Unos fusilamientos, hace 60 años

goya

Buena síntesis la de El ortiba: “El 9 de junio de 1956 se produjo un levantamiento cívico-militar contra la dictadura (también cívico-)militar de Aramburu y Rojas, liderado por el general Juan José Valle. El levantamiento fue rápidamente abortado debido a que el movimiento había sido infiltrado y el gobierno estaba esperando a los insurrectos. La dictadura decidió efectuar un castigo ejemplificador y completamente inusual en la historia argentina del siglo XX, disponiendo el fusilamiento de los sublevados. Entre el 9 y el 12 de junio de 1956 veintisiete civiles y militares fueron ejecutados, algunos en fusilamientos clandestinos en una zona de basurales de José León Suárez, provincia de Buenos Aires“. Aquí lo amplía.

Me resulta difícil escribir sobre esto. No es mi usual, leve fastidio con los aniversarios. Es que ya inspiró algunas páginas que no se pueden olvidar. Las primeras, claro, fueron las cartas de Valle, a punto de ser fusilado, a su hija y a Aramburu. Resuena también la frase “Uno de los fusilados está vivo” que puso a Rodolfo Walsh en el camino de escribir “Operación Masacre” y a convertirse en cronista y actor de la tragedia argentina del siglo pasado. El poema “El presidente duerme“, de José Gobello, …

Quiero recordar también “Megafón O La Guerra” de Marechal, que en 1970 todos leímos y hoy está algo olvidada. Es una gran novela argentina, pero creo que no la seguimos leyendo, por un fracaso: en el personaje del general González Cabezón y su “juicio” quiso exorcisar con la risa los demonios del odio. No lo consiguió.

De los actuales, José Pablo Feinmann (no un autor con el que tenga muchas coincidencias) lo encuadra bien en ese momento: “La violencia del 9 de junio de 1956 debe entenderse –entre otras cosas, pero en un plano central– como una consecuencia del desplazamiento de Lonardi por Aramburu. Cuando los subordinados que cargan armas saben que en la cúspide la que ganó es el ala dura, los gatillos se vuelven fáciles. Lonardi, que proponía el diálogo con el peronismo, no hubiera abierto el paraguas político que pudiera dar cobertura a los asesinatos de junio, Aramburu sí. Una política de diálogo erradica la violencia, porque no la alimenta el odio ni la venganza. Fueron estas dos características las que ganaron al perder Lonardi. Rojas fue el que se encargó de trazar la línea Mayo-Caseros. Colocaba al peronismo en la “barbarie”. Aramburu hizo lo que hizo siempre el liberalismo con los bárbaros: atacarlos sin piedad. Si es necesario, como tantas veces lo fue, liquidarlos. Este es el encuadre político-conceptual de los episodios del 9 de junio: mano dura, peronismo=barbarie, la línea Mayo-Caseros encarna lo más puro y noble de la patria, no hay diálogo posible con los herederos de la línea histórica de los déspotas de la primera y la segunda tiranía. Y algo más, definitivo: castigo ejemplar, escarmiento“.

De todos modos, quiero señalar algo. Probablemente ya ha lo han hecho otros, pero es algo importante en lo que discrepo con Feinmann. Estos fusilamientos no son el punto de inflexión en el que se impone la barbarie “civilizada”. La decisión de matar por odio. El bombardeo a civiles en Plaza de Mayo el año anterior fue un ejemplo de locura asesina sin antecedentes y con pocos paralelos. Esas muertes tuvieron otro significado.

El fusilamiento de un general de la Nación, respetado, con prestigio en el arma no es más criminal que el de un pobre tipo que la policía “levantó” por error. Pero funcionó como una línea divisoria, definitiva, en el Ejército argentino, el “partido militar”, que a partir de 1930 y hasta 1983 funcionó como un actor central en la política argentina. Como toda fuerza política, tuvo alas. Muy imprecisamente, la “liberal” y la “nacional”. La segunda fue decisiva en el encumbramiento de Perón, por ejemplo.

Este fusilamiento funcionó, en forma consciente y deliberada, como un pacto de sangre entre los que lo avalaron con su acción o su inacción. A partir de ese momento, el ejército quedó comprometido con el antiperonismo, como ya lo estaba la marina. No había vuelta atrás. Creo que es uno de los vínculos entre esas muertes en junio de 1956 y la masacre enloquecida de los ´70.

Anuncios

46 Responses to Unos fusilamientos, hace 60 años

  1. David (idu) dice:

    Nuestra cultura política violenta convirtió el bello concepto de liberal, o libertad, en un asunto de víboras.

    Lamentable

    • vale dice:

      Claramente en las raíces del estado hay un “hilo conductor “, cada vez (relativamente) menos “invisible” que actúa de “mano que mece la cuna”; fijáte cómo van cambiando las “formas” pero el fondo se mantiene intacto.
      Y el que diga que esto es “conspiranoico” o es ignorante o mal-intencionado.
      saludos

  2. Juan el Bautismo dice:

    el odio, el odio. Cuando el odio te domina, cuando te hace tirar a la mierda la mascara que construiste con cualquier verdura
    http://twitter.com/Tintalimon/status/740264598109065216

  3. Norberto dice:

    En un punto no estoy de acuerdo, los militares dejaron de ser actor importante con la rebelión de Saineldin, completando la obra destructiva del riojano. Si algún mérito tiene, ese es el principal, y tal vez el único desde mi modesto punto de vista.
    En lo demás coincidimos y mucho, con una particularidad, yo estaba en clase en Liceo Militar cuando vinieron a la división a buscar a un compañero de aula, era el hijo del Tte. Cnel. Cogorno.
    Una de las pocas cosas que recuerdo con tanta precisión de aquellos años.
    Nunca menos y abrazos

    • Mariano T. dice:

      Menos mal que considera un mérito haber destruido, tal vez para siempre, el partido militar, al reprimir la sublevación de Seineldin. En eso estamos de acuerdo

      • Raúl C. dice:

        Estuvo muy bien.
        Claro, con una pequeña ayudita de la administración Reagan y las siguientes, que finalizada la Guerra Fría y traumatizadas por el caso Malvinas, decretaron la clausura de la era de dictaduras militares apoyadas por USA en América Latina.

  4. Daniel E. Arias dice:

    Hay algo cualitativo en lo cualitativo, Abel. El acontecimiento-bisagra no es la muerte de Aramburu en 1970. Ni el fusilamiento del noble y valiente Valle y una veintena más en 1956.

    La bisagra historica es 1955. Alrededor de 500 muertos y de 2000 heridos (muchos amputados) en Plaza de Mayo y alrededores, casi todos civiles, casi todos desarmados…

    Y Perón, magnánimo, perdonando a los aviadores escapados, y a los infantes de marina rebeldes…

    Ése fue el punto de inflexión que nos lleva a los ’70. Los militares entendieron desde entonces que TODO era posible.

    Y gratarola.

    • David (idu) dice:

      Muy fuerte lo tuyo, Daniel…

    • claudia dice:

      Coincido con el acontecimiento-bisagra, pero verás que voy a corregirte el número. Siempre será un misterio peronista el poco interés, contemporáneo e inmediatamente posterior ,en dar a conocer la cifra real de abatidos en ese atentado terrorista (hace bien cierta historiografía moderna en llamarle como corresponde). Mi padre fue testigo de la visita del entonces Mayor Renner a la Secretaría de Prensa y Difusión, portando una caja no mayor al tamaño de un cajoncito de mesa de luz con hileras de fichas de las víctimas reconocidas, donde a ojo de buen cubero se calculaban no menos de 1000 identificados, con solo multiplicar la primera hilera por las contiguas), presuponiéndose aparte y sin poder identificar, los restos atribuibles a por lo menos 500 personas más. Por eso desde la infancia tengo clavada una cifra escuchada una y otra vez… 1008.
      Es parte de la historia negra del Peronismo no haber reivindicado el tema con la debida dedicación; de hecho, mientras el autoproclamado decano del periodismo, Roberto Di Sandro calló por décadas (y aviso que para 1955 no era más que un cadete colado en sala de periodistas por su padre, a la sazón, fotógrafo sí revistado en la burocracia gubernamental) , el nunca peronista Roberto Maidana, a finales de los 60, sí buscó testigos del hecho, entrevistándolos, para luego referirse al bombardeo en un noticiero prime-time de Canal 13.
      Lo que recuerda mi padre, es que Perón consultó a León Bouché (reemplazante del oscuro Apold y mucho mejor hombre que el primero), si convenía dar a publicidad en los diarios la cifra total y éste le aconsejó en contrario pues era llamar a la ira popular, de forma inmediata. De más está decir, que Perón tenía su propio criterio para nada influenciable (que el de Bouché haya coincidido no agregaba demasiado a su decisión de no oponer resistencia). Después de todo, Perón, era un militar y probablemente no estuviera en su imaginario un enfrentamiento como el que protagonizaron años más tarde azules y colorados. Menos que menos, comandar una revuelta popular de índole radicalizada, como seguramente habría acontecido de no abortarse desde el propio oficialismo; revuelta muy lejana a su concepción de la “comunidad organizada”… y controlada, obviamente. Saludos.

    • Mariano T. dice:

      Coincido en que fue muy extraño en que se minimizara y en cierto modo escondiera la cifra de muertos.
      No se el motivo, mi abuelo, que trabajaba en Obras Publicas (H Yrigoyen frente a la Plaza de Mayo), y se salvó por poco, decía que era culpa por haber convocado a una manifestación aún sabiendo que iban a bombardear la Rosada.
      La reacción ante el bombardeo fue quemar varias iglesias en la zona de Plaza de Mayo. No es que no pasó nada tampoco.
      Lo cierto es que la matanza del 16 de Junio fue un hecho que estuvo bastante en sordina entre el peronismo por varias décadas, en una escala muy inferior al de los fusilamientos, que pareció un crimen más grave.

      • claudia dice:

        La quema de las iglesias es un hecho atribuido al Peronismo que forma parte del mito fundacional contrario a éste. Aquí tenés un reportaje interesante (no concordaré con él respecto de la supuesta disponibilidad norteamericana ofrecida para paliar la insurrección militar pero el trabajo cuenta con testigos mayormente verosímiles que dan cuenta de qué se cocinaba en la Iglesia, en ese momento). Y ya tenemos suficiente mayoría de edad social para inferir lo que es un ataque de falsa bandera y su utilidad manifiesta.
        Por otra parte, la maravillosa novela de Walsh (en algunas semblanzas un tanto utópica por obra de las necesarias independencias que ciertas criaturas narrativas se toman respecto del autor – no había tanta ingenuidad en esa época, ya dije, la gente era bastante más compleja de lo que gustamos reconocer los “modernos”), ilustra los tópicos represivos que luego veremos 20 años después, repetidos, casi en calco. Es decir, nos hablan de comportamientos corporativos militares asentados con anterioridad secular, esta vez implantados sobre un sujeto sí muy novedoso como lo fueron esas gentes que tuvieron la felicidad o infelicidad de inaugurar camino histórico y cuya complejidad psicológica siempre nos superará. Porque los menos viejos solo transitamos lo que se cocinó en esas fraguas originales.
        En el borde inferior del artículo, una sucesión de flechas abren, de una en una, un resumen aceptable.

        http://www.argentinaoculta.com/masacre1955.swf

      • guillermo dice:

        Claudia, ese link que ponés da verguenza por lo torpe. Todas esas leyes que Perón derogó o promulgó contra los intereses de la Iglesia en 1954, las derogadas habian sido pasadas por Perón como parte de su pacto con la Iglesia en 1945 (la ensenanza religiosa obligatoria en los colegios del Estado, por ejemplo), pacto que se dice le dió la elección, al llevarle un 10% estimado de voto católico, al ser declarado pecado grave votar por la Union Democratica. Y las promulgadas no tenían otro propósito que irritar o limitar a la Iglesia, a la que Peron se le dió vuelta cuando le entro miedo que la democracia cristiana, rampante en Europa, entrara en Argentina via la Iglesia y reconstruyera la oposicion a la que Perón había desmembrado o silenciado por la fuerza. No hay otra explicacion para un disparate semejante por parte de Peron, oponerse a la única fuerza de peso que no estaba bajo su control, pero que no se le oponía, al contrario. Por supuesto, una vez que se puso a hostigar a la Iglesia por su error de calculo, le sirvió en bandeja al anti-peronismo un vehiculo que seguía entonces siendo formidable. Cristo Vence era entonces un slogan con bastante mas appeal que Abajo Perón. Se los dió gratis.

        Si el incendio de las iglesias no fue promovido por el gobierno, llama la atención que en ninguna de las iglesias incendiadas o la Curia (con la perdida de los archivos mas importantes de Argentina de la epoca colonial/virreinal) aparecieron los bomberos, salvo a ultimisima hora, cuando lo unico que no se habia quemado eran las baldosas. Como pasó en 1953, cuando fueron incendiados el Jockey Club, la Casa del Pueblo, la Casa Radical y el Petit Cafe. Cosa curiosa esos incendios de los anios peronistas, que solo afectaban edificios opositores y que los bomberos no apagaban, pero que segun tus ‘expertos’ no eran responsabilidad del gobierno.

      • Mariano T. dice:

        La quema fue un hecho tan concreto como el bombardeo. Como el bombardeo fue previo, es facil concluir que la quema fue una reacción a lo primero. Entendible, diría.
        A su vez, el hecho político previo a todo fue unos días antes la procesión de Corpus Christi(prohibida, pero con más ateos que católicos), y la polémica de la bandera quemada.

      • claudia dice:

        Además, hasta bien entrados los años 80, todavía podían verse en los granitos y mármoles de los edificios linderos al Cabildo y aledaños, ráfagas de metralla. Deliberadas. O sea que tampoco el argumento “le erré al blanco con la bomba” – de 500 kilos les recuerdo – funciona como explicación de las tantísimas bajas civiles. Ya sé, alguno dijo “hicieron mal en convocar civiles”. Descontando, por supuesto, que éstos no acudían espontáneamente en apoyo a su gobierno – como de hecho repite el pueblo argentino en cada ocasión que sus derechos están por esfumarse -. Si en la asonada carapintada, cuando Alfonsín, se hubiesen registrado heridos y muertos en Plaza de Mayo… ¿también habrían dicho lo mismo?¿”jódanse por concurrir”?
        La verdad es que me sorprende el irrespeto de algunos concurrentes a este blog. Deberían llamarse a prudencia y tratar de simular un poco de humanidad, por lo menos. Dejando que los peronistas recordemos, en un ámbito afín como es este blog, esa tristísima efeméride sin la contaminación de las más ofensivas perogrulladas.

      • Mariano T. dice:

        Se auto convocaron por twitter

      • Mariano T. dice:

        No es “jódanse por concurrir”. Lo que mi abuelo, que trabajaba ahí, decía es que habían sido convocados desde el gobierno a pesar de que se sabía lo del bombardeo y que Peron nunca concurrió a la Casa Rosada por ese tema.
        Por supuesto que la masacre fue una salvajada. La teoría de mi abuelo era que se minimizaron las víctimas desde el oficialismo (lo que es un hecho comprobable), porque se sentían culpables de haber arriesgado la vida de tanta gente.
        Sin ir más lejos, Peron anoticiado nunca fue, pero nadie ordenó la evacuación de Obras Públicas, donde mi abuelo trabajaba.

      • Raúl C. dice:

        Claro, qué exquisita ironía, si no se autoconvocaron merecían morir. (Y los que caminaban por ahí yendo a sus ocupaciones, también)…
        Además, la culpa de los niños del colectivo escolar la tuvo quien los llevó a la Plaza, y nadie más.

        (Manual del Gorila Hirsuto, Capítulo 1, Página 1).

      • Raúl C. dice:

        Había montones de gente haciendo su vida normal. El mismo montón de gente de todos los días en la Plaza.

        Demasiado cinismo equivale a estupidez.

      • Mariano T. dice:

        Cayó el experto en contestar a lo que no dijo nadie. Hubo víctimas de toda clase, más cantidad porque había gente manifestándose,.
        Pero no estaba teorizando sobre si alguien merecía morir ( por supuesto nadie), sinó tratando de entender porque desde el Gobierno de entonces (JDP) se minimizó la masacre en los medios. A tal punto que hasta no hace mucho en el imaginario peronista los fusilamientos parecían un hecho más grave.

  5. José Mercado dice:

    “A partir de ese momento, el ejército quedó comprometido con el antiperonismo …” -> ¿Cómo se explica el golpe? ¿Perón tenía o no tenía partidarios en el ejército? Si NO los tenía, está la respuesta. Si los tenía, ¿por qué no se opusieron? ¿O se opusieron y fueron vencidos en cruentas batallas? Derrotados ¿fueron expulsados por millares? Si no hubo ni lucha ni purga, ¿es que nunca existieron? ¿Tendré que leer
    “El ejército y la política en la Argentina” de Robert Potash para enterarme?

    • Abel B. dice:

      Creo que sí, que debe leerlo. Es un trabajo serio. Eso sí, no me parece que le va a servir para entender la política y los seres humanos, con uniforme o sin él. “Lo que Natura non da…”

  6. guillermo dice:

    En una sociedad civilizada el 16 de Junio de 1955 hubiera una barbaridad sin justificación ni atenuantes. Pero Argentina dejó de ser un estado de derecho tras el golpe de 1930, principio reforzado en 1943. En 1946 recobró las elecciones democráticas como medio de acceso al poder, pero no se modificó en nada, y muy posiblemente se agravó, el abuso del poder desde el poder instalado por los golpes. Cárcel para opositores, exilios, incendio de sedes partidarias opositoras, silenciamiento, torturas, etc.

    Una vez que se pierde el estado de derecho, todo pasa a ser relativo y finalmente aceptable, si se impone quien hace la barbaridad. En Argentina entonces, tras 30 años continuos de aceptar que el que tiene el poder y la posibilidad de hacer algo puede hacerlo, el 16 de Junio 1955 no tenía las connotaciones asesinas/criminales que tendría hoy. Poner énfasis en ese hecho lamentable como si hubiese sido único es un sofisma. Fue el peor de muchos, de ambos lados.

    • Mariano T. dice:

      Desde 1930 hubo una guerra civil de baja intensidad entre el nacionalismo católico fascista y los demócratas liberales (que era un insulto hasta hace poco).
      Desde el fin de la 2da guerra, estos dos bandos irreconciliables se mezclaron en el fenómeno peronismo-antiperonismo, pero de una manera despareja. Fue un barajar y dar de nuevo, con las identidades políticas mezcladas en ambos grupos, y también cambiantes, porque muchos del primer grupo que acompañaron a Peron, lo abandonaron con la pelea con la Iglesia.

      • guillermo dice:

        Tu mención a ‘guerra civil’ ( que, larvada o abierta, ha sido y sigue siendo la situacion mas o menos continua en Argentina, con comparativamente breves periodos de paz inestable) me hizo pensar que, en 1955, la Guerra Civil en Espana habia terminado apenas 16 anios antes. Espana entonces tenía un vinculo aun mas fuerte con Argentina que el que tiene hoy, y la Guerra Civil debe haber sido seguida muy de cerca, del lado que fuesen. En la Guerra Civil espanola barbaridades estilo el 16 de Junio eran cosa de todos los dias, mas o menos, y se deben haber asimilado en Argentina como ‘experiencias normales’ en enfrentamientos ideologicos armados. 16 anios atras estabamos en 2000, las experiencias del 2000 tienen mucha vigencia hoy.

        Habiendo hecho la conscripcion, tengo pocas ilusiones sobre la estatura mental de los militares argentinos, pero aun para su bestialidad standard me cuesta creer que la intencion haya sido bombardear la plaza de Mayo. Creo que querian bombardear la Casa Rosada, que fue bastante danada, pero en esa epoca, con aviones de la 2da guerra mundial, o casi, bombardear puntualmente un edificio era absolutamente imposible. Que no hayan pensado en que matar civiles era 99% probable es otra historia, pero no creo que hayan salido a aterrar a la poblacion, como dice el delirante del link de claudia. No tenia mucho sentido masacrar gente en Plaza de Mayo si ese era el objetivo, hubiesen bombardeado Quilmes/Avellaneda, la CGT, etc.

      • David (idu) dice:

        Así es:

        Recuerdo ese día, y todo el mundo decía (“leales” y “revolucionarios”) que el objetivo había sido la Casa Rosada

      • Juan el Bautismo dice:

        fahh la literatura que te estuviste inyectando guille.
        En una epoca me propuse leer 1 libro antiperoncho por cada libro peroncho que leyera. Buenas epocas, se aprendia mucho. ? O todo es de ‘Permiso para pensar’
        Habia cada ignorante… Hasta habia algunos que no distinguian bombardeo tactico del estrategico

      • guillermo dice:

        Juancito, el dia que te permitas pensar, no te va a hacer falta pedir permiso. Pero francamente que seas tan fanatico al pedo da lástima. No había bombardeo ‘tactico’ o ‘estrategico’ posible en esas epocas , acertar se basaba en que la suficiente cantidad de aviones volaran sobre el blanco tirando la suficiente cantidad de bombas como para que alguna/s cayeran sobre el objetivo. Carpet bombing fue el resultado, cuando fue posible tener bombarderos que volaran lo suficientemente alto como para evadir fuego de tierra. Hablás como si ‘Shock and Awe’ hubiese existido en los 50s.

        O sos lo suficientemente viejo como para decir boludeces sabiendo, o lo suficientemente joven para decir boludeces sobre lo que no sabés esperando que te compren pescado que apesta.

      • claudia dice:

        Guillermo, tu argumento de la guerra civil larvada (concepto tomado a préstamo de Mariano, por supuesto) es funcional para desdibujar y justificar un atentado terrorista como fue el de 1955. A otro perro con ese hueso, ya nos lo quisieron reeditar en el 76 y no lo compramos. La plaza fue un objetivo claro porque ESA AVIACION ERA EXPERTA (¿o me vas a decir que todos padecían miopía?). “Enfrentamientos ideológicos armados”. ¿Cuáles? ¿Los de los niños del colectivo que terminaron achicharrados?. Por favor. Un mínimo de recato. Tu conexión hacia el imaginario de la Guerra Civil española es otro forzamiento de la realidad, del todo incomprobable. Entre los españoles que vivían en Argentina esa animadversión existió. Pero el pueblo argentino moderno no conocía de beligerancias masivas declaradas entre connacionales, para esa fecha.
        Hacía tiempo que no venías por acá. Que pena que hayas traído lo mismo que no te cosechó más que rechazos, meses atrás.

      • David (idu) dice:

        Claudia:

        Vivimos en guerra Civil marcada o no larvada desde los inicios.

        Morenistas y saavedristas. Caudillos versus Baires. Unitarios y federales. Rosistas y antirrosistas. Peronistas y antiperonistas. Kirchneristas y antikirchneristas. River y Boca. Taxistas versus Uber. Santiagueños versus tucumanos. Capital versus interior.

        Claro. No siempre hay guerra declarada. En general es larvada con ocasionales muertos olvidables.

        Está en nuestra más ancestral tradición histórica.

        Mientras tanto pidámosles a las barras bravas y a Quebracho una tregua humanitaria

      • David (idu) dice:

        Oops!

        Me olvidaba de la peor parte:

        Patria socialista versus Patria peronista.

        Tampoco ahi conocemos la cantidad de muertos…

      • Juan el Bautismo dice:

        escribis desde el psiquiatrico guille como siempre. La voluntad absurda de discutir sobre lo que es obvio no tenes reputa idea es un espectaculo payasesco, como siempre.
        Te condeno a seguir ignorante.

      • claudia dice:

        David & Cía. … verdaderamente, Uds. no tienen ni la más remota idea de lo que es una guerra civil. Y por eso manipulan ese concepto con una torpeza cercana a la obscenidad misma.
        Quiera Dios que jamás tengan que experimentar lo que tanto mentan.

      • guillermo dice:

        Claudia, empecé diciendo que el bombardeo en una sociedad civilizada era una barbaridad sin justificacion ni atenuantes, no traté de desdibujar ni justificar nada. Trato de entender y explicar hechos pasados, es distinto. Hacer decir a otro lo que no dijo es de fanáticos, deshonestos, o cortos de inteligencia, no se cual te cuadra. Ya que haces apreciaciones personales sobre mí, aceptá que las haga sobre vos. Y si no te gustan, no las hagas.
        ESA AVIACION ERA EXPERTA…
        En qué? Cuantos bombardeos de ciudades, no de práctica en campo o mar abierto, hizo la Marina argentina (o la Fuerza Aerea) desde su creación hasta el 16 de Junio 55? Vos pensas que la practica de bombardeo es como tiro al blanco con pistola, que cada bomba cae exactamente en la crucecita que le ponen en el terreno de practica? Hoy dia, con guias laser, etc, puede ser, entonces imposible. La intención, confirmable en cualquiera de las muchas historias sobre el hecho (salvo las escritas por gente estilo tu ‘experto’, hablo de historiadores con inteligencia, honestidad y método, cualquiera sea su posición política), era bombardear la Casa Rosada con el objetivo de matar a Perón, si era posible. Como eran brutos e inexpertos se plantearon un objetivo imposible para el equipamiento de la epoca y su experiencia, pero si el objetivo hubiese sido aterrorizar a la poblacion civil hubiesen bombardeado el centro, o zonas claramente asociadas con Perón como Avellaneda. Las balas en los frentes de los ministerios mostraban claramente que los pilotos apuntaban a altura primer o segundo piso, la altura del frente de la Rosada, no a la plaza. No hubo una sola bala en los pavimentos, la Piramide no fue tocada. Si el blanco hubiese sido la plaza, como conviene a tu version de las cosas, eso hubiese sido imposible. Para prevenir tu deshonestidad esencial respecto a cualquier cosa que yo diga, reitero
        que no apuntar a la plaza intencionalmente no hace el bombardeo aceptable.

        Es dificil intercambiar con alguien que distorsiona lo que el otro dice por antipatía, odio, o lo que sea que motiva tus comentarios. Si el 16 de Junio, golpe militar en que fuerzas armadas de ambos lados se enfrentan hasta que una gana, no fue un ‘enfrentamiento ideológico armado’, no sé que entendés como eso. El 16 de Setiembre tampoco fue un enfrentamiento ideológico armado? No entendés para nada lo que quise decir con la referencia a las atrocidades de la Guerra Civil española. De la misma forma que el ataque al World Trade Centre hubiese sido inconcebible el día anterior, hoy, despues del hecho, barbaridades terroristas en esa escala parecen posibles. Solo quince años despues de la Guerra Civil, en un país que la siguió de cerca, ataques a la población civil por sus fuerzas armadas no eran un hecho inimaginable ni inaceptable al grado que lo serian hoy.

      • David (idu) dice:

        ¡A la flauta, Claudia!:

        No recordaba que habían sido tantas…

        https://es.wikipedia.org/wiki/Guerras_civiles_argentinas

      • Raúl C. dice:

        Claudia:
        No hay que perder tiempo.
        Ya hubo varias oportunidades en que aquí se intentó relativizar y/o disculpar atrocidades, tanto las del 16 de junio como el ‘Proceso’ completo, mencionando un supuesto e histórico ‘estado de guerra permanente’.
        No es más que negacionismo, como el del nazismo. Que también se vendía como una respuesta a atrocidades de los judíos y de otros países.
        Ni vale la pena seguir el tema.
        Que los nazis sigan rumiando sus obsesiones.
        Y digo nazis, porque un gorila hirsuto no es más que un nazi anglosajón (o deseoso de serlo) que nació después de la muerte de Hitler… no grita ‘Heil Hitler’ por una cuestión cronológica, pero tiene la misma estructura mental.

      • guillermo dice:

        Por lo visto, tanto como su colega Claudia, comentan sin leer (o al menos entender, para ser caritativo con sus motivos) lo que el otro escribe. No sé en que se basa para decir que relativizo o disculpo atrocidades en estos comentarios, pero la verdad o la honestidad nunca han sido sus preocupaciones rectoras. Que ahora caiga en Reductio Ad Hitlerum cuadra perfectamente. Dr Johnson dijo que el patriotismo es el último refugio de los crápulas. Supongo que si hubiera conocido Reductio Ad Hitlerum y sus entusiastas hubiese adaptado su opinión.

        En cuanto a mi supuesta justificación del Proceso, a la que se prende desde mi comentario (en Artepolitica, no aquí, pero los hechos nunca han sido su fuerte) con tenacidad de ladilla hambrienta, le recuerdo que el tema del post de María Esperanza Casullo era la pregunta título (de ella): cual sera la posición de la Historia frente al Proceso? Mi respuesta comenzaba con la cita de Chou-En-Lai cuando le preguntaron sobre la significación histórica de la Revolución Francesa y dijo: ‘Es demasiado pronto para decir.’ Significación histórica no es lo mismo que justificación moral, justicia de la causa, validez política, etc. En 100 años va a ser mas fácil ver si el Proceso fue una etapa desencadenante de la transformación definitiva de Argentina en una democracia sana y efectiva, o simplemente un hito mas en un camino de enfrentamientos, guerras civiles, autoritarismos, etc, iniciado con la Independencia y nunca efectivamente clausurado hasta ahora, dos de sus posibles significados históricos.

        Hagase el favor de tratar de presentarse como menos limitado en entendimiento, aunque le cueste. No va a cambiar mi opinión sobre Ud, pero dele a otros mas desprevenidos la chance de confundirse y tomarlo en serio.

      • claudia dice:

        Para cerrar el tema, al menos de mi parte, contesto:

        a) La asonada de Junio no fue un enfrentamiento armado de dos fuerzas militares en pugna, sino un bombardeo unilateral con pretensión de derrocamiento, el que recibió respuesta institucional de las fuerzas armadas que sí eran garante obligado del orden constitucional; del mismo modo que, ya en curso la mal denominada Revolución Libertadora (no más que un movimiento sedicioso y anticonstitucional) también recibió contestación institucional, la que no fue suficiente, lamentablemente.
        Decir que dos fuerzas militares mantenían una disputa ideológica armada es presuponer con mucha ligereza una vacancia de poder en disputa; tal vacancia no existía sino por el contrario se estaba en el marco de un período presidencial constitucional. La legalidad estaba asegurada, la legitimidad, es otra discusión para la cual concurren dos visiones contrapuestas, de orden ideológico. Pero la legalidad es una y solo una. Y lo que se le opone, sale del marco de ella.
        b) La altura de los impactos de metralla no es atenuante para presumir inocencia respecto de objetivos humanos, eximiendo a los atacantes de las bajas civiles acontecidas (como tampoco de las militares que les respondieron en representación del imperio de la Constitución Argentina -si no podemos distinguir lo legal de lo ilegal, estamos en problemas -).
        En otro orden, cualquier fuerza militar lanzada a un ataque terrorista semejante (¿qué es un magnicidio, si no?) contempla víctimas colaterales. Y si me tomo del argumento de la impericia “quirúrgica” de un ataque de altura con medios ineficientes y antiguos, menos que menos puedo asumir que los pilotos no considerasen y aceptasen tal eventualidad de daños civiles colaterales y les importara poco producirlos. Por las mismas razones de orden material y profesional, la pretensión de victimizar solamente a Perón o a su burocracia, cae en territorio totalmente fantástico.
        c) Tu mirada es tan ideológica como la mía. La diferencia es que yo lo reconozco y vos por el contrario, insistís en ubicarte en una supuesta objetividad histórica del todo imposible.
        Lo que sucede es que yo tomo en serio las palabras y las expresiones. Y cuando alguien cae en una ambigüedad que abre justificaciones discutibles, me obligo a cuestionar esas expresiones. Como por ejemplo tu aseveración acerca de que la contigüidad de la Guerra Civil Española indujo a considerar como normal esos actos aberrantes (y por ende a practicarlos); lo cual no es más que una extrapolación voluntarista (si es tuya o leída de algún “experto” referente, da lo mismo, por su inconsistencia).
        d) Por último, no necesito calificarte de ninguna forma, solo te recuerdo que ya conocemos por aquí el sesgo particular de tus argumentaciones y cuando ellas son despreciativas o argumentalmente desprolijas, te las contestamos. Lamento que te disgusten las respuestas pero ya ves, éste no es un foro pasivo. Quien escribe, se la banca.
        Y a diferencia tuya, no necesito disminuirte como fanático, deshonesto, o corto de inteligencia; sencillamente, entiendo que tenés un sesgo determinado y contesto a aquello con lo que no concuerdo.

    • Raúl C. dice:

      La sociedad civilizada y exitosa hacía DIEZ AÑOS que había terminado con 60 millones de muertos.

      • David (idu) dice:

        Exactamente.

        Y cuya culpa colectiva la convirtió en una masa inerte de débiles de espíritu frente a la potencia invasora del islam radical.

        Así les va a ir.

        Mejor dicho, ya les “está yendo”.

      • Raúl C. dice:

        El tema es 1955, nada que ver con el islamismo.

      • David (idu) dice:

        Hablamos de las sociedades exitosas.

        Sobre las que me permití ir más allá de 1955, señalando sus riesgos.

      • Raúl C. dice:

        ¿Así que haber armado dos guerras mundiales como las que armaron, con alrededor de 100 millones de muertos entre las dos, incluidos el Holocausto e Hiroshima/Nagasaki … es ser “sociedades exitosas”?
        No veo ningún “éxito” ni remotamente comparable en nuestro subcontinente.

      • David (idu) dice:

        Es verdad:

        El “Estado de bienestar” yes el alto standard de vida son un invento perverso de pueblos asesinos.

        Nada que aprender de ellos.

      • Raúl C. dice:

        No, no hay pueblos asesinos por naturaleza.

        Cuando hay asesinos, son los que los dirigen.

        En los países exitosos el ‘estado de bienestar’ se está resquebrajando, sin prisa pero sin pausa.
        El coeficiente de Gini sube, sin prisa pero sin pausa.
        La desocupación también.

        Así que en el mundo exitoso no hay nada tan seguro de aquí en adelante.

        Por otra parte, usted es un enemigo jurado del estado de bienestar (Ayn Rand, meritocracia, eliminación del Estado…), así que no venga a cancherear y vanagloriarse de lo que odia.

        Estado de bienestar significa *mucho Estado*. Lo contrario de todo lo que usted dice siempre.

        Cuando en algún país ‘de segunda’ se intenta un modesto estado de bienestar (keynesianismo chabón), usted lo estigmatiza por populista, etc.

  7. Julio dice:

    Megafón o la Guerra,
    así como Marechal todo,
    es uno de los libros/autores de cabecera
    del compañero Bergoglio.

  8. Mariano T. dice:

    Los fusilamientos, que tuvieron una norme repercusión en ese momento, fueron un hito en el cese del acompañamiento de un amplio arco político al gobierno de Aramburu.
    La Revolución había tenido una amplia adhesión, que se fue desgajando con el tiempo, y terminó en el pequeño partido UDELPA de Aramburu.
    Gran parte de los que festejaron en la Plaza el 19 de Septiembre, dejaron de acompañar a ese gobierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: