Argentina, a la distancia – 2da. parte

Amanecer en Argentina, desde órbita

Al terminar la primera parte, prometí “analizar las chances de Macri, y de la oposición posible, el inorgánico y difuso peronismo”. Arriesgado, porque tiene que ver con la política como actividad, y hace dos semanas que no hablo con nadie de la fauna. Y puede haber hechos imprevistos, entre el momento que escribo y el que programo para publicar, que provoquen que lo que digo parezca una pavada. Bueno, es el riesgo de los que escribimos.

Por otro lado, cuento con algunos elementos a favor. Uno es que el lúcido Julio Burdman publicó en Anfibia una nota que actualiza y refuerza con datos concretos un planteo que desde largo tiempo defendemos unos cuantos: No corresponde subestimar al PRO como fuerza política, como lo que es.

Recomiendo que lo lean (también sirve para entender a los políticos peronistas; a todos los políticos profesionales). Creo que hace falta, porque todavía muchos en el campo nac&pop, y también en la izquierda ingenua, les cuesta aceptar que un proyecto que reivindica el individualismo y el éxito personal, que no asume la mayor parte de los valores “políticamente correctos” del progresismo y el resto los delega a las ONG, tiene un espacio inerradicable en la política argentina, porque muchos de nuestros compatriotas tienen esa misma postura. Al igual que en todos los países del mundo por supuesto. (Esta incapacidad para entender a los otros es, irónicamente, parecida a la oposición rabiosa que no podía -ni puede- aceptar que los kirchneristas, o los peronistas en general, sean otra cosa que borregos manejados por delincuentes).

Hasta mi amigo Artemio López, que encuentra útil repetir que lo que pasa es sólo una conspiración de una Derecha impersonal, malvada y monolítica, lo reproduce. Aquí, sólo les voy a copiar este párrafo “En el arranque hubo una decisión fundamental, y sin dudas inteligente: el freno a una coalición. Mauricio Macri, tras haber nombrado a Gabriela Michetti como compañera de fórmula, puso a Federico Pinedo como presidente provisional del Senado, y a Emilio Monzó como titular de la Cámara de Diputados. Toda una línea sucesoria leal, y de su propio partido. Si Dilma Rousseff hubiera hecho lo mismo, en lugar de encomendar sus espaldas a una banda de conspiradores, hoy seguiría en el Planalto. Entregó poco a sus aliados radicales y lilitos, y así y todo, los tiene siempre a su lado. Algo está haciendo bien“.

Las circunstancias del PRO y del PT son muy distintas. Pero este punto me parece interesante porque indica -si hiciera falta- que, por toda la tradición yrigoyenista, de Lebensohn, de Alfonsín (padre), el radicalismo ha devenido en el aparato político de un espacio conservador. No parece sufrir más tensiones por eso que las que provienen de un reparto escaso.

Atención: que la variante PRO de esta “derecha” armara una coalición y ganara la Presidencia, fue producto de un conjunto de circunstancias favorables (a ellos) y, por supuesto, de errores de sus contrincantes (como sucedió con la experiencia kirchnerista, dicho sea de paso). Mi insistencia apunta a que es necesario que un proyecto político nacional en serio debe tomar en cuenta esta realidad, no para rendirse ante ella, sino para aspirar a gobernar al conjunto. Y que la consigna “Vamos por todo!” es una estudiantina divertida, o que puede inspirar declaraciones apasionadas en las columnas de comentarios de un blog. Pero que es imposible en una sociedad moderna y compleja, como, a pesar de todo, Argentina es. Salvo que, como en Venezuela y sitios más lejanos, se apoye en un ejército politizado y leal… mientras lo sea.

Entonces, el tema no es si la experiencia Macri es viable. Creo que la realidad ya se pronunció sobre eso. Es si puede tener éxito y perdurar, o no.

Sobre esto, debo volver a disentir con los amigos de Artepolítica, con los que diferí sobre identidad del macrismo con otras versiones anteriores de “derecha”. Ellos son pesimistas (desde el punto de vista de su compromiso político, que es el mío). Se apoyan en una obra clásicael Estado Burocrático Autoritario, en la que Guillermo O’Donnell destacaba que la gestión de Adalbert Krieger Vasena durante el gobierno de Juan Carlos Onganía “no era antiestatista ni proponía un retorno al laissez-faire” ni era “hostil per se a una expansión del aparato estatal, ni siquiera de sus actividades económicas” siempre y cuando aquello sirviera “a la expansión de la estructura productiva oligopólica de la que surgen sus principales portavoces”, todos pertenecientes a la “Gran Burguesía”.

En Brasil (con un pasado siempre actual, como el nuestro), Maria da Conceição Tavares y el actual canciller brasileño (de Temer), José Serra, escribieron en 1971 un trabajo titulado “Más allá del estancamiento”. Y ahí describieron algunas de las bases sobre las que se asentaba el llamado “milagro” brasileño logrado por la dictadura.

Tavares y Serra mostraban que se podía producir una dinámica de expansión económica muy fuerte, aunque en el marco de un modelo “concentrador y excluyente”. Así, la acumulación y el crecimiento tenían  su base en la expansión de ciertos sectores líderes (petroquímica, minería, siderurgia, energía eléctrica, transporte y comunicaciones).

Ese “estilo de desarrollo” funciona de esta manera:

  • La base productiva incluye ramas “de punta” vinculadas a producción de bienes de consumo relativamente alto, también de insumos para esos rubros y algunas ramas tradicionales.
  • Se acentúa proceso de conglomeración financiera, que concentra y distribuye el  excedente generado desde y hacia esos sectores líderes.
  • El ingreso se concentra en forma continua. Se mantienen bajos los salarios e incluso se reducen en términos reales.
  • El Estado genera economías externas, realiza el abastecimiento de insumos críticos y de uso general a precios reducidos para los sectores líderes, nutriendo así la expansión de empresas extranjeras en el interior del país. El sector público pacta con un conjunto de empresas transnacionales sin mayores compromisos con la “burguesía nacional”.

Y sí. Brasil logró un crecimiento industrial impresionante, con una dictadura “cívico-militar”. Y nosotros no. Los motivos… son una vieja discusión. Pero irrelevante. Porque el mundo y el sistema económico global de la década del ´60, hace medio siglo, eran profundamente diferentes al actual. Y porque hoy no existen sectores “burocráticos autoritarios”, con uniforme o sin él, con un proyecto de crecimiento industrial local.

Los gigantescos conglomerados empresarios, hoy completamente integrados en la lógica de la valorización financiera, rigen sus inversiones con un criterio global. Y no hay ninguna indicación que vayan a hacerlo en Argentina (Como asesor financiero, me costaría encontrar argumentos para hacerlo, excepto en campos específicos, menores). De todos modos, mi evaluación personal es también irrelevante. El hecho es que no hay planes de inversiones significativos.

Con esos conglomerados, sólo pueden tratar en condiciones razonables Estados poderosos, con proyectos y prioridades claras. Macri no los tiene, y no hay fuerzas sociales en que pudiera apoyarse para desarrollarlos. Más grave todavía, no cuenta con un Estado moderno. Ni muestra interés en construirlo. La ola de despidos en las oficinas públicas sólo ha abierto nichos para nombramientos políticos, sin ningún paso para la formación de personal.

Entonces, no veo posible una consolidación de la experiencia Macri. Esa sólo sería posible si el sufrimiento de los sectores más humildes fuera compensado con prosperidad para una parte considerable de los numerosos sectores medios argentinos. No parece estar en las cartas. Las próximas elecciones – en poco más de doce meses – pueden provocar un debilitamiento serio… si sus adversarios saben presentar ofertas atractivas.

Bueno, la tercera parte queda pendiente. Tal vez ya la escriba en casa.

(Continuará)

Anuncios

16 Responses to Argentina, a la distancia – 2da. parte

  1. Politico Aficionado dice:

    ¿Será posible que Mauricio se haya creído realmente lo del laissez faire?

  2. guido dice:

    Coincido. Además de Brasil se puede mencionar Chile, sin duda la experiencia de desarrollo conservador más exitosa de la región. El reparto regresivo (en algunas etapas muy acentuadamente regresivo, en otras bastante regresivo) puede maridarse bien con una sociedad estable (y la estabilidad es un requisito básico de cualquier inversión de relevancia para quien puede optar por el resto de los países del mundo) si y solo si ello ocurre en un contexto de crecimiento sostenido. Chile crece casi sin interrupción hace más de 3 décadas. En ese marco, el “derrame” funciona lo estrictamente suficiente como para que nadie prenda fuego la casa de gobierno. El que arrancó con 10 tendrá 40, ok, pero el que tenía 1 tiene 4 (o 3, o dos y medio) y puede ver que está mejor. Objetivamente lo está. En una etapa de recesión no parece tan sencillo. Macri depende imperiosamente de un endeudamiento muy por encima del que apenas está cubriendo las obligaciones corrientes (y que es una bestialidad en términos históricos recientes) y ponerse a tirar cemento, o inversiones extranjeras que no parecen tener la mirada puesta en la Argentina.

    Paradójicamente, para revertir la relación de fuerzas sociales, favorable a los de siempre pero menos que hace apenas 15 años, es necesaria una mejoría absoluta y visible de las condiciones de vida de la gente. Solo en el marco de una mejoría absoluta puede ser viable un empeoramiento relativo* sin que explote todo por los aires.

    *Y por supuesto que este “empeoramiento” no es más que una opinión ¿Donde está escrito, dirán los liberales, que la igualdad sea algo “bueno” per se?

    • elnelson dice:

      Chile tuvo 10 años más de dictadura que nosotros, eso probablemente influyó en que la gente tienda a quejarse menos ante condiciones más difíciles.
      Santiago de Chile, Viña del Mar, son hermosas en su centro. Los barrios más altos en Valparaíso no tienen nada que envidiarle a la villa Zabaleta o la de Retiro.

  3. concuerdo.

    pero la falta de “ofertas atractivas” es un pequeño gran problema.

    supongo que en el próximo analizarás las potencialidades en ese sentido.

  4. Capitán Medibacha dice:

    El análisis sobre las habilidades o deficiencias del gobierno del PRO no puede hacerse fuera del marco global cada vez más desfavorable que, desde hace algunos años, nuestra realidad nacional e internacional viene enfrentando.-

    1.- La gravísima crisis económica generada por los grandes bancos y el sistema financiero de los EEUU (desde la caída de Lehman Brothers en adelante) se propagó al resto del mundo generando un clima recesivo generalizado.- Durante unos años América del Sur pudo eludir ese clima debido al aumento generalizado de los precios de las commodities por nosotros exportadas; al crecimiento inusual experimentado por China; a la relativa autonomía de nuestros países respecto de los EEUU (Mercosur, Unasur, Celac); y a políticas económicas más inclusivas y pro mercado interno.-

    2.- Ello se revirtió drásticamente desde el 2014, bajando el precio internacional de los productos que exportan nuestros países y haciendo que la recesión internacional golpeara intensamente a nuestros países.- China perdió buena parte de su impulso al crecimiento y posiblemente entró en algún tipo de entendimiento con los EEUU y la CEE para llevar esos precios a la baja.-

    3.- Este escenario económico desfavorable impactó de lleno en las políticas de los distintos países del subcontinente.- Desde ya que cada uno de ellos respondió a su manera a las nuevas circunstancias, pero el cimbronazo se sintió de modo generalizado, más allá de los aciertos o errores de los distintos Gobiernos.- Bachelet en Chile, Maduro en Bolivia, la derecha argentina ganando sus primeras elecciones, Dilma a punto de ser destituida en Brasil, Keiko Fujimori con serias posibilidades de ser elegida Presidente del Perú, Evo Morales perdiendo el plebiscito para poder seguir un período más, Correa perdiendo elecciones municipales en Ecuador, etc..- En todos los casos EEUU recobra influencias que había perdio.-

    4.- En este orden de ideas, el Gobierno de Macri representa el modo argentino de asimilar este tsunami neoliberal y conservador que ha llegado a nuestra región.- Conozco muchísima gente que votó por Macri en noviembre pasado, pero a muy pocos que se definan como macristas o simpatizantes del PRO.- La gran mayoría de los que votaron por Macri, lo hicieron en contra de los Kirchner, pero ni siquiera sienten simpatía por Macri. Así como en Brasil el apoyo al impeachment de Dilma no es en favor de Temer sino en contra del PT, de Lula y de Dilma.- Sí siento un reverdecer de toda la ideología conservadora y de la derecha neoliberal que es propalada en cadena constante por los medios de comunicación.- Allí sí que se da una grieta cultural fenomenal.- Muchas veces siento que vivimos en países distintos.-

    5.- Llegando finalmente a Macri, tengo en claro que hasta ahora no ha tomado una sola medida que a mi me parezca correcta.- Estoy en contra de todo lo que ha hecho desde el 10 de diciembre/2015 hasta hoy.- Tampoco comparto la forma en que actúa y mucho menos me gusta el discurso que repiten él y su séquito.- Tengo claro que pertenece a una pequeñísima minoría de ricos y que durante su gobierno volcará la regadera hacia su grupo.- Hará lo que esté a su alcance para beneficiar al capital concentrado extranjero y al nacional sumiso a aquél, aunque sea a costa de la mayoría del pueblo con escasos recursos.- Cuando termine su gobierno seguramente Argentina estará mucho peor que ahora.- Mi real temor es a la violencia.- En estos meses hemos asistido a retrocesos que no suponía que serían tan graves ni fáciles de lograr para Macri.- Seguramente ello continuará durante este gobierno, lo que genera el riesgo de que Macri choque el barco, termine en un descalabro económico y en un estallido social.- Ello sería tanto más grave frente a la ola conservadora y derechista que golpea nuestro subcontinente.- Destruir es tanto más sencillo que construir.-
    Saludos, Capitán Medibacha

  5. Maru dice:

    Hola! Me gustaría que visites mi blog http://www.unaminajodida.com/ y me dejes tu opinión, que todavía estoy creciendo poco a poco esperando ser tan genial como vos! Tengo un poquito de todo: Recetas, manualidades, tips, reseñas de libros, películas, series, restaurants y un poquito más…

  6. victorlustig dice:

    la pregunta de oro aca en todo caso es por que pensar que los que desperdiciaron ahora no lo harian?

    Ejemplos, sobran

  7. Rogelio dice:

    Ana Lía:

    Es interesante poner en paralelo las distintas perspectivas que expone Abel en el post con la que hoy plantea Carlos Pagni en La Nación: <a href="http://www.lanacion.com.ar/1901508-el-exito-de-macri-atado-a-brasil-y-a-la-interna-del-peronismo” rel=”nofollow”>El éxito de Macri, atado a Brasil y a la interna del peronismo.

    Pareciera que no le preocupan las potenciales “ofertas atractivas” de la oposición ni se entusiasma por un “peronismo inorgánico y difuso” sino que ve desafíos muy actuales, reales y operativos.

    Las mismas urgencias las describió Eduardo Fidanza el día sábado, también en la Tribuna de Doctrina: <a href="http://www.lanacion.com.ar/1900941-las-chances-de-una-logica-politica-alternativa” rel=”nofollow”>Las chances de una lógica política alternativa.

    Saludos cordiales
    PS: como creo recordar que usted vive en Brasil, quizás nos pueda contar en dos palabras, qué pasó hoy ahí.

    • rogelio, para no ser descortés entré a leer, sobre todo la nota de pagni; de la otra vi que abel tomó lo único que podía servir para el análisis.
      fue como entrar en un feedlot.
      en cuanto a lo q preguntás, tu comentario es de ayer, y como tal vez no leamos lo mismo, no sé si te referís a la filtración de una conversación telefónica en que dos pmdebistas implican a la corte suprema y al ejército en el golpe, sin mediastintas, para lograr el impeachment, para parar el lava jato, que los arrastra a todos ellos.
      el análisis más serio que leí, de greenwald, que está viviendo en Brasil, plantea a quién beneficia la filtración, lo q contesta tu pregunta y aclara quién lo hizo.
      en dos palabras, como pedís: al psdb, el partido de aecio neves, fhc, serra, etc.
      tal vez ya lo sepas, o no sea eso lo que preguntabas? va el link de the intercept y el texto en portugués.

      Novo abalo político no Brasil: é hora da mídia começar a dizer “golpe”?
      Glenn Greenwald May 23 2016, 12:50 p.m.
      (To read the English version of this article, click here.)

      O PAÍS ACORDOU HOJE com a notícia das secretas e chocantes conversas envolvendo um importante ministro do recém-instalado governo brasileiro, que acendem uma luz a respeito dos reais motivos e agentes do impeachment da presidente democraticamente eleita, Dilma Rousseff. As transcrições foram publicadas pelo maior jornal do país, a Folha de São Paulo, e revelam conversas privadas que aconteceram em março, apenas semanas antes da votação do impeachment na Câmara. Elas mostram explícita conspiração entre o novo Ministro do Planejamento, Romero Jucá, e o antigo executivo de petróleo Sergio Machado – ambos investigados pela Lava Jato – a medida em que concordam que remover Dilma é o único meio para acabar com a investigação sobre a corrupção. As conversas também tratam do importante papel desempenhado pelas mais poderosas instituições nacionais no impeachment de Dilma, incluindo líderes militares do país.
      As transcrições estão cheias de declarações fortemente incriminadoras sobre os reais objetivos do impeachment e quem está por trás dele. O ponto chave da conspiração é o que Jucá chama de “um pacto nacional” – envolvendo as instituições mais poderosas do Brasil – para empossar Michel Temer como presidente (apesar de seus múltiplos escândalos de corrupção) e terminar com as investigações uma vez que Dilma fosse removida. Segundo a Folha, Jucá diz que o Impeachment levaria ao “fim da pressão da imprensa e de outros setores pela continuidade das investigações da Lava Jato.”
      Não está claro quem é o responsável pela gravação e pelo vazamento da conversa de 75 minutos, mas a Folha reportou que elas estão atualmente nas mãos do Procurador Geral da República. Jucá é líder do PMDB, partido do presidente interino Michel Temer, e um de seus três homens de confiança. Novas revelações serão provavelmente divulgadas nos próximos dias, tornando mais claras as implicações e significados destas transcrições.
      As transcrições contêm duas revelações extraordinárias que podem levar toda a imprensa a considerar seriamente chamar o que aconteceu no pais de “golpe”: um termo que Dilma e seus apoiadores vem usando por meses. Quando discutia a conspiração para remover Dilma como um meio de finalizar a Lava Jato, Jucá disse que as forças armadas do Brasil apoiam a conspiração: “Estou conversando com os generais, comandantes militares. Está tudo tranquilo, os caras dizem que vão garantir.” Ele disse ainda que os militares “estão monitorando o MST,” o movimento rural de trabalhadores que apoia os esforços do PT pela reforma agrária e redução da desigualdade, e que liderou protestos contra o impeachment.
      A segunda revelação – e talvez mais significante – é a declaração de Jucá de que assegurou o envolvimento de juízes na Suprema Corte do Brasil, a instituição apontada pelos defensores do impeachment como salvaguarda da credibilidade do processo e utilizada para negar a teoria do golpe. Jucá afirmou que “tem poucos caras [no STF]” a quem ele não tem acesso. O único ministro da Suprema Corte que ele alega não ter contato é Teori Zavascki, que foi apontado por Dilma e de quem – notavelmente – seria impossível obter apoio para barrar a investigação (a ironia do impeachment é que Dilma protegeu a investigação da Lava Jato da interferência daqueles que querem impedi-la). As transcrições também mostram ele dizendo que “a imprensa quer tirar ela,” e que “essa porra não vai parar nunca” – falando sobre as investigações – até que ela saia.
      As transcrições fornecem provas para quase todas as suspeitas e acusações expressas há tempos pelos oponentes do impeachment a respeito daqueles que conspiram para remover Dilma do poder. Durante meses, os apoiadores da democracia brasileira defenderam dois argumentos sobre a tentativa de remoção da presidente democraticamente eleita: (1) o propósito principal do impeachment de Dilma não era acabar com a corrupção ou punir os corruptos, mas justamente o oposto: proteger os verdadeiros corruptos dando-lhes poder com a saída de Dilma e, logo, permitindo que terminassem com as investigações da Lava Jato; (2) os defensores do impeachment (liderados pela oligarquia midiática nacional) não têm qualquer interesse em limpar o governo, mas tomar o poder que jamais conquistariam democraticamente, para então impor uma agenda de direita e a serviço das oligarquias, que a população brasileira não aceitaria.
      As duas primeiras semanas do recém-instalado governo de Temer mostram grandes evidências para ambos os argumentos. Ele nomeou vários ministros diretamente envolvidos em escândalos de corrupção. Um importante aliado que vai liderar a coalização de seu governo na Câmara dos Deputados – André Moura – é um dos políticos mais corruptos do país, alvo de múltiplas investigações criminais, não só por corrupção mas também por tentativa de homicídio. O próprio Temer está profundamente implicado em casos de corrupção (ele enfrenta a possibilidade de se tornar inelegível pelos próximos oitos anos), e está correndo para implementar uma série de mudanças de direita e orientadas para as oligarquias do país, que o Brasil jamais permitiria democraticamente, inclusive medidas, como detalhado pelo Guardian, para “suavizar a definição de escravidão, reverter a demarcação de terras indígenas, cortar programas de construção de casas populares e vender ativos estatais em aeroportos, serviços públicos e os correios”.
      Mas, ao contrário dos acontecimentos das últimas semanas, essas transcrições não são meras evidências. Elas são provas: provas de que as principais forças por trás da remoção da Presidente entenderam que removê-la era o único meio de se salvarem e de evitarem que sejam responsabilizados por sua própria corrupção; provas de que os militares brasileiros, as principais organizações de mídia, e sua Suprema Corte foram conspiradores ativos na remoção da presidente democraticamente eleita; provas de que os agentes do impeachment viam a presença de Dilma em Brasília como garantia de que as investigações da Lava Jato continuariam; provas de que nada daquilo tinha a ver com a preservação da democracia brasileira, mas com sua destruição.
      Por sua parte, Jucá admite que essas transcrições são autênticas mas insiste que foi tudo um mal-entendido e que seus comentários foram retirados do contexto, chamando isso “also banal.” “Aquela conversa não é um pacto sobre a Lava Jato. É um pacto sobre a economia […] É um pacto para se tirar o Brasil da crise,” disse ele em uma entrevista, nesta manhã, ao blogger de política do UOL Fernando Rodrigues. A explicação não é minimamente razoável à luz do que ele disse na gravação, bem como da explícita natureza conspirativa da conversa, na qual Jucá insiste numa série de encontros particulares, em detrimento de encontros em grupo, para evitar suspeitas. Líderes políticos já estão pedindo seu afastamento do governo.
      Desde a instalação de Temer como presidente, o Brasil tem visto intensos e crescentes protestos contra ele. A mídia brasileira – que vem tentando desesperadamente glorifica-lo – tem evitado a publicação de pesquisas por algumas semanas, mas os últimos dados mostrar que Temer tem apenas 2% de apoio e que 60% da população querem seu impeachment. A única pesquisa recentemente publicada mostrou que 66% dos brasileiros acreditam que os legisladores votaram pelo impeachment em benefício próprio – uma crença reforçada pelas transcrições – enquanto apenas 23% acreditam que foi em prol do país. Ontem, em São Paulo, a polícia colocou barricadas na rua onde fica a residência de Temer por conta de milhares de manifestantes que se dirigiam ao local; a polícia usou mangueiras e gás lacrimogêneo para dispersar os protestos. O anúncio do fechamento do Ministério da Cultura levou artistas e simpatizantes a ocupar secretarias de cultura em todo o país em protesto, o que forçou Temer a reverter a decisão.
      Até agora, o The Intercept, como a maioria da mídia internacional, se absteve de usar a palavra “golpe” apesar de ter sido (como muitas outros meios de comunicação) profundamente crítico da remoção antidemocrática de Dilma. Estas transcrições compelem a um reexame desta decisão editorial, particularmente se não surgem evidências para pôr em questão a razoabilidade do significado das declarações de Jucá ou seu nível de conhecimento. Um golpe parece, soa e cheia exatamente como esta recém revelada conspiração: assegurando a cooperação dos militares e das instituições mais poderosas para remover uma presidente democraticamente eleita por motivos egoístas, corruptos e ilegais, para então impor uma agenda a serviço das oligarquias e rejeitada pela população.

      Se o impeachment de Dilma continua inevitável, como muitos acreditam, essas transcrições tornarão muito difícil a permanência de Temer. Pesquisas recentes mostrar que 62% dos brasileiros querem novas eleições para eleger seu presidente. Esta opção – a opção democrática – é a solução mais temida pelas elites do Brasil, porque elas estão apavoradas (com bons motivos) com a possibilidade de que Lula ou outro candidato que as desagrade (Marina Silva) possam ganhar. Mas essa é a questão: se, de fato, é a democracia que está sendo combatida e aniquilada no Brasil, é hora de começar a usar a linguagem apropriada para descrever isso. Estas transcrições tornam cada vez mais difícil para as organizações de mídia evitarem fazê-lo.

      *

  8. ricardo j.m. dice:

    http://www.ambito.com/diario/840215-cgt-no-va-al-paro-y-negocia-a-cambio-fondos-para-obras-sociales

    el hambre es del otro para la cgt, los despidos son de otro.

    viva patroncito peronista, los convencimos general los convencimos

    • Norberto dice:

      Evita tenía una definición muy distinta para esos que se dicen peronistas y actúan de tal forma, y no es necesario buscar demasiado para encontrarla.
      Nunca menos y abrazos

      • victorlustig dice:

        Norberto
        Nadie es peronista o todos soms peronistas,poner a Evita aca solo genera preguntas, que hubiera dicho de
        a) Medir la pobreza es estigmatizante (Ver Carrillo y su obra)
        b) Vice Boudou (seleccionado por la Sra.)
        mejor, dejela afuera

        PS Que bien que anda Rio Turbio eh! y todo lo que ahora esta a la luz publica cuanto hace se lo dije? ah si, la culpa es de Calcaterra, buenismo, si quiere hablamos mas de energia eh

      • Mariano T. dice:

        Cierto que Rio Turbio iba a ser la revolución energética según Norberto

  9. […] en mi cabeza mi mirada sobre el peronismo hoy (y el año que viene), como me comprometí cuando en mi último posteo conté como veía lo de Macri. Pero en los comentarios Rogelio acercó un par de artículos y […]

  10. […] que estoy escribiendo es la continuación de la 1° y la 2° parte de Argentina, a la distancia. Pero tengo que reconocer, de entrada, que en este tema, la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: