De Bergoglio, que es Francisco

Angela-Merkel-papa-Francisco

Para hoy está previsto que el Papa reciba a Hebe de Bonafini, y tengo que decir que ese es probablemente el gesto de Francisco que ha provocado más desconcierto y rabia entre mis amigos anti kirchneristas emocionales (sí, los tengo).

Ahora, en el plano político -aún en esa línea tan sutil donde la política toca a la religión- éste es un hecho más, muy menor, de una larga y coherente cadena de gestos y señales que ha producido nuestro compatriota en el Vaticano desde el momento en que fuera elegido. Doctrinariamente, los cambios han sido modestos y prudentes -aunque suficientes para provocar la ira de los católicos tradicionalistas, que están envenenados con el asunto (hay multitud de blogs de ese palo; con una recorrida rápida por Google, los no creyentes tendrán material para divertirse).

Pero el Papa le habla al mundo -como según el Evangelio Jesús le encargó a sus apóstoles- y los mensajes de este pontífice han sido claros y constantes en su contenido. En lo que hace al posicionamiento político -un aspecto inevitable, aunque no sea el más importante desde un punto de vista filosófico- ha sido tan consistente en una dirección determinada como lo fue un pontífice anterior reciente, el polaco Juan Pablo II, en otra. Uno pensaría que ambos evaluaban que tenían una misión específica, para el tiempo de cada uno, en el plano mundano.

Como sea, Francisco ha denunciado con palabras muy duras al etos capitalista del mundo actual (también lo hacía Juan Pablo, pero era mucho menos acogedor con los anti capitalistas de su tiempo); se ha esforzado por la paz -con más y menos fortuna- en situaciones geopolíticas delicadas, cuestionando a las políticas de poder y las excusas para ellas aceptadas en el mundo desarrollado; ha planteado que la tierra, el techo y el trabajo son derechos exigibles para los pobres del mundo; y en una región, Europa, que vuelve a su tradicional xenofobia, defiende con gestos muy jugados, a los inmigrantes de otra religión.

Ahora, tal vez la política lo ha hecho a uno suspicaz, pero, si bien Jorge Bergoglio le ha dado una impronta muy personal a su mensaje, con su historia de jesuíta, argentino y peronista, me resulta difícil creer que ha sido una decisión personal. Que el Espíritu Santo, o al menos un grupo sustancial entre los cardenales que lo votaron hace tres años y quizás el mismo Papa anterior, Ratzinger, no tuvieran idea de la dirección que iba a tomar.

En lo que se refiere a Argentina, su conducta ha sido tan escandalosa como la que se cuenta del Fundador de su iglesia, que comía con publicanos y pecadores: ha recibido con dulzura y cariño a Cristina Kirchner, a Guillermo Moreno, hasta a La Cámpora. Y le ha puesto cara de culo a nuestro Presidente, el Mau.

Aquí, notorios teólogos como Durán Barba, los periodistas de Clarín, entre otros, lo han cuestionado un poco histéricamente por esto. En mi opinión, cometen una estupidez. El Papa no tendrá divisiones motorizadas, como señalaba un estadista práctico, georgiano de origen. Pero en el escenario internacional tiene un peso mediático mucho mayor que un Presidente recién estrenado, desesperado por inversiones. Lo que menos le conviene es que se publique que está en malas relaciones con su compatriota que encabeza la Iglesia Católica.

Es cierto que la Iglesia local está reuniéndose con dirigentes sindicales, no solamente con los secretarios generales que salen en los diarios. E insiste con la pobreza y la miseria, que ya existían y que han aumentado visiblemente en estos meses. Pero eso era de esperarse, con Francisco o sin él (aunque tal vez con menos vehemencia). Un rasgo común a la Iglesia católica y al peronismo es que sus bases más fieles son los más pobres.

(Después de todo, ¿hay algo más populista que esa afirmación que se le atribuye al Fundador “Es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja que un rico en el Reino de los Cielos“?).

Un dato que tal vez no sea tan visible localmente, es que la dirigencia política del Atlántico Norte, más cautelosa que los plumíferos locales, es bastante renuente a atacar a Francisco personalmente. Aún en los EE.UU., donde sus críticas al espíritu capitalista son vistas con fastidio, hasta el Donald Trump se limitó a algún cuestionamiento suave. Y en Europa, donde estuve hace algunos días, y pude comprobar que, aunque su posición pro inmigrante le ha costado algo de popularidad en los ciudadanos comunes, los medios masivos no hablaban de eso, y mucho menos -directamente, nada- de las discusiones en Argentina.

El tema era el otorgamiento al Papa del Premio Carlomagno, por sus aportes a la unidad europea. Y, respetuosamente, del cuestionamiento que había hecho en su discursoen diferentes partes crecía la impresión general de una Europa cansada y envejecida, no fértil ni vital“. Un caricaturista italiano agregaba “Tiene que gritarlo más fuerte, porque además está sorda“.

De todos modos, la dirigencia europea, con experiencia histórica en ruidos ominosos, parece pensar que la voz de Francisco cumple un rol necesario, al menos de advertencia, y posible interlocutor. Una muestra de eso es la reunión con Frau Merkel, registrada en la foto de arriba, en ocasión de ese premio. A pesar de las sonrisas, las malas lenguas romanas dicen que no hay mucha onda entre los dos. Pero Doña Ángela aprendió lecciones de realpolitik en la vieja República Democrática Alemana. O tal vez vienen de antes, de Prusia.

Anuncios

15 respuestas a De Bergoglio, que es Francisco

  1. David (idu) dice:

    Oh! Ya se convencerá el Papa del populismo de Mauri, y habrá sonrisas, regalos de mates y demás símbolos de amistad eterna.

    Claro, antes el Presidente deberá sortear la prueba del helicóptero…

    Tiempo al tiempo.

    • Abel B. dice:

      Lo noto fijado en el populismo, David. ¿Cree que a su alrededor hay miles de populistas disimulados, que conspiran? ¿Piensa que algunos que dicen ser sus amigos son en realidad populistas ocultos?

      • David (idu) dice:

        Veamos, Abel:

        Tengo una mirada de análisis muy centrada en el populismo, efectivamente.

        Si querés, llamalo “fijación”.

        Es, a mi juicio, el fenómino político y sociológico actual más interesante para el análisis.

        A mi alrededor no hay miles de populistas: hay millones, y ocupan hasta el último rincón del País.

        Por eso los movimientos populistas del último siglo, guiados por sus líderes más o menos adorados, y en medio de tanto acceso a información, gozan de (muy) buena salud, mientras eternizan la pobreza necesaria.

        El populismo crece solo cuando (y donde) hay pobreza.

        Yendo a mis círculos más cercanos, mis amigos populistas son de dos tipos:

        1) Aquellos con los que decidimos no hablar NUNCA MÁS de política, (quedan las minas, el laburo, la familia, la salud). Ni siquiera el fútbol de lo cual no entiendo un pomo.

        2) Aquellos con los que podemos hacer bromas y chicanearnos mientras compartimos un vinito. Pero ponernos de acuerdo, jamás.

        Habría un tercer grupo, que serían por ejemplo los amigos de las redes sociales, como este blog, a quienes no conozco personalmente, pero en donde el debate es la razón de ser.

        Gente en general inteligente, con sus ideas que difieren de las mías, lo cual es sano y respetable para al menos intentar entender la realidad… esa entelequia tan esquiva desde lo filosófico y lo cuántico.

        Porque al fin y al cabo, “La vida es sueño, y los sueños, sueños son”

        Salutes.

  2. Daniel E. Arias dice:

    Good writing, Guv’nor.

  3. guillermo dice:

    Se entiende que estés contento con la propaganda 100% política que Francisco hace para el peronismo, usando su posición y excusandola con el taparrabos de su preocupacion por lo ‘humano’, excelente para el mercado interno de los convencidos de su chaqueta. Pero le atribuís un poder que no tiene en cuanto a la repercusion que sus manejos politiqueros como argentino tengan en el escenario mundial.

    Tenés razón que mucha de la estrategia económica de Macri se basa en captar capital extranjero. Comparto tu duda que eso pase. Argentina está demasiado reventada en cuanto a su credibilidad como para que alguien invierta a largo plazo allí si tiene alternativa. Pero suponer que lo que el Papa diga o haga influye en eso, cuando decís Pero en el escenario internacional tiene un peso mediático mucho mayor que un Presidente recién estrenado, desesperado por inversiones. Lo que menos le conviene es que se publique que está en malas relaciones con su compatriota que encabeza la Iglesia Católica . Con limitada pero bastante mayor experiencia sobre banqueros en UK y USA que mucha de la gente que aqui opina sobre ellos, te aseguro que lo que el Papa diga sobre Macri no va a cambiar, para mas o menos, que invertir en Argentina sea mejor o peor visto. No hace diferencia. Es una de las falacias mas torpes de la tecnica de debate nac pop, usar cualquier cosa para hacer propaganda disfrazada de análísis.

    Si Francisco realmente se preocupara por el tema desaparecidos en Argentina, hubo entre 15 y 30000 madres (segun que estadisticas se adopten) para recibir. Que entre las sobrevivientes (quedan todavia) elija recibir a Bonafini, bestia capaz de alegrarse y decirlo cuando se murieron 3000 personas en el World Trade Centre (muchisimos de ellos bomberos, policias, empleados de limpieza, etc, muchos de ellos latinos de origen, reduciendo la cosa al nivel troglodita en que Bonafini opera) porque supedita el sufrimiento de otros a sus obsesiones politicas, dice todo lo que hace falta saber sobre el ecumenismo, compasión, etc, de Su Santidad, y de la agraciada. Pero te reconozco que Francisco actua para el Oscar su ‘sufrimiento’ ante la injusticia (que nunca pasa mas alla de las fronteras de los paises europeos que el peronismo detesta como cucos historicos).

    • Abel B. dice:

      Cada tanto me parece interesante autorizar sus comentarios, Guillermo. Dejan un mal gusto en la boca, pero son un buen ejemplo de la capacidad de provocar odio que tiene el peronismo. O, más exactamente, de convertirse en el blanco favorito de un odio preexistente.

      Algo bueno debe tener.

      • guillermo dice:

        Abel, si hasta alguien inteligente como Ud no puede salvarse de la vocación a vivir en teleteatro de los argentinos, que queda para el resto. Hablar de ‘odio’ en mi relación con el peronismo es exagerado. Platón dijo que el amor solo es posible entre iguales, sino el superior condesciende y el inferior admira. Al odio, otra cara de la moneda, le aplica lo mismo, con desprecio o resentimiento como opciones.

        Yo no ‘odio’ al peronismo, tengo con el la misma relación que con esas iglesias nuevas con predicadores que ponen afiches enormes, cobran entrada, y llenan sus flamantes templos con gente excitadisima que salta, gime y entra en trance de cuando en cuando. Sin duda que el principio en que se basan, el amor a Dios y la busqueda de salvar el alma, es requeteloable, como los principios socio/economicos del peronismo. No las desprecio, me llaman la atención y me hacen desear que, en un mundo mejor, esos abusos de la buena fe algun dia dejen de existir.

        Lo que si reconozco me irrita es que gente inteligente y educada, como tantos licenciados que por aqui pasan, se asocien con el peronismo como vehiculo a sus elogiables aspiraciones de izquierda, de la misma forma en que los refugiados en Calais tratando de llegar al UK se meten en camiones refrigerados, o el undercarriage de aviones, porque otra forma de viajar no tienen. Por lo que te ha sido dado te sera exigido (ya que estamos en onda religiosa), y subirse al omnibus de Cristina, Boudou, de Vido, etc, y su Corte de los Milagros de chorros y oportunistas, es exigirse poco.

        Diego, posiblemente partimos de puntos de vista distintos frente al Papa, quien sea. Para mi no es Dios en la Tierra, o lo que se quiera en esa frecuencia, es un lider teoricamente espiritual pero que, por siglos, lo que mas han hecho es jugar un rol de poder terrenal en la esfera que les interese, que puede ser Italia, o Polonia, o Argentina, o lo que sea. Francisco no es distinto. Que reciba a Bonafini pero no le mande felicitacion al nuevo presidente argentino legitimamente electo (que sería comprensible si prescindiera de toda actividad politica, a Cesar lo que es del Cesar, bla bla, pero para recibirla a CK con marchita, Campora, retratos de Evita, etc, nunca le faltó oportunidad) dice todo lo que hace falta saber sobre su ‘Santidad’. Hace política a full, y despues manda mensajes explicando que no tiene alternativa que recibir a quien le pide para lavarse la cara. Dudo que si le mando cartita pidiendole entrevista me atienda en Santa Marta. Es un peronista a full, haciendo politica argentina a full, o al maximo que su cargo le permite.

      • Abel B. dice:

        No espero obtener ninguna nueva idea de este intercambio, como seguramente guillermo tampoco la tendrá.

        Pero sigo pensando q es un testimonio interesante, y amplío para quienes, si algunos, se interesan en esto.

        Niega, apelando a la autoridad de Platón, q sienta odio por el peronismo. Pero en todos y cada uno de sus comentarios destila veneno sobre el peronismo, y -con la lucidez q da el odio, diría Borges- sobre sus expresiones actuales, la mayoría de sus compatriotas y sobre Latinoamérica. Reconoce una identidad común ahí.

        Esta pulsión es tan fuerte q -luego de haber afirmado varias veces su decisión de no comentar nunca más porq yo borro sus coments.- vuelve. Esa pulsión se llama odio.

        Una muestra de la ceguera q provoca es q -frente a un post q señala q la actividad del Papa en relación a Argentina es, necesariamente, una parte muy menor de su impacto global- lo único q despierta su bilis son sus intervenciones en la política argentina. Y se supone q es un ex argentino radicado en Londres! Donde lo q preocupan o aprueban de Francisco son cosas muy distintas.

        Lo lamentable es q sólo es un caso de una actitud bastante difundida en un sector de nuestra población.

      • David (idu) dice:

        Finalmente, odio y amor son el mismo sentimiento, con pulsiones diferentes.

        Lo opuesto de estos sentimientos es la indiferencia.

        Por eso los políticos adoran que hablen de ellos, bien o mal, da lo mismo.

    • Diego dice:

      Sí, Guillermo, el peronismo no da para tópico cuando se habla del líder de la Iglesia Católica. Bonafini es símbolo puro. “Si la recibe a ella, es porque acepta recibir a cualquiera”. No es ni la que más quiere ni a la que más respeta, es para para marcar un hito, es besarle los pies a un leproso.

      • Politico Aficionado dice:

        No Diego, se confunde con la recepción a Mauricio. Igual se notó que el Mauri un poco de asquito le provocaba.

    • Silenoz dice:

      Lo gracioso de las letanías de las bestias peludas estas es que intentan justificar sus “libre-bien-pensamientos” con prejuicios de lo mas cualunques e idiotas que puedan dar vuelta por sus artefactos/guirnaldas que cuelgan por encima de sus “cogotes”

      Casualmente el ejemplo más fidedigno e “indubitabe” lo brindó el correligionario “tardío (© Artemio)” González Fraga cuando intentó justificar lal política económica de esta tilingocracia peluda CEOfascista recurriendo a un desvío, exceso por encima del “valor de equilibrio” en el nivel de acceso a determinados bienes de consumo -suntuarios quizás- de los “empleados medios”.

      No casualmente, retórica habitual de unos de los tantos papanatas ofos que, precisamente, comenta por aquí.. Supongo que éste habrá devuelto su “exceso de consumo”, no sabemos si todo el montoncito a fin de año o en cuotas… o porái quién te dice que es un “asceta 2.0” ja ja…

  4. Mariano T. dice:

    Parece que el polpulismo se está haciendo clerical, viejo vicio de otras épocas de la Argentina.
    Por suerte, sigo siendo agnóstico

    • Rogelio dice:

      Abel, Mariano:

      Días atrás, he escuchado a Beatriz Sarlo en diálogo con Fantino diciendo que Francisco era peronista y más precisamente que había formado parte de “la derecha peronista”: guardia de hierro.

      Me parece que faltan a la verdad histórica tanto ella como los que repiten cosas parecidas. Sea que hagan esa clase de declaraciones a favor o en contra.

      Me parece que los argentinos nos dejamos llevar con demasiada facilidad por una enfermedad infantil residual que consiste en “… interpretar las cosas de un modo “provincial”, como se dijo días atrás => http://goo.gl/T9QYh0

      En mi apreciación, el pontificado de Francisco debe evaluarse en otro plano: como concreción en el magisterio universal de una lenta evolución del pensamiento teológico cristiano ligado a la experiencia histórica de la Iglesia sobre la cultura y la religiosidad popular, en especial, en Argentina y en nuestro continente americano.
      En su forma más definida, esa línea de reflexión religiosa es conocida como “Teología del Pueblo”,
      Entre sus exponentes están:
      Lucio Gera, Rafael Tello, Gerardo Farrell, Fernando Boasso, Justino O’Farrell y Juan Carlos Scannone.

      Sobre el tema existe un trabajo de repaso histórico del propio Scannone publicado a mediados de los ’90: “Perspectivas eclesiologicas de la “Teología del Pueblo” en Argentina” => http://goo.gl/muH45v .

      Saludos

      • guillermo dice:

        |La única asociación politica conocida de Francisco es con el peronismo, y su cercanía y simpatía por Guardia de Hierro, sin ser militante abierto (ver declaraciones de Alejandro Alvarez, uno de los fundadores de Guardia de Hierro, en Tiempo Argentino), lo que hubiese sido un problema en la Compania de Jesus. Si se ve la lista de politicos argentinos recibidos por Francisco, hay predominio manifiesto de peronistas. Ha hecho saber, sibilinamente y con todos los resguardos necesarios para el caso, que no está de acuerdo con Macri. Es obvio que, como Papa, y con todas las limitaciones que le impone el cargo, hace lo que puede por ayudar politicamente al peronismo.

        Su posicion teologica, su cosmovision de la religion, etc, es otro tema. Su posicion politica, en el contexto argentino,(tema que no es universal ni teológico pero que inevitablemente, como para cualquiera, es un factor en su actitud) es claramente peronista.

        No entiendo cual es el problema en ( esto tan obvio y verificable) para quienes son peronistas, fuera de pretender que no pasa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: