La corrupción y la política, otra vez

money

El reciente episodio del Sr. José López ha llegado cerca de la saturación mediática. A mí ya me saturó. Pero siento que lo he tratado con superficialidad en el blog en el par de posteos que le dediqué, y entonces me obligo a volver sobre un tema más amplio, que lo incluye: la corrupción y la política. Creo que vale la pena, especialmente para los que nos interesa la política.

Ayuda -a esta hora estoy cansado- que encontré un artículo valioso de Martín Granovsky. Al que quiero agregar algo. El autor, con buenas credenciales kirchneristas, encara el problema abiertamente: “Robar está mal. En la vida privada y en la pública. En la calle y en el Estado. Pero, en política, hay momentos en que además de un acto que va contra la ética y contra el Código Penal, robarse el dinero público puede ser un acto suicida. Políticamente suicida. Más aún para fuerzas que invocan la defensa de los intereses populares y que gobernaron mediante la extensión de derechos sociales y no a través de su restricción“.

Y procede a citar a dirigentes políticos que pueden hablar del asunto con autoridad: El vicepresidente boliviano Alvaro García Linera mencionó primero la “corrupción institucionalizada”: “Es clarísimo que la corrupción es un cáncer que corroe la sociedad no ahora sino desde hace 15, 20, 100 años. Los neoliberales son ejemplo de una corrupción institucionalizada, cuando amarraron la cosa pública y la convirtieron en privada. Cuando amasaron fortunas privadas robando fortunas colectivas a los pueblos de América Latina. Las privatizaciones han sido el ejemplo más escandaloso, más inmoral, más indecente, más obsceno, de corrupción generalizada. Y eso lo hemos combatido. Pero no basta.” Es que también agregó “Es importante que, así como damos ejemplo de restituir la res publica, los recursos públicos, los bienes públicos, como bienes de todos, en lo personal, en lo individual, cada compañero, presidente, vicepresidente, ministros, directores, parlamentarios, gerentes, en nuestro comportamiento diario, en nuestra forma de ser, nunca abandonemos la humildad, la sencillez, la austeridad y la transparencia”.

El ex presidente uruguayo José Pepe Mujica fue, como de costumbre, más conciso “Tenemos que ser exigentes con los cuadros de la nomenclatura, porque nos tienden la mesa y por urbanidad nos tenemos que sentar”. Y agregó: “Pero tenemos que saber que esa mesa no es nuestra. Es de ellos. Y has de vivir como piensas o terminarás pensando como vives”.

Son palabras sabias. Pero, es lo que me interesaba señalar, son consejos individuales. Aunque éticamente son muy distintas, no son diferentes, en los hechos, de la recomendación que un joven pero experimentado operador político le daba a alguien que aspiraba a ser candidato a gobernador de Buenos Aires (las iniciales son D. B.) “Si querés pelearla en serio, por lo menos en la campaña tenés que olvidarte de los hoteles de 5 estrellas y de los restoráns caros…”.

El desafío, en una sociedad relativamente moderna y compleja como la argentina -o la brasileña- es cómo deben manejarse las fuerzas políticas que se enfrentan al hecho concreto que la política y sobre todo las campañas electorales requieren mucho dinero. Especialmente las fuerzas políticas que tienden a favorecer a los de abajo. Porque las empresas ponen guita en todos lados, pero la grossa va a los que van a favorecerlas a ellas.

Y no sólo el esfuerzo para llegar al gobierno es muy costoso. La gobernabilidad también lo es. Voy a poner ejemplos de Brasil, porque así corro menos riesgo de ofender amigos.

Desde hace muchas décadas, y aún bajo gobiernos militares, los legisladores brasileños se comportan como pymes individuales (Los milicos de ahí eran más inteligentes que los nuestros y no cerraban el Congreso). La disciplina partidaria es, en casi todas las agrupaciones, aún más laxa que en la Argentina. Mantener entonces la mayoría en el Parlamento, requería, en cada caso, reparto de cargos o, directamente, de dinero (También se conoce en la culta Europa, eh. La Tercera República Francesa era legendaria en ese aspecto).

El Partido dos Trabalhadores, con un pequeño bloque de diputados propios, continuó la costumbre de los gobiernos anteriores. Y es natural, es humano, que algunos de sus miembros pensaran “Les estamos dando guita a esos delincuentes explotadores! ¿Y a mí? ¿Soy el hijo de la pavota?“, o la versión equivalente en portugués.

Pasaron por alto que, por razones comprensibles de la sicología humana, la prosperidad de los que hasta hace poco eran pobres resulta más provocativa, para los pobres, que la de los que siempre han sido ricos…

El problema, entonces, de la financiación de la política es estructural y no tiene soluciones fáciles (En EE.UU., donde lo encaran abiertamente, con franqueza anglo, con los lobbies y los PACs, reconocen que no la tienen). Es importante tener presente que el gobierno de Cristina Kirchner hizo avances en la dirección correcta, con una financiación más generosa de los partidos y espacios gratuitos en la TV para todas las agrupaciones. Pero igual, el tema debe ser encarado con mucha más profundidad.

Por ahora, sólo me queda repetir el último párrafo de Granovsky: “Es que, en el Gobierno, robar choca con la ética y además quita popularidad cuando la economía decae. Irrita. Ya fuera del Gobierno, el dinero sin justificación que puede ser fruto del robo escandaloso sigue chocando con la ética. Y encima erosiona en parte la validez de la narrativa sobre lo bueno que tuvo el pasado y resta autoridad al criticar lo malo que tiene el presente. Con un agregado: regala oxígeno a los funcionarios que son dueños de compañías offshore o acciones de Shell y son protagonistas históricos de la corrupción descripta por García Linera“.

 

7 respuestas a La corrupción y la política, otra vez

  1. guillermo dice:

    Sabés cual es el problema, Abel? Que ahora, tras Lopez, los pasillos del kirchnerismo se atoran de dignos furibundos ante la pudrición de la corrupción, verguenza para el movimiento, etc. Pero ante los infinitos indicios y mas que indicios durante los doce anios en el poder, NADIE, en la prensa oficialista, en el Congreso, en las agrupaciones en ningun lado, hizo otra cosa que basurear a quienes osaran sugerir que la corrupción era un problema del gobierno.

    Hasta que no se deje de ver a los líderes como versiones laicas del Papa a los que se les salta en la plaza glorificandolos a gritos, se van a llevar hasta la Piramide de Mayo si tienen la oportunidad. Cambien la actitud, y por ahi los líderes les salen mejores. Con menos necesidad para estos actos de contrición post-facto.

  2. vale dice:

    MUy buena reflexión abel, cortita y al pie.
    Me quedo pensando, acompañada por el mate mañanero y en un rato me voy a laburar. No hay mucho más para agregar a lo ya dicho.
    Gracias y un abrazo argentino

  3. alfredo borgioli dice:

    creo que lo de suicida nunca mejor aplicado…o sea aceptas coimas de las empresas de los tipos que te quieren voltear..Macri..Calcaterra…etc…o sea cuando denunciaban la corrupcion K..lo hacian a sabiendas que Lopez estaba en su nomina…con ese as en la manga lo curioso es que se hayan visto obligados a jugarlo ahora..cuando falta tanto para Octubre de 2017…este tema en medio de la campaña electoral..y si la candidata de ellos fuese Carrio…seria mortal para el peronismo.

  4. JoaquinEsnaola dice:

    Robar desde el gobierno.. “Es que, en el Gobierno, robar choca con la ética y además quita popularidad cuando la economía decae.”

    O robar fuera del gobierno….”dueños de compañías offshore o acciones de Shell y son protagonistas históricos de la corrupción descripta por García Linera“
    …………………….

    Como si se necesitara un segundo demonio para justificar el primero.

    Como si no fuera tan malo usar la maquinaria del estado en forma aceitada y sistemática para enriquecerse porque hay otros que roban en el sector privado.

    Este argumento me suena parecido a otro que se utilizo en otros tiempos en nuestro país.
    La paradoja de la historia hace que los roles ser hayan invertido, y quien negaba la teoría de los dos demonios hoy la invoca, y viceversa

    No es tan grave tirar gente dormida con Pentotal al Rio de La Plata desde un avión, porque era gente mala que había matado antes.

    No es tan grave robar desde el estado en forma sistemática, porque hay otros que roban desde el sector privado.

    Bienvenidos a la nueva teoría de los dos demonios por la cual
    a través de un “pequeño” cambio de metodo, la gente se sigue muriendo en Argentina, solo que ahora la forma es mas cruel y sofisticada: por hambre, desnutrición, pobreza y/o enfermedades.

    Cierro con la sublime ultima frase del articulo de tapa de hoy de Pagina 12 que invoca el segundo demonio para justificar al demonio de Lopez:

    “….habrá que ver no sólo que López cobró esos sobornos sino cuáles fueron los empresarios que la pagaron.”

  5. mem dice:

    Perdon q comente tanto, pero estoy pensando mucho en esto y, si bien el shock es innegable y en este momento arde el peronismo, no me parece q haya sido un hecho bisagra, porque en realidad es el corolario de algo q se remonta a la derrota electoral del ano pasado, esa derrota del proyecto q goberno el pais durante doce anos fue el verdadero hecho bisagra, a partir del cual todo fue barranca abajo y empeorando… Como uno podria imaginar que es la salida del poder… Y comparto con Abel q era una fantasia creer q la gente se iba a hacer kirchnerista por las cagadas q se iba a mandar Macri. Porque, como escribi antes, los resultados de la eleccion no habia q pensarlos como una ecuacion matematica q se va a invertir inexorablemente con cada nueva cagada de Macri y porque ese es el destino… Cristina intento encarnar un liderazgo q estuviera por encima de la justicia, el congreso, los medios de comunicacion, q disociara una derrota electoral de la saturacion, el agotamiento y todo el odio inyectado por los medios q expresaba, convertirla en una cifra numerica, no en la cristalizacion de un estado de animo… Y subestimo lo que implicaba la salida del poder para un proyecto tan hegemonico: no hacia falta ser Einstein para saber q era la muerte… Y si, yo tambien estoy triste. Perdon q comente tanto!
    Saludos

    • Politico Aficionado dice:

      No está muerto quien pelea.

    • Raúl C. dice:

      Gente que habla con alegría de la muerte del kirchnerismo.
      Gente que habla con ‘indignación’ de la muerte del kirchnerismo.
      Gente que habla con ‘tristeza’ de la muerte del kirchnerismo.
      Gente que habla con ‘objetividad’ de la muerte del kirchnerismo.

      Tooooodos hablan de lo mismo…

      Debe ser el único acontecimiento del universo con probabilidad 100% (certeza absoluta) (o, si los dejan explayarse, 199% o más)…

      Qué extraña coincidencia. Casi parece más una expresión de deseos (o PROPAGANDA) que otra cosa.

      Permítanme no coincidir, tengo formación científico-técnica.

      En fin…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: