Las razones de Trump

trump

En este blog ya se ha hablado del fenómeno Trump. Empecé aquí, a comienzos de febrero, y seguí, según pueden verlo en el buscador. Corresponde: un desarrollo político sorpresivo, en un país muy poderoso, puede tener consecuencias en todo el planeta. Si ese país, además, tiene el hábito de intervenir, con más o menos brusquedad, en los asuntos de los otros…

Quiero apuntar que la mayoría de los análisis publicados sobre el asunto… no me impresionan. O se lo encara desde un discurso tradicional de izquierda, o -más frecuente- desde los del discurso democrático ortodoxo en EE.UU. y en Europa (que los columnistas de los medios locales copian fielmente). En ambos casos, hay como una queja “¡Cómo se puede decir en público lo que dice Trump! No es políticamente correcto!“. Ahora, en cuanto a explicar…

Hay excepciones, claro. Una, que probablemente no han leído porque apareció en una publicación intelectual y conservadora del Witherspoon Institute, me parece inteligente y no convencional. Y lo que dice sobre los motivos que explicarían que muchos estadounidenses de la clase trabajadora se muestran dispuestos a votar al Donald creo que puede advertirnos algo sobre las actitudes de los votantes en una sociedad muy distinta, como la nuestra. Lo que dice sobre un fastidio no expresado con la “corrección política”, por ejemplo, puede ser uno de los factores que restaron votos de los “de abajo” en la primera vuelta, en octubre 2015.

Al punto: Carson Holloway, politólogo, estudioso de la filosofía griega y autor of Hamilton vs Jefferson in the Washington Administration, afirma aquí que la discusión de los conflictos entre facciones en la Política de Aristóteles da una visión histórica sobre el meteórico ascenso de Donald Trump a la popularidad política: Los estadounidenses comunes están actuando en defensa de sus intereses económicos como los perciben y contra el reino de la corrección política. Se los traduzco y resumo. Y agrego mi comentario al final.

Trump es, como todo el mundo sabe, dado a la exageración jactanciosa. Él no está exagerando, sin embargo, cuando dice que el movimiento político que ha provocado es una de las más grandes historias de la política norteamericana durante varias décadas. Los estudiantes de la política estadounidense, les guste o no el sujeto, deben tratar de entender un desarrollo tan sorprendente. Este deber es particularmente serio para los conservadores, ya que el éxito de Trump es un fenómeno de la Derecha estadounidense; ha cooptado una parte importante de sus votantes y está cerca de ganar la nominación del partido político conservador de Estados Unidos.

Por desgracia, muchos intelectuales conservadores parecen haberse quedado en un estado de indignación que hace que les sea difícil de entender el fenómeno. Ellos se han convencido de que un voto por Trump es necesariamente y, obviamente, un acto de irresponsabilidad política. Sin embargo, Trump ha ganado los votos de millones de estadounidenses ordinarios.

El ascenso de Trump es inteligible como un ejemplo del fenómeno recurrente que Aristóteles trata en el libro cinco de su Política: los conflictos entre facciones. No todos esos conflictos tienen como objetivo derrocar al régimen existente. A veces, Aristóteles enseña, los que participan en ellos tienen como objetivo simplemente conseguir el control del gobierno existente. Esto es lo que estamos viendo: Trump afirma que los actuales gobernantes han demostrado ser incompetentes, y sus seguidores están de acuerdo.

… Aristóteles identifica los bienes (y males) por los que los hombres se involucran en conflictos entre facciones: “beneficio y honor y sus opuestos”. Luchan por la ganancia o gloria, o con el fin de evitar la pérdida y desgracia. Dicho de otro modo, los seres humanos se involucran en conflictos entre facciones por el bien de su propio interés y el respeto propio.

¿Qué luz arroja esto en nuestra situación actual? Comencemos con la utilidad o interés propio. Hay un sentido obvio en el que los partidarios de Trump están actuando en defensa de sus propios intereses económicos tal como los perciben. A diferencia de otros candidatos, Trump es distintivo debido a sus denuncias estridentes de la inmigración ilegal (así como sus sugerencias ocasionales que incluso la inmigración legal se encuentra actualmente en un nivel demasiado alto) y de las políticas de libre comercio de Estados Unidos de las últimas décadas. No es difícil ver cómo tales fenómenos son contrarios a los intereses de los partidarios de Trump en gran medida de clase media y trabajadora.

Desde el punto de vista de la clase obrera de Estados Unidos, el libre comercio y la inmigración son dos caras de la misma moneda. Ambos tienden a rebajar los salarios de los trabajadores estadounidenses: dan ocasión para que los empleadores estadounidenses tengan acceso a un mayor número de empleados potenciales: o bien las personas de otros países, o personas de otros países que vienen a los Estados Unidos. Esa competencia significa que los trabajadores no podrán exigir un salario tan alto por su trabajo. Este problema se agrava, por supuesto, cuando tienen que competir contra los trabajadores de países que están acostumbrados a un salario mucho más bajo. Y se agrava aún más cuando estos competidores están ilegalmente en el país y por lo tanto no están en condiciones de exigir los niveles de salario a que los estadounidenses están acostumbrados.

El defensor del libre mercado global de bienes y mano de obra tiene una respuesta lista (y muy usada) a tales quejas: Tales acuerdos son beneficiosos para toda la sociedad en el largo plazo, ya que impulsan a la baja los precios de los bienes producidos por el trabajo humano . Cualquiera que sea la verdad de este argumento, probablemente no es suficiente para convencer a los partidarios de Trump. Después de todo, las personas que trabajan desean y están obligados a mantener a sus familias, no en el largo plazo, sino en el corto y medio plazo. La prosperidad posterior de la sociedad en su conjunto es pequeño consuelo para ellos si se encuentran en desventaja por períodos que podrían sumar la mayor parte de su vida laboral.

Esto por el lucro. ¿Qué hay del honor? ¿Hay un sentido en el que los seguidores de Trump se pueden entender como la participación en conflictos entre facciones en defensa de su propio auto-respeto? Existe, pero necesitamos entender otra de las distinciones de Aristóteles. Basa su enseñanza política en su comprensión de la naturaleza humana, en lo que es común a todos como miembros de la misma especie. Sin embargo, también indica que es esencial saber que la naturaleza humana se presenta en diferentes formas en las comunidades políticas. En todas las ciudades hay, por un lado, los pocos ricos y refinados que piensan que merecen ser superiores a la mayoría y, por otro lado, los muchos que simplemente tratan de asegurar para sí mismos una cierta igualdad. Esta distinción es especialmente relevante en lo que respecta a la lucha por el honor: Pocos buscan distinción y gloria, mientras que muchos buscan más modestamente no ser rechazados o humillados.

Hay dos maneras obvias en el que los seguidores de Trump ven su candidatura como una herramienta mediante la cual pueden reivindicar su autoestima o vengar y rectificar una cierta humillación. La primera se refiere a la discusión anterior de los intereses económicos. Los partidarios de Trump creyeron durante mucho tiempo que los partidos políticos defendían sus intereses. Ahora ya no creen esto, y sienten que han sido engañados y manipulados. Ellos están reaccionando, como es comprensible, con ira.

La segunda manera se relaciona con la forma Trump muestra su desprecio por la “Corrección política”. Muchos norteamericanos experimentan el reino tan extendido de la corrección política como una forma de rechazo o humillación. No es necesario entrar en detalles aquí, porque casi todo el mundo sabe cómo funciona esto. Baste decir que el propósito de la corrección política es advertir a ciertos ciudadanos que sus opiniones (sobre los negros, los pobres, los inmigrantes) no son respetables. Es mejor que no las expresen, y si deben aventurarse, deberían tener cuidado con la forma en que lo hacen … Lo sienten como una forma de humillación y por lo tanto están eufóricos que alguien como Trump esté dispuesto y capaz de desafiarla.

Como Aristóteles nos ayuda a comprender el fenómeno Trump, también es útil para sugerir cómo tratar con él. Los conflictos entre facciones no pueden ser eliminados por la denuncia de las personas que participan en ellos. Son movidos por pasiones humanas básicas. Es necesario abordar las causas subyacentes, las desigualdades de ganancia y el honor que generaron el conflicto entre facciones en el primer lugar. Donald Trump puede ser derrotado este año y decidir abandonar la política. Pero sospecho que Aristóteles nos advertiría que mientras las preocupaciones del estadounidense medio sobre el libre comercio, la inmigración, y la corrección política sigan sin resolverse, no hemos visto el final del movimiento político que Trump ha llamado a la existencia“.

Mi comentario: Sigo pensando lo que afirmé hace varios meses: la próxima Presidente de los EE.UU. será Hillary Clinton. No me baso en las encuestas, que le dan ventaja. Son fotos, y pueden cambiar. Me baso en que en la sociedad y en la política estadounidense hay un fuerte componente aristocrático/oligárquico (elija el término que prefiera) y a los sectores con poder establecido no les gusta un poder personal imprevisible. Y el Donald lo es.

Pero estoy de acuerdo con la conclusión de la nota: lo que expresa Trump seguirá existiendo en esa sociedad (como también lo que expresa Bernie Sanders, cómo no). Y esas tensiones también se manifestarán en otras sociedades, en lugares muy distintos del globo. Porque el sistema económico global vigente y sus supuestos subyacentes están crujiendo. La forma en que se manifestarán… depende de la política. De todos nosotros.

 

Anuncios

13 Responses to Las razones de Trump

  1. Rodrigo dice:

    Muy buen posteo estimado Abel. Lo de Aristóteles me sorprendió: es impresionante hasta qué punto uno puede seguir alimentándose de ideas con los libros “clásicos” (Aristóteles, Platón, Maquiavelo, Montaigne, Heródoto). Ok, es un comentario de nerd traga libros.
    Abrazo grande y gracias por el aporte!!

  2. Casiopea dice:

    Muy buen análisis. Trump es demasiado poco claro como para que uno pueda anticipar qué haría o dejaría de hacer. Pero justamente por su falta de claridad es que capta el voto “disconforme” de una amplia gama de votantes (no solamente republicanos), que no saben bien qué votan aunque sí saben por amarga experiencia que no les pueden creer a los “otros” políticos. La verdad, no los culpo por no creerle a nadie después del Misión Cumplida de Bush hijo, los entuertos de la presente administración en Libia, los problemas de Obamacare etc. En definitiva, la credibilidad es el mayor activo intangible que tiene cualquier político de cualquier partido o país y es lo que no tienen los que se presentan como opciones, o no la tienen para ese tipo de votante. Por supuesto que el estilo de un candidato no cambia nada de la realidad con la que se enfrenta, sólo su manera de encararla, pero parece haber una franja muy amplia que está buscando un abordaje “diferente”. Peggy Noonan ha seguido muy de cerca el fenómeno Trump en sus columnas del WSJ. Dos ejemplos, pero hay más:

    http://www.wsj.com/articles/trump-and-the-rise-of-the-unprotected-1456448550

    http://www.wsj.com/articles/simple-patriotism-trumps-ideology-1461886199

  3. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    No tengo observaciones sobre la línea de análisis general del post ni sobre el razonamiento de Carson Holloway en la publicación del Witherspoon Institute. Tampoco tengo el propósito de discutir tu confirmado augurio de que la próxima Presidente de los EE.UU. será Hillary Clinton (aunque siga perdiendo elecciones estaduales contra Sanders),

    Veo un punto flojo en los fundamentos y conclusiones, cuando dices:

    “No me baso en las encuestas, que le dan ventaja. Son fotos, y pueden cambiar. Me baso en que en la sociedad y en la política estadounidense hay un fuerte componente aristocrático/oligárquico (elija el término que prefiera) y a los sectores con poder establecido no les gusta un poder personal imprevisible. Y el Donald lo es”.

    Me parece una simplificación excesiva decir que Trump expresa “un poder personal imprevisible”.
    Más allá de nuestros gustos y preferencias (que pesan poco y nada en la decisión final), mi impresión es que Trump es hoy un emergente que cuenta con poder bastante más orgánico y planificado – tanto en el plano interno como internacional – de lo que hoy aparece en forma manifiesta.

    Habrá oportunidad de ampliar sobre el punto

    Saludos y que continue el buen viaje.

  4. CV dice:

    El análisis es, sin duda, muy interesante. Pero creo que tiendo a coincidir con Rogelio. Y, francamente, ni siquiera veo a Trump como muy “Hamiltoniano” (simplemente tiene demasiado dinero y una linda esposa, no?).
    BTW, en 2015 se estrenó en Broadway el musical “Hamilton”:

  5. Charrua dice:

    No se puede hablar de Trump sin hablar de racismo.
    No es tanto que él personalmente sea racista (aunque parece bastante probable), sino que no se puede entender a su electorado sin ese factor.
    Para empezar, uno ve dónde tuvo más votos y emerge un patrón claro; el Sur y el Noroeste, las áreas donde hay (según encuestas) más “resentimiento racial”.
    Después uno lo mira a él y ve a un tipo que primero se mete en politica acusando al primer presidente negro de no ser ciudadano y ahora continúa insultando a los mexicanos, a los musulmanes, flirteando brevisimamente con el Ku Klux Klan…
    Continuamos con una simple foto de sus actos; son todos blancos, no hay un morocho ni por equivocación.
    Y finalmente, uno mira los datos sobre sus votantes y lo que emerge es que de “clase trabajadora”, nada. Tienen un ingreso promedio y educación bastante más alto que la media. Pequeños y medianos empresarios, como mucho.
    Creo que la manera más fácil de entenderlo es que el GOP funcionó, desde hace ya varias décadas como una alianza entre un partido democrata cristiano de centro derecha y un partido anti inmigración de extrema derecha. La falta de visión de la dirigencia republicana, su pérdida de control sobre los recursos financieros y organizativos, la activación de los miedos raciales que generó un presidente negro y el sistema de primarias abiertas permitieron que la facción usualmente minoritaria ganara la nominación.

  6. guillermo dice:

    Vocero de una clase obrera postergada que no encuentra padrino en la estructura política existente. Elefante en el bazar que no respeta los códigos, y dice barbaridades para las reglas vigentes. Oportunista que insulta y descalifica como regla a cualquiera que no esté con el, pero ajusta su discurso si hace falta.

    Yo no veo mucha diferencia con Perón 1945, en la medida en que un pais de segundo/tercer orden como Argentina entonces puede ser equiparable a USA hoy. Pero por ahi me equivoco.

    • Charrua dice:

      Mire una foto de un acto peronista del 45, una foto de un acto de Trump, piense que la mayoría de la verdadera clase obrera americana es “no blanca” y va a ver la diferencia.
      Hay una especie de perversión en la manera en que los medios yankees, cuando hablan de clase obrera, quieren decir “clase obrera blanca”.

      • victorlustig dice:

        yo dejaria que Eddie, aka nuestro comentarista en Atlanta defina (o trate) que es hoy la verdadera clase obrera norteamericana
        mucho me temo que los terminos se mezclan mucho entre los que no votan, los blue collar sobrevivientes, los red neck y los white trash

      • guillermo dice:

        Estimado Charrúa, proyectar los ensueños propios a la realidad no es una buena forma de entenderla. Sacando la compulsión incorrigible de tus correligionarios de corregir como sea la opinión de alguien que no es del palo, no entiendo ni a que viene viene tu argumento, ni qué aporta.

        Empezando por la Argentina, si te fijás en Youtube en Permiso para Pensar, hecho con documentales y noticieros peronistas de la época, mostrando manifestaciones peronistas en Buenos Aires, incluyendo el 17 de Octubre, vas a ver que si aparece una cara que hoy calificara como ‘negra’, autóctona, lo que quieras, le hubieran dado un premio a la rareza. Hay mucha cara latina de piel oliva, lo que se hereda no se roba, pero indigena no se ven, o casi no se ven. Si hacés fast forward al funeral de Evita, vas a ver lo mismo. O del 45 al 52 se hicieron pogroms, o la clase obrera/el peronismo, en Buenos Aires, fue 90/99% blanco, como era la mayoria del pais entonces, salvo provincias aisladas como el Noroeste o Corrientes /Misiones. La ‘americanización’ visible empezó a fines del peronismo, y se hizo masiva en los ultimos 20/30 años. Evita hablaba de mis grasitas o mis descamisados,no de mis negros, indios, etc. La division era socio-economica, no racial.

        Volviendo a Trump, que clase de disparate es lo de ‘verdadera clase obrera’? Un obrero industrial blanco desempleado que vive en una casa rodante cobrando seguridad social es tan clase obrera como un obrero industrial negro desempleado que vive en una casa rodante cobrando seguridad social. Si uno esta cubierto de tatuajes y ve Las Kardashian y el otro lee a Toni Morrison y James Baldwin no cambia el hecho fundamental que clase obrera desempleada son los dos. Sacate las anteojeras de pasillo de facultad, vas a ver mejor.

    • victorlustig dice:

      comparar Peron en el 45 con Trump es despreciar a Peron, puede no gustarte, pero, son cosas totalmente distintas, no lo veo a Trump con el medio aguinaldo, ponele.

      ser antiperonista staliniano te pone al nivel de los cristinistas, por decir algo, para vos Peron hizo todo lo malo, para ellos Cristina hizo todo lo bueno

      • guillermo dice:

        Lo unico que dije es que el fenómeno de Trump es lo mas equiparable a Perón que se ha dado en la politica norteamericana. Hacé la prueba de traducir mentalmente la marcha peronista, que grande sos, cuanto valés, etc, con Clintón-Clintón, San-ders San-ders o Trump-Trump-Trump como estribillo, y pensate en cual de los tres actos sería probable que la audiencia cantase eso.

        En cuanto a lo que Perón hizo de positivo o compra votos (que no son siempre lo mismo), seguro que hubo cosas muy buenas hechas por Perón. Como las hubo hechas por muchos lideres. No dije nunca que todo lo que hizo Peron fue malo, habria que ser idiota para decir eso. Como no todo lo que dice Trump es un disparate. Para mi el tema es si las partes buenas del paquete en oferta, Peron o Trump, valieron o valen la pena de tener que comerse el resto del menú, y si ese menú va a dejar un pais mejor o peor, . Cada cual en esto saca las consecuencias que le parecen.

      • guillermop dice:

        GUILLERMO…?: tiene ud idea qué se supone qué es (si es que hay acuerdo, que no lo hay) el concepto de raza en lo que se refiere al Homo Sapiens?
        Por otra parte lo noto muy perceptivo de los matices dérmicos en los documentales de los 40-50.

        Ni qué hablar de que no entiendo qué quizo decir con “Americanización”.
        Y tampoco qué idea tiene de los vínculos entre clase “socio-económica” y “raza”, aquí y en cualquier parte del mundo.

        En realidad Ud. guitarrea por lo que le dicta su sentido común.
        Y en general será el menos común bla bla…, pero no sirve para abordar temas mínimamente complejos.

  7. victorlustig dice:

    mmm, yo creo que tendremos a Trump, y, no es mas que uno de la serie que inauguro Jackson, siguio Huey Long y ahora Donald

    No casualmente en epocas de crisis los 3, antisistema de alguna forma (o al menos aparentandolo) y apelando a tirar culpas afuera

    el que viva lo vera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: