“Extranjerización” de la tierra: Macri desalambra

Habrán notado que en el blog de Abel aparecen pocas de las medidas del gobierno Macri que perjudican a sectores numerosos de la población. Una razón es que ya hay una publicación dedicado a eso: el Boletín Oficial. Otra es que la gran mayoría de los blogs del palo las denuncian con energía; uno más no suma mucho. Pero también hay una evaluación política: la sociedad argentina tomó una decisión el 22 de noviembre pasado, en la segunda vuelta. Si bien hay muchos arrepentidos entre los que votaron al Mauricio, hubo una divisoria de aguas entre proyectos para la Argentina. Uno debe tratar de ver dónde estarán las nuevas divisorias.

Esta nota de Letra P me parece interesante porque describe con detalle las consecuencias de una medida que afecta directamente a un sector de la sociedad que desde hace al menos ocho años es un núcleo sólido del rechazo a la experiencia kirchnerista. Y ayuda a tener claro un punto: la “extranjerización” de la propiedad de tierra no era lo más importante cuando se dictó la Ley de Tierras en 2011 ni lo es ahora cuando Macri la desnaturaliza. Porque ya no vemos extranjeros comprando tierras para luego llamar a ejércitos también extranjeros para defender sus “derechos”. Eso ya no pasa desde hace más de un siglo en la América del Sur. Y desde hace 80 años en el Medio Oriente.

El punto de la medida de Macri es que permite a sociedades realmente anónimas -es decir, que ni siquiera el Estado sabe quiénes son los dueños reales- comprar tierras sin límite. Sus accionistas, tal vez nacieron aquí. Sus capitales, no se sabe que origen tienen. Y menos adónde van sus ganancias, aunque uno pueda sospecharlo. A muchos defensores, y beneficiarios de la “patria sojera” no les importará: aceptan la lógica del capitalismo financiero globalizado.

Otros, miembros de la coalición que apoyó al gobierno anterior, ya han empezado a dar la pelea contra la nueva medida. Lo que vale la pena es ver si en la Argentina rural, especialmente en la próspera “pampa gringa”, todavía hay sectores numerosos con una relación más directa con la tierra. Mientras, leemos la nota:

La decisión del presidente Mauricio Macri de eliminar restricciones a la compra de tierras por parte de extranjeros nace de un pacto con agentes inmobiliarios rurales para fomentar el desembarco de inversionistas foráneos en la zona centro del país, la más rica y productiva de la Argentina. Y puso en guardia a productores locales y a legisladores de la oposición, que irán a la Justicia para bloquear la jugada oficial.

La semana pasada, a través del decreto 820, el Gobierno desmanteló los puntos principales de la Ley de Tierras, aprobada a fines de 2011. Con esa decisión, abrió la tranquera para que capitales extranjeros tengan más facilidades para comprar terrenos en Argentina. Pero eso no es todo. Con la nueva normativa se restringen funciones básicas que antes poseía el Registro Nacional de Tierras. Una, en particular: neutraliza su potestad de requerir, previo a la compra de terrenos, el esquema completo de las empresas que pretenden adquirir, el detalle de los accionistas, una facultad que se le había otorgado al organismo con el objetivo de evitar que se hicieran operaciones ocultando a los verdaderos titulares de los inmuebles rurales y, de esa manera, neutralizar transacciones que favorecieran la concentración de estas riquezas en pocas manos. De hecho, el corazón de la Ley 26.737 era, precisamente, el corrimiento de la capa que recubría las cuestiones jurídicas de las sociedades.

Ante este escenario, algunas agrupaciones del agro y legisladores de la oposición empezaron a analizar impugnaciones. Tal es el caso del diputado del FPV Martín Doñate, que hará una presentación en los próximos días. Pero lo más duro vino por el lado del titular de Federación Agraria (FAA), Omar Príncipe. Se preguntó “quién asesora al Presidente y qué intereses están detrás de este decreto mediante el cual se avanza contra los pequeños productores que todavía esperan la reglamentación de la Ley de Agricultura Familiar”. Y agregó que “una semana antes del Bicentenario de la Independencia, el peor homenaje a nuestros próceres es el de entregar los recursos naturales y favorecer la concentración”.

Esta posición no carece de lógica si se observan las características de la propiedad de la tierra en manos foráneas, que en una parte refleja arquitecturas armadas especialmente para obtener beneficios, ocultar accionistas y radicar compañías tenedoras en el exterior.

Según los datos del último relevamiento de tierras rurales, del año 2013, hay un total de 16.253.279 hectáreas (6,09% de la superficie total) en manos de extranjeros, más de un millón de las cuales corresponden a empresas radicadas en paraísos fiscales. Antigua y Barbuda, Islas Caimán, Islas Vírgenes Británicas, Luxemburgo, Emiratos Árabes Unidos, Andorra, Liechtenstein y la República Oriental del Uruguay cobijan compañías que en Argentina poseen 1.113.654,85 hectáreas. Medido en términos comparativos, esa porción en guaridas fiscales es igual a 55 veces la superficie de la Ciudad de Buenos Aires. En el país vecino hay compañías que poseen 737.000 del total de hectáreas en guaridas fiscales, seguido por Luxemburgo, con 210.000.

Técnicamente, la extranjerización de la tierra puede provenir de la compra por parte de extranjeros o bien por la “nacionalidad” que tiene la compañía que es titular de esas tierras. Este último es el caso de las hectáreas en paraísos fiscales, muchas de las cuales son propiedad de dueños argentinos que registraron la sociedad fronteras afuera. Hay ejemplos paradigmáticos: la sociedad Goyaike Sacif está inscripta en Uruguay y en la Argentina es propietaria de 200.000 hectáreas en la provincia de Buenos Aires. La firma, dedicada a la agricultura y a la ganadería, tiene un representante legal en los campos locales, pero los accionistas y verdaderos dueños de la firma son Gregorio Pérez Companc y buena parte de su familia.

Como este caso hay muchos. Por ejemplo, firmas que tienen dos sociedades propietarias, una con el 98% de las acciones y otra con el 2%. Pero esas dos sociedades son contraladas al 100% por una sociedad C que ahora quedará excluida de presentar información al Estado. Ergo, se generará un escenario de especulación con venta de acciones oculto de los controles, que una vez más apunta a esconder a los dueños de la tierra.

Para acceder a estos datos, el Registro de Tierras recabó información de Catastro, Registro de la Propiedad Inmueble y el de las Personas Jurídicas de todas las provincias del país y cruzó eso con información de AFIP y la Inspección General de Justicia (IGJ). Un esquema que era casi único para monitorear datos, sólo alcanzable por los controles de la Comisión Nacional de Valores (CNV) a las firmas que van a cotizar al Mercado de Capitales.

Una de las excusas que blandió el Gobierno a la hora de modificar la normativa fue la necesidad de un sistema más amable para la atracción de inversiones. La estadística del Registro de Tierras muestra que, lejos de espantar al capital, con la ley vieja se aprobó el 93,6% de los 186 trámites de pedido de operaciones y fueron rechazados, en los tres años posteriores a la sanción de la norma, sólo 12 certificados presentados.

¿Para qué se cambió entonces la columna vertebral de la Ley de Tierras? Los que vienen trabajando cerca del Gobierno de Cambiemos desde la campaña presidencial aseguran que Mauricio Macri tiene la obsesión de dinamizar la venta de tierras en la zona núcleo (norte de  Buenos Aires y sur de Córdoba y Santa Fe), área que es la más baja en materia de extranjerización y la más rica en condiciones de clima y de cosecha, sobre todo soja. A estos fines, se ha eliminado el límite de mil hectáreas por propietario. Este punto en particular es lo que denuncian la FAA y sus ramificaciones. No habiendo aún un pronunciamiento de la Mesa de Enlace, hoy diluida políticamente.

Las negociaciones por la ley muestran por qué tomó estas características. Ni bien desembarcó en el Registro de Tierras con el cambio de gobierno, Cristina Brunet tuvo una reunión llamativa con la Cámara Argentina de Inmobiliarios Rurales (CAIR). Realizada en marzo y difundida por la propia ex comunera y referente de la línea michetista porteña en su cuenta de Facebook, en la misma se analizó la coyuntura. Además, los inmobiliarios hicieron aportes para abrir el grifo al ingreso de capitales a la zona centro. A pesar de todo, la CAIR fue un paso más allá en las últimas horas, cuando consideró que, si bien los cambios ayudan, “no son suficientes”.

Uno de los problemas que tiene la extranjerización de la tierra es que, según el Registro, sólo 964 personas jurídicas tienen casi 13 millones de hectáreas, mientras que cerca de 17 millones de personas físicas poseen sólo 3 millones y medio. Ergo, mucha tierra en muy pocas manos“.

Anuncios

13 respuestas a “Extranjerización” de la tierra: Macri desalambra

  1. Jaime dice:

    A buen puerto vamos por leña
    Tiene relación con el post porque dando muestras de su fino olfato, el presidente acaba de visitar Alemania con la intención declarada de obtener “inversiones”.

    Al borde de una corrida: el Deutsche Bank
    Apenas una semana atrás, el FMI ha dado a conocer un informe sobre la “Evaluación Anual de Estabilidad del Sistema Financiero en Alemania” en el que advierte que el Deutsche Bank es la fuente más importante de riesgos sistémicos del sistema financiero global, seguido por el HSBC y el Credit Suisse.
    Completo http://goo.gl/fCBFLN página 29
    El “warning” del FMI lo publica también el Financial Times del 30 de junio pasado http://goo.gl/v7wZG8

  2. Capitán Yáñez dice:

    Cuando allá por 1890 un tal Alfred Marshall (el gran maestro y mentor de un tal Keynes) le amputó a la expresión “economía política” el molesto segundo término y la transformó en “económica” (por analogía con “matemática”) desapareció de la escena el análisis de la “renta de la tierra” (retribución al factor de producción “tierra”), uno de los grandes temas de los “clásicos” (Smith, Ricardo… ni hablar de Marx). El asunto de la “renta de la tierra” tenía -tiene- una inevitable derivación, luego del análisis técnico… pues no es “la tierra”, claro está, la que percibe la renta sino su dueño. Ahí es donde el asunto se torna espinoso, porque “la tierra”,a diferencia del “capital físico”, admite diversos “usos”, incluyendo los simplemente especulativos y hasta alguno que otro “cultural”, por así decirlo (ser “terrateniente” da prestigio y vínculos sociales… “pertenecer”, digamos, aunque se sea dueño de un campito económicamente insustentable si no da demasiadas pérdidas). Ergo, el problema no es la propiedad ni si esta es “nacional” o “extranjera” (no creo que haya diferencia entre Tinelli y Benetton, ambos estancieros sureños)… sino la cantidad. O sea: el problema no es la extranjerización sino la concentración. Y, por cierto, hacia donde va la renta…
    Supongo que las preguntas que dice hacerse el señor Príncipe (viejo ladero del inefable Buzzi) son humo para la gilada. A esta altura, preguntarse quién asesora a Macri y que intereses están detrás (¿”detrás”?) del Excelentísimo y sus decretos… Y lo del Bicentenario y el homenaje a nuestros próceres… bué. ¡Vamos, don Omar… ya somos grandes!

    • Mariano T. dice:

      La renta de la tierra, o la renta inmobiliaria en general, es una característica intrínseca que no puede ser negada. Marx es el que mejor la explicó y la dividió.
      Eso no quita que del tema se extraigan conclusiones disparatadas o caprichosas.
      La regla fácil es que si cualquier pedazo de tierra tiene valor (más allá de un valor insignificante), es porque hay una renta real o potencial. No importa si la tierra esta en Leandro Alem y Corrientes, Pergamino, Caleta Olivia o Avellaneda.

  3. Mariano T. dice:

    No creo que haya sido por la ley, pero el italiano Bennetton fue desalojado del lugar de terrateniente número uno por el inefable Lazaro Baez(digamos).
    La principal utilidad de la ley fue saber en que situación estábamos.
    La tenencia de extranjeros es de 5 y pico%. Y en la Pampa húmeda mucho menos (Misiones y las provincias andinas mucho más) Cordoba, por ejemplo, tiene 1%.
    Si el caso Perez Companc figura como sociedad extranjera, y hay muchos casos como ese, la propiedad de extranjeros sería menor todavía
    Tampoco veo porqué habría más interés ahora en la región más valiosa que el que había en la época de oro de los precios.
    En su momento la única objeción que puse a la ley es que me parecía inconstitucional, y que era la respuesta a un problema imaginario. Tampoco me parecía que la ley generara un problema de importancia. Estaba muy mal y absurdo el límite de 1000 ha en zona núcleo sin hacer las equivalencias (que podían llegar a 10.000 ha en otras zonas).
    A quien le importa le lay además de las inmobiliarias? Calculo que al propietario al que le aumenta el valor de su capital, ante la mayor demanda, aunque no venda nada. Como los extranjeros no compran 200 ha, es un tema de grandes propietarios.
    Al productor tradicional, que resistió la tentación de vender antes (sobre todo en los 90), y vio que salió fortalecido, ley o no ley no le cambia las cosas. Tal vez sea diferente para los que compraron en los 90, provenientes del sector industrial y financiero, que deben interesarse en una puerta de salida, por si las moscas. El hecho es que en 2014 y 2015 vender un campo se puso dificil de golpe, cuando antes era facilísimo. Los compradores desaparecieron, y las ofertas tenían hasta 30% de descuento.
    Los que estamos vinculados a la producción, en realidad estamos poco interesados en estos temas. La tierra está ahí, no se la pueden llevar, y con buenas condiciones estaríamos en capacidad de trabajar mucho más que lo que se puede en el territorio argentino y países limítrofes.
    Qué pasa en países como EEUU, donde hay 10 veces + tierras que en Argentina?
    Por motivos que no vienen al caso estoy bastante al tanto. Es un tema estatal. A nivel federal solo estan interesados en que se mantenga un registro de tierras en manos de extranjeros en el USDA.
    Y a nivel Estado, en Illinois por ejemplo la compra es libre.
    En Iowa, al lado, la compra esta prohibida para no residentes, grandes corporaciones (Microsof, Apple o Ford no podrían, por ejemplo) y grandes criadores de cerdos. En otros estados hay limitaciones, y del centro del país hacia el Oeste, casi ninguna salvo tierra minera en Montana(en la ley americana el subsuelo es del superficiario, no de la provincia como acá) para países sin reciprocidad.
    Para terminar, la actividad agrícola ganadera en la argentina es, de todas las actividades de la Argentina en sentido amplio, la menos extranjerizada y la menos concentrada, con excepción de la venta minorista de cigarrillos y golosinas.

    • Silenoz dice:

      El problema de la nacionalidad se remite a dónde y cuánto tributás de impuestos, que no tiene nada que ver con lo patriota o, en este caso, argentinidad.

      A la vez, la ampliación por fuera de la zona núcleo puede promover las solicitudes gentiles para “ceder” tierras (aka cuetazos a cuasi lúmpenes que el regimen convertirá en sujetos plenos de lumpenaje como corresponde) como viene sucediendo en ciertos parajes famosos por sus siestas entre otros

      La mishia propiciada por esta tilingocracia a los “patriotitas” -que en la década depredada habían comenzado a retomar sus viajes de esparcimiento hacia austeros parajes europeos o renovar los sulkys por otros traccionados a la 4- probablemente acelere el neo proceso de remates.. como sucediera allá a lo lejos….. en la última década del siglo pasado….. como rememoran las escrituras…. no te preocupés… los “compradores [que] desaparecieron” ya van a “aparecer”… tengamos fe que estamos mal pero vamos bien

      Ahora en lugar de andar fijándote lo que pasa en Illinois, Kentucky, Las Vegas, Iowa, Andhra Pradesh, Agama, Kanchanaburi, etc que no se sabe bien por qué es lo correcto o más aún, lo que nos conviene a nosotros (ojo reconozco la dificultad en superar el síndrome colonizaje cultural… pero nada que no pueda resolver un terapeuta medio)…. Decía, en lugar de andar viendo que pasa porái, no se escucha tu lamento desconsolado honestista republicano patriota frente al desmantelamiento de todos los controles desde Migraciones pasando por la AFIP y terminando en la UIF….

      ¿no te preocupa que esos dólares deseados vengan manchados de sangre por el narcotráfico, prostitución, trata? ¿no te preocupan la cantidad de escuelas, hospitales, cloacas, etc. que se podrían haber hecho con lo ¿mal? habido y guardado en sociedades de fomento radicadas en las zonas francas de ciertas ciudades de veraneo?

      Y sí.. no podía faltar el empleado del año…. militonteando el ajuste

      #YoNoLeoASilenoz

      • Mariano T. dice:

        Como leerte? Las mismas imbecilidades de siempre en un farfulleo ininteligible.Desde ahí no se puede empezar ningún debate
        #yonoleoasilenoz

      • Silenoz dice:

        Ja ja ja…

        ¡como te hacés el bolo’ ehhhh! ja ja…

        #YoNoLeoASilenoz

      • Mariano T. dice:

        Te cuento que los impuestos de cualquier negocio en Argentina que necesite CUIT, se pagan acá.

    • El del Sur dice:

      Mariano T no parece conocer mucho respecto a la propiedad de la tierra en la Argentina. En prinicipio, le recomiendo leer unos libros (que no muerden), para comenzar Tierras SA de Andrés Klipphan http://www.analisisdigital.com.ar/noticias.php?ed=1&di=10&no=47900 y http://www.libreriapaidos.com/9789870405658/TIERRAS+S.A.+CRONICAS+DE+UN+PAIS+REMATADO/ y vería (aún siendo un señor de la tierra, él, Mariano T) que las tierras de Baez son incomparables con las del italiano Benneton. Después le recomiendo http://www.prometeoeditorial.com/distribucion/detalle.php?id_libro=331505 y https://catalogoregional.wordpress.com/2015/02/05/expansion-de-la-frontera/ para ver como es el proceso de apropiación de la tierra en nuestro país.
      Un afectuoso saludo, como siempre

      • Mariano T. dice:

        Salvo Santa Marta en Balcarce, los campos de Bennetton son patagónicos, generalmente de precordillera. Deben ser mejores en promedio que los de Baez, que compró todo en 5 años indiscriminadamente, lo que salía en venta se compraba.
        El libro de Klipphan lo puedo hojear si me lo regalan o prestan, es un panfleto.
        El otro es un trabajo académico de los que hay varios, en diferentes zonas geográficas, siempre son interesantes,

  4. Silenoz dice:

    Y si, tenía razon Prat Grasa (© Polito) “de dirti yob ‘s moustli donn”… (che ¿lo pronuncié bien no bola? ja ja…)

    El único obejtivo es si, de una buena vez, entran dólares poniendo a disposición de remate -como que siga la mishia sobre todo a los “patriotas” de la FAA- de en un sector productivo que no depende del dinamismo del mercado interno… ya no saben qué hacer los integrantes del “mejor equipo (tilingo) de los últmos 50 años”.. por eso “ojalá que gane scioli”

    Y los rentistas locales que “producen”: tocata y fuga como recrea el cro. Bach …

    Un buen “racconto” de las incipientes cagadas, como siempre, gentileza del cro. Nerstonautas

  5. […] El amable lector Eric Verschoor había estado leyendo sobre el problema que enfrentan familias de ingresos medios para encontrar vivienda a precios -o a alquileres- razonables. Sabemos mucho de eso. Pero el punto es que esa situación se presenta entre otros sitios, en Canadá, donde los ingresos medios son bastante más altos que acá. Y los motivos podían echar luz sobre la medida reciente del gobierno Macri que facilita la compra anónima de tierras, de la que hablamos en el posteo anterior. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: