Cristina y la construcción de una nueva mayoría

En el video que encabeza este posteo está la entrevista a Cristina Fernández de Kirchner que hizo Roberto Navarro este domingo 31 de julio. Casi 80 minutos. Recomiendo que encuentren el tiempo para verla, sino lo hicieron ya.

Me parece adecuado usar las elocuentes palabras de mi amigo Julio Fernández Baraibar -un hombre del movimiento nacional desde hace largas décadas, al que no se podría llamar “cristinista”- para describir la impresión que provoca en los que comparten sus ideales: “Es muy difícil sustraerse a la admiración intelectual que produce esta mujer. Lo primero que impacta a un espectador es eso, su prodigiosa memoria en cuestiones de detalle, su permanente manejo de lo que está diciendo -no habla para llenar el silencio-, su visión del conjunto político, nacional, latinoamericano e internacional, y su capacidad para transmitirlo. Una sola de esas virtudes ya bastaría para convertirla en una figura destacada. La suma de ellas, más su gestión presidencial, la han convertido en la principal figura política del país, con una presencia -positiva o negativa, no importa- en la opinión pública solo comparable a la del presidente“.

Positiva o negativa“: Corresponde decir que la afirmación de esos ideales y de su rol -CFK no practica la falsa modestia- les sirve de estímulo y herramienta a los que no comparten esos ideales, para atacarla. Las redes sociales estallaron con ambas posturas. En cuanto a los medios, no hace falta indicar los de nuestro país que están en una y otra. Puede ser interesante notar que las dos se están replicando en la región: Por ejemplo, el sesgo favorable del relato de La Jornada, de México, y el discreto sarcasmo en El Observador, de Uruguay.

No voy a analizar el contenido de ese largo reportaje ahora. No tengo el tiempo ni la energía a esta altura de la noche. Además, otros blogueros comprometidos lo harán, o deberían hacerlo. Quiero encararlo desde un enfoque que me parece el decisivo, en el corto plazo (los próximos tres años): las estrategias que puede llevar adelante el peronismo, la principal fuerza opositora, en este tiempo.

En varios posteos recientes, yo reiteré tres conceptos que me parecían obvios: 1) Que el peronismo decidirá su estrategia -como cualquier otra fuerza política que no es un invento del periodismo- a través de la puja interna por el poder, y de los enfrentamientos y alianzas que se hagan en esa lucha.

2) Que, en algo tan diverso y heterogéneo como es el peronismo -y sus posibles aliados- se pueden distinguir dos realidades políticas principales: por un lado, el liderazgo de Cristina Kirchner, apoyado en una militancia fervorosa y la adhesión popular que conserva. Por el otro, el peronismo territorial. Un término impreciso para definir los apoyos y las redes de lealtades de los gobernadores, los intendentes, y los dirigentes locales; una red que se extiende por todo el país, y que tiene historia, símbolos y códigos en común. (Hay una tercer realidad, imposible de pasar por alto cuando se habla de peronismo: el Movimiento Obrero. Pero en este momento está abstraído en una puja propia, de posicionamiento, y no parece interesado, por ahora, en participar en las definiciones).

Y 3) Que esa puja interna sólo empezaría a resolverse a partir de los resultados de las elecciones del año que viene, una vez definidas las figuras que participarán en ellas. Esas elecciones, tengamos presente, serán 24, diferenciadas, porque no habrá candidaturas nacionales.

Bueno, estimados lectores, debo corregir el 3° punto. Esas elecciones serán importantísimas, seguro. Para el peronismo, para el gobierno (aún más), y para el escenario político argentino. Pero Cristina Kirchner ya implementa una estrategia que -tenga éxito o no-, forma parte de ese escenario.

Para decir eso, no me detengo en el cuestionamiento al gobierno de Macri ni en la defensa de su gestión. Ambas eran y son inevitables (¿Algún político dijo alguna vez “Goberné mal”? A lo sumo, se dice con voz lastimera “No supimos comunicar”). Me parece más significativo el desdén conque trató a las expresiones legislativas del PJ y del FpV, sin distinción de bloques “una cuasi oposición”. Y hubo también para los dirigentes sindicales: les recordó que durante su gestión habían conseguido aumentos de salario mucho mejores, en relación a la inflación real, que los que consiguieron en estos meses. Agregó que eso no se debía a la presión gremial, sino a la política del gobierno.

(Se dirá que ambas cosas son ciertas (en la mayoría de los casos). Así es. Pero los políticos (y las políticas) no dicen lo que dicen solamente porque es verdad, sino con un propósito determinado).

En este tema, hay que notar que no hizo ataques individuales ni grupales. Al contrario: dio la bienvenida a todos, “incluso esos dirigentes”, si se sumaban a la propuesta.

El punto fundamental es, entonces, la naturaleza de la propuesta. Se resume, a mi modo de ver, en tres frases. Una es “No tengo vocación de oposición. Tengo vocación de construcción”. Con ella pone en su lugar (a un lado) el antimacrismo emocional de la gran mayoría de sus propios seguidores, y apunta hacia adelante. Con la otra “Es importante construir una nueva mayoría” confirma el objetivo. Y con la tercera, “Tengo una misión histórica, pero como militante”, a mi modo de ver, se está colocando por encima de las alternativas tácticas. Deja explícito que no le preocupan las posibles consecuencias de los procesos judiciales con que es acosada. Y también que su rol no depende de una candidatura en la Provincia de Buenos Aires, sin descartarla.

Coincido con la descripción que hace Fernández Baraibar de esta “nueva mayoría” así planteada: “la voluntad de construir un nuevo espacio, en su apelación a formas no organizativas de luchas de tipo asambleístico y de base“. Es una apelación, en el fondo, a una parte numerosa de los argentinos que hoy descree de las estructuras tradicionales, partidos y sindicatos, ofreciendo una nueva identidad. Mi amigo Caporale me dijo que veía a las sombras de Perón y de Gramsci sonriendo aprobadoramente.

Tengo un par de observaciones: un planteo de esta naturaleza puede tener éxito solamente en un escenario de crisis profunda, como el que se produjo con el derrumbe del gobierno de la Alianza. Y aún ahí, después de la catarsis del “Que se vayan todos!”, volvieron los mismos partidos y los mismos sindicatos, con pocos cambios en las caras…

Como hombre del peronismo, creo en las estructuras y en las organizaciones, que “vencen al tiempo”. Pero…, observo también que, aún en un escenario de crisis no terminal -un deterioro del proyecto macrista me parece inevitable- Cristina seguirá conduciendo su espacio. Y desde ahí, podrá influir en el conjunto del peronismo. Por ejemplo, con la legitimación de figuras, porque -hasta ahora- ninguna de ellas se ha destacado en el rol de opositor, salvo Cristina.

Anuncios

36 respuestas a Cristina y la construcción de una nueva mayoría

  1. Alberto Sladogna dice:

    Estimado Abel: dices hacia el final de tu texto:”Y aún ahí, después de la catarsis del “Que se vayan todos!”, volvieron los mismos partidos y los mismos sindicatos, con pocos cambios en las caras…”Solo una observación situada, no tengo el más mínimo interés en ese regreso de los partidos y de los sindicatos, a lo cual añado “¡Volvieron todos!” vacíos, son cascaras más allá de que se presenten a elecciones, ganen puestos, tengan senadurias, diputaciones, cargos municipales…Un detalle: en el encuentro de CFK con los estudiantes secundarios dando concejos de integrarse a la política a los pibes que ya están en la política, en la mesa a su lado -creo que el izquierdo- estaban sentados dos pibes con una fotografía en el pecho de otro joven ¿Luciano Arruga? CFK no hizo mención a eso, demostración de hasta donde llega el vacío…

  2. Jaime dice:

    Alberto, es casi obligatorio hacerte un par de preguntas.

    – ¿ Qué pasó con las nuevas caras de personas bien intencionadas y talentosas como las que a vos te interesan ? ¿ No lograron organizarse ?

    – ¿ Cuál es la hipótesis de “l’école lacanienne de psychanalyse” sobre el origen del “vacio” y de la “cáscara” ?

    Saludos cordiales

  3. horca dice:

    Coincido con buena parte del análisis. Interpreto de otra forma la idea de “no soy oposición, sino construcción”. Ella habla así porque está por encima de la vulgar política argentina, y para ponerse por encima. Del mismo modo que no puede decir “soy candidata” (sería rebajarse), no dice “soy opositora” (sería ponerse al nivel de los zaparrastrosos, oficialistas y opositores). Por otro lado, el antimacrismo emocional parece una descalificación y debiera ser un elogio.

    Lo de la voluntad de construir un nuevo espacio, para mí, es una especie de segunda oleada “purificadora” en la construcción política. La primera fue “los jóvenes que se suman a la política”, cuya función es quitarle espacio a los pejoteros de los 80, formateados en una lógica muy chota y deliberadamente no-nacional de hacer política (para quienes “territorial” significa “me interesa mi municipio, mi relación con el intendente, y Argentina que se vaya a la mierda”). Creo que esta segunda oleada tiene un propósito similar, pero más que generacional es… “anti-institucional”: si ellos se aferran al partido, nosotros tenemos que armar afuera. Ocurre sencillamente que el kirchnerismo está sub-representado, “hay más kirchnerismo en la gente que en los dirigentes”, así que simplemente tenemos que sacárnoslos de encima a los Bossio, etc., lo que supone algún tipo de movimiento social.

  4. Carlos G. dice:

    “… porque -hasta ahora- ninguna de ellas se ha destacado en el rol de opositor, salvo Cristina.”
    Además de la muy elocuente descripción que Fernandez Baraibar hace de CFK, en este último párrafo de su post, Abel, entiendo que pueden seguir encontrándose las razones (además de las “emocionales”) objetivas por las cuales Cristina sigue siendo la maxima lider del proyecto nacional y popular, sin que se puedan vislumbrar figuras que puedan equiparársele.
    Efectivamente es CFK quien encarna, no ya un rol opositor, sino un proyecto definitivamente antagónico con el del actual gobierno.
    Y lo hace desde la manifiesta capacidad intelectual que Baraibar describe tan bien.
    No se trata de una oposición “razonable”, ni de cuidar la “estabilidad del gobierno” y mucho menos de esperar que “al gobierno le vaya bien”, sino de seguir construyendo y completando un proyecto nacional y popular que se opone al proyecto conservador desde el nacimiento mismo de nuestra Patria.

    • Rogelio dice:

      Abel, Carlos G.

      Dice CFK: “No tengo vocación de oposición. Tengo vocación de construcción”.
      Esta expresión, por su concordancia, me ha llevado a evocar en forma inmediata un pasaje de “Conducción Política”, más precisamente un par de párrafos del “Capítulo VIII – Continuidad en el Esfuerzo”.
      Este capítulo constituye en sí mismo la síntesis de un Plan de Acción Política que muy probablemente siga teniendo validez en la actualidad.
      Para confirmarlo (o no) con ustedes, me parece oportuno transcribir ahora esos dos párrafos:

      Propósito peronista: capacitar a los gobernantes (pág. 221/2)
      Lo que el régimen justicialista quiere es capacitar a los hombres, darles una manera de conducir, una idea de gobierno, para que cualquiera, en cualquier situación, pueda emplear esa conducción y esa idea de gobierno, e ir formando con esto –que es como una célula inicial– una escuela dentro de nuestro gran movimiento para que los hombres se vayan capacitando.
      Dentro de esto, hay que ir después elevando el horizonte, para que estos cursos, que hoy se inician de una manera tan rudimentaria y primaria, nos permitan en el futuro elaborar toda una gama de ciencia del gobierno; para
      que tengamos después nosotros hombres capacitados, no sólo en el gobierno, sino también en la conducción.

      Lo más importante para el pueblo es el gobierno
      ¿Qué puede haber más importante para un país que su gobierno y la conducción de su pueblo?
      Y pensar que hemos perdido cien años sin dedicarnos a aprender y enseñar esto, que es lo más fundamental para el país, para que tengamos después “amateurs” haciendo política, “amateurs” haciendo la conducción y “amateurs” gobernando, cuando deberíamos tener hombres perfectamente formados en eso que es lo más fundamental para todos los argentinos.
      Un error que comete un argentino lo sufre él, pero un error que comete un gobernante lo sufren los diecisiete millones.
      Nosotros debemos ser los más interesados en ir formando toda una escuela de esto.
      Debemos tener, primero, hombres formados en las virtudes; luego, en la capacidad para el comando y para la conducción y en la capacidad para el gobierno.
      Esa es nuestra orientación.
      Empezamos así en pequeño, en esta Escuela porque queremos empezar de a poco.
      Después ya veremos cómo vamos a ir agrandando esto para hacer de esta Escuela una verdadera universidad, con todos los estudios integrales para la conducción y para el gobierno.

      Saludos
      PS: el capítulo completo => http://goo.gl/b2mShQ página 207 y ss.

    • Raúl C. dice:

      Gracias por pasar el link.
      Impresionante ‘intuición de artista’… que sabe más que muchos políticos.

      • claudia dice:

        Raúl, primera vez que disiento con vos. Y vehementemente. Me parece legítimo que Santoro sea sincero. Su experiencia artística y militante le dan ese derecho. Pero sus apreciaciones son tan sesgadas, que sorprende la falta de responsabilidad al tirarlas. Si de lo que se trata es de unir… falla y fulero. Ya desde la parodia de viejos camporistas en el subsuelo de un shopping.
        No puede llamar a participar de las arenas movedizas del Peronismo (por momentos, bosta confesa, según él) y denostar desde el puro prejuicio a la corriente cuyo hipotético éxodo le aterra – como si de producirse una secesión, además, fuese algo caprichosamente voluntario; como si hubiese verdadera vocación de incorporar al Kirchnerismo y no de disciplinarlo).
        El reportaje es un compendio de contradicciones personales y viejas rencillas estéticas que enlodan a Carpani, a Galeano y muchos otros referentes culturales, sutilmente ninguneados. La gente del montón es burra, critica sin haber leído (no puedo imaginar qué agencia de informaciones omnipresente le permite inferir esos juicios tan sumarios).

        Sin embargo hay algunos aciertos destacables como:

        – el peronismo es una estructura de pensamiento.
        – el peronismo no cambia, sus banderas tienen una permanencia en el tiempo, por lo que la palabra “cambio” no tiene sentido.
        – hay traidores como Menem también, que son peronistas y que son renovaciones, o sea que la renovación no es garantía de que vaya a haber peronismo en serio (Santoro sí puede trazar límites y llamar traidor a Menem, linda arbitrariedad la suya).

        Pero luego patina (es un patinador reincidente, don Santoro):

        – el kirchnerismo (…). se equivoca cuando abandona al peronismo (¿cuándo sucedió, nos perdimos esa película, Santoro?);
        – seguramente hay un tribunal, o un loco purificador (al parecer el único purificador en funciones parecés ser vos, Santoro);
        – Achicar, siempre es achicar la idea (¿no achica el Peronismo tradicional cuando desconoce al Kirchnerismo como corriente, cuando lo asume como un corpúsculo extraño, cuando desconoce su experiencia política inmediata y manda a callar a su recién salida ex mandataria?);
        – en el peronismo no podés trazar límites (pero si vos los estás trazando, Santoro, cuando ya nos decretaste fuera, juntándonos con Sabatella, en una fórmula surgida de tus poderes adivinatorios…);
        – el problema es que cuando definís las fronteras te amputás vos como conducción y no traccionás nada (decíselo a Cristina, que pone puntos sobre íes cada vez que habla y mantiene 32 puntos de intención de voto);
        – Sabbatella-Kicillof o Kicillof-Sabbatella. El partido de los mejores, una fórmula bárbara pero para pelearle el cuarto puesto al Partido Obrero, no para pensar en recuperar el país (claro, porque Pichetto, Bossio, Navarro y su dividir para unir y demás artistas de la troupe no paran de pensar cómo recuperar al país…);
        – estamos cumpliéndole los sueños más caros a Magnetto y a todos los enemigos (no tengo dudas, Santoro, esos referentes correosos – o gaseosos porque es una conveniente generalidad arenosa – a los que aludís, lo están haciendo a la perfección);
        – El kirchnerismo se autoexcluye con los puros (…) Y nosotros nos quedamos con el pedazo de peronismo descabezado, sin rumbo, sin nada y manejado al estilo Menem para hacer el partido demócrata con el joven Massa (¿será, entonces, que ese Kirchnerismo estúpido, tenía algo de valor como para aportar rumbo a un peronismo errático? Pucha, eso sí es una novedad);
        – (los kirchneristas) van a domesticar al peronismo así, lo van a someter. Lo limpian, le sacan toda la mierda y te dejan un hueso. Un osario de peronismo (¡cuánta paranoia! por las dudas, dejá la luz prendida esta noche…);
        – con respecto al tema de lo nacional y popular, creo que eso siempre termina siendo un argumento para alimentar vagos. “Alimentando vagos”, mirá lo que estoy diciendo, un desastre (sí, Santoro, no tenés filtro y sería bueno que consiguieras uno);
        – Yo al kirchnerismo siempre lo vi como una evolución del peronismo, como un avance (pero…¿no acabás de decir que lo ves en un sótano en 2050 gritando El candidato es el Proyecto? ¿podrías decidirte, por favor?);
        – Yo creo que Randazzo es uno de los que, si se pone las pilas, podría estar convocando a algo, podría llevarse todo ese paquete de peronismo que no puede tolerar a Massa (futurología + paranoia + prejuicios… el combo crece);
        – no le veo a Cristina óleo sagrado de Samuel para la conducción (por suerte, otros sí se lo vemos y con eso basta).
        En fin, a qué seguir. Saludos… con mucha tristeza. Si éstos son los que buscan la unión, estamos al horno.

      • Silenoz dice:

        Yo creo esta “tradición” del P que Santoro define como “En el peronismo no podés trazar límites, el peronismo es de arena, en dos minutos se te va todo a la mierda. Tenés que juntar a todo, a los peores… Generalmente al peronismo se van todos los peores, no los mejores” más allá de alguna exageración que la atribuyo, a la distancia, al ímpetu del entrevistado, si bien sigue como ideario o guía de acción me parece que el menos se la está empezando a cuestionar en deteminados aspectos.

        Por otro lado si criticamos a los etiquetadores, no etiquetemos a otros de puros… digo… ja ja…

        Saludos

      • ricardo j.m. dice:

        esto es gorilismo puro silenoz dejate de joder

        En el peronismo no podés trazar límites, el peronismo es de arena, en dos minutos se te va todo a la mierda. Tenés que juntar a todo, a los peores… Generalmente al peronismo se van todos los peores, no los mejores”

        y falta: los negros son traidores etc etc

        claro si no podes trazar limites podes cogobernar con el pro o con cualquiera total el hambre es de otro principalmente de los negros traidores

        pero que va hachacher si cuando les conviene a estos lametrastes milton friedman es peronista.

        encima hay que aguantarse que todos estos tarados de los santoro hablen en nombre del peronismo y despues los tenemos que andar explicando nosotros.

      • Jaime dice:

        Dices: “… encima hay que aguantarse que todos estos tarados de los santoro hablen en nombre del peronismo y después los tenemos que andar explicando nosotros”.

        Pregunto ricardo j.m., ¿ ustedes, quiénes vienen a ser ?

        Tu respuesta me ayudará a entender tu comentario, saludos

      • Silenoz dice:

        ‘ta bien ricardo… no se tata de explicarlo al cro. sino matizarlo, creo que le “pasan cosas” ja ja….

        Además, al menos hasta donde sé, no tiene ninguna responsabilidad de gestión…..

        Nos está hablando a nosotros y, sobre todo, a los kerneristas no P. Y bueno, esta discución hay que darla pero los porotos ordenarán las cosas…

      • Raúl C. dice:

        Claudia:

        Su comentario merece una respuesta mucho más fundamentada que la que yo puedo dar.
        Es simple lo mío: me llamó la atención la agudeza de Santoro. No soy precisamente de los que dicen que ‘los artistas tienen la precisa’, ni en política ni en otros temas que no sean su arte. Pero en este caso el tipo tira unos ‘insights’, como dirían los psi, que van más allá de lo que le escucho a la mayoría de los políticos tradicionales.
        Eso no quiere decir que uno esté de acuerdo con todo lo que dice ni vea sus contradicciones (abundantes).
        Los ‘aciertos destacables’ los veo igual que usted, y son importantes.
        Por ejemplo, que el tipo largue sin anestesia la definición de lo que es Massa (exacta).
        ¿Cuántos dirigentes no K son capaces de decir eso, o de pensarlo? Sobran los dedos de una mano para contarlos.

        Estoy de acuerdo con lo que usted le critica.
        Santoro, como alguna otra gente con ideas más o menos afines a las de Cristina (Moreno y otros), sigue teniendo rechazo hacia ‘lo K. que no es P.’.

        Lo que quizá le falta ver a Santoro es que *el PJ se fue*, o *el PJ fue* en cuanto a cualquier posibilidad de armar algo con Cristina.
        Cada vez más se ve: no se la bancan, la odian.
        Igual de fuerte que la aplaudían falsamente.
        Dejan que los medios y el Partido Judicial basureen a Cristina todo lo que pueden y jamás la defienden.
        Por un lado hay resentimientos personales, los ‘maltratados por Cristina’ (y quizá por Néstor también) que se desquitan (un político que cambia por resentimiento personal: razón suficiente para que yo no lo respete y nunca quiera votarlo).
        Hasta Taiana, que me parecía un ejemplo, que aguantó maltrato de Cristina y no se fue… miren ahora su movimiento. En la antesala de Massa ¿o no?

        Y por otro lado, la ideología.
        Algunos de la dirigencia tienen la misma ideología del PRO. Ni hace falta nombrarlos.
        El problema son los otros (la mayoría dirigencial).
        No entremos a decir que uno se vendió, que otro es un traidor o que al tercero lo apretaron con carpetazos
        Las actitudes que han estado tomando (como votar en el Congreso cosas horribles), y sus declaraciones, me hacen pensar que hay un problema ideológico: en lo económico están seguros de que ‘todo lo que se está haciendo HABÍA que hacerlo, incluido lo de los buitres sin negociación alguna.
        Y el primero que debe estar seguro de eso es Scioli (casi le puedo leer el pensamiento: menos mal que hacer estas cosas ‘INEVITABLES’ le tocó a Macri y no a mí -que también hubiera tenido que hacerlas-).
        Ese es un problema terrible, de fondo.
        No tienen un pensamiento propio sino que aceptan acríticamente el dogma neoliberal.
        La única diferencia está entre los que dicen ‘esto es bueno’ y los que dicen ‘esto no es bueno pero es inevitable’.
        Para mí, lo mismo da.

        Por eso, los días en que estoy pesimista (la gran mayoría) me imagino con el PJ no hay nada que hacer (con el MOO tradicional y con los gobernadores tampoco).

        Ante la crisis económica que traen estas bestias y la crisis del bipartidismo (radicalismo y PJ tradicional neoliberales ambos), en Argentina tarde o temprano aparecerá un ‘Podemos’.

        Será Cristina o no, pero sí será la idea. Con base en los que acompañaron a Cristina lealmente desde el Ejecutivo y lo hicieron y siguen haciendo en el Congreso, los liderazgos que vayan surgiendo de los militantes, algunos intendentes jóvenes, etc.

        Y a esa fuerza vamos a votar.

        Eso sí (menos pesimista): pelearle el cuarto puesto a los troskos, minga.
        El piso está arriba del 30% (que lo midan como quieran), que en el fragmentado sistema político argentino es mucho. Y es solo el piso y solo el comienzo.

        Perdón por el apuro y el desorden de ideas. Abrazo.

      • Raúl C. dice:

        Último momento: ¡uno más!

        http://www.diarioregistrado.com/politica/el-lastre-de-macri-comienza-a-dar-frutos–calo-dijo-que-hablar-de-paro–es-prematuro-_a57a28b9e4717bf89217c11fe

        (‘Mira cómo vuelan, como Lucy en el cielo, mira cómo corren… Estoy llorando…’) (Lennon-McCartney: Yo soy la morsa)

  5. Jaime, qué chicanazo le tiraste a Alberto Sladogna. ¿Quién puede gobernar a la Argentina 12 años sin que las malditas narcopolicías que supimos conseguir no le llenen la canasta de Lucianos Arrugas, o de Maritas Verón? Creo que CFK hizo lo que pudo, aunque no alcance dada la extensión y profundidad del mal, y de haber estado en sus zapatos, yo -o vos, o Abel, o Magoya- tampoco habríamos podido.

    Al Master Abel le hago una pregunta. Dice él: “Hay una tercer realidad, imposible de pasar por alto cuando se habla de peronismo: el Movimiento Obrero. Pero en este momento está abstraído en una puja propia, de posicionamiento, y no parece interesado, por ahora, en participar en las definiciones”.

    Pero ¿y si el Movimiento Obrero vuelve a la onda de “con los dirigentes a la cabeza, o con la cabeza de los dirigentes”? Ya sucedió en los ’60 y ’70, y no descarto que pueda volver a pasar si el Gobierno de la Alegría termina en un crack que olvidate de De la Rúa (y de Juárez Celman, por ser memorioso).

    Si el cristinismo, que más o menos logró gobernar razonablemente sin chocar la calesita, no trata de meterse en las fábricas, y de ahí a capturar los sindicatos, se las van a regalar a los troskos, que no saben gobernar y tienen el programa económico incorrecto para hacerlo: todavía viven en 1917 y 1989 aún no lo registraron. Pero tienen más huevos que la industria avícola china. Ahí hay tragedias en semilla, todavía evitables.

    Y la verdad es que me interesa mucho más qué pueda hacer el cristinismo en las fábricas que lo que rosqueen -más con Macri que contra él- los gobernas e intendentes. ¿Vos votarías a Barrick Gioja, o a Inundación Scioli? Son nombres que resumen cierto pensamiento económico muy contraproducente.

    • Silenoz dice:

      Me tomo el atrevimiento de intentar dar una respuesta respecto al MOO y concuerdo con lo que comenta más abajo el cro. del Capitán Yánez

      Don capi dice algo así como que están en la de ellos dirimiendo “fálicamente” entre taitas digamos.
      Lo que puedo agregar por mi lado, que no proviene de alguna experiencia “in situ” o algo que se le parezca, es que, además, los “cumpas” están en pelota’ totales….. perdidos como turco en la neblina.

      Los 10 años de mendeznismo no fueron en vano y, a mi entender, no lograron acomodarse todavía a los vientos de época neolib., No es lo mismo negociar con una Bagley, Terrabusi, Stani o Siam que con una Unilever, P&G, Dow, Monsanto y otras “mutis”. Con los primeros había alguna idiosincrasia compartida al menos y la patronal tenía algunos condicionantes

      Frente al ventarrón de la convertibilidad, los reflejos alcanzaron para intentar sostener la institucionalidad dentro del “ámbito de disputa” (aka estado). Algunos por pura supervivencia propia y no quedar fuera de alguna mesa de discusión, otros más solidarios al efecto de intentar frenar en algo tanto avance, una suerte de control de daños.

      El tema es que en los dos casos, descuidaron un arma importante en esto de la “Lucha de clases”, descuidaron un sector propio estratégico y que se encuentra en el núcleo duro del proceso productivo: las bases, dispositivo si los hay, por antonomasia para reventar la oruga de los tanques de guerra, esto explique quizás el “entrismo” trosko

      Por último, el ala política en funciones de gobierno propició, allanó caminos tendientes a la fractura y, a su manera, lo consiguió

      La post convertibilidad los encontró con un gobierno “cumpa friendly” que hizo todo lo posible para que echaran cuerpo. Y lo logró (el gobierno) parcialmente pero los ñatos siguieron sin prestar atención al sector estratégico citado “ut supra” y se dedicaron a reforzar su rol institucional en el “ámbito de disputa”

      Hoy se encontraron devuelta cercanos a alguna situación de aquellos ’90, preocupados por su perdida de peso institucional y sin saber qué hacer frente al capital transnacional… Algún fusible judicial ya saltó….

      A todo esto agreguemos que el “ala política” no creo que esté dispuesto a resignar posiciones

      Por esto creo que lamentablemente o no, no sé; el MOO no está para las heroicas de los ’60 y ‘70

    • Jaime dice:

      Daniel, las preguntas a Alberto Sladogna no son un “chicanazo”.
      ¿ Existe otra forma para intentar comprender por qué alguien se ubica como víctima habitual en las distintas situaciones que le tocan afrontar ?

      Por otra parte, me parece que al hacer la evaluación crítica del MOO y del PJ, ¿ no convendría también evaluar la conducta política del sector científico-tecnológico ?
      Lo pregunto porque me parece evidente que tanto vos, Daniel, como el comentarista Silenoz, cada uno en lo suyo, es a ese sector al que que corresponde adscribirlos. Porque ustedes también tienen pertenencia estamental a partir de sus prácticas sociales, ¿ o estoy confundido ?
      Por ejemplo, ¿piensan ustedes que Barañao encarna un liderazgo apropiado y consecuente del sector CyT ? .
      Saludos

  6. ricardo j.m. dice:

    que mal che esa emocion de no querer morirse de hambre, estos negros no aprenden mas

  7. ricardo j.m. dice:

    el pejotismo emocional cogobierna con macri por amor al pueblo. total es facil. el que se queja es k y listo ya no es mas “pueblo” es un inadaptado que no puede hablar porque es muy emocional, es gente tonta que no puede entender la razones por las cuales debe morirse de hambre.

  8. ricardo j.m. dice:

    off topic supongo, pero no se porque justo gano el que lo implemento

    “Lo que reportó Joaquín lo corrigieron. Tenían un colador. Cualquiera mínimamente avezado y con la información que circulaba podría haber puesto que ganaba Zamora con el 70 por ciento de los votos en el escrutinio provisorio. Era un agujero de magnitud épica”, definió la referente de Fundación Vía Libre. Sorianello, contento con el fallo, expresó: “Tenemos una comunidad de gente entendida en tecnología que realmente está preocupada y estamos tratando de que la mayor parte de la población pueda entender el panorama en el que viviendo respecto a la tecnología y la seguridad de los sistemas. Y que no se puede aplicar tecnología de información a tontas y a locas. Porque los riesgos son altísimos para un país”. Además, planteó que “hay que dar herramientas a la ciudadanía para que el sistema sea más transparente, no más opaco” y consideró que “el tiempo de implementación no alcanza” para aplicar el sistema a nivel nacional el año que viene.

    http://www.politicargentina.com/notas/201608/15699-sobreseyeron-al-programador-que-detecto-fallas-en-el-sistema-de-voto-electronico-porteno.html

  9. Norberto dice:

    Y también es necesario hacer una evaluación de rating, por qué es muy importante tener idea si se llega o no, por empezar C5N está teniendo más público que los canales de aire salvo el 13 y el 11, pero en esa particular noche del domingo, y tomando la confiable medición de SIFEMA, que lamentablemente no discrimina pero permite hacer una aproximación, tenemos a PPT con 13.48 y a Susana con 12.84, y en el intervalo de 18 a 24 el canal de noticias hace un promedio de 7.39, si lo multiplico por 6 y asignó la enormidad de 2 puntos a los programas anteriores y posteriores a Economía Política me queda que ese programa tuvo para las dos horas 36.4, es decir 18.2 para cada hora si somos generosos con la primera hora, casi cinco puntos más que PPT.
    Parece que había expectativas por más que la queja peornista sea que critica desde una posición muy cómoda, justo ellos a quienes no les escuche ni una sola palabra en su defensa ante la tremenda ofensiva del trípode del Poder.

    http://www.pascal.unsam.edu.ar/

    http://www.eldestapeweb.com/el-peronismo-duro-cristina-kirchner-es-facil-estar-lejos-n19511

    Nunca menos y abrazos

    • Capitán Yáñez dice:

      Gracioso… “El peronismo duro…” y hablan Gioja y Pichetto. Más que gracioso… francamente hilarante.

  10. Capitán Yáñez dice:

    Mi siempre muy estimado blogger no más en jefe, como “hombre del peronismo” yo también creo en las estructuras y organizaciones que vencen al tiempo… el asunto es qué contienen tales estructuras y organizaciones en cada tiempo que vencen (por así decirlo).
    Al respecto, parafraseando a un gaita que vaya a saberse porqué terminó por estos confines del mundo dando consejos… “peronistas a las cosas”. Y “las cosas” se reducen a dos: el PJ y el Movimiento Obrero Organizado.
    El PJ -esa herramienta electoral- fue salvado in extremis hace un par de meses y se mantiene penosamente a flote con un salvavidas pinchado. Para eso, y no más, dan su “conducción” y su payasesco “gabinete paralelo”, el cual, por cierto, no ha generado -ni lo hará, dada su integración- una sola idea.
    El Movimiento Obrero Organizado es un intríngulis que sólo él mismo puede resolver, los de afuera son de palo, como bien dice la sabiduría popular. Pues la “puja propia” es tan cambiante como la economía, que es la que determina quienes son los que la tienen más larga en el MOO… con perdón de la grosería. Los “servicios” (hablamos de economía, no de espionaje, los “servicios” vienen a ser lo que antes se conocía como “sector terciario” de la economía) se hicieron prominentes en los ’90 y de ahí el poder de Moyano desplazando a la otrora omnipotente UOM. En el Mare Incognito en el que navega el mundo en estos tiempos… está por verse hacia donde poner proa, y por lo tanto está en duda quién la tiene más larga… una vez más con perdón de la grosería. Estas “definiciones”, obviamente, les importan mucho más a “los muchachos” que tomar posición en una interna peronista. Así debe ser, para eso están.
    Por fuera de esas dos cosas queda otra que es un tipo de “organización” informal que son las cocinas de las casas de los militantes, “organización” importantísima en el peronismo. Es allí donde se toma mate con tortafritas (o facturas, criollitas o lo que haya) y se definen apoyos, simples “acompañamientos” y… ¿porqué no decirlo?… “traiciones”.
    A esta última, me parece, le está apuntando Cristina en particular. Un tiro de escopeta: los perdigones salen para todos lados, pero el grueso va al cuerpo.
    Perdón, Abel: estoy abusando de puntos suspensivos y comillas… ya me parezco a Manolo.
    ¿Estaré, como el Capo del Oeste “en tránsito de la madurez a la vejez”?
    Brrrrr…

  11. Capitán Yáñez dice:

    Caracho, Abel. Puse la página de Ámbito después del comentario y ví que las acciones de los bancos en Europa cayeron hoy un 16% en las bolsas europeas. Es mucho para un sólo día.
    Se sabe que las bolsas son un “casino” (un tal Keynes dixit)… pero 16% en un día es mucho.
    Brrrrr…

  12. teo dice:

    creo que Cristina no será candidata porque no le conviene. y lod siguenyes 2 años hasta las presidencialescser un desgaste para el gobietno y todo el opoficialismo, incluido el pj. la única que puede mirar desde afuera es Cristina, al igual que Lula en Brasil. no son peones ni alfiles, no se plebiscitan a medio término donde el.voto se divide.

    cfk mira el 2019 donde todo gira en torno al dueño de los votos. cuando las candidaturas presidenciales empiezan a perfilarse, se limpia el panorama y siempre quedan 2 y creo que ahí puede jugar cfk. si la dirigencia del pj percibe que cfk puede ser candidata y borrarlos del espacio electoral, son el partido más obediente y dador voluntario de gobernabilidad que existe.

    • Silenoz dice:

      Coincido con la primer parte de tu comentario.
      Con el segundo difiero parcialmente por que yo creo que CFK no se va a presentar para el 2019, tampoco creo que saque las patas del peronismo, pero si me parece importante su rol para cuando, como decís, la compulsa sea entre 2.

      Si se mantiene su “32” su dedo se cotizará oro… igual convengamos que tanto el ojo de NK (ja ja.. con todo respeto ehhh… ) y el dedo de CFK no soy muy confiables que digamos.
      Y, si asi sucediere, no se sí sería lo ideal…. digo… que se ió

  13. MAGAM dice:

    Con el esquema del gobierno actual, en un año o a lo sumo dos, el péndulo está pegando la vuelta y tomará fuerza el opositor mejor armado. Con este modelo no tenemos a donde ir, lo único que haran crecer es la deuda.

  14. claudia dice:

    Voy a seguirla con Santoro porque tiene muchos adeptos y me interesa discutir sus presupuestos.
    Cuando se es una persona pública hay obligaciones mínimas. El status público obliga a ser cuidadoso. Los demás, los que somos “nadie”, podemos permitirnos (no sin riesgo y tiempo acotado para la gaffe), la contradicción y la desprolijidad. Ser personaje público (por legítimo derecho ganado) implica la mínima prudencia de no echar nafta al fuego ninguneando colectivos para los cuales no se encuentra definición satisfactoria.
    Santoro habla, Santoro dice. Y lo respeto en tanto voz. Pero su humanidad doliente trasluce, también, temores subrepticiamente estamentarios. Tan iguales como este nuevo resquemor aparecido en la blogósfera, que clasifica a referentes, militantes y adherentes kirchneristas como “neoperonistas” (una subcategoría demoledora, sigamos sumando, muchachos).
    Es observable en el Peronismo extenso, cierta conducta pivotante y errática que oscila entre la fascinación y el rechazo visceral por esta nueva variante peronista. Cuyos errores estratégicos surgidos al calor de las experiencias gubernamentales son también evidentes pero que no hacen sino integrarse a esa lista interminable de los perpetrados, en distintos ciclos, por tantas otras fracciones del Partido.
    Sin embargo, la unidad no se consigue menoscabando gruesos contingentes de personas. Y es inocultable que en todo este drama partidario hay un elemento imposible de disfrazar: la traición, por parte de muchos referentes en el candelero, de las convicciones básicas del Peronismo. Y del mandato de sus electores recientes.
    No se trata de mierdas, cacas o detritos con los cuales convivir, gozosamente enlodados, como parece sugerirnos Santoro.
    Se trata de agachadas, voluntades de invisibilización y de continuidad en el uso y abuso del votante peronista considerado mero preservativo. Se trata del desprecio por un colectivo para nada menor y, para males, pésimamente definido, cuyas historias personales se desconocen y menos aún se respetan cuando se los clasifica al voleo. Por ese viejo vicio de considerar tabla rasa al votante, un cierto recipiente vacío a ser llenado con cualquier sustancia que la cúpulas decidan.
    La reacción partidaria es comprensible porque esas masas de votantes están diciendo en la calle, en la blogósfera, en cada sitio y lugar, que tienen sustancia y criterio para discernir lo bueno de lo malo. Y que no responden al tópico rousseauniano del salvaje noble al que son tan afectos los discursos de los más feudales peronistas. No, son algo más complejas e inasibles estas masas que dicen a voz en cuello que el tiempo de aguante de bazofias llegó a su fin.
    ¿Por qué se ningunea a un colectivo tal y al mismo tiempo, se teme su partida, de producirse? ¿Por qué la imbecilidad de pensar a quien oxigena – disruptiva y sorpresivamente, concuerdo – como el demoledor de un partido que supo ganarse sus oros mucho antes y se presuponía sólido?
    Porque en el fondo, se sospecha. Se sospecha, internamente, que ese Partido está defeccionando. Y la sospecha es intolerable. Entonces hay que exorcizarla pegando duro al que lejos de cerrar puertas, ostensiblemente pidió entrar al baile.
    La Cámpora debe abrirse, dice el oráculo. Sí, es cierto, debe hacerlo. Pero es menester comprender algo básico: que la conducción de La Cámpora, es mucho menos representativa que la suma de sus adherentes. Y de abrirse… ¿a qué y con quién? Porque la idea es no suicidarse, prerrogativa tanática que parece concentrada en cierto Peronismo ciego que insiste en negar la experiencia reciente.
    Y si Cambiemos y sus dueños dicen que el pasado no existió, que fue fantasía, una importante parte del Peronismo acuerda con esa convención espacio-temporal absurda. Entonces, el Kirchnerismo no existió como valor genuino sino que fue mero oportunismo circunstancial. Y por cierto, se extinguirá siguiendo una profecía tan discutible como etílica. Seremos Moreau, según Santoro (a decir verdad, me honra la comparación, contrariamente a su intención descalificante). Pero el oráculo continúa sus dislates expresando que Cristina no cuenta con los óleos sagrados de la conducción (olvidando no sólo la constatación de su vigencia en la conducción de su espacio sino algo más importante que la conducción en sí: la capacidad de inspiración popular, que ella posee como nadie en el Peronismo actual).
    En fin. Los elementos sociales a ser comprendidos están dispuestos a la vista. Quien quiera hacerlo, ganará respetos y habrá salvado al Peronismo de la circunstancia peligrosa en que se encuentra. Y quien no, esperará sentado el arribo del caudal de votos que merezca… igual que la Penélope de Serrat… con los ojos nublados de pasado. Saludos.

    • Silenoz dice:

      El nulo o poco reconocimiento y defensa de lo actuado durante la “decada depredada” creo que se debe al hecho que CFK no pudo pasarle la “banda” a otro cro. Por supuesto, no lo puedo demostrar pero, de ser así, esa cuestión -el no “pasaje de banda”- supone un dilema en el posicionamiento de cualquier P kernerista o no tanto al menos.

      Bajo esta perpectiva la crítica a la Cámpora no es otra cosa que una crítica a CFK centrado en su impronta en la conformación de alianzas, armado político y conducción. Con 8 meses de revolución alegre la comparación en perspectiva de las condiciones del vida ya no son tan discutibles o cada vez menos. El tema es que si se valora cada vez más lo actuado ¿cómo se hace para no reconocerle un mérito a “la shegua” si a la vez se la responsabiliza de haber perdido? Más aún si tenes aspiraciones a líderar el movimiento

      Creo que desde este lugar se puede entender cierto comportamiento esquizo del cro. Santoro. Probablemente esté angustiado por que los kerneristas no P abandonen el contenedor peronismo por que ‘ta bien, se terminará como el PI pero ¿cómo termina el P? Igual CFK no creo que saque los pies del plato

      Pero bueno, como decía arriba, es una discución que hay que dar y los porotos ordenarán

      • claudia dice:

        Muy atinada respuesta, Sile. La considero seriamente. Saludos.

      • Silenoz dice:

        Se agredece y aprecia tu comentario cra.
        Y de tener alguna viabilidad mi “tesis (ja ja…) hasta explique el comportamiento de otros…. “traidores” que le dicen…

        Saludos

  15. Abel B. dice:

    Hola. No sé porqué este humilde blog se convirtió en un foro para un debate sobre las opiniones de Daniel Santoro, pintor.

    ¿Será porque publico opiniones distintas de las mías y, a la vez, borro las que gritan muy fuerte?

    Como sea, no defenderé aquí a Santoro porque no lo necesita. Tiene talento y es articulado; puede hacerlo por sí mismo.

    Pero corresponde que cuente algo: Este junio, en una de las reuniones para redactar la Declaración de Formosa, en la que había referentes del pensamiento peronista talentosos y articulados, y también estaba yo, Daniel Santoro fue EL PRIMERO en señalar que en el texto no se podía ni debía dejar de reivindicar a la gestión kirchnerista. (Ahí fue donde le dije que el kirchnerismo es el hecho maldito del país peronista).

    Marco esto porque está quedando clara la división, en el peronismo y aliados y ex aliados, entre los que aceptan el liderazgo de Cristina y los que no.

    Y en los duelos de hinchadas, uno sabe que una consigna es “¡No existís!”. Aquí existen, y se medirán.

    No me preocupa. Me preocupa más lo que pasó con el Chacho Álvarez y muchos militantes idealistas, que se fueron porque no podían votar al menemismo y a los que fueron cómplices como Duhalde. Terminaron, después de un largo periplo, votando a De la Rúa y trayendo de vuelta a Cavallo.

    En resumen: Traiciones no sé, pero boludeces cometemos todos.

    • claudia dice:

      Abel: Roberto Rey y Raúl C. trajeron el tema de la entrevista de Santoro (que tuvo mucha difusión en la bloguería y no es la primera que genera polémicas). Y la temática que aborda Santoro no deja de tener relación con alguna de las visiones que planteás en tu post porque es representativo de una posición que incluís en tus consideraciones iniciales.
      Acepto que tu amplitud a veces es casi demasiada (y me he servido de ella anche abusado, también). Pero reconozcamos que si bien en Formosa habrá planteado la inclusión de ese, para mí, insuficiente párrafo que alude a los 12 últimos años, ya van dos “editoriales” de este notable pintor al que sus propios entrevistadores presentan quizás erróneamente como “provocador” , que producen roncha y revelan algunas contradicciones algo curiosas, por lo menos, en los textos subidos a blogs. Repito, su visión personal me parece legítima: le sobran pliegos para sostenerla. Pero cualquiera que se sienta aludido por algunas frases hirientes en esa entrevista (te invito a que revisites sus dichos que estimo ya habías leído anticipadamente), responderá con virulencia a algunas de sus aseveraciones. Otros blogs y comentaristas lo han hecho al instante de editarse; no soy la única ni la más original en cuestionarlo. Ahora bien, que nuestras respuestas puedan correr o no en tu blog, es tu potestad, la que nunca discutiré. De hecho, admito que ni siquiera publiques esta aclaración, a fin de no redundar. Mis saludos cordiales, siempre.

    • ricardo j.m. dice:

      por eso la verba , no soy el unico que esta harto de dirigentes que no pueden elaborar un discurso coherente en el tiempo, que es lo mas facil. si hasta yo lo hago

    • Raúl C. dice:

      Abel:

      Es claro que nadie puede decir que *no* va a haber idealistas que terminen ‘del otro lado’ como en el caso citado (con la salvedad de que lo de Chacho Álvarez, como suelo decir, fueron ‘errores’ y no ‘putadas’ como las de algunos diputados, senadores y gobernadores de hoy. Chacho, que yo sepa, nunca pasó a ser un neolib ni un neocon, ni antes ni ahora).

      Pero aquí hay diferencias esenciales con el chachismo: las ideas K. se basan en 12 años de gestión. Está quien gestionó 8 de esos 12 años. Y no se trata de una minoría ‘tan’ minoritaria.

      Por un momento voy a tratar de pensar como la dirigencia PJ.¿Qué habría que hacer?
      ¿Que La Cámpora se abra o se autodisuelva y forme otra cosa? Fenómeno.
      ¿Que hagan ‘entrismo’ en el PJ humildemente, en los sitios menos importantes, que dejen su altanería, se olviden de que ocuparon altos cargos y empiecen de nuevo desde abajo como militantes de base?
      Bárbaro.
      Supongamos que los ‘acepten’ para barrer el piso en unidades básicas, por decirlo de algún modo.
      El primer día que alguno hable de industria nacional, mercado interno, poder adquisitivo del salario, unión sudamericana, desendeudamiento, política exterior independiente, etc. lo mandan de una patada a la estratósfera.
      Porque el PJ, lamentablemente… ‘se fue’.

      Quien rechaza al kirchnerismo y a Cristina como apestados es la dirigencia del PJ.
      Quien excluye y no los quiere ver más es la dirigencia del PJ.
      Para mí, ‘ya se fueron’ del proyecto de estilo peronista.
      Cruzaron varias líneas, pero si hay una línea crítica que cruzaron fue la de aceptar que se pagara a los buitres todo lo que querían, inmediatamente, y -sobre todo- sin negociación alguna.

      Eso los puso del otro lado. O por lo menos, de ‘mi’ otro lado.
      Ni perdamos el tiempo en pensar que los compraron, los carpetearon, los psicopatearon, etc.
      Muchos no están en esas categorías, sino que lo hicieron, fundamentalmente, por ideología.

      Entonces uno se pregunta: ¿tiene sentido malograr a estas generaciones K. que hoy tienen entre, digamos, 18 y cuarenta y pico de años, que contienen a gente muy valiosa e incluso brillante en alguno que otro caso… para que envejezcan bajo la pata de unos dinosaurios… pero eso sí, bajo el cartel ‘PJ’?

      ¿Para volver a ganar una elección… CON MASSA?

      ¿O con esa materia prima, más los veteranos K. que son de fierro, armar otra cosa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: