“Empoderarse” ¿Cómo es eso?

rebelion-en-la-granja

La profesora Daniela Bambill, una de las firmantes de la Declaración de Formosa, es Directora de Patrimonio y Turismo Cultural en Almirante Brown. Eso sí, este texto, que apareció en INFOCIELO, lo escribió como militante.

“Cuatro patas si, dos pies, no!, balaban las ovejas en los actos importantes”
G. Orwell

Ríos de declaraciones de dirigentes encumbrados de cualquier partido político hablando de “la gente”, en este tiempo de plumajes blancos, como cantaban los Redondos, parece que “la gente” es el ente depositario de todas las responsabilidades políticas, sean del palo que sean, si se me permite el giro rockero.

Apotegmas de moda: “Lo que importa es la gente, no los dirigentes”. “La gente no está conforme con el tarifazo pero comprende que es necesario”. “La gente está descontenta con el gobierno”. “La gente debe empoderarse”. “La gente dice, la gente opina, la gente piensa”….

Una pregunta que le surge a quien suscribe es como “la gente” puede ser tan versátil a los deseos del enunciador.

Algunos dirigentes opositores convocan a la gente a empoderarse y la sitúan en el centro de la escena política en un país en el cuál el 70 por ciento de sus habitantes solo se informa acerca de la política un mes antes de las elecciones y no termina de relacionar su cotidiano con las decisiones electorales.

Por otra parte, la dirigencia oficialista insiste en la alegría de “la gente” frente a las políticas que están destruyendo el poder adquisitivo de los trabajadores y genera la exclusión más brutal de la que se tenga memoria.

No se trata de un menosprecio socavado de ese 70 por ciento, sino de una realidad que pesa, porque cuando la política es una variable ajena al común de “la gente” las decisiones, la mayoría de las veces son erráticas y dirigidas por intereses contrarios a los de esa “gente”. Prueba de ello la realidad desastrosa que vivimos hoy los argentinos.

Volvamos al apotegma de moda “lo que importa es “la gente” no los dirigentes”, estamos de acuerdo, el Pueblo argentino es el destinatario de la acción política, la realización de cada ciudadano se dará solo en la realización colectiva, en la Comunidad Organizada. Ahora bien:

Esa “gente” supuesta destinataria del mensaje que esgrimen altivos algunos “dirigentes” en su mayoría desconoce a los “dirigentes” que no importan en el apotegma, verdaderos destinatarios del mensaje demagógico declamado como responsabilidad supina.

El empoderamiento sin dirigencia política, sin conducción política, sin organización, termina siendo una metáfora impracticable y falaz. La consigna simplista parece ser la única estrategia de alguna parte de la dirigencia argentina, y “la gente” bien podría compararse con las ovejas en algún capítulo de la célebre fábula “Rebelión en la granja”, según subyace a las declaraciones vertidas por esa dirigencia.

Supongamos por un instante que se diera ese mentado empoderamiento de las personas que se congregan en una plaza cualquiera del país a escuchar dirigentes, esos que no importan según el apotegma, ¿cuál es el accionar político que subyace al empoderamiento de cada una de esas personas? ¿cuál es la estrategia de ese conglomerado de individuos de buena fe y compromiso socias que van en forma individual o grupos de amigos y familiares a la plaza? ¿quién determina la táctica a seguir luego del discurso proclamado?

Se le ocurre a esta servidora que la frustración de no saber qué hacer luego ni qué camino tomar luego de escuchar a los dirigentes, que no importan según el apotegma, debe ser tan enorme como la impotencia de saber que este gobierno nos está llevando a la ruina y no es “tiempo de acción sino de reflexión colectiva”.

El empoderamiento social per se no existe, la acción política sin organización concreta es un acto de voluntarismo estéril, y en un sistema democrático liberal como el nuestro los partidos políticos son la herramienta fundamental de la democracia.

Los frentes de masa son la clave para la organización, pero sin dirigencia es impracticable cualquier intento de la misma.

En la compulsa interna el mensaje a “la gente” es un mensaje a la dirigencia que se quiere soslayar.

En un tiempo en que el histórico enemigo de los Pueblos está tan identificado y ostenta el Poder en desmedro de la Nación, insistir con la disputa sectaria y chiquita es un acto de irresponsabilidad aberrante.

“La gente” no relaciona aún la evasión fiscal como un delito contra el Estado, no ha asimilado que si la vicepresidenta de la Nación tiene en su domicilio una cantidad sideral de dinero no declarado debería renunciar por la misma razón que lo hizo en su momento una Ministra de Economía, “la gente” sigue mirando la novela del convento como el tema central de la política nacional y asocia la puesta en escena mediática de una caja de seguridad declarada y legal con la “política sucia de los corruptos que nos gobernaron”.

Difícilmente “la gente” se empodere y se de la organización política que requiere la hora, si no hay dirigentes que conduzcan esa organización.

En un tiempo de cinismo oficial mientras llevan adelante el saqueo de la Patria orquestado por la derecha internacional avalado y encubierto por la complicidad de las corporaciones mediática y judicial vernáculas, seguir disparando verborragia en una interna que parece no tener fin y solo está orientada a la compulsa electoral del año que viene es de una miserabilidad sin límites.

La hora demanda responsabilidad en la acción política de la dirigencia opositora como en ningún otro momento de la historia de la Nación, hay un Pueblo doliente camino al abismo y no hay plaza progresista que frene la desocupación y el hambre por más lindas que salgan las fotos.

La organización vence al tiempo, dijo un sabio gobernante argentino. Todo lo demás es cabotaje.

31 respuestas a “Empoderarse” ¿Cómo es eso?

  1. Silenoz dice:

    ¡Grandiosa la cra. Bambill!
    Ya mismo propongo una moción para ampliar el “cupo femenino” dejèmonos de joder con tanto andrógeno..

    Una observación no más:
    -Dìgale don Abel que no es “la gente” (de hecho se pronuncia “laggente”) sino “los vecinos”

    Y tiene razon, a “los vecinos” -al menos una parte importante de ellos- les cuesta relacionar el bife de chorizo con la vaca… o dìcese de las consecuencias de los malos dirigentes o algo asì

    • Jaime dice:

      Cristina: “Lo más grande que le he dado al pueblo es el empoderamiento popular”

      …mientras Lino Barañao (a) el gran empoderado… gritaba VIVA, VIVA, VIVA… !!!

      ¿ y la organización ??? nos quedamos preguntado……….

      • Silenoz dice:

        “¿ y la organización ???”… Vence al tiempo estimado ja ja..

        Yo creo que sos muy impresionable, para mi sólo es una fase de la síntesis hegeliana

        Saludos

  2. Alberto Sladogna dice:

    Estimado Abel: no conozco a la señorita o señor que escribe el artículo, al terminar de leer me quedo claro algo: además de estar haciendo con otros ciudadanos lo que se puede frente a la barbarie civilizada que nos gobierna; barbarie civilizada fomentada y protegida por el sistema de partidos políticos, ese instrumento d ela clase política para hacer política a nombre de ser los representantes de esa entelequia que la escritora menciona como “pueblo”, ahora resulta que además de afrontar esas dificultades “debemos” aceptar que si no aceptamos a los partidos políticos inexistentes al momento, entonces, seremos culpables de solo aspirar a realizar viajes de cabotaje .considero que el texto es un insulto innecesario de los intelectuales que se consideran en condición de dictar a los ciudadanos lo que deben de hacer. Lamento su publicación.

  3. Antonio Caporale dice:

    Brillante Abel hay que reproducir hay una idea nefasta que es empoderense después vengo yo y listo es desconocer la conciencia y la organización que el pueblo tiene aunque a mi no me guste

  4. victorlustig dice:

    cuanto palabrerio

    Armen un partido y ganen las elecciones seria un corolario posible
    Otro posibe? el pueblo nunca se equivoca ( ya que citamos a JDP en su final)

    Probablemente, y, por suerte, vuelva el peronismo

    PS Todo bien hicieron? nunca se equivocaron? nunca fueron sectarios?

    PS2 Comparar a la gente con ovejas es decir, nosotros los vamos a conducir, esto ya lo pasamos en los 70s y los iluminados, toda la nota, para mi, eh, destila un odio notable a la decision de las elecciones (mala o buena), citar, democracia liberal!!! quizas le guste mas la democracia popular version RDA

  5. arroyoludue dice:

    Esa “gente” supuesta destinataria del mensaje que esgrimen altivos algunos “dirigentes” en su mayoría desconoce a los “dirigentes” que no importan en el apotegma, verdaderos destinatarios del mensaje demagógico declamado como responsabilidad supina.

    tal cual. Cualquier gato ahora se hace el dirigente, pero no dirigen a nadie (ni siquiera los “dirigentes” gremiales, ya que si son votados, lo son en forma por lo menos sospechosa)
    un buen comienzo serìa verlos en las marchas… su visibilidad los hace referentes, veremos si les da el cuer(p)o para ser dirigentes.

  6. Daniel 7 dice:

    Don Abel:

    Creo que la compañera aporta un punto de discusión importante para el ahora.

    Asumo que es un documento que nos propone una vision mas llana sobre esta “palabrita” tan a la moda. Ya que “lahente”(esta es mi acepción, centroamericana de “pueblo”) la escucha repicar por radio, tv y redes. Y la verdad no tiene un gran sustento dentro de una democracia representativa, por eso de que nosotros votamos cada 2 años y los poderosos todos los días.

    Por que, ese “poder” como lo usamos, en los largos 2 años?

    Nos juntamos en una plaza y hablamos de nuestras cuitas?
    Hacemos una campaña en Twitter, con un Hasthtag?
    Nos metemos en una ONG y le pedimos a Paul Singer que nos banque?

    Que se yo, me suena a la tan mentada “autocritica”, algo que siempre se demanda despues de un conflicto o hecho, y que por supuesto se les pasa a los dirigentes para que ellos busquen a los responsables y …. y que? Chas-chas, reto y al rincón.

    La “palabrita” la impulso CFK marcando el camino de como sostener el tinglado mientra se resuelve la interna peronista. que despues de una derrota era inevitable, de allí al Frente Ciudadano (?) un pasito, vea.

    Pero es “real”? Cómo se materializa ese poder? y en caso postivo, como se administra y alimenta?

    Para nuestras “minorias intensas” estas cosas son clarísimas, (pa’mi que soy medio pampa, no!) pero como se lo exponemos a el vecino del 2C que puetea por el tarifazo aunque el lo voto, ve a SG y a Mirta.

    Creo que habrá que acelerar al mango la interna, y construir el frente necesario para “empoderar” a “LaHente” sino sigue el circo.

    Una vez que el PJ se resuelva, se vera que queda parado allí.

    Sí, para ser confluyente con la historia, el PJ se re-menemiza para el lado “colaboracionista” Massa/Urtubey (como se trasluce hoy día) veremos el veredicto de las urnas, ya que a un tercio de la masa electoral del FPV eso no le cierra.

    Claro que en este esquema de juego, estos tipos nos destruyen el pais!

    Abrazo, Daniel 7

  7. Juan el Bautismo dice:

    Massa rompe en base a algo fundamental: conoce la debilidad del “organizacion vence al tiempo”, conoce la impresionante veta de perdonavidismo que atraviesa al movimiento, la que termina arreglando y plegandose a la extorsion de los que rompen.
    Siempre queda el incendio de casas de gobierno como ultimo recurso.

  8. xav561 dice:

    La verdad que frases como: “La hora demanda responsabilidad en la acción política de la dirigencia opositora como en ningún otro momento de la historia de la Nación, hay un Pueblo doliente camino al abismo y no hay plaza progresista que frene la desocupación y el hambre por más lindas que salgan las fotos.” me tienen un poco hinchado, sobre todo viniendo se alguien que firmó la declaracion de Formosa (por lo cual supongo que detenta una cierta representacion en el PJ). Las plazas “progresistas” que tanto les molestan existen porque el PJ se ha pasado por el c…. los principios basicos de su doctrina y solo declama. Pero, no solo no existe en la accion sino que además acuerda la entrega del país (por la “gobernabilidad”, viste?), lo cual hace que los supuestos dirigentes opositores tengan similar eficiencia a la de las tan denostadas plazas. Digo yo, bah.

  9. Particulares 30 dice:

    Se terminó el reino superior de los elegidos… Dura prueba para los puros… La estructura K como orga, sin plata no funciona… ¿Quién se hace cargo de la etapa?… ¿Es Cristina, porque arrastra y representa?… ¡O es ese peronismo imperfecto, como existencia de una historia real prolongada!… Estamos caminando en la intemperie… Los rabanitos se ven desorientados… Para los peronistas no es algo nuevo.

    • Silenoz dice:

      Je je…

      ¡viste que grossa la cra.! hizo aparecer a los muertos viv… oooo que digaaaaa.. los peronistas de perón (o algo así) que nos habrán de salvar y redimir de esta restauración tilinga de la alegría….

  10. Lizardo Sánchez dice:

    Para algunos de pueblo pasamos a ser gente. Posiblemente su ideal es vernos como simple público.

  11. claudia dice:

    La reflexión de Daniela Bambill me parece valiosa y la enmarcarla en el territorio de lo honesto y lo aproximativo. Pues apenas pasaron 7 meses desde la evaporación del universo que contenía a la mitad de la población y no hay beneficio de perspectivas suficiente. Es decir, no estamos en condiciones de categorizar a los sujetos sociales que resultaron de esta realidad apenas sobrevenida.
    A mí, la noción marketinera y yanky de empoderamiento que desde los 80 nos coloniza y que ha sido trasladada livianamente a lo social, siempre me sonó a argumento de venta de cachivaches; un neologismo tan inorgánico como aquel otro macanazo del “I & Co.” que metamorfoseaba la precariedad laboral como elección y no como consecuencia del retiro de la antes contenedora empresa fordista. Pero reconozco que hasta no hace mucho me rendí a la hipnosis conceptual del empoderamiento, quizás buscando cursos de acción alternos.
    Así que para nuestro caso nacional, está claro que la autoconciencia del propio valor social no asegura ni la contigüidad ocasional de conciencias idénticas ni su derivación obligada en estructura que pueda impulsar cambios. Por eso acuerdo con la idea de que sin organización, nada crece y perdura. Pero llamando la atención sobre un hecho reciente de cuidado: venimos de afiliaciones masivas que dejaron mal sabor por la defección inmediata de muchos referentes que las estimularon y suena algo urticante urgir a la comunión después de una patinada partidaria semejante. Sin olvidar un hecho básico y es que muchos argentinos fueron reducidos a claque bianual por parte de una clase política que promovió, para su beneficio, esas prescindencias. Por eso no puede objetársele a la proporción de electorado que sí se mueve, su aporte testimonial y espontáneo pues un sujeto que no fue estimulado a sumarse antes, no puede ser reconvenido por no ser más operativo o creativo, ahora. Desgraciadamente, aunque la realidad corra a velocidad mayor que la resolución popular, los tiempos sociales no aceleran a voluntad de quien convoca.
    Por último, rescato de Bambill una verdad que de tan evidente hasta pasa inadvertida: “(…) cómo la gente puede ser tan versátil a los deseos de (cada) enunciador .” Claramente, no puede. Ahí está el gran timo cuyas patas, afortunadamente, son muy cortas.
    Mis saludos.

    • claudia dice:

      Precisando, me parece que a muchos referentes les vino el apuro por resolver la organización cuando hicieron plancha verticalista por mucho tiempo. Y no debería ser una urgencia partidaria distraerse en arengar a los adherentes sobre organicidad. No hay tiempo para algo así. Porque todo viene indicando que son las situaciones puntuales de proximidad (temporal, corporativa, geográfica) las que llevarán la delantera de ese proceso de organización política. Proceso que sería ideal transcurriera dentro de previsibilidades partidarias o sindicales… si no hubiese una realidad candente que estalla inorgánicamente por defección de los resortes institucionales que solían propiciar los intereses populares y la resolvían. Si le llamamos empoderamiento, o no, a esas demandas inorgánicas que parecieran estar activando el dicho “con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes”, es un lujo discursivo que no aporta mucho.
      Así que, por un lado corre el necesario orden partidario (sus procesos de selección de autoridades definitivas, la confección de listas para concurrir a parlamentarias, la decantación por peso de referentes, etc.) y por otro cabalga la urgencia popular que necesita respuestas mucho antes de las Legislativas y ni sueña con el 2019. Son dos instancias diferentes.
      La carencia más visible en esta circunstancia es la de un liderazgo que encarne esa agenda inorgánica que es la que más quema. Y hasta ahora, la única que lo encarnaba, está retirada (forzosamente) a cuarteles de invierno.
      No hay tiempo para esperar a Legislativas. Además de que ya nadie confía en que, a través de ellas, logremos representación cabal. Saludos.

  12. Gabino dice:

    “El empoderamiento social per se no existe, la acción política sin organización concreta es un acto de voluntarismo estéril.”

    Ok, estoy de acuerdo con la autora del comunicado en esto que me parece la tesis central de su escrito.
    Ahora, claramente vemos en los “dirigentes políticos de nuestro movimiento” (todo encomillado, sí) posturas colaboracionistas con la oligarquía en nombre de una gobernabilidad que más temprano o más tarde, se va a poner en jaque. Porque no existe la posibilidad de llegar a buen puerto con un gobierno que trabaja directamente contra los intereses nacionales en todo aspecto.
    Si el mov. obrero no se reagrupa detrás de un programa nacional y revolucionario, no hay ningún frente ni vuelta al poder posible. El mov. obrero debe y tiene que volver a ser la columna vertebral del mov. nacional de liberación. Todas las otras discusiones, son secundarias. Los dirigentes que demanda la hora, deben surgir del mov. obrero; y debe ser el mov. obrero el que actualice el programa revolucionario.

  13. horca dice:

    El artículo es malo. La compañera está equivocada. Empoderamiento no es ir sin dirigentes. Significa: si no les gustan los dirigentes de hoy, ¡reemplácenlos! ¡Hagan política ustedes! No esperen que la conducción resuelva todo. La política se resuelve por abajo, o es rosca superestructural donde el pueblo pierde siempre. Eso dice Cristina.

    La compañera que escribe parece creer que Cristina está desmereciendo la organización. ¡No seamos tan enroscados! Cristina se la pasó hablando y generando organización. ¡Como si el empoderamiento y la organización fuesen contradictorios!

    En otras palabras: ¿no les gusta Pichetto? Bien, vayan y háganle un piquete. Putéenlo en la calle. Pinten paredes: Pichetto, traidor. Ahora, si las bases no hacen esto, ¿cómo lo puede hacer Máximo Kirchner? No. La conducción sólo consagra, en una mesa, el triunfo que ya se dio en el llano.

    Empoderamiento significa: si no movés el ojete, andá a llorar a la iglesia. Perón no “volvió”. Hubo que hacer mucho, mucho quilombo, para que Perón pudiera volver.

    Y voy más lejos. No les gusta la táctica de Cristina. Bien. ¿Cuál es la otra? “Hacer surgir dirigentes nuevos”, ¡pero por favor! Seamos concretos Quiénes. Dónde. Cuándo. Por qué.

    A ver, a todos aquellos que les entretiene discutir lo que hace Cristina, ¿qué proponen? Los que proponen a Randazzo, yo lo lamento, es un garca y nos hizo perder.

    En la política del peronismo hay dos opciones. Cristina o el PJ, con toda esa runfla formada en el inservible peronismo de los 80, de donde salieron Randazzo, Pichetto, los gobernadores e intendentes, en resumen, gente con menos conciencia nacional que Piter Robledo. No hay tercera posición. No hay una conducción militante que no sea Cristina.

    Aprendamos de la historia. Recordemos. Se decía Perón esto, Perón lo otro: condujo hasta que se murió. Esto es así. O nos acostumbramos o nos vandorizamos o salimos a instalar a Firmenich, idea que tampoco anduvo, ¿no?

    La pasión, espero, no me hizo ser irrespetuoso con la compañera, con quien me disculpo de antemano si la vehemencia me hizo más rasposo que claro. Saludos, en definitiva.

    • Norberto dice:

      Ésto si lo firmo al píe con algún conocimiento de causas.
      Nunca menos y abrazos

    • Particulares 30 dice:

      Entiendo tu fuego… Pero esa runfla peronista inservible fue la que emponderó a Néstor… Estábamos en la intemperie… Recientemente protegidos se empoderó a los que nos llevaron a la derrota… ¿Culpa de los garcas desobedientes o de los obedientes?… Volvimos a la intemperie…………. “No les gusta la táctica de Cristina. Bien. ¿Cuál es la otra? “Hacer surgir dirigentes nuevos”, ¡pero por favor! Seamos concretos Quiénes. Dónde. Cuándo. Por qué”………. Desesperación ante una situación difícil…No hay respuestas rápidas… Aparecerán respuestas históricas…. ¿Conducción táctica de Cristina desde su liderazgo para una Orga o para el Campo Nacional?… ¿Qué cotiza hoy, liderazgo o conducción política?… Táctica o estrategia.

      • ricardo j.m. dice:

        no flaco esa runfla voto a menem y fue oposicion al peronismo gobernante desde el 2003.

        porque como vos son unos paletos mediamente que se creen que el peronismo son ellos.

        hoy mal que te pese tu desesperacion la unica conduccion real del peronismo es crisitina.

        y la derrota del 2015 fue justamente por poner al candidato que queria la runfla politicamente imbecil del pj.

        pero claro para vos ahora scioli es ultra k

        son tan idiotas estos disque peronistas que suponen inteligente construir una realidad donde la epoca en la cual el pueblo vivio mejor en los ultimo 50 años no fue peronista.

        lo dicho son idiotas politicos tan idiotas como los del call center pro al que perteneces o del cual te bajan linea discursiva y vos repetis

    • Voces dice:

      Compañero:
      Disculpe, pero su planteo me parece muy inocente.
      “En otras palabras: ¿no les gusta Pichetto? Bien, vayan y háganle un piquete. Putéenlo en la calle. Pinten paredes: Pichetto, traidor. Ahora, si las bases no hacen esto, ¿cómo lo puede hacer Máximo Kirchner? ”
      Pichetto ya se sabía como era, un alfil menemista de tiempo completo, las bases lo pusieron en la lista?, creo que no.
      No basta ni de cerca, mover el ojete.
      Organizar la militancia significa distribuir poder y no se ven dirigentes con esa vocación, no ahora ni antes.
      Por eso, a meses del gobierno de Macri, no hay quien conduzca nada.

      • horca dice:

        No… ¿cómo que organizar a a militancia es repartir poder? Salgamos por favor de esa visión del peronismo de los 80, donde militás por el cargo, pegás afiches para un día estar en una lista, tenés “códigos de amistad” cn tipos que no importa si mañana se hacen neoliberales. Basta de eso. Volvamos al setentismo, por favor, así la gente puede pagar el gas y comerse un asado. Aguante Artemio López.

      • Voces dice:

        Compañero:
        Para mi, Organizar significa definir ámbitos de discusión democrática de temas y también definir ámbitos políticos de decisión democrática, y eso es distribuir poder hacia abajo.
        Organizar no significa que uno manda y todos obedecen.

  14. José dice:

    Título alternativo: “Justificación de la necesidad de un aparato”

  15. Mariano T. dice:

    Catarsis de tono levemente antidemocrático por la frustración de que la mayoría del pueblo “empoderó”(neologismo tilingo) a otros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: