Los días finales de la Unión Europea

abril 26, 2016

obama merkel

Todos los incurables tienen cura Cinco minutos antes de la muerte” Uno recuerda este verso voluntarista de Almafuerte/Ricardo Balbín, pero las indicaciones de la agonía del sueño/ideal/proyecto de Monnet, Schumann y una generación de líderes europeos de la segunda posguerra son muy fuertes.

Creo que vale mucho la pena que los suramericanos reflexionemos en el asunto. Podemos elegir, en la siguiente década, estrategias puramente nacionales. El resultado inevitable será la condición de satélites en el “Nuevo Orden Mundial” (que, a pesar de los delirios conspirativos en Internet, no tiene nada de nuevo. Está en vigencia desde hace al menos tres décadas).

O buscar una estrategia de conjunto. Muy difícil. El dictamen de Toynbee sigue en pie “Las confederaciones laxas (acuerdos aduaneros, pactos,…) duran poco. Evolucionan hacia una confederación más fuerte o se disuelven“.

Un par de noticias de ayer me impulsaron a este posteo:

Obama alienta en Europa un resistido acuerdo comercial

Barack Obama pisó suelo alemán por quinta vez para promover la mayor zona de libre comercio del mundo: un área con 800 millones de potenciales consumidores que quedarían bajo la órbita de la polémica Asociación de Libre Comercio e Inversiones (TTIP) entre Estados Unidos y la Unión Europea.

En Hannover, ciudad del norte de Alemania donde inauguró la mayor feria industrial del mundo, Obama habló de “una enorme oportunidad de fortalecer el espacio transatlántico” y de impulsar el crecimiento y la creación de empleo. “No creo que se vaya a ratificar de aquí a fin de año”, reconoció el mandatario, quien no obstante se mostró confiado en que las negociaciones iniciadas en 2013 estén cerradas antes de que termine su mandato, dentro de ocho meses. “Las diferencias son cada vez menores”, subrayó Obama.

El TTIP “es bueno para la economía alemana y es bueno para la economía de Europa”, subrayó por su parte la canciller alemana Angela Merkel durante una conferencia de prensa conjunta. “El mundo entero se va a orientar en las normas que acuerden Europa y Estados Unidos”, señaló Merkel, tras destacar que “me alegra que el presidente Obama apoye las conversaciones, pero nosotros también tenemos que hacer nuestra parte”.

… El sábado, unas 40 mil personas (80 mil según los organizadores) protestaron en Hannover bajo la consigna “paremos el TTIP” y “por un comercio mundial justo”. Según un estudio de la fundación Bertelsmann, solo el 17% de los alemanes considera que el TTIP es positivo, contra un 33% que lo ve negativo. Otras encuestas confirman que la mayor parte de los detractores del tratado se encuentra justamente en Alemania, una de las principales economías exportadoras. Estados Unidos es el principal comprador de productos “made in Germany” y los analistas coinciden en que la economía germana es una de las ganadoras de la globalización. Pero no lo ven así la mayoría de sus ciudadanos, que desde hace décadas sufren las consecuencias de “la mayor concentración de la riqueza”, la caída constante del salario real y “la disminución del bienestar de la clase media y baja”.

Esta otra:

Un ultraderechista es el principal ganador de las elecciones en Austria

Por primera vez en la historia democrática de Austria el futuro presidente no será ni socialdemócrata ni democristiano, los dos partidos tradicionales del país alpino. Norbert Hofer, candidato ultraderechista por el Partido Liberal (FPÖ), se llevó el 35,4% de los votos y se enfrentará en mayo en segunda vuelta al ecologista Alexander Van der Bellen, que quedó segundo con el 21,3% de lo escrutado.

La victoria holgada de Hofer contradice todas las encuestas de las últimas semanas, en donde Van der Bellen era favorito. El FPÖ es un partido euroescéptico, xenófobo y populista, y su triunfo se da en unas elecciones que se vieron marcadas por la crisis de refugiados en Europa. “Necesitamos controlar nuestras fronteras. Austria no es la seguridad social de medio planeta”, había dicho el candidato durante su campaña.

Los partidos tradicionales, llamados la “gran coalición” de gobierno, sufrieron una histórica derrota electoral. El democristiano Andreas Khol quedó cuarto con un 11,2% de los votos, mientras que el candidato socialdemócrata Rudolf Hundstorfer fue quinto con un 10,9%. El actual presidente, el socialdemócrata Heinz Fischer, deja el cargo en julio tras dos mandatos de seis años.

A principios de año, e impulsados por las posiciones cada vez más radicales del FPÖ, los dos partidos que se encuentran actualmente en el gobierno endurecieron las políticas migratorias. Instauraron límites máximos de acogida y cerraron las fronteras a los países vecinos, dos medidas que fueron criticadas en Bruselas y en Alemania. Sin embargo, y a pesar de estos cambios, el creciente descontento social a raíz de la situación migratoria y económica llevó a que cada vez más votantes se inclinaran por el FPÖ“.


Crónicas de la guerra mediática

abril 26, 2016

La_Gazeta

Sobre este tema se ha escrito mucho en los 8 años y meses desde que Néstor Kirchner y el Grupo Clarín rompieron relaciones. Tal vez demasiado. Porque muchos argentinos politizados -incluyendo comunicadores K y anti K- parecen haber llegado a creer que la realidad es lo que se dice en los medios. No es así.

Pero es una parte importante de la realidad. Por eso esta crónica, un poco indignada, en la que Carlos Marino, el fundador de Letra P, pasa revista a los batallones de uno y otro lado, es un resumen valioso. Ah, el texto de Marcos Peña a que hace referencia está aquí, en su página de Facebook. Una observación al final.

“El jefe de Gabinete, Marcos Peña, se hizo cargo de una faena curiosa –o, al menos, novedosa-: explicitar y explicar la estrategia de comunicación del gobierno del presidente Mauricio Macri. Lo hizo a través de un artículo posteado este domingo en su cuenta de la red social Facebook, en el que abunda en proclamas republicanistas que ningún demócrata que se precie se atrevería a cuestionar. El problema de esta pieza de propaganda es que está incompleta. Le falta el cómo: cómo la administración PRO les otorga centralidad a los “medios independientes” y cómo hizo para desmontar el aparato mediático paraestatal que había construido el kirchnerismo. Y, en definitiva, cómo los métodos aplicados para llevar a la práctica los postulados fundamentales del plan diseñado y exhibido por Peña impactan (negativamente) en la pluralidad que el funcionario señala como objetivo prioritario.

Dice el Jefe de Gabinete: “Creemos en una lógica comunicacional distinta al gobierno anterior. Dijimos durante muchos años que el abuso de la publicidad oficial, las cadenas nacionales, los medios paraestatales, la agresión a periodistas y medios de comunicación no eran compatibles con un estado democrático, pluralista y defensor de la libertad de expresión. Por eso en estos cuatro meses desarmamos todo ese aparato y terminamos con la guerra con el periodismo.

Algunas consideraciones necesarias sobre este párrafo clave del Manifiesto Peña: El jefe de Gabinete se refiere a los medios creados o alimentados con frondosa pauta oficial en los años del kirchnerismo. Concretamente, los diarios, las radios, los portales de noticias y los canales de televisión de los grupos Indalo (de Cristóbal López), 23 (de Sergio SzpolskiMatías Garfunkel), Crónica (de los hermanos Olmos) y Diario Popular/Noticias Argentinas (de Jorge Fascetto), entre otros.

El Desmonte: El 28 de marzo pasado, Letra P contó cómo el secretario de Comunicación Publica de la Nación, Jorge Grecco, había echado a los gritos a algunos de esos empresarios, convocados a su despacho de Balcarce 50 como miembros de la Asociación Federal de Editores de la República Argentina. La pelea fue en diciembre y constituyó el anticipo de un plan de ajuste para esas empresas: el achicamiento drástico de la pauta oficial y de la utilización de los enormes saldos a favor del Estado por canjes de deudas impositivas a cambio de publicidad.

Para que se entienda: el Gobierno desmontó el aparato mediático paraestatal K asfixiando a esos medios, los empujó a situaciones límite a las que reaccionaron de forma dispar. Szpolski tomó el camino más fácil: liquidó todo. En el camino, por ejemplo, le vendió CN23 a Cristóbal López, que echó a más de un centenar de empleados. Y el caso más emblemático de esta debacle fue el diario Tiempo Argentino, que fue salvado por sus trabajadores y este domingo volvió a imprimirse bajo la conducción de una cooperativa.

Resultados del operativo desmonte:

  1. Centenares de trabajadores de prensa en la calle o en situaciones de incertidumbre y precariedad laboral.
  1. Sofocamiento de los únicos medios críticos del Gobierno.

Autor del plan: Marcos Peña, el mismo que este domingo, en su posteo incompleto de Facebook, proclamó el “estado democrático, pluralista y defensor de la libertad de expresión”.

UN CLUB EXCLUSIVO.Creemos que son centrales los medios de comunicación independientes para el buen funcionamiento de una democracia.

Algunas consideraciones sobre esta frase, también medular en el Manifiesto Peña: Como contracara del ahogamiento del conglomerado construido por el kirchnerismo para oponer voces amigables a la crítica de los “medios hegemónicos concentrados”, el macrismo salió rápidamente al rescate de los “medios independientes”, que son un pequeño puñado de grandes corporaciones.

  1. Desguazó la Ley de Medios para terminar con el “hostigamiento” al Grupo Clarín. El desmembramiento del holding que establecía la norma del kirchnerismo fue rápidamente archivado.
  1. Hizo prescribir las críticas históricas que el PRO había descargado sobre el régimen de canje de deudas impositivas por espacios de publicidad y el 15 de febrero lo prorrogó hasta el 31 de marzo, pero no para todos: los que se habían acogido al sistema establecido por la ex presidentaCristina Fernández de Kirchner no podían hacerlo en esta nueva etapa. Cinco días después de la firma del decreto por parte de Macri, Peña y el titular de la AFIP, Alberto Abad, el diario La Nación, que quedaba en condiciones de licuar una deuda con el fisco de 400 millones de pesos, publicaba su investigación sobre los desmanejos de Cristóbal López. O sea: periodismo independiente puro.
  1. Con las reformas (por decreto) a las leyes de Servicios de Comunicación Audiovisual y de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), le allanó el camino al Grupo Clarín para quedarse con el 100% de las acciones de Nextel, operación que concretó a fines del mes de enero.
  1. El Gobierno les entregó a Clarín y a Telefe, y después de un pataleo también a América, de los mendocinos Daniel Vila y José Luis Manzano, la transmisión de los partidos más importantes de cada fecha del Torneo de Primera División. El Estado aporta recursos para la logística de esas producciones y paga buena parte de los sueldos de los periodistas y técnicos que trabajan en ellas, y las empresas se quedan con todo lo que recaudan por publicidad. La versión oficial señala que, para entrar, pagaron un canon de 180 millones de pesos, y se estima que facturarán el doble. Eso sí: ahora podrían perder esos privilegios en manos del magnate estadounidense Ted Turner, que llega con recomendación de la Casa Blanca para quedarse con el fútbol criollo, aunque es muy probable que nunca haya visto ni diez minutos de ese deporte tan ajeno al gusto norteamericano.

Mientras tanto, centenares de medios se arreglan con las sobras o, en muchos casos, boquean asfixiados por la indiferencia oficial. Porque el gobierno de Marcos Peña, el mismo que se presenta encomendado a la misión patriótica de reconstruir “un estado democrático, pluralista y defensor de la libertad de expresión” – el mismo, también, que borró toda la producción del portal estatal Infojus antes de sepultarlo en el olvido-, se ha encerrado en un club de amigos que han tenido la virtud –una vez más- de interpretar cuál es la independencia que deben ejercer en esta hora de la historia nacional.

La pluralidad, por ahora, “te la debo”, diría el Presidente”.

Sólo me interesa agregar, como alguien con interés en la comunicación política, que yo creo que el discurso del Jefe de Gabinete que Marino contesta no es principalmente una pieza de propaganda. Aunque los medios amigos lo manejen como tal.

Pienso que M. P. usa Facebook para desarrollar un discurso (como siempre; esta vez va con su firma) dirigido a la interna del PRO. Está promoviendo, me parece, una estrategia determinada. Que no es la del Grupo Clarín ni la de Carrió.


Posteos recomendados (de otros blogs)

abril 25, 2016

consigliereEstuve protestando porque Google pelea contra WordPress -parte de su esfuerzo para dominar todo– actualizando en las blogrolls de Blogger lo que subimos los usuarios de WP con retraso de hasta 12 horas. Ahora, suena injusto lo mío: en mi blog no hay blogroll.

Este formato no se adapta. Sobre todo, no tengo ganas de decidir “incluyo este blog, este otro no”. Lo que voy a hacer es incluir esta sección “Posteos recomendados” cuando alguno me impresione lo bastante. Por supuesto me van a criticar por los que omita, haga lo que haga. Así que voy a usar mi criterio personal y mi humor, en forma bien arbitraria. Y si hay más de los que tengo espacio y ganas, revolearé una moneda.

Empiezo con dos, de este finde. El tucumano Ricardo subió Los interrogantes que plantea Brasil para la estabilidad política en la región, pero no es sobre Brasil. Toma un texto de M. E. Casullo -muy lúcido, of course- y analiza presidencialismo, coaliciones, partidos, y estabilidad institucional. Temas cercanos a nosotros.

Contradicto, con un título críptico Ese es tu walkman? habla de innovación tecnológica, el Estado y la iniciativa privada. Necesario. Aunque como Mariana Mazzucato, dudo que Macri lo entienda.


Cristina Kirchner y la unidad del peronismo

abril 25, 2016

b8b39afe995986666b3fdeb9bfa36df9

Pasa algo extraño con la idea de unidad en el movimiento que fundó Juan Perón: la inmensa mayoría de los que se identifican como peronistas la consideran como algo deseable. Más, la piensan como algo natural, que hace a su esencia. Ahora, cuando se empieza a mencionar nombres, experiencias, una mayoría casi tan grande, entre los politizados, se entiende, no quiere saber nada con esos hijos de una madre políticamente incorrecta.

Aunque lo planteo con un toque de ironía -inevitable, por mi personalidad y por una larga historia en política- las divisiones son profundas, y legítimas. El peronismo fundacional, el de la resistencia, el que vivió la incorporación de los sectores medios y el trágico enfrentamiento interno de principios de los ’70, y el de cada década posterior, fueron bien distintos. Más cerca de nosotros, y más fácil de apreciar, tengamos presente el gobierno de Carlos Menem y los de Néstor y Cristina Kirchner: sus muy diferentes proyectos y alianzas.

No importa que por su origen y el apoyo popular que lo hizo llegar al gobierno Menem sería indiscutiblemente peronista; ni tampoco que Néstor Kirchner fuera gobernador durante ese gobierno y dirigente de ese peronismo que bancaba al Turco (aunque en su 2° período lo cuestionara). El hecho indiscutible es que los que apoyaron y se identificaban con una de esas dos experiencias tienen que encontrar ajenos y hostiles a los que lo hicieron con la otra. Aunque en muchos casos hayan sido los mismos votantes, en momentos históricos distintos.

(Como ven, no estoy hablando de las divisiones en los bloques legislativos, en la franja dirigencial. Esas tienen que ver con la dinámica política, y varían con ella. Tomo apuestas a que los alineamientos de hoy no serán los del año que viene. Hablo de los muchos, muchísimos argentinos que votan candidatos que se proclaman peronistas, o tienen origen peronista. Aunque sus discursos y gestos sean tan diferenciados entre sí como los de esas dos experiencias de gobierno peronista).

Nada de esto es nuevo en la historia del peronismo. Basta repasar discursos y escritos de Evita para encontrar la dureza y el desprecio con el que trataba a los débiles y acomodaticios (Desde el otro lado se considerarían “moderados”). La grieta actual es un arañazo superficial comparada con las de ese tiempo. Y en los 70 años del movimiento resuenan acusaciones parecidas: “Esos (liberales, oligarcas, fachos, zurdos,…) no son peronistas!“.

Algunos intelectuales ven, o afectan ver, en esta heterogeneidad de su electorado una característica especial del peronismo. Tonterías! Es muy frecuente en los partidos de masas. El Partido Demócrata de los EE.UU. tuvo durante la mayor parte del siglo XX en su electorado tres sectores muy distintos en sus intereses y en sus culturas políticas: los sindicatos, los blancos pobres del Sur (los negros ahí no votaban), y los católicos. Hoy el Partido Conservador de Gran Bretaña está amargamente dividido entre los partidarios de abandonar la Unión Europea y los que se horrorizan con la idea. Esto no es fatal; en realidad, es necesario para tener chances de gobernar una sociedad moderna… en tanto esos partidos tengan liderazgos o instituciones capaces de articularlos.

Todo este palabrerío es a modo de introducción, para poner el problema actual de la unidad, o su ausencia, en el marco que corresponde. Ese problema a que me refiero es el hecho que una franja importante del electorado -se identifique como peronista o no- no sólo valora los aspectos positivos del período 2003-2015, lo defiende con fervor, y tiene un vínculo emocional con Cristina y Néstor Kirchner no muy distinto al que se tenía con Perón. Precisamente, a otros peronistas eso les suena a blasfemia, o -más razonablemente- desubicado. Pero las emociones son las que son.

Esos argentinos sienten, al mismo tiempo, una profunda desconfianza de la dirigencia del peronismo, a la que llaman “pejotismo”. Más allá de lo justificada que pueda ser en algunos casos, hay otro factor: Salvo en las provincias donde gobierna, esa dirigencia no ha sido legitimada por elecciones con amplia participación. Y hoy sólo una minoría de los argentinos está gobernada por peronistas, aún en gobiernos locales.

Si lo llamo “problema”, es porque el peronismo no gana elecciones cuando va sólo. Menos aún, si se divide. Y un peronismo sin chances ni vocación de gobernar… ese sí que no sería peronismo.

Hay peronistas, es cierto, que creen que la articulación de lo distinto no es necesaria. Por ejemplo, bastantes K emocionales están convencidos que el horror ante el espantoso gobierno macrista llevará al pueblo a recordar con nostalgia y amor el maravilloso gobierno K. Apenas suceda, el regreso al gobierno será un trámite.

Afortunadamente (para los políticos escépticos), Cristina Kirchner demuestra que no tiene fe en esa fantasía. Y, aunque sorprenda a sus críticos más ingenuos y/o envenenados, aporta a la unidad del peronismo. En su reciente regreso, ha convocado a los miembros de esa franja dirigencial, a diputados, intendentes, senadores de todos los sectores del peronismo y del FpV. De todos los que aceptaban su convocatoria, claro. Entre ellos, una buena cantidad no podía ser llamada kirchnerista. Por lo menos, no “cristinista”.

Con este paso, estaba legitimando como interlocutores a legisladores que, por ejemplo, habían votado la derogación de las leyes que impedían el pago a los fondos buitres. Algo que muy pocos días antes había sido visto, con bastante razón, como una línea divisoria fundamental entre dos vertientes del peronismo.

Atención: no pienso que CFK haya cambiado su opinión sobre esa negociación. Ni que debería hacerlo. Sucede, en mi opinión, que ella está tratando de reconstruir/aumentar su poder político. Y para eso necesita sumar todo lo que esté dispuesto a sumarse.

Entonces, lo que ya ha dado comienzo en el peronismo es la pelea por la conducción del conjunto. Es en esa forma y no en otra que se han dado siempre los procesos de reorganización, después de las derrotas. Y es lógico y necesario. Porque la lección de la historia política es, en Argentina y en todo el mundo, que la conducción, por lo menos en las coyunturas, define en última instancia  a las fuerzas políticas. Hasta en algo que era tan supuestamente monolítico como el Partido Comunista de la Unión Soviética, piensen en la diferencia entre Stalin y Gorbachov.


Autos eléctricos y la industria automotriz

abril 24, 2016

electric car.jpg

De vez en cuando subo al blog algo que no tiene que ver la puja política inmediata. Para renovar el aire. En este caso, necesito hacer una declaración: Tesla Motors, Inc. es una compañía estadounidense ubicada en Silicon Valley, California, que diseña, fabrica y vende coches eléctricos, componentes para la propulsión de vehículos eléctricos y sistemas de almacenamiento en baterías. No tiene contratos ni los ha tenido en el pasado conmigo o con mis asociados inmediatos.

Esta es una nota -habla de lo que pasa en España, pero la industria automotriz hoy es global- que me acercó el amigo Víctor Arreguine. Si es cierto lo que dicen aquí, va a tener mucho que ver con la política dentro de algunos años. Esta industria es una pieza clave, y poderosa, de la economía argentina (y de muchos otros países). Ha sido protegida por todos los gobiernos. Hasta por Cavallo. Pero no puedo asegurarlo: no soy ingeniero industrial ni informático. La tiro para que discutan, y revisar posibilidades para el futuro.

Si hay un ejemplo de una empresa disruptivamente innovadora en un sector, ese es el de Tesla. En parte, esto se debe a su base tecnológica, que es claramente superior a la de sus competidores. Y por otra parte, se debe a que Tesla tiene un modelo de negocio más eficiente. Como ha señalado recientemente Slate.com, Tesla aporta en su esquema comercial más valor que los concesionarios y vendedores tradicionales de automóviles.

Es más, Tesla matará a las empresas de automóviles tradicionales, porque las empresas como GM, Ford, Honda simplemente no entienden la tecnología digital y es poco probable que vayan a entenderla en el corto plazo, concluye un artículo de Geoffry James.

Tesla es una empresa de alta tecnología que hace automóviles. Ellos entienden la tecnología, ya que sin la tecnología, un coche Tesla es simplemente un enorme y caro pisapapeles. Por el contrario, las empresas de automóviles tradicionales son fabricantes de equipos pesados que están llenando de alta tecnología sin realmente entender o dominar sus complejidades. La mayoría de la gente probablemente asume que los automóviles de hoy en día son más fiables que en el pasado, debido a que tienen todos esos sofisticados componentes, como el ordenador que controla el rendimiento o que advierte de los problemas con antelación.

Pero la realidad parece demostrar lo contrario. De acuerdo con el Estudio de fiabilidad de los Vehículos de JD Powers, los últimos modelos de coches son cada vez menos fiables en el tiempo. Mientras que el estudio citado señala los “problemas de motor y transmisión como los causantes de esa pérdida de fiabilidad, estos componentes son los que se supone que están controlados y supervisados por microprocesadores.

Cuando estos microprocesadores incorporados fallan, o están mal programados, surgen problemas, problemas que se manifiestan no como de tipo informático sino como fallos mecánicas. Cualquiera que se haya comprado un coche en los últimos tiempos sabe que, cuando se trata de microprocesadores y tecnología informática, las empresas de automóviles tradicionales simplemente no saben lo que están haciendo.

Por ejemplo, James, el autor del arículo, todavía tiene un Honda CRV 2000 que funciona perfectamente excepto por el reloj digital. Incluso en el año 2000, un reloj digital era un circuito muy simple. Sin embargo, el reloj falló al cabo de unos tres años. Para empeorar las cosas, cuando fue a la concesionaria para conseguir que lo cambiaran, descubrió que la única manera de reemplazarlo era desmontando todo el tablero, para lo que iban a cobrar 250 dólares.

De todos modos, el problema con el reloj digital en el CRV 2000 no le impidió comprar un CRV 2009. Mala decisión. Ese coche tiene una pantalla LCD que dice ahora de forma permanente “fallo del DVD; consulte al distribuidor”.

Honda envía constantemente cartas donde ofrece actualizar el GPS incorporado por 150 dólares, cifra que supera el costo de poner un nuevo GPS, que por otra parte está disponible en cualquier celular. Uno se estremece al pensar lo que cobrarían por arreglar el resto de artilugios inútiles del coche.

Para empeorar las cosas, los microprocesadores del CRV 2009 están conectados de manera que tiran constantemente de la batería, por lo que ésta se puede agotar en pocos días, incluso si todas las luces están apagadas.

Las empresas de automóviles tradicionales simplemente no entienden la tecnología. Por ejemplo, el sitio web del Chevrolet Malibu destaca que “incorpora los puertos USB y una estación de carga inalámbrica”, algo que no sólo es redundante, sino también una prestación a que puede añadirse a cualquier coche por exactamente un centavo de dólar.
Lo que es realmente aterrador, sin embargo, es que los coches de hoy en día están conectados a internet, y algunos de ellos están programados tan mal que es posible hackearlos y apague los sistemas – incluyendo el motor – mientras estás conduciendo el coche.

No hay duda de que Tesla dominará el mercado de los coches eléctricos y que los productos de la competencia de los fabricantes de automóviles tradicionales serán fracasos sonoros. Ellos no saben lo que están haciendo; y Tesla sí lo sabe. Es tan simple como eso“.


Ya empiezan en Buenos Aires

abril 24, 2016

San Nicolás

Les debo el habitual análisis que trato de hacer los domingos, pero hoy debo levantarme temprano. De todos modos, para reflexión teórica creo que es de interés esto de García Linera que subí hace unas horas. Y la bonita foto que ven arriba muestra uno de los primeros pasos que se da en el peronismo bonaerense para prepararse para la madre de todas las batallas el año que viene. Una de sus realidades internas, claro, pero de cierto peso. Creo que todos los politizados deben tomar nota.

Página 12 le da un lugar de privilegio en su portada online “Hay que ganar las calles”pero Letra P hace una crónica más completa, y más matizada, de donde tomo la mayoría de los datos.

“El Partido Justicialista se reunió este sábado en San Nicolás en el primer encuentro seccional (de la Segunda Sección Electoral). El presidente del PJ bonaerense y ex intendente de La Matanza, Fernando Espinoza no reclutó muchos intendentes en la primera reunión (además del intendente anfitrión, Ismael Passaglia, también se los vio a los jefes comunales de Ramallo, Mauro Poletti y de Colón, Ricardo “Pito” Casi), pero contó con el respaldo de gremios, militantes y del ex gobernador y candidato presidencial por el FpV, Daniel Scioli. También estuvo La Cámpora.

Daniel Scioli alertó sobre las medidas económicas que viene empleando el actual gobierno nacional: “el sector financiero tiene que estar a disposición del sector productivo y no para el trabajo financiero” y recordó que “tenemos que defender la industria nacional que se ve muy perjudicada por la devaluación y las medidas tomadas por este gobierno. Yo estuve y seguiré estando incondicionalmente al lado de todos ustedes y los que más necesitan” (Esta expresión “incondi(s)cionalmente” aparece en un video muy reciente de DOS, que ha comenzado su campaña).

La Cámpora dijo presente. La agrupación que comanda Máximo Kirchner y que propone – en la voz de José Ottavis – a Cristina como presidenta del partido, estuvo representada por la senadora por la Segunda Sección, Cecilia Comerio; quien además es de San Nicolás.

Espinoza no dudó en desafiar a Macri. “En estos 140 días de gobierno lo único que vimos son ajustes salvajes para los que menos tienen y vimos beneficiar a los que más tienen. Cada día retrocedemos más y el peronismo tiene que ganar la calle para ponerle un freno”

Sus palabras se enmarcan en las fuertes declaraciones que realizó semanas atrás en la localidad de Bolívar durante un cónclave de intendentes del FpV. Allí, Espinoza, había disparado que “si explota el conurbano, salta el Presidente y a la Gobernadora le va a costar”. Esta vez, remarcó que “los peronistas vemos un gobierno muy improvisado con funcionarios que no tienen sensibilidad social ya que son CEOS provenientes de empresas, no conocen a los pobres, no conocen los trabajadores”. En el documento final se propone ejecutar la propuesta de Cristina de armar un gran Frente Ciudadano.

Por su parte, el intendente anfitrión dejó una clara señal: “adentro a los sillazos y afuera a los abrazos”; en referencia a la discusión interna del PJ y de su propio posicionamiento político. Es que desde el oficialismo bonaerense sostuvieron que Ismael Passaglia, estaba “a un paso” de pegar el salto hacia la gestión de María Eugenia Vidal.


Clases sociales, liderazgos y sorpresas

abril 23, 2016

MC3_5296 - Bolivia - La Paz

Alvaro García Linera, el vicepresidente de Bolivia, es esa figura tradicional (especialmente en Latinoamérica): el intelectual, casi siempre con formación marxista, que acompaña un proceso revolucionario que surge con raíces y liderazgo popular, y contribuye a elaborar su pensamiento. Tengo algunos prejuicios en el tema: con frecuencia han dado malos resultados en la historia.

García Linera, reconozco, parece ser uno de los buenos casos: Ha servido lealmente al lado de Evo Morales en todos sus mandatos, y al mismo tiempo -es un intelectual, después de todo- ha tratado de elaborar un cuerpo teórico apropiado para entender y explicar lo que se está dando en Bolivia.

Publicó en estos un artículo en Rebelión, donde analiza la reciente derrota de Evo Morales en el referéndum que convocó para su futura reelección. Más allá de lo que dice sobre Bolivia, creo que la primera parte sirve muy bien para ayudar a entender lo que ha pasado en Argentina en estos tres últimos años.

La copio entonces aquí. Una sola observación previa: Los cambios en Bolivia pueden considerarse, en el contexto de su sociedad, como una revolución. En Argentina, se puede hablar de un proceso de democratización y de mejoras económicas. El cambio en las condiciones de vida de los sectores más humildes de la población boliviana ha sido mucho más drástico que el que se ha vivido entre nosotros en la última década. Pero… en Argentina también una parte importante de los sectores medios resultaron favorecidos. Por eso, conviene escuchar lo que dice A. G. L. sobre lo que pasa allí. Especialmente, el porqué se rompen los vasos.

Cuando uno arroja una piedra a un vaso de cristal y éste se quiebra, a veces surge la pregunta ¿por qué se rompe el vaso? ¿Es por culpa de la piedra que lo impactó? ¿O porque el vaso es rompible y luego entonces la piedra lo fragmenta? Es una pregunta que solía plantearla el sociólogo Pierre Bourdieu para explicar que solo la segunda posibilidad era la correcta, porque te permitía ver, en la configuración interna del objeto, las condiciones de su devenir.

En el caso del referéndum del 21 de febrero, no cabe duda que hubo una campaña política orquestada por asesores extranjeros. Las visitas clandestinas de la ONG NDI, dependiente del Departamento de Estado, sus cursos de preparación de activistas cibernéticos, los continuos viajes de los jefes de oposición a Nueva York —no precisamente a disfrutar del invierno—, hablan de una planificación externa que tuvo su influencia. Pero así como la piedra arrojada hacia el vaso, esta acción externa solo pudo tener efecto debido a las condiciones internas del proceso político boliviano, que es preciso analizar.

La nueva estructura de las clases sociales

Que en 10 años el 20% de la población boliviana haya pasado de la extrema pobreza a la clase media es un hecho de justicia y un récord de ascenso social, pero también de desclasamiento y reenclasamiento social, que modifica toda la arquitectura de las clases sociales en Bolivia. Si a ello sumamos que en la misma década de oro la diferencia entre los más ricos y los más pobres se redujo de 128 a 39 veces; que la blanquitud social ha dejado de ser un “plus”, un capital de ascenso social y que hoy más bien la indianitud se está consagrando como el nuevo capital étnico que habilita el acceso a la administración pública y al reconocimiento, nos referimos a que la composición boliviana de clases sociales se ha reconfigurado y, con ello, las sensibilidades colectivas, o lo que Antonio Gramsci llama el sentido común, el modo de organizar y recepcionar el mundo, es distinto al que prevalecía a inicios del siglo XXI.

Las clases sociales populares de hoy no son las mismas que aquellas que llevaron adelante la insurrección de 2003. Los regantes controlan sus sistemas de agua; los mineros y fabriles han multiplicado su salario por cinco; los alteños, que pelearon por el gas, ahora tienen, en un 80%, gas a domicilio; las comunidades campesinas e indígenas tienen seis veces más cantidad de tierra que todo el sector empresarial; y los aymaras y quechas, marginados por su identidad indígena en el pasado, son los que ahora conducen la indianización del Estado boliviano. Hay, por tanto, un poder económico y político democratizado en la base popular, que modifica los métodos de lucha sociales para ser atendido por el Estado.

Paralelamente, la urbanización se ha incrementado pero, ante todo, los servicios urbanos de educación, salud, comunicación y transporte se han expandido en las áreas rurales ampliando los procesos de individuación de las nuevas generaciones, diversificando las fuentes de información y de construcción de opinión pública regionalizada más allá del sindicato o la asamblea. Si a ello añadimos el hecho de que pasada la etapa del ascenso social insurreccional (2003-2009), inevitablemente viene un reflujo social, un repliegue corporativo que debilita a las organizaciones sociales y a su producción de un horizonte universal, entonces es normal un periodo de despolitización social, que disminuye la centralidad sindical como núcleo privilegiado de construcción de la opinión pública popular, para ampliarla a una pluralidad de fuentes como los medios de comunicación, la gestión estatal, las redes sociales, etc.

La comunidad nacional en lucha contra las privatizaciones, la comunidad nacional despojada de sus recursos y que reclama su reconquista, o la comunidad dolorosa de las víctimas de la matanza de octubre de 2003, que fueron la base del ascenso revolucionario entre 2000 y 2006, han dado lugar a otro tipo de comunidades reivindicativas más dispersas regionalmente, más afincadas en la gestión de proyectos de desarrollo o de expectativas educativas de carácter individual. Se trata de comunidades de tipo virtual o mediáticas que no solo modifican los métodos de lucha sino también los contenidos mismos de lucha, las percepciones sobre lo deseado, lo necesario y lo común.

En conjunto, la estructura de las clases sociales se ha modificado. La democratización en el acceso al capital económico, clave del modelo de desarrollo boliviano, ha permitido un rápido ascenso social de sectores pobres y una reducción de las distancias económicas con los sectores más ricos de la sociedad; la acelerada devaluación de la blanquitud como capital étnico de consagración social, sumada a la conversión de la filiación sindical en un tipo de capital social y capital político revalorizado por el Estado para acceder a derechos, puestos y reconocimientos públicos, han modificado la composición material de cada clase social y la relación entre las clases sociales.

El normal y previsible reflujo social después del largo ciclo de rebeliones (2000-2009), ha acentuado estrategias individuales de reenclasamiento social, pero también una especie de “desencantamiento” temporal de la acción colectiva, creando nuevos marcos de percepción cultural y disponibilidad política atenuadas. Y si, además, tomamos en cuenta que una parte importante de los cuadros sindicales van pasando a la administración pública (alcaldías, ministerios, asambleas legislativas, etc.), tenemos un escenario de debilitamiento interno y temporal de los niveles de dirección de las organizaciones sociales, que anteriormente habían concentrado la función política de la sociedad.

Estamos, por tanto, no solo ante una nueva estructura de clases, sino también ante nuevos marcos culturales de movilización y de percepción del mundo. Por todo ello, la convocatoria del sindicato o de la comunidad convertida en capital electoral en 2005 o en 2009, que irradió a sectores de la sociedad civil individuada, hoy no son suficientes para producir el mismo efecto electoral. Sin duda, el mundo sindical obrero, campesino-indígena y vecinal pobre continúa siendo el bastión más sólido y leal del proceso de cambio —y esto se ha verificado nuevamente en la última elección con gestos tan extraordinarios como la donación de una mita por parte del proletariado minero de Huanuni para la campaña—, pero ya no tiene el mismo efecto irradiador de antes. Han surgido otras colectividades sociales entre las clases populares y en las diversas clases medias de origen popular, más volátiles, por residencia, por estudio o por comunidad virtual, que se mueven por otros referentes e intereses, muchas veces de carácter individual.

Como gobierno revolucionario habíamos ayudado a cambiar al mundo; sin embargo, en la acción electoral, en una parte de nuestras acciones, seguíamos aún actuando como si el mundo no hubiera cambiado. Acudimos a medios de movilización y de información insuficientes para la nueva estructura social de clases y, en algunas ocasiones, empleamos marcos interpretativos del mundo que ya no correspondían al actual momento social.

Hegemonía no es lo mismo que continuidad de liderazgo

La fortaleza de un proceso revolucionario radica en instaurar una matriz explicativa del mundo en medio de la cual las personas, las clases dominantes y las clases dominadas, organizan su vida cotidiana y su futuro.

Durkheim llamaba a esto las estructuras del conformismo moral y conformismo lógico de la vida en común. Y el bloque social dirigente capaz de conducir activamente estas estructuras se constituye en un bloque social hegemónico. El proceso de cambio creó una matriz explicativa y organizadora del mundo: Estado plurinacional, igualdad de naciones y pueblos indígenas, economía plural con liderazgo estatal, autonomías. Hoy, izquierdas y derechas se mueven en torno a esos parámetros interpretativos que regulan el campo de lo posible y lo deseado socialmente aceptado. Hoy, la gente de a pie construye sus proyectos personales y expectativas en torno a estos componentes potenciados hacia el futuro a través de la Agenda Patriótica 2025, y no tiene al frente ningún otro proyecto de Estado y de economía que le haga sombra. En ese sentido, hablamos de un campo político unipolar. El que el presidente Evo tenga una popularidad y apoyo a la gestión de gobierno que bordea el 80%, según las encuestas hechas en plena campaña por el referéndum, constata este hecho hegemónico.

Sin embargo, cuando a los entrevistados se les consulta si están de acuerdo con una nueva postulación, solo la mitad de los que apoyan la gestión responde positivamente. El apego al proyecto de Estado, economía y sociedad no es similar al apoyo a la repostulación o, si se quiere, hegemonía no es directamente sinónimo de continuidad de liderazgo“.  (completo aquí)


La hora de los tristes despidos

abril 22, 2016

berni-desocupados

Hace un par de días el amigo Fernando Rosso me hizo llegar una nota de La Izquierda Diario, en la que -además de bajar línea del PTS, of course- daba una serie de datos sobre despidos:

“… A las cesantías en el Estado, que según el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, fueron 11 mil sólo en la Administración Pública Nacional, pero superan los 25 mil entre los niveles nacional, provincial y municipal, se agregan muchos más en el sector privado. Según la consultora Tendencias Económicas en los dos primeros meses del año los despidos sumaron 127 mil. La mayoría son en la construcción, la UOCRA denuncia 55 mil.

(Triaca anunció los últimos días que el Gobierno va a convocar al Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil para, entre otras cosas, actualizar el seguro de desempleo).

El cinismo de Cambiemos es extremo, no sólo porque su política económica recesiva está conduciendo a miles de despidos, sino porque en muchos casos es el propio gobierno el que los ejecuta de manera directa, como ocurre en la Administración Pública Nacional.

Pero no es el único caso. Lo mismo sucede en YPF. Por la baja del precio del petróleo la empresa con mayoría accionaria estatal despedirá como mínimo a 2000 trabajadores en los próximos meses (entre el 10 y 15 % de su planta). Pan American Energy (PAE) recortará alrededor de 600 empleos. Tecpetrol, perteneciente a Techint, dio de baja a 300. En la industria petrolera de conjunto habría 8300 puestos de trabajo en peligro…

En estos días se conoció que la planta de IATEC de Río Grande (Tierra del Fuego), perteneciente a Nicolás Caputo, empresario amigo del presidente, despidió a 300 trabajadores contratados. En esa provincia, gobernada por el Frente para la Victoria, más de 3000 obreros metalúrgicos vienen sufriendo despidos, suspensiones y otros ataques a sus condiciones laborales.

En Santa Fe hay varias fábricas que cerraron y despidieron a todo el personal en el último periodo. Tal es el caso ArZinc en San Lorenzo (420 despidos); Paraná Metal de Villa Constitución (180 despidos); Ricedal, aceitera de Chabás (28 despidos); Aerolíneas Sol (180 despidos); y Sadesa en Las Toscas (152 despidos).

La Unión Ferroviaria de Rosario denunció el lunes pasado que 290 trabajadores se quedaron sin empleo en la Empresa Nuevo Central Argentino y Talleres Rioro (en la localidad de Pérez). El gremio se declaró en estado de alerta. En esa ciudad la lista sigue con 80 trabajadores que perdieron su puesto en Bambi y 10 en Cotar.

… Acindar despidió 40 trabajadores en Villa Constitución, Nestlé y Meyde de Firmat otros 10 y 20, respectivamente, a los que hay que sumar 28 bancarios, 50 bajas en Coto (en conciliación obligatoria), 20 en metalúrgica Morelli, 100 en el frigorífico Fideco de Totoras.

A estas cifras hay que agregarle planes de retiros voluntarios: 120 en General Motors, 28 en Diario el Ciudadano, 40 en Electrolux, 30 en Acindar Rosario. El mapa se completa con suspensiones en Acindar y General Motors.

En el sur del Gran Buenos Aires más de 200 trabajadores de la multinacional automotriz Honda viven horas de incertidumbre ante el anuncio del cierre de la planta ubicada en Florencio Varela y la Empresa AmBev, propietaria de la Cervecería y Malteria Quilmes, en los próximos meses despedirá unos 250 trabajadores del área comercial (ventas y call center) dado que trasladará ese servicio a la India.

En el Municipio de Quilmes trabajadores de Niñez y Adolescencia pelean por que no haya despidos y para que no se desguacen los servicios sociales.

En San Francisco Solano, la metalúrgica Eitar, donde trabajan alrededor de 470 empleados en su mayoría mujeres, la patronal quiere imponer un plan de reestructuración que dejaría a cerca de 100 familias en la calle. Actualmente hay una conciliación obligatoria que termina la semana próxima. La empresa adeuda un mes de salarios … Además amenazan con despidos.

En el oeste del Conurbano bonaerense, en el partido de La Matanza, la metalúrgicas Asensores Servas, Rapi Estant y Acindar despidieron a 70 trabajadores contratados entre las tres. La empresa Sabó, también perteneciente a la UOM, tiene suspendido al 70% del personal, mientras que la maderera Oblack desvinculó 20 trabajadores efectivos.

La Unión Obrera Metalúrgica denunció tres mil despidos a nivel nacional y cuatro mil suspensiones.

El viernes pasado se conoció la noticia de que 2400 obreros de la construcción de Atucha III fueron despedidos en la localidad bonaerense de Zárate por la decisión del Gobierno de discontinuar la construcción de esa central nuclear.

En zona norte de GBA, Volkswagen dio de baja al tercer turno de su planta, implicó 4000 operarios suspendidos en su rotación del turno noche y 1000 retiros voluntarios. También hubo despidos en la conocida alimenticia Menoyo“.

El despido es uno de los golpes más duros que puede recibir alguien. Hiere el bolsillo y el orgullo, y cuando hay una familia que mantener… Es mucho peor.

(Se me ocurrió chequear esta información con un sitio piola del palo K, El Despidómetro, pero encuentro que su página en Facebook no se actualiza desde hace 20 días. Tengo muy claro -estoy en lo digital- que reunir y subir esa información exige esfuerzo y tiempo. Pero vale mucho la pena hacerlo).

Igual, eso es lo de menos, aunque sea necesario. Las políticas que agreden al trabajador, o al empleo, la ausencia de políticas que lo favorezcan, no se van a solucionar con “el pueblo en la calle”, aunque eso suene muy bien en las consignas. Y aunque valga la pena salir y protestar, cómo no.

Tampoco se arreglarán, en el corto plazo, con el pueblo votando. No antes de un año, en el mejor de los casos. El camino práctico pasa por sumar voluntades y votos en el Congreso Nacional, y en lo inmediato, principalmente, por dar la pelea, con firmeza, con realismo pero sin entregar trabajadores desde los sindicatos (Hasta donde llega la información que tengo, La Bancaria está haciendo un buen trabajo, por ejemplo).

Este viernes 29 las cinco centrales sindicales, muy distintas en sus proyectos políticos, van a unirse y marchar en nombre del Día del Trabajador. Si logran que sirva para la defensa de los trabajadores, será lo que corresponde a lo que debe ser su naturaleza. Además, ayudará a cerrar una vieja discusión setentista -que ya era idiota entonces- sobre la “columna vertebral”.


Música para el fin de semana – Prince

abril 22, 2016

Hoy no podía ser otro. Un gran artista, el mejor guitarrista del mundo (yo desconfío de las clasificaciones “el mejor”, pero cuando el que la hace es Eric Clapton…), encaró y brilló en todas las manifestaciones de la música popular de las últimas décadas (No le iban Hip hop y Tecno, pero, bueno, a mí tampoco). Lo único que le faltó, o le sobró, es esa necesidad de ser amado por el público que tienen casi todos los ídolos.

Hoy otros, que conocen mejor su música, están subiendo sus temas clásicos: “Dirty Mind”, “Purple Rain”, “Sign of the times”, … Búsquenlos; vale la pena. Como este blog es muy personal, yo me quedo con esta performance que dio con el gordo Cee Lo en New York.

prince


La innoble desigualdad

abril 22, 2016

bauman

Zygmunt Bauman ha escrito sobre las clases sociales, el socialismo, el holocausto, la hermenéutica, la modernidad y la posmodernidad, el consumismo, la globalización y la nueva pobreza. Es uno de los pensadores de moda durante el último medio siglo. Me digo a mí mismo que no debo dejarme vencer por el prejuicio: eso no habla necesariamente en contra de él.

Como sea, su último libro no me impresiona por la elección del título. Ni lo que dice es demasiado nuevo. Pero hay algo importante: lo que dice es cierto. Y si los autores prestigiosos y con reconocimiento académico escriben sobre un problema contribuyen a que, tarde o temprano, las sociedades lo encaren. Por eso les propongo que lean al menos la primera parte, que un blog de La Casa del Libro ofrece gratuitamente.

Para los que tienen poco tiempo, les copio algunos párrafos que ya había seleccionado otro bloguero, Pico Estrada.

“Una ola creciente de investigaciones y estadísticas oficiales que demuestran la distancia cada vez mayor que separa a los de arriba de los de abajo en la jerarquía social. Contradiciendo claramente las declaraciones políticas que se intentan convertir en una creencia generalizada (sobre las cuales no se reflexiona, ni tampoco se cuestionan) la riqueza acumulada por las clases más ricas no se ha «filtrado» en absoluto hacia abajo ni nos ha hecho más ricos al resto, ni nos ha hecho sentir más seguros y optimistas respecto a nuestro futuro y el de nuestros hijos, ni tampoco nos ha hecho más felices..”.

“En la historia del mundo ya no es noticia que la desigualdad tiende a multiplicarse y a extenderse de manera cada-vez más rápida…Y en los últimos años el persistente problema de la desigualdad ha vuelto al centro del debate público, convirtiéndose en el objeto de apasionados debates, desde perspectivas novedosas, espectaculares, chocantes o esclarecedoras.”

“El enfoque más sugerente viene del descubrimiento, o más bien del reconocimiento tardío, que la gran división que hay dentro de la sociedad norteamericana, británica y de un número cada vez mayor de otras sociedades «se presenta hoy no tanto entre los de arriba, los del medio y los de abajo, cuanto como un pequeño grupo situado muy arriba y después casi todo el resto.’ Así, por ejemplo, en Estados Unidos, el número de milmillonarios se multiplicó 40 veces en los 25 años anteriores a 2007, mientras que la riqueza total de los 400 norteamericanos más ricos aumentó de 169 mil millones de dólares hasta los 1.500 miles de millones de dólares». Después de 2007, durante los años del colapso del crédito que siguieron a la depresión económica y al aumento del desempleo, esta tendencia adquirió un ritmo exponencial. Lo que ocurrió es que, en vez de afectar a todo el mundo por igual como se esperaba, la crisis demostró ser clara y tenazmente selectiva en la distribución de sus males.”

“Con todo, «la riqueza combinada de las mil personas más ricas del mundo es casi el doble que la riqueza de los 2.500 millones más pobres». Según el Instituto Mundial para la Investigación de Desarrollo Económico, con sede en Helsinki, la población perteneciente al 1 por ciento más rico es ahora casi 2.000veces mar rica que el 50% de la población mundial.”

“Se necesitan pocos datos para confirmar de forma dramática que el sol se está poniendo sobre la “era de los derechos” en esta fase de la globalización. La Organización Internacional del Trabajo estima que 3.000 millones de personas viven por debajo del umbral de pobreza, establecido en 2 dólares al día.”

… Mientras que las economías nacionales «en desarrollo» o «emergentes» obtienen una entrada masiva de capital en búsqueda de «tierras vírgenes» que prometen un beneficio rápido con mano de obra dócil y barata aún, no contaminada por el virus del consumismo y dispuestas a trabajar por salarios de supervivencia, los puestos de trabajo en los países «desarrollados» menguaban a un ritmo rápido, dejando a las fuerzas de trabajo locales en una posición negociadora cada vez más deteriorada.

Diez años más tarde, FrancoisBourguignon descubrió que, mientras la desigualdad planetaria (entre economías nacionales), medida en función de la renta media per capita,sigue disminuyendo, la distancia entre los más ricos y los más pobres a escala global sigue creciendo, y los diferenciales de renta dentro de cada país siguen incrementándose.”

“La primera víctima de esa profunda desigualdad será la democracia, a medida que todos los bienes necesarios, cada vez más escasos e inaccesibles’ para la supervivencia y para llevar una vida aceptable se conviertan en objeto de una rivalidad encarnizada (y quizás guerras) entre los que tienen y los que están desesperadamente necesitados.”

“Así, una de las justificaciones morales de los defensores del libre mercado ha sido cuestionada cuando no refutada: la que afirma que la persecución del beneficio individual también proporciona el mejor mecanismo para la persecución del bien común. En las dos décadas anteriores al estallido de la última crisis financiera, entre la mayoría de los países de la OCDE, la renta familiar real del 10 por ciento más rico creció mucho más rápido que la del 10 por ciento más pobre.”


A %d blogueros les gusta esto: