pero los primeros comienzan a sentarse en la timba financiera estimulada después por el crédito a tal efecto. Tampoco se puede descartar la incidencia de la carrera armamentista que, como componente del gasto público y su condición autónoma, traccionan favorablemente al crecimiento.

      Y la inflación fue atacada con alza de tasas de interés (Volcker), consecuente desempleo y flexibilizaciones laborales, políticas tendientes TODAS a disminuir el poder de negociación de los sindicatos . (por esa época hace su aparición la NAIRU como versión racauchutada de la gaseosa y hdp curva de Phillips), la caída posterior del crudo y las commodities contribuyeron en la tendencia

      En definitiva, las “reagonomics” sí fueron muy buenas, extraordinarias, excelentes pero para el 1%.

      Cualquier similitud de esas políticas con las aplicadas por esta asociación ilícita de gobierno ¿es mera coincidencia?

      Se podría pensar que, a grandes rasgos, el mismo tipo de políticas hoy y en nuestro país conllevarían a resultados similares como los expuestos anteriormente. Y lo sorprendente o no, es que a nuestro 1% nunca le fue mejor.

      Así visto es comprensible catalogar a las políticas de R. Reagan como un desastre, siempre y cuando se pertenezca o se sea afín al 99% perjudicado, claro está

      Y la reducción de la inflación, como siempre bajo la óptica ortodoxa es a costa del nivel de actividad aka aumento del desempleo con el dólar como “ancla inflacionaria” (contínua apreciación).
      Por supuesto para acelerar los pasos seria ideal una flexibilización laboral y prohibición de las paritarias, a lo sumo reducirlas por empresa.

  10. ricardo j.m. dice:

    que suerte. hoy llego al mediodia y en los comentarios del blog me entero que si aumentas la energia no generas inflacion y que con los subsidios a la energia le podias dar 10 lucas a cada pobre

    a estos globoludos del call center no les queda nada

    • David (idu) dice:

      Hola, Ricardo:

      Por la parte de globoludo que me toca, te informo que el total de subsidios en 2015 rondó los 230 mil millones de pesos:

      http://www.puntal.com.ar/imprimir_noticia_portal.php?id=148934 , evolución coherente con los 134 mil millones de 2013, tomando la misma proporción del PBI (5% según el siguiente informe).

      http://www.infobae.com/2014/02/19/1544878-el-gasto-subsidios-economicos-aumento-un-34-2013-y-represento-casi-el-5-del-pbi/

      Si los pobres andan en el 30% de las familias, valor estructural que se mantiene desde hace décadas, esa plata, para 3 millones de familias, andaría, efectivamente alrededor de los $ 10 mil mensuales.

      Y si la pobreza del 9 de diciembre de 2015 hubiese sido cero o menor que la de Alemania, nada cambia, ya que se podrían tomar los 3 millones de familias “menos ricas” y darles $ 10.000 mensuales a cada una. Un lindo “bonus”, por ejemplo, para pagar en cuotas un auto de alta gama.

      Resumiendo: dado que estos menos favorecidos reciben mucho menos que eso, podríamos concluir (salvo mejor razonamiento conque podrías ayudarme), son los pobres los que más contribuyen con los subsidios que generalmente se dirigen a los sectores más favorecidos (industria automotriz, armadurías de Tierra del Fuego, energía, transporte, y obviamente las “asignaciones universales” que sí reciben ellos mismos, los jubilados y demás sobrevivientes.

      ¡Qué lindo es dar buenas noticias!

    • Raúl C. dice:

      Claro, ustedes les darían 10.000 pesos por mes a cada familia y liberarían las tarifas (indexadas por inflación argentina y también por inflación de USA, como en los noventas), así que cada familia pondría aprox. 10.000 pesos ¿para el auto de alta gama? Noooo, sino para pagar luz, gas, agua…

      Entonces ¿dónde está la diferencia?

      Sin contar con que SU gobierno libera las tarifas y a la gente NO les da ni 10.000 pesos, ni dos centavos… porque se los tuvo que dar al ‘campo’, las mineras, las petroleras, los buitres, los bancos…

      Por lo menos, en lugar de seguir tirando frases goebbelsianas, podría tener la decencia de estudiar un poquito cómo se distribuyeron los subsidios en la población y cómo se distribuyeron los costos de esos subsidios.

      O tomarse unas largas vacaciones…

      • David (idu) dice:

        Bueno Raúl, paso a responderte:

        Supongamos que las tarifas las indexamos como en los `90 y le agregamos la inflación de EEUU y de Kamchatka, digamos que multiplicamos la tarifa social de la garrafa por 10 ¿o por 20? ¿Te gusta más por 30?

        Bueno. Multiplicamos por 30 y tenemos 1.200 pesos la garrafa.

        Y hablo de garrafas porque la mitad de la población argentina (la más pobre) NO tiene gas de red (¡ufa, con Década Ganada y todo, caramba!).

        Bueno, pero como hay mucha plata, les “concederemos” a los pobres que utilicen ¡DOS! garrafas por mes.

        Entonces de los $ 10.000 le sacamos $ 2.400 y les seguirían quedando 7.600 para un auto de… bueno, ahora creo que ya no llegamos a alta gama, pero sí a un buen cero kilómetro.

        Si “mi” gobierno, llegara a “redistribuir” los subsidios a los pobres, ya sería “MI” gobierno con mayúsculas.

        No lo van a hacer. Como no lo hizo el gobierno nac & pop.

      • Raúl C. dice:

        1
        Los pobres que usan garrafa ¿antes tenían gas de red y el kirchnerismo se lo sacó?

        2
        ¿El precio de la garrafa paga también electricidad, agua y transporte?

        3
        ¿Le enseñaron funciones de varias variables?
        La garrafa no era barata, pero… el resto de servicios estaba subsidiado, los sueldos y jubilaciones aumentaron más que la inflación (todos los 12 años), aumentó la ocupación, los precios de alimentos tenían cierto control…
        La ecuación TOTAL daba favorable.
        Por eso la pobreza bajó.

        4
        Ahora: los servicios están más caros, la inflación es más alta, los sueldos y jubilaciones pierden frente a la inflacíon, se empezaron a perder puestos de trabajo, los precios de los alimentos son libres…
        Por eso, la pobreza subió.

        Ah, y como más que duplicaron lo que se les paga a las petroleras por el gas en boca de pozo, la garrafa está MUCHO más cara también…

        Agarrarse de la garrafa… es patético lo suyo.

        Mejor siga divagando con las denuncias… cualquier cosa que diga del panorama económico-social les explota en la cara.

      • David (idu) dice:

        “The sound of silence”

  11. guillermo p dice:

    “Resulta irrelevante que unos se consagren a plantear el “desarrollo” de cada una de las Repúblicas latinoamericanas mediante los auxilios del capital extranjero; o mediante el crecimiento independiente del capitalismo nacional; o a través de la revolución socialista, si cada uno de los arbitristas rehúsa considerar a América Latina como el espacio político de una Nación no constituida.”
    Historia de la Nación Latinoamericana
    Jorge Abelardo Ramos

    Más vigente que nunca.

  12. Mariano T. dice:

    En estanflación, más leve o más aguda, estamos desde 2012

    • Raúl C. dice:

      Sí, es lo mismo.
      Ahora es con suspensiones y destrucción de puestos de trabajo, con 10/15% más de pobres, con 30% más de deuda externa, con crecimiento negativo en lugar del 2 y pico por ciento, con 50% de inflación en lugar de 25%, con reservas disminuidas (y vueltas a inflar solamente a fuerza de nueva deuda)… y todo logrado en solo medio año.
      Claro… es lo mismo.

  13. David (idu) dice:

    Estimdo Abel:

    Cuando los cumpas no pueden responder, o se indignan en demasía con quien piensa diferente, y ponen frases del tipo:

    “seguir tirando frases goebbelsianas”

    … me siento verdaderamente incomprendido y algo frustrado, en especial cuando mis respuestas están ancladas en “moderación” durante días: Ni censurado ni publicado.

    Un limbo expresivo, digamos.

    Cosa que debo aceptar ya que estoy en lugar ajeno y no soy muy bienvenido.

    Pero un poco (más) de debate con ideas, y un poco menos de descalificaciones nos harían bien a todos, bah eso creo….

    Perdón por romper tanto la paciencia. Igual pienso que sos bastante tolerante conmigo.

    Saludos.

    • Abel B. dice:

      David, he mencionado ya muchas veces mi criterio -absolutamente arbitrario y personal- para autorizar o no comentarios.

      Este blog es un hobby. Y leerlo o comentar es una acción tan gratuita como escribirlo.

      Doy la bienvenida, y agradezco, a los que aportan ideas y/o información.

      Los que entran para pelearse conmigo o con otros, repitiendo cosas que han dicho antes… los tolero. Hacen al posicionamiento del blog. Cuando me aburren -ahí está lo arbitrario- borro.

      A veces los comentarios están largas horas en espera. Como es un hobby -me gano la vida con otra actividad- no le puedo dedicar demasiado tiempo. Ni la atención necesaria para decidir si una discusión está absolutamente agotada y están repitiendo lo q dijeron antes. Lo que hace ilegibles las columnas de coments., que nunca son de fácil lectura.

      A Ud. le tengo paciencia, por sus buenos modales. No trata de ser un patovica digital. Pero no aporta ideas nuevas. Sólo una versión casera del discurso que tenía Neustadt a fines de los ’80, y una defensa incondicional de las políticas del Estado de Israel.

      No censuro esos discursos. Hasta los encuentro estimulantes para provocar una discusión. Pero si se repiten constantemente en el mismo posteo…

      • David (idu) dice:

        Una especie de Neustadt redivivo, con tecnologías del Siglo XXI, en un ámbito hostil…

        No está mal, ¿no?

        Solo lo del Estado de Israel es imperdonable; (“miserable”, me dice el amigo Ricardo JM en el posteo de Hebe)

        Gracias por tu respeto, Abel.

    • Raúl C. dice:

      Es exactamente al revés.

      Yo respondí a su esquema mentiroso de los ‘10.000 pesos por mes por familia’ y es usted quien NO tiene respuesta para lo que dije.

      ‘Frases goebbelsianas’ quiere decir: frases mentirosas de propaganda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: