Desglobalización

globalisation

Mario Rapoport, Profesor emérito de la UBA, Director de la Maestría en Historia Económica, FCE, UBA, es demasiado serio y formal, por lo menos cuando escribe, para armar una pieza de comunicación política adecuada a estos tiempos, un “relato”. Y sin embargo, este artículo que escribió hace más de un año, en otras circunstancias, explora lo que puede ser la clave de la próxima etapa en este siglo que todavía es joven. Y la idea fuerza que estarán obligados a enarbolar los que hagan la próxima convocatoria a los argentinos.

Atención: hay algunas cosas que es necesario tener claras antes de precipitarnos a la especulación: La globalización es un proceso histórico que comienza hace cinco siglos y medio con el desarrollo de técnicas de navegación oceánica y militares en la península europea de Eurasia, y ya a esta altura la tecnología y la difusión cultural lo han hecho indetenible. La historia de los próximos siglos será la de las pujas por decidir qué rostro tomará, definitivamente. En los últimos cuarenta años, el marco económico de la globalización lo da un capitalismo financiero sin límites geográficos.

Y en lo que hace a nosotros: también está claro que el actual gobierno está dispuesto a insertarnos en ese marco. Y un sector numeroso de nuestra población, su núcleo duro de votantes, está conforme con ese proyecto.

Pero… ese entusiasmo por entrar en el “Primer Mundo” ya se dio entre nosotros, un cuarto de siglo atrás. Y terminó mal. Y en ese tiempo la globalización financiera y la renovada utopía del “libre comercio” eran jóvenes y vigorosas. En este momento, la canciller alemán puede elogiar su neoliberaler Politik, pero advierte que persisten las dificultades para llegar a un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea. Frau Merkel sigue el sabio precepto del filósofo Tony Montana “Nunca consumas de tu propia mercadería“. Y hay demasiadas indicaciones que la marcha de la globalización ha sufrido algunos tropiezos. Y tal vez deba dar un rodeo.

Leamos entonces los párrafos en que Rapoport describe la situación internacional:

Desde el punto de vista geopolítico, el mundo al que asistimos hoy se caracteriza por una dualidad en la economía y en la política mundiales. En la economía, aún en crisis, persiste un sistema multipolar, que ha sumado a los Estados Unidos, Europa y Japón, todos ellos en dificultades, a China, Rusia y otros países emergentes, mientras que en lo político y en lo estratégico los Estados Unidos siguen siendo la única superpotencia global. Sin embargo, tras su fracaso en Irak y la profunda crisis económica actual, Washington no ha podido volver a detentar el grado de predominio que poseía en el pasado ni resolver las causas y consecuencias de esa crisis. Para muchos economistas, la responsable principal de esa crisis es la circulación internacional de capitales y de empresas, a la que es necesario poner límites.

Ya lo habían intentado en Bretton Woods, Keynes y White, los autores de los dos planes monetarios internacionales (sabemos que triunfó el de White y con el predominio del dólar) pues a pesar de sus diferencias ambos estaban por el control de capitales, y señalaban ya entonces que la ausencia de ese control era muy peligrosa y podía causar otra crisis mundial, como la de 1930. De hecho, la globalización, especialmente financiera, es la principal responsable y por eso autores como Rodrick predican una economía mundial que deje paso para que las democracias determinen su propio futuro. Esto ya lo decía hace algunas décadas Samir Amir cuando consideraba una necesidad imperiosa para la supervivencia de los países en desarrollo un cierto grado de desconexión del mundo occidental, lo que hoy está comenzando a ser un hecho.

Este fenómeno de desglobalización tiene dos factores: uno estructural, en base a los mismos procesos cíclicos que antes pujaban en un sentido y ahora en el inverso, y otra debido a las políticas públicas de muchos países que se han decidido a resguardar sus fronteras como reclamaba en otra época en Alemania Friedrich List, a través del proteccionismo y la intervención estatal. La lucha contra el fraude fiscal y el lavado de dinero; la implantación de controles de cambio y de las importaciones y de la misma entrada y salida de capitales, son signos de nuestra época que ya se utilizaron en los años ’30. Si bien el mundo ha experimentado desde fines del siglo XX, gracias a la difusión de la informática y las comunicaciones, un predominio más pleno del mercado financiero y de las multinacionales, hoy se comienzan a plantear dudas sobre la existencia de un gran hipermercado mundial, tremendamente desigual, donde algunos no compran casi nada o sólo los pocos artículos que pueden, y otros lo que se le da la gana, y aparecen fuerzas desglobalizadoras que comienzan a ir en un sentido inverso.

La lectura que hacen economistas ortodoxos en la Argentina es totalmente falsa, la fantasía de los años ’90 se ha terminado, y su propuesta de apertura completa de la economía y de defensa del libre comercio se estrella contra esa realidad. Vivimos en un mundo diferente, según señala el mismo FMI en muchos de sus trabajos: “Las finanzas trabajan esencialmente para las finanzas”, la mayor parte de los movimientos de capitales tiene que ver con intercambios financieros, no contribuyen a la inversión productiva ni al desarrollo del comercio. Pero esos intercambios entre bancos están declinando. Kristin Forbes, la experta estadounidense de la Banca de Inglaterra, el primer centro financiero mundial, dice que “es quizás el tiempo de cambiar nuestra atención de las implicaciones de un nivel creciente de globalización financiera a una seria discusión sobre los efectos de una desglobalización bancaria”. Y plantea que en medio de una crisis debe hacerse más por acentuar los procesos regulatorios; “los requisitos más estrictos de capital –añade– pueden retrasar la recuperación pero son fundamentales para una estabilidad a largo plazo”.

(Un proceso que se da en el Primer Mundo y debemos mirar con atención es) la monetización de sus deudas, es decir, que los bancos centrales compran la deuda pública creando moneda, lo que están haciendo sistemáticamente en los últimos años sin temor a una hiperinflación.

De ese modo, la banca de Japón tiene más del 22 por ciento de la deuda japonesa, la banca de Inglaterra el 24 por ciento de la de Inglaterra y la FED el 16 por ciento de la de Estados Unidos. O sea, una acreencia del Estado con él mismo que los bancos centrales pueden guardar eternamente o borrarla de sus libros. La Banca Central Europea se encamina en el igual sentido. A su vez, los intereses de esos títulos se vuelcan a los tesoros nacionales por lo cual esta deuda no cuesta nada al Estado.

Pareciera que se está entrando en una nueva era del capitalismo contemporáneo, donde las falsas inversiones, las falsas transacciones económicas y los paraísos fiscales, que permiten esas maniobras, están comenzando a declinar y a reducir el peso de la globalización.

La caída del comercio y los mercados mundiales son un signo de ello y no tienen que ver sólo con el proteccionismo sino también con el menor interés de las empresas multinacionales en invertir en otros países que consideran inseguros, por el creciente ataque a los paraísos fiscales en distintos lugares del mundo, por la existencia de potencias intermedias y por la creación de una deuda mundial formidable e imposible de resolver. También por la existencia de países pobres y en desarrollo que desconfían cada vez más de los mercados financieros y buscan diversificar su comercio y sus corrientes de inversión.

… De modo que la vuelta a los Estados nacionales, como elementos centrales de la vida económica de los países, y la desglobalización subsiguiente no es una cuestión de sectores contestatarios al sistema sino que provienen del corazón del mismo. Nuestros economistas ortodoxos tendrían que sentarse y tomar nota.

La Argentina debe tomar ese camino; una inserción que tenga en cuenta el nuevo contexto internacional. No va en contra de esas tendencias profundas, sino que trata de interpretarlas a su favor, procurando afirmar intereses nacionales y regionales, y revalorizar estrategias multilaterales. La consolidación de un desarrollo económico, tecnológico y sociocultural propio constituye la base sobre la que se asientan las posibilidades de lograr una relación más beneficiosa con el resto del mundo“.

 

Anuncios

13 Responses to Desglobalización

  1. becas para que el pejotismo haga la maestría!

    y si no fotocopias de este artículo para que lean.

  2. David (idu) dice:

    Excelente artículo.

    Hubiese sido interesante que el Profesor Emérito Mario Rapaport nos explicara luego de esta frase y la siguiente:
    ————-
    (Un proceso que se da en el Primer Mundo y debemos mirar con atención es) la monetización de sus deudas, es decir, que los bancos centrales compran la deuda pública creando moneda, lo que están haciendo sistemáticamente en los últimos años sin temor a una hiperinflación.
    ————-
    … por cuál mecanismo de “pasar de un bolsillo a otro” del Estado, no se produce inflación en otros países. (A nosotros “se nos produjo”).

    Obviamente no debatiré con el talmúdico Rapaport, me limitaré a los también talmúdicos Raúl C y a Silenoz (al menos parecen serlo por la cantidad de “inundaciones” blogueriles, similares a las del suscripto).

    Voy a aprovechar para criticar SEVERAMENTE el aumento de tarifas decidido por el gobierno.

    No porque el gas cueste mucho más traerlo a casas de lo que veníamos pagando.

    Sino porque ese gas sea barato, todo lo contrario. Sucede que los subsidios los paga el CONTRIBUYENTE, en especial los pobres (oh ¿ya lo dije?).

    Entonces la política CORRECTA del gobierno hubiese sido:

    “Les vamos a decuplicar el valor del gas, pero vamos a REINTEGRAR esa misma masa de dinero a los contribuyentes”

    Y si encima se la devolvieran a los pobres (principales contribuyentes, y usuarios de las carísimas garrafas), ¡Bingo!

    Y nadie tendría autoridad moral para quejarse.

    • Silenoz dice:

      Ja ja ja…

      Lo que pasa es que, lo que no entienden los “zapatos” es que los precios NO SE DETERMINAN POR LA CANTIDAD DE DINERO CIRCULANTE y MENOS AÚN POR LA ¡¡¡¡VELOCIDAD DEL DINERO !!! (desopilante la tesis incompleta del cro. MAGAM…. mamita)

      Decime ¿vos como “zapato” ooooo que diga….. PyME -perdón- fijás tus precios llamando al sector de emisión del BC o calculando el tiempo que te dura un billete de $100 en el bolsillo?
      Respuesta: SI/NO (tache lo que no corresponda)

      Igual los integrantes de mi clu’ de fans me deben una respuesta sobre la relación causal entre emisión/deficit->inflación….

      das Küsschen…

    • victorlustig dice:

      sabe que pasa, es una vieja costumbre el pago en especies de los sueldos, y, no fue mas que eso, pago en especies de los sueldos a cargo del gobierno (obvio, via impuestos de todos, incluyendo los que usan garrafas) subsidiando a los empleados, a sus patrones (tarifas subsidiadas, ergo menor sueldo), negocios que florecen contarifas subsidiadas, pongale calefactores a gas de piletas, que hubieran sido inviables con tarifas a costo real.
      La pregunta es por que yo a traves de impuestos debo subsidiar via pago en especie y gas/luz a 1/10 1/20 a MacDonalds? al restaurant del barrio que tiene seguro alguno en negro etc(y si tambien esta mal el acuerdo de hace poco) o a la UTDT?

      Cuando Sile conteste eso, y no con la sarasa de aumento de nivel de actividad, hablamos

      BTW tambien subsidiaba a las fabricas de bio diesel, pongale, despues sacaba plata via retenciones, es medio loco todo

      y, por ultimo, aunque sea desagradable, recuerden que el aumento solo cubre PARTE del costo, y, tambien incluye costos destinados a pagar los sueldos de los petroleros de la Patagonia ya que producir sale mas caro que importar, y a los dos les pagan en dolares vio. Y, si, son esos que NO pagaban ganacias como el resto de los mortales, por que estaban en la Patagonia, como si fuera lo mismo que hace 50 años, no se gasten, la conozco laburando toda, es pero trabajar en el Chaco Salteño

      yo leo a veces, algo, a Silenoz, hasta que dice una burrada fuera de contexto

  3. Silenoz dice:

    ”la vuelta a los Estados nacionales”
    Grossímo el cro. Mario… y sí….. si me tirás de una al cro. List, discípulo del cro. Hamilton (se que éste último brota a alguno peeeero….. ) la necesidad de un estado intervencionista regulador no puede faltar. Sobre todo si, a pesar del tiempo transcurrido, muchas de sus máximas todavía están vigentes

    Como sea, es imposible no insertarse en la globalización con lo cual no nos queda otra que debatir nuestra forma de inserción. Es más, entiendo que la salida de esta suerte de “secular stagnation” no creo que pueda ser solitaria sino que requiere de una acción relativamente coordinada entre una cantidad de países importante. Lo que quiero decir es que me parece que la salida, si viene, será dentro del marco de “globalización” tironeada, lideraba por países con espaldas para ejercer ese rol….

    Por lo menos así fue anteriormente., por ejemplo los estados de bienestar se dieron dentro de un marco “globalizado” en donde toooooodos los países practicaban a su manera, con limitaciones, keynesianismo (chabón –©Abel- o no) y UN actor relevante (o dos según la “ideología”: yanquis y camaradas) financiando e “invitando al desarrollo a países con fronteras calientes”.

    En esa época pendulaba la amenaza roja, presionando desde la época del “canciller de hierro”, obligando a ciertos arreglos “realpolitik”-eros y que, según algunos, salvó a japoneses y alemanes de su destino de periféricos tras la WWII, punto en contra: hoy no hay un “estilo de vida” que amenace al actual

    Volviendo a nuestra situación particular en cuanto a la forma de inserción, no hay manera que tengamos una salida exitosa, cuando alcancemos la lucecita al final del túnel, con el modelo “yuyo, timba, yopping”.

    1. no hay necesidad de abundar en las bondades del modelo primario exportador que deja fuera de la riqueza generada a la mitad de la población. “Los mercados competitivos son para los pobres”

    2. por esta limitación se requiere que la sustentabilidad de dicho régimen provenga de la IED o “inversiones”, al producir pocos bienes, necesita dólares para comprarlos

    3. la dependencia anterior, entre otras, hace que nuestras ventajas comparativas no alcancen para garantizar el flujo, obligándonos a buscar otra opción que refuercen las entradas de dólares recurriendo entonces al ofrecimiento de opciones inversoras con rendimientos financieros mayores (aunque no existan las primas de riesgo país)

    Y esta dependencia de los flujos de divisas (aka inserción o “vuelta al mundo”), es la que nos hace vulnerables ya que la sustentabilidad del “modelo”, hoy más que nunca, depende del “humor de los mercados”. Y ”Las finanzas trabajan esencialmente para las finanzas” como dicen los cros. del FMI , estamos condenados al éxito ¿no? Pero buehhh… estamos mal pero vamos bien

    El “mejor equipo de los últimos 50 años” con su tilingo al mando nos quiere vender los espejitos de colores con la Alianza del Pacífico y más allá, prometiéndonos un diluvio de dólares tras nuestra inserción en este orden de división internacional del trabajo vía el rol de “supermercado del mundo”.

    ¿Pero qué es lo que en realidad viene sucediendo con esta alianza?
    Nuestro país ya viene con un intercambio bastante liberado con los integrantes de dicha alianza excepto México, sin perjuicio de la cual la shegua comenzó a destrabar el comercio con este último país. En consecuencia entrar como país veedor o más aún, la incorporación en dicho bloque no modificaría demasiado nuestra situación comercial

    A la vez, el intercambio comercial y la complementariedad entre ellos tampoco es relevante, el socio mayor monopoliza las transacciones pero ellas están monopolizadas o canalizadas por los mexicanos, con lo cual el sentido de dicha alianza es prácticamente geopolítico, tiene el objetivo de contrapesar, poner límites al MERCOSUR

    Entonces ¿cuál es la gravedad de pertenecer si ya estamos integrados?
    Devuelta: en la forma de inserción, los K de alguna manera, “chabona” si se quiere y fundamentado, basado en los ideales sanmartinianos y bolivarianos (aka relato) compartido por los otros gobiernos “progresistas”, buscaba la economía de escala y aprendizaje que tenía a mano para nuestra producción manufacturera mientras que esta tilingocracia busca vender más “yuyos y cascotes”, una inserción basada en nuestras ventajas comparativas

    Y ¿cuál es la ventaja de insertarse en algo que ya –casi- estamos insertos?
    Como los intercambios entre esos socios incluidos los yanquis son bajos, la idea parece ser la de buscar entradas de capitales en forma indirecta de Japón y USA fundamentalmente, para hacer sustentable el modelo.

    Esto permite entender todas las medidas adoptadas en estos 6 meses (apertura de la cuenta capital, libre giro de utilidades y divisas, apertura comercial, desregulación, etc.) el pedido de perdón y “dirty job” Prat-Grasiento, y las “correrías vergonzosas” no guionadas recientes del tilingo

    Por todo esto es que la “vuelta al mundo” del Cambio es peligrosísima:
    -nos hace depender aún más de la volatilidad burbujesca
    -con un modelo donde sobramos la mitad al menos.

  4. MAGAM dice:

    Abel, por favor publíquele a Sile un post sobre “keynesianismo chabón”. Creo que será muy beneficioso para su blog y para todos.

    • Silenoz dice:

      Ja ja…

      ¡No me chicanee cro!
      En lugar de pedir ayuda probá la relación causal de que la velocidad de circulación del dinero genera inflación sino las “sospechas” terminan siendo pensamiento mágico (y ridículo… ni los tiramierdas se hubiesen atrevido a tanto bai de uei)

      Saludetes patriotas

      • MAGAM dice:

        Valoro mucho sus buenas intenciones y honestidad intelectual, por lo menos eso detecto y entiendo en sus comentarios. La hipocresía complica mucho más las cosas.

        Feliz día de la independencia! No solo nacional, también declarada personal por el presidente. Creo que ya a nadie le puede quedar dudas del modelo.

      • ricardo j.m. dice:

        no es por defender a nadie pero se parece mucho esto de la velocidad a cual es el tiempo entre la emision y la llegada al bolsillo del verdadero capitalista.

        un billete real por ejemplo de 500 como es la moda narco boba nueva del experpento

        si el triste billete da muchas vueltas por la economia , el billete real genera mas inflacion que si va rapido al bolsillo de su legitimo dueño.

        y esto es porque su legitimo dueño cuando ve que el billete participà de muchos intercambios de servicios o bienes se pone triste por su vagabundear sin destino y aumenta los precios para ahorrarle camino.

        y que mejor forma de cortar camino que menos agentes economicos con capacidad de ser parte en la aventura del billete por llegar a casa.

        conclusion.

        la inflacion es amor

      • MAGAM dice:

        Ricardo puede colaborar con el post.

    • magam, basta de entregas diletantes/desopilantes!

  5. David (idu) dice:

    Dado que es difícil que el Profesor Rapaport responda mi inquietud ut supra, busqué alguna explicación sobre qué pasa en el Primer Mundo con este tema de “cambiar de bolsillo la plata del Estado”:

    En inglés se llama “Quantitative Easing” o “Expansión Cuantitativa”:

    https://es.wikipedia.org/wiki/Expansi%C3%B3n_cuantitativa

    Y resulta que es emitir dinero para comprar bonos del Tesoro, y aumentar su precio, en especial en circunstancias en que la tasa de interés interbancaria tiende a cero.

    O sea, no tendría nada que ver con nuestra política reciente de empapelar el País vaciando el BCRA, y premiar a la Patria Financiera con bonos impagables.

    Una fuerte causa de inflación por estos lares, que no se da en los países serios.

    Con el “bonus track” de tener que recurrir, tarde o temprano, al endeudamiento externo.

    ¿Explicará esto lo contrafáctico de adivinar si Scioli hubiese hecho lo mismo que Macri?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: