El peronismo y sus dos estrategias (No alcanzan)

Jano

En un posteo muy reciente me referí al evidente peso político que la ex Presidente Cristina Kirchner, que ayer volvió a la Capital, tiene hoy en el peronismo, y por ende, en la realidad política argentina. Ahí critiqué el silencio -la ausencia de un discurso coherente- de parte del Partido Justicialista nacional, es decir, de la coalición de gobernadores que hoy lo conduce. Que, en la práctica, lo convierte en un aval del colaboracionismo que una parte del “peronismo realmente existente”, con poder territorial, legislativo o sindical, practica con el gobierno de Macri. Agregué una evaluación personal: que la negativa de CFK a encabezar o participar en el PJ -en realidad, a ejercer una conducción “presencial”- es una estrategia política racional en su situación.

Es un afirmación arriesgada. Está claro que esa actitud tiene un costo: las cabezas del Movimiento Evita, hace pocos días, son sólo una pequeña parte de los dirigentes justicialistas que en público o en privado la han cuestionado amargamente. También, quizás más significativo, muchos kirchneristas (P y no P, en la jerga) que han tenido una ligazón emocional con Cristina, que ven en ella el símbolo y la garantía de unas políticas que defienden con pasión, se sienten … huérfanos ante lo que llaman su “estruendoso silencio”. Aún alguien tan incondicional y cercano en estos días como el diputado Cabandié dijo ayerEn este segundo semestre el rol de Cristina será muy distinto“.

Sin embargo, insisto en que mantenerse distante, con un intervenciones puntuales a través de Facebook y Twitter, ha sido para CFK una estrategia razonable. Como también la falta de una oposición firme por parte del Consejo Nacional del PJ es racional, en términos de una estrategia plausible, desde ellos. Atención: racional no es lo mismo que exitosa…

Procedo a explicar en qué me baso. Ante todo, hace falta descartar la fantasía, muchas ni siquiera articulada, que rodea lo que puede lograr un conductor político desde la oposición, en un sistema presidencialista como el argentino, especialmente con la concentración de recursos en el Poder Ejecutivo nacional que se llevó adelante en las gestiones de Duhalde y de los Kirchner. ¿Hace falta recordar que cuando la oposición, enconadamente anti K, tuvo la mayoría del Congreso en 2009 y 2010 no logró impedir ninguna de las medidas más audaces del kirchnerismo? Basta mencionar la estatización de los fondos previsionales en manos privadas.

El antimacrismo más emocional se imagina al Mauricio escapando en un helicóptero, como De la Rúa. Borra de su memoria que eso ocurrió cuando ese Presidente dinamitó todas sus bases de apoyo. Recién entonces el rechazo popular y los acuerdos políticos -en los que participó su partido- contribuyeron a su inevitable renuncia.

En concreto: Cristina Kirchner no podría ahora hacer más desde el Instituto Patria que desde Calafate. Sus únicas herramientas políticas son la adhesión apasionada de muchísimos militantes peronistas (más que ningún otro dirigente) y de progresistas que no se definen como peronistas pero sí como kirchneristas. Dos agrupaciones, La Cámpora y Nuevo Encuentro, que conservan una razonable capacidad de movilización y algunos recursos económicos y de manejo de medios. Y, lo más importante, una intención de voto que no está medida hoy pero que todos los análisis realistas -que toman en cuenta el grado de conocimiento, más allá de la instalación mediática- consideran alta (es lo más importante porque es lo que los otros políticos y los empresarios y sindicalistas insatisfechos con el oficialismo evaluarán para poner sus fichas en el momento oportuno).

Por lo demás, ningún gobernador provincial peronista -salvo Alicia Kirchner- es incondicional suyo (aunque algunos, como Gildo Insfrán, de Formosa, han agradecido públicamente en estos días lo que los gobiernos Kirchner han hecho por su provincia). Ningún sindicato hoy es “cristinista”, aunque, también, la mayoría de los gremialistas reconocen los logros obtenidos, sobre todo en los primeros años de las gestiones K. El hecho es que en esos niveles la conducción vertical, a través de figuras de La Cámpora o miembros de una mesa muy chica, simplemente ya no es aceptada.

¿Podría entonces CFK adoptar otra estrategia que la que mencioné en ese posteo anterior: plantarse como referente y bandera de una oposición dura (estrategia que es ayudada por la ofensiva mediática y judicial que sufre)? En principio, sí. Podría dedicarse personalmente, a lo largo del país, a la construcción de una nueva coalición política con base en el peronismo -ninguna otra alternativa es posible en los próximos años- sumando las voluntades, ideales y ambiciones de argentinos y argentinas muy distintos entre sí.

Mäs allá de las dificultades que en el futuro algunos jueces puedan ponerle, o no, esa no ha sido su forma de hacer política, hasta ahora. Se puede argumentar que no la necesita. Como alguien que ha ocupado la Presidencia por ocho años, ya es conocida por el pueblo. Y, como señalaría Perón, ya se encarga Macri de hacer que su gobierno no parezca bueno, sino óptimo. Pero para que Cristina sea además del símbolo que es ahora para los que la aman y los que la odian, una opción política viable, esa tarea debe ser realizada. Quiénes podrían hacerla… es una cuestión abierta.

Ahora debería explayarme sobre la otra estrategia, muy distinta, y que también considero racional, la de (la mayoría) de la conducción del PJ. Y porqué pienso que ninguna de las dos -la de CFK, la de coalición de gobernadores- alcanza para derrotar al macrismo. Pero se ha hecho realmente tarde. Se las sigo después.

(Continuará)

15 respuestas a El peronismo y sus dos estrategias (No alcanzan)

  1. Politico Aficionado dice:

    A su interesante análisis habría que agregar el posicionamiento del gremialismo, diz que peronista, e anche el massismo. No son cuestiones menores.

  2. Coincido en todo, Abel. Espero, ansiosa (muy mal sentimiento para la política) tus próximos comentarios. Abrazo, compañero.

  3. Casiopea dice:

    Son opciones. CFK puede tener cohesión ideológica y dinamismo o puede tener poder territorial en todo el país con menos cohesión y dinamismo y sujeto a muchas transas, algunas muy desagradables para su núcleo duro. Pero no puede tener TODO eso, como sí lo tuvo durante su gobierno además del poder que le daba el púlpito presidencial y la billetera del estado. El reacomodamiento del peronismo es como el Brexit, nadie sabe bien qué va a pasar pero todos saben que nada va a ser lo que fue aunque los actores sean los mismos. Cuando el FPV estaba en el poder, con todo lo que eso implica, las fuerzas centrípetas eran mayores que las centrífugas, y aun así se desmembró Massa, lo cual fue trascendente en el sentido de que mostró no sólo la grieta interna sino que la construcción alternativa de Massa tenía suficiente densidad política como para definir la elección presidencial, aunque no la suficiente como para ganar. Ahora, hay más fuerzas centrífugas, por el momento, en lo que se refiere a la construcción que entendemos como FPV.

    • Norberto dice:

      Debería tener en cuenta que hay mucho cacique con poca tribu dentro del pejotismo.
      Nunca menos y abrazos

    • Rogelio dice:

      Abel, Casiopea:

      Hablamos del peronismo, del FPV, de la Liga de Gobernadores, del Frente Renovador, de Unidos y Organizados, del kirchnerismo y Cambiemos, de dos estrategias que no alcanzan…

      Quizás haya llegado la hora, también, de hacernos un poco de tiempo para precisar los perfiles de cada uno de estos sujetos políticos a los que nos referimos.
      Por eso, en línea con las preguntas que hice días atrás como <a href="https://goo.gl/a2hOzW” rel=”nofollow”> aporte al Encuentro de Formosa, he comenzado a leer una investigación de Carlos Gervasoni:
      <a href="http://goo.gl/sOceP7” rel=”nofollow”>“Democracia, autoritarismo e hibridez en las provincias argentinas: la medición y causas de los regímenes subnacionales”,
      que se ocupa de la Importancia del financiamiento de las provincias y cómo el Federalismo Fiscal Argentino genera “Emiratos Petroleros” subnacionales.

      Confío en que habrá oportunidad para comentar ese trabajo con una síntesis de su lectura.

      Saludos

      • claudia dice:

        Estimado Rogelio:
        Vengo leyendo tus intervenciones y noto que priorizás ejes más que interesantes a ser debatidos. Con respecto al trabajo de Gervasoni que agradezco hayas traído, tengo algunas observaciones sobre éste.
        Si bien es muy atinada la determinación que hace el autor sobre calidad institucional provincial prototípica argentina (hibridez democrático-autoritaria de unidades subnacionales) y desde una fiscalidad constitucionalmente estructural a la aparición de rentier states (aquellos que “recaudan escasos impuestos propios pero reciben grandes sumas del gobierno federal, muy superiores a las que obtendrían si hicieran un gran esfuerzo recaudatorio propio y que gozan de generosas rentas que financian casi enteramente su muy elevado gasto público per cápita (…) cuyos sectores públicos emplean una injustificablemente alta proporción de la población (…) e incluyen a buena parte de las menos democráticas del país.”… se percibe en ese análisis inocultable sesgo político. Y como el trabajo se sustenta en una encuesta sobre menos de 200 cientistas políticos provinciales, habría también que estudiar el sesgo de los entrevistados (sus matrices disciplinarias nunca inocentes).
        Y tan visible es este sesgo, que dice su autor, esta vez para La Nación:
        “El PRO, a cargo de los dos gobiernos subnacionales más visibles y con más recursos del país, tiene una rara ventana de oportunidad para tener éxito donde la UCeDé, el Frepaso, Acción por la República y ARI, entre otros, fracasaron. El triunfo de María Eugenia Vidal podría reconfigurar y reequilibrar el sistema de partidos si el PRO logra aprovechar esta inusual coyuntura para convertirse en un auténtico partido nacional”. Ya vamos viendo, a 6 meses, cuánto se “re-equilibró” el sistema político, ¿verdad?.
        Pero vayamos a mi objeción más puntual. Si bien es constatable la mayor horizontalidad democrática de los estados más masivos y urbanizados (las provincias centrales), no necesariamente se cumplen a rajatabla los axiomas de Gervasoni (mayor transparencia eleccionaria/mayor desarrollo capitalista/menor hibridez provincial). Empezando por el histórico y siempre vigente status de “emergencia productiva” del que han hecho uso y abuso provincias para Gervasoni impolutas como Mendoza (y me atrevería a decir tantas otras veces las del núcleo pampeano), emergencias desde donde periódicamente meten mano a la caja nacional, sin ser ellas mismas, rentier states. Siguiendo con el ejemplo del oficialismo socialista santafesino, cuyo peso y extensión de contrataciones públicas de cuadros es mayúsculo – cualquiera en Santa Fe lo sabe -, lo cual determina finalmente en elecciones provinciales la orientación del voto (que Gervasoni atribuye a las híbridas puras como San Luis o a los rentier states como Santa Cruz y Jujuy, por ejemplo). Y como esto que rescato de mi recuerdo, habrá muchas otras excepcionalidades que liman la solvencia de los presupuestos del cientismo político inmaculado de Gervasoni.
        Obviamente el tema de la coparticipación es candente. Pero no se trata solamente de reajustar de acuerdo a demografía y listo. Porque la representación de las unidades menores debe realizarse (coincidiendo en que tampoco se pueden generar emiratos subnacionales porque sí, quede claro). Mis saludos.

      • Rogelio dice:

        Claudia:

        Aprecio la lectura que has hecho del material de Gervasoni.

        Obviamente la coparticipación equitativa de los recursos fiscales seguirá siendo una cuestión de interés creciente en los tiempos por venir.

        Mi impresión es que quizás sería más sencillo, urgente y de interés más general realizar una “auditoría del federalismo fiscal argentino” que de la “obra pública” [¿Fue CFK la que hoy planteó auditar la obra pública, no?].

        Obviamente, el análisis de la equidad en la coparticipación fiscal no es una cuestión que pueda despacharse en un abrir y cerrar de ojos: exige un debate abierto y sin estereotipos del tipo “federalismo zombie del siglo XIX”. Interesa en ámbitos políticos, sociales, económicos, académicos y en los medios.

        Por último,debo llamarte la atención sobre un detalle de tu comentario: que no hayas tenido ocasión de mechar ni siquiera un bocadito sobre la provincia de Buenos Aires.
        Es la más groseramente discriminada y virtualmente ha estado “virtualmente intervenida” durante largos períodos: es evidente, que la Liga de Gobernadores se integra con personajes provenientes de los más variados orígenes políticos, no únicamente peronistas. Pero en ella está excluido, invariablemente, por configuración, el gobernador de Buenos Aries, sea quien fuere su titular.

        Tu interés me anima a invitarte a la lectura de otro material de Carlos Gervasoni:
        “Poliarquía a nivel sub-nacional. Aspectos conceptuales y normativos en el contexto de las democracias federales” => http://goo.gl/9nRV0p
        En este caso, el análisis se orienta a la “representación política desproporcionada” de las provincias pequeñas en los órganos nacionales y sus causas.

        Saludos

      • Rogelio dice:

        Estimado compañero Guido:

        Es innecesario decir que no estoy promoviendo ni “vendiendo” a Gervasoni.
        Es uno de los especialistas que se ocupan de analizar la cuestión del Federalismo Fiscal (hay muchos otros) y será necesario ocuparse seriamente del asunto, porque no lo podremos esquivar con una ironía o una referencia trivial.

        En realidad son 2 las cuestiones a debatir:
        1) la equidad en la distribución de los recursos fiscales;
        2) la proporcionalidad en la representación politica (1 hombre = 1 voto)

        Para tener una noción práctica del primero de los 2 puntos, incluyo ahora una sencilla tabla que expone la cuestión para el Municipio de General Pueyrredón y la provincia de Formosa, año 2014 (no hubo cambios significativos en 2015).

        Te invito a estudiar la cuestión en profundidad porque encierra algunas de las principales claves del presente político argentino.

        Abrazo

      • guido dice:

        Gervasoni es otro promotor de la tesis de que Formosa explotaría a San Isidro. Es una tesis muy extraña.

      • Mariano T. dice:

        Muy interesante discusión la de la Provincia de Buenos Aires
        Yo lo traté desde el punto de vista histórico en http://patriachacarera.blogspot.com.ar/2013/05/el-problema-de-la-provincia-de-buenos_23.html

        Y una posible solución en http://patriachacarera.blogspot.com.ar/2013/05/el-problema-de-la-provincia-de-buenos_27.html
        No soy el único que lo postula, también Lucas LlAch, y Ottavis

      • claudia dice:

        Estimado Rogelio: no hablé de Bs.As. porque por ser santafesina conozco más de mi provincia que de la tuya (a pesar de que desde hace poco estoy radicada en Bs.As.). Coincido, por supuesto, en la complejidad que representa para Bs.As. repartir su coparticipación con otras unidades que distan de ser virtuosas impositiva y políticamente. Pero como bien decís, “el análisis de la equidad en la coparticipación fiscal no es una cuestión que pueda despacharse en un abrir y cerrar de ojos: exige un debate abierto y sin estereotipos del tipo “federalismo zombie del siglo XIX”. Que el sistema de coparticipación debe ser revisado a la luz de la modernidad, ni duda cabe. Y agradezco, sinceramente, tu orientación bibliográfica a cuya lectura concurriré, no tengas dudas. Saludo cordialísimo.

  4. Norberto dice:

    Estoy de acuerdo con Ud Gran Jefe en que la base de la coalición deberá indefectiblemente ser peronista pero tan amplia como para incluir a todos aquellos que suponen estar en el campo nacional y popular, tal como su agrupación deberá ser P+K, pero veremos si eso se hace desde el PJ o deberá hacerse por fuera del mismo.
    Hoy la colaboracionista liga de gobernadores, muchos de ellos elegidos por su supuesta adscripción al kirchnerismo, quisiera a Cristina lo más lejana y proscrita posible, y no dejan ocasión de demostrarlo, tal como lo hacen día tras día con sus ideas que hacen recordar a las damas de caridad de los tiempos de Evita donde la mano del que recibe tiene la palma hacia arriba, construcción con la que Duhalde creyó que bastaba hasta que en el 2005 CFK le ganó por varios cuerpos a su mujer, volcando lealtades doblegadas por las urnas.
    Quien crea que el oscuro episodio López, tan oscuro como que no existe una sola prueba del revoleo de las valijas y toda la prueba parece basarse en un allanamiento ilegal, además del muy sospechoso comportamiento del ex funcionario, y no estoy hablando de la flagrancia de los dólares, y su también sospechosa detención con los famosos sanguchitos de Ritondo en las valijas, y vuelvo, quien crea que eso puede enmascarar doce felices años en la memoria de quienes pudieron pensar que era necesario renovar algunas políticas, no tiene la menor idea de los estragos que a nivel personal y familiar se están produciendo, no hablo de los s colectivos, porque esos son los que se tratan de ocultar con episodios como este, o las acrobacias de retroescavadora del descarado Marijuan.
    Es entonces que ante la presencia de La Presidenta los cusquitos que hacen pata ancha cuando ella no está se esconden con el rabo entre las patas en su supuesto refugio más seguro, y eso que decretaron la muerte del kirchnerismo a viva voz, mientras están tratando de matar al peronismo.
    En fin, supongo que esta noche hablará una voz mucho más potente que la mía o la de aquellos taitas de cartón.
    Nunca menos y abrazos

  5. […] de nuestras batallas políticas. También quería saber si sus afirmaciones mostraban que en el posteo anterior, donde analicé su estrategia hasta hoy, yo había estado diciendo pavadas (lo que no sería una experiencia absolutamente nueva para […]

  6. […] -de la que la referente ha sido, hasta por el peso de la historia reciente, Cristina Kirchner (ver posteo anterior)- y la elegida por quienes conducen hoy el PJ: mantener adentro a todos los dirigentes […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: