Algo de Julio Godio

godioEn nuestra Argentina de las memorias sesgadas y las discusiones de sordos, se me ocurre que es probable que una buena porción de los lectores del blog no sepan quién era. Por eso, agrego parte de lo que escribí hace cinco años, cuando murió. Ahí transcribo de él su parte en un debate, justamente para mostrar como pueden aportar para el presente.

“Este viernes murió Julio Godio. Sociólogo, filósofo, analista político, historiador del movimiento obrero, futbolista, militante y un tipo honesto, fue uno de los argentinos que mejoran la condición. Quienes no lo conocían pueden leer de su trayectoria aquí y aquí, pero mejor en sus libros. Agrego que en sus últimos meses de vida presidió la agrupación Peronismo Siglo XXI, del peronismo porteño (una de las que ahora integra Konfluencia Popular).

Para recordarlo en el blog, encontré unas líneas suyas que había subido hace justo 6 (hoy son 11) años a Reconstrucción 2005, la página que antecedió a “El hijo de Reco” (si se molestan en ir allí, verán que yo discutí su análisis de las alternativas que se le presentaban a Néstor Kirchner y a la Argentina en 2005. Ninguno acertó del todo, pero él estuvo más cerca de lo que sucedió):

Una posible e inédita polarización en marcha. A seis meses de las elecciones legislativas nacionales de renovación parcial de representantes nacionales, provinciales y municipales en Argentina, comienzan a esbozarse los rasgos principales de lo que podría ser la polarización principal. Será una polarización “asimétrica” en tanto el peronismo vencerá por amplia mayoría. Pero el nuevo tipo de polarización, de producirse, puede prefigurar el componente central de un gran escenario político en los próximos años.

Dado que la Argentina es un país todavía fuertemente comprometido por su alto endeudamiento, la recuperación económica importante pero incipiente – con serios problemas coyunturales de insuficiencia energética – la existencia de dificultades del gobierno para establecer un nuevo compromiso con las empresas privatizadas de servicios públicos, la presión “social” de los altos niveles de pobreza y desempleo y, por último, porque la crisis del sistema de partidos perdura y erosiona la actual estabilidad política (Subsisten, aunque con menos intensidad, los fenómenos que provocaron la crisis de 2001) el análisis político del proceso electoral en curso debe ser realizado con cautela.

Pueden surgir hechos políticos, económicos (o ambos a la vez) que retrasen la polarización. Debe señalarse, a favor del enfoque de este análisis que, pese a las dificultades y desafíos señalados, la figura del Presidente Néstor Kirchner mantiene una alta adhesión que excede al peronismo y su personalidad canaliza la fuerte decisión popular de apoyar a su gobierno.

De aquí a octubre el país no estará exento de posibles desórdenes políticos por causas internas o externas, que pueden incidir sobre los comportamientos electorales de sectores de la sociedad. Pero ciertos hechos políticos comienzan a perfilarse y podrían desembocar en octubre en una polarización política sumamente original: la polarización entre el Partido Justicialista (PJ), que sería mayoritario en las elecciones, y un frente político hegemonizado por un “núcleo duro” de partidos de centro derecha, con incorporación de segmentos sociales con orígenes políticos conservadores, en el centro-liberal, en el peronismo y en sectores independientes.

Como se analizará en este artículo, el peronismo, condicionado por fuertes contradicciones internas, puede intentar resolver sus conflictos con la solución de avanzar sobre el escenario político combinando la participación del PJ con listas peronistas-kirchneristas y al mismo tiempo con listas propias o afines por fuera del partido oficial.

Kirchner aspira a ser “plebiscitado” y colocar a su esposa Cristina en el centro de la vida política (candidata a senadora por la provincia de Buenos Aires). Se trata de una operación política de Kirchner y del PJ sumamente complicada en su ejecución, pero que puede resultar exitosa.

Acordada esta táctica en algunos de los distritos electorales, el kirchnerismo podría apoyar a sectores de la UCR afines a su gobierno que, con aliados, gobiernan en varias provincias. Incluso el kirchnerismo podría incorporar figuras en listas de la UCR en algunas provincias gobernadas actualmente por el radicalismo (un caso es la provincia de Tierra del Fuego donde el actual gobernador radical Jorge Colazo ha anunciado esa participación, pese a la represalia de expulsión por parte del Comité Nacional de la UCR). En muchos distritos se podría dar el caso de que el peronismo “bicéfalo” ocupe tanto el primero como el segundo lugar en el resultado electoral, lo que de producirse a gran escala podría dar nacimiento a una hegemonía política peronista en casi todo el país.

Debe recordarse, como he planteado en otro artículo, que el Presidente Kirchner aspira a aumentar sus fuerzas propias en el Congreso Nacional, y que de vencer con varias listas esto significa que todo el peronismo aumentará su participación en las Cámaras de diputados y Senadores. Podría darse el caso de que en varias provincias claves (Buenos Aires, Córdoba, y otras) el peronismo “bicéfalo” logrará apropiarse de los dos senadores electos por la mayoría y el tercero que según el régimen electoral corresponde al partido de oposición que alcance la primer minoría.

Así las cosas en el PJ, lo más importante es que un peronismo mayoritario pero internamente desestructurado, con mayor incidencia del kirchnerismo, vencería electoralmente pero enfrentando a una coalición política hegemonizada por el centro-derecha, hecho inédito en la historia política argentina, que hasta 2001 seguía dentro de la bipolaridad entre peronismo y radicalismo. El eventual triunfo peronista estaría asociado con el fortalecimiento del Presidente, pero al mismo tiempo lo obligaría a éste a acelerar el control y la “autorreforma” del PJ, para contar con una herramienta partidaria funcional a su proyecto democrático neodesarrollista.”

Anuncios

2 Responses to Algo de Julio Godio

  1. Julio, como platense y militante estudiantil en la secundaria y luego en otros ámbitos,imposible olvidarlo,gran charlista,aun recuerdo una dada en el mejor´lugar..un fogón post asado en una playa de la costa,Se hablo desde Umberto Eco ,a Fidel pasando por Sartre el peronismo y los desencuentros por sectarismo variopintos..o el otro Julio, el de los terribles picados en la Punta Lara,donde mostraba su calidad de jugador de futbol (habia llegado a la primera en nuestro Estudiantes) una mente fuerte y un tipo diferente…
    ,

  2. Juan Villegas dice:

    Muy bueno el recuerdo, Abel. Lo había leído (también) hace cinco años.
    Dos palabras, con él no crucé ninguna. Aunque lo veía muy seguido en el bar de Bulnes y Charcas, siempre en una mesa de la vereda, la pipa obliga. Rodeado de carpetas y libros. Con la subjetividad del caso, todas las características de un buen tipo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: