Putin y la campaña en los EE.UU.

trump putin

La campaña electoral en los Estados Unidos se está poniendo interesante, a 3 meses y días de la elección. No lo digo por lo que aparece en los medios -que necesitan que sea interesante, o quién los lee o los mira? Lo que veo, y me deja pensando, es que el establishment demócrata -o tal vez el establishment a secas- se está poniendo nervioso.

Les cuento: En marzo del año pasado, los medios estadounidenses revelaron que, durante sus cuatro años como Secretaria de Estado en el primer mandato de Barack Obama (2009-2013), Hillary Clinton usó una cuenta personal para sus mails oficiales, con un “server” privado. Eso violaba los protocolos del Departamento de Estado, y algunas reglas de seguridad.

Aquí en Argentina, nadie le habría dado bola al asunto. Tal vez allí tampoco, sino fuera que Hillary, que le resulta revulsiva a alguna gente, empezó a hacer campaña para Presidente (Pensándolo bien, probablemente pasaría lo mismo entre nosotros).

Como sea, se alegó que había material confidencial entre los mensajes y H. C. se presentó el 2 de este mes “de manera voluntaria” ante el FBI, y fue interrogada durante tres horas y media sobre su uso de correo privado para asuntos de interés nacional. Como era previsible -el gobierno es Demócrata- el FBI  y la Fiscal General dijeron que no correspondía accionar. A sus partidarios les pareció bien, y a sus adversarios no (También les suena familiar, supongo).

Así, no nos sorprenderá a los argentinos que el fenómeno “bolsas de López” también se registre allá. Este viernes 22, la semana pasada, aparecieron en WikiLeaks casi 20.000 e-mails “confidenciales” del Cómite Nacional del partido demócrata, en los que se muestra una postura favorable a Clinton en las primarias. Que le pegaban con todo a Sanders, bah.  La presidente del partido, Debbie Wasserman Schultz, sobreviviente veterana de las guerras de Washington… no sobrevivió. Tuvo que renunciar.

Hasta aquí, el cañoneo sobre las posiciones clintonianas. Del partido demócrata partieron los bombarderos, para demoler a Trump. Leemos:

WASHINGTON.- Un inusual interrogante desvela a los ciberespecialistas, a los expertos en asuntos rusos y a los líderes demócratas: ¿Vladimir Putin está intentando influir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos?

Hasta el viernes, esa acusación -con su inquietante sugerencia de una conspiración planeada por el Kremlin para favorecer a Donald Trump-, no era más que un rumor. Pero los 20.000 mails robados en el Comité nacional del Partido Demócrata (DNC), muchos de ellos vergonzantes para sus líderes, han intensificado el debate sobre el rol de las agencias de inteligencia y su efecto disruptivo en la campaña presidencial 2016.

Esos mails, primero divulgados por un supuesto hacker y luego por WikiLeaks, dejaron al descubierto hasta qué punto el aparato del Partido Demócrata fue puesto al servicio de Hillary Clinton, en detrimento de su mayor oponente, Bernie Sanders, un día antes de iniciarse la convención partidaria.

Probar el origen de un ciberataque es difícil. Pero los investigadores han llegado a la conclusión de que el Cómite demócrata fue pirateado por dos agencias de inteligencia rusas, las mismas que estuvieron detrás de ciberoperativos rusos previos contra la Casa Blanca, el Departamento de Estado y el Estado Mayor Conjunto, el año pasado. Y los metadatos de los mails filtrados dejan entrever que los documentos pasaron por computadoras rusas. Aunque un hacker se atribuyó haberle entregado los documentos a WikiLeaks, las principales sospechosas son las mismas agencias rusas. Lo que nadie sabe es si el robo fue ordenado por Putin o fue ejecutado por apparátchiks, como se conoce a los integrantes del aparato de inteligencia, para complacer a su líder.

La filtración se conoció anteayer, cuando el jefe de campaña de Clinton, Robby Mook, afirmó en el programa This Week, de la cadena ABC, que los mails fueron filtrados “por los rusos, con el propósito de favorecer a Donald Trump”, y citó a varios expertos, aunque sin presentar pruebas.

Mook también sugirió que los rusos tendrían buenas razones para apoyar a Trump: la semana pasada, en una entrevista con The New York Times, el candidato republicano señaló que tal vez no ayudaría a las naciones de la OTAN si fuesen atacadas por Rusia, a menos que estuviese convencido de que esos países habían hecho una contribución suficiente a la alianza atlántica.

Fue un momento notable: ni siquiera durante el clímax de la Guerra Fría era fácil encontrar un candidato presidencial que acusara a su rival de hacerle secretamente el juego a un adversario clave de Estados Unidos. Pero esa acusación se está convirtiendo en un tópico de campaña de Hillary Clinton, como parte de un intento de pintar a Trump no sólo de aislacionista, sino también como alguien blando a la hora de enfrentar a Rusia cuando amenaza a naciones que demuestran demasiada independencia de Moscú, o las que se unen a la OTAN, como Lituania, Estonia y Letonia.

Trump dijo que de ser elegido presidente le gustaría “llevarse bien con Rusia”, y elogió a Putin diciendo que tiene más pasta de líder que el presidente Barack Obama. Putin, a su vez, también ha elogiado a Trump“.  (completo aquí)

Atención: este bombardeo no es nuevo, ni es una reacción a Wikileaks. Hace mes y medio el Washington Post -nave insignia de los medios “liberals” (en el sentido yanqui del término), célebre por haberse cargado a Nixon con el Watergate- publicó los lazos financieros de Trump con Rusia y su romance con Vladimir Putin. Y nada menos que el New York Times habló este martes de la sociedad de admiración mutua entre Trump y Putin.

Para no dejárselo a los medios -que tal vez tampoco allá son muy creíbles- Madeleine Albright, ex Secretaria de Estado de Bill Clinton recordó en la convención demócrata que el candidato republicano expresó su admiración por “dictadores” como el mandatario ruso y el fallecido gobernante iraquí Saddam Hussein. “Una victoria de Trump sería un regalo para Vladimir Putin“, dijo.

Hasta ahora, nada sorprendente. Nada que no veamos en nuestras internas. O en House of Cards, con actores más talentosos. Pero quiero marcar a los amables lectores algo que merece atención especial.

Donald Trump llamó a Rusia a espiar los correos de su rival

Ya se sabe que Trump es un maestro del escándalo y del dominio de la escena mediática. Anteayer buscó correr de las luces a Hillary Clinton, que aceptaba la nominación del partido en el cierre de la Convención Demócrata de Filadelfia, y dio una conferencia de prensa en donde desató una tormenta de alcance internacional. Fiel a su estilo, dejó mudos a los periodistas al recomendar a Rusia que descubra y divulgue públicamente los correos electrónicos que podrían afectar a su rival en la contienda por la Casa Blanca. En pocas palabras: animó al archienemigo de la Guerra Fría a meterse en la política estadounidense.

“Rusia, si estás escuchando, espero que puedas hallar los 30.000 correos electrónicos que no han sido encontrados”, dijo Trump en la rueda de prensa en Florida“.

Mi opinión profesional es que el Donald percibe algo que los asesores del Partido Demócrata no se dieron cuenta: el anticomunismo visceral, no era odio a los rusos, ni a los sistemas autoritarios en sí. Ni siquiera tanto contra el comunismo como era, sino como se presentaba.

Los que hacemos o nos interesamos en la política, debemos entender que las pretensiones morales del progresismo, su proclamado amor por los trabajadores o “los pobres” en general, les caen a muchos -que no son ricos ni nada por el estilo- como un chantaje emocional. Como a los ciudadanos romanos, eso de “ama a tu prójimo” los impulsaba a tirarlos a los leones a los cristianos; les caía tan mal como a un votante de Macri o de Massa eso de “la patria es el otro“. En defensa propia -de su autoestima- los acusan de hipócritas, porque muchos que están a favor de los pobres … no lo son.

En este caso, el punto es que ese anticomunismo visceral no lo perjudicará a Trump. Porque el compañero Putin tendrá sus defectos, pero algo es seguro: progre no es.

Anuncios

12 Responses to Putin y la campaña en los EE.UU.

  1. Lita Argirio dice:

    Abel, un detalle, yo creo que hay consenso en que la nave insignia de los medios “liberals” es el New York Times and que el Washington Post es conservador.

    • Abel B. dice:

      Lita, el W Post es liberal. En los ´70, los conservadores yanquis le decían “Pravda on the Potomac”. Y ha seguido en su línea, aún cuando lo vendió la familia Graham.

      Creo que se confunde con el Washington Times, que si es conservador.

  2. victorlustig dice:

    Abel

    No atribuya a la maldad lo explicado por incompetencia, basicamente esto es

    a) Otro corrreo mas voy a aprender!
    b) Mi correo es este y ningun otro y quiero tener todo aca

    encualquiera de las dos versiones, como la seguridad del servidor personal es infinitamente peor que State, fue

    o, se me perdio la laptop donde tenia todos los correos uh, el password, 1234

    No creo que la calidad de alla sea distinta de la de aca en las C offices.

    Asi que atribuirle a Putin, no creo haga falta

    Como nota de color, Bill se reunion con la procuradora antes de la declaracion del FBI, y la declaracion del FBI fue algo asi como, hizo mal, rompio la ley, pero lo hizo sin intencion, lo dejamos ahi eh

    en fin

  3. horca dice:

    Abel, me pierdo. No entiendo qué tiene que ver la rusificación discursiva de Trump con el ataque al “progresismo” del último párrafo.

    Pensé que ibas a decir otra cosa: que Trump entendió que la gracia de la Guerra Fría era que permitía generar emociones. No se puede polarizar contra el terrorismo. De hecho, nunca se le dan golpes al terrorismo. El terrorismo es un loco con un camión en Niza que grita “Alá” y se inmola. Se mueren antes de que los mates. Genera impotencia. Los rusos no eran así; eran humanos; son un enemigo preferible.

    • Abel B. dice:

      Es que está susceptible, horca. Lea otra vez ese ante último párrafo y verá que no es un “ataque al progresismo”.

      En realidad, hasta puede ser un elogio a su altruísmo. Eso es lo que yo señalo que irrita a los que no comparten sus actitudes. Un muy lejano paralelo con la irritación que provocaban los cristianos en el Imperio Romano…

      Más allá de la validez de la metáfora, mi observación tiene un contenido práctico para nuestra realidad política actual. La militancia que se identifica con CFK se enorgullece de sus sentimientos hacia los pobres, en general. Todo bien para su identidad, pero hay que tener claro que esto no necesariamente les cae bien a los demás. Inclusive a muchos pobres, que no les interesa ser etiquetados en esa categoría general.

  4. respuesta al último párrafo: tomara.

  5. DONALD TRUMP: “¿No sería lindo que fuéramos juntos con Rusia a golpear al ISIS del demonio?”

    Montserrat Mestre27/07/2016EEUU, Política internacionalDonald Trump, Estado Islámico, Rusia, teniente general Michael Flynn

    El asesor en política exterior del candidado presidencial Donald Trump es el teniente general retirado Michael Flynn. Este ex comandante de las Fuerzas Especiales de EEUU en Irak y Afganistán -uno de los hombres con mayor rango de la inteligencia militar durante el gobierno de George W. Bush- ha declarado en varias oportunidades que la intervención militar en Irak “fue un tremendo error”. En diciembre de 2015 -el mes en que cenó con el presidente ruso Valdimir Putin- Flynn declaró a la revista alemana Der Spiegel que “por muy cruel que fuera Saddam Hussein, simplemente fue un error eliminarle” y que el mismo error cometió EEUU al actuar contra Gadafi en Libia, que “ahora es un Estado fallido”. El comandante retirado Flynn, de 56 años, es un votante demócrata declarado, pero ha sido muy crítico con la nominación de Hillary Clinton. Flynn fue forzado a dimitir de su cargo por el Pentágono un año antes de lo previsto, debido a sus choques con los miembros de la plana mayor de la CIA, a los que calificó de “ignorantes”. El nombre de Michael Flynn suena como posible vicepresidente de Trump. MM

    Trump dice que consideraría una alianza con Rusia por el Estado Islámico

    Fuente Reuters

    El candidato republicano Donald Trump dijo el pasado lunes que si es elegido presidente de EEUU sopesaría una alianza con Rusia contra los terroristas de Estado Islámico, y rechazó cualquier insinuación de que el presidente ruso Vladimir Putin, pueda estar tratando de ayudarlo a ganar las elecciones.

    Hablando en una reunión en Winston-Salem, Carolina del Norte, Trump descartó cualquier insinuación de que los servicios de inteligencia de Rusia podrían haber tenido que ver en la piratería del sistema de correo electrónico del Comité Nacional Demócrata (CND).

    Los correos electrónicos filtrados la semana pasada revelaron que algunos funcionarios del partido habían estado a favor de la nominación de la ex secretaria de Estado Hillary Clinton como candidata presidencial demócrata sobre el senador Bernie Sanders y buscaron maneras de poner impedimentos a Sanders.

    El escándalo sobre las revelaciones de WikiLeaks llevaron a Debbie Wasserman Schultz a dimitir como presidenta DNC y Trump se introdujo rápidamente en la controversia.

    Trump desestimó la acusación del director de la campaña de Clinton, Robby Mook, de que hackers rusos podrían haber robado y filtrado los correos electrónicos, para avergonzar a los demócratas y ayudar a Trump a derrotar a Clinton en las elecciones del 8 de noviembre.

    “No creo que sea una coincidencia que estos correos electrónicos fueran hechos públicos en la víspera de nuestra convención, y creo que eso es preocupante”, dijo Mook en el programa de la CNN “Estado de la Unión.”

    Trump rechazó lo que llamó “una de las más extrañas teorías de la conspiración”, que había oído. Dijo que nunca había conocido a Putin, pero en el transcurso de su campaña de un año, Trump ha elogiado el líder ruso y uno de sus principales asesores de política exterior, el teniente general retirado Michael Flynn, cenó con Putin en diciembre pasado.

    “Cuando se piensa en ello, ¿no sería bueno que nosotros fuéramos juntos con Rusia?”, dijo Trump. “¿No sería lindo si fuéramos junto con Rusia y golpeáramos a ese ISIS del demonio?” agregó.

  6. Andrés V dice:

    No solo los progres están a favor de los pobres y no lo son. Hay muchos peronistas, cristianos, etc, etc que están en la misma situación. .

  7. […] Atención: Esta propuesta de “alianza contra el terrorismo” no es nueva, y está enmarcada en una refirmación de objetivos previos de Rusia. Obvio. Las potencias no cambian sus políticas de un día para el otro. Por eso son potencias. Pero… es visible que también está enmarcada en el “romance” que durante la campaña presidencial de Donald Trump se manifestó entre él y Putin. Del que yo les había contado algunos detalles aquí. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: