Tirando pálidas al Mauricio

mene, mene, tekel, upharsim

Ya sé que criticar al gobierno de Macri no da para un posteo original. Lo hacen peronistas de las más diversas corrientes, progresistas, “nacionales” de todo pelaje y gente sin compromiso político pero con alguna sensatez.

Lo que me parece interesante es cuando las críticas, alarmadas, surgen de su propio espacio. Los que comparten su proyecto explícito. Por ejemplo, este artículo que subió a su blog el sociólogo Marcos Novaro, uno de los “liberales” (en el sentido que se usa en Argentina) más o menos moderados al que doce años de kirchnerismo fueron transformando en un gorila rabioso. Lo que ha hecho perder validez a sus análisis, pero no le hace comer vidrio. Está preocupado.

Tras el tarifazo ya no habrá correcciones sin costos

“Somos humanos y podemos equivocarnos” repiten en estos días desde el Ejecutivo. Pero si un gobierno de humanos se equivoca todo el tiempo la sociedad puede volver a preferir uno inhumano

Errar es humano, pero las metidas de pata con los tarifazos desbordaron el vaso de la extendida tolerancia social porque revelaron más que humanidad una cierta dosis de irracionalidad. Fueron mucho más graves que todos los problemas que pueden haber contenido decisiones previas, como la designación por decreto de dos nuevos jueces de la Corte Suprema, o la indisposición inicial a hablar de la herencia por miedo a pinchar el globo del optimismo social.

Y es que hay errores y errores. Si un factor no tenido en cuenta al tomarse una decisión provoca consecuencias inesperadas puede decirse que el decisor calculó mal, no se protegió suficientemente frente a los imprevistos, por exceso de optimismo, falta de información o lo que sea. Pero si ese error se prolonga a lo largo del tiempo pese a advertencias reiteradas, incluso provenientes del propio equipo encargado de las decisiones, entonces más que un problema puntual tenemos un déficit sistémico: las cosas se están haciendo mal.

Eso es lo que pasó con el tarifazo: puso en aprietos no solo un aspecto particular de las políticas de gobierno, la gestión de Aranguren y sus colaboradores, sino al gobierno en general y su pretensión de haber constituido un “equipo” bien articulado y preparado tanto técnica como políticamente. Y es que él tuvo tiempo para evaluar los pasos a seguir, dispuso de información que le sugería ser en este mucho más cuidadoso que en otros asuntos, y hubo además reacciones en cámara lenta de parte de los afectados y la oposición que indicaban las cosas no habían empezado bien y las resistencias podrían crecer si no se revisaban algunos aspectos centrales del ajuste. Y sin embargo el gobierno se negó a cambiar hasta que fue demasiado tarde.

Encima ahora ya no puede saber si el remedio no va a ser peor que la enfermedad, por el desajuste fiscal y la pérdida de autoridad que supone la moderación de los aumentos, y siquiera si va a lograr imponer la versión corregida de los mismos, dado el protagonismo que han ganado los jueces y los opositores.

El gobierno ya está pagando el precio de este error en la opinión pública: hasta junio los escándalos cotidianos de corrupción que vienen estallando alrededor de la ex presidenta y los desacuerdos entre las facciones en que se divide el peronismo alcanzaban para tapar o compensar cualquier inconveniente que se presentara en la gestión de la economía, por la persistencia de la inflación, la suba de tarifas y la demora en la recuperación; pero desde que en julio el affaire tarifazos se complicó la buena y mala imagen del presidente se emparejaron.

Puede que de todos modos esto no sea lo más grave. Ni tampoco lo sea el costo extra para las cuentas públicas que significarán las correcciones. Si el presidente no muestra que sabe corregir errores en su equipo y cambiar lo que no funciona, y no lo hace pronto, su prestigio y la confianza en su capacidad como líder, y no sólo su popularidad, se van a deteriorar.

Macri tiene que demostrar, en pocas palabras, que sabe en serio formar equipos. Y quien sabe formarlos tiene que saber cambiarlos. Podría inspirarse para ello en sus predecesores, que aunque se esmeraron en ganar reputación de superhéroes que nunca se equivocaban, no reconociendo jamás error alguno, sabían bien descargar la responsabilidad por los errores que se volvían indisimulables en los colaboradores que quedaban más expuestos a la critica, o simplemente en quienes les resultaban prescindibles.

Eso para una visión humanista del manejo de los asuntos públicos podría sonar un poco inhumano. Pero lo cierto es que la gestión de gobierno, más todavía en un país como Argentina, requiere inevitablemente de una buena dotación de esas habilidades.

Anuncios

25 respuestas a Tirando pálidas al Mauricio

  1. Raúl C. dice:

    A veces estos ‘hombres sabios’ a uno lo hacen enojar, porque no se sabe si mienten a propósito y por su paga, o si detrás de su barniz culto son unos estúpidos irremediables:

    “sabían bien descargar la responsabilidad por los errores que se volvían indisimulables en los colaboradores que quedaban más expuestos a la critica, o simplemente en quienes les resultaban prescindibles”…

    Ahora resulta que eso lo inventó el kirchnerismo. Yo creía que había sido algún remoto emperador. O un faraón quizá. ¿Estoy muy equivocado?

  2. claudia dice:

    El sofista de Novaro… siempre dando vuelta la realidad. Ahora resulta que el gobierno que descerrajó los ajustes más bestiales en décadas es un rejunte de filántropos (patriotas, diría algún troll habitual). Y si corrige tarifas sobrefacturadas cuyo cálculo no contó ni cuenta con respaldo profesional suficiente, dejaría de ser portador de tal peculiar humanidad, convirtiéndose en su antecesor, sobreentendido “inhumano” (gobierno anterior que, curiosamente, extendía toda clase de derechos “humanos”, entiéndase por materiales y simbólicos). Todo al vesre.

    “Pero si un gobierno de humanos se equivoca todo el tiempo la sociedad puede volver a preferir uno inhumano (…) los tarifazos desbordaron el vaso de la extendida tolerancia social porque revelaron más que humanidad una cierta dosis de irracionalidad (…) hubo además reacciones en cámara lenta de parte de los afectados”.

    Bienvenido a la política argentina donde existe algo llamado tolerancia social no contemplado por tan humanos ajustadores y donde la irracionalidad resulta de aplicar a lo social las reglas duras de la empresa. Hurra, también, por otro descubrimiento político tardío: que la sociedad argentina al ser disciplinada queda inicialmente en estado de retardo pero recupera su agilidad cuando está en juego la supresión de sus condiciones de existencia básicas.
    Saludos.

  3. Politico Aficionado dice:

    Se empiezan a inquietar las ratas, en cualquier momento abandonan el barco.

  4. Norberto dice:

    “, o la indisposición inicial a hablar de la herencia por miedo a pinchar el globo del optimismo social.”
    No puede dejar de mostrar que el tiene la verdad revelada, y que toda política que no entre en los estrechos y restringidos parámetros de su visión de como deben hacerse las cosas es la “pesada herencia”.
    Esa estrechez no le da para pensar que son políticas que él no comparte y cuyos resultados generaron un bienestar que a él le resultan molestas por su eficiencia y su amplitud, tal vez por qué destruyen la base de sus construcciones teóricas.
    Y me parece que ya perdí demasiado tiempo en alguien solo un poco mas fino que un Larrata o un Fantino.
    Nunca menos y abrazos

  5. David (idu) dice:

    El macrismo viene con una culpa de origen:

    “Somos CEO-cráticos y eso nos diferencia de la chapucería kirchnerista”

    Pero por otra parte:

    “Lo del shock no funciona, debemos ser más o menos populistas”.

    Ensalada indigerible.

    • marcelo ignacio dice:

      Sobre lo primero: ser Ceocráticos significa que tienen que afanar no sólo para ellos, como López, sino para las empresas. A Shell no le alcanza con nueve palos, necesita varios cientos de millones.

      Sobre los populistas, el shock y la ensalada: bienvenido a la política, David. Salvo las dictaduras, todas las democracias funcionan con ese dilema: no existe una base política tan amplia que alcance por sí misma la mayoría, de modo que hay que hacer ensaladas de lo más variadas. De naranja, queso y chocolate, si es necesario.

      • David (idu) dice:

        Llámase “política” al arte de subvencionar a ricos, clases medias altas, sistema financiero y funcionarios, con impuestos de los pobres.

        Convenciendo a los pobres de que eso se llama “inclusión”.

        Y explicando con todas las letras que sujetos como López afanaban solo para ellos (ja!)

        Reconozco que me cuesta entender de “política”.

  6. marcelo ignacio dice:

    Novaro parte de un equívoco: considera que Macri es un líder, y que puede prescindir de sus ministros, por ejemplo. A propósito de este asunto, recuerdo que de mi tocayo Alvear se decía que su gobierno tenía ocho presidentes y un ministro. Análogamente, este es el gobierno de los ministros, no el de Macri.

    Macri no respaldó a Aranguren, Aranguren le dijo que no se piensa ir, y Macri no puede echarlo. Primero, porque el que manda es Aranguren. Segundo, porque aún si pudiera hacerlo, echar al CEO de Shell significa decirles a los demás “a vos también te puedo echar”, lo que a su vez significa decirles a sus mandantes (no son ustedes que lo votaron, chicos, maduren) que ya no es su mandatario, que el títere que pusieron en la Rosada se les rebeló.

    Y sin el apoyo de los empresarios, con bastante más de la mitad de la gente en contra (que no significa que estén con nosotros), y sin guita para avanzar en ningún sentido, ¿con qué respaldo gobernará los próximos 40 meses? Si lo echaba a Aranguren, en ese mismo momento tenía que mandar el helicóptero a cargar nafta.

    • Raúl C. dice:

      Y lo peor es que lo iban a obligar a cargar Shell… y carísima.

    • claudia dice:

      Coincido con lo del poder real de Aranguren (es decir, el de sus mandantes que son los mismos de Macri, claramente), un ministro con cara de póker a quien Bonelli salió a defender pintándolo como un experimentado profesional ¡gradualista! y cuyos “consejos”, dice el siempre servicial Bonelli, desatendió su propio superior. Una inverosimilitud por donde se la mire. Lo que no quita que Macri tenga sueños húmedos y muy personales con 2dos. mandatos presidenciales, tal como lo expresara el impresentable de Prat Gay (la inflación se controlará en el 2do. mandato) y la benemérita Vice (3 a 5 años para atravesar el túnel hacia un dígito de inflación).
      La Shell es, entre otros socios anglosajones , Holanda. Y Holanda se ofreció servicialmente a diseñarle el plan económico a Peña Nieto. Y Holanda incursiona sin tapujos en Panamá radicando curiosos institutos de promoción democrática, coloquios a los cuales asisten gozosos los más encumbrados PRO. Hummm… qué feo huele eso. Saludos.

  7. ricardo j.m. dice:

    vila le pasa factura por el futbol de la mano de su perro bobo?

  8. Silenoz dice:

    Ya que de bienvenidas a la política se habla, el gorilón este quizás logre entender por qué los gobiernos sostienen a sus funcionarios y no se auto flagelan públicamente. El riesgo de recurrir a argumentos pavos como el “aprender sobre la marcha” no hacen más que socavar la credibilidad y autoridad que todo buen “bonapartista” debe de tener, en un sistema presidencialista como el nuestro. Se comienzan a cuestionar entonces, las “capacidades” del timonel en mares revueltos con la cual “la confianza y expectativas” comienzan a socavarse alejando la “lluvia de dólares”

    Los objetivos de las medidas son concretos y los van a seguir sosteniendo, pero es tal el desaguisado que no queda más remedio que atribuir inutilidad e impericia. Probablemente la excesiva avaricia, una impunidad de gobierno alarmante a caballo de la “oposición responsable” y la imagen positiva del 139,36 % proyectando indecisos (aka consumir en excesos su propia merca), los envalentonó pensando que la resistencia social era también un mero trámite. Y que con dosis de “herencia recibida” y “la ruta del dinero K” nos compraban tal como hicieran con los gobernas…

    En fin, por lo pronto el día del cacerolazo o ruidazo, no sabés la panzada que me hice con “laggente”, mejor dicho, “los vecinos” que me rodean, en donde la especie “espalda plateada” predominan largamente en dicha biosfera

    Pero bueno, tengamos fe en los “capataces eficientes”. en el largo plazo ¿qué puede fallar?

  9. Capitán Yáñez dice:

    ¿Pero no era el Reverendisimo el Adenauer austral?
    ¡jurujujajujaju!

  10. Carlosvacarezza@gmail.com dice:

    La verdad es que seguir suponiendo que todas las medidas son “errores” , que los ministros son incapaces, que no se imaginaban las reacciones, etc. no es lo que yo pienso, que los manejos políticos es porque lo analizan de una forma o de otra, tampoco es así. Esta todo fríamente calculado, es su modelo de país. Y van a seguir imponiéndolo. Mientras los dejen, y las roscas políticas no los van a frenar. No importa si se perdieron las elecciones porque scioli o porque anibal o porque Cristina, perdimos por los medios y los traidores, no hay otra explicación. Mientras los peronistas busquemos explicaciones peddorras esramos listos, mientras los blogeros compitan a ver quien es mas original o quien se dio cuenta primero, o quien es el más ilustrado para hacer un análisis… Es que nadie se da cuenta…. Deberían dejar los teclados y caminar un poco más….. Ni se. Digo….

  11. Juan Carlos Paulina dice:

    ah bueno … asi este “presidente” es un LIDER … pedro apagá la lú y vamolón …. yo creí, que aca mas alla de las diferencias se hablaba en serio … dale pedro …

  12. Conozco a Marcos desde hace muchos muchos años. No creo que sea gorila ni que le afecte esa estigmatización. Me parece que él tiene una perspectiva contra el kirchnerismo, no contra el peronismo, como la podría tener alguien del frente renovador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: